Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer, solo la trama me pertenece.

Hola :D, muchísimas gracias por sus reviews, alertas, favoritos.

Este cap tiene música. Pongan a cargar esta pagina http : / / www . youtube . com /watch?v=Gk1QzcS3vOc&feature=related (ya saben, sin los espacios) y cuando llegue el 1. Colóquenla. Gracias


Once años después…

Bella estaba sentada en las gradas del estadio de béisbol sonriendo divertida mientras veía a Edward preparándose para batear a la vez que le gritaba a Jacob para que lanzara una curva.

-¡Vamos a ver si eres valiente y lanzas bien por primera vez! - gritó frunciendo el ceño, aunque se veía que era todo parte del juego porque en ese momento movió las cejas engreídamente mientras Jacob sonreía por la amenaza y movía el brazo para preparar el lanzamiento.

Unos segundos después la bola lanzada la recibió el cátcher, en un evidente foul y causando que Edward ganada base por bola.

-¡No importa amor! - le gritó Bella sonriendo ampliamente y aplaudiendo - ¡te tienen miedo y por eso no te lanzan la curva que querías!

Edward le guiñó el ojo divertido mientras caminaba a la primera base y Jacob se volteó hacia donde estaba y la miraba como si quisiera matarla.

-¡Deja que te agarre Bella! - gritó Jacob - yo no le tengo miedo al último Cullen de esta generación - ella negó con la cabeza y se mordió el labio para no carcajearse - se llama ¡estrategia de juego! - dicho esto se acomodó de nuevo porque venía Emmett a batear.

-Vamos a ver qué haces con tu estrategia de juego ahora - gruñó Emmett riendo y moviendo el bate como si estuviese midiendo con cuanta fuerza iba a golpear la bola.

Bella se mordió el labio y escuchó como Rose silbaba de admiración a su esposo. Demonios… estos dos no iban cambiar nunca. Volteó hacía Rose quien reía divertida contándole algo a Alice, aparentemente una anécdota entretenida porque se reían sonoramente. Tenía que enterarse de eso.

-Mamá… - Bella dejo de observar a Rose y Alice para fijarse en su pequeña bebé… ya no tan bebé aunque todavía quiera pensar en ella así. No podía creer que ya dentro de poco vaya a cumplir 12 años. Sonrió a Renesmee mientras acariciaba su cabello que con el tiempo tenía mucho más reflejos rojizos de los de Bella y frunció el ceño al ver como lucía contrariada.

-Dime Reness… ¿Qué pasa? – sus ojos verdes brillaron y su piel pálida se tornó un poco rosada. Todavía se asombraba de lo grande y hermosa que era, además que es una buena chica. Uno pensaría que sería la niña más malcriada del mundo sobre todo porque Edward la trata como una princesa, además de sus abuelos y de ella misma, pero no lo es, por lo menos no más que los demás. Ha influenciado el hecho de que ellos la han enseñado a valorar lo que tiene, y a realizar pequeños trabajos para ganarse las cosas.

-Quiero jugar – dijo arrugando la cara y haciendo un pequeño mohín. Volteó a ver a Jared que estaba sentado en la primera grada viéndose completamente frustrado - ¡y él también quiere! – terminó señalándolo.

Bella suspiró y observó como Emmett en ese momento bateaba la bola hasta hacer un home run y si le quedaba alguna duda los alaridos de Alice y Rose a un lado evidenciaban que le había tapado la boca a Jacob. Sonrió divertida al ver como Edward y Emmett hacían una especie de baile de la victoria corriendo por toda las bases hasta llegar al home.

Eran unos niños.

-Son unos niños - confirmó Leah que le traía una limonada y se sentaba a su lado. El comentario hizo que las cuatro rieran y Renesmee las observara frustrada - ¡Jacob por Dios es un juego! - gritó al ver como él había tirado el guante pateando el suelo y despotricando contra Seth que era su right field.

-Mamá… - insistió Renesmee mirando a Bella y bajando la cabeza en señal clara de frustración.

Bella la entendía. Habían ido allí para que Jared practicara, porque Jacob y Edward le iban a enseñar unas técnicas y cuando llegaron estaba toda la banda reunida. El estadio en vez de una hora lo iban a tener todo el día y Esme había planeado una especie de picnic en el parque que quedaba al lado del estadio alquilando un puesto de panes, hamburguesas y demás comida festiva para pasar todo el día en familia.

