Nota del autor: el fic no se desarrolla en un momento en concreto, solo antes de So the Drama, tal vez hay que omitir algún episodio para que tenga sentido pero no lo creo, ahí va:


Caminaba distraídamente por los corredores del instituto, la marea de gente con su ir y venir de clase en clase lo apretujaba, casi podía sentir la incomodidad de cierta rata topo que iba en su bolsillo. Pensaba en la cantidad de tarea que Barkin le había encomendado, el mero hecho de hacerlo ya le estaba produciendo un gran dolor de cabeza, sintió espacio a su alrededor, se extraño y levanto la vista en el último momento, justo para ver un gran brazo apoyado contra la pared, estaba situado a la altura de su cuello y le cerraba el paso, miro a su alrededor y al muchacho que tenia al lado, un escalofrió lo invadió "pasillo equivocado" pensó para sí mismo.

El pasillo estaba desierto, solo estaban él y Bob, este era el matón honorifico de la escuela, con una complexión idéntica a la de Brick Flag todo parecía pequeño y escuálido a su alrededor, y él por supuesto exprimía al máximo ese don, "Vaya, vaya Imparable. ¿Qué te trae por mi pasillo?" dijo Bob como quien comenta el tiempo que hace, Ron se agachó y pasó por debajo de su brazo como quien no quiere la cosa, "Bueno, ya sabes, pasaba por aquí" dijo el muchacho encogiéndose de hombros, "ah… pensé que venias a darme tu dinero del almuerzo, tal vez así me ahorraría tener que perseguirte por toda la cafetería" comentó el otro con una cruel sonrisa, la mente de Ron hacia horas extra intentando encontrar una manera de salir del apuro, sin embargo no encontraba ninguna, "Bueno… veras… es que la economía esta maaaaaaaaaaaaal" antes de terminara la frase estaba colgando boca abajo y Bob lo sostenía por los tobillos, "Rufuuuuuus" a la velocidad del pensamiento un rápido animalillo rosa salió del bolsillo y mordió una de las manos que sujetaban a su dueño, este se derrumbo estrepitosamente al suelo mientras su agresor se agarraba la mano y maldecía en voz alta, recogió rápidamente al ratopin rasurado y salió disparado por el pasillo.

"Kim… Kim… hola" dijo el muchacho mientras se apoyaba en la taquilla de al lado de su compañera y recuperaba la respiración, por el rabillo del ojo vio como una gran sombra giro en redondo, posiblemente intentando evitar a la pelirroja. Kim miro a Ron preocupada, "Ron, ¿estás bien?" el muchacho perdió un par de segundos observándola, por su mente paso un fugaz pensamiento "Hasta cierto punto odio que se preocupe tanto por mi" el chico respiro profundamente una vez más, "eh, si, si, ¿Por qué no iba a estarlo?" la pelirroja enarco una ceja "¿entonces por qué estás aquí?" el joven se dio cuenta del día que era, viernes, la siguiente clase no la tenía con ella, entonces no debía de estar allí sino dirigiéndose a su próxima clase. "Ups, lo siento no me acordaba de que era viernes" la joven pareció asentir como si fuera normal que su amigo tuviera esos olvidos todo el tiempo, una parte de Ron pensó que si ella supiera la verdad seria otra historia, una muy distinta. "Bueno, Ron vas a llegar tarde" el joven pareció despertar, "si, es verdad, ya me voy" el joven giro sobre sí mismo para ir en dirección contraria y antes de cruzar el recodo de un pasillo, le hecho una última mirada a Kim, apreciaba cada vez que la veía porque ciertamente, cada vez, podía ser la última.

Recorría el pasillo dirigiéndose a su clase cuando empezó a sentirse mal, no era un daño físico, lo sabía, era más bien un presentimiento, "por favor no, por favor no" murmuraba para sí mismo mientras caminaba. Finalmente pasó, el reloj de su muñeca comenzó una vibración intermitente, tomo una respiración honda y se metió en el armario de la limpieza que había en el pasillo. Se apoyo en la pared del pequeño armario intentando concentrarse, cerró los ojos y por un instante deseó no tener ese reloj, que no estuviera vibrando. "Puedo dejarlo vibrar" pero mientras lo pensaba su mano se dirigió al reloj y apretó la esfera, esta se dividió en dos y comenzó a expandirse hasta que quedo una especie de pantalla ovalada. Fijo sus ojos en la pantalla a tiempo para ver como se encendía y aparecía la imagen de la doctora directora, "Ron" dijo con un breve movimiento de la cabeza, "¿Cuánto tiempo tengo?" su voz había adquirido un tono de seriedad que no era propio en él, ella dio un suspiro "puede esperar a que acabes la escuela" "quiero un informe completo para cuando llegue, tercera baldosa, delante de la puerta de mi casa" ella asintió con la cabeza y la pantalla se apagó, Ron se deslizo por la pared hasta quedar sentado en el suelo. Rufus trepo hasta el hombro de su dueño y lo miro con sus pequeños ojos llenos de temor, Ron le hecho una mirada y le sonrió, lo cogió con las manos y lo puso frente a su cara, "Vamos pequeñín, no te preocupes, sabes que no me va a pasar nada" este le hecho otra mirada todavía llena de temor e intento darle un abrazo con sus pequeñas patas.

