Disclamer: Los personajes no me pertenecen le pertenecen ha Masashi Kishimoto yo solo los sin fines de lucro y solo para que pasen un agradable rato y salgan de la monotonia de sus vidas.

Aunque SasukeCubiitoDeHieloSexii-Kun no dijo lo mismo anoche cuando pasamos una de mas mejores veladas de sexo desenfrenado y mas excitantes de mi corta e inexperta vida(Hemorragia Nasal O/O)

El trama del ficc no me pertenece repito NO ME PERTENECE le pertenece ha MissJessx3 y la traducción ha Fusa, que me permitió la adaptación del ficc. Muchas Gracias nena eres la mejor espero y te guste como quedo.

Summary: Sasuke y Sakura han sido amigos desde que eran pequeños. Se mudan dentro a un apartamento juntos para la universidad. Este es su viaje a través de su primer año. Obsérvalos enamorarse del otro, un día a la vez.


While you were sleeping, I figured out everything (Mientras dormías, descifré todo)

I was constructed for you; and you were molded for me (Fui construido para ti; y tu fuiste moldeaba para mi)

Now I feel your name coursing through my veins (Ahora siento tu nombre maldiciendo por mis venas)

You shine so bright its insane (Brillas tanto que es una locura)

You put the sun to shame (Avergüenzas el sol)

If you need anything, just say the word I mean anything (Si necesitas algo, tan solo di la palabra me refiero a todo)

Rest assured if you start to dose then I'll tuck you in (Descansa tranquila si comienezas a enfermarte entonces te acurrucaré)

Plant my lips where your necklace is closed (Plantaré mis labios donde tu colgante está cerrado)

-The Spill Canvas "Lullaby"


SAKURA POV

Había pasado un poco más de un mes desde que Sasuke y yo comenzamos a salir. Karin aún era una perra e Inari era algo menos amigable cuando hablaba con él y Sasuke se encontraba allí. Sabía que tomaría algo de tiempo para que él lidiara con ello, viendo que realmente éramos solo amigos, pero se estaba demorando más de lo que esperé. Por la forma en que iban las cosas, Inari tendría mucho tiempo para acostumbrarse.

Mi relación con Sasuke tan solo mejoraba día a día. En ocasiones parecía como si estuviera soñando, porque simplemente se volvía demasiado perfecto para ser mi vida real. Tiene esa forma de hacerme sentir como la persona más especial en cualquier habitación. Realmente es la persona más asombrosa que he conocido. Creo que lo amo.

Incluso si desde el comienzo yo creía que lo amaba, sabía que nunca podría decirlo porque sería avanzar demasiado rápido. Esa es la razón por la que aún no he pasado la noche en su cama. Técnicamente, él no podría pedirme que me mude con él porque ya vivía con él. La solución al problema sería que simplemente no dormiría en su habitación todavía. Esa sería la etapa de 'mudarse juntos' para nosotros.

Esta noche, Sasuke planeó una sorpresa especial para nosotros. Si yo no estuviese consciente de cuán emocionado estaba por esta noche, me quejaría; realmente odiaba las sorpresas. Hizo que Hinata me buscara un vestido blanco, que era cómodo y formalmente casual. Alcanzaba la rodilla y me proporcionaba un gran escote. Ella también alisó mi cabello por mí, enrulándolo al final. Luego de colocarme mis chatas negras de vestir y rociarme con perfume, estaba lista para irnos… a donde sea que fuésemos.

Cuando salí al exterior de nuestro edificio encontré una media limosina esperando por mí.

"¿Es usted la Srta. Haruno?" Preguntó el pequeño conductor, abriendo la puerta por mí cuando asentí.

El interior era realmente elegante. Los asientos eran todos negros y las ventanas estaban incluso tintadas de negro también. Había un separador entre la parte trasera de la limosina y el conductor. Todo era agradable, considerando que nunca había estado en una limosina antes.

Le tomó al conductor cuarenta y cinco minutos llegar a donde fuera que nos encaminábamos. Le agradecí cuando abrió la puerta por mí. Terminamos fuera de un gran edificio beige con personas saliendo en él. Me di cuenta de que este era el Palace Theater del que Sasuke me estuvo hablando casi cada día durante las últimas dos semanas. Aparentemente, aquí era donde muchos pianistas se volvían famosos. Siempre fue uno de sus sueños poder tocar aquí. Seguí la multitud dentro del edificio, insegura de exactamente a dónde me dirigía. Cuando entré, no pude creer que este lugar fuese en verdad real.

