NOTA: LOS PERSONAJES DE ESTA SERIE NO ME PERTENECEN, SIENDO MI OBJETIVO EL DE ENTRETENIMIENTO Y NO DE LUCRO.


EPÍLOGO

Semanas después…

Ahora que el escritor daba muestras de una extraordinaria recuperación, podía ser dado de alta del hospital.

Algunas personas aguardaban impacientes a las afueras del hospital con cámaras y micrófonos listos para entrevistar al escritor que no tardaba en atravesar aquellas puertas. Otras personas portaban letreros con mensajes para demostrar lo preocupados que habían estado por la salud del gran novelista.

-¿Usagi-san? – lo llamaba Misaki por todo el pasillo

-Misaki-kun… ¿Qué sucede? – se acercó Aikawa

-Aikawa-san, ¿Ha visto a Usagi-san?

Ella posó un dedo sobre su barbilla.

-Ahora que lo recuerdo… dijo algo sobre conseguir cigarrillos

-¿Cigarrillos…? Pero en un hospital no venden…

Misaki pensó en mil formas de torturar al escritor, tal vez algunas semanas más en el hospital no le afectarían a ese escritor escurridizo.

Aikawa reía nerviosamente.

-Pero, ¿Sabes, Misaki-kun? Un escritor con bastón no puede estar muy lejos…

-Tiene razón, Aikawa-san… - Misaki caminaba hacia las puertas del hospital con un abrigo para el fugitivo

Las personas esperaban con ansias la salida del escritor tan afamado… "Si tan sólo supiesen…" pensaba Misaki mientras atravesaba la multitud

El joven caminó sobre la acera, guiándose por su intuición para poder dar alcance al fugitivo.

Finalmente lo divisó, estaba próximo a cruzar una calle, evidentemente molesto por tener que valerse del apoyo de un bastón.

-¡Bakahiko! – gritó el chico de ojos verdes, atrayendo la atención de varias personas entre ellas al aludido

Sin darle importancia a las miradas que se posaban sobre él, camino con enfado hacia Usagi quien aguardaba en la esquina.

-¡¿Qué crees que haces saliendo en ese estado por tu cuenta y con nieve en todo Japón?– le recriminó

El mayor se encogió de hombros, retomando su camino.

-Era molesto el ver que tantas personas esperaban fuera del hospital –respondió, mientras cruzaba con cierta dificultad

-¡¿Qué quieres decir con eso? ¡Baka!

El castaño respiró profundamente, tratando de calmarse.

-Es igual, ¿Cómo hiciste para salir sin ser visto? - preguntó un poco más calmado

-Por la puerta de emergencias – respondió con naturalidad

Se detuvo frente al parque en donde había estado minutos antes de su accidente. Los dolorosos recuerdos insistían en resurgir.

Misaki notó que el escritor se estremecía mientras su rostro se tornaba melancólico.

-Usagi-san… - posó el abrigo sobre su espalda con un semblante cariñoso – Hace frío…

El rubio sonrió con calidez al castaño, ¿En qué diablos había estado pensando? No había nada más real que la inocencia de su Misaki.

-Etto… - Misaki se frotó con un dedo su sien, desviando la mirada con nerviosismo – Usagi-san, yo…

-¡Mamá, está nevando! – gritó un niño con emoción, captando la atención de la pareja que había levantado la vista para sentir los copos de nieve sobre su faz

El joven Takahashi sentía un nudo de nervios en el estómago, tratando de armarse de valor para enfrentar al escritor que miraba con aire nostálgico el cielo de un color turbio. Concentrándose intensamente, miró con fijeza al rubio hasta que éste se percató de ello.

-¿Misaki? ¿Qué…?

Antes de que pudiese terminar su frase, el castaño lo atrajo rápidamente con un movimiento de rodearlo del cuello, posando sus labios fugazmente sobre los del escritor, causando una tremenda conmoción en éste.

