EPÍLOGO

(Nuestro amor será leyenda)

Renesmee POV

(16 años después)

-¡Estúpido informe para las vacaciones!- dije mientras cerraba la tapa de mi laptop con más fuerza de la necesaria, haciendo que mis padres despegaran la vista del televisor del recibidor de la casa de verano de Florida.

-¿Todavía sin tema?- preguntó papá, quien tenía entre sus brazos a mi madre.

-Si- dije levantándome del sofá y caminando al sillón individual que antes era de papá, pero ahora lo había reclamado como mío. Llegué y me senté al revés. Si, al revés. Mis piernas estaban para arriba y mi cabeza estaba para abajo… ¡Si tenía que hacer eso para que me llegara un buen tema para el informe, lo haría!

-Nessie- dijo mamá aguantando la risa- No puedo creer que todavía hagas eso- dijo y no aguantó la pequeña, pero perceptible, carcajada que salió de sus labios.

-Te escuché- dije intentando no reír.

Si, desde hacía mucho tiempo hacía esto para intentar tener alguna buena idea.

Mis padres siempre reían cuando hacía esto, pero papá decía que si así se acaban mis problemas, que lo haga siempre que lo necesite.

Estaban viendo una vieja película de comedia y me quedé con ellos unos minutos viéndola, luego cambié mi vista hacia mis padres, quienes reían como si fuera la primera vez que veían esa película.

Mi papá es Edward Cullen, reconocido médico cirujano y pediatra de todo el país. Actualmente vivimos en California, pero papá quería pasar las vacaciones lo más alejado que pudiera del hospital y… ¿qué mejor idea que ir al otro lado del país?

Mamá era otra historia. Mi mamá es Isabella Swan, para efectos prácticos, Bella. Ella es una ex modelo reconocida y también una escritora exitosa. Mamá había tenido la oportunidad de viajar por los lugares más hermosos del mundo cuando apenas era una adolescente y por lo que me cuenta, lo había disfrutado muchísimo, sobre todo, cuando papá podía ir con ella.

El amor de mis padres comenzó en el instituto de Forks, lugar que visitaba todas las navidades sin falta, pues ahí viven mis abuelos.

Con un suspiro, giré sobre mi espalda y caí sobre mis pies en el suelo. Si, era algo de lo que ya no me sorprendía, papá dijo que había heredado la coordinación de mi cuerpo de su lado de la familia, pues mamá era… bueno, ella era algo torpe cuando no estaba concentrada.

-Nessie, acuérdate que tus tíos llegan en un rato, no te vayas a dormir- dijo mi papá regalándome una sonrisa.

-Claro- dije sonriendo y luego me mordí mi labio en un gesto que había heredado de mi mamá. Hacía días que quería preguntar por otra persona, pero me daba pena hacerlo con papá presente, pero sería peor si lo hacía frente al resto de mi familia.-Ehhh… ¿ma?- pregunté y mis padres giraron sus rostros de nuevo hacia mí.

-Dime Nessie- dijo mi mamá con voz cariñosa. Mamá era mi mejor amiga, a ella le contaba cada pequeño detalle de mi existencia y ella sabía por quien iba a preguntar, pero me haría decirlo frente a papá… Las madres no cambian.

Respiré profundamente antes de hablar.

-¿Vienen Jacob, Leah y… Jake? – pregunté soltando todo de un sopetón.

Papá gruñó audiblemente mientras se enfurruñaba en el sofá y mamá comenzó a reír como siempre lo hacía cuando salía el tema de la familia Black Clearwater.

-Si Nessie, ellos también vienen- dijo mamá cuando se logró calmar un poco.

-¿Pueden dejar de hablar de Jacob Black y su mini él?- gruñó papá- A la única que soporto es a Leah, porque trabajo con ella y me cae bien- agregó, aún molesto y no pude evitar la risita nerviosa que salió de mi boca.

-Ammm… yo… me voy- dije muy sonrojada mientras giraba sobre mis talones.

Corrí escaleras arriba hasta el tercer piso de la casa, donde se encontraba la habitación de mis padres y la mía.

Cerré la puerta y corrí a mi espejo de cuerpo completo. El reflejo no era algo distinto a lo que veía todos los días.

¿Soy una chica normal? Podría decir que sí, pero decir que soy una rara mezcla de los genes de mis padres me definiría mejor.

Mido lo mismo que mi mamá. 168 centímetros para ser exactos y papá dice que ya no voy a crecer más. Peso unos 52 kilos, por lo que soy de contextura delgada, pero tenía mis curvas donde debían estar y no eran exageradas, solo eran… ¿sugerentes? No sé, pero ahí estaban. Mi piel era del mismo tono pálido que el de mis padres, aunque de los tres, yo era la menos pálida, pues tengo un pasatiempo diferente al de ellos. Mi cabello era enrulado casi hasta mi cintura, siendo del mismo color cobrizo que el de mi papá. Ni marrón ni rojo, sino cobrizo. Mi nariz y mejillas estaban llenas de pequeñas pecas que hacían contraste con mi piel y mis ojos eran, definitivamente, los más extraños que había visto. Eran una mezcla entre el dorado de mi padre y el marrón de mi madre… Algo en la mitad. No eran tan claros, pero tampoco tan oscuros, eran como el chocolate con leche y cuando tenía el sol reflejado en ellos cambiaban de color. Sí, soy rara, mis ojos cambian de color, pero papá dice que eso es normal también… ¡Gracias a Dios que tengo un papá médico! Era linda, eso decían todos, pero aún me consideraba bastante normal. Conozco a mucha gente, pero tengo pocos amigos. Mis primos contaban dentro de mis amigos y también estaba él, el hijo del mejor amigo de mi madre, Jake. ¿Porqué mis rodillas tiemblan cuando pienso en él? ¿Por qué mi corazón se acelera solamente con nombrarlo?