"Imparable llegas tarde a clase" todo el mundo estaba ya en el aula cuando llegó, no le sorprendió encontrar al profesor Barkin dándola, era sin duda un profesor polivalente que podía dar toda clase de materias, desde lecciones de historia hasta matemáticas avanzadas, "yo esto… lo siento tenía una llamada urgente" el profesor lo miro como si estuviera decidiendo si era una escusa valida, "está bien Imparable, ahora, siéntate" Ron se apresuro a hacerlo. Fue una de las clases con Barkin que más corta se le hizo, sin duda era debido a lo que tenía que hacer después de esa clase, por primera vez deseo que se hiciera interminable.

Sonó el timbre que marcaba el final de la jornada escolar y Ron salió disparado hacia la taquilla de Kim. Cuando llegó, la pelirroja ya estaba allí guardando las cosas en su taquilla, el joven se acerco hasta ella y Kim alzo la mirada con una sonrisa "Un minuto y ya nos vamos, vale" el joven hizo un mueca y comenzó a frotarse la nuca "Veras, hoy no puedo, tengo que hacer unos recados para mi madre y eso" dijo mientras hacia otra mueca, odiaba mentirle pero a veces era necesario, "es más, me preguntaba si podrías cuidar de Rufus, solo será un rato, voy más tarde por tu casa a recogerlo, ¿vale?" mientras le decía esto le puso al pequeño ratopin en el hombro y le daba una gran sonrisa suplicante, Rufus no fue menos, también la miro y sonrió. "eh, claro… no veo por qué no" realmente Ron le había dejado a Rufus otras veces para que lo cuidara mientras él hacia algún trabajo, la sonrisa del muchacho se hizo más amplia si cabe, le dio un abrazo a Kim y la besó en la mejilla, "Gracias, hasta luego" dijo mientras salía corriendo por el pasillo dejando a Kim un poco desconcertada.


Ron llego a su casa, no había nadie en ella, posiblemente sus padres no llegarían hasta la noche, mejor, así no tendría que inventarse más escusas. Salió a la puerta principal y se coloco en la tercera baldosa, no se sorprendió cuando la baldosa se abrió bajo sus pies y lo trago, enviándolo bajo tierra. Irrumpió corriendo como una bala en los pasillos que formaban el cuartel general de Justicia Global, siempre se pregunto cómo era posible que una instalación de ese tamaño estuviera en el subsuelo, debajo de Middleton. Se detuvo un momento delante de una gran puerta, tomo una respiración profunda como intentando calmar su espíritu y la abrió de golpe.