Incrédulo, Akihiko, posó sus dedos suavemente sobre sus labios, tratando de retener aquella calidez en ellos… ¿Lo estaba soñando? ¿A caso aún se encontraba en el hospital?

Misaki tenía su rostro hundido entre sus manos, pretendiendo ocultar su sonrojes a causa de su acción tan espontánea e incontrolable.

El mayor sonrió secretamente a sabiendas de que todo era real, deseando mantener esa realidad grabada por siempre en su memoria. Deslizó su mano hasta la de Misaki, apretándola tiernamente y sin presionarlo.

-Regresemos a casa – rogó con voz que derritió al castaño

Entendiendo la causa del sonrojo de su amado, Usagi retomó el camino de vuelta a casa, dándole así tiempo al menor para aclarar sus ideas y acciones.

El menor observó alejarse lentamente al escritor apoyado en su bastón, ¿Había hecho bien en hacer tal cosa? Sacudió su cabeza tratando de no imaginar las consecuencias que más adelante pagaría estando ambos a solas en casa, aunque… si el escritor estaba aún lastimado, probablemente estaría salvado de sufrir las consecuencias.

Llegaron finalmente al departamento que había estado prácticamente deshabitado a causa del accidente que había sufrido el escritor.

-Bien, bienvenido a casa – le recibió Misaki

Finalmente podía estar en la comodidad de su casa y ya no más en aquel hospital en donde la comida siempre era horrible. Extrañaba también la comida de Misaki.

-Será mejor que descanses – sugirió Misaki

-Sí – respondió por vez primera sin objetar

Era raro que Usagi fuese tan dócil.

El mayor empezó poco a poco a ascender por las escaleras, quejándose ligeramente a cada paso que daba seguramente por el dolor que le causaba su pierna aún lastimada.

-Te ayudaré, Usagi-san – se ofreció el joven, posando un brazo del escritor por detrás de sus hombros para servirle de apoyo firme – Te será más fácil subir si te apoyas en mí

Usagi no pudo evitar el recordar aquella vez en que Misaki se lastimó el pie a causa de su hermano y la forma en que tuvo que llevarlo a cuestas… Si tan sólo Misaki pudiese llevarlo de la misma forma sería el hombre más feliz de la tierra pero, obviamente, eso era algo difícil para Misaki dada su estatura.

Finalmente lograron subir las escaleras y ahora sólo quedaba recorrer el pasillo para llegar a la habitación del accidentado.

Una vez en el cuarto, Misaki ayudó a Akihiko a recostarse en su cama con sumo cuidado pues estaba notando que el escritor respiraba sofocadamente, haciendo muecas de dolor.

-¿Necesitas algo? – preguntó el castaño consternado

El rubio articuló algunas palabras con dificultad pero el menor no entendió con claridad lo que decía, obligándose a acercar su oído a los labios del otro, sin embargo, no sospechó que era una treta del escritor para aprisionarlo entre sus brazos.

-¡Wua! ¡Baka! – protestó el de ojos verdes, tratando de zafarse de los brazos del conejo

Akihiko mordió con sensualidad la oreja del chico, provocando que se ruborizara y excitara a la vez.

-Ah… U…Usagi-san… deberías de estar en reposo y no… - reprimió un gemido de placer al sentir las frías manos del aludido recorrer parte de su torso y abdomen

-Estar con Misaki es bastante reposo para mí – respondió mientras sus labios descendían poco a poco por el cuello hasta rozar sus hombros

Imposibilitado en moverse, Misaki se rendía ante las suaves caricias que tanto le agradaban a pesar de negarlo. Sus prendas superiores empezaban poco a poco a ocupar parte del suelo y de la mullida cama.

Con un hábil movimiento y teniéndolo a su total merced, Usagi giró para aprisionar con su cuerpo al chico que tanto amaba, retomando la tarea de recorrer con sus labios cada milímetro del cuello del muchacho.