El supuesto entrenamiento se había vuelto un combate entre los hombres del grupo, renegando al pobre Jared por tener solo 14 años y las mujeres solo veían divertidas como ellos se querían matar unos a otros.

-¡Edward! - gritó Bella haciendo que él la viera inmediatamente.

Él sonrió ampliamente como muestra que la escuchaba, luego entrecerró los ojos al ver que lo esperaba y salió corriendo hacia las gradas donde estaba sentada.

Llegó a su lado y la encerró entre sus brazos colocando las manos en la grada superior - ¿Me llamaba usted Reina de la semana?

Bella rió divertida mientras asentía. Ya tenían dos semanas en ese plan, él fue el Rey por una semana y ella la siguiente. Esos eran los juegos que tenían previo a su aniversario.

-Su hija quiere jugar pequeño caballero - observó como Renesmee rodaba los ojos y besó la nariz de Edward - ese era el motivo por el que estábamos aquí, así que creo que tienen que cumplir con su obligación.

Edward besó su frente, se levantó mirando a su hija con una gran sonrisa y antes que ella pudiera evitarlo la cargó por el hombro - ¡No papá! - grito horrorizada mientras veía a los lados sonrojada y observaba como Jared se reía divertido.

-Vamos princesa - dijo Edward bajando uno a uno los peldaños hasta llegar donde estaba Jared y tomarlo por la nuca para que lo siguiera.

-Puedes ir también Esmerald - le dijo Rose a su hija de 9 años de edad. La niña sonrió divertida y salió corriendo cuando vio que Emmett empezó a correr por las gradas para buscarla. Unos segundos después la agarro y haciéndole cosquillas la llevo al campo.

Esmerald fue una adorable sorpresa. Rose estaba embarazada en el cumpleaños de Anne aunque no había dicho nada a nadie. Eso emociono mucho a Bella ya que siempre habían deseado tener hijos de edades cercanas.

El más pequeño era Aaron, el hijo de Jasper y Alice que tenía 8 años y que ahora estaba siendo acompañado por su padre al estadio para hacer una especie de juego infantil.

Nada más faltaban Anne y George, pero ya Bree y Diego habían ido un mes atrás, así que no era factible que estuvieran.

Bueno… también faltaría Jamie, que es el hijo de James con Gianna. Pero solo tiene cinco años así que es muy pequeño para ese evento. Todavía no puede creer que James sea padre. Él había estado en una relación con Gianna por más de cinco años hasta que ella se cansó y lo dejo ya que él no quería comprometerse. Lo cual fue muy triste ya que ella era muy buena para James y él la adoraba. Pero no se comprometía, habían vivido juntos pero ella quería más y él no deseaba dárselo.

Dos años atrás James la encontró en un pueblo con un hermoso niño rubio y con los ojos celeste de su padre de tres años de edad. Él no podía creerlo. Tenía un hijo y la mujer no se había dignado a informarle algo sobre su recién estrenada paternidad. Bella aún recuerda los gritos que escuchó del auricular cuando llamó a Edward para contarle la noticia y pedirle consejos... ellos nunca abandonaron su extraña amistad.

Según James, Gianna le había dicho que no iba a estar más con un hombre con una fobia al compromiso y no iba a hacer que su hijo pasara por lo mismo, le había dicho que ella sabía que a él no le gustaban mucho los niños y siendo sincera, nunca hubiese pensado que él quería tener un hijo. Eso es hasta que James vio a Jamie por primera vez. Gianna no tuvo ninguna oportunidad. Cuatro meses después él los tenía viviendo en su casa y un año atrás por fin se habían casado.

Ya era hora, que dejara de ser un idiota y se casara con ella…

Ahora vivían en Europa y los veía varias veces al año. Tenía que decirle a Edward que había llamado el día anterior para planear sobre un futuro viaje a su casa…

En ese momento Jared bateo un cuadrangular y volvió a la realidad cuando sintió como Leah saltaba de su asiento - ¡Mira mi pequeño! ¡Como batea! El entrenador está muy entusiasmado con él... – empezó a relatar completamente exaltada - dice que puede entrar en la liga e inclusive llegar a ser profesional, aunque Jacob no está de acuerdo, quiere que se encargue de aprender sobre su legado… - dijo rodando los ojos y Bella sonrió comprensivamente. Edward también decía lo mismo de Renesmee pero ella quería que primero viviera. Todavía faltaban muchos años para que ellos cedieran el control de Swan & Cullen Enterprise a su hija.

