N/A: Twilight o cualquiera de sus personajes no me pertecen.

Resumen: Edward y Bella pasan su sábado en su hermosa pradera donde se declaran su amor. Al día siguiente, Edward la llevó a su casa para presentarle a su familia, pero las cosas no suceden como lo hicieron en Crepúsculo. Alguien envió la Saga de Crepúsculo a los Cullen y la familia y Bella se reunieron en el salón para leerlo y saber lo que el futuro tenía reservado para ellos.

N/T: Reading Twilight no me pertenece, la historia es de Kiseger. Yo solo me adjudico la traducción.


Me di cuenta, mientras conducía mi camión en la parte principal de la ciudad, que no tenía idea de dónde vivía. Pasamos el puente sobre el río Calawah, el sinuoso camino hacia el norte, las casas pasaban delante de nosotros cada vez mas separadas, cada vez mas grandes. Entonces dejamos de pasar todas las casas en total y conducimos a través de bosque y niebla. Estaba tratando de decidir si esperar o preguntar, cuándo giró bruscamente y se metió en un camino de tierra. Avanzamos siendo casi visibles entre los helechos. Había bosque por ambos lados dejando un camino por delante apenas perceptible a unos pocos metros que zigzagueaba como una serpiente alrededor de aquellos árboles antiguos.

Y luego después de unas cuantas millas, dejando atrás un poco el bosque entramos en un pequeño prado ¿O en realidad era un jardín?. La penumbra de la selva nos cegó, sin embargo habían seis cedros principales que nos protegían del sol, un acre entero con sus enormes ramas. Los árboles nos mantuvieron protegidos hasta que llegamos a la casa que se sobresalía entre ellos. Haciendo obsoleto e insignificante toda descripción anterior.

No sé que era lo que esperaba, pero definitivamente no era esto. La casa era atemporal, elegante y probablemente tendría como cien años. Estaba pintada de un suave blanco y era de tres pisos de altura, era de forma rectangular y estaba bien proporcionada, las ventanas y las puertas eran estructural mente originales o por lo menos hechas por una restauración perfecta. Mi camión era el único coche a la vista. Se alcanzaba a escuchar el sonido del río por entre los árboles dando la sensación de que estaba a tan solo pocos metros.

- "Wow".

- "¿Te gusta?" - Sonrió.

- "Es ... tiene un cierto encanto."

Deslizo mi cola por entre mi cabello, deshaciendo mi cola de cabello y se rió entre dientes.

- "¿Lista?" -preguntó, abriendo la puerta.

- "Ni siquiera un poco - Andando" - Traté de reír, pero mi risa parecía haberse quedado atascada en mi garganta. Me alisé el cabello con nerviosismo.

- "Te ves hermosa"- Me tomó la mano con facilidad, sin pensar en ello.

Caminamos a través de la sombra profunda hasta el porche. Yo sabía que él podía sentir mi tensión, frotó el pulgar en círculos suaves sobre la parte posterior de mi mano.

Abrió la puerta para mí.

El interior era aún mas sorprendente y menos previsible que el exterior. Todo era muy brillante, muy espacioso y muy grande. Originalmente tendría que haber tenido bastantes habitaciones, pero las paredes habían sido retiradas de la mayor parte de la planta baja y creaban un amplio espacio. La pared que daba hacia la parte trasera estaba sustituida en su totalidad de vidrio, apreciándose el amplio bosque y el césped llano que se extendía hasta el ancho río. Una gran escalera en forma de espiral dominaba gran parte del oeste de la habitación. Las paredes, el techo sostenido con altas vigas, los pisos de madera y las gruesas alfombras variaban todas en todos los tonos de blanco.

Esperando para saludarnos, de pie justo a la izquierda de la puerta sobre una pequeña tarima que estaba junto a un espectacular piano de cola, estaban los padres de Edward.

Ya había visto antes al Dr. Cullen, por supuesto, sin embargo, no pude evitar ser golpeada nuevamente por su juventud y su indignante perfección. A su lado, supuse, estaba Esme, el único miembro de la familia que no había visto antes. Tenía la misma piel pálida y rasgos hermosos como el resto de ellos. Algo en su rostro en forma de corazón, las ondas suaves de su cabello color caramelo me recordó a la época del cine mudo. Era pequeña, delgada, aunque menos voluptuosa que las otras. Los dos estaban vestidos casualmente, en tonos claros, que hacía juego con el interior de la casa. Sonrieron en señal de bienvenida, pero no hicieron ningún movimiento para acercarse. Tratando de no asustarme, supuse.

-"Carlisle, Esme"- La voz de Edward rompió el breve silencio -"esta es Bella".

- "Bienvenida Bella" - El paso de Carlisle fue medido, y cuidadoso al momento de acercarse a mí. Levantó la mano de manera insegura y se adelantó para estrecharme mi mano.

