Disclamer: El trama de la historia le pertenece a Cathy y solo unos leves cambios a mí. Los personajes le pertenecen a Masashi Kishimoto, solo los uso sin fines de lucro y solo para que pasen un agradable rato y salgan de la monotonía de sus vidas.

N/A: ¡Hello! Bueno eso se escucho muy fresa. Lamento mi demora y no la justificare ya que ya la mayoría sabe mis respuesta así que no las diré, ¿Para qué? Creo fervientemente que eso está de más. Bueno realmente les agradezco su infinito apoyo prestado, ustedes han estado en las buena, en las malas y en las peores conmigo realmente y se los digo de todo corazón gracias, por todo su tiempo, su comprensión. Les diré, oficialmente me retiraré de Fanfiction con esta cuenta, pero que quede claro antes de que eso suceda terminare cada una de las historias ya sea con la ayuda de sus respectivas autoras o sola como lo hice con Esta vez sí. Bueno sin nada más que agregar me retiro que pasen un excelente día.


Capitulo 4 "Vainilla Strawberry"

—Sakura… esto no era lo que tenía en mente.

Reí.

Estábamos frente una heladería, pero no cualquier heladería, si no una infantil. Naruto, Ino y yo, veníamos aquí desde los cuatro años, y adorábamos al señor "Heladito Cremosito"-un hombre disfrazado de helado de fresas, ese también era el nombre de la heladería-. Y seguíamos yendo, era una costumbre, tradición, o algo así. Además… los helados eran buenos.

—Sasuke, no te dejes llevar por su apariencia. Que sus paredes sean color Calipso, que a su alrededor hayan flores, o que tenga un gran letrero con luces que dice "Heladito Cremosito", no significa que sea el infierno. —sonreí.

Sasuke me miro con una ceja alzada.

—Creo en ti… entremos a… —miro la heladería.

— ¡Heladito Cremosito! —exclame como una niña, Sasuke rió entre dientes.

Entramos a la heladería, y enseguida ese ambiente de niñez nos golpeó. Las paredes eran blancas con decoraciones rosas y celestes, los asientos en vez de ser mesas eran pequeñas mesitas amarillas, las sillas no eran de madera si no que unos "cojines" gigantes color lila, en los que te podías hasta hundir si eres muy pequeño. Estaba lleno de niños.

— ¡Vamos!

Jale a Sasuke del brazo hacía la mesita más apartada. Nos sentamos frente a frente. Sasuke miraba a todos lados algo "extrañado".

—No había estado en un lugar así desde los seis años. —admitió con una sonrisa.

Se nos acerco un chico, llevaba una camisa celeste junto con pantalones blancos, y un gorro que decía "Happy Ice-Cream", el uniforme de la heladería.

—Hola Sakura, hace tiempo que no te veíamos por aquí. —dijo mientras nos entregaba los menús color rosa.

—Solo ha sido una semana Kyle. —conteste con una sonrisa.

Kyle sonrío y se fue.

—Te conoce… —dijo Sasuke mirado a Kyle que estaba hablando con unos niños.

—Todos me conocen aquí, vengo desde pequeña. —me encogí de hombros, Sasuke asintió.

Mire por un momento el menú, iba a pedir lo que usualmente pedía.

—Todo es tan… aniñado. —Susurró Sasuke con una sonrisa mientras ojeaba el menú— ¿Lúcuma feliz? ¿Qué es eso? —pregunto riendo viéndome a los ojos.

—Es helado de Lúcuma con un arco de chispas de chocolates, formando una sonrisa, ¡Lúcuma feliz! —conteste riendo.

—Te sabes todo el menú ¿Eh?

—He probado todo el menú. —me encogí de hombros.

Luego Kyle se nos acercó.

— ¿Y? ¿Qué van a ordenar?

—Un "Fresa Chococho" para mí. —conteste, luego mire a Sasuke.

—Eh… yo un… "Vainilla Strawberry". —dijo Sasuke.

Kyle asintió y se fue.

—Sabes, este lugar no esta tan mal.

—Es cosa de darle tiempo. —sonreí, Sasuke respondió la sonrisa.

— ¿Cuántos años tienes?

—Dieciséis pero cumplo pronto los diecisiete ¿Y tú?

—Diecisiete. —contesto con una sonrisa.

—Ya se… tú preguntas, yo pregunto, ¿Te parece?