-Es un gran chico – le contestó a Leah mientras veía como Jacob lo felicitaba y volvía a su puesto para lanzarle otra pelota.

Leah le sonrió ampliamente y aplaudió cuando volvió a batear – Yo lo adoro... – dijo con la mirada brillante.

Bella asintió y observo a Jared. Él había llegado a la vida de Leah y Jacob en unas circunstancias muy tristes. Un año después de su boda, su prima Emily murió en un accidente de tránsito junto con su esposo Paul y como había dejado a Leah como la tutora en caso de perecer los dos progenitores ella quedo como tutora de Jared.

Los padres de Paul pelearon esa decisión ya que querían su nieto, pero eran los últimos deseos de Emily y Paul, estaban abalado por el registrador lo cual lo hacía completamente legal, por lo que no pudieron impugnarlos.

Jared tenía tres años cuando entró a la casa de Jacob y Leah y era un niño precioso. Tenía la piel característica de los indios americanos, un bronceado claro, y se veía que iba a ser muy alto. Pero su signo distintivo era sus ojos. Nunca había visto ese color antes, de un miel tan claro que parecía un panal. Al parecer la tatarabuela de Paul tenía el mismo color.

Un año después lo adoptaron formalmente. Jared visitaba a sus abuelos paternos y recordaba a sus padres biológicos, por lo menos las fotos que Leah le mostraba y los videos que los abuelos le entregaban. Pero para él sus padres eran Leah y Jacob. Desde los 5 años los llamaba así y se veía que los adoraba.

Era un chico modelo. Lo cual es mucho decir por la desgracia que sufrió su vida. Es buen estudiante, deportista y su hija lo adoraba, ese punto era preocupante, por lo menos para ella, que conocía esa mirada de muchos años atrás.

Alejó esos pensamientos ya que tal vez se esté alarmando por nada y tomó fuertemente la mano de Leah - Nada más tienes que verlo para saber que él también lo hace… tienes una gran familia Leah Black.

Leah la observo divertida y la abrazo - Tú también, Renesmee es tan hermosa y una buena chica… aunque es muy malvada, ¿sabes lo que le hizo a Jared ayer?

-¿Qué? - preguntó Bella mientras observaba a su hija carcajeándose por algo que le había dicho Esmerald. Sabía que era una traviesa. La peor de ese grupo. Siempre estaba haciendo bromas pesadas o torturando a los pobres niños y a algunos adultos también.

-Tomó todas sus estampillas de beisbol y se las escondió. Compró unas cuantas o las tenía guardada, no lo sé, lo que sí sé es que las tiró en la grama rotas y algunas las mordió como si lo hubiese hecho pulgas - Bella abrió los ojos aterrorizada al pensar en el futuro del pobre perro. Jared idolatraba esas estampillas. Lo sabe porque Edward y él las coleccionaban con igual ahínco.

-¿Qué? – preguntó asombrada. No podía creer que Renesmee había hecho algo así.

Leah asintió – Jared me llamó gritando por lo que había hecho el perro… iba a matar a pulgas, casi llora… - negó con la cabeza frunciendo el ceño.

-¿Cómo se dieron cuenta que fue mi inocente ángel? -preguntó mordiéndose el labio para no reír. En ese momento podía divertirse. Después la regañaría.

-Porque estaba escondida en el armario y cuando se dio cuenta que Jared iba a llorar salió de allí y lo abrazó fuertemente diciendo que había sido ella, que no quería hacerlo sufrir, que era una broma y le devolvió las estampillas… yo me fui en ese momento porque llamaron por teléfono.

Bella asintió reflexivamente - Pequeño demonio… creo que lo peor que pudiste hacer es ser mi vecina.

Leah sonrió ampliamente y negó con la cabeza - Después de todo lo que le costó a Jacob pasar todos sus negocios a California… espero que no te escuche, creo que te mata si piensa que no te gusta que este tan cerca de ti.

Bella rió y vio en el campo como Edward y Jacob le daban trucos y colocaban a los chicos en posiciones. Renesmee quedo de cátcher, Esmerald en primera base, Aaron en segunda y habían puesto a Emmett en tercera… si, muy acorde a la edad.

