Disclaimer: Ninguno de estos personajes me pertenence. Sólo juego con ellos.

.:: Hoy es un día especial, sólo eso ::.

.

.

Estática en tu sitio, en medio de aquel solitario pasillo, miras incrédula al chico que está frente a ti. Cabellos rebeldes azabaches que apuntan a todas direcciones, ojos en los que te pierdes y que te miran fijamente, pero a la vez parecen no mirarte. Extiende su delgado brazo y te tiende una enorme y bizarra paleta de caramelo que son tan características de él. Sólo él las come, sólo él las tiene.

Miras su mano traslúcida y delgada, que te sostiene la paleta para que tú la tomes. No sabes qué hacer o qué decir, quizá porque no hay palabras que decir. ¿Qué puedes decir o hacer cuándo tienes enfrente a la persona más bizarra y distante que has conocido? Aunque "conocido" no es exactamente la palabra que Misa escogería.

Extiendes tu mano temerosa para tomar la paleta que te ofrece, casi tiemblas cuando tu mano hace contacto con la suya, que es gélida. Después de eso simplemente te quedas mirándole a los ojos fijamente, sin saber qué más hacer, con la paleta aún en tu mano. —¿Por qué…? —no sigues, no puedes.

Casi jadeas cuando en sus labios parece haber un atisbo de una sonrisa. Él jamás sonríe.—Hoy es un día especial, eso es todo.

Entonces, tan misteriosamente cómo es él, tan misteriosamente como había llegado, él se gira sin decir otra palabra más. Congelada en tu sitio miras como se va en un santiamén y cómo te quedas de nuevo sola en aquel pasillo con un silencio tan pacífico. Miras la colorida paleta que tienes en la mano y no puedes evitar sonreír.

N/A:

+NADA de sentido, lo sé. Simplemente es un momento que quise escribir, nada más así. Ya saben que muy a diario me doy el gusto de escribir cosas sin gran sentido, es que me encanta xD.

Leon.