Dentro la doctora directora le esperaba de pie, al lado de una mesa de juntas donde reposaba una carpeta. Ron ignoro a la directora de JG y cogió directamente la carpeta de encima de la mesa, solo entonces se giro para hablar con ella. "¿Qué ha pasado?" dijo con un tono que no admitía discusión, la mujer tomo una respiración profunda y comenzó a hablar "anoche a las 03:17 AM recibimos un informe de la desaparición de un artefacto nuclear, le seguimos la pista aunque no hizo falta, un grupo terrorista informo a las 04:00 AM de estar en posesión de la bomba, desde entonces hemos estado intentando negociar, no hemos conseguido que desistan" "¿Grupos de operaciones especiales enviados?" "a las 06:00 AM un equipo del ejercito especializado en antiterrorismo invadió la posición enemiga, al poco rato perdimos todo contacto con ellos" "¿Se sabe el posible objetivo de la bomba?" la directora tomo una profunda respiración antes de hablar "Middleton" Ron cerró los ojos durante un breve instante, sin embargo no se permitió el lujo de descentrarse "¿Planes de evacuación?" las siguientes palabras las dijo suavemente como temiendo provocar la ira de Ron "No los hay, la zona afectada sería demasiado amplia, no se puede desalojar una zona de ese tamaño en tan poco tiempo, además, cualquier intento de evacuación sembraría el pánico entre la población" Ron se pellizco con los dedos el puente de la nariz "¿Algún plan B o de reserva?" ella lo miro como si estuviera sufriendo un gran dilema interior, "Estas aquí" Ron cerró con fuerza los ojos y hecho la cabeza hacia atrás, si, estaba allí, sabía lo que eso significa, probablemente habían agotado todas las opciones antes de llamarle, sabía que en cuanto su reloj vibraba es que no había más opciones y él tendría que actuar, sin embargo aunque solo fuera por una vez le gustaría saber que había alguna otra opción aparte de él, "Puedo fallar" dijo como si fuera un hecho obvio, la doctora directora le dio una mirada que indicaba claramente que no lo creía posible, seguramente ni siquiera había contemplado esa opción, Ron dio un suspiro, "está bien, ¿Cuál es la misión?" la mujer trago saliva como si fuera a condenar a alguien a muerte (lo peor era saber que lo estaba haciendo) "Rescate y extracción de los operarios del grupo antiterrorista si es posible, desactivación e inutilización del arma nuclear y… eliminación" Ron asintió, no hacía falta que especificara lo último, lo comprendía demasiado bien. Se dio la vuelta para dirigirse hacia el hangar, la doctora directora le coloco una mano en el hombro antes de que saliera "Ron se lo difícil que es esto para ti" él no giro la cabeza para mirarla cuando respondió "No, no lo sabes, nadie puede saberlo… tengo dieciséis años… y ya he perdido la cuenta de la gente que he matado, ¿Cuántas personas pueden decir lo mismo?, no hablemos ya de saber cómo me siento" dicho esto salió de la habitación.

Abrió la primera puerta que encontró en el pasillo y se aventuro dentro, era un despacho, y por suerte estaba vacío, echó el pestillo y se apoyo contra la puerta, lentamente comenzó a deslizarse por ella hasta quedar sentado en el suelo con la cara entre las manos, los recuerdos… en las películas nunca aparecía esa parte, los recuerdos de la gente que mató siempre le atormentaban, era insufrible. Cada vez que mataba a alguien, sentía que de alguna manera estaba matándose a sí mismo, cuando mataba a alguien, no podía evitar hacerse preguntas, ¿Tendría familia? ¿Una vida aparte como él? ¿Mujer, hijos?, por la noche apenas dormía y cuando lo hacia los muertos siempre regresaban para atormentarle. Rebusco en sus bolsillos hasta encontrar una pequeña capsula roja, sin mirarla siquiera se la tragó.


Kim daba vueltas por su casa, había dejado a Rufus con los gemelos, por lo que extrañamente no estaba preocupada, estos apreciaban a la pequeña rata topo y no dejarían que le pasara nada malo, sin embargo un extraño presentimiento se colaba insistentemente en su cabeza, Ron, no sabía qué exactamente era lo que la preocupaba. Cogió el kimmunicador y llamó a Wade, el joven genio pareció materializarse en la pantalla, "Que hay Kim" esta lo miró mientras se mordía el labio inferior, "Kim" ella pareció despertar, "Wade, ¿podrías hacerme un favor?" el genio dudo un segundo "Depende de lo que sea, no pienso darte una tarjeta con fondo ilimitado para que puedas ir a comprar a Club Banana" "No, no es eso… espera un segundo ¿Podrías hacerlo?" el joven enarco una ceja "Vale, vale, lo cojo, nada de tarjetas, pero, ¿podrías decirme donde está Ron?" Wade frunció el ceño, "Kim, no me parece bien andar espiando a Ron" "por favor Wade, considéralo un favor entre amigos" el joven genio suspiro "está bien" pulsó un par de botones en uno de sus teclados y su mirada se desvió a una de sus pantallas, abrió mucho los ojos "¿Y bien?" pregunto la pelirroja, Wade la miro durante un segundo, "no puedo acceder a su chip de rastreo" la joven puso una cara de temor y preocupación y Wade la percibió al instante "he, no te preocupes, suele ocurrir" la mente del genio observo un dato para sí mismo, en un 0,0000001% de los casos, sin embargo la joven se relajo al instante "bueno Kim tengo un par de cosas que hacer, de todas formas te aviso cuando lo encuentre" dicho esto el genio corto la conexión.