Leah sonrió y se levantó para unirse al juego. Lo cual fue secundado por casi todos. Bella iba a acompañarlos pero su padre se sentó al lado por lo que decidió esperar un rato y apoyó la cabeza en su hombro mientras le acariciaba un brazo - Gracias por esta sorpresa - dijo distraídamente mientras sonreía al ver a Esme como árbitro, generalmente Rosalie hacía un mejor trabajo en ese puesto.

-Mi nieta iba a jugar beisbol, tenía que presenciarlo - dijo orgulloso. Entre todos los que malcriaban a Renesmee Charlie Swan era el peor de todos.

-¿Cómo estás? – preguntó mirándolo fijamente.

-Perfectamente - dijo Charlie sonriendo - deja de preocuparte por tu viejo que todo en mi está bien.

Bella asintió y lo abrazó muy fuerte. Su padre… lo amaba con locura y deseaba que estuviera de verdad bien.

Todavía le preocupaba, sobre todo porque era un terco e idiota. No importa cuánto insistió él nunca volvió con Lauren, aunque si es sincera no cree que ella quisiera volver con su padre tampoco. Victoria fue una sombra que nunca los abandono.

Después de la muerte de Victoria Lauren se fue lejos, por mucho tiempo, a veces regresaba a Estados Unidos y se veía con Charlie, pero estableció su residencia en París.

Nunca se divorció de su padre ni él hizo esfuerzo alguno por terminar el matrimonio. Era la relación más extraña que ella había visto en su vida. Pero cinco años atrás Lauren enfermo de cáncer y se comunicó con su padre para informárselo. Él hizo que ella regresara a California y la cuidó hasta el final. No importa cuánto Lauren trato de evitarlo siempre tuvo a su padre en ese tiempo ya que era su responsabilidad, como él se lo había confesado a Bella una noche.

Hacía tres años que Lauren había muerto. Ese fue un triste día para la familia Swan y desde ese momento deseaba que su padre se recuperara y estuviese tranquilo. Aunque tenía meses viéndolo mucho mejor, hasta feliz, pero ella no iba a abandonar la manía de preocuparse, no hasta que supiera que todo estaba bien.

-Allí esta Sue – dijo Charlie con voz emocionada, se volteó hacía Bella, le sonrió pícaramente y besó su mejilla levantándose del asiento - creía que no iba a poder venir.

Bella los observó a ambos frunciendo el ceño. Sue lo observaba sonriendo y Charlie le respondió el saludo tranquilamente - ¿Otra responsabilidad? – se encontró preguntando al ver a la madre de Leah y Seth y la mirada que intercambiaban antes.

Harry había muerto ocho años atrás de un infarto. Fue un fuerte golpe para la familia Clearwater y una de las razones por las que Leah, Jacob y Jared se instalaron en California.

Charlie negó con la cabeza - Llamémoslo mejor una muy buena compañía – anunció mientras salía caminando para encontrarse con Sue y Bella sonrió al observarlos.

Tal vez no tenga nada de qué preocuparse con respecto a esos dos.

-¡Bella! – ella volteó hacía el campo de juego y observo a Edward - ¡ven! Te tocó el puesto de campo corto – ella asintió y salió corriendo hacia ellos para jugar beisbol, y en la mejor posición, era una donde no corría y estaba protegida por Edward que se auto asigno como Left field. A fin de cuenta a eso habían ido, a jugar entre familia.

Varias horas después, cuando se cansaron de jugar, se dirigieron al parque para comer encontrándose todo arreglado tipo camping.

Comieron en familia, bromeando divertidos, hasta hacer una especie de guerra de comidas que no llego a mayores ya que Charlie y Carlisle gritaron que se detuvieran, ya que estaban en un parque llenos de hormigas por lo que se controlaron.

Bella se carcajeó todo el tiempo mientras jugaba con Edward, o escuchaba chistes malos de Renesmee o Emmett.

Cuando empezó a atardecer cada pareja se separó por todo el parque, como si lo hubiesen planeado, a pasar tiempo en privado.

Edward alistó una pequeña manta debajo de un árbol de naranjos y la llevó de la mano haciendo que se acostara para acompañarla a ella de medio lado - ¿Tiene otro deseo la reina de la semana?

Bella rió mientras negaba con la cabeza - ¿Cómo se te ocurrió esa idea? – preguntó mientras acariciaba su mejilla.