-Dilo… rogó el escritor

-Ah… ¿Qué…? – sólo podía concentrarse en reprimir sus gemidos de placer

-Di si me amas – insistió, dando mordiscos suaves a su oreja nuevamente

La vergüenza de ser visto por Usagi le robaba toda la concentración al pobre castaño quien se aferró a los celosos y protectores brazos de escritor. El deseo lo estaba matando… todo lo que deseaba era que hiciese de una buena vez lo que el escritor tenía en mente.

Ante su silencio de respuesta, se separó ligeramente de él, apoyándose sobre sus manos y rodillas para poder encararlo.

-Misaki… ¿Me amas?

Perdiéndose inmediatamente la excitación del chico ante aquella pregunta seria, abrió los ojos de un golpe como si acabase de despertar de una pesadilla sólo que ahora parecía que nuevamente se adentraba en ella al escuchar la misma pregunta que había sido plasmada como pensamiento del escritor en una aparentemente nueva novela. Una silenciosa lágrima resbaló por la mejilla del escritor.

Como era de esperarse, Usagi mal interpretó aquella reacción de Misaki.

-Lo siento… - se alejó un poco – No quise ponerte en un dilema

Aferró más sus manos a los brazos de Usagi, no queriendo dejarlo ir.

-No es eso – respondió con voz temblorosa – Es sólo que… leí tus últimos escritos y nunca… nunca noté el dolor que te causaba al reprimir mis palabras…

El rubio tomó una mano del castaño, apretándola contra su pecho desnudo, justo sobre el corazón.

-Misaki, yo…

-Te amo, Usagi-san… - las palabras le robaron el aliento de la boca mientras su corazón se aceleraba – Por favor, nunca vuelvas a dudarlo

Mientras lágrimas de felicidad se acumulaban en los ojos del escritor, estrechó entre sus brazos a su siempre amado Misaki, sintiéndose el ser más feliz por el simple hecho de tener a una persona tan espontánea junto a él. Nunca cambiaría a Misaki por nada ni nadie.

No tardó en mostrar toda la pasión que en él despertaba. Retomando su tarea de despojar al chico de sus prendas completamente, hasta quedar ambos piel con piel, amándose y demostrándoselo hasta fusionarse en un solo como solían hacer.

La noche llegó cayó sobre la pareja mientras ambos yacían abrazados y agotados sobre la cama, tratando de retomar su respiración normal.

El chico no podía evitar el cabecear mientras el escritor lo rodeaba con sus cálidos brazos… habían sido semanas que no tenía un sueño completo que era de esperarse que estuviese totalmente fatigado luego de haber estado en la habitación del conejo.

Usagi se incorporó lentamente una vez que comprobó que su amado dormía profundamente, encaminándose hacia su habitación de trabajo. Ingresó en la habitación, encontrando sus escritos tirados en el suelo. Recogió las hojas tiradas, notando rastros de lágrimas sobre sus escritos… Misaki había llorado al leer todos sus pensamientos plasmados en novelas.

-Perdón, Misaki… - pensó melancólicamente

Buscó el encendedor que siempre guardaba en el cajón de su escritorio.

Las palabras sobraron en cuanto el escritor activó el encendedor, incendiando sus escritos que se consumieron rápidamente por las llamas.

Y como por arte de magia, la tristeza desapareció de la mente nublada del escritor, como aquella nube negra que se marchó del que antes había sido un valle feliz… Y como aquella historia, la felicidad volvió pero, no obstante, el escritor no caería en el error de creer que siempre sería felicidad en su mundo pues eran inevitables las cuatros estaciones en el valle y tarde o temprano aquellos tiernos capullos que en primavera había florecido tan esplendorosamente, marchitarían en cuanto el otoño llegara y morirían sin remedio en cuanto el invierno llegara… Pero grande fue su sorpresa al saber que había encontrado a su hermosa flor que había sido capaz de sobrevivir las cuatros estaciones…

Tras este dolor
y de tanto sufrir
se que al final podremos sonreír...

