Los personajes son de Stephanie Meyer solo la historia es mia.

Summary:Como es que yo Edward Cullen,el tipo mas caliente de Forks no ha cogido en seis malditos meses...Facíl todo la jodida culpa es de mi sexy y caliente obsesion...Mi novia Bella LEMMONS OCC.

Aviso: Alto contenido sexual, lenguaje adulto, uso de drogas.

Si no te gustan estos temas ¡SIMPLEMENTE NO LEAS!

Sobre aviso no hay engaño


Epov

Recordé aquel momento .

Tú no sabes lo que significa para mi entregarme a ti…estoy segura de que quiero esto.

Esa jodida tarde que golpeé a Jasper y Bella y yo nos manoseamos como mil veces…¡como mierdas no me había dado cuenta!

Ese jodido show en la bañera, ella masturbandose ahí tan comoda con ella misma…se transformaba en la hora del sexo.

Claro la perra ya lo había experimentado.

Respiré profundamente y golpeé mi cabeza fuerte…me estaba encabronando. Cada vez un poco mas.

¿Por qué?

Facíl, las cosas se había enfriado de un momento a otro, ahora ella estaba dormida al lado de mi dejandome mucho tiempo para pensar.

No había mentido, yo la amaba y ¡mierda! Claro que le hice el amor, y fue una experiencia increíble pero jodidamente imperfecta y desastroza como todo en nuestra relación.

Recuerdo mi emoción cuando acepto acostarse conmigo, como pensé en mil lugares y situaciones, todas y cada una mas romanticas que la anterior.

Quería hacerla sentir como la princesa que pensé que era…ahora tenía dudas, muchas dudas y no estaba seguro de querer resolverlas todas.

¿Podría vivir en la ignorancia? No. Era demasiado tarde, el daño estaba hecho y como el cabrón masoquista que soy quería sufrir con cada una de las respuestas.

Recuerdo que pensé que todo le salía natural y Oh sorpresa, ese cabrón ya la había pervertido. Soy un pendejo, un idiota…no tengo palabras para describir lo que siento hacía ella en este momento.

Estaba recordando toda la mierda que viví con ella y una y otra vez sin poder detenerme, la estaba odiando y amando al mismo tiempo.

Yo sé que la engañé un putaso de veces, tuvé triós, mamadas en el bosque, fajes en los salones, sexo duro en el volvo con todas las zorras deliciosas del instituto…

Pero ¿Por cuánto tiempo ella me engaño?

Las omiciones son traiciones, si esa mierda la escuché en una pelicula pero es verdad, ella jodidamente me engaño…quiero entender porque.

De la nada el sonidito del puto timbre del celular de Bella resono en la habitación.

Y en ese momento me encabrone como nunca en mi pinche vida me había encabronado.

Me levanté como si tuviera un resorte en el culo y busque el aparatito infernal por todo la habitación y en el momento en que lo encontré mi corazon comenzó a latir furiosamente, no tenía duda de quien estaba al otro lado de la linea.

Levanté el celular y presione la tecla de contestar, tomando respiraciones profundas pusé en mi oído el telefono.

Al otro lado de la lineá podía escuchar su respiración, el silencio perduro por un largo minuto, yo ya me estaba jodidamente poniendo histerico.

—¿Quién jodidos eres?.-gruñí.

—Sabes, un sabio una vez dijo que la vida pasa demasiado rápido y que si no te detienes a mirar a tu alrededor algunas veces, puedes perderla y eso sería una pena, por eso debes mirar de vez en cuando y teniendo las herramientas adecuadas y la habilidad para usarlas correctamente puedes disfrutarla, porque pasa como un tren a mil kilometros por hora lleno de adrenalina y ¿sabes? El verdadero crimen sería perderte un solo segundo de eso.

Silencio…

¡¿De que mierdas se supone que esta hablando?

—Asi que…Edward ¿tienes las herramientas necesarias? Yo creo que no.

Tomé varias respiraciones profundas solo para tratar de calmar el odio que estaba sintiendo, porque jodidamente no podía ni hablar.

—¿Quién mierdas eres?.-gruñi de nuevo.

—Soy Superman ¿estas cuidando bien a mi Lois lane?

—Solo lo voy a repetir una vez…¿Quién eres?.

Sabía perfectamente que era el, pero quería escucharlo.

—Anthony Stonem, amigo, amante, hermano, salvador y la razon de existir de Marie. Tú obviamente eres Edward Cullen, mi remplazo temporal. Un gusto conocerte.

Este tipo tenía que estarme jodiendo la vida, y si lo estaba haciendo. Por lo que escuchaba era un cabrón arrogante…como yo.

Y no sabe con quien se esta metiendo.

—¿Sabes? Marie vivía de esa manera, ambos. Yo le enseñé todo lo que sabe y cuando digo todo es todo. Vivíamos viajando en ese tren de adrenalina, todo debía ser rapido solo por la ansiedad de vivir mas, y de callar toda la mierda que estaba a nuestro alrededor. Nosotros estamos jodidos Cullen, sé que realmente no la conoces y se que si ya sabes quien soy debes estar pensando que te engaño y que es una zorra…pero dejame decirte algo…no te engaño, lo que conoces es una parte de ella, y segundo si. Bella puede llegar a ser muy zorra si se descontrola pero no te preocupes, eso solo le ocurría a mi lado asi que no ha pasado por tantos como las zorras que acostumbras, ella era mujer de un solo hombre…bueno, ahora de dos.

Y eso lo hizo.

—Ella no es tu mujer. Es mia. –grite. —¿Sabes?.-dije imitando su estupida palabrita. —Acabo de hacerla mia, algo que tu su "amante" "amigo" y "salvador" jamas pudo hacer, la hice mujer y te juro por mi puta vida que voy a follarla cada jodido dia de su existencia.

Entonces el pendejo se quedo callado…toma esa infeliz…

—Te equivocas, cada pendeja frase que salió de tu puta boca esta mal. Ella es mia Cullen, puede que tu le hayas metido el pene pero eso no la hace tuya. Yo la tome en el momento en que la vi llorando afuera de su casa porque la pendeja que la pario es una perra desnaturalizada a la que le importaba una mierda que uno de sus novios en turno tratara de manosearla en su jodida casa ¿sabía eso? ¿Sabias la mierda que vivía¡? ¿tienes idea cuantas veces tuve que arrastrar a Renee a su habitación ahogada en alcohol? ¿Cuántas veces tuvé que salvar a Bella de sus pendejadas? ¡ Tu no tienes una puta idea! No sabes quien ese ella pero ¡Oh! Edward, te juro que la vas a conocer yo me he encargado de joder tu pequeña burbuja y de traerla de vuelta y soy tan jodidamente bueno y la conozco tan bien que puedo manejarla a mi antojo asi que puedo apostarte mi cabeza a que mañana mismo vas a conocerla de verdad y creeme pendejo…no te va a gustar.

Cerré los ojos y no para calmarme si no para dejar salir las lagrimas que se habían acumulado en ellos. Porque esto era demasiado.

Saber lo que tuvó que pasar, solo el cielo sabe cuanto sufrió, se me encoge el corazon solo de pensar en aquella niña pequeña de esa foto tan sola y en tanto peligro. Tambien el jodido lazo que la une a el, es algo que no puedo superar…y por ultimo lloro de coraje, porque el tiene mucho poder sobre ella, porque soy conciente que el no es pasado y eso me esta matando.

—Ahora…voy a darte un consejo y no para tu beneficio si no el de ella. Marie es muy inestable, hablé con ella hace unas horas, estaba en una playa fumando hierva y llorando como loca hablando sobre orgías y cosas grotescas…en fin, eso que ocurrió unido a que te la acabas de follar la va a joder literalmente y si todo sale como lo planeo que estoy seguro que asi será tu vas a largarte de su lado y entonces sabras quien es y no podras lidiar con lo que te vas a encontrar.

¿Fumando hierva?

¿largarme de su lado?

—¡¿Cómo putas estas tan seguro?.-rugí encabronado, lagrimas seguían saliendo de mis ojos sin que pudiera evitarlo.

—Lo estoy por el simple hecho que se lo que quieres, ella me lo ha dicho entre incoherencias. Tú quieres a una chica inocente, fragil…una jodida princesa. Y bien amigo, este es tu dia de suerte porque voy a mostrarte la verdad. Ella no es una princesa ni mucho menos, es asi como una reina pero aquí la cosa es que es mi reina, de mi mundo y tu cabrón no encajas en el…Ahora vas a buscar un cofre morado, esta grande y tiene un chingo de piedras de colores. Cuando lo encuentres lo vas abrir y vas a buscar una estrella morada,es un collar…si lo encuentras, si aun lo tiene…ahí tienes tu prueba, la prueba de que ella no me ha dejado ir, que no me recordo por el hecho de que volví a hablar con ella, si no que me ha tenido presente en su mente cada puto dia, y otra prueba de ello… eres tu.

Presioné mis dedos en el puente de mi nariz, esto me estaba jodiendo la mente, me sentía como ahogado y tenía nauseas, me sentía debíl y ¡mierda! Yo no estaba acostumbrado a eso.

Comencé a buscar aquel cofre, el cual de inmediato encontré frente a su tocador, lo abrí con mi mano temblorosa y ahí burlandosé de mi, encontré la estrella brillando con la poca luz de luna que entraba por la ventana.

Y sentí como algo se partía dentro de mi, porque por tanto tiempo pensé ser el unico, pensé ser su mundo y jamas lo fui.