Suspiré pesadamente y me senté en mi cama. La pared de mi cuarto estaba llena de fotografías. Mi padre tenía como pasatiempo desde que salió del instituto tomar fotos. Tenía muchas fotos de mis padres que estaban editadas y eran en blanco y negro o en tonos oscuros. Algunas estaban en colores, esas eran las que más me gustaban, pues en ellas estaban mis padres y mis tíos cuando eran adolescentes. Tenía muchas fotos de mi madre y de tía Rose de cuando fueron modelos e incluso habían algunas de mi prima Charlotte y mías como modelos para la línea de tía Alice… CH (Cullen-Hale).

Recuerdo cuando a tía Alice le dio por tener una rama de ropa juvenil en su "marca". Estaba totalmente emocionada y daba pequeños saltos de conejo mientras aplaudía. Le pidió primero a Charlotte que fuera una de sus modelos y ella aceptó encantada, pues ella quería seguir los pasos de tía Rose, lo que nunca esperé fue que mis tías, mi prima y mi propia madre me obligaran a modelar la ropa de CH… Aunque ahora no me arrepiento, pues gracias a ese trabajo puedo comprar todo lo necesario para mi pasatiempo.

Con una renovada sonrisa en mi rostro me cambié mi pijama por un cómodo bikini, me coloqué algo de protector solar en zonas importantes como mi nariz y mis hombros y bajé corriendo las escaleras.

-¿Vas a la playa?- preguntó mamá cuando pasé corriendo a la cocina.

-SI- grité con una galleta en la boca mientras caminaba de regreso al recibidor, donde mis padres recogían las películas del día.

-Acuérdate que ya vienen- dijo papá mientras acomodaba los cojines del sofá.

-Solo serán unas olas, nada más- dije poniendo mi mejor cara de perrito triste.

-Está bien- dijo papá sonriendo y rodando sus ojos.-Deberías dejar de aprender cosas de la enana- dijo utilizando el apodo de tía Alice.

-Siempre tiene buenos concejos- dije riendo mientras corría a la puerta trasera de la casa.

Al abrirla, el viento marino me golpeó completamente, haciendo que me estremeciera y que mi cabello se despeinara un poco más de lo normal.

Tomé mi tabla Roxy favorita y me dispuse a caminar a la playa. ¡Qué bien se sentía tener el océano como patio trasero! Gracias a mi amado pasatiempo había logrado mantenerme en forma y hacer que mi piel perdiera un poco ese color pálido por uno un poco más bronceado… Lo único que nunca se bronceaba era mi cara, que en vez de broncearse, se ponía de un odioso color rojo y ardía mucho si no colocaba suficiente protector solar.

Llegué a la playa, donde muchos de los vecinos estaban tendidos en la arena o estaban surfeando en la playa…

-¡NESSIE!- gritó alguien y me giré. Corriendo con una tabla demasiado grande venía una de mis pocas amigas, Jane.

-¡Hola Jane!- dije cuando ella estuvo lo suficientemente cerca para abrazarla y hablar sin gritar- ¿Cómo estás?- pregunté realmente interesada.

-Muy bien amiga- dijo tirando su enorme tabla a la arena. Jane era pequeña, pero era guerrera… Su tabla era enorme, pero ella podía con ella.- ¿Qué tal el informe?- me preguntó arrugando su nariz.

-No muy bien, aún no he conseguido tema- dije imitando su mueca.

-Aff… estúpidos informes de vacaciones- dijo levantando sus manos al aire.

-Seeeh- dije antes de reírme.

-Bueno, cambiando de tema radicalmente- dijo de repente con una enorme sonrisa en su rostro y con sus ojos brillando de la emoción.- Adivina quién me invitó a salir- me retó.

-Fácil- le dije encogiéndome de hombros- al fin hablaste con Alec y él te invitó a salir- dije como si no me impresionara, pero en realidad no lo hacía. Alec era mi vecino de casa y era un chico agradable y estaba totalmente loco por Jane, pero ella nunca había cruzado más de 3 palabras con él.

-¡NO ES JUSTO!- gritó sonriendo- ¡LE QUITAS LA EMOCIÓN A LAS COSAS RENESMEE CARLIE CULLEN SWAN!- gritó y luego me abrazó.

-Felicitaciones, el chico te quiere- dije algo melancólica… Tengo 16 años y nunca he tenido novio… ¡Ni siquiera me han dado mi primer beso!

-Tranquila Nessie, sé que hay alguien que realmente está muy loquito por ti- dijo muy segura de ella misma.

-Eso espero- dije riendo un poco- ¿Qué esperamos que no estamos surfeando?- pregunté mientras agarraba mi tabla y Jane hacía lo mismo y corríamos al agua.

Cuando estaba en el agua me sentía libre. En el agua el surf es vida y el resto son detalles. Estando en el agua veo cada ola como diferentes oportunidades que van pasando y no quiero dejar pasar la más grande.