Tras este dolor
y de tanto sufrir
se que al final podremos sonreír...
antes de alcanzar nuestra felicidad,
se que siempre hay que pasar por lo peor.

La razón de viajar tanto
y de siempre deambular
eran por mis sueños alcanzar
pero yo no hice más que escapar.

Quisiera saber que habrá mañana
solo así podre vivir sin miedo,
nadaré sin parar
contra la corriente por ti...
ya no me queda más que seguir.

Dicen que el dolor te puede consumir
pero al final aún puedes ser feliz...

Busco una flor que pueda aguantar
todas las 4 estaciones sin morir...

Esperando el amanecer
me carcome la ansiedad,
ojos rojos de tanto llorar…
¿Cuándo irá todo esto a acabar?

En mi soledad a la luz de luna
sueño con volar lejos de aquí
con estas alas que solo quieren volar hasta ti...
debo ser fuerte y continuar.

Quisiera volar entre las nubes
ahora que la lluvia ya pasó
en la oscuridad siempre habrá una luz
que con fuerza siempre brillará
debo ser fuerte y continuar…

-Ahhh, ¿Usagi-san? – apareció un Misaki bostezando a sus espaldas - ¿Qué haces?

Tiernamente atrajo al menor hasta sus brazos, seguido de depositar un beso en sus cálidos labios.

El castaño se percató de las cenizas en el suelo y el olor a quemado.

-¿Qué hiciste? ¿Por qué el olor a quemado?

Sonrió el mayor.

-No eran necesarios aquellos escritos que sólo nos causaron dolor

-Hay dos cosas para las cuales no necesito descansar, Misaki – respondió seductoramente, acercando sus labios hasta su oído – De decirte lo mucho que te amo y… - mordisqueó su lóbulo, infiltrando una mano bajo la camisa del chico - … de hacerte mío cada día…

Las protestas eran inútiles cuando se trataban de las caricias combinadas con la voluntad de Akihiko.

-¿Sabes a qué otra cosa no podría renunciar? – preguntó mientras descendía por el tibio cuello del joven Takahashi

-¿Qué…es?

-A la comida de Misaki… - respondió

-En ese caso ten… tendré que preparar algo muy especial mañana – respondió entre suaves gemidos de placer

-Por supuesto, se trata de mi regreso a tu lado

-¡Qué vanidosos y engreído! – pensó Misaki, perdiéndose nuevamente en el éxtasis...

-Misaki… Misaki… - el menor protestó ante la interrupción de su profundo sueño – Despierta…

De mala gana, abrió los ojos para encontrarse con el escritor vestido y listo para salir de compras.

-Tengo hambre – se dio a entender el mayor, picando las mejillas del semi dormido

Misaki se sacudió el dedo de Usagi de un manotazo.

-¿Tiene que ser tan temprano? – preguntó molesto

-Es casi medio día – reprochó el rubio como un niño pequeño

Repentinamente, el castaño abrió los ojos, ¿Había dicho medio día? Se incorporó rápidamente recordando que debía sacar a Usagi del departamento cerca del medio día.

-¡Es tarde! – se puso en pie, buscando cualquier cosa qué ponerse - ¡Debemos ir cuanto antes por las compras!

El escritor observaba a Misaki desde su posición acuclillada, seguía cada movimiento frenético del chico hasta que lo vio deshacerse de su pijama para ponerse su ropa. No dudó en incorporase y acercarse hasta él.

-Misaki… - lo abrazó por la espalda, sosteniéndolo de las manos para ayudarlo a desabotonarse la camisa que recién empezaba el chico a abotonar – Esta es mi tarea…

-¡No hay tiempo para esto! – protestó, retomando su labor de abotonarse la camisa – Será en la noche…

Debido a los nervios, Misaki había dicho algo muy peligroso que, obviamente, no pasó desapercibido por Akihiko quien sonrió con malicia, alejándose de su amado para permitirle cambiarse.

