Chapter 18: Psicología Inversa

Si no puedes confiar en mí no creo que sea una buena idea seguir juntos…

Las palabras de Yumi resonaban en los oídos de Ulrich como si trajera audífonos mientras deambulaba por la escuela rumbo a su dormitorio. ¿Por qué no dijo nada? Claro que estaba enojado, no terminaba de entender cómo es que ella se la pasaba con William como si tal cosa cuando era obvio que él babeaba por ella, pero ni en un millón de años hubiera querido romper con Yumi. Aun no sabía si estaba más enojado o más triste cuando llegó a su habitación.

Odd estaba en su cama jugando con su game boy mientras Kiwi dormitaba en el cajón del armario. Ulrich entró con parsimonia y se dejó caer de espaldas sobre su cama. Odd ni siquiera levantó la vista de su juego al oírlo entrar.

—Llegas temprano —dijo el rubio mordiéndose la lengua para poder vencer al monstruo del videojuego —Creí que seguirías con Yumi —como su amigo no contestó Odd puso pausa y lo miró —¿Pasó algo malo?

—¡Ulrich! Qué bien que ya volviste —exclamó Jeremy entrando en la habitación sin llamar —¿Podrías prestarme tu libro de química? Usaría el mío, pero Kiwi… —dijo lanzándole una acusadora mirada al perro —…le arrancó unas cuantas páginas y… ¿Ulrich? —repitió al ver que el chico no respondía.

—Déjalo —susurró Odd regresando a su juego —Todo parece indicar que se peleó con Yumi

—Oh, es eso —dijo Jeremy también en un susurro y se sentó al lado de Odd —No te preocupes Ulrich, seguro que mañana que hables con ella todo estará bien

—No hablaré con ella mañana —respondió Ulrich con voz apenas audible mientras cruzaba los brazos detrás de su cabeza —Yumi acaba de cortar conmigo

—¡¿Qué? —exclamaron Jeremy y Odd a la vez sorprendidos. Odd incluso dejó a un lado su game boy

—¿Seguro que no fue una pelea más? —preguntó Odd —Tal vez solo te dijo "piérdete", a mi siempre me lo dicen, no significa nada —agregó intentando animarlo

—No, terminamos —le aseguró Ulrich

Jeremy y Odd se miraron

—¿Pero qué fue lo que le hiciste a Yumi para que quisiera cortar contigo? —quiso saber Jeremy


Yumi no lo estaba pasando mejor. Luego de llegar a su casa y encerrarse en su cama se echó en la cama al tiempo que unas gruesas lágrimas bañaban sus mejillas. Tenía la cabeza hundida en su enorme gato de felpa, al que solo abrazaba cuando de verdad se sentía triste. Se sentía tan enojada con Ulrich… no solo porque él no quería aceptar que William no intentaba interponerse entre ellos dos, también le había enojado que Ulrich la dejara ir sin decir nada… esperaba que él hubiera dicho algo para detenerla. Su móvil sonó varias veces, pero al ver que no era Ulrich el que llamaba lo metió debajo de la cama y lo ignoró, no quería hablar con nadie que no fuera Ulrich, pero él seguía sin llamarla. El cielo ya se había oscurecido afuera y su habitación quedó completamente a oscuras a excepción de los finos rectángulos de luz de la calle que se filtraban por las cortinas, solo se escuchaban los sollozos de Yumi y comenzaba a dolerle la cabeza por llorar.

De pronto el timbre de la casa sonó y Yumi desenterró la cabeza de su gato de felpa, pero no hizo el intento de asomarse, sus padres no estaban, pero Hiroki debería de abrir la puerta. El timbre volvió a sonar dos veces más y Yumi soltó un suspiro ¿Es que Hiroki no pensaba abrir? Sacó el celular de debajo de la almohada para comprobar la hora, ya era bastante tarde ¿Quién sería?


Muy bien señor James, por trescientos euros… ¿Qué película ganó el Oscar por mejor banda sonora? —preguntó el presentador de aquel programa de concursos que había en televisión. Aelita había ido a visitar a su padre esa tarde, y luego de una deliciosa cena (Aelita no sabía que su padre fuera tan buen cocinero) se habían sentado en el sofá de la sala para mirar un poco de televisión.

— "Los aventureros del espacio" —dijo Aelita

¿Los aventureros del espacio? —respondió el señor James desde la pantalla

¡Correcto! —anunció alegremente el presentador y un baño de confeti cayó sobre el señor James celebrando su respuesta correcta.

—¡Vaya! Has contestado bien todas las preguntas —dijo Hopper riendo —Hace veinte años yo también me hubiera sabido las respuestas, a tu madre y a mi nos gustaba ver estas cosas en nuestros días libres —Aelita sonrió —Supongo que estar perdido en el mar digital tanto tiempo me dejó fuera de forma.

