VEINTICINCO MOMENTOS: veinticinco oneshots sobre Ulrich y Yumi (CL). Aquí la lista de palabras: 01.- Pastelería; 02.- Baño; 03.- Resfriado; 04.- Secreto; 05.- Árbol; 06.- Naranja; 07.- Bomba; 08.- Caricia; 09.- Arriesgar; 10.- Pasado; 11.- Nariz; 12.- Agua; 13.- Excusa; 14.- Amigo; 15.- Sol; 16.- Salado; 17.- Enfado; 18.- Manzana; 19.- Llaves; 20.- Hogar; 21.- Lluvia; 22.- Diario; 23.- Elfo; 24.- Té; 25.- Camisa. (Si alguien quiere tomar este reto puede hacerlo, me gustará leer las versiones que aparezcan.)

.net/u/1718696/Natsumi_Niikura lista por Natsumi_Niikura ^^

Gracias, dejen muchos reviews!

1. "Café au lait" (Palabra: Pastelería)

¿Por qué no encontraba adecuado aquel momento? Sin dudarlo, era el mejor, su discurso de No solo somos amigos Había pasado tanto tiempo desde que había hablado con Jeremy sobre el tema,… recordaba lo que le había dicho como si fuera hoy…

(Flash back) (NA: Este flash back se encuentra en el libro oficial de code lyoko: la ciudad sin nombre, del cual no poseo derechos de autor peri sí lo poseo, (porque lo tengo en casa :P))

-¿Y Yumi?

Era una pregunta un poco rara, viniendo de Jeremy. Ulrich, Odd y él tenían una especie de regla no escrita. Estaba permitido tomarse el pelo mutuamente respecto a las chicas, y estaban permitidos (¡Y eran bienvenidos!) los comentarios sobre las alumnas más guapas del Kadic. Pero nunca se hablaban en serio de las personas importantes para ellos. Aelita para Jeremy, Yumi para Ulrich y cualquiera de las chicas de turno para Odd.

La cosa era que Ulrich parecía estar destrozado por aquel asunto, y su amigo no había logrado contenerse.

-Yumi está bien, o eso creo-masculló Ulrich-. No es que estemos hablándonos mucho últimamente.

-Ya me he dado cuenta-dijo Jeremy-. Pero ¿por qué?

Ulrich no era un tipo muy hablador, pero en el fondo la noche iba a ser larga, y Jeremy había pillado al vuelo que tenía demasiados pensamientos hormigueándole por la cabeza. A lo mejor le vendría bien abrirse con alguien para desfogarse, y lo mismo podría hasta oír algún consejo inteligente.

Y así era. Extrañamente, Ulrich tenía tantas ganas de hablar como Jeremy e escucharlo. Y palabra tras palabra, se fue poniendo al día sobre la situación sentimental de su amigo. Lo que le había dicho a Yumi cuando se había negado a cuidar de Kiwi, lo que ella le había respondido… y las cosas que no conseguían decirse. Nunca.

-La cosa pinta mal-comentó al final-. Pero me parece que podrías resolver la cuestión de una forma bastante sencilla.

Sonrió al ver que Ulrich ponía los ojos en blanco. Él creía que ciertas cosas no tenían solución, y que, cuando la tenían, casi nunca era sencilla. Jeremy lo conocía bien.

-¿Y cual sería esa forma? Soy todo oídos –refunfuñó Ulrich, escéptico.

-Pues… -Jeremy se encogió de hombros y miró hacia el suelo-, decirle la verdad. Por ejemplo.

-¿O sea? –le respondió su amigo mirándolo fijamente a los ojos.

Jeremy suspiró. Ésa era la amarga ironía de las historias de amor: cuando era la tuya y estabas metido hasta las orejas en el asunto, no entendías nunca nada de nada, mientras que desde fuera todo se veía más claro que el agua.