-De acuerdo – caminó hacia la puerta - el postre siempre es lo que más se disfruta luego de la cena…

Misaki giró hacia el escritor que ya había desparecido de la habitación.

-¿Postre? – pensó Misaki con confusión - ¿A qué se habrá referido?

Decidió restarle importancia debido a que tenía el tiempo presionándolo.

Misaki también extrañó al escritor, sobre todo cuando no dejaba de traer latas y productos que desconocía el escritor para preguntarle por el uso de cada uno… Era como un niño que todo lo que sus ojos veían le atraían y no dejaba de preguntar qué era. Con un Usagi en su vida, no necesitaba de niños pequeños pues lo tenía a él.

En el regreso a casa, Usagi se sintió lo suficientemente cómodo para narrar su intento de lavar platos aquella vez en que se emborrachó.

-No puedo creer que no sepas usar una esponja – comentó Misaki con sarcasmo

-En la tele se ve más fácil – se excusó

-No deberías de ver tanta tele – le regañó – Es mejor que preguntes antes de intentar hacer algo así…

-¡Tsk! Lo dices como si fuera tan difícil…

-Es lo mismo que pienso… - se reservó sus pensamientos mientras abría la puerta del departamento

El escritor ingresó primeramente, encontrándose con su departamento totalmente en la oscuridad.

-¿Por qué está tan oscu…? – en cuanto accionó el interruptor, retrocedió ante la presencia de todos

-¡Sorpresa! – gritaron al unísono, seguido de el sonido festivo

-¿Qué es esto?- preguntó sorprendido

-Tu fiesta de cumpleaños atrasada – respondió Misaki dejando las compras en la barra

-Peor fue hace… - sus pensamientos de unieron en fracción de segundos, relacionando todo

Mientras él pensaba que Misaki salía con alguien más y de deprimía por su comportamiento tan extraño, el castaño se esforzaba al máximo por preparar una fiesta sorpresa para su cumpleaños que ocurrió el mismo día del accidente… Con tantas emociones mezcladas, no había recordado su cumpleaños hasta el día de hoy.

-¿Sucede algo, Usagi-san? – preguntó Misaki consternado

El escritor negó con la cabeza.

-Es sólo que… había olvidado mi cumpleaños – respondió conmocionado

Todos enmudecieron ante las lágrimas que empezaban a resbalar silenciosamente por el rostro del escritor… era un momento único pues, hasta ahora, nunca antes nadie aparte de Misaki le habían visto llorar.

Era algo raro para el rubio, podía sentir sus lágrimas caer pero ignoraba la razón… ¿Alegría? ¿Tristeza? ¿Nostalgia? ¿Miedo? No sabía pero sentía todas aquellas emociones que nunca antes le despertaron los demás, por vez primera, todos en una fiesta en su honor le prestaba atención a sus emociones.

Un pañuelo le fue extendido hacia él y lo tomó pensando que era Misaki quien se lo ofrecía. Era Haruhiko quien se había acercado a ofrecérselo.

-Tal vez nunca nos llevaremos bien – comentó – pero entiendo que es humano llorar cuando te sientes notado por los que te rodean…

Esta vez Akihiko no lo miró con hostilidad, simplemente lo miró confundido y con ojos llorosos aún mientras lo más parecido a una sonrisa se dibujaba en el rostro de su hermano mayor.

Misaki sintió una satisfacción en su corazón al ver que Usagi le devolvió, aunque imperceptible, el mismo intento de sonrisa.

Poco a poco el ambiente se tornó en uno realmente familiar, conviviendo todos en una agradable conversación mientras disfrutaban de un manjar preparado por Misaki para el deleite de su amado conejo.

Si Usagi no era precisamente una persona sociable, ahora se mostraba con una sincera sonrisa en su rostro y hablando con todos los presentes… Inclusive, la atmósfera "Prohibido acercarse" desapareció por algunos instantes, permitiéndole al pequeño Mahiro (hijo de Manami y Takahiro) juguetear cerca de la pierna del escritor quien no protestó ante la presencia del infante.

