Momentos robsten en tiempo real, no es un fic, son solo viñetas, algunas más largas y otras más cortas.


Reencuentro


_¿Tom?... ¿dónde están?_ revolví mi cabello con los dedos esperando la respuesta de mi amigo, él sabía que yo llegaría pero no estaba seguro de cuándo.

_Estamos en el set, ¿estás en camino?_

_Si, acabo de salir del aeropuerto y voy hacia allá, ¿Kris está cerca de ti?, no quiero que sepa que estoy en camino_ murmuré suplicante, él rió del otro lado de la línea,

_No te preocupes, no le diré nada. Kris está en su tráiler descansando, grabamos toda la mañana y los productores nos dieron un descanso, Sam, Garret y yo salimos a almorzar._ se escuchaban las voces de los chicos de fondo,

_Bien, no me tardaré… mierda! Hace calor…_

_Si, acostúmbrate, aunque será peor para nosotros, el director tienen planeado ir a Argentina la semana que viene, en medio de la nieve ¿irás?_

Recapacité un momento sobre esto, no sabía que ya la semana que viene se iría tan lejos y no estaba seguro si poder seguirla, tenía un compromiso en Los Ángeles y era algo que no podía suspender ni aplacar, pero maldición!... la iba a extrañar y solo unos días con ella en Montreal no son suficientes, siempre iba a querer más de ella. Esta escapada para verla iba a ser decisivo, deseaba proponerle algo que cambiaría o no nuestra relación y solo cruzaba los dedos para que ella í por lo idiota que parecía, nunca había estado tan desesperado por una mujer y nunca lo estaría, la amaba más de lo que alguna vez podría haber imaginado amar a alguien.

Y yo me había reído por el amor absurdo y descomunal del Edward que venía interpretando!... patético… si yo moría de amor por Kris.

_¿Robert?_ la voz divertida de Tom me sacó de mis pensamientos,

_No lo sé_ cerré los ojos fuertemente y revolví mi cabello _no sabía que se irían tan pronto_ me quejé,

_Bueno, quieren aprovechar el clima del lugar para hacer unas tomas y solo será una semana_

_Lo hablaré con Steph, aunque no creo que pueda obviar lo que ya esta agendado_ dije sabiendo de antemano lo que Steph pensaría… "tu carrera primero", "debes ser responsable con los compromisos"… "mantén tu vida privada, como lo que es"… mierda! Pero era tan difícil. _No veremos pronto Tom, casi estoy llegando al set_

Corté la llamada cuando el auto se detuvo en la entrada del set, la seguridad de la locación nos pidió las identificaciones y nos dejaron seguir al confirmar que estaba prevista nuestra llegada,

_¿Te quedaras aquí Rob? Temaré el auto para ir hasta el hotel y hacer las registraciones y dejar el equipaje_ le asentí a mi asistente y bajé cuando estacionó el auto en el parking.

_En todo caso me iré con ella cuando termine de grabar, no te preocupes_ tomé mi pequeño bolso con mi notebook y otras cosas y salimos por entre los autos que habían estacionados allí.

Mi asistente y amigo me acompañó hasta la zona de trialers y uno de los encargados de la locación nos acompañó hasta el que pertenecía a Kris,

_Llámame si necesitas algo, estaré en el hotel_ murmuró mi asistente, me despedí de él y subí las pequeñas escaleras del tráiler con mi pecho oprimido, tomé aire profundamente y golpeé la puerta suavemente, si ella estaba descansando no quería perturbarla, solo… me quedaría sentado en las escaleras de su tráiler esperando que despertara y abriera la puerta, aunque me muriera de ganas de rodearla con mis brazos y pudiera dormir con ella… con su cuerpo pegado al mío, con su calor… con ese olor que tanto había extrañado y sin el cual había estado durmiendo, aunque siempre buscaba una camiseta que ella hubiera estado usando para sentir el poco olor de ella. La casa se sentía tan vacía sin ella y a pesar de que era al fin nuestra, no habíamos podido pasar tiempo real y de calidad en ella… sus compromisos… los míos. ¡Mierda, que difícil era todo!

Revolví mi cabello inquieto y estaba por sentarme en su escalera para quemar un cigarrillo cuando la puerta se abrió, una mujer de mediana edad que no conocía me miró sorprendida,

_Rob… oh, dios… mucho gusto_ murmuró en voz baja, extendió una mano temblorosa hacia mí y sonrió nerviosamente, la tomé vacilante _soy Laura, la asistente personal de Kris aquí en Montreal, ella te estaba esperando pero no sabíamos el horario de los vuelos y…_

_¿Está ella durmiendo Laura?_ ella detuvo su perorata y me lanzó una mirada de disculpa,

_Oh… si, si ella duerme, pero pasa… yo me iré a conseguir el almuerzo ¿deseas que te traiga algo también?_ ella me dejó lugar para entrar dentro del tráiler y tomó su bolso mirándome expectante,

_Solo lo mismo que le traigas a ella_ murmuré rebuscando por el tráiler a mi amor,

_Bien, en unos momentos vengo, ponte cómodo Rob… no sabes lo impaciente que estaba por verte_ asentí vagamente y ella cerró la puerta para dejarme solo en el trialer con Kris que dormía en algún lado. Dejé mi bolso en la pequeña mesa que desbordaba de libretos y guiones y dejé mi abrigo, mi gorra y gafas oscuras en un sofá pequeño cerca de un pequeño corredor.

