Disclaimer:Twilight no me pertenece, y la historia tampoco, es deedieswan. Sólo me adjudico la traducción

Título: Inesperadamente

Summary: TRADUCCIÓN. Él tiene 32, casado y completamente destrozado. Ella tiene 17 y vive encerrada. Cuando Bella Swan sale finalmente de su aislamiento debido a un trabajo de fin de semana en una panadería y ayuda al hombre destrozado, formarán una inesperada pero hermosa relación. Bella/Edward. Rated M.

Nota 1:Todo lo mío(?) es para Lizjoo porque es MI TODO y la amo densamente

Nota2: La traducción va dedicada a la bitch, espo maravillosa Leeh, aka Mindfreak'girl porque la amo y es su cumpleaños :)

Nota 3: Gracias a Eli y Mel por revisar


Inesperadamente

1. El primer día

Ella estaba respirando con dificultad, su mente estaba incómoda. Su pecho subía y bajaba furiosamente ante la idea de lo que iba a comenzar. ¿Lo haría? ¿Podría ella hacerlo? Sólo había una manera de que ella lo supiera.

Pasó a través de la puerta, sonrió torpemente y se presentó. "Hola, soy Bella Swan. ¿Se supone que hoy empiezo a trabajar?"

"Bella," exclamó una joven mujer. "Bienvenida a Crumbs (1). Estamos muy contentos de que vayas a trabajar con nosotros. Por cierto, soy Tanya, tu jefa."

La mano de Bella se volvió repentinamente sudorosa, y tuvo que tragar unas cuantas veces antes de poder responder. "Un gusto conocerte," respondió en voz baja.

Bella nunca había sido confiada. Ella nunca había tenido a nadie a quien pudiera llamar amigo, ni siquiera en la escuela. Ella decidió usar su tiempo de manera productiva, estudiando y leyendo; en vez de salir con sus amigos y conocer chicos. No era que fuera una chica de diecisiete años inepta para socializar, o que fuera fea, porque no lo era. Los chicos de la escuela le prestaban atención y, por supuesto, conseguía algunos silbidos en la calle. Pero Bella se abstenía e ignoraba los silbidos.

Aunque pensó que podía mantenerse ocupada con sus estudios y su entusiasta afición a la lectura, Bella se dio cuenta de que no era saludable mantenerse aislada todo el tiempo. Su padre hacía seguido comentarios sobre ella, tales como 'aislada' y 'solitaria' – pero Bella sabía que estaba preocupado porque no tenía amigos y tampoco salía. Él era el jefe de policía local, así que él sabía lo que hacían los chicos de la edad de su hija.

Así que, después de intervenir un poco, el padre de Bella le sugirió encontrar un trabajo para los fines de semana. Primeramente, esto le pareció una Buena idea a ella pero mientras estaba parada allí, siendo presentada a todo el mundo, mostrándole cómo hacer el café y el pastel, se encontró con que estaba muy lejos de lo que estaba acostumbrada a hacer. A ella le gustaba estar por su cuenta; era parte de su carácter. De hecho, la ponía nerviosa estar cerca de todas esas personas- casi tan malo como en la escuela.

Cómo sobrevivió Bella a través de los días de clases, ni ella misma lo sabía. Todo lo que era familiar para ella eran sus libros y sus estudios. Durante sus tiempos libres ella iba a la biblioteca a leer, y nadie la molestaba – a nadie le importaba lo suficiente. Ella no era significativa en la escala social – pero a ella no le importaba. A la hora del lunch ella compraba su almuerzo y comía sola, y después iba a la biblioteca a un salón vacío para así poder leer en paz.

Bella era una estudiante de 'A' por eso. No había nada en ella que gritara 'inteligente', pero era trabajadora y prudente. Ella sabía que en el pasado había sido 'ratón de biblioteca' – ella necesitaba hacer algo con su vida, pero no sabía qué exactamente. Así que cuando su padre le dio su sugerencia, no se mostró reacia a aceptarla.

Sin embargo, ahora estaba reconsiderando su decisión, con la interacción social con más de una persona. Tal vez era demasiado pronto para salir de su estado de aislamiento. Estaba casi temblando.