—¿Lo encontraste? Por tu silencio supongo que asi es…se la di en su cumpleaños y despues el cofre para que ahí guardara sus pendejadas de niña, fue el último cumpleaños que estuvimos juntos. Ella me pregunto que si era una estrella de los deseos…cuando eramos pequeños, ella deseaba muchas cosas y siempre le pedía deseos a las estrellas, hasta que le explique que eran las estrellas en realidad y que no cumplían deseos…eso es algo que nunca olvidó y es la manera en la que vivimos nuestras vidas desde siempre. Sin ilusiones idiotas, sin fantasías, solo realidad porque asi nos toco. La estrella representa eso y representa esa noche en la que le pedí que nunca me dejara y le dije que jamas la dejaría, ella cree que yo no sabía que estaba despierta cuando se lo dije, pero en ese momento ella presiono sus brazos con mas fuerza alrededor de mi, asi que se que me escuchó y que la tenga es una promesa de que asi será y nunca nos vamos a soltar.

Sostenía la estrella, la miraba dandolé sentido a sus palabras y para este momento, sabía que era mi corazon el que se estaba rompiendo y me dolía como…algo que jamas había sentido pero era horrible e insoportable.

—Ahora, la segunda prueba osea tu. Ella y yo somos algo raros, ella esta acostumbrada al dolor, yo la hacía sufrir y a ella le gustaba, ella sabía que yo la amaba a pesar de que no se lo dije hasta ahora, yo me acostaba con cualquier zorra que se me ofreciera y bueno Bella solo siguió un patron y por eso se fijo en ti, no te creas especial…la primera vez que te dio sexo oral se acordo de mi ¿sabias eso?...claro que no pero yo si lo sé porque ella me lo dijo…

Ok esto es suficiente, esto es demasiado Isabella es una maldita zorra enferma y yo no voy aguantar esta mierda. ¡Por mi que se la quedé! ¡A la chingada con todo!

—Jodida zorra, era demasiado bueno para ser verdad, solo era una mas del montón, me atrajó su aire de inocencia pero ahora la veo claramente, solo una fragíl, paliducha y triste zorra, debí haberme quedado con Tanya, al menos el sexo con ella era fabuloso y su cuerpo es jodidamente el mejor que he tenido en mi cama…yo no voy a cargar con todas sus pendejadas.- las palabras salian de mis labios sin poder controlarlas sabía que era el odio y los celos los que hablaban pero no podía parar.

—¿Ves? Te lo dije tu no puedes con esto, no eres hombre para ella, tu no vives la vida como nosotros asi que mi consejo es que te vayas a la mierda y la dejes en paz.

Tiré el maldito cofre en el suelo pero antes tome la estrella morada y enrede la cadena en mi mano. —¿Sabes?es cierto la vida es demasiado corta, la vida es muy corta como para cargar con su jodido desastre emocional.-dije con voz monocorde.

—Me alegro que lo entiendas Cullen, fuiste mas facíl de lo que pensé en definitiva no eres hombre para ella y me voy asegurar que ella lo sepa y que lo entienda. Gracias por ayudarme a traerla de vuelta, siempre te lo voy agradecer…

Espera…

¡Mierda! Mierda, mierda, mierda…¿Qué putas hice?

No debí decir eso, no a el ¡maldicion! Todo lo que dijo…lo hizo para que yo reaccionara asi y ahora…yo…mencione a Tanya ¡el le va a decir a Bella y ella le va a creer! ¡Joder!

—¡Hijo de puta!.-gruñí. —No lo voy a permitir, sobre mi cadaver vas a volver a su vida. Entiendes.-estaba apunto de vomitar, tantas emociones y tanta cerveza me estaba pasando factura.

El pendejo se rió. —Nunca he estado fuera de su vida y tu eres tan predecible y estupido como pensé y ahora el que se va a alejar de su vida eres tu, y esa no es tu desición es mia y yo ya la tomé, ella misma se va a encargar de alejarte.-volvió a reirse. —Ya quiero que la veas Cullen, no tienes idea de con quien te metiste y no me refiero a mi…me refiero a ella.

Y con eso colgó.

Me quedé parado como pendejo con el celular aun en mi oido tratando de asimilar que putas había pasado.

¡Joder! Yo era un cabrón arrogante y me encantaba hacer pendejadas y burlarme de Newton y los otros idiotas del instituto, pero este tipo se equivoco al decirme su remplazo porque jodidamente el era mucho peor que yo.

Me senté en la cama tratando de asimilar lo que acababa de pasar, las cosas que el me dijo, toda esa mierda que estaba tratando con todas mis fuerzas de no confundirme mas.

Lo unico que libero en mi, aparte del odio, los celos y la impotencia, era una enorme curiosidad, una enorme duda…

Si Bella y el eran…o son tan unidos…entonces ella era ¿asi? Osea ¿Cómo el?

Cerré los ojos y traté de arreglar mis pensamientos, Bella no estaba bien eso era seguro, la infancia que vivio no fue nada facíl…¿pero eso justifica todo esto?.

¿De que clase de "pendejadas" el la saco?

¿Cómo era Bella en New York?

Esto estaba jodido.

Cubrí mi rostro con mis manos y comencé a llorar con fuerza, hacía tanto tiempo que no lloraba asi, de hecho creo que nunca lloré asi.

Me sentía roto, porque si alejaba toda la mierda que me dijo la unica que perduraba era que Bella no me amaba…y yo la amo con todo mi ser…o talvez solo amo una ilusión y tal vez no existe eso que tanto esperé.

Tenía una mezcla de sentimientos, tenía un millon de pensamientos acerca de todo esto, pero lo unico que me quedaba claro era que me sentía tan mal y tan asqueado…que no podía estar cerca de ella un minuto mas, por lo menos no ahora.

Si la amaba, pero no estaba seguro de que amaba…

Aunque en este momento mezclados el amor y el odio, el odio predominaba por mucho…

Comencé a vestirme lentamente, sin voltear a mirarla de una vez, porque se que caería en sus manos nuevamente, porque simplemente esta noche antes de todo esto, dormida entre mis brazos se veía sencillamente preciosa.

Una lagrima rodo por mis mejillas, porque me dolía muchisimo todo esto y quería con todas mis putas fuerzas que nada de esto hubiera pasado…verla mañana en el instituto, besarla y estar cerca de ella todo el maldito dia…hacerle el amor en la cabaña abandonada cerca del lago, la cual iba a arreglar e iba a llenar de velas, de rosas…porque sabía que a ella no le gustaba nada ostentoso, le gustaban las cosas simples, los detalles…hubiera sido perfecto amanercer juntos, abrazados, desnudos, tapando nuestros cuerpos con una manta, sentados en aquella mesedora afuera de la cabaña mirando al lago…

Limpié mis lagrimas y guardé la maldita estrella en el bolsillo de mi pantalón, me senté en la cama y trate de calmar mis sollozos y las lagrimas incontrolables que salían de mis ojos.

Me levanté de la cama y caminé hacía la ventana, una vez ahí no pudé evitarlo y volteé a mirarla…

Estaba echa bolita en la cama, abrazando una almohada, aferrandose a ella con todas sus fuerzas, su carita se veía en paz…y preciosa no describía para nada la manera en la que ella se veía.

Me recargue en la ventana, solo me quede mirandola y ahora aparte de verla asombrosamente hermosa, había algo mas…atrayente y doloroso y en ese momento temí hacerme mas adicto a ella…porque no estaba seguro de que la volvería a probar.

Aun podía sentir el calor de su cuerpo, la piel suave entre mis dedos, la experiencia mas sublime y maravillosa de mi exsistencia.

Deje pasar un par de minutos antes de darme la vuelta y salir por su ventana, con ayuda del arbol bajé con cuidado.

Caminé como zombie hacía mi volvo, ni el auto de Alice ni el de Jasper estaban ahí, sabía que ya era tarde y que el jefe Swan podría llegar o algo y la verdad no tenía fuerzas para enfrentarlo.

Subí al volvo y le di una mirada a la casa antes de arrancar, claramente pude ver a Renee asomada por su ventana mirandome fijamente.

No me molesté ni en ocultarme o en sentirme apenado, en este momento odiaba a esa mujer con toda mi alma, porque ella era la culpable, ella orillo a mi Bella a estar con ese hijo de puta y la jodio.

Arranque el auto haciendo rechinar las llantas y manjé mucho mas rapido que de costumbre, las lagrimas hacían dificil ver el camino.

—¡Demonios!.-grite estacionando el auto y golpeando el volante.

Me derrumbé en el asiento y llore con todas mis fuerzas, odiaba no poder controlarme, esto era tan nuevo para mi, yo no estaba acostumbrado a sentirme de esta manera asi que no sabía que mierdas hacer conmigo en ese momento.

Ya no podía manejar, realmente me estaba incontrolable asi que llame a la unica persona en la que podía confiar en este momento sin pena a que me viera llorar, la necesitaba muchisimo porque sé que ella me ama de verdad.

Tomé mi celular y marque su numero.

Sono unas cuantas veces hasta que contestó. —¿Edward?.-contesto adormilada.

—A-alice…ne-necesito qu-que ven-vengas por mi.-dije entre sollozos.

—¡Edward! ¿Qué tienes? ¿Qué te paso?.-grito histerica.

—Be-bella Alice, e-eso me pa-paso.

Alice suspiro. —Calmate porfavor hermanito, toda va a estar bien ¿dime donde estas?

Le expliqué mi ubicación, no estaba muy lejos de la casa pero ya no podía manejar, necesitaba un consuelo, necesitaba un abrazo para mantenerme entero.

Llegó rapidamente, su porche practicamente venía volando. Se estaciono frente al mio y salió corriendo del auto.

Sonreí un poco al ver su estupida pijama de campanita y sus ridiculas pantuflas de garfield, se veía tan niña, parecía que tenía 13 años o algo asi.

