ZANKOKU NA TENSHI NO TE-ZE

zankoku na tenshi no TE-ZE

madobe kara yagate tobitatsu

hotobashiru atsui PATOSU de

omoide wo uragiru nara.

...

The cruel angel's thesis

will soon take flight through the window,

with surging, hot pathos,

if you betray your memories.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

-¿NOS ESCUCHARON MALDITOS? ¡LES ENSEÑAREMOS A NO METERSE CON NOSOTRAS! ¡VAMOS, LES DEMOSTRAREMOS DE LO QUE SOMOS CAPACES! ... ¡NO IMPORTA LO QUE PASE! ¡ESTA NOCHE SE TERMINA!

Se escuchó el grito en medio de plena batalla. Optimus entendió al momento lo que se proponía, a pesar de tener a los decepticons tras él comenzó a correr para intentar detenerle, no, no era justo que hiciera lo que estaba pensando.

Desde el aire Jetfire también tenía problemas para deshacerse de esas aves rapaces que le perseguían, había escuchado el grito desde tierra. Era imposible que todos le hubieran escuchado pese a los disparos, las explosiones, tanta muerte y destrucción.

¡Maldita sea, no hagas una idiotez!- Rugió el Black Bird mientras forzaba a sus propulsores al máximo.

Por más que Optimus corría parecía nunca llegaría a donde se encontraban, tenía que detenerle, solo quería eso, detenerle, que no lo hiciera, cuando ya no le faltaban más que unos cuantos pasos se escuchó el rugido de la explosión sacudir la tierra como si un animal salvaje diera su último grito de batalla.

La onda de expansión arrojó hacia todas partes a los decepticons, a los aliados y a Optimus, el líder autobot logró sacar ambas espadas para aferrarse a ellas con todas sus fuerzas para no salir despedido por el aire.

Era tal la magnitud del impacto que la zona fue completamente barrida, Optimus apenas y lograba resistir el embiste.

En el cielo, todos los ángeles fueron borrados de una sola intención, los decepticons del firmamento no tuvieron ni una sola oportunidad. Jetfire apenas y había conseguido abrir en el último segundo un microportal para evitar la onda de choque.

Por más que quiso estar lo más cerca posible Jetfire terminó cayendo hasta las cumbres de las montañas. Tendría que esperar a que la onda terminara su expansión para poder lanzarse hacia el campo de batalla de nuevo.

Y así como la Trompeta de Gabriel había tocado para ensordecer a los ejércitos enemigos, así guardó silencio conforme las últimas ondas expansivas se iban calmando… finalmente se habían desecho de ese ejército decepticon…

….

La tierra había cubierto sus ópticos, tuvo que pasar su fuerte mano para limpiar los cristales de sus cuencas y poder tener algo de visión.

El panorama era desolador, nada estaba de pie, ninguno de los enemigos había quedado en línea. Los humanos de la resistencia poco a poco comenzaron a aparecer, su diminuto tamaño les había salvado de la destrucción.

Nunca fue su intención acabar con los suyos- pensó Optimus.

Sin importarle las heridas de la batalla y las recientes añadidas por la explosión se puso en pie… debía encontrarle, nunca se perdonaría el haber tenido que llegar a este punto, nunca se perdonaría el que hubiera tenido que recurrir a esta medida desesperada…

Buscó por todas partes, no dejó piedra sobre piedra, estaba desesperado, no quería perderle, no podía perderle… Fue cuando lo vio, al parecer se había terminado la unión de ambas con la explosión pero si la femme estaba aquí ¿dónde estaba ella? Era posible que se hubiera convertido en polvo con el pandemónium que reinó en el momento en que liberaron el golpe final… pedía a Primus no fuera así…

-…Optimus…

El líder autobot escuchó su voz, tan lejana como un murmullo, tan cercana como una plegaria, Sí, no se había equivocado, entre los árboles caídos, entre la tierra removida, por ahí tenía que estar Jane.