Edward cerró los ojos, movió la cara hasta tocar su mano y beso cada uno de sus dedos. Era emocionante como después de doce años de matrimonio, casi trece, todavía se amaran con igual de fuerza que antes - Es divertido… y la única forma que me consientas - dijo apesadumbrado y ella entrecerró los ojos acusadoramente - me siento… desplazado - dijo con voz triste - entre el trabajo y Renesmee… sé que me ignoras - dijo haciendo como si llorara y unos segundos después se tiró a la grama carcajeándose divertido.

-Imbécil… - dijo Bella riendo mientras se apoyaba en su pecho y acariciaba su estómago. Observó a los chicos jugando y se mordió el labio al ver como Jared le susurraba algo a Renesmee al odio y ella se sonrojaba como un tomate.

Oh si… en eso había salido a su madre.

-Míralos - murmuró Bella todavía apoyada en su pecho, y bajo a su estómago para que él observara bien la escena.

-¿Qué…? - se detuvo y ella escucho un medio gruñido que salía de su pecho - no quiero… - declaro dejándose caer en el suelo de nuevo.

Bella rió divertida y se volteó para observarlo a la vez que delineaba su mandíbula con un dedo - ¿No quieres que tu hija crezca o que este tan apegada a su amigo de la infancia?

Edward frunció el ceño y los volvió a ver consternado - ¿De qué demonios hablas? - pregunto urgido y con toda su pose de padre protector y celoso… adorable y completamente molestoso.

Bella levantó las cejas confundida - Pensé que hablabas de Renesmee y Jared.

-No - dijo consternado - hablo de que no quiero que acabe este día… ¿Renesmee y Jared? - los miro por unos segundos y negó con la cabeza - son amigos Bella… no creo… ¿tú crees…?

Bella lo besó suavemente tratando de alejar esos pensamientos, no deseaba que se preocupara por cosas que puede que no pasaran, que estaban en su cabeza, - Tienes razón… yo estoy loca - dijo como disculpa y lo beso de nuevo, delineando sus labios y acariciando su cabello.

-Ahhh ¡mamá! - gritó Renesmee y Bella rompió el beso para sentarse y verla asustada - ¿podrían… controlarse? – dijo indignada y ella frunció el ceño aunque se sentía completamente divertida. Edward acarició su cintura y ambos vieron como su hija salía caminando a la parte más apartada del parque con Jared quien la abrazaba por los hombros.

Unos segundos después ninguno de los dos se pudo controlar más y empezaron a carcajearse a la vez que escuchaban a los demás hacerlo - Dios santo… tenemos una pre adolescente en casa – declaró horrorizada cuando pudo hablar.

Edward se apoyó de un codo y la beso suavemente - Tendremos que prepararnos ya que no es nada fácil…

-Nada fácil – declaró Jacob guiñando un ojo – te lo digo por experiencia – en ese momento intercambiaron una mirada Jacob y Edward y él se levantó ofreciendo su mano para que ella lo imitara – Es hora de irnos… - le guiño un ojo y Bella lo observo confundida, pensaba que estaban disfrutando en ese sitio – confía en mí.

Ella asintió y se levantó para acomodar todo e irse a casa.

Dos horas después todos los chicos se habían quedado con dos niñeras en una pijamada en la casa de Jacob, que era la más grande. Bella estaba sentada en el asiento de copiloto del carro completamente ansiosa - Dime a donde vamos - le rogo divertida mientras acomodaba un vestido azul rey amarrado en el cuello y con la espalda descubierta que había comprado y que Edward le había dicho que era acorde a la ocasión.

Le había gustado porque la falda tres cuartos era pavorosa y cuando giraba daba vueltas como si fuera una bailarina.

-Paciencia pequeña – le guiñó el ojo y besó su mano mientras seguía manejando a un sitio desconocido. Bella sintió el vació que sentía cada vez que iba a un sitio nuevo pero lo alejó como hacía desde años atrás, esa era una de las únicas secuelas que le quedaron de todo aquel episodio, pero la superaba rápidamente, sobre todo porque estaba con Edward.

Diez minutos después llegaron a otra especie de parque y Bella lo observó confundida - ¿Qué…? - preguntó dudosa.