—Yo tampoco sabía nada cuando recién me materializaron —dijo Aelita —Pero cuando pasas tanto tiempo con alguien como Odd se vuelve imposible no saber qué pasa en las revistas

—Creo que tendré que comprarme unas cuantas —bromeó Hopper.

El celular de Aelita vibró en su bolsillo y ella lo sacó para ver el mensaje de texto que acababa de recibir.

Qué hay princesa? Espero que lo estés pasando mejor, nosotros aquí tenemos una crisis tipo Samurai/Geisha XD luego te contaré los detalles. Saludos a tu padre. Odd

—¿Es de Jeremy? —preguntó Hopper

—No, es de Odd —contestó Aelita, tratando de imaginarse la crisis tipo Samurai/Geisha —¿Por qué creíste que era Jeremy?

—Bueno, como te sonrojaste… —dijo su padre encogiéndose de hombros —Creí que el que te gustaba era Jeremy.

—¿Qué? Yo no me sonrojé —puntualizó Aelita sonrojándose aún más, su padre ahogó una risa —No, Odd es… mi mejor amigo…

—Tu mejor amigo —repitió Hopper. Le despeinó un poco el cabello a Aelita y le pasó un brazo por los hombros para seguir mirando el programa de concursos.


—…Y cuando me volteé ella ya se había ido —terminó de contar Ulrich y soltó un suspiro, ahora que lo había contado todo le parecía que había exagerado un poco las cosas. Jeremy y Odd se miraron, nunca habían visto a Ulrich tan triste como ahora. Odd nunca lo había pasado mal cuando alguna de sus novias terminaba con él, y Jeremy ni siquiera había tenido novia, así que no se sentía en posición de darle a su amigo un buen consejo.

—Wow… con razón se enojó contigo —dijo Odd después de un rato —Creí que el celoso empedernido era Einstein —agregó en tono burlón señalando a Jeremy

—¡Oye! —replicó Jeremy ofendido —Pero no debiste decirle a Yumi eso…

—Ya, me porté como un idiota ¿Está bien? —replicó Ulrich enderezándose sobre su cama

—Bueno ¿Qué esperas? —exclamó Odd. Ulrich lo miró sin entender —¡Llámala!

—¿Qué? No puedo llamarla ahora, es demasiado pronto —dijo Ulrich negándose

—Mientras más tiempo dejes pasar será peor —coincidió Jeremy

—Pero acabamos de pelearnos —insistió Ulrich nervioso —Hablaré con ella mañana

—Escucha, hazle caso al doctor del amor —soltó Odd acercándose a Ulrich y le pasó un brazo por los hombros. Ulrich tuvo que hacer un esfuerzo para no reírse —Si hay algo de lo que sé es de chicas —siguió Odd altivamente—Y las chicas adoran que los chicos las llamemos para disculparnos.

—Por primera vez en mi vida creo que Odd tiene razón —dijo Jeremy asintiendo y le tendió el móvil a Ulrich, quien lo tomó con una mano temblorosa.


—¡Hiroki! —gritó Yumi desde su puerta. El timbre había sonado una vez más, así que salió a regañadientes de su cuarto. —¿Hiroki? —lo llamó Yumi y se asomó a la habitación de su hermano para pedirle que bajara a abrir la puerta, pero lo encontró dormido aun con la ropa puesta.

Así que esa era la razón por la que no la había molestado en toda la tarde. El timbre sonó una vez más y Yumi bajó las escaleras pisando más fuerte que de costumbre, justo en el momento en que más deprimida se sentía había algún idiota en la puerta.

—¿Si? —gruñó Yumi al abrir la puerta y vio a William sobresaltándose —¿William? ¿Qué haces aquí?

—Hola, perdón por venir tan tarde —dijo William algo apenado —Se te olvidó el libro de historia en la biblioteca y creí que querrías estudiar para mañana —explicó tendiéndole el grueso volumen a Yumi —Te llamé varias veces… ¿Estabas dormida? —aventuró al verla con los ojos hinchados y enrojecidos.

—No… gracias por el libro —contestó Yumi pasando un mechón de pelo detrás de la oreja. De pronto su celular vibró en su mano y los ojos se le iluminaron al ver el número en la pantallita —¡Ulrich! —exclamó ella y se apresuró a contestar

Yumi —dijo débilmente Ulrich desde el móvil

—Ulrich yo… —balbuceó Yumi y los ojos se le nublaron una vez más, olvidándose de que William estaba ahí

Yumi lo siento, yo…

—Eh… bueno yo ya me voy —dijo William creyendo que interrumpía algún momento intimo entre Yumi y su teléfono

¿Quién está ahí? —preguntó Ulrich al oír la voz de William al fondo

—Es solo William —respondió Yumi rápidamente —Vino a traer mi…

Así que William está contigo —la cortó Ulrich secamente

—Pero solo vino a devolver mi…

¡Genial! —la interrumpió de nuevo Ulrich ¿Por eso terminaste conmigo? ¿Para verte con William?