Extrañamente se me hacía muy fácil hablar con Sasuke, eso si que era raro, lo había conocido hace apenas unas horas.

—Me parece, ahora te toca a ti.

— ¿Tú nombre completo?

—Sasuke Uchiha, ¿Anticuado no?

—Al menos nunca encontrarás a más de un Sasuke en tú misma clase. —Sasuke se encogió de hombros.

— ¿Tú nombre completo?

—Sakura… Haruno.

Me costó decir mi apellido, como siempre me pasaba.

Inconscientemente gire la cabeza, y me encontré con una familia. Era una niña y sus padres, estaban sentados juntos comiendo de una gran copa de helado. Se veían tan felices. Me recordaron a como solíamos ser antes… antes que me diera cuenta de que mis padres se odiaban.

Un nudo se formo en mi garganta y una ola de tristeza llegó de repente, gire rápidamente la cabeza, mis ojos se cruzaron con los de Sasuke, que me estaba viendo fijamente a los ojos. Sacudí la cabeza para tratar de alejar todos los recuerdos de mi mente, e intente sonreír.

— ¿Te encuentras bien?

—S-Si… no me pasa nada.

— ¿Segura?

—Sí, Sasuke-kun no te preocupes.

Sasuke iba a abrir la boca para hablar pero justo Kyle llego con los helados. Salvada por los helados. Los dejo frente a nosotros y se fue con una sonrisa.

Lo que yo había pedido consistía en, helado de chocolate con salsa de fresas cayendo en cascada sobre el helado, y en los bordes Fresas. Lo que Sasuke había pedido era helado de Pistacho con Fresas. Aunque lo que había pedido se llamaba "Vainilla Strawberry" en realidad era helado de pistacho. Así era esta heladería… un poco, ¿Loca?

—Dios, ¿No era Vainilla? —pregunto Sasuke revolviendo el helado con la cuchara, no pude evitar reír.

—No, es solo el nombre en realidad es pistacho, helado de pistacho. —dije entre risas.

— ¡Pudiste decírmelo antes Sakura!

— ¡No preguntaste Sasuke! ¿No te gusta el pistacho?

Negó con la cabeza.

—No, para nada.

—Está bien, esto haremos, dejaremos a un lado el "Vainilla Strawberry" y comeremos mi helado juntos ¿Si?

—Pero es tuyo Sakura.

—Es gigante ¿No ves? No podré comerlo sola.

Y era cierto, era muy grande. Me acerqué más a él junto al helado. Cuando estábamos muy cerca-solo unos centímetros nos separaban-, sentí un cosquilleo en el estomago que no logre reconocer.

—Sakura mejor devolvemos este "Vainilla Strawberry".

Sasuke miró con el ceño fruncido el helado.

—Podríamos pero, ya revolviste el helado, no podemos. —me encogí de hombros— Además…

Con mi cuchara comencé a sacar las Fresas que tenía el "Vainilla Strawberry" y las coloqué junto a las del otro helado.

—Estas… ¿Reciclando helado?

—Tú lo has dicho Sasuke —dije con una sonrisa, lo escuche reír.

Cuando termine de "reciclar" helado comenzamos a comer. Hablamos de muchas cosas, gustos musicales, comidas favoritas, etc. Teníamos muchas cosas en común. Sasuke era un chico muy agradable, era como el chico "ideal", guapo, inteligente, culto, agradable, divertido, aunque un poco arrogante ya que cada vez que las chicas volteaban en su dirección, sonreía de medio lado sacando a relucir su hermosa sonrisa torcida… no todos los días encuentras a un chico que además de ser guapo sea agradable.

Cuando finalmente terminamos el helado nos dimos cuenta de que era muy tarde, eran las cinco de la tarde. Llamé a Kyle para que nos diera la cuenta, iba a sacar mi billetera que tenía en el bolsillo delantero de mis jeans, pero Sasuke pagó antes que yo.

— ¡Oye! —reclame mientras nos poníamos de pie.

— ¿Qué? —pregunto como si nada.

— ¡Pagaste tú!

— ¿Y eso tiene algo de malo?

—Eh…

—Yo di la idea de salir de la escuela, tú has manejado… ahora me tocaba a mi ¿No crees?, en la próxima QUIZÁS te deje pagar la mitad.

¿En la próxima? No sabía porque, pero… esa idea me gustaba.

— ¿Hacía donde? —pregunte ya en el auto.