- "Es bueno verle de nuevo Dr. Cullen."

- "Por favor, llámame Carlisle."

- "Carlisle." le sonreí, mi repentina confianza me sorprendía. Podía sentir el alivio de Edward a mi lado.

Esme sonrió y dio un paso adelante, hasta alcanzar mi mano. Su tacto fue frío, como esperaba.

- "Es muy agradable conocerte al fin" dijo con sinceridad.

- "Muchas gracias. Me alegro de conocerte, también" Y lo estaba. Era como una reunión de cuento de hadas. Blanca Nieves en Carne y hueso.

- "¿Dónde están Alice y Jasper?" preguntó Edward, pero nadie contestó, ya que acababan de aparecer en la parte superior de la escalera.

- ¡Hey Bella, Edward! ¡Hola¡"- Saludó con entusiasmo mientra corría escaleras abajo a una velocidad inhumana con una pequeña caja en sus manos. Un segundo mas tarde estaba parada en frente de mi con una sonrisa enorme en su cara de duende. Carlisle y Esme le lanzaron una mirada de advertencia.

Se inclinó hacia mí y me besó en la mejilla con emoción. Carlisle y Esme me miraron nerviosos. Debo reconocer que me sentí bastante sorprendida demasiado, pero también me contento de que me pareciera aceptarme enteramente. Me sorprendió sentir la rigidez de Edward a mi lado. Eché un vistazo a su rostro, pero su expresión era inescrutable.

-"Hueles bien. Nunca lo había notado"- dijo ella, y de repente me sentí muy avergonzada - "Pero no tengo tiempo ahora de esto, vamos" - Agarró mi mano y comenzó a tirar de mí hacia el sofá. Miré a Edward un poco sorprendida, me apretó la mano para tranquilizarme y luego nos siguió en silencio junto a su hermano y sus padres que me dirigieron una mirada de disculpa.

Cuando nos sentamos en el salón, Rosalie y Emmett entraron por la puerta delantera. Rosalie me miró con enojo por un momento antes se sentarse con gracia en el lado opuesto de la habitación.

"-¿Qué está pasando, Alice? ¿Y qué es eso?"- Preguntó Edward impaciente, señaló hacia la caja que ahora descansaba sobre la mesa café y me envolvió con sus brazos. Mi corazón empezó a latir aceleradamente cuando me toco con su fría piel. Se giró y me sonrió con amor.

- "Ahora que todo el mundo que aquí podemos empezar por fin"- dijo casi saltando en su asiento. Jasper puso la mano en el hombro, probablemente tratando de calmarla, pero parecía no funcionar.

- "¿Iniciar qué, cariño?"- Preguntó Esme con dulzura.

- "Tenemos un paquete de esta mañana. Lo dejaron en el porche delantero sin nombre y sin la dirección de retorno de el mismo. La abrí y encontré estos"- Explicó y levantó cuatro libros de cartón con el. Todo el mundo la miró confundido.

- "¿Libros? ¿Tuvimos que venir por unos libros?" -silbó furiosa Rosalie y me dirigió otra mirada muerte. Edward me atrajo más a él y le gruñó en advertencia. Puse mi mano sobre su brazo y se tranquilizó de inmediato.

- "Estos no son sólo algunos libros aburridos, no es lo que piensas, Rose."- dijo Alice.

-"¿Qué quieres decir?"- Preguntó Carlisle.

- "Mire las fechas de la publicación. El primer libro se publicó en 2005, pero en otoño. El segundo fue publicado en el 2006, el tercera en el 2007, mientras que el último se publicó en el 2008". Explicó Alice.

- "Pero estamos a sólo en primavera del 2005." - dijo Esme en tono sorprendido.

- "¿Estás tratando de decir que estos libros son del futuro?"- Bufó Rosalie.

- "Así es"- Alice asintió con la cabeza.

- "¿Y si son verdaderamente del futuro? Son sólo libros. No hay nada interesante en ellos. ¿Por qué crees que son tan importantes?"- dijo Rosalie otra vez.

- "Es por esto" dijo Alice y cogió el primer libro. Le dio la vuelta en su pequeña mano y empezó a leer la parte de atrás del libro en voz alta.

Hay tres cosas de las que estoy totalmente segura. Primera, Edward es un Vampiro.

Me quedé helada. Esto sonaba muy familiar. Edward estaba rígido y me miraba preocupado, pero no dijo nada.

En segundo lugar, había una parte de él - y yo no sabía qué tan dominante podría ser - tenía sed de mi sangre.

Y en tercer lugar, estaba incondicional e irrevocablemente enamorada de él.