"Ésta es Alice," Tanya le dijo a Bella, señalando a una pequeña morena con cuerpo de duende que estaba en la esquina.

"Encantada," Alice sonrió y luego extendió su mano hacia Bella, "puedo decir que seremos grandes amigas."

Bella sólo pudo sonreír en respuesta. Ella realmente nunca había tenido verdaderos amigos antes, pero era así como le gustaba. Por otra parte, Alice se veía bastante amable a pesar de su arrebato; Bella se sentía cómoda y bienvenida.

Tanya le dijo a Bella que su tarea sería ser la sombra de Alice; sólo para conocer a los clientes y cómo funcionaba la tienda. Bella estaba contenta con esa idea, porque eso significaba que no tendría que decir mucho. A veces, estando solo sin hablar, Bella se sentía tranquila y a gusto; era lo que más le gustaba.

Alice era diferente a Bella – de hecho, ella era completamente lo contrario. Ella rebotó hacia el mostrador, y para consternación de Bella, le guiñó un ojo mientras revoloteaba alrededor – justo como una pequeña hada. Huh, Bella pensó mientras observaba a Alice. Ella se sorprendió de lo encantadora que la encontró, tal vez serían amigos después de todo.

Después de examinar la forma general en la que los clientes estaban satisfechos, Bella se sintió un poco más segura que antes. Ella había llegado a conocer un poco mejor a Alice y le parecía dulce. Bella estuvo a punto de que le comenzara a gustar hacer amigos ya. Pero por ahora, ella estaba satisfecha con lo que tenía. A Alice le gustaba hablar de ella misma: Bella se enteró de que era la única hija (sólo ella) y que vivía con su madre y su padre en la reservación, ya que era ahí donde estaba su trabajo. Bella se dio cuenta de que esa era la razón por la que nunca había visto a Alice en la escuela. Era la única explicación, Bella estaba muy consciente.

De repente, Alice se dirigió a Bella mientras sus ojos brillaban. "Ahora, a veces hay algunos clientes super-buenísismos, por lo cual, está permitido coquetear mientras los atiendes," Alice le dijo.

Bella sonrió un poco. Ella nunca había coqueteado antes, incluso la idea de hacerlo la aterraba. Los chicos habían tratado de hablar con Bella antes – ya sabes, la usual pequeña charla. Pero Bella creía que era mejor una charla más inteligente, y no se preocupaba por los chicos de su escuela. Sí, algunos de ellos eran bastante lindos, en su opinión, pero por alguna razón Bella se sentía bastante apartada de ellos – como si fuera de otro planeta. De nuevo, ella parecía tener cosas que nadie más en la escuela.

"¿Qué quieres decir?" preguntó Bella.

Alice se echó a reír, con voz muy ronca. Bella se preguntó si era fumadora. "Bueno, por ejemplo, ¿ves a este papito que viene justo ahora? Fíjate en lo que hago."

Por supuesto, Bella acogió con satisfacción esta instrucción. Ella era Buena observando; especialmente con cuidado.

El hombre entró, debía estar en sus treintas y era bastante atractivo a la vista de Bella. Era rubio, de ojos azules y le dio a Alice una sonrisa mientras ella se acercaba. Bella miraba mientras Alice lo observaba, sonriéndole con los ojos y con una hermosa sonrisa extendiéndose por toda su cara.

Bella bajó la mirada, sintiéndose terriblemente avergonzada. Quería decirle a Alice que estaba siendo demasiado evidente y que ella estaba a punto de humillarse. Por otra parte, Bella no sabía cómo funcionaban esas cosas, así que supuso que sería mejor ver, como Alice le había dicho. Pero aun así, no pudo evitar sonrojarse.

"¿Qué se te ofrece?" Alice preguntó, sus ojos escandalosos y su voz baja y casi ronca. Bella quería encogerse de la vergüenza.

El hombre vaciló, pero sin dejar de sonreír a Alice. "Bueno, sin duda, tengo una cosa en mente – pero ¿qué hay de bueno aquí?", él tenía un ligero asunto sureño, que Bella tuvo que admitir que lo encontró ligeramente atractivo. El hecho de haber comenzado a sentir algo de atracción emocionó a Bella, pero no estaba completamente segura de si era por la confianza que Alice estaba poniendo en ella.