El joven estaba en el sótano de su casa rodeado de sus ordenadores, la luz de estos, que era la única presente en toda la habitación le bañaba el rostro, alargo la mano y cogió su bebida, le hecho un largo trago y sintió casi al instante como la cafeína actuaba en su cuerpo. Su mirada pasaba por todas las pantallas pero no se detenía en ninguna en concreto. "Bueno Ron vamos a ver donde te has metido" movió sus agiles dedos como si los intentara despertar y los lanzo rápidamente hacia los teclados, comenzó a buscar cualquier cosa sobre Ron, realmente él nunca lo había hecho, sabía mucho de Kim y aunque Ron era su amigo nunca había explorado internet buscando algo sobre él en concreto. No paso mucho tiempo hasta que su mirada se poso en un archivo de la base de datos del pentágono, Proyecto Imparable, el titulo le llamo la atención, se preguntó si estaría relacionado, "tan solo un rápido vistazo" intento abrir el archivo, estaba protegido, no era nada extraño. Comprobó el nivel de seguridad del fichero, la palabra Máximo brillo ante sus ojos como un gran cartel de neón, en todo su tiempo en la red había visto muchos niveles de seguridad pero nunca aquel, no era nada raro encontrar ficheros con un nivel de seguridad alto o elevado pero nunca máximo, esto en concreto fue lo que activo su curiosidad. Examino la lista de personas que tenían acceso a ese archivo: el presidente y el alto mando del ejército. Los últimos ni siquiera tenían un acceso completo, solo de manera parcial. El joven genio sonrió, le intrigaba lo que había en ese archivo, por lo tanto lo abriría, comenzó a manipular códigos y a insertar virus, al cabo de unos segundos no había conseguido burlar su seguridad, eso lo frustro, podía entrar en los satélites espía de todo el mundo con los ojos cerrados y una mano atada a la espalda, sin embargo no conseguía abrir ese archivo. Reforzó el ataque, comenzó a usar trucos que nunca había utilizado, de repente las pantallas de sus ordenadores iluminaron su cara con una fuerte luz roja… y el archivo le devolvió el golpe a su sistema, inmediatamente comenzó a escuchar el sonido de los fusibles cayendo, noto el aumento de la velocidad de los ventiladores que poseían sus ordenadores, hasta pudo sentir la electricidad estática en el ambiente, por suerte su equipo sobrevivió al ataque. El joven genio estaba mudo de asombro, ahora más que nunca necesitaba ver ese archivo. Sin embargo ahora sabía que no sería tan fácil como se pensaba.


Atravesó las puertas dobles que separaban el hangar del resto de las instalaciones de Justicia Global. El techo de roca estaba plagado de lámparas que desperdigaban una luz blanca por toda la sala, una pista de despegue se extendía por el centro del hangar, al final de ella unas enormes compuertas ocultaban el enorme complejo y cerraban la entrada, a ambos lados de la pista había una gran colección de vehículos aéreos.

Ron evito los bordes de la pista y se dirigió directamente al centro de esta, un avión se preparaba para el despegue. Contemplo el avión, Justicia Global se lo había cedido para todas las operaciones que tuviera que realizar, era un avión magnifico, su forma recordaba a la punta de una lanza, no era muy grande y sin embargo tenía el tamaño necesario para albergar una bodega de carga y una cabina para dos personas, era tecnológicamente uno de los aviones más punteros del mundo, teóricamente era indetectable a cualquier tipo de radar, podía alcanzar unas velocidades increíbles y sin embargo era muy silencioso. Se dirigió a la compuerta de la bodega de carga que ya estaba abierta, a su lado le esperaba el piloto, se llamaba Charlie, era un hombre alto, fornido, debido posiblemente al estricto entrenamiento militar, era de mediana edad, colgando de su chaqueta se apreciaban perfectamente un montón de medallas, Ron no se atrevía ni a imaginar los meritos que tendría para que la doctora directora lo asignara como su piloto, en cuanto Ron entro en su campo visual se puso firme y le hizo un saludo militar, "Señor" Ron suspiro "Sargento, cuantas veces le tendré que repetir que no haga eso" inmediatamente Charlie adoptó una posición de descansen que haría enorgullecer a cualquier instructor militar, "lo siento señor" Ron lo dejo pasar, eso era lo máximo que obtendría del sargento, se acerco a él y le dio la mano, "Otra vez nos volvemos a ver, tengo que decirte que no me alegro nada de verte, al menos en estas circunstancias" a Ron le pareció ver que una sonrisa cansada cruzaba el rostro de Charlie al tiempo que dejo los formalismos "ni que lo digas" de repente pareció volver en si "señor, tenemos que irnos" Ron suspiro, desde luego, montaron rápidamente en el avión.