Caminé lentamente por ese pasillo estrecho hasta su final, donde suponía descansaba mi tesoro. Una puerta se topó en mi camino y la abrí lentamente, una suave música resonaba en la pequeña habitación blanca y poco luminosa… y la vi.

Su pequeña figura esbelta y deliciosa estaba recostada a lo largo de la cama sobre su estómago. Me paré allí, en el marco de la puerta para quemar esa imagen en mi cabeza y sonreí… llevaba puesta la ropa del personaje, una falda amplia marrón y una pequeña camisa rosa ceñida, que en la posición que dormía dejaba al descubierto su baja espalda

Hermosa…

Despacio me aproximé a ella, bajé mi mano hasta tocar su pantorrilla suave y pálida y comencé a correr mi dedo a lo largo de su pierna a medida que caminaba despacio. Rocé el hueco interno de su rodilla y la sentí estremecerse, seguí subiendo con la punta de mi dedo hasta su muslo…

Tan suave…

La oí murmurar algo inteligible entre sueños y sonreí, mi dedo continuó subiendo hasta el nacimiento de su nalga y rozó la suave tela de la orilla de sus bragas, sentí un tirón en mi entrepierna…

_Kris… mi amor_ susurré acercándome a su oído, ella respondió con un quejido de los suyos, parecido a los de Jella cuando paso mis dedos en su cuello, reí entre dientes y me acerqué aún más para rozar mis labios en el lóbulo de su oreja _Cariño… estoy aquí_ mi voz salió una octava más gruesa, mis dedos siguieron acariciando por debajo de la orilla de sus bragas.

Ella se removió entre sueños, debía estar muy cansada como para no haberse despertado al primer toque, generalmente el de sueño pesado era yo mientras que ella me despertaba saltando sobre la cama, cantando en mi oído o con tácticas más drásticas… la última vez que me despertó me encontré duro dentro de su boca.

Dios… como la amaba!

Finalmente decidí cantarle algo que hacía poco había compuesto para tocar con la guitarra, me acuclillé en el suelo a su lado y removí el cabello que caía sobre sus ojos cerrados, acerqué mi boca a su oído y le canté todo lo que mi corazón sentía…

"En mis sueños me dijiste… que yo realmente te importaba.

Entonces… tómame y nunca… nunca me dejes ir.

Te quiero, por siempre en mi vida… y más"

Y ella abrió los ojos en reconocimiento, amplios… hermosos ojos grises con esa pizca de tinte verde, asombrados y brillantes. Su pequeña boca formó una "O" y luego rompió en una amplia sonrisa…

_Hola dormilona_ murmuré sonriendo a más no poder y no la vi venir… ni supe de donde había sacado tanta fuerza, en un segundo ella tenía sus brazos alrededor de mi cuello y al siguiente sus labios en los míos… demandantes, suaves, terriblemente tentadores.

Y al fin la besé… tomado sus mejillas entre mis manos la acerqué imposiblemente a mí, para invadir su boca y degustar su lengua, gemí cuando ella enredó sus dedos en mi cabello acercándome a ella y nuestras respiraciones se agitaron mientras nuestros cuerpos despertaban al deseo…

Diablos, cómo la había extrañado!

Jadeé en su boca cuando su mano soltó mi cabello y corrió por debajo de mi remera, sus dedos apretando la piel de mi abdomen y luego acariciando con su mano mi camino feliz…

Dios! Si… feliz cómo nunca!

Y cuando su mano tocó la orilla de mis pantalones oímos la puerta del tráiler abrirse,

_No, no… maldición!_ susurró ella recargando su frente contra la mía, nuestras respiraciones agitadas se entremezclaron y sonreí levemente acariciando sus mejillas,

_Más tarde amor…_ susurré de vuelta.

La ayudé a incorporarse de la cama y sostuve su cintura mientras ella se estiraba con un bostezo largo, reí por todo… reí por tenerla al fin entre mis manos, por poder tocarla, por sus reacciones, reí por su risa, reí por oler al fin su cabello… reí por estar tan jodidamente enamorado de ella.

Si todo se hace tremendamente más fácil con ella a mi lado.

Ok... ¿qué creen que viene en la próxima viñeta?... je je... espero les haya gustado... la letra de las canciones es original de Robert amores, no es invento mío... es de él. Besotes!


Reviews?