Alice continúo con su sonrisa irresistible. "Hay muchas cosas buenas aquí, señor." Bella hubiera jurado que había visto a Alice hacerle un guiño. Ella se sentía mortificada.

"En ese caso, tomaré solo lo que tú me quieras ofrecer," replicó el hombre, casi igualando el tono de Alice. Bella esperó aprehensivamente por lo que Alice diría después. A pesar de que la vergüenza era muy abrumadora para ella y que lo que quería era hacerse bolita y esconderse en un rincón, se quedó quieta. Bella tuvo que admitir que estaba medianamente intrigada.

"¿Sin preferencias?" Alice sonrió. Bella esperaba la respuesta tan fervientemente como Alice.

El hombre rió un poco. "Bueno, si quieres saberlo, soy un hombre de bollos."

"¿Bollos, dices?" Alice soltó una risita y luego le susurró al oído a Bella. Su respiración comenzaba a agitarse. "¡Yo tengo un buen trasero!" Alice dijo impacientemente a Bella, y luego se dio la vuelta para ir detrás del mostrador, donde estaban algunos bollos glaseados. Bella vio como los ojos del hombre seguían a Alice mientras se inclinaba hacia abajo, definitivamente era un hombre de bollos (2). Ella se rió coquetamente ante la mirada traviesa y lasciva del hombre – era bastante cautivante y nuevo para Bella.

Alice se dio la vuelta con dos bollos glaseados y los inclinó hacia arriba para que quedaran alineados sugestivamente con su pecho. A pesar de la emoción de esa nueva situación para Bella, era bastante embarazoso; ella no estaba acostumbrada a ese tipo de interacciones. Quería enterrar su cabeza entre sus manos, pero estaba preocupada de que alguno de ellos lo notara, y Bella no era de las que les gustaba hacer alboroto. Además, ella estaba casi disfrutando el show y ansiosa por saber que pasaría después.

"¿Espolvoreados o no?" preguntó Alice.

Entonces, justo antes de que el chico respondiera, Tanya, la jefa de Bella y Alice, salió de la cocina con una colosal sonrisa en su rostro. Bella notó que el hombre como que se revolvía y miraba a Alice y después de nuevo a Tanya.

Jasper!" gritó Tanya mientras pasaba a través de la puerta del mostrador. "Chicas, quiero que conozcan a alguien muy especial para mí. Este es mi novio, Jasper."

Bella vio cómo lo lujurioso desaparecía de Alice y cómo la sonrisa coqueta se borraba de su rostro. "Un gusto conocerlas," dijo, casi malhumorado.

Entonces Bella escuchó murmurar algo a Alice. "Mierda. Ese es Jasper."

Bella quería reírse de esa extraña situación, pero seguramente aumentaría el desconcierto. Tanya miró a Alice y a Bella, buscando en sus caras para ver por qué estaban tan adormiladas, pero no sacó nada de eso, y luego entrelazó su brazo con el de Jasper. Bella sintió cómo Alice se ponía un poco rígida.

"Bueno, chicas, es muy temprano, así que no creo que estén muy ocupadas por un rato, así que estaré hora y media con Jasper. Alice, estás a cargo hasta que regrese. ¡No vayan a hacer nada malo! ¡Vigila a Bella!" se rió, y con eso, salió y se fue por la calle, brazo a brazo con su silencioso novio. Alice y Bella miraron a través de la ventana mientras ellos se alejaban, y Jasper volteó rápidamente a dirigirle una sonrisa a Alice antes de que regresara a prestar atención a la jefa.

"Creo que le gustas," Bella susurró, tartamudeando un poco, no acostumbrada a escuchar su voz. Ella nunca decía nada como eso – pero este era un nuevo comienzo, una nueva Bella, que era conocida antes como la recluida del pueblo. Y ella creía que podía empezar hablado un poco más.

