Título: Galletas

Ranking: M (Lemon al Final)

Sumary: Una genio de las matemáticas, una escuela loca por conseguirla de tutora y el idiota albino que conoce el precio por tenerle. ¿Qué tantos líos puede un paquete de galletas causar?

Advertencias: Lemon Final/UA/Quizás un poco de OoC/Diferencia de edades/Tema Escolar.

Pareja: InuYashaxKagome

Disclaimer: Todos los derechos de creación de InuYasha son de la maravillosa Rumiko Takahashi. Inu no me pertenece.

O

O

O

El precio de cada año

O

O

O

La pequeña niña que siempre se ubicada en el fondo del salón de clases había ganado, ofreció a cambio de sus servicios un pequeño precio, accesible a todo mundo, pero a la vez difícil de cumplir.

Ella tenía en sus manos la clave para aquellos estudiantes que debían materias, deseaban subir sus calificaciones, o salvarse de pasar todo un verano en exámenes de recuperación. Desde los últimos semestres e incluso los de recién ingreso, todos iban en su búsqueda por su fama desde la primaria, se había vuelto la joven más acosada por la escuela, cada fin de año.

El estar en una secundaria que se integraba a la Universidad con programas de estudios de Escuela Superior era una delicia y a la vez una tortura, y el ser una pequeña niña prodigio para los estudios era aún peor. —Escuchen todos…—Pedía la atención una joven de cabello color azabache, sus ojos color marrón denotaban la frialdad y serenidad de su carácter. Al notar todos los presentes la fría mirada callaron de inmediato.

En ese instante llegó a hacerle compañía una joven de cabellos y ojos castaños, de mirada decidida pero a la vez muy dulce. —Como saben, cada año ella nos informa sobre el precio a pagar por sus servicios de tutora y…

— ¿Qué es eso? —Preguntó un joven de cabellos oscuros, su mirada dorada observaba con fijeza la escena delante de él. Una chica de su semestre junto a una de la Superior discutía delante de chicos de la misma, secundaria y varios de la Universidad entremezclados, la escuela era un desastre desde aquella idea de la directora de unir todos los niveles superiores de educación. —Parece todo un circo.

— ¿De verdad no lo sabes? —Cuestionó sorprendido el pelinegro de cabello corto a su lado. Sus ojos azules se abrieron de par en par al notar la grave falta de conocimientos de su amigo sobre su entorno. —Son las representantes de la pequeña Kagome… La pelinegra es su hermana mayor y la otra chica preciosa de ojos cafés y cuerpo de pecado…

—Dilo de una vez, Miroku. —Interrumpió el pelinegro con fastidio, las malas mañas de su mejor amigo eran un grave problema a lidiar todos los días. — ¿Quién es esa tal Kagome…?

—La pequeña Kagome. —Corrigió su amigo. InuYasha lo miró fastidiado. —Yo la llamo así de cariño. —Se excusó. — Es de tercero de secundaria y aquellas son sus representantes. —Señaló a las dos mujeres de gran atractivo que seguían hablando frente a la multitud impaciente. —Cada fin de año ellas la ofrecen para estudiar para los exámenes finales y en algunos casos las materias pendientes.

— ¿Ah, sí? —Respondió sin esmero el albino, quien fue jalado de una oreja por él al notar el poco interés que le prestaba a sus palabras. —Oye, eso duele Miroku ¿Qué tiene de especial esa niña?

—Esa niña es impresionante… Con decirte que el año pasado logré que me ayudara con las cinco materias que debía… Pero es tan dulce y hermosa que…

—…La tentación te ganó y te llevaste una buena paliza dada por una niña…—El joven de la coleta le miró sorprendido y como si le leyera el pensamiento el otro respondió con naturalidad. —Si, fue un rumor muy sonado el año pasado, pero lo que no sabía es que la fierecilla había sido ella. —Su joven amigo se sintió ofendido ante el comentario y posterior burla del pelinegro. —Tú eres un depravado, mira que intentar algo con una de secundaria… Aunque le doy bastante crédito, si te salvó a ti de suspender, debe ser excelente maestra.

—Merezco mis méritos. —Reclamó. Se acercó con una sonrisa burlona. — Ven…—Lo tomó del brazo casi arrastrándolo hasta dejarlo frente a la reunión de personas que cada instante se conglomeraban más, era evidente que todas estaban ansiosas por oír que se debía este año por la pequeña. —Escuchemos el precio de este año…

— ¿El precio de este año? —Asombrado, el ambarino volteó para exigir una respuesta.

—Así es, cada año cambia el precio según lo que ella quiere. El año pasado fue un mes de ayuda comunitaria en un asilo, es alguien muy noble. —El joven de largos cabellos azabaches se impactó ante la declaración, no se imaginaba a Miroku en servicios comunitarios, alguna trampa debió haber hecho para eso. —Y ahora calla que debo dos materias este semestre, aunque podría coquetearle a las maestras, quisiera esta vez pasar de manera decente.

—Me pregunto que será "decente" para ti.

—Debido a la alta demanda que tiene mi hermana menor, este año ella decidió que quien le regalara su postre favorito será a quien ayude. —Hubo desconcierto entre la gente, era algo extraño de pedir.

—Si no están conformes no nos importa en lo absoluto. —Contestó la joven de cabellos castaños. —Al fin y al cabo ustedes son quienes la necesitan a ella.