Abrió la puerta del copiloto, entro y se lanzo a mis brazos…por segunda vez en la noche me derrumbe en sollozos incontrolables, mientras sentía a Alice acariciar mi cabello suavemente.

Cuando pudé tranquilizarme, le conté todo a Alice, desde nuestra conversación, el momento en el que hicimos el amor y la llamada del inombrable.

—¡Pero que no te das cuenta! Por Dios Edward, eso es lo que el quiere, que la dejes sola y tu lo haz hecho¡eres un pendejo! Ahora si veremos que le pasa a Bella, y si le pasa algo es tu culpa.-grito dando brinquitos de desesperación.

—No Alice, esto es culpa de ella ¿Por qué putas no me dijo nada de esto antes? ¡Ella lo jodio todo! A mi no me eches la culpa.

Sentí un fuerte golpe en el brazo cortesía de la enana. —¿La amas Edward?...sabes que si, acabas de decir que le hiciste el amor, y eso es lo mas lindo que te ha pasado en tu trizte existencia, no la cagues…no la pierdas.-podía escuchar la angustia en su voz, ella realmente estaba preocupada por nosotros.

—No se que hacer Alice, todo esto es demasiado y aun me cuesta asimilarlo, me siento muy mal…

Mal no describía como me sentía en este momento.

Alice suspiró y se acosto en su asiento. —Vamos por café ¿quieres? Ya no tengo ganas de dormir, debemos hablar Ed..

—¿Y tu auto?.-le pregunte frunciendo el ceño.

—No le pasará nada, estamos en el puto Forks.-si tenía razon en eso.

Arranque el auto y maneje en silencio hacía la carretera, Alice parecía perdida en sus pensamientos y yo no estaba mejor.

En menos de quince minutos llegamos a la cafetería que estaba en la carretera a Port Angeles, siempre estaba abierta lo cual era estupido pero en fin, nos sería util.

Entramos y pedimos dos cafes bien cargados y algo de comer para Alice, en cuanto lo probe me supo a mierda, la verdad todo era una mierda asi que no me sorprendia que me hubiera sabido asi.

—¿Entonces que haras?.-pregunto luego de terminar su pedazo de pay de queso, Alice tragaba demasiado y no engordaba nada, nose ni donde le cabía tanto.

—No tengo la mas minima puta idea Al, soy muy orgulloso y lo sabes, no puedo perdonar tan facíl.

Alice entrecerro los ojos…oh oh aquí viene una rabieta.

—¡No mames!.-grito. —Ella si que te perdono todas tus cogidas, todos tus desplantes y chingaderas ¿y tu no puedes perdonarle esto? ¿la vas a perder por tu puto orgullo?.-para este momento Alice estaba sentada en cunclillas en su lugar para verse mas alta mientras me apuntaba con un dedo.

—¡Alice! Eso era diferente, ninguna de esas zorras me importaba, no había ningun sentimiento, y ella me ha traicionado de esa manera. A ella le importa…ella aun lo qui-quiere.-la voz comenzó a fallarme y mis ojos comenzaron a inundarse de lagrimas.

Saqué la maldita estrella y la aventé en la mesa. —Esa es la prueba. El se la dio y me contó un monton de mierdas, pero todas ellas parecían no tener sentido…al final resultaba que todo lo que decía tenía un motivo y este es el mas importante. Para mi representa que no la conozco, que aun siente algo muy fuerte por el…que ella n-no es mi-mia.

Y volví a llorar como niña.

Alice se pasó a mi asiento y me abrazo nuevamente. —Calmate precioso…-Alice siempre me llamaba asi cuando era pequeña, tenía como cuatro años y cada que me veía gritaba ¡precioso! Era algo realmente lindo.

La abracé mas fuerte y llore aun mas fuerte. —Perdoname por todo Al, perdoname por hacerte a un lado y darte un mal ejemplo, por no ser el que tu admirabas…te quiero mucho.

—Siempre te he admirado y siempre sera asi…necesitas pasar por esto Ed, porque va hacerte muy fuerte, tienes que luchae por ella y contra tus prejuicios…se que quieres una princesa pero olvidate de eso, porque la tienes a ella y sea como sea, tu corazon la ama asi que conviertela en eso, no dejes que te la quite…porque puede hacerlo Ed…yo lo sé.

Me separé de ella y la miré a los ojos. —¿lo sabes?.-pregunte con miedo y dolor, porque Alice parecía tan segura.

—Edward la noche que se enteró de tus zorras y eso, la manera en la que se comporto, tomando y…toda descontrolada, despues lo de hace unas horas, estaba fuera de si y no parecía ella misma, el sabe como usar eso, ella es vulnerable, algo rara y nose, simplemente se rompe Edward…lo que vivio sola no es algo facíl, el abandono de su madre y su niñez…el siempre estuvo ahí, y el tambien viene de una famlia disfunsional solo que a diferencia de Bella el es mas fuerte asi que a su manera la ayudo y a su manera la amo y la ama…te juro que lo que escuché sobre su relación es la cosa mas…trizte, perturbadora y linda que he escuchado…ellos son especiales hermanito, demasiado. Siento que solo ellos se entienden.

Las palabras de Alice me lastimaban peor que cuchillos afilados…

—Debes llegar a eso Ed…ella te conocé y te ama…ustedes tambien son especiales y lo unico que debes hacer es darle lo mismo que el, conocerla y entenderse sin miedo, debes mostrarle que lo que el le enseño esta mal, que puedes ayudarla y curar sus heridas, no usarlas para manipularla porque es lo que el hace, el la usa.

—¿Y como hago eso Alice? No se si pueda, yo la adoro pero no soporto saber que ella ha estado con alguien mas…

—No seas arcaico idiota, esos tiempos ya pasaron si el tal Tony la toco ¿Qué? ¿Cuál es el gran problema? Tu tocaste a un chingo, ya parale con eso no es para tanto. Habla con ella y arregla este mierda Cullen.-dijo enojada.

Suspiré y sonreí un poco, había extrañado a esta Alice, a mi hermanita la cual había dejado olvidada gracias a mi estilo de vida.

Cada vez me doy mas cuenta de todos los errores que he cometido y me arrepiento mucho de ellos.

Pagamos la cuenta y salimos del lugar, nos dirigimos a la casa en silencio, nuevamente ambos estabamos sumidos en nuestros pensamientos.

En los mios solo había una persona presente, un cuerpo, una sonrisa, mucho amor y dolor. Mi Bella, mi dulce Bella…

Llegamos a la casa, ya estaba amanciendo. Me sentía como un zombie, los ojos me pesaban y estaba cansadisimo, lo cual era extraño ya que muchas otras veces pasaba las noches teniendo sexo, regresaba a casa y me iba directo a la escuela sin dormir.

Todas esas noches en las que llegaba al amanecer…

Nunca me sentí culpable. Recuerdo entrar al instituto con Bella a mi lado, abrazada a mi con una hermosa sonrisa, recuerdo voltear y ver aquella que calento mi cama horas antes, mirandola con suficiencia, con burla…yo solo ignoraba eso, pero mi niña no y sé que eso le dolía mucho…

¿Realmente soy tan diferente a Tony?

Yo tambien la lastimé, yo tambien la manipule mas de una vez…¿será por eso que ella esta conmigo? ¿le recuerdo tanto a ese idiota?

Esto esta jodido, no encuentro otra palabra para describir esta pendejada.

Me deje caer en un sillón de la sala y me quede viendo hacía la nada, parecía autista o algo asi pero mis cuerpo se negaba a moverse un jodido centimetro de ahí, muy apenas estaba respirando, quería estar muerto y tres metros bajo tierra.

Puto emo en el que me estaba convirtiendo, no tengo nada en contra de ellos, yo respeto todas las etnias, razas o lo que sea, solo que ese no es mi estilo, mi estilo era joder, beber y ser feliz en ese orden.

Ya sé que es la existencia mas pinche vacía que se puede vivir pero era facíl, cero dramas y mucho placer vanal.

Tal vez debí haberme quedado ahí.

Escuchaba los tacones de Alice por toda la casa. Hora de ir al instituto…¿irá Bella? ¿Qué será lo que voy a encontrarme cuando la vea?

Ultimamente me estaba haciendo demasiadas preguntas.

—¡Buenos dias corazon! ¿Cómo amanecio mi bebé?.-dulce y drogada Esme, bendito seas valium…

—Hola Esme.-contesté y me levanté para darle un beso en la mejilla como todas las mañanas, solo que esta vez cuando iba a separarme ella me abrazo muy fuerte, nose que mierdas me paso pero me solté a llorar con un bebé en brazos de su madre.

Esme se sentó en el sillón conmigo y me acaricio el cabello, me decía cosas como bebé hermoso, mi niño y pendejadas asi…se sentía bien.

Sentí como una luz blanca, asi como un flash, levanté la mirada y puto Jasper me veía sonriente con una camara en sus manos…

¿De donde demonios salio…? ¡Oh! Se quedo en la habitación de Alice.

Pendeja.

Ella dandome consejos y la puta no cambia. Jasper se queda aquí con ella cuando se le da la gana, Esme nunca nota eso, ella piensa que cuando Jasper se pasea por la casa a tempranas horas es porque acaba de llegar…el pendejo escondé su auto.

Me separé de Esme y ella me dio otro beso y me sonrió. —Lo que sea que tengas se va a solucionar y seras feliz, porque lo mereces por ser tan bello.

Entonces se levanto sonriendo y beso la mejilla de Jasper.

—¡Hare el desayunoo!.-canturreó caminando hacía la cocina.

Lo repiro bendito valium.

—¿Qué te pasa marica? Bella lo jodio todo ¿no?.-dijo Jasper ahora mas serio, exepto por la parte de marica.

Asentí. —Si lo jodio, el pendejo del tal Tony ayudo en eso.