-O sea –le explicó-, que tú ya no aguantas esta situación en la que hacéis como si sólo fueseis amigos, mientras que ambos sabéis que hay algo más. ¿Cuánto tiempo ha pasado ya?

Ulrich tenía los ojos entrecerrados por el esfuerzo de concentrarse.

-¿tiempo desde qué?

-Pues desde que Yumi te dijo que preferiría que fueseis sólo amigos.

-Ah –dijo Ulrich mientras se rascaba la cabeza (Que guapo es cuando pone la cara de "no me acuerdo" y se rasca la cabeza bueno, Ulrich siempre es guapo ^^), tratando de acordarse-, de eso hace ya un siglo, por lo menos.

-Precisamente. Y mientras tanto siempre habéis seguido queriend…- Jeremy se sonrojó-, en fin, habéis seguido. Ahora tú ya no soportas más esta especie de secreto a voces entre vosotros, pero tampoco te atreves a decírselo.

Ulrich miró de soslayo a su amigo con una media sonrisa.

-Sabelotodo…

-Ya ves, qué difícil –le replicó Jeremy, sonriendo él también-. No es más complicado que reparar un superordenador cuántico.

(Fin flash back)

Bueno a qué esperaba, debía mirarla a los ojos, tomarla de las manos y decirle tan solo una frase. Yumi, Tú y yo no sólo somos amigos, ambos lo sabemos… ¿Quieres… Quieres qué? Quieres y punto, porque ambos queremos. Yumi, yo te quiero.

Pensarlo no era difícil, pero cada vez que estaba a punto de hacerlo, le sucedía algo inoportuno, o simplemente se le formaba un nudo en la garganta que no le dejaba hablar.

Ahora estaban en una cafetería pastelería, el café au lait, un sitio moderno, donde los chicos habían avanzado en su investigación de Franz Hopper, Waldo Schaeffer, o como se llamase en realidad. Estaban esperando por los otros, que los habían dejado solos con alguna excusa tonta para darles tiempo para charlar, pero aún así estaban en silencio, y los pensamientos de Ulrich carcomían su mente, "venga díselo ya" se auto repetía para infundirse valor, pero cada vez que intentaba abrir la boca para decir algo, alguna cosa en su interior lo frenaba.

-Bueno-Ella rompió el sepulcral silencio (ya era hora ¬¬) con una sonrisilla enigmática en los labios-. ¿Qué tal te va?

Ulrich no la había mirado directamente a la cara hasta ahora, sin duda, estaba hermosísima, el pelo le caía desordenado alrededor de su carita ovalada sus mejillas tenían un color rosadillo por el ambiente de la cafetería y sus ojos orientales tenían un brillo especial, él simplemente se sonrojó y dijo un tímido "Bien" devolviendo la mirada a su batido de chocolate a medio terminar.

Ella apoyó la cabeza en su mano derecha y lo miró, examinó sus ojos, de un apagado color verde y los perfectos rasgos de su cara, no se podía creer como hacía a penas unos meses habían estado discutiendo un día si y otro también… bueno, eran problemas, problemas que se llamaban William Dumbar y tenían dieciséis años, el pelo negro y un poco bastante largo y unos atractivos ojos grises.

-Yumi, yo…- Comenzó él, que al fin se había atrevido a decir algo-. ¿Recuerdas hace unos meses… Cuando quería hablar contigo sobre algo en Bruselas?

Yumi entornó sus ojos negros, que continuaban mirando los suyos con confusión y detenimiento. De pronto lo recordó, después de su "gran persecución con los hombres de negro" en Bruselas.

-Si…-Dijo ella confundida.- Al final no me lo dijiste…

-Es… precisamente por eso yo…-, comenzó nervioso y bastante sonrojado, Ulrich podía sentir perfectamente como la sangre hervía en sus mejillas-. Yo tengo que decirte algo importante…

-Adelante-. Dijo ella dispuesta a escuchar lo que su "amigo" quería decirle.

