Hey! Friidaaa tiene otra historia que contar y no se puede esperar hasta que acabe otra. Además tengo un cierto bloqueó con la otra y pues saben que me da por escribir otras historias cuando no puedo escirbir de otras. Esta historia es larga :) LEAN!

Diclaimer: Todo es de JKR exceptuando lo que salió de mi imaginación :) El plagio es un robo, quieres ser un ladrón? Eso pensé.

Un hijo por un dollar.

-Señor Malfoy, la señorita Granger está en el vestíbulo esperando que la haga pasar…le digo que no se encuentra?.- el rubio paso su mano por su cabello molesto de nuevo. Esa Granger no se iría hasta que hablara con él, la conocía, sabia de que iba todo esto. Tomo aire, como si lo que estaba a punto de decir fueran sus últimas palabras…y de cierta manera lo eran con Granger involucrada.

-Déjala pasar, está bien.- la secretaria asintió y salió por la puerta del despacho de Draco. El rubio miro su taza de café sin terminar y su muffin a medio comer y supo que así se quedarían ahora. Draco escucho un par de tacones provenientes del pasillo y suspiro frustrado. La castaña entro al despacho del rubio y se detuvo frente al escritorio con las manos en las caderas y el ceño fruncido.

-Puedes explicarme porque diablos una psicópata loca que jura ser tu próxima mujerzuela me está llamando a MI oficina cada cinco minutos?.- El rubio sonrió de lado.

-Vamos, Granger, no aguantas ni una broma.- Hermione estaba muy molesta. Eso de que una loca psicópata le estuviera marcando a su consultorio cada cinco malditos minutos diciendo que quería hablar con Malfoy le estaba volviendo loca.

-Una broma? Una broma? Como crees que me puedo tomar eso como una…broma…- escupió casi la palabra.-…cuando no he podido escuchar silencio durante casi dos días! Además, que clase de broma es esta? No necesito estas tonterías, Malfoy.- el rubio no quitaba su sonrisa burlona y satisfactoria de su rostro.

-Era una broma Granger, lo que pasa es que no tienes sentido del humor…- la castaña le miro furiosa mientras el rubio sonreía.- está bien Granger. Tal vez no fue tan, tan, tan gracioso como esperaba que lo fuera pero tienes que reconocer que aun así fue un poco gracioso.- Hermione cruzo los brazos frente a su pecho. El rubio suspiro rendido.- Bien Granger. La realidad es que no sabía cómo quitármela de encima e insistía demasiado por mi número. No quería darle una respuesta rotunda y seca así que le di tu número.- La castaña le miro aun más ofendida.

-O sea que me usas para tus estúpidas conquistas? A mi qué diablos me interesa si no quieres decirles no? No creo que me haga merecedora de no poder dejar de oír mi teléfono en mi trabajo?- el rubio suspiro.

-No puede ser tan malo, Granger.- La castaña le miro irritada aun mas y saco de su bolsa su pequeño celular, presionó algunos botones y una voz chillona y muy alta salió del pequeño aparatito.

"hola, si…mi nombre es Britanny, Draky me dio este número para poder salir después…es un verdadero amor…me compró una bebida y luego hablamos como si nos conociéramos de toda la vida…me contó sus más grandes sueños y todo lo que deseaba en la vida…supe desde el momento que lo vi que era alguien especial…le miré, me miró, nos miramos…fue taaaaaaaaan mágico…yo sé que estamos hechos el uno para el otro…además no crees que si no lo estuviéramos nuestra tensión sexual fuera taaaaaaan notoria?...siempre he creído que eso significa un largo y duradero matrimonio…mi madre dice que cuando un hombre…"

-Y así sigue durante otros quince minutos y cuando se termino la cinta de grabación, volvió a marcar y comenzó de nuevo.- dijo Hermione frustrada. El rubio sonrió de lado. LE encantaba molestar a Granger, era tan sencillo.

-Que puedo decir? Creo que esa grabación lo explica todo.- dijo encogiéndose de hombros. Hermione entrecerró los ojos.

-Claro que sí! Explica toda tu cita con ella, explica la maravillosa relación, explica él como te la llevaste a la cama y la dejaste. Lo que quiero que me expliques es porque jodidos le diste mi numero?- dijo alzando la voz. El rubio no quito su sonrisa.

-En serio querías que le diera mi numero a esa loca? No la escuchaste? "me miro, lo mire, nos miramos, fue tan mágico…"- dijo imitando con voz aguda.- por el amor de dios! Si le estaba mirando los pendientes de perlas que llevaba puestos. Me preguntaba con cuantos imbéciles se tendría que haber acostado para poder ganárselos.- dijo pasándose una mano por su cabello rubio. Hermione suspiro.

