Loonatics Unleashed no me pertenece, y esto es un universo alterno. Basado en el manga Eyeshield 21.

...

Capitulo 1

...

Era el primer día de clases en la preparatoria Acme High, y Rip Runner estaba muy nervioso. Decidió que ese día iba a tratar de causar una buena impresión para hacer amigos, y no dejarse intimidar por bravucones… si era posible.

El correcaminos suspiro con pena, aún no podía creer que terminaría usando un uniforme dos talles más grande que él, solo porque lo había heredado de su hermano mayor Rev. Su madre le insistió que crecería rápido, pero realmente en sus 15 años su altura no parecía dar indicios de aumentar.

Sin embargo, tenía que asistir al primer día de clases, y tratar de hacer algo con su imagen. Se paso toda la primaria y la secundaria siendo perseguido, golpeado y humillado por cuanto niño con baja autoestima y mal educado había. No podía esconderse para siempre.

A todo esto ¿Qué hora es?

-Rip ¿Estás listo? Son más de las siete y media, y tu hermano ya se ha marchado- la voz de Harriet Runner saca al joven correcaminos de sus reflexiones matutinas, para devolverlo a la cruda y devastadora realidad… iba a llegar tarde a su primer día de clases.

-Ah! Llegaré tarde… tengo que moverme rápido- Rip se colocó la corbata casi desabrochada y salió con su mochila a la cocina, toma un panecillo con semillas y saluda a su mamá con un "Adios-má-llego-tarde".

Rip comenzó a correr lo más rápido que podía, esquivaba fácilmente a las personas y los objetos de la calle, porque estaba acostumbrado a huir de todos los abusivos que intentaban molerlo a palos. Sin duda que era la única razón por la que nunca llego a tener que afrontar una horrible lesión como un hueso fracturado o hematomas de tamaño familiar.

-Cielos, que flojera- Una zorra caminaba semidormida por la acera –No tengo ganas de ir a la escuela- Laena Silverstone lamentaba terriblemente que su padre estuviera todos los días tan feliz como un rayito de sol, lo suficiente como para hacerla desear irse a la escuela lo más rápido posible, y dejarlo hacer esos extraños bailes matutinos a los que llamaba "ejercicios".

Realmente no estaba de ánimos, su mundo se derrumbo al enterarse que en la preparatoria de Acme High no había un solo equipo femenino de deportes, es decir, solo había gimnasia artística y economía domestica disponibles para las chicas.

No iba a tocar un balón de fútbol en años, y no había un club local cerca para anotarse en un equipo femenino de soccer. Tal vez, si hiciera las pruebas para el equipo de soccer masculino…

Antes de cruzar la calle, se asegura ver en ambas direcciones y allí fue cuando divisó un curioso corredor. Hasta podía notar una enorme nube de polvo que levantaba al correr, eso era muy impresionante.

–Neh, ese sujeto esté corriendo muy rápido- La zorra se quedó pasmada, no era normal que un correcaminos tan joven y de baja estatura, corriera así de rápido. Él chico llevaba el uniforme azul y negro de la preparatoria a la que ella asistía. La chica reacciona al verlo pasar a su lado, acostumbrada a la velocidad de su deporte favorito pudo notar que él chico tenía un gran control con su cuerpo. El problema era que iba en la dirección equivocada.

-¡Ey, la prepa Acme es del otro lado!- El grito de Laena se escuchó por toda la calle.

-¿Cómo?- sin dejar de correr Rip se da vuelta y deja de mirar hacia donde iba, divisa a una zorra con un uniforme femenino, falda negra y saco azul de la preparatoria a la que asistía, pero al hacer esto no puede evitar un enorme cubo de basura que se "cruzó" frente a él, y termina estrellándose de lleno con este.

(…)

-Gracias- Rip se limpia la cara con un pañuelo que la zorra le ofreció, caminaban deprisa hacia la preparatoria porque ambos estaban retrasados.

-Eres de perderte muy fácil cuando corres, deberías tener cuidado- la zorra se presenta –Soy Laena ¿Cómo te llamas?-

-Neh… Rip, gusto en conocerla señorita Laena- El correcaminos dice esto de forma tímida, pero no parecía molestarle a la zorra.

-¿Has estado en algún club deportivo?- dice Laena con tono casual.

-No, soy un enclenque para los deportes- Rip se rasca la cabeza y se ríe con nerviosismo. La zorra lo mira con un poco de reserva pero solo suspira con calma.

-Ya veo ¿Eres de primer año?- La cara de la chica no cambio para nada, solo seguía mirando a Rip de forma aburrida.

–Si… este… acabo de ingresar este año- Responde con dificultad Rip

-Ya veo- Laena dejo de la conversación hasta ahí –Ten cuidado cuando corras- la zorra le hace un ademán de saludo y corre para entrar al instituto. Rip decide seguirla pero sintió que alguien lo miraba intensamente.