Todos se volvieron hacia nosotros y nos miraba en estado de shock, sólo en el rostro de Alice jugaba la misma sonrisa molesta de antes. Sentía rígido a Edward a mi lado y lo mire. Estaba sentado completamente quieto, incluso dejó de respirar, su expresión era inescrutable.

Con su piel de porcelana, ojos dorados, voz hipnotizante y dones sobrenaturales, Edward es a la vez irresistible e impenetrable. Hasta ahor a, ha conseguido mantener oculta su verdadera identidad, pero Bella está decidido a descubrir su oscuro secreto. Lo que Bella no sabe es que cuanto más cerca llega a él, más cerca se pone a ella y aquellos a su alrededor en situación de riesgo. Y tal vez sea demasiado tarde para echarse para atrás ...

- "Así que por eso creo que estos libros son tan importantes e interesantes y que deberíamos leerlos juntos"- dijo Alice con aire de suficiencia y miró significativamente a todos en la sala.

- "¿Este libro acaba de decir que Edward era irresistible?"- dijo Emmett y todo el mundo se volvió hacia él para mirarlo.

- "¿Así que estos libros son del futuro y están a punto de decirnos el de Edward y Bella? ¿Y, probablemente, el todos nosotros también?"- Preguntó Carlisle lentamente.

- "Sí, exactamente" Alice asintió con la cabeza.

Todavía miraba a Edward que no se había movido aún.

"Edward?"susurre preocupada y le acaricie la mejilla con cuidado. Sus ojos brillantes me miraban, tomó una respiración profunda.

- "Estoy bien"- murmuró volviendo la cabeza para besar mi mano suavemente agarró mi mano y entrelazo nuestros dedos. "Ya habías vio esto, ¿no?" miró a su hermana.

- "Sí. Pero no puedo ver lo que sucederá en los libros. Sólo sé que son nuestro futuro".

- "Debe haber una razón por la que los recibió. Alguien quiere que sepamos lo que pasaría en el futuro"- dijo Carlisle - "Creo que deberías leerlos".

Después de todo el mundo asintió Alice abrió el primer libro y empezó a leer. Estaba asustada y excitada a la vez.

Twilight.

Prefacio.

Nunca me había detenido a pensar en cómo iba a morir, aunque me habían sobrado los motivos en los últimos meses, pero no hubiera imaginado algo parecido a esta situación incluso de haberlo intentado.

Con la respiración contenida, contemplé fijamente los ojos oscuros del cazador al otro lado de la gran habitación. Éste me devolvió la mirada complacido.

Seguramente, morir en lugar de otra persona, alguien a quien se ama, era una buena forma de acabar. Incluso noble. Eso debería contar algo.

Sabía que no afrontaría la muerte ahora de no haber ido a Forks, pero, aterrada como estaba, no me arrepentía de esta decisión. Cuando la vida te ofrece un sueño que supera con creces cualquiera de tus expectativas, no es razonable lamentarse de su conclusión.

El cazador sonrió de forma amistosa cuando avanzó con aire despreocupado para matarme.

- "No" Edward siseó y me llevó a su regazo presionando mi cuerpo tan cerca como fuese posible, envolviendo sus brazos alrededor de mi de manera protectorami pequeño cuerpo como si hubiera estado esperando que ese cazador misterioso se abalanzara sobre mí y saliera de una de las esquinas de la habitación.

El repentino contacto envió escalofríos a mi espina dorsal, pero no porque su piel estaba fría como el hielo, sino por el placer que sentía cuando su cuerpo de mármol me rodeaba. Mi corazón latía de manera irregular en mi pecho, mi respiración se hizo profu- nda y mi sangre empezó a hervir bajo mi piel caliente.

-"No tengas miedo"- murmuró en mi oído -"No dejaré que nadie te haga daño".

- "No tengo miedo"susurre en su cuello suavemente. Me miró a los ojos deslumbrantemente. Tratando de no poner a prueba su autocontrol y hacer la situación difícil para él, pero era difícil hacerlo con él tan cerca de mí.

- "No, no lo tienes" dijo por fin y me sonrió, haciendo que mi corazón latiera más rápido -"Sólo tú puede pensar que eso de morir en un lugar de alguien a quien amas es una buena forma de morir"- él me besó la nariz y me ruboricé "Eres tan desinteresada".

-"Me gustaría que nunca hubieses llegado a Forks"- Rosalie soltó un bufido.

- "Rose"-dijo Esme en un tono de advertencia, y nos miró a nosotros con una expresión alegre.

- "Bueno, es un prólogo interesante"- dijo Carlisle- "Debemos continuar".

- "¿Quién quiere leer después?"-Preguntó Alice.

- "Yo lo haré"- dijo Esme y Alice le pasó el libro a ella. Me acurruqué más cerca de Edward y espere a que empezara.