El techo era alto, con forma de cúpula de hecho. Tenía los dibujos más hermosos y elegantes en ella, todo en oro. Algunas luces habían sido colgadas elegantemente en el lugar, su única fuente de luz. En la esquina izquierda del teatro había un balcón con una vista perfecta del escenario. Estaba demasiado ocupada memorizando cada detalle del lugar para darme cuenta de que Sasuke se acercaba hacia mí, vestido en una camisa de vestir verde y pantalones.

"Sakura." Respiró, tomando mi rostro en sus manos. Mis ojos parpadearon cerrándose cuando presionó sus labios a los míos una, dos y por una tercera vez, durando un poco más que las otras. Cuando se alejó, abrí mis ojos, solo para verlo resplandeciendo frente a mí.

"Hola." Dije en voz baja, sin querer arruinar el momento.

"Hola," respondió sonriendo. "No quise taparte los ojos porque sé que con tu fantástica gracia probablemente chocarías con cada persona en la habitación, así que simplemente voy a pedirte que no mires cuando lleguemos a la cima de las escaleras." Tomó mi mano y me condujo por un tramo de escaleras a nuestra izquierda. Cuando llegamos a la parte superior, cerré mis ojos. Protesté cuando su mano se alejó de la mía y ya no pude sentir el calor irradiando de su cuerpo.

"Puedes abrir tus ojos ahora."

Hice lo que me dijo y no pude creer lo que vi. Nos encontrábamos en el balcón, eso podía verlo por la enorme abertura a mi derecha, que tenía una cornisa para una vista pausada. Pero frente a mí estaba la atracción principal. Sasuke se encontraba de pie junto a una mesa redonda, vestida de seda rojo sangre, muy agradable a la vista. Había algunas rosas en un florero en el centro con una vela alta blanca a cada lado de este. También había una deliciosa cena de filetes de carne y ensalada estaba en dos platos frente a las sillas, llamándome.

"¿Te importaría acompañarme?" Preguntó Sasuke, sacando la silla como un gesto para que me sentara en ella.

"Por supuesto." Sonreí recordando respirar. Supongo que todo me estaba haciendo un poco débil en las rodillas, porque no llegué a la mesa antes de comenzar a caer. Él me alcanzó con una velocidad impecable antes de que golpeara el suelo. Riendo por lo bajo, me enderezó y me guió a mi asiento.

"Gracias. Esto es absolutamente increíble." Le dije.

"Podría decir lo mismo." Respondió, sus ojos penetrando los míos. Me sonrojé antes de comenzar a comer.

"¿Cómo hiciste todo esto?" Pregunté, curiosa.

"Tiré de algunas cuerdas. Todo es sobre a quién conoces. Imaginé que merecías algo especial esta noche. ¡Hemos superado nuestro primer mes de universidad! Esto, la cena, es solo parte de la sorpresa. La otra mitad viene un poco más tarde." Sonrió torcidamente.

"No sé cómo tuve tanta suerte. Eres realmente asombroso."

"Solo trato de compensar todos los años que perdimos juntos. Intenté, con toda mi habilidad, tratar de mostrarte cuánto me importas. No hay nada allí afuera que pueda transmitir completamente cuánto significas para mí. Realmente eres la persona más maravillosa que he conocido." Yo estaba casi llorando para este punto pero no quería que tuviese la impresión equivocada; nunca me gustó llorar frente a las personas.

"Sakura, yo…" Estaba a punto de decir algo pero en ese momento, un alto hombre de traje entró.

"Sr. Uchiha, lo necesitamos." Dijo en una voz áspera. Sasuke miró su reloj y sacudió su cabeza.

"Lo lamento, Sakura, regresaré pronto. ¿Qué te parece si miras el show hasta que regrese?" Caminó hasta mí, besándome brevemente antes de seguir al hombre. Terminé de comer antes de ir a la cornisa para oír a los pianistas tocar.

El pianista tocando en ese momento era un hombre. Sus dedos se movían rápidamente a lo largo de las teclas, sin embargo la melodía era un arreglo perfecto de notas. Terminó con una ovación de pie, a lo que sonrió e hizo una reverencia antes de caminar fuera del escenario. El mismo hombre que vino anteriormente a buscar a Sasuke se encontraba ahora frente a un micrófono en el escenario.

"Ahora, tenemos un joven talento prometedor aquí para tocar su pieza original. Permítanme presentarles al Sr. Sasuke Uchiha." Las personas aplaudieron y yo estaba completamente sin habla. Así que esta era la segunda parte de la sorpresa. Sí que me tenía asombrada.

