Disclaimer: Clary es de Cassandra. Sebastian es mío (?)
Summary:
Viñeta; Tú lo notas, el encanto se rompe. Entonces la mascara resbala, la sonrisa se quiebra, y sangras sobre mi falda. Clary/Sebastian. Incesto. Regalo de cumpleaños para Leeh.
Nota
: Para Leeh, (regalodecumpleañosadelantado) porque es su cumpleaños, y la amo y es malditamente cul. Espo, sé que cumplir años apesta, pero es una buena excusa para recibir regalos (: Sabes que te puedes quedar en los catorce conmigo para siempre(k) y que tú siempre serás chiquita y adorakble. Espero que te la pases muy cul en tu día; que tomes, que fumes, te drogues y folles –NOESCIERTO-. Aiins, espo, TEAMOINTENSAMENTE,MUJER y te deseo lo mejor:3(l)
Nota2
: SPOILERSDECITYOFGLASS. Si no han leído este último libro, simplemente no le entenderán. Sebastian esta bien rico, y pues, yo lo amo. Ah, y obvio que obvio que esto es incesto, pues(k) rarito y como sin sentido, pero incesto.
Nota3: Gracias a Cafesitodeldía por batearme espo(k) ¡teamoespo!


Fake
«La mascara se rompe
y sangras sobre mi falda».

Algo te lo dice (es muy familiar, Clary, ¿lo has viste antes?) pero no te lo crees, porque es imposible, y tus recuerdos ya no son tuyos, están vendidos y guardados dentro del cajón de alguien, y golpean y lloran, pero tú no los escuchas —tú lo sabes todo—, así que te repites una vez más que no, que basta y cuando una imagen perdida se escapa y te besa la mejilla, te muerdes la lengua y saboreas tu sangre, porque el dolor es único que te mantiene pegada a la (absurda, enferma, bizarra, torpe, escurridiza) —perfecta— realidad.

Sebastian te besa, y tú te sonrojas, pero no te detienes, porque hay algo que te llama. Algo en él que te impulsa a seguir, a continuar, a llenarte de él, y no separarse jamás. Buscas su lengua, porque se siente bien, y antes te sentías mal, pero parece que los labios de alguien más te hacen sentirse completa otra vez, menos rota, menos dañada, y más luz, más colores y más eso.

(Encantador)

Él es algo así como encantador. Y un caballero, como sacado de un torpe cuento, donde el príncipe la salva y son felices por siempre. Un corcel blanco, la corona en sus —falsos— cabellos negros y una sonrisa que te hace querer decir que sí, que te grita que todo va a estar bien, que te abraza y te domina.

(Él es mi príncipe, vino para protegerme, él es mío, sólo mío)

Pero sabes que no es así, en el fondo, siempre lo has sabido. Porque tu príncipe ya existe, solo que es mejor y esta fuera de tu alcance. Es tan tuyo que ya no te pertenece y quizá por eso fantaseas con alguien más, que no eres tú y él no es él, pero Sebastian sí. Sebastian es lo perdido, es la fe rota, la esperanza dañada, el rayo de luz que se perdió en la mañana y el buenos días que nunca dijeron.

(Otro beso, quiero más, otro más, por favor)

Es atracción. Porque Sebastian es malditamente encantador, y cuando te dice algún cumplido, tú te sonrojas y se escondes tras tus pestañas. Sientes maripositas en el vientre, y entrelazas sus dedos, calidos, suaves. Te abraza, te dejas abrazar, y aunque algo te dice que esta mal, no te separas, porque de nuevo esta ahí, esa maldita cosa que los acerca, que los une y luego los separa pero jamás están solos, el uno sin el otro. Él te besa el cuello, te muerde el hombro y luego, tú te retuerces en sus brazos, por más, y luego por menos, pero de nuevo te hace falta así que le besas la boca.

(Quiéreme, Sebastian, quiéreme. Dime lo que él jamás me dirá, hazme lo que Jace nunca me hará, ódiame)

Un instante, diminuto, entre beso y beso y palabras, gemidos. Te das cuenta. Le miras a los ojos, directamente, te pierdes en ellos pero te encuentras en ti misma, sola y es lo mismo que antes, pero peor. Tú lo notas, el encanto se rompe. Entonces la mascara resbala, la sonrisa se quiebra, y sangras sobre mi falda.


¿Reviews?
Sebastian es tan sexy.
+AnaluC.