-Pero miren a quien tenemos aquí- La voz pertenecía a uno de los matones que lo molestaban en secundaria. Rip siente como la sangre se le hiela y se angustia terriblemente, no podía creer que lo habían seguido hasta la preparatoria.

-Llego ta-ta-tarde a clases mu-muchachos- Dice nervioso el correcaminos. Uno de los más musculosos e intimidantes lo mira con fiereza.

–Más te vale que te veamos a la hora del almuerzo, idiota- y se fueron hacia otra dirección.

-¿Por qué a mí?- Rip lloriquea, mientras camina hacia el patio de la escuela, podía oírse en los parlantes que era la ceremonia de inicio de clases.

–Rayos, llego tarde- se dirige corriendo al interior del instituto pero no noto que alguien más estaba observando esa escena con mucho interés, un coyote misterioso comienza a reírse para sí y luego hace una mueca de satisfacción –Carne Fresca-

(…)

-Te salvaste por poco de llegar tarde- Rev ya estaba regañando a su hermano por lo irresponsable que fue al retrasarse tanto. El joven correcaminos ve que su hermano suspira, resignado y le sonríe con simpatía.

-¿Qué curso te toco?- Cambia el tema, tratando de bajar la tensión entre los dos.

-El 1-B- Dice tímido Rip.

-Bien, es un buen año, los profesores que suelen dar las clases a ese curso no son tan malos- Rev dice esto con aire de experimentado, ganándose una mirada aburrida de su hermano.

-¿Algún consejo?- Dice Rip con una sonrisa ladeada.

-Hagas lo que hagas, pase lo que pase, aunque tu vida este en peligro, ni se te ocurra acercarte a Tech E. Coyote- Rev dice esto con seriedad, haciendo que su hermano tiemble de miedo –Dicen que es el demonio encarnado-

-Bueno, no me molesta que sea un coyote, hermano- Rip dice esto un poco consternado, no creía que alguien dé tanto miedo.

-No tiene nada que ver a que especie pertenezca- Dice Rev, no quería que Rip lo malinterprete, no lo decía por ser racista –Tengo amigos coyote que le temen, ese sujeto es muy peligroso, no te le acerques- Rev termina de decir esto, y se despide de su hermano, dejándolo solo en medio del pasillo de la escuela.

-…-

-¿Cómo dijo Rev que se llamaba? ¿Tech?- Dice en voz alta, un poco confundido Rip mientras camina entre sus compañeros.

Los chicos al escucharlo, comenzaron a gritar despavoridos.

-¡Tech! ¡Tech está aquí!- Chillo un enorme perro dobermann color blanco, cuyos músculos no cabían en su uniforme -¡No dejes que me encuentre chico! ¡Va a matarme!-

La histeria se hizo general, todos estaban aterrados, suplicando clemencia a ese tal Tech E. Coyote, que no se encontraba en ese lugar. Muy asustado por los gritos de horror, Rip se va corriendo a su respectiva aula.

(…)

Aún no había llegado nadie, pero ve en el fondo de esta a dos sujetos muy curiosos, que parecían un poco peligrosos. Al verlo, se lanzan sobre él como una fiera hacía su presa.

Rip estaba a punto de gritar aterrado, estaba seguro que esos dos iban a molerlo a palos…

-Es un placer conocerte, novato- Uno de ellos uso una voz muy cordial, era un coyote, mucho más alto que él, que lucía una enorme, sonrisa llena de dientes afilados –Espero que hayas escuchado de nuestro alabado sistema de asistencia de estudiantes nuevos-

-¿Eh? ¿No van a golpearme o algo así?-

-¿Por qué haríamos eso?- Dice el enorme demonio de tasmania que se encontraba detrás del coyote. Estaba comiendo unos deliciosos pastelillos con crema, y le extiende una bolsa de gran tamaño a Rip, para que saque uno –Sírvete, están muy buenos-

-Este… gracias- Rip toma el pastelillo de crema y lo come, mientras el coyote le habla de su sistema de ayuda de estudiantes. Solo debía darle el número telefónico de su casa, para poder llamarlo en caso de eventos escolares que necesiten su apoyo.

El correcaminos termino muy convencido de esto, y revela dichosa información a ese coyote. Este, al apuntar su número telefónico en un extraño cuaderno negro, parte a toda velocidad del aula, llagándose a rastras al extraño y fortachón demonio de Tasmania que saludaba amablemente a Rip.

Rip no atino a decir más nada, porque sus compañeros de clase comenzaron a ocupar el aula. Ve a un joven pato saltar de forma impresionante dentro del aula, gritando:

"¡MAX ENTRADA!" Había caído sobre el pupitre que estaba delante de Rip, y lo mira desafiante.