-Nessie me voy- me dijo Jane desde su tabla- ¡me voy a arreglar para mi cita!- dijo sonriendome.

-Claro, luego me cuentas- dije despidiéndome con mi mano mientras ella comenzaba a patalear hasta la orilla.

Cuando la perdí de vista me giré de nuevo para encontrarme con mi mejor amigo en este momento, el océano.

"Si todo fuera tan sencillo como tomar una tabla y surfear, ya hubiese escrito mi ensayo" pensé mientras comenzaba a patalear para montar una buena ola que se estaba formando detrás de mí.

Desde la cima de la ola podía ver toda la playa… Bueno, por lo menos gran parte de ésta.

Vi mi casa y una sonrisa se puso en mi rostro cuando noté que había muchas personas corriendo de ella a la playa. Mi familia había llegado y con ella, uno de mis problemas.

Terminé la ola y me devolví al lugar donde se formaban las olas más grandes. Normalmente era un lugar donde solamente los chicos u hombres esperaban las olas, pero yo había decidido que era tan buena como ellos para esperar las olas ahí. Al principio fue difícil que se acostumbraran a mi presencia, pero ahora me saludan y todo.

-Llegó Nessie- dijo el Gran Kahuna, uno de los surfistas más viejos de la zona. Había vivido toda su vida en esta playa y la conocía como la palma de su mano.

-¿Qué hay, Kahuna?- dije tratando de sonar relajada y evitando pensar en quien estaría en la playa en este preciso momento.

-Todo bien, pequeña- dijo riendo- Creo que tu tío está algo emocionado- dijo señalando la playa, donde podía ver cómo tío Emmett comenzaba a desvestirse y a correr con una de mis tablas.

-Solo espero que no la rompa- dije riendo con él mientras esperábamos que tío Emmett llegara a dónde estábamos esperándolo.

-¡SOBRINITA!- gritó mi tío cuando llegó a nosotros- ¡Estás bellísima!- dijo pasando un brazo por mis hombros, con cuidado de no tirarme de la tabla.

-Gracias Tío Emm- dije sonriéndole.

-¿Qué hay, Kahuna?- dijo mi tío de repente, haciéndonos reír a Kahuna y a mí.

-Todos los Cullen me saludan igual- dijo Kahuna riendo- Todo bien Emmett, todo bien- dijo más calmado.- Bueno queridos Cullen, me voy, el gran azul me llama- dijo antes de comenzar a patalear y agarrar una gran ola.

-Te vi desde la orilla- dijo tío Emmett de repente, haciendo que girara mi rostro hacia él. Tío Emmett era la persona más cariñosa y graciosa que había conocido.- Eres toda una experta- dijo señalando las olas que dejábamos pasar.

-Solo tengo buena suerte escogiendo- dije encogiéndome un poco de hombros.

-¿Aún no tienes tema?- preguntó sin rodeos.

-No- dije con un suspiro.

-Creo que puedes pedirle ayuda a Peter o a Charlotte, por lo que escuché ellos ya lo terminaron- dijo para ayudarme.

-Creo que eso haré- dije regalándole una sonrisa.

-¿Alguna vez te he dicho que sonríes igual que mi hermanito?- me preguntó con su rostro ladeado.

-Si tío, lo dices a cada rato- dije riendo.

-¡Rayos!- exclamó de repente.- ¡Había olvidado que tú no te sonrojas tanto como Bellie Bells!- dijo riendo.

Era algo bueno que no me sonrojara de esa manera, si no, sería realmente vergonzoso. ¡No sé cómo mamá lo soporta!

Surfeé algunas olas con mi tío y luego nos tuvimos que ir a la playa, pues tía Alice se metería al agua en cualquier momento para arrastrarnos a la orilla si fuera necesario.

-¡¿Es que no pensabas salir nunca a saludar a tu tía favorita!- gritó mi tía mientras me abrazaba.

-Hola tía Alice- dije riendo-¿Cómo van las cosas en New York?- le pregunté con una sonrisa.

-¡Ay Nessie, si te cuento!- chilló antes de contarme como iba todo con la nueva línea de ropa y de las próximas sesiones de fotos.

-¿Puedes dejar que la pequeña nos salude a todos, linda?- dijo caballerosamente tío Jasper.

-¡Oh, claro!- dijo tía Alice riendo.

-¿Cómo estás Nessie?- me preguntó tío Jasper luego de un gran abrazo.

-Buen tío, ¿y tú? ¿y Angie?- pregunté ambas cosas de una vez.

-Todo va perfectamente, sabes cómo es Alice y ahora que anda trabajando en la nueva línea, todo está algo loco.- dijo señalando a mi tía Alice mientras reía ligeramente- Angie está jugando con Rebecca- dijo y ahí mi corazón se paró.

Mi prima Angie, hija de Tía Alice y tío Jasper, tenía 12 años y era la pequeñita de la familia. Rebecca, hija de Jacob y Leah, también tenía 12 años y ellas realmente se llevaban bien, eran mejores amigas desde que se conocieron.

Si ya Rebecca estaba jugando con Angie, significaba una sola cosa… él ya estaba aquí, aunque aún no lo vea.

Saludé a tía Rose y a Charlotte, quienes ya se habían instalado en unas enormes toallas a agarrar el sol como unas tejas.