Todos eran conscientes de que los lazos familiares seguirían igual entre la familia Usami, todo sabían que el escritor no cambiaría de actitud pasada la fiesta… todos sabían que el pequeño Mahiro terminaría por exasperar al gran novelista quien inmediatamente lo alejaría con una mirada y atmósfera tétrica… Sin embargo, ¿Cuál sería el chiste si el novelista cambiaba su forma de ser? El encanto se perdería porque sería una persona más del montón y la gente suele aburrirse de la gente normal.

¿Acaso no es más emocionante la vida teniendo a un gran novelista de nombre Akihiko Usami cerca que a un simple Akihiko Usami?

Por la noche, cuando todos se marcharon del departamento, el escritor obligó al chico a cumplir su promesa de seguir con lo que había prometido en la mañana…

-Ahora que la cena ha terminado – susurró Usagi, teniendo acorralado al joven contra la pared de la cocina – Tengo derecho a mi postre prometido

-¿Postre has…?

Los colores subieron al rostro del menor, ¿A esto se refería Usagi con postre?

-¡Wua! ¡No, espera! ¡Espe…!

Y así dio comienzo a otra noche más de acción en el departamento del afamado novelista y su amante.

-FIN-


NOTA: LA CANCIÓ ES UNA TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL LLAMADA ORIGINALMENTE "ONLY HUMAN", INTERPRETADA POR SUPUESTO POR LUIGI ^O^


WUAAAA AL FIN LO ACABÉ! TT^TT (AUNQUE SIENTO QUE LE FALTÓ ALGO -_-u )

PERDONEN LA DEMORA DEL EPÍLOGO, YA TENÍA LA MAYORÍA ESCRITO CUANDO SUBÍ EL CAPÍTULO 7 DEL FIC PERO PUES TIENDO A DISTRARME MUCHO Y NO ME CONCENTRABA PARA PODER HACERLO YA QUE LOS EPÍLOGOS NO SON MIS FUERTE =_=

LA IDEA ERA ACABRLO EN LA TARDE PARA SUBIRLO PERO PUES MI MAMÁ ME SOBORNÓ CON COMPRARME LIBROS SI LE CONSEGUÍA MÁS FICS DE CANDY Y TERRY (COSA QUE NO ES FÁCIL CUANDO YA HA LEÍDO CASI TODOS ¬¬U)

BUENO, CREO QUE TENDRÉ UN BREVE RETIRO DE FICS JEJEJE YA EXPLOTÉ MUCHO LA SERIE Y NO QUIERO HACERME RUTINARIA ^-^ (ADEMÁS DE QUE SOLO ME QUEDA UNA SEMANA DE VACACIONES TT-TT)

GRACIAS A TODOS Y TODAS POR LEER ESTE Y MIS DEMÁS FICS ^-^


HitachiinGirl: jeje me alegra que hayas guardado tu guadaña en el taller de costura nuevamente n_nu creo que me salvé por un pelo de rana XD

Wuaaa mil gracias por creer eso de mi fic ^-^ me da muchos ánimos a seguir (no por ahora pero si más adelante jojo)

Ufff los problemas amorosos siempre suelen ser deprimentes -.-u pero ánimo! Siempre hay que seguir hacia delante y demostrar y demostrarte que eres fuerte y capaz de salir adelante ^-^ recuerda lo que dice en la canción de Only Human "En la oscuridad siempre habrá una luz que con fuerza siempre brillará… Debo ser fuerte y continuar" ^3^ (besos y ánimo en seguir adelante!)