Con loca desesperación comenzó a quitar todo lo que le estorbaba para poder encontrarla…

-…Jane

Por fin la había encontrado… La canadiense reposaba apoyada completamente sobre su lado derecho entre la hierba quemada teñida de carmín, había tanta sangre alrededor de ella que parecía una cama de rubí para una ninfa del bosque. Optimus intentó levantarla con su mano pero apenas la tocó la humana dio un grito de dolor como nunca antes había dado, el autobot la dejó una vez más sobre el húmedo terreno. La melena de Jane estaba completamente despeinada y pegajosa por la sangre pero extrañamente pese a lo crítico de la situación ella no dejaba de sonreírle al autobot como si intentara inspirarle confianza, como si todo estuviera bien...

Había tenido razón, todo terminaba esta noche… para el ejército decepticon y para ella…

Un rápido escaneo le informó al mecha el daño en la chica… no había nada que hacer.

-Resiste- musitó el robot- llamaré a Jetfire…

-No…

La voz de Jane sonaba tranquila, alarmantemente tranquila mientras hacía una ligera pausa, parecía que hasta respirar le dolía pero no dejaba traslucir su sufrimiento, no después del grito que involuntariamente había escapado de su garganta…

Estaba hecha una pena, los girones de la ropa estaban teñidos completamente de carmín, las heridas por todo su cuerpo se dibujaban como crueles tatuajes sobre la piel. Lo sabía, siempre lo había sabido. Todo terminaba para ella esa noche.

-No vayas a ningún lado- musitó mientras su mejilla se humedecía tanto por las lágrimas por su propia sangre- sólo… quédate a mi lado… por favor…

Finalmente siempre había sido una mujer, una mujer valiente, pero finalmente una mujer, una frágil criatura que necesitaba cuidado y protección, cariño y amor; no cargar el rifle en una guerra y una guerra que ni siquiera ella había provocado. Optimus tuvo un profundo remordimiento, si él no hubiera fallado hacia tantos años… esto no hubiera pasado… esta noche nunca hubiera llegado…

Pareció que Jane entendió lo que el mecha pensaba, siempre había sido transparente, solo necesitaba mirarlo directamente a los azules ópticos para darse cuenta. Haciendo acopio de las pocas fuerzas que le quedaban levantó su temblorosa mano.

Optimus acercó su dedo mientras ella lograba colocar su palma manchada en sangre sobre el metal del dedo del mecha.

-Hazlo… hazlo… pagar… -tuvo que hacer una pausa más grande para poder recuperar el aliento- ya te ayude lo más que pude esta noche- dijo de una sola intención como si tuviera miedo de no poder terminar la frase.

El Prime no dijo nada, solamente con el dedo índice de su otra mano acariciaba con sumo cuidado la cabeza de Jane, ella se dejó mimar pese al terrible dolor que sentía a cada toque de Optimus. No había sido tan malo, además, siempre había sabido que caería peleando…

-Fuimos un gran equipo…

-Somos- corrigió Optimus- somos un gran equipo…

Jane se sonrió abiertamente, después de todo lo que había pasado en estos últimos años, desde que le encontró en Canadá hasta ahora… Sí, un gran equipo, sin importar quien más había llegado en los últimos días, sin importar nada más. Era mala para las despedidas, siempre lo había sido, ¿Cómo decir tanto en tan poco tiempo? ¿Cómo engañarle diciendo que todo estaría bien? ¿Cómo abrirse al saber que no sería correspondida? Antes de que Optimus pudiera abrir la boca para decir algo más ella se le adelantó musitando algo que solo Optimus escuchó y guardo solo para sí…

Los labios de la humana paladearon cada palabra como la última, después le sonrió tiernamente mientras lo último que veían sus ojos eran los ópticos de Optimus brillando cual zafiros, cual estrellas, expresando tanto que las palabras salían sobrando…

Lentamente la mano de Jane comenzó a resbalar dejando un camino carmín por la mano del valiente líder autobot.

Esa noche Optimus ganaba y perdía al mismo tiempo… El ejército decepticon sufría una dolorosa derrota mientras celebraba la victoria de arrancarle al poderoso Prime las dos joyas que su chispa más atesoraba…

-¿Prime?

Llamó Jetfire por el comunicador.

-Es necesario movilizarnos, Jetfire… Esto es solo el inicio…

Jetfire entendió al momento.

-Lo haremos pagar, Optimus… Tienes mi palabra…

Optimus cerró el canal de comunicación.

-Megatron…

Continuara…