El sargento Charlie tomo rápidamente los mandos del avión, Ron sin embargo se quedo en la bodega de carga preparándose para la tarea que tendría que realizar en cuanto tocara tierra, noto que el avión despegaba, se tomo unos minutos para pensar, cogió y abrió la carpeta que le había pedido a la doctora directora, era información de los hombres que formaban el grupo terrorista, habían conseguido poca información, puesto que era difícil identificarlos, si otra persona en lugar de Ron hubiera leído la carpeta sin ninguna duda se le abría congelado la sangre en las venas, robos, violaciones, asesinatos a sangre fría de familias y niños. Cerro la carpeta de golpe, a pesar de todo lo que había leído no iba a ser fácil… nunca era fácil arrancar una vida.

Se dirigió a las taquillas que tenia la bodega de carga, se quito la ropa y comenzó a prepararse. Cogió unos pantalones negros de carga, una camiseta de manga larga también negra, unas botas altas militares y unos guantes reforzados. Abrió otra taquilla, cogió un pesado chaleco antibalas y se lo ajusto, le siguió un cinturón que sostenía en sus fundas seis cuchillos, se ajusto una pistolera en el muslo donde coloco rápidamente una pistola con silenciador, nunca la usaba, pero sabía perfectamente que el día que no la llevara se arrepentiría, a la altura del gemelo de su pierna derecha se coloco una funda que contenía un cuchillo más largo que los que llevaba en la cintura, no necesitaba nada más para hacer su trabajo, dos o tres veces había tenido que llevar un rifle de largo alcance, pero este no era el caso. Se miro de arriba abajo con una triste sonrisa, el tipo de ropa que llevaba ahora nunca la usaba en su vida cotidiana, era ropa ajustada para evitar en la máxima medida posible el sonido que hiciera, miro su musculatura, bien definida y marcada, siempre usaba pantalones y camisetas holgadas para evitar que se le notara, si se viera sin duda provocaría preguntas ¿por que tenía esa constitución si apenas hacia ejercicio? Esa sería sin duda una de las primeras preguntas.

Entro en la cabina, Charlie estaba en el asiento del piloto, tenía delante todos los paneles para controlar el avión, miro a Charlie durante unos segundos, podría pilotar el avión él mismo pero apreciaba la compañía del sargento, el cristal frente a Charlie dejaba ver el cielo que se desplazaba a una velocidad mareante. "Charlie, ¿Quieres que pilote yo un rato?" "no señor, no será necesario es un viaje corto" Ron asintió y se sentó en el asiento contiguo a Charlie, este no se sobresalto al ver como estaba vestido, ya lo había visto muchas veces y estaba acostumbrado.

"Señor, es hora de saltar" Ron asintió, metió la mano en un bolsillo del pantalón y sacó un pasamontañas que solo dejaba a la vista los ojos, se lo puso rápidamente y se dirigió a la salida de la cabina "Que Dios este con usted" Ron se quedo quieto un segundo, Dios no iba a estar ahí abajo, solo iba a estar el infierno, pensó para sí mismo pero no lo dijo en voz alta.

Cuando acudía a las misiones con Kim siempre decía que odiaba saltar en paracaídas, siempre le pareció una estupidez mentir y sin embargo tenía que guardar las apariencias, se coloco el paracaídas y espero mientras la rampa se abría lentamente, cuando termino de abrirse Ron saltó al vacío.

Amortiguo el impacto doblando las rodillas, se quito rápidamente el paracaídas y corrió por el medio del bosque que se extendía alrededor de la guarida terrorista, el bosque se acabo abruptamente, dando lugar a una explanada donde una verja rodeaba un edificio de cemento, se agacho detrás de un árbol y examino el terreno, al otro lado de la verja solo había un hombre vigilando el perímetro, iba vestido con un uniforme de camuflaje militar, en las manos llevaba un fusil de asalto posiblemente un M16 dedujo Ron desde la distancia, miro el resto del terreno, no había nadie más, se encogió de hombros pensando que así sería más fácil. Busco un lugar por donde saltar la verja, espero a que el centinela dirigiera la vista hacia otro lado, se agarro a la verja y en un abrir y cerrar de ojos se encontraba al otro lado, corrió hacia el centinela sin hacer ruido, estaba de espaldas a él y no se había percatado de su presencia, Ron le golpeo en la parte interior de la rodilla haciendo que cayera al suelo de rodillas, antes de que consiguiera emitir algún sonido, le agarro la cabeza y con un movimiento brusco le partió el cuello, el cuerpo del terrorista se desplomo.