-Hola tía, hola Char- las saludé y me senté en un borde de las toallas. Acomodé mi largo cabello en una trenza floja de medio lado mientras ellas se sentaban para poder tener "la charla" de siempre.

-¿Qué tal las cosas con Andy?- le pregunté a Charlotte y ella inmediatamente se sonrojó. Una de las ventajas de estudiar con tus primos era que conocía todos sus puntos débiles, pero ellos también conocen los míos.

-Bueno, bien- dijo aún sonrojada.

-¡Vamos cariño, no nos dejes así!- dijo tía Rose en un intento de hacer que mi prima siguiera hablando, y vaya que funcionó.

Charlotte nos contó todo lo que Andy había hecho para que ella aceptara salir con él. Aunque en algunas partes tuve que fingir estar sorprendida, pues, como con Jane, Andy era un muy buen chico y me había pedido concejos para sorprender a mi prima.

De nuevo, aquí estaba yo. Escuchando cómo todos tenían sus romances mientras yo estaba enfrascada con un estúpido informe y desahogándome en las olas.

-NESSIE- gritó Charlotte moviendo sus manos frente a mi rostro, sacándome de mis pensamientos.- ¿Acaso escuchaste algo de lo que dije?- preguntó frunciendo sus cejas.

-Yo… lo siento, me perdí-dije y mi tía comenzó a reír.

-Eso es taaaaan Bella- dijo riendo- Tu mamá siempre hacía lo mismo cuando pensaba en Edward- dijo riendo aún más fuerte.

Mamá nos miraba con su rostro ladeado mientras papá trataba de no reír. Tía Rose se fue con los "adultos" y nos dejó a Charlotte y a mi solas, para "hablar"

-Ya, dime ¿Qué pasa con Jake?- preguntó una vez que tía Rose se fue.

-Sabía que esto no era solo una charla de primas- dije suspirando

-No, no lo es- dijo riendo un poco.-¿Te gusta, verdad?- preguntó sin rodeos.

-Si- dije sintiendo como me sonrojaba un poco… No tanto ni tan visible como mi mamá, pero ahí estaba el color rojo sobre mis mejillas.

-Sabes que es el mejor amigo de Peter- dijo sonriendo. Cómo olvidarlo, me gustaba el mejor amigo de mi primo.- No entiendo, Peter siempre dice que él habla de ti a cada rato, pero cuando están juntos, a los dos les da algo y ni se miran- dijo dejándome en shock.

-¿Jake habla de mi con tu hermano?- pregunté incrédula, seguramente era mentira, sí, eso debía ser.

-Si Nessie, yo misma los he escuchado… creo que tú también le gustas- dijo sonriendome –Confía en mí, siendo un año mayor que tú, se lo que digo- dijo con orgullo.

-Si claro, 17 años te dan la súper experiencia en el romance- dije en tono de burla.

-Búrlate, pero sabes que es cierto- dijo riendo.

Estuvimos un rato riendo sentadas en las toallas, hasta que las pequeñas llegaron a nuestro lado. Saludé a Angie y a Rebecca y ellas siguieron jugando a lo que sea que estuvieran jugando.

-¿Cómo están las dos chicas bellas de la playa?- preguntó mi primo mientras se sentaba a mi lado en la toalla y me abrazaba como siempre, por los hombros.

-Hola primito- dije riendo, pero mi risa cesó cuando levanté mi rostro y me encontré con la brillante sonrisa de Jake. Tuve que tragar para quitar el nudo que se hacía en mi garganta cada vez que él estaba cerca.

Conocía demasiado a mis primos, por lo que noté las miraditas que se daban y cómo Char asentía rápidamente y cómo en la cara de Peter aparecía una enorme sonrisa.

-¿Cómo estás, Nessie?- me preguntó Jake sentándose al lado de Char.

Jake era casi tan alto como mi papá. Debía medir unos 180 centímetros y estaba… musculoso. No era la primera vez que íbamos a la playa y tampoco era la primera vez que lo veía sin camisa, pero cada vez me quedaba más embobada que la anterior.

-B-bien ¿y t-tu?- dije tartamudeando. "Genial, tartamuda y sonrojada" pensé mientras desviaba mi mirada de su cuerpo a su rostro… Obviamente, disfrutando de la vista en el camino.

-Mejor ahora- dijo sonriendome mientras se sentaba junto a Charlotte.

-¿A si?- preguntó mi prima.- ¿Mejor por…?- dijo en un intento de que Jake continuara hablando.

- Porque… si- dijo riendo un poco y luego me miró y mi corazón comenzó a latir como loco.

Estuvimos hablando un rato, bueno, yo solo decía monosílabos, pero era porque me sentía extraña con Jake mirándome de esa forma.

A Jake lo conocía desde hace ya bastante tiempo, a decir verdad, desde que nací. Él era un año mayor que yo, pero al igual que mis primos, estudiábamos todos juntos.

La mamá de Jake, Leah, era la mano derecha de mi papá, Leah era una reconocida cirujana y siempre que tenía algo importante llamaba a papá para que la ayudara y viceversa, por eso, cuando papá obtuvo un cargo en el hospital de Los Ángeles, decidió mudarse y Leah hizo lo mismo, pues papá le había dejado un gran puesto en el mismo hospital. Jacob era el gerente de uno de los mejores talleres de autos que había en la ciudad, el cual por cierto, era de mi tía Rose. Talleres Hale era uno de los talleres que más tiendas tenía a lo largo del país. Tío Emmett tenía un gimnasio en Los Ángeles, el cual era el más utilizado por las estrellas, por eso, cuando quería ver a algún famoso sudando, iba a "entrenar" a su gimnasio.