—¡No! —chilló Yumi al teléfono —Déjame explicarte

Olvídalo… —susurró Ulrich antes de colgar. Yumi se quedó escuchando el pitido del teléfono derramando lágrimas silenciosas en la puerta de su casa.


Yumi abrió los ojos mucho antes de que sonara su despertador a la mañana siguiente y no le sorprendió sentirlos hinchados, prácticamente no había dormido nada y tenía un dolor punzante debajo de los pómulos por pasar tanto tiempo con la mandíbula apretada.

Las cosas no podían ir peor… justo cuando Ulrich la llamaba para arreglar las cosas William había abierto su bocota… aunque en realidad no podía culpar a William, lo único que había hecho fue llevarle su libro de historia (el cual no había abierto en toda la noche) Ulrich era el idiota, siempre sacaba conclusiones apresuradas y ni siquiera la había dejado explicarle… pero sabía que no se sentiría tranquila hasta hablar con él y dejarle claro de una vez por todas que William no tenía nada que ver.

—Buenos días Yumi —la saludó su madre cuando vio a Yumi entrar a la cocina —Te levantaste temprano, cariño —dijo al notar la hora

—Si… tengo que llegar antes a la escuela —respondió Yumi al tiempo que su madre se apresuraba a poner un par de panes en el tostador.

Yumi desayunó en silencio y alegó tener cosas que hacer para no tener que esperar a Hiroki. Iba repasando mentalmente lo que le diría a Ulrich mientras caminaba más deprisa de lo normal rumbo a la escuela, con algo de suerte lograría encontrarlo antes del desayuno… pero cuando llegó a la esquina y vio el autobús de la escuela arrancar en dirección contraria sintió un vacío en el estómago. ¡Qué tonta era! Había olvidado por completo que esa mañana los del equipo de futbol tenían un partido en otra escuela. Conteniendo las ganas de golpearse la cabeza contra la pared siguió su camino hacia Kadic, ésta vez con pasos lentos.


—¿Con William? —susurró Aelita incrédula. Ella, Odd y Jeremy tenían las cabezas pegadas para que nadie los escuchara en una mesa al fondo de la cafetería. Los chicos estaban poniéndola al tanto sobre la crisis "samurai/geisha".

—Eso dijo Ulrich —dijo Odd encogiéndose de hombros —Dijo que él estaba en casa de Yumi, luego aventó el teléfono a la cama, salió del cuarto y no sé a qué hora regresó porque me quedé dormido. Se veía muy enojado…

—Creo que Yumi le debe una explicación a Ulrich —opinó Jeremy cruzándose de brazos.

—¿De verdad creen que Yumi cortó con Ulrich para salir con William? —dijo Aelita con reproche. Jeremy y Odd no contestaron en seguida.

—Bueno… no precisamente pero… —balbuceó Jeremy y miró a Odd en busca de apoyo, pero su amigo se metió un croissant entero a la boca para no tener que responder —Tienes que admitir que fue muy extraño, primero ella termina con él y luego invita a William a su casa.

—Estoy segura de que no fue así —gruñó Aelita cruzándose de brazos —Yumi no le haría eso a Ulrich, seguro que solo fue un malentendido…

—¡Shh! Ahí viene Yumi —murmuró Odd al ver a la japonesa entrar a la cafetería y los tres se llevaron a la vez su vaso de leche a los labios.

—Hola —saludó Yumi al sentarse intentando de poner una cara neutral aunque por dentro estuviera con ganas de gritar.

—Hola Yumi —exclamó Aelita con más entusiasmo del necesario —Ayer me llamaron los chicos de la banda —dijo refiriéndose a los Subdigitales —y dijeron que hoy me mandarían las entradas para el concierto éste fin de semana.

—Que bien —dijo Yumi sin prestarle mucha atención. En ese momento entró William a la cafetería, y aunque no volteó en ningún momento a su mesa Jeremy y Odd le lanzaron sendas miradas asesinas. —Ay no… ¿Ustedes también? —preguntó ella secamente al darse cuenta.

—¿Nosotros qué? —quiso saber Odd

—También creen que William tiene la culpa —susurró Yumi con reproche

—Nosotros no hemos dicho nada… —balbuceó Odd nervioso mirando al techo.

—Entonces ¿Qué hacía William anoche en tu casa? —preguntó Jeremy con curiosidad. No lo dijo en un tono acusador, pero Yumi no estaba de humor para nada y esa fue la gota que colmó el vaso. La chica golpeó la mesa con el puño antes de responder.

—Lo sabía… ¡Sabía que le darían la razón a Ulrich! Ustedes son igual de idiotas e inmaduros que él —replicó Yumi. Sus amigos se quedaron mudos mientras ella tomaba sus cosas y salió velozmente de la cafetería.

—No debiste decirle eso Jeremy —lo regañó Aelita

—No quise hacerla enojar —respondió Jeremy —Pero tengo razón ¿No? Bueno, no es que le dé la razón a Ulrich pero… tampoco creo que ella la tenga.