Ron cerró los ojos un instante y respiro hondo, se dirigió a la puerta principal del edificio y la abrió de golpe, al otro lado de la puerta dos hombres charlaban entre sí despreocupadamente, en cuanto vieron que la puerta se abría cogieron las armas pero ya era demasiado tarde, con una velocidad increíble Ron se llevo las manos a la cintura y extrajo dos cuchillos, apenas le hizo falta apuntar, antes de que los terroristas se dieran cuenta de lo que había pasado, un cuchillo les atravesaba la garganta a cada uno, vio como los dos a la vez se llevaban las manos a la garganta intentando evitar que la sangre se les escapara, las manos se les tiñeron inmediatamente de escarlata a la vez que caían hacia atrás con un golpe sordo. Se acerco hasta ellos haciendo respiraciones acompasadas, se agacho y les retiro los cuchillos de las gargantas al tiempo que les cerraba los ojos, se quedo quieto unos segundos mientras intentaba asumir lo que había hecho, "aun queda mucho por hacer" se reprendió mentalmente, camino por los pasillos, abriendo todas las puertas con las que se topaba, al abrir una en concreto, se topo con que en el interior se amontonaban siete cuerpos dejados de cualquier manera, evito mirarles y maldijo en voz baja, saco de un bolsillo de su pantalón una radio "extracción imposible, el equipo antiterrorista está muerto" murmuro, acto seguido se la volvió a guardar, siguió caminando por el complejo hasta llegar a una puerta doble, del otro lado de la puerta se escuchaba una fuerte conversación y unas estruendosas carcajadas, desenfundo dos cuchillos y abrió rápidamente la puerta, de igual forma que los dos guardia de la puerta otros dos cayeron al suelo, atravesados por los cuchillos, el más cercano a la puerta recibió un puñetazo de Ron en la nuez que se rompió ante la fuerza ejercida, Ron se agacho rápidamente desenfundando el cuchillo de la pierna y dos más murieron cuando les corto la garganta mientras intentaban desesperadamente llegar al otro extremo de sala donde permanecían apoyadas las armas, solo uno fue lo suficientemente inteligente para comprender que los había pillado por sorpresa y no podría llegar hasta las armas sin pasar por delante de Ron, desenfundo un enorme cuchillo de caza que llevaba prendido del cinturón y se abalanzo sobre Ron, este permaneció quieto hasta el último segundo, justo cuando el otro iba a clavarle el cuchillo en la base del cráneo, se aparto con un fluido movimiento y le clavo el cuchillo en el pecho a la altura del corazón haciendo que se desplomara en el suelo, se oyó un ligero clic y acto seguido un disparo, Ron se tambaleo cuando una bala impacto en su costado, sonó otro disparo esta vez le dio en el pecho, se tiro al suelo mientras otra ráfaga atravesaba el lugar en el que antes había estado, frunció el ceño por el dolor pero no emitió ningún quejido, por suerte siempre se ponía el chaleco antibalas, y este, sin duda, le había salvado la vida, miro en la dirección de los disparos, el hombre al que le había roto la nuez estaba tumbado en el suelo con una cara rota por el dolor y sujetando en sus temblorosas manos una pistola, Ron se aproximo hasta él y sin mostrar ningún gesto de piedad le pego una patada en el cuello rompiéndoselo al instante. Se llevo las manos a donde le habían disparado y apretó suavemente, le dolía horriblemente pero comprobó aliviado que no se había roto ninguna costilla.

Miro la habitación, estaba toda llena de sangre, incluso él mismo parecía vestido de escarlata, contuvo las ganas de vomitar ante la carnicería que había realizado, al otro lado de la habitación había una puerta, era la única que le quedaba por registrar en todo el complejo, allí debían de guardar la bomba, conto con gran desagrado a los hombres que había matado y los contrasto con los informes de JG, quedaba uno, y al oír los disparos estaría alerta, se puso al lado de la puerta y la abrió suavemente, no paso nada, se atrevió a entrar, en el centro de la habitación estaba el misil que contenía la bomba y a su lado había un hombre apuntándole con una pistola, este no se parecía en nada a los otros terroristas, más bien parecía un científico, lo miraba con la boca abierta, realmente Ron no se esperaba otra cosa, estaba seguro de que su aspecto obligaría a cualquiera a mirarlo así, sin embargo el hombre no había disparado, un grave error por su parte, "Tu" dijo con el mismo tono de voz que hubiera empleado para referirse al demonio "es verdad que existes, no eres un mito" dijo con asombro, Ron le pego una patada a la pistola que salió por los aires, "Soy real" dijo Ron con un tono de tristeza antes de partirle el cuello. Se giro y observo el misil, era un modelo antiguo, no le costaría desarmarlo, abrió la carcasa, corto un cable y quito dos chips que arrojo al suelo y piso con la bota. Saco la radio del bolsillo, "Misil inutilizado, enemigo abatido, se acabo" dijo mientras cerraba los ojos con fuerza y una involuntaria lagrima se le escapaba por el rabillo del ojo.