-¡Chicos!- chilló tía Alice de repente y todos volteamos.-Necesito su opinión, ¿quieren hacer una fogata aquí en la noche?- preguntó emocionada. Todos nos vimos entre todos y respondimos un sí a coro.

-¿Qué me dices Nessie?- me preguntó de repente mi primo. No había escuchado nada de lo que me había dicho.

-Disculpa, no escuché- dije encogiéndome un poco de hombros.

-Jake te reta a una competencia de surf, ¿qué dices?- dijo Peter con una sonrisa.

-¿En serio?- pregunté viendo a Jake, él era uno de los mejores surfistas que había visto en mi vida y además, era la razón secreta por la que había comenzado a surfear… solo que ahora no lo hacía por él, lo hacía por mí y por lo diferente que me sentía cuando estaba sobre la tabla.

-Claro, a ver si eres tan buena como dicen- dijo levantándose… No sé si fue mi impresión o él me estaba menospreciando. Quizás fue el tono con el que lo dijo… Pero en ese momento mi corazón recibió un apretón que no fue anda agradable.

Me levanté algo desilusionada de la toalla.

-Yo también lo noté- dijo Charlotte a mi lado.- Creo que es un idiota.- agregó molesta.

-No… importa- dije con un suspiro. Mi primo tenía mi tabla entre sus manos y me miraba con una sonrisa.

-Tú puedes- dijo sonriendome mientras me entregaba la tabla. Ya era más de medio día.

-No sabes en lo que me has metido- dije mirándolo ceñuda.

-¿Te gusta él, cierto?- me preguntó sin rodeos. Genial, mi familia no tiene pelos en la lengua.

-No me gusta que me hable así- dije mirando la arena. No tenía ganas de llorar, simplemente quería golpear a alguien.

-Yo también lo noté, pero… él dice cosas así cuando está nervioso.- dijo Peter defendiendo a su amigo.

-No me importa- dije molesta.- Si tanto quiere verme surfeando, que vea tus videos- dije tirando la tabla en la arena. Ya estaba mucho más que molesta y había comenzado mi etapa de "rabieta"

-Nessie, no, por favor, nada de rabietas- dijo Peter sonriendo mientras tomaba mis hombros. Sus ojos dorados, iguales a los de tío Emmett, me miraban con cariño.- Jake está loco por verte surfeando, es más, se va a caer a penas te pares en la tabla- dijo sonriendome.

-Aff- dije molesta mientras recogía mi tabla.

Caminé por segunda vez en el día al "Gran Azul" y comencé a patalear mar adentro.

Jake estaba donde estaba el Gran Kahuna, decidí alejarme un poco de ellos, no quería hablar con él.

Jake agarró una ola "débil" y siguió flotando sobre la tabla hasta la orilla. ¿Porqué una ola así cuando las series eran 1 a 3? No lo entendía.

Conté cada ola que pasó luego de que él había hecho… nada. 1, 2, 3, esta era la buena.

Tomé la ola como siempre, lo único diferente de esta ocasión era que iba descargando mi molestia con cada truco que sacaba con la tabla. Al terminar con ella, me deslicé con una sonrisa en mi rostro. Llegué a la orilla y moví mi cabello de lado a lado, luego lo acomodé en la misma trenza y levanté mi rostro. Mis primos aplaudían y me sonreían, mi familia aplaudía y tío Emmett gritaba cosas graciosas. Jacob y Leah también me aplaudían y por último estaba Jake, quién tenía sus ojos abiertos como platos y su boca hacía una pequeña "O".

Sonreí internamente. "Toma eso, idiota" pensé mientras caminaba con una sonrisa en mis labios en dirección a Jake.

-Woah- dijo cuando estuve suficientemente cerca de él. Estaba tan cerca que tenía que levantar mi rostro para verlo y sentía su respiración en mi rostro. Por un momento pensé en lo que se sentiría besarlo, pero deseché rápidamente ese sentimiento.

-Ya sabes que lo que dicen si es verdad, no me molestes más- escupí de golpe, haciendo que la cara de Jake fuera de sorpresa por mis palabras. Sonreí abiertamente y giré sobre mis talones, caminando con mi tabla lo más alejada que podía de todo y de todos.

Llegué prácticamente al borde de la playa, donde tiré mi tabla a la arena y me senté sobre ella, a ver el mar.

¿Por qué de repente me sentía con unas ganas horrendas de llorar? ¿De verdad habrá algún chico que se interese realmente en mí? ¿Porqué le había sorprendido tanto mi reacción a Jake?

-Nessie- me llamó mi papá.

-¿Si?- dije sin despegar mi vista del agua, ya todo comenzaba a cambiar de color, pues estaba anocheciendo.

-Hija, ya vamos a entrar a la casa a arreglarnos para la loca fogata de tu tía, dijo sentándose a mi lado-¿Por qué tan callada?- preguntó papá y giré mi rostro.