-Ya lo verás – prometió mientras se bajaba del auto. Ella lo observó rodear el vehículo y sonrió mientras detallaba su conjunto de pantalón negro y camisa blanca con rayas azules suelta con los dos primeros botones abiertos. Demonios… era ilegal que se siguiera viendo tan bien… y que ella después de tantos años todavía quedara asombrada de que fuera tan hermoso y tan de ella. Él abrió su puerta y le tendió la mano caballerosamente.

Bella le dio su mano y salió del vehículo - ¿A dónde me trajo Señor Cullen?

Edward pasó una mano por su espalda y tendió la otra para que ella la envolviera como si fuera una escena de época. Ella volteo y observo a los chicos llegando en ese momento.

Era gracioso ver en Rose, Leah y Alice con una expresión de confusión y ansias al igual que la de ella.

En ese momento se dio cuenta que Sue y Esme sabían, por lo menos lo presumía por la forma en como sonreían ampliamente y agarraban la mano de su pareja con expectativa.

Caminaron dentro de unas puertas de metal y cuando Bella descubrió donde estaba quedó paralizada y observo todo asombrada.

-Oh Dios… - murmuro al ver el cine antiguo y los puestos con mantas y linternas en la grama- tenía mucho tiempo sin venir aquí…

Edward asintió y la guio a su puesto. Ya habína muchas parejas sentadas esperando que empezara la película y Bella lo miró todo maravillada. Era como si el tiempo no hubiera pasado. Incluso estaba el mismo árbol que se notaba en la distancia donde ellos dos se habían escondido tantos años atrás.

-¿Recuerdas? - preguntó en un murmullo y Edward asintió tomando su mano - cuando teníamos ocho años…

-Mis padres nos trajeron y fue la primera vez que bailamos juntos - contestó Edward sonriendo y Bella sintió que se le humedecían los ojos.

-Te pise tanto esa noche… - recordó consternada. Estaban viendo una película antigua de blanco y negro y ellos estaban aburridos. Empezó a cantar Frank Sinatra y él le susurró en su oído que lo acompañara. Llegaron detrás del árbol y la tomó por la cintura, diciendo que quería probar algo. Empezaron a bailar imitando los pasos de los actores y ella carecía de todo equilibrio o sincronización. Cree que Edward no lloró esa noche porque era fuerte pero debió hacerlo sangrar.

Él subió su mano y la beso - El mejor baile de mi vida.

-¿Si? - preguntó ella mirándolo asombrada - ¿por eso fue que le dijiste a tu madre que le exigiera al mío que me dieran lecciones de baile? - negó con la cabeza y sonrió cuando él beso su nariz.

-Yo no dije nada de eso… mi madre vio mis pies inflamados y solo respondí a sus preguntas - se defendió indignado.

Bella se carcajeo y beso sus labios - Mi querido Imbécil… ¿qué vamos a ver? - preguntó como una niña emocionada mientras veía como todos se acomodaban.

-Tu favorita…

Ella se sentó en la manta junto a él y sonrió ampliamente cuando empezó la película. Se apretó más fuerte a él al ver que iniciaba el Diario de una pasión - ¿En serio? - preguntó divertida mientras se apoyaba en su pecho.

Observó las imágenes concentrada y sonreía cuando él le susurraba en el oído los diálogos. De verdad se la había hecho ver muchas veces.

En el momento de su primera cita, cuando empezaron a caminar por las calles, Edward se levantó y ella lo observó confundida - ¿Quieres bailar conmigo?

Bella frunció el ceño – Claro… - dijo confundida.

Él tendió su mano y ella sintió que se le humedecían los ojos a la vez que comprendía lo que él quería hacer - ¿Ahora? – dijo sonriendo y él asintió.

Ella se levantó y le entregó su mano – No deberíamos bailar en el medio de la película.

-"No debemos bailar en el medio de la película" – repitió burlonamente.

1.

Ella rió y escuchó como empezaba la canción – Que bueno que si tenemos música – él sonrió y ella suspiro. Siempre iba a ser su romántico empedernido así a veces la vuelva loca con su terquedad y sobre protección.

Edward le dio una pequeña vuelta y la tomó de la cadera apoyando su mano en su brazo, y ella lo rodeó hasta su hombro. Él tomó su mano y empezó a bailar lentamente.