Jasper me miro interrogante, suspiré y comencé con todo el cuento. El idiota pidio detalles sobre nuestra primera vez y en fin es Jasper a el siempre le contaba todo asi que lo unico que le dije esta vez esque estaba malditamente apretada y caliente…

—¡Jode mi vida! ¿Por qué putas es tan deliciosa y adictiva la perra esa?.-grité jalandome los cabellos.

—Acabas de llamarla perra, eso no esta bien hermano.-dijo antes de darle un trago a mi vaso de wisky.

Si, estaba bebiendo en plena mañana pero debido a lo acontesido hace algunas horas, ameritaba un desayuno con alcohol incluido.

—Me da puto coraje Jasper, si la quiero pero en estos momentos…quisiera ahorcarla mientras la follo, solo para que aprenda quien es su puto dueño osea yo.-dije quitandole el vaso, me tome su contenido de un trago y de inmediato serví otro hasta el tope.

—Edward, el wisky se toma con agua mineral o algo…solo es asqueroso y vas a ponerte hasta el pito.-dijo Jasper viendome con asco.

—Lo sé y eso es lo que intento.

Alice bajo las escaleras viendose genial como siempre, mi hermana tenía estilo y un don para verse y hacerte ver como un modelo…Jasper idiota mi hermanita es la mejor.

—¡Hey! Que te pasa Cullen.-lloriqueó Jasper cuando golpeé su estupida cabeza.

—Mi hermanita es la mejor, asno. Todos sabemos que Maria le daba orales a Alec todo el tiempo y el cabrón la trataba como su perra cuando tu no estabas presente…una vez se la fajo en los baños del segundo piso, James y yo estabamos ahí, vimos todo el espectaculo y Alec la hizo gemir como puta profesional.

Jasper se puso rojo y luego algo morado, luego sus ojos se llenaron de lagrimas…¡mierda! El no sabía de Alec, creo que solo se enteró de Tyler…

La cagué.

—¿Qué dijiste Cullen?.-siseó.

Tome como veinte respiraciones profundas, al parecer mi humor de mierda era contagioso era eso o quería que todos sufrieran desiluciones amorosas como yo.

—Lo siento, bro. Pensé que sabías de ellos.-susurre.

Jasper se limpió las lagrimas y suspiro. —A la mierda, ¿Qué le puedo reclamar? Seguro lo hace por despecho porque yo no puedo dejar a Al…

Rode los ojos, como siempre las cosas terminaban siendo culpa de mi hermana y Maria la santa pero eso si que no.

—No Jasper a Maria le gusta mucho el pene y el de Alec era su favorito no el tuyo y te has preguntado ¿Por qué no puedes dejar a Alice? Analiza eso bro, talvez crees amar a la persona equivocada.

Lo deje ahí parado en medio de la sala y fui a la cocina donde Esme dormia en la mesa.

Tomé un panquesito de los miles que seguramente hizo en la noche y me lo comí lentamente, sabía raro, wisky y panquesito no son buena combinación.

Cuando terminé cargue a Esme y la acosté en su cama, despues solo me lave el rostro, los dientes y me puse algo de colonia. No tenía ganas de quitarme la ropa y todo eso.

Cuando baje Alice y Jasper estaban comiendo. Alice panques y Jasper papas fritas.

Cerdo.

—Edward quita esa cara te ves mal.-dijo Jasper con el hocico lleno.

—No tengo otra puta cara.-gruñí.

—Cambiate de ropa ¡por todos los santos!.-grito Alice y comenzo a dar brinquitos dirigidos a la escalera, seguramente lista para elegir mi ropa.

—¡No!.-gruñí y la tomé de los hombros.

—Pero Edward…

—Nada Alice solo quiero irme y verla.-grite encabronado, solo quería verla, si no iba al instituto obligaría a Alice a ir a su casa.

Quería verla de lejos, quería comprobar si era verdad todo lo que el me dijo, tenía miedo y quería vomitar…estupido panquesito ransio.

—¡Es que te vez como un pinche pordio…!.-el grito de Alice fue interrumpido por el timbre de mi celular.

Con manos temblorosas lo saqué de mis pantalones, si era Bella ahora si que iba a vomitar…

Era Carlisle, su nombre estaba en la pantalla, respiré aliviado…

—¿Qué paso Car…?

—¡Edward Anthony Cullen Platt! ¡¿Que chingados le hiciste a Bella?.-me quede con el hocico abierto y todo pasmado y parecía que tenía un remolino en el estomago.

Alice y Jasper me veía de igual manera, el grito de Carlisle resono por todo el lugar y el puto ni siquiera estaba en altavoz.

Las manos comenzaron a sudarme tanto que creí que se me caeria el telefono asi que puse el altavoz y lo deje en la mesa.

—¿D-de qu-e hablas Carlisle?.-dije quedito como niña.

—¡¿Qué de que hablo? Hablo de Isabella en shock, llorando sin control sin ser conciente de ello, vestida con ropa rota, ¡pensé que la habían violado! ¡me pido anticonceptivos de emergencia porque tu no usaste proteccion! Hubieras visto la manera en que me lo dijo, casi me de un infarto. Decía incoherencias y se veía tan…perdida ¡Justo como Charlie me conto! No se como mierdas lograste destrozar su estabilidad pero esto va a costarte muy caro y no lo digo solo por mi ¡Charlie te va a meter una bala en el trasero cuando la vea!.

Santisima putisima madre…

—¡Edward!.-Carlisle gritaba maldiciones y mi nombre como loco.

Jasper estaba con el hocico abierto y en cuanto vi a Alice me di cuenta que debía de alejar los cuchillos de su alcanze.

—¡Te lo dije animal!.-grito y tomo el celular, quito el altavoz.

—Pa..papá…¡PAPI SOY ALICE!...si…no te preocupes yo lo haré…¡si! Yo me encargo todo va a estar bien…¿Dónde esta?...¡vamos para haya!.

Colgó el celular y comenzó a dar vueltas por la cocina. —Todo va a estar bien, yo lo voy arreglar, yo lo voy arreglar.-murmuraba una y otra vez.

Derrepente se paró frente a mi. —¡Muevete pendejo! Al instituto ¡Ahora!. Tu tambien idiota.-dijo señalando a Jasper.

Salimos de la casa, yo con las piernas debiles y apunto de darme hocico con el piso mas de una vez.

Subimos al auto de Jasper, para mi era imposible manejar en este momento, para Alice igual pues seguía murmurando cosas.

Jasper menajeaba como mi abuela en silla de ruedas, tardaba una puta hora en recorrer el pasillo de la entrada a mi recamara, eso sumandole el tiempo que tomaba subir su silla…

—¡Maneja rapido asno!.-grito Alice saltando como loca en el asiento.

—¡Dejen de llamarme asno! No lo soy…

—Coges como uno en primavera.-dije ganandome un golpe por parte de Alice.

—Dejemos de decir estupideces y avanzemos, necesitamos llegar, temo por Bella creo que esta haciendo algo estupido ¡lo presiento!

—Son mierda tus presentimientos.-dijo Jasper.

Alice lo miro enojada. —¿Sabes que Jasper? Presiento que no tendras mas placer oral producido por mi boca en mucho tiempo.

—¡Callate! no quiero saber que le das mamadas.-grite aplastandome mas en el asiento.

Movía mi pierna nerviosamente y a este paso iba a quedarme calvo si seguía jalando mi cabello asi.

Cuando vi el instituto y el armatoste de Bella en el estacionamiento…

—¡Para el puto auto!.-grite.

—No que querías llegar ya.-grito Jasper.

—Voy a vomitar…-en ese momento Jasper freno el auto y Alice se golpeo la cabeza, lo sé porque escuché un golpe hueco.

Abrí la puerta del auto y vomite todo lo que había en mi interior.

—Ascoo no soporto…no soporto.-gritaba Jasper con voz nasal era obvio que estaba tapando su nariz para no respirar.

Eso le pasa desde el jardín de niños, si Jasper huele vomito, vomita sin falta.

—Ni huele a nada ridiculo.-dijo Alice.

Cuando termine Alice me paso un pañuelo húmedo con olor a bebé ¿de donde putas lo saco?

Me limipe la boca e inmediatamente Alice me paso una botella de agua, ella tenía un bolso magico como el de la niñera con sombrilla ¿si era si no?

Enjuague mi boca y finalmente Alice me paso una mentita.

—Gracias.

—¿Qué mierdas fue eso Cullen?.-grito Jasper. —Te dije que no tomaras tanto wisky.

Me acosté en el asiento y cerré los ojos. —No es eso, estoy nervioso.

—Te lo mereces por ser un cabrón insensible egoista.-grito Alice.

—Yo no soy un…

—Si lo eres, porque fuiste egoista en dejarla, no pudiste enfrentar lo que pasaba, asi que si ahora Bella esta loca es tu culpa, pudiste haber arrglado esto anoche y en este momento probablemente la estarías cogiendo en el volvo…pero ¡no!¡ Edward Cullen es un jodido cobarde!

Y me quede sin palabras…porque tenía razon. Sobre todo con lo del volvo.

Jasper se estaciono, me levanté lentamente del asiento, abrí la puerta y salí del auto…

Había poca gente aun, pude ver a Lauren y a Jessica parloteando animadamente, Jessica gritaba como la gallina histerica que es y miraban en mi direccion ansiosamente.

Alice me tomo del brazo y me jalo a la camioneta de Bella, ella no se encontraba ahí.

—¿Dónde esta?.-dije con voz estrangulada.

—Tal vez esta adentro.-dijo Jasper.

Jale mi cabello con fuerza,me cagaba esta situación estupida, yo no era asi. Parecía un despojo de lo que realmente era y eso no me gustaba.