-Porque no sé por qué no hay ningún chico que se interese en mí- dije molesta- porque nunca seré tan linda como Charlotte y porque no soy más interesante que las piedras en la arena, por eso- dije mirando a mi padre a los ojos, no sé cuando pensé todo eso, pero eso era lo que sentía solo por unas estúpidas palabras de un estúpido chico. "El chico que te gusta" me recordó mi conciencia.

-¿Tiene algo que ver con Jake?- preguntó papá con la mandíbula tensa

-Si… no… ¡YA NO SE!- grité histérica mientras colocaba mi frente en mis rodillas.

-Primero que nada, SÉ que hay MUCHOS chicos interesados en ti, soy tu padre, pero también fui adolescente y sé muchas cosas de la vida. Segundo, eres la niña más linda que he visto en mi vida y no permito que te compares con otras y tercero eres todo un misterio y por misterio me refiero a interesante… ¿Qué otra chica conoces que sea capaz de pasar casi tres horas sentada en la arena sobre su tabla sin moverse ni un centímetro y sin despegar su vista del agua?- preguntó mi papá con voz relajada mientras limpiaba algunas lágrimas que aún estaban en mis mejillas.- ¿Mejor?- preguntó.

-Sí, gracias- dije sonriéndole.- Mamá va a tener un ataque porque fuiste tú el que me ayudó y no ella.- dije cuando entramos a la casa… Ya varios estaban abajo y tío Emmett y tío Jasper estaban preparando la fogata… ¡y yo aún estaba en traje de baño!

-Nessie, ¿Qué haces en traje de baño todavía?- me preguntó tía Alice cuando iba subiendo las escaleras.

-Yo… acabo de llegar- dije bajando mi rostro para que no viera mis ojos hinchados.

-Bueno, tengo mucho que hacer, encima de tu cama te dejé algo exclusivo, disfrútalo- dijo antes de darme un sonoro beso en mi mejilla y salir disparada escaleras abajo.

Caminé solo un poco y me topé con ella.

-Renesmee Cullen- dijo mamá molesta-¿Me cuentas o adivino?- dijo cruzándose de brazos

-Mamá… solo estaba pensando- dije la mitad de la verdad.

-¿Por qué tiene que ayudarte tu papá cuando soy yo la que sabe TODO lo que te pasa con Jake?- preguntó aún con su posición.

-Bien- dije con un suspiro- me sentí mal por algo que me dijo y me le hablé de mala gana… me sentí fea e inútil. ¿Feliz?- dije resumiendo la historia.

-No, no estoy feliz… ¿Hay algo que pueda hacer?- preguntó mamá abrazándome.

-No, tranquila- dije devolviéndole el abrazo-pero será mejor que me cambie antes de que tía Alice venga a hacerlo ella misma- dije riendo un poco.

-Tengo el presentimiento de que todo se va a arreglar en la fogata, ya verás- dijo mamá antes de soltarme y seguir con su camino.

Llegué a mi cuarto, tomé una toalla y me metí al baño. Utilizaba productos con olor a coco, pues me encantaba oler a playa. Cuando salí de la ducha, me coloqué la crema humectante, también con olor a coco, y comencé a vestirme.

Tía Alice me había hecho un hermoso vestido blanco de tiritas. Me quedaba perfecto. Peiné mi cabello y decidí hacer una trenza suelta, otra vez. Me maquillé un poco, solo lo esencial: Polvo, mascara, delineador y lip gloss… más nada.

Bajé las escaleras y me encontré con mi primita en la mitad de ellas.

-Angie, ¿a quién esperas?- pregunté, pues supuse que ya todos deberían estar en la fogata.

- A Rebecca- dijo con una sonrisa- Ella fue con Jake a buscar algo- dijo mirándome con esos ojos de cachorrito que esconde algo…

-Listo- escuché la voz de la pequeña Rebecca en las escaleras y me giré a verla, venía de la mano de Jake.

Al verlo, mi corazón brincó en mi pecho. Llevaba unas bermudas caquis y una camisa de vestir blanca con las mangas arremangadas a los codos, iba descalzo, igual que yo.

-Que linda estás Nessie- dijo Rebecca cuando quedó al mismo nivel que Angie- ¿Verdad hermano?- preguntó la niña y vi que Jake escondía algo detrás de su espalda.

-Sí, estás hermosa Nessie-dijo Jake viéndome con cariño… Oh no, no, no no…. Mi corazón se aceleraba solo con verlo.

-Gracias- dije bajando mi rostro.

-Nessie, ¿puedes buscar los malvaviscos?- me preguntó Angie con una sonrisa.

-Claro, los alcanzo en la fogata- dije mientras comenzaba a caminar a la cocina.

-Te acompaño- dijo Jake detrás de mí. Simplemente me encogí de hombros y seguí caminando a la cocina.

Encontré los malvaviscos sobre la mesa y me giré rápidamente, chocando con el pecho de Jake.

-Lo siento- dije alejándome.

-No… yo lo siento Nessie, soy un idiota, no debí haberte hablado así- dijo Jake viéndome directamente a los ojos.- Se que suena trillado, pero realmente me pongo muy nervioso cuando estás cerca. Quiero hacer muchas cosas que te impresionen y lo que logro es alejarte… Lo siento- dijo acercándose a mí.

-Yo… ¿Porqué te pongo nervioso?- dije frunciendo mi ceño. Yo era la que se ponía nerviosa con él cerca, cómo en este momento.