El correcaminos se le queda mirando asombrado, mientras el extraño pato comienza a señalarlo con su dedo índice.

-Tú- Dice el extraño plumífero mientras el resto de los alumnos llegaban al aula -¿Entrarás al equipo de baseball?-

-Este… no- Dice Rip, un poco consternado.

-Tienes suerte de no hacerlo- Dice el pato mientras se sienta adelante del pupitre que escogió Rip –Yo voy a entrar, y cuando vean mis habilidades para atrapar la pelota, no necesitaran a nadie más-

-Eso suena bien, yo no soy bueno en ningún deporte-

-¿En ninguno? ¿Qué hago hablando contigo?- El pato lo mira desafiante, mientras Rip toma su asiento –No importa, tu puedes ser mi amigo para que me vea mejor ante mis fans-

-Esta bien ¿Cómo te llamas?-

-Me llamo Daniel Duck, pero todos me conocen como Danger Duck- El pato hace una rara pose, mientras murmura para si "Pose Max".

Rip se ríe de su extraño compañero y agrega entretenido –Yo soy Rip Runner, y me conocen como… - No pudieron seguir charlando, porque el profesor ya había comenzado la clase.

(…)

-Tech, hay otros métodos más convencionales para conseguir nuevos miembros para el equipo- Dice consternado el demonio de Tasmania, conocido como Slam, uno de los dos integrantes del equipo de Fútbol Americano.

-¡Nada de métodos convencionales! ¡No nos sirven!- Tech E. Coyote, saca su cuaderno negro y sosteniendo entre sus dedos cinco celulares al mismo tiempo, comienza hacer llamadas a los restaurantes y locales de comida rápida. Hasta que finalmente da con la dirección del novato.

-Vaya, es el mismo lugar donde vive Rev- Slam le señala lo obvio a Tech. El coyote cambia la expresión de su rostro, de siniestra a aturdida.

-Es su hermano menor- Tech escribe decepcionado en su laptop ¿Por qué no se había dado cuenta que era el mismo numero de teléfono que tenía Rev? Tal vez no deseaba que fuera así, a veces uno llega a engañarse a si mismo –Ok, continuemos buscando nuevos aspirantes-

-Tech… no tuviste la culpa…- Slam trata de levantar la moral de su desalmado compañero, este le dio una mirada intimidante y comenzó a caminar hacia el fondo del pasillo.

-Continuemos Slam- Cuando Tech llego a la mitad del recorrido, vio a Rev Runner pasar cerca de allí, al lado de Harold Pinkester, uno de los más listos de su clase. Obviamente iban a una reunión con el Comité Escolar.

Sus ojos se cruzaron, y de un momento a otro parecía que ambos iban a hablarse, hasta que Tech chasqueo la lengua y tomo otra dirección.

-¿No está amenazando a ningún novato Slam?- Dice con seriedad Rev, al ver al demonio de Tasmania pasar a su lado.

-Claro que no, necesitamos gente reclutar para el equipo…- Slam deja de hablar y mira a Rev con algo de tristeza -¿Cómo estás? Ya sabes… de tus piernas-

-Bien, gracias a los ejercicios de kinesiología me he recuperado por completo, por lo menos no quede cojo, pero no puedo correr demasiado rápido-

-Si- Dice Slam con algo de calma, se rasca la cabeza un poco incomodo –Tengo que ir con Tech. No te olvides de ir a casa, hoy es noche de biscochos de semillas, la receta especial de los monjes de Sengoku-

-Jejej No me lo perdería- Rev deja de sonreír –Tech no va ir, por eso me estas invitando-

-Es un año difícil para él, y no debo mentirte, también lo es para mi- Slam ya estaba por irse, Rev estaba allí por eso Tech no había ido a buscarlo, pero de seguro le echaría una bronca si no llegaba con él –Es nuestra última oportunidad-

-Si… el Campeonato Interestatal- Suspiro Rev, con angustia.

-Me tengo que ir, nos vemos Rev- Slam hace una ligera carrera para alcanzar a su terrible compañero.

-Adiós- Rev lo saluda, un claro sentimiento de perdida se iba asentando en su interior. Pinkester se acerca a él, sonriéndole con nerviosismo.

-¿Ellos son integrantes del equipo de Fútbol Americano?-

-Ellos dos son todo el equipo, Harold- Rev toma los libros del cerdo, y lo mira con cierta calma –Todos los demás han dimitido, los han abandonado… al igual que yo-

(…)

Rip termino ileso ese día. Pero esto no significaba que hubiera sido un día tranquilo para él, a la hora de la salida los problemas lo estaban esperando.