Si realmente no la quisiera como la quiero, probablemente ya la hubiera humillado, la hubiera mandado al infierno enfrente de todos y hubiera besado en su cara a la primera idiota que se me cruzara…

Pero desafortunandamente para mi. La amo con toda mi puta alma.

La maldita es mi dueña, asi de simple, me controla, me vuelve loco..jamas, repito jamas pensé estar en esta situación.

—Hey, Edward.-cerré los ojos y conté hasta mil, los cuales no eran suficientes para no querer golpear a la pendeja que tenía frente a mi.

—Vete a la mierda, Denali.-gruñí y me di la vuelta para no estar frente a su estupida cara.

—Me acabo de enterar de algo muy intere…

—¡Emmett!.-dejé de escuchar a la zorra en el momento en el que vi a Rosalie gritarle como loca a Emmett quien por cierto caminaba velozmente hacía la parte de atrás del instituto.

Inmediatamente comencé a dirigirme hacía haya con Tanya tras de mi, Jasper para ese momento ya estaba hablando con Rosalie y Alice me miraba como si fuera a matarme probablemeente porque Denali venía atrás de mi.

Me encabroné por ello ¿Qué no le quedo claro que amo a Bella?

Este era mi problemano suyo asi que YO lo iba a resolver.

Me estresaba sobre manera el no ver a Bella por ningun lado, asi que saqué mi celular y con dedos temblorosos presioné la tecla de marcado automatico.

Me paré a medio camino con el estomago echo nudo, escuchando el tono de llamada, una y otra vez…sin respuesta.

No me contestaba, me estaba ignorando y eso se sentía muy mal, tan mal porque yo lo hacía todo el tiempo…cuando estaba jodiendome a otra.

Me sentí mas mal y las nauseas volvieron…eso no podía ser, ella solo me odia en este momento por eso no me contesta y…

—Y se fue con Alec, asi que supongo que por eso tus amiguitos estan ahí y..

Espera.

—¿Qué demonios estas diciendo?

—¡Que no me escuchaste! Digo que Bella estaba en la van de Felix con Jane y Alec…Jessica dice que se estaba besuqueando con Alec en la van y que luego Jane llegó y cerraron la puerta asi que no se podía ver nada…despues salieron y Alec arrastro a Bella atrás del insituto..y ya sabes que solo se pueden hacer dos cosas ahí, fumar o fajar.

Sentí una enorme desesperación y coraje. Mierda iba a matar a alguien. Eso no era posible.

Corrí hacía ese lugar pero un peso pequeño me detuvo. —No Edward.-dijo Alice fieramente.

—¡Sueltame con un demonio! Necesito verlo Alice…no mames, no puede ser.-Alice me abrazo porque estaba apunto de ponerme a llorar.

Pude ver la cara de Tanya de total desconcierto al verme asi.

—¡Que carajos! ¡Santa madre que es esto!.- la voz de Emmett llegó a mis oídos, en ese momento me tensé y Alice apreto su agarre.

Me solté y pude ver a Felix y a Jane perdiendosé tras el edificio. —¡Hey! Ya empezaron.-grito Jane.

Alice me tomo de la mano y al momento Rosalie estaba junto a mi tomando mi brazo…ambas trataban de retenerme.

—¡Bella ven aquí!.-el grito de Emmett se escuchaba molesto, las uñas de Rosalie se encajaron en mi brazo como advirtiendome que no me soltara.

Me importo una mierda y me solté bruscamente.

—¡Edward!.-grito Alice mientras yo avanzaba hacía el lugar, Jasper ya estaba ahí y pude ver parte del cuerpo de Emmett.

Mi corazon latía a mil por hora, sabía que lo que iba a ver no iba a ser bonito…

—¡Isabella Marie que putas estas haciendo!.- me detuvé en seco, Jasper rara vez se enoja, digo si hace berrinches pendejos pero esta vez su voz era seria, dura…

¡Mierda! ¿Qué coños esta haciendo?

—Edward calmate ¿si?.-Alice ya estaba a mi lado mirandome alarmada.

Yo sentía mucho calor y la cabeza me palpitaba de tanto dolor.

Se escuchaban unas risas y palabras que no podía entender…

—¡No te vayas a quitar el liguero! ¡Quiero ver todo el modelito!...

Alec…la voz de Alec. Seguido por la risa de Bella. Alguien va a morir…

Entonces…

—¿Qué mierdas estas haciendo Isabella? ¡No chingues!.-Jasper venía arrastrando…la venía arrastrando a ¿Bella?

¡Chinga mi vida en este mismo momento!

Alice apreto su agarre en mi brazo, mi respiración se hizo superficial…

¡Esa no era Bella!

Mierda no.

—¡¿Bella Swan?.-escuché a Tanya gritar atrás de nosotros.

—No…-susurré.

Ella se reía, era una risa histerica…usaba un bluson negro, roto de algunos lados, escotado, un sueter corto azul marino que nunca le había visto…medias negras de red y una botas negras.

Su cabello lleno de ondas desordenadas que gritaban sexo, sus ojos, negro en los parpados pero con un toque azulado, se veía corrido, se veía de una forma enferma… sexy.

Era morboso, como algo prohibido, era como la primera vez que la vi pero cien veces mejor y cien veces peor.

Ella era algo oscuro y no era para nada a quien yo concí.

¿Esta es la Bella de Tony?...¿esta es Marie?

—¡Extrañaba esto! ¡extrañaba esto!.-gritaba en medio de risas histericas.

¿Quién mierdas era ella?

El nudo en mi estomago se hizo mas fuerte, sentía una opresión en el pecho…¿Dónde estaba mi niña? ¿mi princesa?...

—¿Qué le hiciste Edward?.-gruño Rosalie viendome con odio.

—¡Bella ya!.-Emmett griataba y trataba de controlarla.

Bella volteó a nuestra direccion y nos miro de manera curiosa, como tratando de ponerle un nombre a lo que había frente a ella.

Paro abruptamente de reir y su rostro se veia sereno pero extraño.

Entrecerro los ojos, su mirada aun no llegaba a mi y entonces…

Nuestras miradas se conectaron y mis ojos se llenaron de lagrimas al mirar sus ojos.

Brillaban de una manera…extraña, no era algo bueno, porque detrás de ese brillo no había nada, estaba vacía.

Esa mirada que me mataba, que me derretía ya no estaba…

Sentí una calida lagrima rodar por mi mejilla, al mirar lo que había hecho.

Me sentía asquerosamente asombrado…Tony la conoce como la palma de su mano, la manipula de una manera increible…esto no solo es obra mia, esto tambien es obra de el. Ella tuvo que hablar con el...

Ese maldito hijo de puta me las va a pagar.

La mirada en ella me lastimaba, me quemaba…

Entonces, ella sin motivo alguno sonrio…una sonrisa vacía, maliciosa y burlona…

No su dulce sonrisa…no había rastro del amor y la dulzura que la caracterizaban, ya no quedanba nada de ella.

Era una extraña, ya no era mi princesa.

Alice me volvió a tomar del brazo con fuerza, supongo que como advertencia pero yo no pensaba hacerle nada, no me podía ni mover siquiera.

Ella se acercó a mi su expresión no me decía nada, no se que demonios pasaba por su cabeza, al sentirla tan cerca con cada paso que daba mi corazon se aceleraba.

Cuando la tuve frente a mi, a centimetros de mi rostro, invadiendo por completo mi espacio personal. Despues su expresión se torno desconcertada, toco mi rostro con dedos temblorosos.

—¿Quién eres?.-pregunto.

Esas palabras me hicieron jadear, ¿Cómo mierdas me preguntaba quien era?

La tomé por los hombros acercando mi rostro al suyo un poco mas. —¿Cómo me preguntas eso Bella?

—No se quien eres…-susurro. Pero esta vez podía ver la malicia en su mirada.

Apreté mi agarré en sus hombros y la sacudí un poco. —Soy yo Bella, soy yo.-le dije desesperado.

—Y esta soy yo.-dijo desconcertada.

—¡¿Qué mierdas te pasa?.-le grite.

Ella comenzó a reirse otra vez. —Esto es lo que iba a pasar…siempre lo supe.

Yo no entendía una mierda de lo que estaba hablando.

—Erasmos jodidamente felices. Demasiado jodidamente felices y eso era…no era nada-dijo mirandome con extrañes.

—¿Qué no era nada? Yo si pensé que en verdad eramos felices…a pesar de toda la mierda, cuando estabamos juntos todo era jodidamente marivilloso.-dije con tristeza.

—Si, jodidamente felices.-volvió a decir con ironía y una sonrisita arrogante.

¡Maldición! Ella no era mi Bella. Me estaba jodiendo.

—¿Por qué me jodes la mente Isabella? ¿Por qué mierdas haces esto? Porque te lo juro que no puedo soportarlo. Necesitamos hablar.-dije angustiado, apretando un poco mas mi agarre a ella.

Ella me miro seriamente. —Entonces es mejor mandarlo todo a la mierda.

Sé solto de mi agarre sin esfuerzo, ya que sus palabras me habían desconcertado y al mismo tiempo me habían lastimado y llenado de desesperación.

—¡Es por que nunca lo olvidaste! Solo…solo fui su repuesto hasta que el volviera a tu vida.-dije con porque ese era el maldito motivo, solo se estaba justificando.

Sé que medio instituto ya estaba a nuestro alrededor mirandonos pero me importaba una mierda.

Bella cerró los ojos y lagrimas cayeron de sus ojos.

Los abrió y paso sus manos por sus mejillas, una pequeña sonrisa triste apareció en sus labios.