-Bueno…-, Ulrich tomó la mano de Yumi con rapidez, la cual se encontraba encima de la mesa, y la miró muy fijamente a los ojos, intentando buscar en ellos la deducción o algún rastro de ella para tener que ahorrarse el discursillo tan , tú y yo…

Un silencio, Yumi se impacientaba y le extrañaba la mano de él sobre la suya… no es que le molestara, pues su piel era cálida y suave, de un color más oscuro que su pálida piel (apenas un par de tonos más)

-¿Tú y yo qué?-, explotó impaciente-. Vamos Ulrich, dilo ya.

-Yumi-. Suspiró,- no sé como explicarte esto, pero ambos lo sabemos… Tú y yo no solo somos amigos, y lo sabes bien.

Por aquel corto comentario que Ulrich apenas había comenzado a decir, la cara de Yumi se había vuelto de un vivo color rojo y notaba como en la garganta se le formaba un nudo y le comenzaban a picar los ojos de una manera exagerada, parecía como si se le hubiera olvidado pestañear y Ulrich se preocupó por aquel extraño estado de shock.

-Ehhh…-, Ulrich logró extender una mano y acariciar la mejilla de la muchacha con aire preocupado- ¿estás bien, Yumi?

-eh… ¿Qué?-. La joven pareció reaccionar de golpe con la piel del muchacho rozándole la cara, olvidándose de pronto del estado de shock-. Tú y yo… ¿no somos solo amigos? Yo… no sé que decir Ulrich…

Yumi balbuceaba palabras confusas y frases sin sentido, la corta frase de Ulrich la había hecho cavilar en todo en lo que había estado pensando desde hacía meses, bueno, meses no, como mínimo tres o cuatro años, en él.

(Flash back) (Capítulo de code lyoko la guerra fría)

Yumi estaba tirada en la nieve y su cuerpo se hallaba bajo un tronco de árbol enorme. Ulrich la abrazaba fuertemente, haciendo un estúpido intento de conservarla consciente, de conservarla viva. Pero el frío era cortante, y bajo ellos había una capa gorda de nieve.

A Ulrich le picaban los ojos, pero no por el frío, si no por la idea de perderla, de que se durmiera… la abrazó más fuerte intentando compartir su calor con el de la joven.

-Yumi, por favor, no te duermas-, rogó en un sollozo-. Te necesitamos para luchar contra X.A.N.A.

Pero la muchacha no sentía ni parecía, tampoco escuchaba, ya estaba dormida, al ver esto, en los ojos del joven brotaron lágrimas de pena, lágrimas de dolor. Ya no sentía su leve respiración ni el latido de su corazón.

-Yumi, no te duermas…-, rogó, una lágrima brotó de sus ojos y se congeló al instante debido al frío cortante,-…Yo te necesito.

(Fin flash back)

-Di lo que sea,- rogó él preocupado-, dime que tú también me quieres… Dime que tú también piensas lo mismo

-Yo… - la chica estaba desconcertada-, yo te quiero, Ulrich. Pero está claro que no como un amigo.

Había sido sincera… no lo quería como un amigo, si no como algo más. Lo que sentía por Ulrich era algo más que un simple cariño o una amistad. Era amor. Amor de verdad, del único y verdadero, del más puro. Pero eso no se atrevería a decírselo jamás.

-Me gustas mucho, Yumi-. Ulrich estaba rojo como un tomate y miraba los ojos de la muchacha con una ternura infinita…-Yo… te quiero Yumi Ishiyama.

La muchacha entrelazó los dedos de ambos y se acercó a él… justo como aquella vez en lyoko…

-Eso quiere decir que…-Comenzó ella en un susurro acercándose más a él, cerrando los ojos y… finalmente besándolo en los labios inocentemente.

Y…. ¡Fin! ¿Qué, os gustó? A mi me ha encantado escribirlo… el segundo momento muy pronto… las siguiente palabra es… ¡Baño! Uy, uy uy uy uuuuy! ^^ :P (no penséis mal)