Tomó asiento en el banco frente al piano y me miró. Le sonreí antes de que girara su cabeza, concentrándose en la música que estaba a punto de tocar. Cuando los dedos de deslizaron a lo largo de las teclas, reconocí la música que él tocaba la noche que lo interrumpí. Encontré mis ojos cerrándose, perdiéndose en la música. Era un dulce sonido, del tipo que casi te hacía llorar porque simplemente era perfecta. Permití que sus notas me llevaran a un hermoso lugar. En mi mente, éramos solo él y yo, despatarrados en la hierba de un encantador y pequeño claro. Las flores alrededor nuestro hacían un aroma de amor. Conforme las últimas notas se extinguieron, me encontré a mí misma aplaudiendo más fuerte que nadie en el teatro. Antes de abandonar el escenario, él se dirigió al micrófono para hablar cuando los aplausos disminuyeron.

"Gracias. Simplemente me gustaría decir que escribí esta pieza, y la dedico, a la cosa más importante de mi vida. Esta nana fue escrita para Sakura Haruno y me gustaría agradecerle, porque sin su influencia nunca lo hubiese hecho." Levantó la mirada hacia mí y guiñó antes de abandonar el escenario.

No podía creerlo. ¿Cómo podía alguien escribir algo tan hermoso, tan emocionalmente conmovedor para mí? Supongo que nunca me di cuenta de cuánto le importaba realmente. Desearía poder darle algo como eso. Algo que pudiese mostrarle cuánto significa él realmente para mí, pero no creí que fuese capaz de hacerlo. Realmente merecía mucho más que yo.

"¿Sakura?" Oí a Sasuke llamarme. Me giré para verlo de pie a unos metros de distancia. Básicamente corrí hasta él y salté a sus brazos. Me giró un par de veces antes de colocarme sobre mis pies de nuevo.

"Eso fue, ni siquiera puedo… realmente fue…" Me rendí de intentar explicar cuánto amé realmente la nana. Ataqué sus labios con fiereza para tratar mostrarle a través de mis acciones cuánto significó para mí que hiciera todo esto. Luego de algunos minutos, se alejó un poco.

"¿Tomaré eso como que te gustó?" Rió por lo bajo mientras yo asentía. "Bien, porque realmente quería que esto fuese bien. ¿Qué te parece si llevamos esto a nuestro apartamento? Se está haciendo tarde."

Tomó mi mano y bajamos al vestíbulo del teatro. La limosina en la que estuve antes esta noche esperaba afuera de las puertas pos nosotros. Me condujo hacia allí abriendo la puerta por mí. Era siempre tan caballeroso. Pasé el camino de regreso a nuestro apartamento jugando con sus dedos, que se encontraban en mi regazo. Me había acercado a su lado para que pudiese besar mis mejillas o mi frente cuando quisiera.

"Gracias por seguir la corriente esta noche tan bien. Significa mucho para mí que no causaste problemas cuando no te dije cuáles eran los planes." Me dijo Sasuke mientras caminábamos a nuestro apartamento.

"Sin problema, me divertí mucho esta noche. Fue muy dulce de tu parte planear todo esto," le dije. Él tomó mis dos manos y me arrastró al sofá.

"Lo intenté." Sonrió nervioso. "Tan solo quería planear algo para ti que quizás pudiese darte una idea acerca de exactamente cuánto significas para mí, además de las palabras. Lo que intenté decirte esta noche fueron estas dos palabras. Sakura, te amo."

No creo que nadie pudiese estar más feliz que yo en este momento. Podrías haber ganado la lotería por lo que me importaba, pero aún no hubieses estado tan feliz como lo estaba yo. Estaba abrumada por toda la noche. La cena, la nana y ahora finalmente escucharlo decir las dos palabras que esperé escuchar toda mi vida. Mi sentí eufórica, me sentí deseada. Más importante, me sentí amada.

Estaba tan shockeada ante lo que dijo que no hablé desde que me dijo que me amaba. Vi su rostro decaer y sus ojos no tenían emoción.

"Lo lamento. No sé en qué estaba pensando. No debería haberlo dicho, es solo que realmente te amo. Sé que es demasiado pronto para…"

"Shh. Dame un minuto." Coloqué un dedo en sus labios y solo lo quité cuando asintió solemnemente. "Esta noche fue… más que perfecta. Te excediste al planear algo tan romántico… y ahora me dices que me amas. Nunca me he sentido así antes. Me haces sentir tan… increíble. Es realmente difícil describir cuánto me afectas. No pienses por un minuto que no te amo. Te amo más de lo que jamás podrías imaginar."

Sus ojos se iluminaron cuando me lanzó nuevamente contra el sofá. Sus labios estuvieron en cualquier lugar que podía alcanzar. Era un circuito de besos desde mi coronilla, a mi mandíbula, desde mi cuello a mi clavícula, y arriba de nuevo. Entre besos susurraba "Te amo", lo que enviaba un escalofrío por mi columna. Yo tenía mi mano en su cabeza, enlazada con su cabello.

"Sakura."

"¿Qué?"

"Te amo."

Nunca me cansaría de escuchar eso.