—Jeremy, creo que tú también necesitas unas cuantas lecciones del doctor del amor —dijo Odd con altivez. Aelita ahogó una risita —Las chicas siempre quieren tener la razón, siempre, aunque en realidad no la tengan debes hacerles creer que tiene la razón para evitar que te griten hasta de lo que te vas a morir.

—¡Oye! —Murmuró Aelita algo ofendida —Son los chicos a los que siempre les gusta tener la razón

—Tienes tooooda la razón princesa —se apresuró a decir Odd con una amplia sonrisa. Aelita entornó los ojos y le dio un golpecito en el hombro

—Humm… -murmuró Jeremy pensativo —Si lo que dices es cierto sobre las chicas, creo que se me ocurre algo.


Al mismo tiempo, en los vestidores de la secundaria Julio Verne, los chicos de Kadic terminaban de vestirse sus uniformes de futbol y empezaban a calentar para el partido, todos bromeando y protestando por lo temprano que se habían tenido que levantar, pero nadie se atrevía siquiera a mirar a Ulrich, se le veía más enojado que nunca y mal miraba a cualquiera que se le acercara demasiado.

—Buena mirada Ulrich —lo felicitó Jim creyendo que así planeaba intimidar al equipo contrario —Prepárense todos, en cinco minutos saldremos a la cancha.


—Cinco minutos —dijo el profesor Chantelle mientras se paseaba por las filas de alumnos que intentaban responder el examen bajo su mirada inquisidora.

Yumi mordisqueaba distraídamente la goma de su lápiz mientras releía el examen por cuarta vez… con todo lo que había pasado se le había olvidado estudiar, si solo Ulrich no fuera tan terco…

—Tres minutos —anunció el profesor

"¡Basta Yumi, concéntrate!" Pensó la chica, pero por más que lo intentaba a lo mucho lograría contestar dos preguntas… "Cuando no te queda de otra rellena el examen al azar…" dijo de pronto la voz de Odd desde algún lugar de su memoria "…alguna tiene que pegar"

—Bajen sus lápices y entreguen —sentenció Chantelle. Yumi pegó tal sobresalto que se golpeó la rodilla con la mesa y miró su examen sin contestar. Nunca había respondido un examen al azar, pero prefería eso a entregarlo en blanco, a situaciones desesperadas, medidas desesperadas… aprovechó que sus compañeros se arremolinaban alrededor del profesor para entregar sus pruebas y comenzó a escribir con velocidad: A, B, D, A, C… como había dicho Odd, alguna tendría que pegar.

—¡Uf! El peor examen de la vida —se quejó William al salir con ella —Y luego el idiota de Chantelle paseándose por ahí ¡Como si no estuviéramos ya bastante presionados! Al final contesté al azar lo que me faltaba.

Yumi soltó una risita, por lo menos no había sido la única. Era la hora del almuerzo, pero ella no tenía intención de ir a comer. Se dio media vuelta cuando una mano la sujetó del hombro.

—Hey Yumi —dijo Odd sonriente como si en la mañana no hubiera pasado nada —¿Podemos hablar contigo?

—No tengo ganas de hablar, la verdad… —rehusó ella, pero Jeremy le cerró el paso

—Es importante —la apremió él. Yumi suspiró profundamente y se dejó guiar por sus dos amigos que iban flanqueándola hacia uno de los jardines.


El autobús de Kadic ya iba de regreso a la escuela, mucho más ruidoso que cuando se fueron ya que de nuevo habían conseguido ganar, solo que ésta vez no fue gracias a Ulrich. Estaba de verdad tan molesto que descargó toda su frustración en la cancha y al final cometió tantas faltas que hubo que expulsarle. Ahora Ulrich iba enfurruñado junto a la ventanilla y sentado al lado de Jim, que no paraba de regañarlo.

—Es la ultima vez que te comportas así ¿Me entiendes Stern? —a Ulrich no se le escapó que ahora volvía a llamarlo por su apellido y se limitaba a asentir con la cabeza —La próxima vez que tires a un chico de cara al pasto te sacaré del equipo.

Ulrich intentó no reírse al recordar como aquel chico se había caído de bruces y se levantó escupiendo un montón de pasto. El resto del partido se la pasó con los dientes de color verde. En cuanto el autobús se estacionó Ulrich fue el primero en bajar. Tenía la intención de pedirle el ipod a Odd y ponerse a escuchar una de esas canciones que dañan los oídos a todo volumen para no pensar.

—¡Ulrich! —lo llamó una voz a un lado de él.

—Ah… hola Aelita —saludó él con parsimonia

—¿Te importaría acompañarme a… a un lugar? —balbuceó ella nerviosa. No era fácil con los ojos amenazadores de Ulrich mirándola —Quiero mostrarte algo

—Ahora no —gruñó él

—¿Por favor? —pidió Aelita —Es importante

—En realidad necesito una ducha —mintió Ulrich. No había pasado tanto tiempo en la cancha como para necesitar una. Aelita puso los ojos en blanco.