—Fin del tema, esto ha sido todo. —Agregó cortante la mujer de pelo liso.

Los jóvenes estudiantes se retiraron con prisa a investigar sobre los gustos de Kagome, su meta era descifrar a como diera lugar el postre favorito de ella para poder ganar su ayuda durante los estudios.

Las adolescentes que hablaban frente al público estaban preparando sus cosas para marcharse, dejando solos al pelinegro y su amigo de la coleta. InuYasha…—Colocó la mano derecha donde llevaba un guante negro, por costumbre, en su hombro. —Tendré que dejarte a solas, parece que aquellas pobres damas necesitan mi ayuda…

—No cambias Miroku… Espero que ella te golpee.

—Tenlo por seguro. Sango es una chica fuerte.

La escena trascendió y no llegó a más, su amigo siempre buscaba una oportunidad con la joven de cabello castaño pero ella lo rechazaba enérgicamente. Tenía el presentimiento de que detrás de todo ese enojo que pretendía mostrar también tenía algún sentimiento por su amigo, seguramente negándolo por lo terriblemente mujeriego que era. Pero el amor no era ni sería nunca su fortaleza, así que olvidó rápidamente el tema.

Aunque al principio no le había tomado mucha importancia el constante ir y venir de rumores lo fueron llenando de dudas. Dos días después poco a poco la curiosidad por conocer a la pequeña prodigio que tenía a toda la escuela de cabeza ocupaba una gran parte de sus pensamientos. Desde aquél instante vio por todo el campus correr a estudiantes de todos los niveles preguntando por los gustos de la Higurashi menor.

Parecían desesperados por conseguir esa información pero nadie, al parecer, sabía que postres prefería la joven. Inclusive vio acosadas a la hermana mayor y la amiga que le acompañaba, varios esperaban sacarles la respuesta pero a consideración del ambarino ellas tampoco sabían nada. Y de hacerlo, era obvio que nunca la delatarían.

Ya estando harto de la desesperación de todos, hasta de los universitarios que ya no hallaban ni que hacer por saber la respuesta, llegó a la cafetería fastidiado. No podía creer que una niña de tan corta edad creara un problema tan grave a sus propios compañeros de Facultad, aún el mismo Miroku, quien acosaba a Sango por una respuesta… Y un hijo además. —Esto se ha vuelto un criadero de locos…—Alzó los brazos, colocándolos detrás de sí y las manos sobre su nuca. —Todo esto por esa pequeña…

— ¿Le puedo ayudar en algo? —Una voz muy amable de mujer se escuchó melódicamente. Era la camarera que pedía su orden con gentileza. —Mi nombre es Enju y deseo tomar su orden por favor. —La hermosa joven de cabellos rojizos y mirada de carmín le sonrió. Él emitió un gruñido de desagrado, le costaba mucho acostumbrarse a la amabilidad de otras personas.

—Tráigame un capuchino y un paquete de galletas de caramelo, que hallan estado en el congelador antes, por favor, no es lo mismo si están todas derretidas.

Su expresión amarga al pedir una merienda poco habitual para un universitario hizo sonreír a la camarera al pensar que la otra chica también había dicho lo mismo. Aunque la diferencia es que ella ordenaba un vaso de leche, como la pequeña que aún era.

La mesera marchó a la cocina sonriéndole a alguien de la mesa contigua y ella, quien lo miraba en secreto desde que había llegado, pudo apreciarlo mejor.

—Es él…—Suspiró con pesadez mientras en su mente le invadían los recuerdos.

Ya antes lo había visto cuando era mucho más pequeña, una niña. Salió algunas veces con su hermana mayor pero no había funcionado a pesar de lo mucho que se querían. Siempre le pareció muy guapo, su porte masculino y el cabello negro tan largo le había hechizado, era incluso más largo que el de ella. Ese color de ojos tan inusual, ámbar, dorado como el Sol y esas actitudes tan infantiles le atrajeron hacia él.

Seguramente no la recordaría.

Volvió a suspirar y entornó la vista al cristal a un lado que servía de ventana. Había estado a salvo por el momento debido a la idea que había tenido, nadie en la escuela sabía de su postre favorito, ni siquiera su hermana mayor. Sería imposible que se enteraran y este año estaría a salvo, quería descansar esta vez, pero nunca tenía el valor de decirles que no a todos a aquellos que esperaban una oportunidad.

Frustrada se levantó de su asiento para marcharse de una vez, no sin antes echar un último vistazo al joven de mirada ambarina. Su orden ya había sido traída y esas galletas de caramelo tan ricas y exquisitas le encantaban, eran la respuesta que toda la escuela buscaba tan desesperadamente. Galletas cubiertas de caramelo. Sonrió con ternura y salió del lugar, necesitaba otro escondite, desde hacía unos minutos se había sentido observada.

o

o

o

N/Kou: Quizás muchos crean que no es necesario y que no he hecho casi nada de cambios pero pienso que un pequeño retoque no le venía mal a la historia. Si de por sí al ser una de las primeras que hice está plagada de OoC (traté de minimizarlo, pero tampoco quise modificarla mucho) En fin, no estaba muerta ni andaba de parranda (lo hubiera preferido -.-U) Ocupada, trabajo, segundas alertas (?)Que tengan un excelente día/noche/fin del mundo y coman galletas de caramelo :3 La actua será pronto, por si a alguien le interesa...