Su hermano se había ido a la casa de uno de sus amigos, así que Rip debía regresar por su cuenta a su hogar. Esto era la parte facil. La difícil era llegar ileso a este.

Los tres compañeros que lo habían molestado durante toda la secundaria, ahora lo molestaban en preparatoria. Eran tres perros muy mal arriados que no tenían deseos de sonreírle al mundo.

-Muy bien, enano- Dice uno de ellos, dándole a entender que no estaban para juegos –Es hora que nos de el dinero que nos debes-

-Si más no lo recuerdo eran cien dólares-

-¿Escuchaste enano?-

-Yo no recuerdo… deberles nada- Rip dice esto, muy asustado. Tenía que hacer algo, debía escapar de ese sitio.

-Claro que nos debes- Dice uno de ellos, mientras saca un bate de aluminio de su mochila –Y si no nos pagas, te golpearemos-

Aunque Rip tuviera en esos instantes ese dinero, no iba a dárselo a esos sujetos. Estaba harto, toda la secundaria teniendo que soportarlos ¿y ahora la preparatoria? Ni de broma, ya estaba en los quince y no podía seguir igual.

-No tengo… esa cantidad- Dice tímidamente Rip, sonando como un niño llorón, pero de un momento a otro su voz se torna fría –Y si los tuviera, no te los daría-

-¡Que dijiste, enano!- Gritan los tres perros a la vez, el que tenía el bate, lo arremete contra Rip, pero este lo esquiva a una velocidad impresionante. Rip dejo de sentirse valiente, era el momento de huir.

Como si el mismo diablo lo persiguiera, corre calle abajo, pero se da cuenta de que era la hora pico, en donde todos regresaban a casa. Toda la calle estaba abarrotada de gente yendo y viniendo. El correcaminos noto que no iba a poder escapar fácilmente.

Cuando estaba corriendo hacia el centro de la calle, pasa enfrente de Tech que salía de comprar algunos alimentos de la tienda. El coyote mira sorprendido la velocidad del correcaminos -¿Ese no es el novato?-

-Necesito escapar- Rip se concentra y ve la ruta adecuada para escapar, tanto años huyendo de los matones y haciendo recados, le había ayudado a desarrollar su velocidad natural mucho más pronto de lo habitual en un correcaminos. Lo malo es que ni él ni nadie se habían dado cuenta.

Pero en ese momento, Tech E. Coyote, el Quaterback de los Lobos de Acme, estaba a punto de descubrirlo. Y al hacerlo, vio la luz al final de su oscuro túnel.

(…)

Rip comenzó a correr a una velocidad impresionante, Tech estaba siguiéndolo, marcando con su reloj cronometro los segundos y determinando la distancia que estaba recorriendo el correcaminos. El coyote estaba más que excitado, es chico era aún más rápido que…

Rev, pero no es el momento de pensar en él.

Los matones lo perseguían, habían cortado camino, pero no lograron atraparlo. Tech casi grita de entusiasmo al ver una perfecta finta, digna de un Running-back profesional. Tendrían que haber visto su expresión de locura, porque muchos se había apartado de él. Pero eso no importaba, los números surgían en su cabeza, las probabilidades aumentaban a medida de que ese novato, escapaba y corría como si no hubiera mañana.

Cuando estaban llegando a la estación del tren, los matones creyeron que lo habían conseguido coger.

En ese momento, Tech y Rip vieron que el tren todavía tenía sus puertas abiertas.

-Ahora solo ¡Salta pajarito!- Tech grito esto, recordando la maniobra de su antiguo compañero de equipo. Y noto que el novato hacía la misma maniobra, se hermoso salto capaz de alcanzar la zona de anotación.

Rip salta por su vida. Tech está en su mundo, presenciando un running-back anotando un touchdown. Y los matones no logran alcanzar su objetivo, cayendo con poca elegancia al suelo.

Rip cayó de espaldas en el tren, y ve que la gente se agolpa, para ver si se encontraba bien. El correcaminos seguía muy asustado.

Los matones estaban en el suelo, pero antes de que pudieran escaparse, Tech se arroja sobre ellos aplastándolos con facilidad.

-¡TOUCHDOWN!-

-¡Es Tech!- Gritan horrorizados los tres perros, mientras el joven coyote saca un libro negro de sus bolsillos y lo abre. Una sonrisa maligna apareció en su rostro, dando a entender que no solo era un genio, también era malvado y despiadado.

-¡De ahora en más ustedes tres son mis perras!- Tech les enseña unas fotos comprometedoras a los tres, y luego le sonríe con malicia –¡Dejen en paz al novato, y este será nuestro pequeño y sucio secreto, perras!-

Los tres caninos accedieron, convirtiéndose en otras de las victimas de Tech, joven coyote genio del mal.

….

Continuara