—Es importante —replicó ella enfatizando la palabra importante y lo tomó de la muñeca para llevarlo hasta donde ella quería.


—¿Me van a decir de que se trata? —gruñó Yumi al ver que sus amigos la habían llevado hasta el cobertizo —Si van a seguir recriminándome por lo de Ulrich y William…

—No —la interrumpió Jeremy —La verdad es que queríamos decirte que tienes razón

—¿Qué? —dijo Yumi sorprendida

—Qué tienes razón —repitió Odd —Ulrich es un idiota inmaduro como tú dijiste… tal vez estás mejor sin él

—Lo mejor que podías hacer era cortar con él —prosiguió Jeremy

—¿Qué? —volvió a decir Yumi, incrédula


—¿Qué querías mostrarme? —preguntó Ulrich de pie frente al cobertizo, pero Aelita no respondió. Ulrich volteó y se dio cuenta de que su amiga ya no estaba —Genial —gruñó para si mismo y se dio la vuelta para ir a su dormitorio, pero escuchó unas voces conocidas dentro del cobertizo y se acercó.


—Piénsalo —siguió diciendo Jeremy con expresión seria —Eres mayor que él, guapa, inteligente y madura…

—Y Ulrich es celoso, pesado y algo apático y se la pasa con miedo de que te vayas con cualquier otro… ni siquiera confía en ti, no necesitas a alguien así —continuó Odd.

"Miserables traidores" pensó Ulrich con amargura al escuchar a sus amigos a través de la puerta apretando los puños con fuerza, deseando impactar uno en la cara de Odd y el otro en la de Jeremy.

—¿Cómo pueden decir eso? —replicó Yumi claramente enojada —¡Ulrich es su amigo!

—Cálmate Yumi, solo estamos diciendo la verdad —dijo Jeremy —Tuviste razón al terminar con él

—¡Cállense ya! —gritó Yumi —Dejen de decir todas esas tonterías sobre él… ¡No saben nada! Romper con él fue la estupidez mas grande que he hecho… todos entendieron mal, William no le llega ni a los talones a Ulrich, nadie me entiende como él… —ahora Yumi parecía estar hablando más para si misma que para sus amigos. Ulrich tuvo que pegar la oreja a la puerta para escucharla.

—Dijiste que era un idiota inmaduro —le recordó Odd

—Bueno… lo es —respondió Yumi —Quiero decir… siempre saca sus propias suposiciones y nunca deja que le explique lo que pasa en realidad, a veces me gustaría que se tragara su orgullo y viera las cosas como son y no como él cree que son… pero eso no justifica que digan todas esas tonterías sobre él —agregó notablemente furiosa.

—Einstein… ¿Seguro que tu plan funcionará? —preguntó en un susurro Odd nervioso mientras él y Jeremy retrocedían un par de pasos.

—Eh… espero que si —balbuceó Jeremy igual de nervioso al tiempo que Yumi se acercaba amenazadoramente a ellos. De pronto la puerta se abrió y entró Ulrich, con los ojos abiertos como platos.

—¡Ulrich! —exclamó Yumi sorprendida la verlo entrar y se apresuró a secar sus ojos, detestaba que la vieran llorar, sobre todo Ulrich —¿Estabas espiando?

—Eh… bueno, algo así —contestó Ulrich desviando la mirada. Jeremy y Odd se acercaron sigilosamente a un rincón sin que los vieran. —Fue… ¿Fue cierto todo lo que dijiste? —preguntó acercándose a ella.

—¿Por qué estabas ahí? —preguntó Yumi separándose de él un par de pasos

—¿Era cierto? —insistió Ulrich

—Si

Los dos bajaron la mirada al suelo olvidándose por completo de que Jeremy y Odd aún seguían ahí, inmóviles y tratando de no hacer ningún ruido para no estropearles el momento. Yumi no hizo el intento de mirarlo una vez más y pasó junto a él con la intención de salir del cobertizo, pero Ulrich rodeó su muñeca con sus dedos fríos.

—Déjame —susurró ella pero no trato de zafarse. Ulrich le tomó el hombro y la hizo girar hacia él.

—Soy el idiota más grande del planeta —dijo Ulrich mirándola a los ojos —De verdad siento no haberte escuchado… y siento haberme portado como un patán celoso ayer —Yumi sintió que las manos de Ulrich alrededor de sus hombros temblaban ligeramente y se percató del esfuerzo descomunal que suponía para él decir aquello mirándola justo a los ojos —nunca quise decir que no confiaba en ti pero… bueno, entiendo si no quieres perdonarme, fui un imbécil.

Yumi levantó una mano y le acarició la mejilla a Ulrich con la punta de los dedos.

—Solo serías el idiota más grande del planeta si piensas que no te voy a perdonar —dijo ella esbozando una sonrisa y rodeó el cuello de Ulrich con sus brazos.