—No puedo parar de llorar.-dijo tranquilamente. —Intento dejar de pensar, siempre ententaba dejar de pensar pero no funciona…no esperas que estas cosas pasen….-dijo lo ultimo para si misma. —No puedes controlarlo, no puedo controlar nada...-dijo angustiada, lagrimas seguían cayando de sus ojos.

Mi corazon se estaba rompiendo al mirarla asi, estaba tan…jodida, literalmente jodida.

—Debí saber que facíl es para mi enamorarme.-dijo mirandome. —Todos estamos tan solos, yo estoy tan sola…todos necesitamos a ese alguien que…tu sabes, nos preste atención y que nos diga que somos hermosos y dulces…y que nos diga que nos quiere.-dijo con voz rota.

Cubrí mi rostro entre mis manos porque estaba apunto de quebrarme por sus palabras, ahora que sabía sobre su pasado entendían su significado y me dolía como el infierno que ella se sintiera asi, que el la hiciera sentir asi …y que yo tambien la haya hecho lo mismo.

—Lo siento, lo siento mucho.-mi voz no sonaba como si fuera mia, había demasiada tristeza en ella. No sabía porque decía esas palabras, si era por lo que yo le hice al irme de su lado o por todo lo qe a ella estaba sintiendo…durante tanto tiempo.

—¿Sabes?.-dijo y al instante mi conversación con ese idiota se me vino a la mente. —Tu lo arruinaste, no quieres que nadie te importe…por eso me dejaste.-dijo mirandome seriamente aunque las lagrimas seguía saliendo una tras otra.

—¡No! No digas que todo esto es mi culpa ¡tu tambien la tienes!.-grite sintiendo el coraje volver a mi.

—Todo es tan fragíl…¿no te das cuenta de eso?.-susurro sin mirarme, pero entonces levanto su rostro y volvió a clavar su mirada en la mia. —Eramos especiales Edward.

Y con eso rompí a llorar importandome una mierda que medio instituto me estuviera mirando asi.

—¿Eramos?.-pregunte con voz rota.

—Eramos.-dijo serenamente.

Me miro con resentimiento.

Tomó su mochila que estaba tirada en el cesped, desvió su mirada y comenzo a caminar.

—No Bella, ¡No!.-el miedo me invadio, la había perdido. —¡Tenía miedo!.-dije reconociendo que las palabras de Tony me habían asustado, tenía miedo de mirar este lado de Bella, fue por eso que me fui, por cobarde por miedo a enfrentar la realidad.

—Tu siempre tienes miedo.-grito sin dejar de caminar.

—¡Bella! ¡Bella!.-grite llorando, el verla alejarse de mi despues de sus palabras era demasiado, ese era mi mayor miedo y se estaba volviendo realidad.

Vi como Jasper corría tras ella, Alice corrió a mis brazos y me abrazo con fuerza.

—Calmate Edward.-susurró.

—¡Vayanse a la chingada bola de chismosos sin vida! ¡Ahora!.-Rosalie gritaba como loca y Emmet miraba a todos con cara de pocos amigos, inmediatamente todos se habían ido.

—Alice…la viste…yo.-no podía dejar de llorar, no me podía controlar.

—Todo se va a arreglar, ya lo veraz.

—Te dije que no era buena para ti, te lo dije muchas veces. Es una enferma Edward.-levante la mirada para ver a Tanya, me miraba con tristeza, pero podía escuchar el coraje en sus palabras.

—Largate de aquí pendeja, no te metas.-dijo Rosalie entre dientes mirandola como si le fuera saltar a la yugular en cualquier momento.

—Todo lo que tenga que ver con Edward es mi problema, te juro que por lo que te hizo lo va a pagar.-dijo mirandome.

—¡No!.-rugí. —Tu no vas a hacerle nada Tanya, si te atrevez me las pagas.

No iba a permitirle que algo le pasara a Bella.

—Eres un idiota Edward Cullen, no eres nada de lo que fuiste, pero no te preocupes yo hare que vulevas y que olvides quieras o no.-dijo fieramente.

—¡Que te largues puta de mierda!.-grito Rosalie, y si Emmett no estuviera sosteniendola ya la hubiera golpeado.

Ella se fue.

—Vamoa a la escuela Edward, no puedes huir no de nuevo. Necesitas estar cerca de ella.-dijo Alice, su tono me demostraba que no aceptaría un no por respuesta.

Simplemente asentí.

Alice limpio mis lagrimas con un pañuelo,me dio un beso en la mejilla y me sonrió.

Emmett me dio un abrazo. —Todo va a estar bien Edward, las drogas fueron las que hablaron..no se que mierdas paso ayer en la noche.-suspiro. —Te dije que no la cagaras pero en fin, todo se tiene que arregalar.-dijo contrariado.

¿Las drogas?

—¿Bella se estaba drogando?.-pregunté.

—Si, marihuana.-dijo simplemente.

Un gemido lastimero salió de mis labios.—No seas niña Cullen.-gruño Rosalie.

Entramos al instituto en medio de murmullos y miradas a las cuales no preste atención.

Entré al salón de literatura junto con Alice, Bella estaba sentada hasta atrás junto a Jasper, que no dejaba de hablar con ella y una de sus manos acariciaba su rostro.

Sentí la furia bullir dentro de mi, estaba seguro que volvería a golpéarlo. —¡Edward no!.-siseo Alice al darse cuenta de mis intenciones.

Enfurruñado me senté en mi lugar evitando mirarlos. —Jasper solo quiere ayudar Edward, confía en el.-dijo Alice a mi lado.

No conteste.

El profesor llegó y comenzo a decir un monton de pendejadas que me importaban una mierda.

—Ahora quiero que hagan un pequeño escrito, ya sea un poema o un pensamiento, sobre ustedes mismos o sobre algo que les importe mucho. Solo tienen diez minutos despues pasaran al frente a leerlo.

Todos protestaron, el profesor los mando a callar.

Las palabras que escirbi salieron sin meditarlas ni un momento. Eran sobre ella por supuesto.

—Edward…siento lo de Bella…pero sabes que aqui estoy si necesitas consuelo.-dijo Lauren giñandome un ojo.

Sentí ganas de volver a vomitar.

Me volteé sin decir una palabra. —Bien chicos comencemos.

Comenzaron a pasar uno tras otro diciendo una y mil pendejadas…entonces fue mi turno.

Me levanté de mi asiento y caminé hacía el frente, fije mi vista en ella quien no me devolvió la mirada.

—Hace algun tiempo, había una chica; hermosa y atemporal que aprendí a amar en cuestion de dias. Ella era tan diferente y tan original. Ella sabía mucho, demasiado. Ella ya había visto demasiado…y su cerebro no la dejaba ser. No la dejaba respirar, ni vivir ni ser feliz…en su corazon hay escritas mil historias, de las cuales no conozcon ninguna.

El salon estaba en completo silencio, algunos me veían con burla, otros con lastima, otras con miradas estupidas de enamoradas…pero ella ni siquiera se había inmutado.

Me senté y Alice puso una mano en mi hombro.

—Isabella Swan.-dijo el profesor.

Ella se levanto y llego hasta el frente dando brinquitos, el profesor la miraba con el ceño fruncido, Jane solto algunas risitas.

—¡Sexy!.-grito Alec.

Volteé y le di una mirada asesina a la cual el sonrió. Miré a Jasper que lo veía de igual manera, ese cabrón ya nos debía varias a los dos y las iba a apagar.

Aclaró su garganta dramaticamente y comenzó.

—Humpty Dumpty se sentó en un muro, humpty dumpty tuvo una gran caída. Ni todos los caballos del rey, ni todos sus hombres ¡Pudieron armar a Humpty otravez!.-grito y comenzo a reir.

Jane y Alec eran los unicos que reían, todos los demas murmuraban por mi parte ahora si que pensaba que la había hecho perder la razon. Y me odiaba por ello.

—Isabella…-comenzó el profesor,supongo que iba a reprenderla pero Bella lo interrumpió.

—¡Aun no termino!.-grito haciendolo saltar.

Todo el salón guardo silencio de inmediato.

—Ella había construido una pared, toda su vida había estado constuyendo esa pared…pero ahora ella se había caido de esa pared. Se había caido tan duro y de tan alto que se rompió en miles de pedazos. Pequeños pedazos que eran imposibles de juntar de nuevo…la moraleja de esta historia es que los cuentos de hadas, los cuentos fantasticos pueden hacerse realidad.

¡Santisima mierda!

¿Qué putas hice?

Me levanté de mi lugar y llegué hasta ella. Sin decir una palabra la saque del salon a empujones, me importo una mierda los gritos del profesor, no me importo nada.

En este momento ibamos hablar lo quisiera ella o no.

La arrastre hacía un salon vació, una vez ahí la empuje dentro y cerré la puerta.

—¡¿Cuál es tú jodido problema?—grité. Sabía cual era su problema pero quería qué ella lo dijera. —Quiero que me lo cuentes todo.

Derrepente ella pareció reaccionar.

—Dime qué te dijo Edward, sé qué hablaste con el, asi qué dime qué jodidos te dijo por qué yo tampoco puedo con tú actitud—gritó.

Odiaba el maldito drama realmente me estaba cansando de esto, sé qué dije qué nada nos iba a separar, qué nada ni nadie nos jodería pero e problema es qué ella nos esta jodiendo. Recordé que comprobé qué el sigué muy presente en su mente…y en su corazón asi qué el no pertencé al jodido pasado y es algo qué no puedo soportar. Quería evitar que ella se quebrara en pedazos pero mi mente no podía evitar volver a eso.

—¿Y tú como sabes qué hablé con el? Marie—dije sú nombre con burla. Aunque claramente sabía que ellos habían hablado.

Ella se pusó roja de coraje. —Lo sé por qué hable con el y puedo decirtelo por qué no tengo qué ocultarté una mierda, Eddie—dijó mi jodido "nombre" imitando la voz de Tanya.

