disclaimer: Nada es mío...aún.

Un hijo por un dollar.

-Andrew, por enésima vez, deja esa jodida grapadora y siéntate.- dijo el rubio con voz exasperada, viendo como el pequeño estaba jugando con la grapadora, aventando grapas a villanos invisibles.

-¿Qué significa "enésima"?- dijo Andrew sin dejar de aventar grapas y hacer ruidos con la boca, como disparos.

-Significa muchas, siéntate ya.- Andrew lo ignoró.

-Me lo has dicho tres veces nada más.- dijo Andrew.

-Las que sean, deja eso.- dijo el rubio, tratando de leer un documento en sus manos.

-¿Y porque decir "enésima"? ¿Porque no dices tres veces y ya?- dijo Andrew, encogiéndose de hombros, confundido.

-Porque a Malfoy le gusta usar palabras grandes para sentirse importante.

-¡HERMIONE!- grito Andrew, lanzándose a las piernas de la mujer sonriendo ampliamente.- Qué magnifico que estés aquí!- dijo el pequeño emocionado, abrazando el cuello de Hermione, quien se había puesto en cuclillas a su altura.

-¡Magnifico!- dijo el rubio burlándose de Andrew y su jodida palabra nueva que no dejaba de pronunciar. Hermione le miró con molestia en los ojos.

-Hermione, ¿adivina qué?- pregunto el niño emocionado, sentándose en el regazo de Hermione, quien ahora estaba sentada en una de las sillas justo enfrente del escritorio del rubio.

-¿Qué, Andrew?- pregunto la castaña interesada.

-¡Decidí que quiero ser Iron-man!- dijo bajándose rápidamente de su lugar y corriendo hasta el sillón de cuero de la oficina, tomó su mochila y saco una libreta de ahí, enseñándosela a Hermione.- ¿ves? Como Iron-man.- dijo señalando el personaje de su libreta y la foto de la playera que llevaba puesta.

-Wow, muy bien, Andrew. Qué divertido.- dijo Hermione con una sonrisa sincera, haciendo que el rubio frunciera el ceño.

-¿No se supone que eres un jodido pirata?- Hermione le miró molesta.

-El puede ser lo que él quiera.- dijo Hermione, acariciándole el cabello a Andrew.

-Si, hoy quiero ser Iron-man. ¡Como tú!- dijo señalando al rubio.

-¿Yo?- pregunto el rubio confundido, haciendo a Andrew asentir.

-Sí, Iron-man le habla a la gente como tú y tiene mucho dinero como tú y tiene una enorme empresa con su nombre, como tú.- dijo Andrew orgulloso, haciendo a Hermione soltar una risita.

-También se creen la cosa más maravillosa que le pasó al mundo…como tú.- El rubio rodó los ojos ante las palabras de la castaña.

-Ya sé de dónde sacó esa jodida palabra.- murmuro el rubio a sí mismo.

-Andrew, ¿podrías ir afuera un momento con Emma?- Andrew frunció el ceño pero asintió, empezando de nuevo con la grapadora.- Andrew, deja la grapadora, por favor, te vas a lastimar.- El pequeño asintió sonriendo dulcemente y salió de la oficina.

-¿Porque a ti te hizo caso a la primera? Llevo diciéndole que deje esa jodida cosa toda la mañana.- se quejó el rubio, haciendo que Hermione frunciera el ceño.

-¿Quieres explicarme porque recibí una llamada telefónica esta mañana diciéndome que mi hijo no asistió a clases por una terrible traumatización por parte del personal, por lo cual mi hijo probablemente tendría secuelas futuras y me rogaba que no demandáramos?- dijo la castaña, levantando la voz conforme iba hablando, haciendo al rubio soltar una carcajada.

-No puedo creer que hayan dicho eso.- dijo el rubio entre risas, haciendo que Hermione se molestará aún más.

-¡Esto no es gracioso!- se quejó Hermione, dando un manotazo en el escritorio para enfatizar su molestia.

-Creo que lo es.- dijo el rubio encogiéndose de hombros, tratando de ocultar su risa.

-¿A que se referían con traumatización? De verdad estoy preocupada, Malfoy.- El rubio asintió, sentándose junto a ella en una silla, tocándole el hombro.

-Una estúpida empleada tocó a Andrew y…

-¿Tocó a Andrew? ¿Cómo?- interrumpió Hermione, haciendo que el rubio le frotará el hombro, tratando de tranquilizarla.