Se recostó contra el sillón de la cabina del avión, ni siquiera se había cambiado de ropa, a pesar de que sabía que mancharía de sangre todo el avión. Se sentía cansado y enfermo por todo lo que acababa de hacer, el hecho de saber que era necesario no lo hacía más fácil. La radio pareció cobrar vida y la voz de la doctora directora salió de ella "Imparable, ha conseguido entrar" Ron emitió un gruñido "Sabias que tarde o temprano lo encontraría" Ron hecho la cabeza atrás y cerró los ojos "tendré que ir a hacerle una visita"


Wade dio un grito de triunfo que resonó en su sótano, había conseguido abrir el archivo, se le había resistido más que cualquier otro, de hecho había tenido que inutilizar casi el sistema de seguridad de medio pentágono. Ahora que lo tenía abierto, deseo no haberlo hecho, contenía informes de experimentos científicos y muchas operaciones encubiertas que acababan todas de la misma manera, en una masacre, casi se puso enfermo al leer los informes, pero por encima de todo había un nombre que esperaba no haber encontrado entre todos esos datos e informes: Ronald Adrian Imparable.

El genio no noto como la puerta del sótano se abría, estaba demasiado concentrado en las letras que brillaban en la pantalla, "Maldita sea, tengo que contarle esto a Kim" "por favor Wade, no lo hagas" nunca había sentido miedo, ni terror al escuchar esa voz, sin embargo escucharla ahora a sus espaldas fue como notar el gélido aliento de la muerte en su nuca, se giro en su silla para encararse a Ron y casi se cae de ella, Ron no había tenido tiempo para cambiarse de ropa antes de ir a casa de Wade, la ropa que debía ser negra presentaba un oscuro color carmesí, en las manos no llevaba los guantes y ahora estaban empapadas en sangre, el arsenal que había llevado para la misión todavía adornaba su cintura y sus piernas, si te fijabas bien podías apreciar los dos agujeros producidos por las balas en el chaleco antibalas. Una vez se hubo recuperado del susto el genio centró su vista en los ojos de Ron, sin embargo no encontró en ellos el brillo frio de la muerte que espera descubrir después de haber leído todos los informes sobre él, solo encontró dolor en su mirada, y sin embargo eso no le quito el miedo, trago saliva "¿Has venido a matarme?" pareció como si le hubieran pegado a Ron un puñetazo, dio un paso atrás con la cara descompuesta a la vez que levantaba las manos, la sangre de estas brilló al exponerse a la luz de las pantallas, "oh Dios, no, no, yo… solo he venido a contarte la verdad… y a explicarme" "¡A contarme la verdad y a explicarme que, que eres un asesino!" Ron cerró los ojos e hizo una mueca de dolor "Si" Wade se esperaba cualquier respuesta menos esa lo que le dejo mudo, "¿me vas a dejar hablar?" Wade asintió pesadamente con la cabeza, Ron busco por la habitación y encontró en un rincón una silla rígida, la arrastro hasta quedar enfrente a Wade y se sentó en ella, Ron respiro hondo "Lo que te voy a contar es difícil que lo comprendas pero por favor inténtalo" el joven genio volvió a asentir, Ron respiro hondo "En el campamento de verano al que fui de pequeño… el estado, el gobierno, el ejercito, no se cual de los tres fue, ni siquiera me interesa… ellos experimentaron conmigo, como resultado… aumentaron mi coeficiente intelectual (si Wade, estoy a tu nivel) soy más rápido y tengo mejores reflejos que la mayoría de la gente, mi musculatura se mantiene en perfecto estado y en forma a pesar de lo que haga (o no haga) también se me han desarrollado un poco más los sentidos, aparte de que me curo un poco más rápido y no me pongo enfermo. Sé que sonora a ciencia ficción pero lo has visto Wade, has leído lo que te estoy contando, sin embargo todo eso lo hicieron para obtener algo: un agente, un espía, un asesino si quieres, cuando descubrí lo que querían hacer era tarde, tanto para ellos como para mi, destruí una parte del complejo (el lago no fue intoxicado por el campamento científico como la gente piensa) sin embargo ellos ya tenían lo que querían… por suerte sin mi colaboración les era inútil, yo no quería trabajar con ellos, ¿para qué?, para convertirme en un asesino, no… no pensaba vivir así… eso cambio cuando apareció algo que quería proteger y yo solo no lo podría hacer con el paso del tiempo, entonces… hicimos un trato, yo me encargaba de asuntos que la mayoría de la gente no podía hacer, eso acabo derivando en la seguridad nacional y todo ese rollo, si hay un problema yo soy el último recurso Wade, y siempre se tiene que solucionar de la misma manera" Ron se detuvo un momento y se miro las manos ensangrentadas mientras una lagrima le caía por la mejilla, Wade lo comprendió al instante y a pesar de su inteligencia no puedo llegar a imaginarse lo duro que debía ser para Ron "pero ellos a cambio me ayudan con la protección, es un trato duro, probablemente esté vendiendo mi alma pero es un precio que estoy dispuesto a pagar. Merece la pena" la última frase pareció decirla para si mismo, Wade le puso una mano en el antebrazo "Te entiendo", ya estaba, no había nada más que hablar, se quedaron cayados unos minutos, al final Wade rompió el silencio "No apareces en mi radar" dijo señalando tímidamente una pantalla, Ron la miro un segundo "ah, eso" rebusco entre los bolsillos de su pantalón hasta que encontró una pastilla verde, se la trago con un único movimiento, dos segundos después la luz de localización de Ron apareció en pantalla "a partir de ahora no creo que sea necesario desactivarla" dijo con una sonrisa cansada, Wade asintió, estuvieron cayados otro rato, al final Ron se levanto y se dirigió a la puerta "espera un segundo Ron" dijo sabiendo que se iba a marchar, Ron se detuvo "¿Qué es lo que intentas proteger?, la mayoría de los informes siempre se relacionaban de alguna manera a Middleton" lo preguntó a pesar de que creía saber la respuesta, Ron sonrió cansadamente "Hay personas que odian a las celebridades de nivel mundial, un montón de gente cree que estaríamos mejor sin muchas de ellas… en Middleton hay una, que mucha gente querría ver muerta" abrió la puerta para salir y se detuvo un momento antes de cerrarla tras de sí "No le cuentes esto a nadie por favor, y Wade… gracias por entenderlo"