Soy un pendejo, jamas debí mencionar a Tanya.

—Creo qué ya has ocultado sufieientes cosas Bella, no sería la primera vez qué lo haces—le dije con resentimiento-

Ella me miro con coraje y tristeza.

—¡Dios! Nunca lo dejaras ir ¿cierto? Como quieres qué te cuente todo si con lo poco qué te he dicho te pones de esta manera y no puedo creer qué le creas mas a Tony qué a mi ¡te dije qué es un jodido manipulador! Y estas cayendo en su juego… ni siquiera esta aquí y esta logrando lo qué quiere, nos esta separando—gritó con lágrimas en los ojos.

—Esto esta jodido—dije con coraje pateando el escritorio del profesor por qué odiaba qué ese pendejo estuviera entre nosotros y demonios, odiaba hacerla llorar pero en este momento como qué medio la odiaba. Porque estaba actuando como una lunatica, ella tambien estaba cayendo en su juego pero supongo que eso no era nada nuevo.

Miré a Bella quien tenía las lagrimas ya rodando por sus mejillas, sabía qué estaba siendo un pendejo con ella pero por mas qué lo intentaba, los celos me mataban y no podía controlarlos.

Ella sé limpió las lagrimas y camino a la puerta del salón, la abrió y antes de salir se giró para mirarme. —Te amo y te amaré siempre Edward, solo a ti—dijo con su dulce y triste vocesita. Ya no había rastro de la locura y de la arrogancia de antes.

—¿En serio? —dijé con sarcasmo sonriendo cruelmente. Ella me había hecho lo mismo, y ¡mierda! No podía controlar mi jodido temperamento, era un maldito bipolar.

—Si…ese es mi jodido problema—dijo de nuevo con voz dura y salió del salón dejandome solo con mi resentimiento, con mi coraje y con tanto maldito amor hacía ella qué dolía.

Golpeé mi cabeza con el pizarron encabronado, con un agujero en el pecho y un chingo de ganas de llorar.

.

.

Bpov

¡Malditas lagrimas de mierda!

—Lo amo, lo amo, lo amo, lo amo…¡Pero que se joda! Maldito infeliz que se joda con todo y la pendeja de Tanya.

Pateé el bote de basura que había al lado de los lavabos del baño.

Me caí de senton y me pusé a sollozar como idiota.

—Maldito, maldito ¡lo odio!.-decía al aire entre sollozos.

—¡Hey! Calmate tonta.-volteé y vi a Jane en la puerta.

Ella se acercó y me ayudo a levantarme. —No se que pasó entre tu y Edward. Pero termina con esta mierda o Tanya va a terminar por joderte.

La mención de Tanya movió algo dentro de mi.

—Ella…ella..

—¿Yo que Jane?.-dijo Tanya apareciendo tras la puerta de uno de los baños.

.

.

TanyaPov

Maldita infeliz.

Ver a Edward sollozar me partía el alma, nunca lo había visto asi. Y todo era culpa de esa maldita enferma.

Nose porque la defiende. Pero no importa lo que el piense. El va a volver a mi y ella…bueno ella ya esta loca solo voy a darle un empujoncito para mandarla al manicomio.

—Deja de sonreir asi, me das miedo.

—E sque esto es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo Irina.-le dije emocionada.

—¿Qué? Ver llorar a Edward o a Bella toda desquiciada…la perra se ve muy sexy asi Tanya, de hecho se ve mejor que tu. Ademas su poema fue interesante, medio enfermo pero interesante.

La miré mal. —Deja de meterte porquerías cada vez estas peor. Y eso no era un poema idiota, era pura mierda.

Deje a Irina tras de mi y me encamine al baño, necesitaba un poco de soledad para organizar mis pensamientos.

Entre al jodido baño y me metí a un compartimiento. Cerré los ojos y me permití sonreir al recordar como una vez Edward me habia follado en este mismo lugar.

Como extrañaba follar con el.

Pero pronto todo volvería hacer como antes.

Escuché que alguien entraba al baño y cerraba la puerta con fuerza.

—Lo amo, lo amo, lo amo, lo amo…¡Pero que se joda! Maldito infeliz que se joda con todo y la pendeja de Tanya. -¡Bella! Asi que la mosca muerta estaba aquí, maldiciendonos. Perfecto Edward y Tanya asi debe ser en la misma frase sonaba perfecto.

—Maldito, maldito ¡lo odio!.-decía sollozando. Esto era simplemente genial.

—¡Hey! Calmate tonta.-¿Jane? Que mierdas tenía Jane con ella.

—No se que pasó entre tu y Edward. Pero termina con esta mierda o Tanya va a terminar por joderte.

Perra traicionera, me las va a pagar. Bien sabía ella de mi plan y ahora estaba de su lado, iba sufrir las consecuencias.

Ese plan ya estaba hecho, pero este desmadre entre ellos me estaba ayudando mucho…simplemente las cosas estaban saliendo mejor de lo que planee y eso que ni siquiera estaba comenzando.

—Ella…ella..-la pendeja de Jane iba a contarle todo y eso no lo iba a permitir, no cuando Bella estaba tan apendejada era mi oportunidad.

—¿Yo que Jane?.-dijo saliendo de mi escondite.

Sonreí por qué esto era perfecto, mas qué perfecto. Verla de esa manera, era algo que disfrutaba enormemente.

—Preparaté maldita mosca muerta, Edward será mio de nuevo y tú sufriras un verdadero infierno.

.

.

Bpov

— Preparaté maldita mosca muerta, Edward será mio de nuevo y tú sufriras un verdadero infierno.

Comencé a reirme, fuerte. Porque ya había perdido todo,ya estaba jodida de todas las formas posibles ¿y ella pensaba que podía joderme? ¿Qué yo podía sufir mas de lo que ya estaba sufriendo?

Era algo absurdo.

Pobre estupida.

—¿De que te ries jodida loca?.-grito con coraje.

Me acerque a ella. —Estupida zorra, sabes tu si que eres un saco mastubatorio…yo calentaba a Edward y tu solo tenías lo que yo no quería.-me rei. —Idiota.

Entonces paso lo qie sabía que iba a pasar.

Yo solo la provoque y le di el motivo para "defenderme".

Ahora podía golpearla, hacerla mierda y cuando Charlie se enterara solo diré que me defendí.

Si, manipular, hacer que las cosas funcionen a mi favor. No es la primera vez que lo hago.

Años con el mejor maestro me han servido de algo.

Tanya golpeo mi cara y despues jalo mi cabello. —¡Me las vas a pagar!.-gritaba como loca mientras me azotaba contra una de las puertas de los baños.

Hora de actuar.

La aventé con todas mis fuerzas y le di un certero golpe en la nariz, duro y directo. No necesitaba mas si quería que esto fuera creible.

El golpe era mas que suficiente para romperle la nariz, dejarla deforme un tiempo y noquearla.

Tanya cayo al piso, comenzo a sollozar antes de desmayarse.

Sonreí un poco y no pude evitar soltar algunas risitas.

Recorde que Jane estaba en el baño, volteé a verla.

Ella me sonreía alegremente. —Eres mala Isabella Swan.

Suspiré. —Lo sé .-susurré. Tony me lo decía todo el tiempo.

La mire y ella asintió.

Me tire al piso y comencé a llorar con fuerza, sosteniedo mi mejilla, tenía un rasguño con sangre en ella que la gata me había hecho.

Unos minutos despues, Alice y Rosalie aparecieron tras la puerta.

—¡Bella! ¿que te hizo la zorra esta?.-grito Alice acercandosé a mi, yo la abrazé y comencé a llorar. —Dijo que fue por Edward Alice, que se las iba a pagar.

Alice me abrazo con fuerza. —Ven vamos a la enfermería.

Me levanto con cuidado mientras yo iba sollozando todo el camino.

—¡¿Qué le paso?.-Jasper estaba frente a mi viendome asustado.

—Tanya la golpeo. Jane dice que Bella pudo darle un golpe y la tiro, fue por defenderse , maldita perra. Se aprovecho de que Bella esta mal.

Yo me estaba riendo por dentro si supiera que todo o hice adrede.

Entre a la enfermería con Alice, la enfermera la señora Reed no estaba por ningun lado.

—Iré a buscarla Bella, no te muevas de aquí.

Asentí y Alice y Jasper salieron de ahí.

Una vez sola me recosté en la camilla y comencé a reirme, reirme histericamente, si no lo hacía iba a ponerme a llorar.

Cerré los ojos y respire tratando de controlar mi risa.

—Parece que no estas tan mal, Marie.-me levanté y Edward estaba apoyado en la puerta.

Me bajé de la camilla y me recargue en el escritorio que estaba en la esquina. —No, no estoy mal. Esa gata no sirve para los golpes, te dara muy buenas mamadas pero para pelear no sirve.-conteste encogiendo los hombros.

Edward entrecerro los ojos. —Dime quien es peor Bella ¿tu o yo?.-pregunto.

—Hace unos dias hubiera dicho que tu…pero ahora obviamente soy yo.

Edward recargo su cabeza en la pared y suspiro. —Muestrame.-dijo con los ojos cerrados.

—¿Qué?

—Muestrame a Marie, muestrame todo lo que eras antes de mi…voy aprender amarlo como ya amo a la chica que llego sin pasado. Muestame que tan jodida estas.

Sonreí y lo miré. —¿Quieres conocer como era cuando estaba con Tony?

Edward apreto la mandibula y me miro con los ojos entrecerrados. —Muestrame, maldita sea.-gruño.

Sonreí aun mas.

Saqué de mi escoté el cigarro de marihuana que había guardado ahí, mirandolo a los ojos, levanté mi blusón, entre mi muslo y el liguero se encontraba el encendedor que le quite a Alec.