-Como sea Malfoy, aun no entiendo el porqué le diste mi numero. Y de mi trabajo! Sabes que frustrante es? Los pacientes no dejan de quejarse…

-Son animales, Granger! No pacientes.- Hermione le frunció el ceño y le miro ofendida.

-Como sea les afecta. Tú no sabes lo que esos pequeños animales han pasado por…

-Señor Malfoy…- le interrumpió la secretaria de nuevo tímidamente. El rubio le miro pro no la escucho por la voz de Granger quien seguía hablando. Malfoy se paso la mano por la cabeza de nuevo y hizo un gesto con la mano despidiendo a la secretaria.- peo señor Malfoy es importante…- el rubio suspiro.

-Granger cierra el pico.- le dijo Malfoy poniéndose de pie de su costosa silla de cuero. Hermione le miro aun mas ofendida.

-Esperas que me calle nada más porque tu lo mandas? Como si no me conocieras Malfoy.- se quejo Hermione cruzándose de hombros.

-Si, como sea. Emma diles a los empresarios que ya voy en un momento, deja nada mas deshacerme de Granger.- La castaña le miro divertida.

-Emma diles a los empresarios.- dijo con tono de burla.- que le señor Malfoy llegara un poco tarde ya que tiene algo que hacer primero.- dijo aun con los brazos cruzados y una sonrisa en el rostro. Draco sonrió de lado.

-Vamos Granger, se que quieres quitarme la ropa con los dientes pero eso tendrá que esperar hasta otra ocasión ya que en este momento, como vez, Yo si tengo un trabajo que verdad que necesita ser desempeñado.- Hermione le miro con el ceño fruncido.

-Muy gracioso Malfoy, pero no me largare de aquí hasta que le hables a tu amiguita y le aclares que ese momento mágico no fue más que una mentira…además mi trabajo si es un trabajo de verdad. Soy doctora y mi trabajo salva vidas.- dijo presumida. El rubio bufo.

-Señor Malfoy, creo que de verdad querría ver…

-Eres veterinaria. Los veterinarios no son doctores o salvan vidas que son remotamente importante. Son animales.

-Los animales son tan importantes como las personas. No podríamos existir los unos sin los otros.- dijo molesta y ofendida. Malfoy podría llegar a hacerle perder la paciencia. Siempre.

-Si, si como sea. No veo a tu trabajo siendo felicitado por millones de personas a lo largo del mundo.- dijo burlón.

-Tu trabajo no ayuda a nadie más que a ti y a los bolsillos de otros pedantes millonarios imbéciles que invierten en tu empresa. No necesito que mi trabajo sea reconocido por el mundo, cuando salvas la vida de una mascota y un niño te lo agradece es suficiente. Eso es pasión por tu trabajo.- Draco rodo los ojos.

-Quieres hablar de pasión? Eres la persona más frígida y sabelotodo que conozco Granger. Y ni siquiera me he acostado contigo.- Hermione le golpeo con su bolso en el pecho. El rubio suspiro.- tengo cosas que hacer, Granger porque mejor no te largas y me dejas hacer un trabajo de verdad si?.- dijo tomándole el brazo y dirigiéndola hacia la puerta.

-No! No me iré hasta que le hables y le digas que deje de llamarme.- dijo tratando de zafar su brazo del rubio. Draco la siguió arrastrando y abrió la puerta.

-Después Granger, tengo mejores cosas que hacer.- dijo soltándola y señalando la puerta abierta. Hermione se quedo parada viendo hacia la puerta. El rubio rodo los ojos, era la persona más necia del mundo.

-Draco…- dijo la castaña confundida. El rubio suspiro.

-Terminando la junta, hablamos Granger.- dijo señalando la puerta abierta. El rubio miro hacia afuera y vio a su secretaria de pie con un pequeño niño con un sombrero de pirata, un parche en ojo y una espada de plástico atada a su cinturón. El pequeño llevaba una mochila péquela en su espalda. Tenía el cabello café oscuro y los ojos azules y estaba mirando directamente a Draco con una sonrisa. El rubio le miro confundido también.- Es el día de traer tu hijo al trabajo? O es Hallowen y nadie me aviso?- dijo mirando a Emma.

-Hola.- dijo quedamente el pequeño con una sonrisa en el rostro y lo ojos brillantes.- Soy Andrew, el pirata del océano y tu eres mi papá.


Awwwwww! Pongan sus teorías sobre de donde salio Andrew, quien es la madre, porque dice que Draco es us papá y eso. :) Por cierto, no tengo nada en contra de los veterinarios, solo es Draco que no le gustan.

Dejenme saber que piensan en el review :) los amo.

Si quieres leer otros Dramiones, en mi profile hay basntantes! (ni tanto, pero si hay) que te pueden interesar. Pasate por allá si quieres a ut madre.

Atte: friidaaa (martes 29 de junio 2O1O 5:07 pm)