Había pasado por su casa a darse una ducha y obviamente a cambiarse de ropa, se sentía cansado pero de todas formas no quería dormir, en concreto quería evitar lo que vería si se dormía, se dirigió a casa de Kim, ya era de noche pero no demasiado tarde, aproximadamente serian las diez de la noche, se encontraba a unas cuantas casas de distancia cuando un reflejo entre unos arbustos llamo su atención, se dirigió sigilosamente hasta allí, un hombre mantenía la vista fija en la mirilla de un rifle que apuntaba en dirección a la casa de los Possible, Ron no necesitaba ver nada mas, le arrebato el arma y con una increíble velocidad le pego una patada en el pecho que le envió derecho al suelo, se agacho junto a él y le retuvo con una rodilla en el cuello "¿Quién te envía?" desde su incómoda posición el hombre le escupió "púdrete bufón" grueso error pensó Ron al tiempo que ponía su peso sobre la rodilla y lo ahogaba, se aparto a un lado del muerto, "¿Como ha conseguido llegar tan cerca? ¿Y ahora el hombrecillo azul contrata mercenarios para matar a Kim, se habrá cansado de perder? Estúpido Draken y su estúpido apodo, ja bufón" pensó para sí mismo, miro el cuerpo y se encogió de hombros, se lo cargo al hombro y lo tiro dentro de un contenedor, Justicia Global lo encontraría. Siguió caminando hacia la casa de los Possible.

Kim le abrió la puerta, eso era normal, lo que no era tan normal es que le diera un fuerte abrazo, Ron evito las preguntas y disfruto de la sensación, cuando se separaron Ron sabía que era el momento en el que su otro yo haría un broma "Ven chicas, una tarde sin Don Ron y ya se desesperan" Kim frunció el ceño y le pego un puñetazo en el hombro "Estúpido. ¿Vienes a por Rufus?" "Claro" "Bueno, los gemelos están jugando con él, déjalos disfrutar un rato más, ¿Te apetece ir al cine? Me han dicho que echan una película de un asesino en serie, es de las que te gustan" dijo Kim sonriendo, Ron hizo un mueca "Quizá otro día" vio como la sonrisa de Kim se extinguía "hey pero la semana pasada dijiste que querías ir a ver una estúpida, cursi, y horrible película de amor, tal vez aun haya entradas" la sonrisa de Kim regreso todavía más amplia que antes, se puso de puntillas y le dio un beso en la mejilla "Ves, por eso eres mi mejor amigo" Ron le devolvió la sonrisa "Siempre"


Nota del autor: Espero como siempre que os haya gustado, tal vez tenga segunda parte pero no prometo nada. Se agradece cualquier tipo de comentarios, tanto públicos como privados, responderé a ambos =)
Nota del autor: Como siempre si encontráis partes incoherentes, faltas de ortografía o partes que creéis que se puedan mejorar decidlo e intentare arreglarlo.

Muchas gracias por la lectura