Lo saqué de ahí y sin apartar la mirada de su rostro, encendí el cigarro.

Aspiré el humo y me levanté del escritorio, llegue hasta el. Su mirada se torno oscura en menos de un minuto.

El maldito se estaba excitando, igual que yo.

Me puse de puntitas hasta que mis labios estuvieron a centimetros de los suyos, el como Emmett entendió el mensaje.

Solté el humo que el aspiro rapidamente, lo mantuvo un poco y despues lo solto.

Nos miramos a los ojos y finalmente le sonreí…el sonrió, una maldita sonrisa arrogante y me hizo tirar el cigarro.

—Vas aprender quien es tu jodido dueño. Y voy a follarte hasta que te saque a ese maldito de la cabeza…quieres jugar rudo Swan…pues eso tendras zorra.

Abrí mucho los ojos ante sus palabras…zorra.

Los labios de Edward estaban sobre los mios, su lengua practicamente en mi garganta, sus manos apretando con fuerza mi trasero.

No me quedé atrás y jale sus cabellos con la misma fuerza hasta que el maldito se gruño.

Me separó de el con brusquedad.

—¿Te gusto fajarte con Alec?¿ Te gustaba darle mamadas a Tony?.-gruño mirandome con odio.

—Me encanto y me encantaba.-le grite en su cara.

—Bien Isabella, si te gusta que te traten como zorra lo voy hacer.

Con brusquedad levanto mi bluson, levante mis brazos para que lo hiciera, tiro mi ropa y quede frente a el en mi sujetador negro, mis bragas del mismo color y mi liguero.

Su mirada me recorrió con descaro. —Todo una maldita zorra. Mi maldita zorra.

Me acerqué a el y le planté una cachetada. —Vete al infierno Cullen.

Sus manos encerraron mis muñecas y me besó con todas sus fuerzas, ahogandome con su boca, embriagandome de el.

Correspondí el beso con furia, mas que besarnos parecía que nos estabamos comiendo.

Metí mis manos bajo su camiseta, Edward se la quito de un tiron, pasé mis uñas por su espalda rasguñandolo con fuerza haciendolo sisear de dolor.

El apretó mis pechos con fuerza. —Estas buenisima y tan malditamente apretada, tu coño es el jodido paraiso.-dijo entrecortadamente. —Nose que mierdas vaya a pasar con nuestra relación pero pase lo que pase yo seguiré disfrutando de tu coño cuando se me de mi jodida gana.

Enterre mis uñas en sus hombros, entonces Edward clavo sus dientes en mi cuello y comenzó a succionar.

—Quitate desgraciado, no me vas a follar.-gruñi.

Edward se separó de mi cuello—Y una mierda que no, vas a gritar mi nombre ¿entiendes? Cuando tu dulce coño me exprima vas a gritar mi maldito nombre.

Me acostó sobre el escritorio y de un jalon bajo mis bragas, se desabrochó el pantalon rapidamente, los bajo con todo y sus boxer dejando libre su enorme erección.

Volteé hacía la derecha y mire el bote de plastico lleno de condones que estaba a mi lado, saqué uno de ellos y se lo aventé. —No quiero tener que visitar de nuevo a papi Carlisle asi que pontelo pendejo.

Edward gruño y sacó el condon de su empaque, se lo puso con maestría.

—Abré las piernas zorra.

—Obligame animal.

El maldito sonrió. —Con gusto.

De un tirón las separó con fuerza, su mano viajo directamente a mi coño, comenzó a masajear mi clítoris en pequeños circulos mis ojos se cerraron y me estremecí por el placer.

—Disfrutalo, disfruta de mis caricias en tu coño como la puta que eres, date cuenta quien es el mejor, voy a demostrartelo que es follar de verdad…olvidate de la ternura y de todo lo demas…no voy hacerte el amor, voy a joderte duro hasta sacarte el alma.

Y de un movimiento me lleno con su enorme erección.

—¡Mierda!.-grite de placer y de dolor, hace apenas unas horas fue mi primera vez, aun estaba adolorida.

—Me importa una mierda que te duela, eres una puta y vas a darme placer, asi que deja de quejarte y comienza a gemir…si yo voy a conocerte como eres en realidad tu tambien vas a conocer este lado de mi, voy a demostrarte lo especial que eras para mi, voy a tratarte como tratro a las demas putas que me follo.-gruño.

Le sonreí a pesar de tener lagrimas en los ojos. —¿sexo duro? ¿crees que no puedo manejarlo? ¡Dame lo que tienes imbecíl!

—Tu lo pediste zorra.

Sacó toda su ereccion y la metió rapidamente hasta el fondo.

Sus manos se posicionaron en mi cintura y comenzó la accion.

Bajó mi sosten con brusquedad. Su boca succiono mis pezones, mi cuello, con la fuerza con la que lo hacía me iba a dejar llena de chupetones.

Su polla entraba y salía de mi a una velocidad impresionante, el escritorio se balaceaba y rechinaba en el piso, si no me estuviera sujetando de la cintura ya hubiera salido volando de ahí.

—¡Maldición! Asi , asi no pares, no pares ¡si! Joder.-dije entre gemidos y jadeos, me lastimaba y me prendía de igual manera.

Me estaba haciendo sufrir con su trato, con sus palabras, al mismo tiempo el placer era delicioso, una combinació excitante, algo tan familiar para mi…me sentía en casa.

—¿Sabes? asi me el trataba como su puta, y me encantaba, me encanta que me trates asi.-le sonréi burlonamente porque quería joderlo, quería hacerle pensar que estaba pensando en el, lo cual era imposible con su polla llegandome casi hasta el cerebro.

No había nada mas en mi mundo que no fuera Edward.

Gruño y me azoto duro contra la mesa. —Callate. y grita mi nombre, es mi polla la que esta enterrada en ti zorra.

Me levantó y mordió mi cuello haciendome gritar de dolor. —Eres mia, lo quieras o no ¡Mia!

Sus embestidas ahora si que eran salvajes. Edward se subió al escritorio y yo enrede mis piernas en sus caderas.

—¡Edward! Siiii.-chillé al sentirlo tocar un punto que me lleno de placer.

—¡Si! Joder. Soy yo el que te da placer.-gruño.

Contrajé mis musculos internos haciendo la friccion insoportable para ambos. —Y recuerda que es mi coño el que estas jodiendo, el que te esta dando placer a ti.-dije antes de enredar mis dedos en su cabello y atraerlo a mi cara para besarlo con violencia.

Comencé a encontrar con mis caderas sus embestidas, nuestras lenguas luchaban por dominar a la otra, nuestros cuerpos se movían en perfecta cordinación.

Edward se separó de mis labios,y enterró su cabeza en mi cuello, sus movimientos comenzaron hacerse erraticos.

—Te amo, te amo con toda mi jodida alma Isabella Swan.

—¡Hmmm!.-gemí con fuerza y me vine duro por sus palabras, Edward levantó su rostro y me miro mientras el orgasmo acababa conmigo .Gruño y me penetro con violencia hasta que lo sentí tensarse.

—¡Joder!.-gimió y pude sentir las pulsasiones de su pene en mi interior.

Se dejo caer en mi pecho, su respiración me hacía cosquillas, su peso me aplastaba y su pene seguía dentro de mi. Se sentía mejor que cualquier droga que hubiera en el mundo.

—Te amo.-susurré.

En ese momento la puerta de la enfermería se abrió.

—¡Ahahahaha!.-grito la señora Reed completamente palida y con una mano en su pecho. Tanya Denali detrás de ella con una mirada asesina y el rostro lleno de sangre…atrás de Tanya el director del instituto rojo como un tomate.

—¡Cullen! ¡Swan! Vistansé ahora mismo y ¡A la dirección!.-rugió. Lo hizo tan fuerte que su peluquín se movió.

Cerró la puerta con fuerza.

—Estamos…-dijo Edward.

—Jodidos.-terminé por el.

Reamente lo habías jodido todo el dia de hoy.

.

.


!

Les juro que tuve mis problemas pero aquí esta, no lo pude subir ni ayer por culpa de mi papá.

Espero que les guste ¡ya casi llega Tony!

¿apoco no lo aman? Ajajaja estoy siendo sarcastica se que van a odiarlo un poco.

Edward sufrió mucho en este cap…y lo que le falta ajajaja.

No crean tambien Bella va a sufrir.

No crean que será puro drama se van a divertir a lo grande con el siguiente capitulo…

Ya saben avances en el profle ahaha

Y…

¡Voten por mis drabbles en el blog de MerySnz!

¡Son wicked y sexy lips! Estan en su blog o en mi profile.

Les prometo dedicar mas tiempo a esta historia porque se que les encanta, asi que no tardaré en actualizar.

Las amo no sabes lo que es para mi sus reviews!

Solo hacen que me esfuerza mas y me haga perfeccionista por eso me tardo porque quiero darles lo mejor.

Saben que sin ustedes no tendría sentido esto,

¡Despues del Halloween abro el Blog!

Estara abierto una semana para que lean dos capitulos de Dominame y los primeros Caps de Hurt y La invitación.

Las amo.

Voten por mi y dejen reviews!

¿Qué les pareció Bella?

Recuerden si sigo sus opiniones pero soy fiel a las mias y la historia estaba pensada asi desde un principio.

Les juro que esta Bella va a volver loco a Edward y lo va a enamorar mas.

Y respecto a que si Bella se acueste con otro…ya lo veran a su debido tiempo pero como les digo todo tiene una razon para que al final ellos esten juntos sin problemas.

Si sera asi probablemente sea con Tony,…seguramente será asi.

Las ama

EffyLove

¡Reviews!