-Porque… eres la chica más linda que he visto y tu realmente me… tu me… tu me gustas Nessie- dijo por fin y abrí mi boca de golpe.

No podía decir nada, estaba en estado catatónico. Creo que hasta había dejado de respirar.

-Nessie, tengo un regalo para ti- dijo y pude ver como se sonrojó un poco.- Lo compré hace tiempo, pero no sabía cómo dártelo- dijo sonriendome ligeramente.

-Gracias- dije como susurro. No estaba segura de que mi voz sonara normal en un tono adecuado. Tomé la bolsita y la abrí lentamente, de ella salió un hermoso broche para el cabello de una rosa blanca.- Está hermoso, gracias- dije regalándole una sonrisa sincera.

Con los malvaviscos en mis manos, corrí hasta el pasillo, donde había un gran espejo. Tomé el broche y lo coloqué del lado contrario al que caía la trenza, aguantando unos mechones rebeldes que no entraban en la trenza.

-Woah, está lindo. Gracias Jake- dije y me volteé a verlo. Jake se estaba mordiendo el labio inferior y su mirada recorría mi cuerpo y se paraba en mi rostro.- ¿Qué?- pregunté sonrojándome.

-Eres… perfecta- dijo sin dejar de verme.

Me había dicho que le gustaba, me había dicho que lo pongo nervioso, me había pedido que lo disculpara por hablarme así en la playa, pero… ¿Por qué todavía tengo ganas de pegarle? En realidad no sé si son ganas de golpearlo o de… ¿besarlo?...

-¡Aff!- exclamé mientras cruzaba mis brazos.

-¿Ahora que hice?- preguntó Jake con una sonrisa. Se veía tan lindo. Él creía que había hecho algo… en realidad no ha hecho nada, y eso es lo que me estresa…

-No, no, no eres tu- dije negando muchas veces con mi cabeza.

-¿No eres tú, soy yo?- preguntó mientras se acercaba a mi- ¿No crees que es una excusa algo trillada?- me preguntó con una sonrisa muy cerca de mi cuerpo, tanto que estaba atrapada entre él y el espejo.

-Nunca lo dije… no dije eso- dije incoherentemente- Jake… yo- intenté decir, pero ahora él se había agachado un poco y nuestros rostros estaban al mismo nivel.

-¿Tu, qué?- me preguntó con una sonrisa.

-Yo… quiero golpearte, quiero gritarte, quiero volver a golpearte, quiero abrazarte y golpearte de nuevo, quiero be…- intenté decir pero sus labios estaban sobre los míos callando cualquier intento de golpearlo… ¿Porqué había dicho que lo quería golpear? Ya no lo recordaba, solo sabía que le estaba devolviendo el beso como si de eso dependiera mi vida.

Las manos de Jake estaban en mi cuello y mis manos descansaban en sus brazos. Lentamente Jake rompió el beso y unió nuestras frentes mientras intentábamos recuperar nuestras respiraciones.

-¿Aún quieres golpearme?- me preguntó cuando recuperó su respiración.

-Algo- dije y para mostrar mi punto, golpeé su hombro con mi puño.

-¡Auch!- dijo bajito sin moverse de su posición.

-Te lo dije- dije riendo- Quería besarte y golpearte… Eso fue lo que me faltó- dije riendo un poco.

Estaba feliz, mi primer beso había sido con el chico que me gustaba, pues todavía era muy pronto para decir que estaba enamorada, pero aún tenía la sensación de que eso llegaría pronto…

-Me gustas mucho Nessie- dijo de repente Jake- ¿Puedo saber que sientes por mí?- me preguntó y cambió sus manos de lugar, de mi cuello fueron a mi cintura.

-Tu… también me gustas- le dije bajando mi rostro.

Una de las manos de Jake fue de mi cintura a mi barbilla, levantó mi rostro y me besó con dulzura.

-No sabes lo bien que se siente tenerte en mis brazos- dijo luego de besarme.

-Creo que me puedo acostumbrar rápidamente a estar así- dije y recosté mi cabeza en su pecho aprovechando para abrazarlo en el camino. Realmente me podría acostumbrar a estar dentro de sus brazos.

-Nessie, ¿Vamos?- me preguntó dulcemente, sin moverme de mi lugar.

-Claro, seguro están esperando los malvaviscos- dije riendo un poco.

Jake rodeó mis hombros con su brazo y caminamos a la parte trasera de la casa y salimos a la fogata, donde todos nos estaban esperando.

-AL FIN- chilló tía Alice- Pensé que tendría que entrar y presenciar una masacre- dijo riendo un poco y todos rieron con ella.

Al principio me tensé un poco, pero luego, al ver que Jake solo sonreía y apretaba más su brazo en mis hombros, me relajé y pude reír tranquila.

Mis padres me miraban con sonrisas en los rostros. Mamá con una sonrisa ganadora, de esas que me da cuando sabe que algo bueno me pasó o que estoy feliz con algo. La de papá era diferente, era una sonrisa un tanto… ¿maliciosa? Seguramente ya estaba planeando las mil y una formas de hacer de "papá preocupado por su hija" frente a Jake… ¡Oh, no! Eso sería muy gracioso…

-Bueno, Bella y Edward estaban a punto de cantaros algo- dijo tío Emmett- ¡Espero que no sea una melosada de las suyas!- exclamó y todos reímos.