—¿Aunque haya sido un patán? —preguntó Ulrich sonriendo tímidamente

—Solo si prometes que me escucharás antes de hacer un numerito —respondió ella encarando una ceja. Ulrich le sonrió y comenzaron a acercarse poco a poco.

—¡De verdad eres un genio Einstein! —exclamó Odd desde el rincón sobresaltándolos.

—Eso es a lo que yo llamo sicología inversa —dijo Jeremy altivamente, pero en realidad estaba aliviado, creyó por un momento que Yumi estaba a punto de golpearlos.

—¿Sicología inversa? —repitieron Ulrich y Yumi a la vez sin soltarse.

—¿Solo estaban actuando? —preguntó Ulrich

—Eh… bueno… -balbuceó Odd —¡Fue idea de Einstein! —se apresuró a contestar señalando a Jeremy

—¡Dijiste que estabas de acuerdo! —replicó Jeremy nervioso

—No hablábamos en serio —dijo Odd tratando de poner cara de inocente y alzando las manos en son de paz —era para hacer lo de la psicosis inversa…

—Sicología inversa —lo corrigió Jeremy

—Claro, eso —dijo Odd —En ese caso te dejo para que les expliques todo Einstein… nos vemos después —añadió antes de salir corriendo del cobertizo. Jeremy les dedicó una sonrisa mostrando los dientes y siguió a Odd corriendo tan rápido como pudo.

—Ya me las pagarán después —murmuró Ulrich conteniendo una risa y miró de nuevo a Yumi, que estaba sonriéndole ligeramente sonrojada —¿En qué nos quedamos?


—¡Uf! —Estuvo cerca —masculló Jeremy apoyándose contra un árbol para recuperar el aliento

—No te preocupes —le contestó Odd a su lado —después de que se besuqueen un rato nos agradecerán lo que hicimos por ellos.

—¿Todo salió bien? —preguntó Aelita acercándose a ellos. Los había visto salir despavoridos del cobertizo

—Misión cumplida —respondió Odd haciendo la señal de victoria con los dedos y Aelita suspiró aliviada.

—Menos mal, creí que Yumi les habría dado una patada mortal o algo parecido —dijo ella sonriendo

—Bueno, si ya no hay más parejitas que reconciliar, los dejo —anunció Odd pasándose una mano por el puntiagudo cabello —tengo una cita con Sam y no quiero llegar tarde.

—Bueno, corre —dijo Aelita inyectando su voz con algo de amargura. Odd se despidió de ellos con un gesto y se alejó rumbo a la puerta —¿Quieres… hacer algo? —le preguntó Aelita a Jeremy.

—En realidad quiero revisar el programa que descargué el otro día —respondió Jeremy —Estoy tratando de modificarlo para poder detectar virus multiagentes en los sistemas operativos mucho más rápido de lo convencional ¿No quieres ayudarme?

—Eh… Si ¿Por qué no? —susurró Aelita encogiéndose de hombros.


—A veces quisiera que fueras alumna residente —dijo Ulrich enroscando entre sus dedos el sedoso cabellos de Yumi

—¿Solo a veces? —preguntó ella fingiendo estar molesta

—Bueno no… quiero decir, siempre —se apresuró a decir Ulrich sentado en el alfeizar de la ventana —Así no tendría que irme solo porque son las doce.

—¿Ya son las doce? —repitió ella alarmada —Es tardísimo, sin no te vas tendrás problemas con Jim

Estaban en la habitación de Yumi, con las luces apagadas y dejando que la luz de la luna iluminara el ambiente. Ulrich había trepado por la pared oeste de la casa para entrar por la ventana de Yumi del mismo modo que había salido de ahí en una ocasión… una bochornosa ocasión.

—No me importa Jim —contestó Ulrich dándole un beso en la mejilla.

—Pero a mi me importan mis padres —dijo ella nerviosa mirando a la puerta. Si sus padres se enteraban que Ulrich estaba con ella en su habitación a media noche… le vino a la cabeza el número de la ambulancia —Será mejor que te vayas.

Ulrich asintió y con ganas de hacer cualquier cosa menos irse salió por el marco de la ventana, pero antes de soltarse Yumi inclinó la cabeza para besarlo. Con una sonrisa de oreja a oreja Ulrich se descolgó de la ventana y cayó ágilmente sobre el jardín de la casa procurando no hacer ruido y se marchó de regreso a la escuela. Cuando llegó a su habitación, después de haberse cerciorado de que Jim no estaba por los alrededores, abrió la puerta con cuidado para no despertar a Odd, pero al entrar encontró el cuarto vacío.