"¿Lo crees?" dijo Alice de forma muy simple, pero después volteó y le dedicó una pequeña sonrisa a Bella. "Es lindo, huh?" Bella podía percibir que Alice aún seguía semi-consciente de lo que había pasado antes, especialmente porque había empezado a ir tan bien.

"Sí, es lindo," contestó Bella.

"Oye, eres muy bonita, ¿tienes novio?" preguntó Alice. Sus ojos casi tan ansiosos como cuando estaba mirando a Jasper. Claramente, ella parecía algo entrometida.

"Oh no, yo no salgo," replicó Bella. Ella estaba sorprendida por cuánto le estaba revelando a esta chica, pero, hey, tendría que acostumbrarse.

"¿En serio?" Alice parecía estupefacta. "¿Por qué no? ¿Tuviste un mal truene o algo así?"

"Algo así," Bella contestó. Le gustaba Alice y no quería que pensara que era rara, como todos los demás pensaban.

"Bueno, creo que es tu turno, te toca hacer el coqueteo número dos del día de hoy." Alice sonrió con entusiasmo, como si estuviera tramando algo.

"¿Coqueteo número dos?" Bella rió un poco; no estaba muy segura de lo que Alice quería decir.

"Sí, justo ahora puedo ver a uno de nuestros clientes asiduos caminar por la calle, y está bueno. Quiero decir, lo he tratado antes, pero tiene como treinta, está casado y tiene un niño. Mi madre conoce a su familia, y dice que su mujer lo está engañando, así que creo que está buscando a alguien más. Vamos Bella, veamos lo que consigues."

Bella contuvo el aliento ante la perspectiva de su primer intento de coqueteo con un hombre casado de treinta años y con un niño. Ella no haría eso, pero Alice parecía muy ansiosa, y era la primera amiga que Bella había tenido. Quería darle una buena impresión pero eso parecía mucho. ¿Lo haría? ¿Podría tan siquiera hacerlo? Ella miró hacia la puerta mientras el hombre entraba, pero no tuvo de mirar su cara con detenimiento, porque él miró hacia abajo. Se volteó hacia Alice.

"No puedo," susurró, con la sorpresa escrita en su rostro. Ella duramente había hablado con un hombre antes, mucho menos coqueteado con él. Era un gran paso para ella, coquetear con hombre que no conocía y al menos diez años mayor que ella. Sus manos comenzaron a agitarse.

"Vamos, sabes que puedes. Estarás bien. En serio," Alice bajó su voz hasta que fue un susurro "Está mirando hacia ti ahora mismo. Quiere que tú tomes su orden, puedo verlo. ¿Quieres que le diga a Tanya que rechazaste a un cliente?"

Por supuesto que no, y aunque las palabras de Alice sonaban bastante insensibles, ella sabía que le estaba haciendo un favor. Después de años de no hablar con nadie, excepto su padre y sus profesores, ella necesitaba meterse de nuevo en el mundo exterior – y eso era lo que Alice hacía. Bella tragó saliva, mientras se volvía hacia Alice y la sonrisa de esta regresaba a su cara. Entonces se volvió hacia el hombre que estaba esperándola.

Bella se detuvo en seco cuando volteó a ver al hombre que estaba esperando. Alice había estado muy mal. Él no estaba 'bueno' como Alice lo había llamado, no, esa era una palabra que definitivamente no describía a la figura del hombre que tenía enfrente. La boca de Bella bajó un poco, casi en un suspiro, mientras seguía boquiabierta. Había algo en su cara que le hacía parecer destrozado, como si su cara estuviera formada para tener la mirada de dolor. Sus ojos eran de un verde intenso y parecía que deberían estar contentos, pero en su lugar, parecían melancólicos. Mientras él miraba en los ojos de Bella, obviamente leyéndola de la manera en que ella lo estaba haciendo, ella sólo pudo llegar a una conclusión con un suspiro. Él era hermoso.


(1)Significa migajas

(2)Se refiere a la palabra buns, que puede significar bollos o trasero

Bueno, aquí está mi nuevo proyecto :D, no abandonaré ninguno de los otros, sólo que esta historia realmente la amo; espero que les guste (:

Reviews?

sparklinghaledecullen