Me senté en un espacio que nos hicieron mis primos Charlotte y Peter junto con Jake y esperamos a que mis padres decidieran cuál canción iban a cantar.

-¿Lista?- le preguntó papá a mamá.

-Siempre- respondió mamá con una sonrisa.

Papá tenía una guitarra entre sus manos y mamá se acercó a él, y ambos comenzaron a cantar…

Oh her eyes, her eyes

Make the stars look like they're not shining

Her hair, her hair

Falls perfectly without her trying

She's so beautiful

And I tell her every day

Yeah I know, I know

When I compliment her

She wont believe me

And its so, its so

Sad to think she don't see what I see

But every time she asks me do I look okay

I say

When I see your face

There's not a thing that I would change

Cause you're amazing

Just the way you are

And when you smile,

The whole world stops and stares for awhile

Cause girl you're amazing

Just the way you are

Her nails, her nails

I could kiss them all day if she'd let me

Her laugh, her laugh

She hates but I think its so sexy

She's so beautiful

And I tell her every day

Oh you know, you know, you know

Id never ask you to change

If perfect is what you're searching for

Then just stay the same

So don't even bother asking

If you look okay

You know I say

When I see your face

There's not a thing that I would change

Cause you're amazing

Just the way you are

And when you smile,

The whole world stops and stares for awhile

Cause girl you're amazing

Just the way you are

The way you are

The way you are

Girl you're amazing

Just the way you are

When I see your face

There's not a thing that I would change

Cause you're amazing

Just the way you are

And when you smile,

The whole world stops and stares for awhile

Cause girl you're amazing

Just the way you are

La mirada que tenían mis padres no era la misma de todos los días, era esa clase de miradas que le das a la persona que amas, a aquella por la que te levantas todos los días e intentas que se enamore más de ti… Esa era la mirada de mis padres. Una mirada… de leyenda. De esas de las que solo lees, de las que crees que no existen, pero ahí están…

Durante la canción pude ver que mis tíos tenían la misma mirada que tenían mis padres, una mirada que con solo eso, siendo una mirada, demostraba todo lo que sentían el uno por el otro… Demostraba el verdadero amor… el amor del que siempre leí en los cuentos de hadas…

Giré mi rostro y me encontré con los ojos de Jake, el me miraba de la misma manera en la que se estaban viendo mis padres. Lentamente se acercó a mi y me besó ligeramente los labios y ahí entendí todo.

Yo también tenía esa mirada, pues al fin había encontrado al chico que me hacía sentir completa, que me hacía sentir feliz… ¿Quién diría que sería Jake el que me haría entender eso?... Luego de unos segundos comprendí lo que había estado frente a mí todas las vacaciones…

¡Había encontrado el tema para mi informe de vacaciones! Escribiría acerca de los amores de leyenda, de aquellos amores que creemos que solo existen en los libros, pero que en la vida real también existen, pues yo lo había tenido frente a mi nariz toda mi vida… Un amor como el que se profesaban mis padres no era simplemente un amor… era Un amor de leyenda y era algo que yo también quería para mi… ¿Quién sabe? Quizás mi relación con Jake apenas estaba empezando, pero… ¿quién puede negar que Nuestro Amor Será Leyenda en un futuro? Tal vez eso era lo que esperaba, pero por ahora solo me preocupaba en comenzar bien con Jake, él era mi primer novio… ¡Y no iba a dejar que mi papá lo espantara!

FIN :D


CANCIÓN: Just the way you are / Bruno Mars... Es muuuy buena, pienso que describe todo lo que Edward piensa de Bella :) Lo se, soy una loca romántica, pero así me leen y me quieren xD


Holaaaa :D

¿Qué tal mi Nessie POV? Era algo que tenía planeado desde el principio…

Bueno mi querida gente, aquí acaba NUESTRO AMOR SERÁ LEYENDA.

Quiero agradecer todo el apoyo que recibí con esta locura mía :D Muchísimas gracias a las que se preocuparon por mi salud, debo decirles que ya estoy completamente recuperada y mucho más delgada xD (gracias a la dieta líquida que me tocó :C)… Muchísisisisisiiiiimas gracias a todas las que se tomaron un momentico de su tiempo para leerme y sobre todo a las que me dejaron sus comentarios a lo largo de todo el fic :D Espero recibir sus reviews en este Epilogo (si se le puede llamar así al capítulo más largo que he escrito, fueron 24 pags en word xD).

Se que ya lo he dicho muchísimo, pero gracias!

Tengo las mejores lectoras del mundooo :D Así si dan ganas de escribir…

Gracias por creer (Y POR HACERME CREER) que tengo talento escribiendo.

Gracias por comentar mis locuras.

Gracias por sus increíbles sugerencias musicales.

Gracias por contestar cuando pedía rr :D

Gracias por seguir dejando sus rr xD

Gracias por los favoritos.

Gracias por las desveladas por mis atacasos artísticos para poder dejarles algo bueno en el fic

GRACIAS POR TODO…

Sepan que esta no es la última vez que me ven por estos lares xD… En la semana comenzaré a subir mi tercera (y última hasta el momento) historia… ARRIESGANDOME… espero que se echen una pasadita por ella cuando esté disponible por aquí, por ff :D

Nos seguiremos leyendo en el camino… Las quiero chicas, son las mejores en serio :)

AxiisDaniiela.