Al mismo tiempo en el piso de chicas, Aelita se dio vuelta sobre su almohada para quedar bocarriba y lanzó una mirada a la ventana cegada por la cortina. En cualquier otra ocasión hubiera dejado la cortina abierta para disfrutar de las innumerables estrellas que estaban esparcidas por el cielo esa noche, pero eso le recordaba aquel día en que ella y Jeremy habían presenciado la lluvia de estrellas y eso la ponía enojada. Esa tarde se la había pasado con Jeremy en su cuarto con la intención de que él recordara aquella noche y le preguntara "algo más", pero el chico estaba tan absorto con su nuevo programa que las contadas veces que habló con ella fue para pedirle que revisara sus cálculos o que formateara algún archivo. Cerró los ojos intentando dormir cuando escuchó un ruido sordo justo afuera de su habitación. No le prestó mucha importancia, creyendo que sería alguna chica yendo a los servicios, pero el ruido se fue haciendo más fuerte y de pronto la perilla de su puerta se movió.

—¿Hay alguien ahí? —preguntó ella algo asustada mirando como la perilla de la puerta giraba —¿Hay alguien…? —repitió ella, ésta vez espantada mirando a la perilla girar violentamente y cubriéndose con las sábanas hasta la nariz.

La puerta se abrió bruscamente y una figura oscura entró cayendo al suelo. Aelita soltó un chillido y se escondió bajo las mantas. Escuchó como la figura se arrastraba por el suelo y sacó la mitad del rostro de sus cobijas para ver qué era. Con a luz del pasillo pudo distinguir unos cabellos dorados de punta.

—¿Odd?


Hola a todos! Otra vez con una inmensa disculpa, ahora si tarde demasiado :P pero es que entre una cosa y otra y que el capítulo no quedaba… en fin, me tarde mucho terminando éste capítulo y aun así no terminó de gustarme del todo, pero espero que a ustedes si… además creo que quedó extralargo :P La verdad yo también quise abofetear a Ulrich el capítulo pasado XD se portó como un celoso insufrible, pero a veces Ulrich es así, le falta tenerle un poco de confianza a Yumi, claro que ella tampoco se podía quedar sin perdonarlo ;) Creo que también está saliendo a la luz lo mucho que Odio (si, con "O" mayúscula jeje) a Sam, pero ya verán, no dejaré a Odd por mucho tiempo en sus garras muajaja.

P.D. Muchísimas gracias por seguir leyendo y por sus reviews ^^

Natsumi Niikura Hola! Muchísimas gracias por tu review, siento como si platicáramos aunque las respuestas se tarden un pcoc jeje. Me alegra que te haya gustado, y tiene tiempo que no me daba una vuelta por la página del ff y me voy encontrando con un montón de actualizaciones tuyas! Para empezar voy medio atrasada con Veinticinco momentos y le traigo unas ganas XD pero tú sabes cómo son las entregas finales (o eso creo) que te dejan sin dormir y a veces hasta sin comer (ay ya voy a empezar de exagerada jejej) Qué bien que te guste Aelita en ésta historia, en la serie ella también me parecía de lo más tierna, y Odd siempre está listo para rescatar a su princesa. Ésta vez me pareció que era hora de que Jeremy sacara su lado romántico, aunque no se le quita su obsesión por computadoras, creo que su abuela en lugar de telescopio debería darle una PDA de esas que dices XD. Y lo de William y Sissi... pues te diré que yo tampoco me los imaginaba en plan romántico, pero luego de que varias personas dijeran que quedaban bien juntos decidí hacer la prueba :P Lo que si es verdad es la química que hay entre él y Yumi, aunque sea como amigos los dos se llevan genial aunque a algunos no les parezca como tu dices ^^. Y para acabar queda Ulrich… al menos no soy la única que pone a Ulrich como celoso jijiji, hay que admitir que él a veces exagera en cuanto a William y Yumi. Muchas gracias por siempre mandarme ánimos, me sirven mucho ;) espero que estés muy bien, una abrazo.

Hanelita Hola, no te preocupes por lo de los reviews, mira que yo también me tardo y hasta más XD espero que todo en la escuela ya esté más relajado y si no… échale ganas jiji. Qué bien que te haya gustado ^^ Odd siempre me ha parecido que siempre aparece en el momento justo en el que Aelita tiene problemas, menos mal que alcanzó a llegar antes de que a los tipos- autógrafo quisieran pasarse de listos :P Y también qué gusto que apruebes a William y Sissi juntos, la verdad tu fuiste una de las personas que me dio la idea de que los dos quedaban bien de novios y pues… a ver cómo me sale a mi XD en el lado romántica no soy muy buena, pero cuando leo tus historias tan lindas se me pega lo dulce XD. Aquí por lo menos Ulrich ya no queda tan mal parado, ojala que te guste, un abrazo ;)