-Me encanta esta canción – susurró Bella mientras apoyaba su cabeza en su hombro y se dejaba llevar por él. Observó los lados y sonrió al ver otras parejas hacer exactamente lo mismo y volvió a su puesto en su hombro mientras se movían al ritmo de la música.

Bella acarició su cabello suavemente y sonrió al ver como él la dejaba caer de lado como hacían los protagonistas y después la volteaba para hacer lo mismo del otro lado. Ella cerró los ojos y dejo caer su cabeza a la vez que sentía que volaba.

Lentamente la atrajo a su cuerpo y besó su nariz. Ella lo observó fijamente y sonrió al recordar como él, muchos años atrás también la ayudo a recrear una escena de esa película - Tú - le murmuró en voz baja, recordando una pregunta que él le había hecho mucho tiempo atrás.

-¿Qué? - preguntó confundido.

Bella se mordió el labio y acarició su mejilla - No sé si recuerdas una de las primeras veces que hicimos el amor… tú me preguntaste que prefería…

Edward la observó fijamente y después asintió sonriendo a la vez que la pegaba más a su cuerpo - ¿Noah o yo? - murmuró besando su frente hasta su oreja.

-Tú… - murmuró de nuevo abrazándolo más fuerte - siempre tu… - repitió y lo piso con toda la intensión en su pie derecho causando que él riera divertido mientras negaba con la cabeza.

-¿Quisiste revivir un recuerdo? - preguntó para picarla.

-Un buen recuerdo de nuestras vidas… además no sería yo si no lo hubiese hecho y lo sabes - dijo guiñándole un ojo sonriendo y él asintió divertido.

Siguieron bailando observándose mutuamente. Él la miró intensamente por unos segundos a la vez que acariciaba su espalda, unos segundos después bajó la cabeza y la besó sin romper el baile. Rozó sus labios y mordió su labio inferior, después empezó a repartir pequeños besos desde su labio a su oído, volviéndola completamente loca, hasta que regresó al mismo punto de la boca y la besó nuevamente, pero unos segundos después la dobló hasta casi la mitad de su cuerpo y ella rompió el beso riéndose.

-Juguetón… - le regañó respirando aceleradamente.

Edward se acercó a su oído y suspiró causando que se estremeciera - Oh pequeña… Renesmee se quedara en casa de Jacob y tú eres completamente mía… ya te demostraré lo juguetón que puedo ser.

Bella abrió los ojos desmesuradamente y sonrió - Eso suena como una amenaza Señor Cullen - dijo seductoramente.

-Oh no Señora Cullen… eso es una promesa - le susurró a la vez que le daba una vuelta mientras culminaba la canción.


Hola.

¿Les gustó?

Bueno… ahora si esta historia llegó a su completo final. Espero que les haya gustado el epilogo… nos leemos en otras oportunidades. Gracias de nuevo por su apoyo, mensajes y cariño… las quiero muchísimo.

Betza

PD: Recuerden el directorio de las personas sin cuenta en fan fiction. Escríbanme su correo electrónico (con espacio ej: betzacosta gmail . com) por favor. Gracias ;)

Ginegine se quiere despedir de ustedes dándoles un regalo. Ella dice que no es fácil su trabajo de beta y tiene pruebas para demostrarlo. Quiso compartir las razones por las que de vez en cuando quería matarme. Solo una prueba para que ustedes vean que el trabajo de Beta no tiene ningún tipo de compensación – salvo leer el cap antes que todo el mundo jejeje –

Volviendo loca a la beta :S

Beth dice:

Beta, por qué te conectáis a esta hora?

Gine dice:

Porque estoy trabajando... agradece que me conecte estoy hasta el cuello, sabes es quincena y las nóminas me tienen loca… estoy muy full

Beth dice:

Mmmm… entonces…. Estas muy ocupada entonces…. Mmmm

Gine dice:

…. Qué pasó?...

Beth dice:

No… bueno… si estás muy ocupada no importa… solo quería preguntarte si recuerdas el apellido de Riley es que ni me acuerdo… y eso que acabo de ver eclipse…

Gine dice:

No me acuerdo chama… búscalo en el libro otra vez

Beth dice:

Podría hacer eso… pero estoy en un taxi, vía a la Universidad, vos sabéis el postgrado… y vos estáis allí en la computadora… solo tenéis que googlearlo allí, un segundo, es que sabéis que estoy escribiendo del Black Berry…. Búscalo ahí… yo te espero.