Gracias por haberme acompañado hasta el final en mi fic ^-^

FchanHatake: wiii cautivé tu corazón ^o^ es un honor para mí

Lo sé fue triste el capítulo anterior pero no lo maté al menos jiji es que Junjou es una genial adicción y droga ^o^ precisamente antes de acabar estaba viendo el cap 23 y 24 del manga (aunque no entiendo japonés pero el sólo ver las imágenes me provocaron un ataque yaoi w kyaaa me estaba muriendo del ataque kawai jiji)

Gracias a ti por leer este y mis otros fics ^-^ en verdad agradezco que siempre te expreses positivamente de ellos, no sabes lo agradecida que estoy ^-^

Cuídate y por cierto, NO PUEDES DEJAR ASÍ TU FIC DE "LA ANGUSTIA DE NOWAKI"! DEBO SABER MÁS WUAAAA TT-TT por favor? (ojos de gatito abandonado)

^-^ gracias por todo!

CRISTAL: a mi también me parte el corazón hacerlos llorar (no parece vdd? Pero si es así jeje) TT-TT yo también sufría con Misaki por mi pobre Usagi buaaa!

Wii tengo admiradoras jojo me siento grande jejeje ^o^

Bien, servida con el epílogo, espero que haya sido de tu agrado n_n

Nos vemos y gracias por leer mi fic ^-^

Esmeralda chan: buuuu! No quise hacerte llorar TT-TT si lloras, yo también lloro… pues mas o menos lo estaba jeje pero no así al borde de suicidarme con galletitas de animales jejeje

No te preocupes, no eres la única que es vista raro por sus padres -.- también a mi me dan mis ataques cuando leo otros fics y mi mamá sobre todo me ve y me dice "qué te pasa? De qué te ríes o lloras? XD

Genial! Las galletitas con leche siempre son buenas, esperaré con ansias tu visita para poder tomarnos esa leche y comer esas galletitas y hablar seriamente acerca de las guadañas y su uso compulsivo contra escritoras ^-^ (broma)

Fiu -.-u me salvé del vudú… XD

Gracias por leer mis fics y espero no hacerte sufrir con el penúltimo capítulo jeje

Melody: waaaa por favor respira! TT-TT soy muy joven para ir a la cárcel XD

Jajaja pues ya ves… como dice el hámster de bolt "yo desayuno el peligro" XD o algo así jeje

Agradezco que tengas tan buena opinión acerca de mi fic ^-^ agradezco todos tus comentarios y tiempo que te tomas para leerlo w

Wiii muchísimas gracias por tu apoyo en otros fics ^-^

Nos vemos!

LenorePendragon: es que el puede que sea homofóbico o puede que odie a los vagos emo XD

My lord… yo no quiero tu alma -.-u sólo quiero zapearte XD y creo que me he ganado ese derecho al actualizar y acabar mi fic ^-^ (cuídate el lunes XD… TT-TT)

Jaja seee soy una maldita que le encanta llevar al extremo todo como dice Melody XD y no es mi culpa… tú sabes que me encanta dramatizar y siempre mato a alguien en mis historias (al menos en las propias XD)

No puedes zapearme, ya te lo dije! DI NO A LA PIRATERÍA XD

Y tú eres quien debería de tener cuidado en las escaleras ¬w¬ jeje

AHORA ACABA LOS DEMÁS FICS TUYOS!

Marthiis Wolff: OwO que bueno que te guste mi estilo de escribir jejeje aprecio mucho tu comentario ^-^

Agradezco que tomes un poco de tu tiempo para leer y dejar un review a mi historia ^-^

Wuuu me prestas a Tama-chan? TT-TT quiero que me cante Onegai?

Lamento haberlos hecho sufrir a los dos TToTT!

Bueno pues tendré un pequeño retiro espiritual XD(no es cierto, no es espiritual jeje) pero pues tengo otros fics que son de puro junou, tal vez quieras leerlos también ^-^

Bien, espero que el epílogo les haya agradado a ti y a Tama-chan ^-^

Gracias!

jhoanna: gracias por leer mi fic ^-^

Todas esperamos que Usagi vuelva a despertar y que abrace a su Misaki ou

Espero que te haya agradado la historia y el epílogo jejeje

Gracias!


MIL GRACIAS A TODOS(AS) LOS QUE ME LEYERON!

NOS VEREMOS!