Argumento

Merecía la pena romper todas las reglas por un hombre como él.
Regla #1: Nada de citas a ciegas.
Después de haberse enfrentado a muchas, Isabella Swan no estaba dispuesta a volver a tener otra cita a ciegas…Hasta que su mejor amiga le pidió un favor y conoció a Edward Cullen. Si hubiera sabido lo guapísimo que era, no habría protestado.
Regla #2: Nada de besos en la primera cita.
El problema fue que, después de una sola cita con Edward, Bella quería mucho más que besos, lo cual debería haber sido motivo suficiente para no tener una segunda cita. Pero no lo fue.
Regla #3: Nada de enamorarse.
Bella había decidido tener un romance sin ataduras, hasta que Edward empezó a hablar de amor.