Joselino97 Hola! Gracias por tu review ^^ Creí que era tiempo de que a Jeremy le saliera su lado romántico jeje, qué bien que has empezado a aceptar a Odd con Aelita, te diré que a mi también me gusta mucho la pareja que ella hace con Jeremy, él también tiene sus buenos momentos aunque no sean tantos :P Y también qué bueno que no odies a William, a veces causa problemas pero no siempre es su culpa. Espero que te vaya muy bien en la escuela, se lo que se siente estar tan ocupado por su culpa, tu dices que falta poco para que te dejen dormir allá con tienda de campaña y todo… ¡A mi ya me tocó! Tuve que pasar la noche en la escuela con tienda de campaña, algunos de mis profesores de verdad que están locos, además la escuela daba miedo de noche XD. Espero también ver una historia tuya un día de éstos, cuídate mucho, un abrazo ;)

dragon oscuro x3 Hasta me da pena contestarte ya… voy tan atrasada en tus fisc y ya hasta empezaste otro! Me muero de ganas de leerlo, lo bueno es que ya falta poco para vacaciones y ahora si tendré tiempo para leer los dos! El de yugioh me lo leí casi todo en vacaciones… creo que ya me estoy saliendo del tema jiji. Se que el capitulo pasado no fue el mejor XD Ulrich se vio medio lento a la hora de hablar con Yumi, pero como siempre las cosas entre ellos siempre se arreglan ^^ y de lo que me cae mal Sam… la odio, me cae tan pero tan mal (jajaja ya estoy desvariando) pero en fin, ya me ocuparé de ella luego.

P.D. ¡No digas que estás viejo! Porqué yo acabo de cumplir la misma edad hace poquito (ahora todos sabrán mi edad jiji) y me sentí tan vieja… ya los 20's se me hace un número tan grande… se que ahora si exagero pero como que se me fue bien rápido el tiempo XD y muchísimas gracias por todos tus ánimos y apoyo, de verdad me han servido mucho ^^ espero que tu también estés muy bien, te mando un gran abrazo ;)

Mijumaru14 Aaaww, me gusta mucho más tu nombre así jiji la curiosidad me mató y busque a mijumaru en internet.. ¡Está genial! Adoro a los pokemon tipo agua :D Qué bien que no te fuiste, creo q fue la mejor noticia de la semana :P A mi también me encantan los momentos en los que Odd y Jeremy se vuelven rivales, y lo del ataque del bastón de porrista me salió en un momento de simpleza jajaja. Cuídate mucho y nos estaremos meyendo ;)

P.D. El 14 de Mijumaru14 será tu edad XD yo sigo con la duda!

Pe. Vs21 Hola! Qué bien que ya estés otra vez por éstos rumbos, ya se te extrañaba jiji. Wow, hasta me halaga que hayas leído todo en tan poquito tiempo :3 ahora te tocará leer como se vuelven a juntar Ulrich y Yumi XD. Por cierto, busque la canción que dejaste y tienes razón, les queda perfecto para el momento, creo que ya encontré quien hará la banda sonora de mi historia XD. Lo de Sam… jajaja todos ya notaron lo mucho que me cae mal, pero como tu dices todo a su tiempo. Respondiendo a t pregunta, no, XANA ya no volverá, ya era hora de que los dejara en paz :P solo espero que la historia no sea muy aburrida sin XANA.

P.D. Mmm sip, la de la foto soy yo, gracias por decir eso n_n busque una en la que nos saliera tan mal jeje, pero si la de la foto de tu perfil eres tu yo no se por qué te criticas, también estás muy guapa (aunque solo sea media foto jeje) con razón dicen que tienes sonrisa de oro ^^ a mi no me sale tan bien, por eso no sonrió mucho así XD, espero que estés muy bien, un abrazo ;)

N. Cullen7 Hola otra vez! Se que ya te lo había dicho pero muchísimas gracias por mi regalo ^^ Tienes razón, ya era hora de que XANA los dejara en paz- Jajaja, claro que te doy permiso de abofetear a Ulrich, ésta vez se lo merece! Y dale una de mi parte también XD tal vez me pasé poniendo a Ulrich así, pero incluso en la serie me parece que es muy celoso, hubo una vez que por ver a Yumi platicando con William se enojó y terminó invitando a Sissi al baile (había un baile jiji) Sobre Orgullo y Prejuicio, he intentado ver la película varias veces pero siempre tengo mala suerte y ya la encuentro empezada o tengo que salir o cualquier cosa… creo que el destino no quiere que la vea jajaja, pero debe de estar buena, varias personas me la han recomendado. Hum, y hora que volví a leer tu review me dieron unas ganas de jugar ese juego! Ojala que Code Lyoko reviviera por acá pero en fin, habrá que esperar jiji. Sam no seguirá mucho más tiempo com Odd muajaja (risa malvada :P) Por cierto, estoy casi contando los días para que sean vacaciones y poder terminar de leer tu historia, hay veces que la abro pero me gana mi lado responsable que sabe que si empiezo otro capitulo no podría parar y no haría mi tarea XD Espero que te siga gustando éste capitulo, te mando un abrazote, cuídate mucho ;)

Dibus17 Hola! Muchas gracias por empezar a leer, espero que te guste y si llegas hasta aquí espero que estés muy bien, saludos y cuídate