— ¿Ubicas las casas grandes que tienen una gran reja donde hay dos guardias?

— ¿El condominio "belle vie "?

—Sí, eso. —asentí.

Vivíamos en el mismo condominio, al igual que Naruto e Ino. Allí vivían solo personas "adineradas", por eso había hasta guardias. Las casas eran grandes y los patios igual así nunca lograban escucharse los gritos de mis… padres.

La casa de Sasuke, era más bien un palacio, sus paredes eran blancas, el porche gigante y habían rosas alrededor. Era muy bonita.

—Gracias de verdad Sakura, la pase muy bien contigo.

—Lo mismo digo Sasuke.

—Te veo mañana entonces.

—Sí.

—Y la próxima vez yo manejaré, lo haces muy lento. —soltó una carcajada y salió rápidamente del auto.

Abrí mi boca formando una "O".

Sasuke antes de entrar a su casa se despidió con la mano haciendo esa sonrisa torcida tan seductora. Me costó un poco volver en los cinco sentidos, pero luego prendí el auto y maneje en dirección a casa.

Cuando llegué lo primero que vi fue a mama leyendo en la sala.

—Hola Okasan.

— ¡Sakura! ¿Cómo te fue en el primer día?

—Bien, conocimos a unos nuevos estudiantes… son muy agradables.

— ¡Qué bueno!

— ¿Qué haces leyendo mamá? —pregunte mientras me sentaba a su lado.

—Un libro de cocina, estaba intentando hacer lasaña pero termine haciéndola explotar ¿¡Puedes creerlo!

Reí entre dientes.

—Déjamelo a mí…

Me levante del sillón y comencé a caminar en dirección a la cocina.

—Sakura…

Me detuve.

— ¿Si?

— ¿Tú papa te llamó?

—Si, dijo que estaba en Konoha y que volvería en una temporada. —conteste con tono neutral.

—Ah…

Dicho eso salí rápidamente de la sala y entré a la cocina. Cuando vi el horno no pude evitar carcajearme, estaba todo lleno de restos de Lasaña, queso por allí, queso por allá…. No debía sorprenderme, mi adorada madre era un desastre en la cocina.

Luego de la cena, subí a mi habitación.

Al fin silencio. Si papa estuviera en casa, a esta hora ya estarían por su décimo Round. Tome una ducha rápida y me acosté en la cama.

Este había sido un gran día, sin duda. Bastante interesante, Sasuke, era bastante interesante. Hace tiempo que no me sentía tan a gusto con alguien-que no sean mis amigos-. Pero era solo un chico, nada más. No podía gustarme o algo parecido, yo NUNCA iba a enamorarme. El amor solo trae problemas, Jiraiya y Tsunade eran una clara muestra de ello.

El tono de mi celular me saco de mis pensamientos. Lo tomé, era un número desconocido.

— ¿Diga?

¡Sakura soy yo, Hinata!

— ¿Hinata? Hola, ¿Cómo conseguiste mi número?

Me lo dio Ino-chan, ¿Te molesta?

—No claro que no.

Oh que bueno, llamaba para preguntarte como lo habías pasado con Sasuke, es que él no me dijo nada más que "Helado", eso no dice mucho.

Abrí mis ojos como platos, quería saber que habíamos hecho con Sasuke.

—Nada, solo charlamos y comimos helado.

Ay, comieron helado ¡que tiernos!. Hacen tan linda pareja, se ven muy lindos. Ay Sakura, seremos las mejores amigas ¡Y cuñadas!

Woah, Woah. Un momento Hinata, Sasuke y yo no…

Testaruda, ya verás. Me tengo que ir… ¡Adiós cuñadita!

Y cortó.

Mire el celular con los ojos como platos, "¿Adiós Cuñadita?". No, Sasuke y yo… nada de nada. Es solo un chico, nada más…


Fin del capitulo

N/A: Woah...que capitulo ¿No? ... Espero y les haya gustado tanto como amí.

No... No... No... yo se que realmente no quieren matarme. Si, lo admito, tal vez causarme algún daño físico si lo quieren pero matarme no, no sean malvados, la malvada aquí soy yo que oso perderme de este ficc por siglos, prácticamente desde el año pasado no lo había actualizado. xD.

Bueno, pues, razones de por qué no escribía sobran y estoy segura que no les interesan, además creo que realmente mi razones del porque son innecesarias.

Agradezco infinitamente sus comentarios.