Nota aclaratoria: Los personajes siguen sin pertenecerme ... sólo la historia =)

Recuento

Por Scarleth

El despacho estaba iluminado por la tenue luz de la chimenea encendida. Hacía varias horas que la noche había caído en la mansión Andrew y una joven se encontraba cómodamente sentada mientras el patriarca de la familia trabajaba detrás de su escritorio.

-Eres sorprendente.

-¿Perdón? - preguntó levantando la vista de los documentos que revisaba. Candy tenía una manera muy peculiar de desconcentrarlo.

-Estaba pensando en todas las veces que has arriesgado la vida por mi – le dijo cambiando su posición en el sofá para verlo directamente.

-¿Ah sí?

-Sí.

Hubo un ligero silencio y un viaje al pasado en cuestión de minutos.

El incidente de la cascada.

-¿Recuerdas la catarata?

-Sí.

-Pude haber muerto.

-Sí.

-Y tú también pudiste haber muerto tratando de salvarme.

-No, yo soy invulnerable.

-¿Ah sí? - contestó sonriendo y subiendo ambas piernas al sofá.

-Sí.

-¿Entonces qué te pasó en el ataque del león? - preguntó risueña.

-Bongo estaba nervioso.

-¿Y eso qué?

-Pues rompió mi campo de fuerza momentáneamente porque me distraje pensando en el bienestar de cierta rubia pecosa.

-¿Entonces yo soy la culpable?

-De mi distracción sí, del ataque de Bongo no.

-¿Recuerdas cuando Anthony murió?

Albert hizo una breve pausa antes de contestar.

-Eso es algo que jamás en mi vida voy a poder olvidar.

-Ahí también me salvaste Albert.

-Digamos que la ayuda siempre ha sido mutua – respondió haciéndole un guiño.

-No, tú siempre has estado ahí para mi. En cada uno de mis problemas, en el lugar menos esperado y en el momento preciso.

-Era el destino.

-¿Ahora te llamas destino?

-Destino Andrew a sus órdenes My lady.

-Muy gracioso.

-Y usted muy pensativa.

-Sólo a veces … como ahora.

-¿Y eso se debe a qué?

-¿Cómo que a qué? Pues a que me voy a casar contigo y estoy haciendo mi recuento.

-¿Tu recuento de los daños?

-No, el recuento de las razones por las que dije que SI.

-¿Que no te casas conmigo porque soy irresistiblemente apuesto? - preguntó bromeando y levantándose de su asiento.

-Esa está dentro de mi top ten.

-¿En qué lugar?

-¡Obvio que en el primero! - contestó riendo la chica avanzando hacia él para arreglar coqueta el cuello de su camisa – pero si te hace sentir mejor la cambiaré al número cinco.

-¿Y la número uno?

-El que tocas gaita y te pones faldas.

Albert soltó una carcajada.

-¡Menos mal! ... pensé que era por Amor.

-Yo también ...

La abrazó aún sonriendo y pensando que su vida al lado de Candy podría ser todo ... menos aburrida y de eso se trataba, de pasar un sin fin de aventuras al lado de su pequeña pecosa. No por nada la vida los había puesto a uno en el camino del otro en infinidad de ocasiones y el resultado estaba a sólo unos meses de distancia: El día en que finalmente contraerían matrimonio, porque una historia como la de ellos definitivamente merecía un final feliz.

FIN

Hola chicas! igual no estaban esperando fic mio tan pronto pero bueno ... esta fue mi peque;a aportacion a la guerra florida y tambien pase a dejarlo por aqui ... tenia que hacer algo para mi principe de la colina ... aunque fuera un mini one-shot ...

Besitos guapas y espero que les guste!

Scarleth =)

p.d. Sigo con dos semanas de negocios ... viento en popa!