(Gine como una obediente y paciente beta busca en google el puto apellido de Riley)

Diez minutos después la obediente Beta va y le envía un correo a Beth

Asunto: Pa que veais que dejo de hacer mi trabajo y te paro bolas:

Texto: Riley Biers es alto y musculoso, con brillantes ojos rojos y cabello rubio. Es convertido por Victoria cuando tiene aproximadamente la edad de Bella en Eclipse. Una vez que Riley "crece" y obtiene un cierto control, ayuda a Victoria a crear un ejército de neófitos para destruir a los Cullen. Se vuelve su mano derecha confiando y enamorándose de ella. Él realiza su trabajo fielmente por amor a Victoria. Se endurece a causa de la muerte y tortura de Diego, su amigo, a quien sujeta para que Victoria lo torture y asesine de la peor manera. Por haber desconfiado de ellos y haber descubierto un mundo diferente con Bree. Finalmente, logran su cometido y desatan un combate. Edward intenta convencer a Riley de que pare la lucha y se de cuenta de la maldad de su pareja ya que no lo apoya, pero éste no entra en razón y es asesinado por Seth Clearwater con la ayuda de Edward.
En la película de Eclipse, Riley es descrito como un "guapo estudiante universitario" y es interpretado por el actor australiano Xavier Samuel.[14

Cinco minutos después. Beth dice:

Gracias beta eres lo mejor, sigue justificando tu sueldo

Otro día…

Beth dice:

¿Cómo se escribe el apellido de Emmett?

Gine dice:

Mc Carthy

Beth dice:

Gracias beta

Gine dice:

De nada… sigo trabajando…

Unos días más tarde…

Beth dice:

Chama puse a María como nueva pareja de James, pero no me pega, dime a quien puedo poner? Tú me ganas con los nombres de los personajes (Ya saben la autora utilizando la estrategia tu eres mejor que yo… tu puedes hacerlo)

Gine dice:

No se chama…

Beth dice:

¿Cómo se llama la mujer esa?...

Gine dice:

¿La mujer esa?

Beth:

Esa mujer Gine… la que quería ser vampiro…

Gine:

o.O ¿Ginette?

Beth:

No loca, tu no, en crepúsculo…

Gine:

…¿Bella?...

Beth:

¬¬ La Secretaria Gine, la que quería ser vampira, que trabaja con los volturis…

Gine:

Ahhh Gianna…

Beth:

Giaaaaannaaaaaa si… esa… me gusta ella… pero no sabes cómo luce? No recuerdo… ¿me lo puedes buscar Gine?, es que…tu eres mejor en buscar en google que yo :D

Gine

Y pensar que no me pagas… ya te la busco

Beth:

Gracias mi beta bella…

El día del esperado final…

Beth:

Beta…. Mmm, tengo una noticia que darte.

(Ginette sintió un escalofrió y palideció al ver la pantalla. Casi no contesta, pero las ganas de leer el final de SO le ganaron.

Gine:

¿Qué paso Betza?

Beth:

Chama… tú sabes que Amnesia me tenía envuelta y no he podido escribir el final de Segundas oportunidades…

Gine:

Te van a matar…

Beth:

Lo sé… pero lo escribiré… hoy publico… pero… pasare todo el día en el trabajo escribiendo, lo que pasa es que tengo un evento a las 4 de la tarde que no puedo faltar, porque es con mi jefa, y después voy a ver enredados, chama quiero ver esa película demasiado y ya compre las entradas y es en 3D vos sabéis…

Gine (sintió miedo y respiró hondo)

¿Qué es lo que no me estás diciendo Beth? Te acuerdas que te prohibí comer patacones porque te ponen maquiavélica?

Beth:

No, no he comido patacones desde que Victoria secuestro a Bella… esta bien… aquí va… escribiré el cap, iré al evento, al cine y llegaré a las 11 de la noche, allí terminare el cap… ¿será que me lo puedes revisar a las 12 o 1 de la mañana para publicarlo?

Gine:

o.O Chama al otro día trabajo…

Beth:

Beta…. Te necesito

Gine (todo sea por leer el cap)

Está bien, yo te espero.

(Ese día me acosté a las 3 de la mañana…. al día siguiente no me conecté al Messenger, necesitaba reposo)

TE QUIERO MI BETA BELLA!

Muchas gracias por todo. Si les gustó o no dejen review.