-Lo tocó de una manera que no me gustó. No era para lastimarlo ni nada, no te preocupes, solo no me gustó e hice un alboroto para que no volviera a pasar.- Hermione asintió lentamente, como procesando todo lo que el rubio le acababa de decir.

-¿Entonces? ¿Qué pasa ahora? ¿Lo vamos a cambiar de escuela?- pregunto Hermione, haciendo sonreír levemente al rubio al darse cuenta de que Hermione pensaba que Andrew era tan suyo como de él.

-No, no, no es necesario.- Hermione le miró sorprendida.

-¿No es necesario? Si tocaron a Andrew de una manera incorrecta obviamente no dejaré que se quede ahí.- dijo la castaña levantando la voz y haciendo que el rubio se tapara un oído por lo agudo.

-Hermione, de verdad, ¿Crees que dejaría a mi hijo en una escuela donde sé de antemano que lo trataran mal?- Hermione negó lentamente.- Exacto. Hice una escena bastante perturbadora que incluía a Andrew riéndose como histérico, una o dos amenazas de demandas y obviamente, repetí mi nombre muchas veces.- Hermione asintió lentamente, soltando el aire contenido en forma de alivio.

-Eso es bueno, es bueno. Pensé que tendríamos que buscar más escuelas.- Draco negó, sonriendo. Le gustaba que Hermione se incluía completamente en todo lo de Andrew. Era extraño.

-¿Señor Malfoy?- dijo una Emma, asomándose por la puerta, haciendo que ambos adultos voltearan a verla.- Creo que necesita salir un momento, seguridad trata de llevarse a Andrew.- Hermione se llevó la mano al pecho, asustada y el rubio frunció el ceño.

-¿Quién llamó a seguridad, Emma?- pregunto el rubio quién salió rápidamente de la oficina, seguido por Hermione y Emma.

-No lo sé, señor Malfoy. Andrew estaba jugando con el señor Zabinni en el pasillo y de pronto seguridad llegó tratando de llevarse a Andrew.- El rubio soltó un gruñido, llegando al vestíbulo de su piso, donde estaba su propia seguridad del edificio discutiendo con Zabinni y Andrew asustado.

-¿Qué jodidos está pasando aquí?- dijo el rubio en voz alta a seguridad, haciendo que todos voltearan a verlo.

-Señor Malfoy, este niño…- El rubio levantó la mano, haciendo callar al hombre de seguridad.

-Este niño es mi hijo. Así que cualquier tontería que piense decir, tome en cuenta que está hablando con el dueño de esta empresa, el que firma sus cheques y está hablando del futuro heredero de todo esto y el que firmará su pensión. Así que… ¿este niño…?- dijo el rubio, haciendo un gesto con la mano para que continuara. El hombre se aclaró la garganta.

-Nos reportaron que había un incidente en su piso con un niño y…- el hombre se encogió de hombros. El rubio frunció el ceño.

-¿Quién jodidos reportaría a Andrew?- dijo el rubio en voz alta.

-No lo sé, fue una mujer.- El rubio se pasó una mano por el cabello.

-No me interesa, pueden retirarse.- Los hombres asintieron y se dieron la media vuelta, caminando hacia los elevadores.

-¡Draco, mira lo que me encontré!- gritó emocionado Andrew, señalando la silla con ruedas que estaba en medio del pasillo, que el rubio no había notado antes.- ¡Es un carrito en forma de silla!- Andrew soltó una carcajada y se subió a la silla.- Y él me está ayudando a moverla.- dijo señalando a Zabinni.

-Zabinni, ¿qué jodidos…?-el rubio ni siquiera terminó la oración porque el moreno ya estaba moviendo a Andrew por el pasillo rápidamente con una enorme sonrisa y Andrew riendo como maniaco.

-Deberías dejar que se diviertan un momento.- dijo Hermione sonriendo, viendo como Andrew estaba teniendo el momento de su vida.

-¿Estás viendo lo mismo que yo? Todas mis jodidas salas de juntas son de cristal.- El rubio se pasó una mano por el cabello en señal de frustración.- ¡Si le pasa algo, Zabinni, te lo voy a cobrar como nuevo!- le grito el rubio, dándose media vuelta y regresando a su oficina, seguido por la castaña.

-Estará bien.- dijo Hermione con una sonrisa, tomando de nuevo su lugar frente al rubio, haciéndolo sonreír también.

-¿Qué haces aquí tan temprano? ¿No tienes una cesárea torácica con un trasplante de próstata que hacerle a un delfín o algo?- Hermione rodo los ojos.

-Claro, después de los implantes de seno al Tigre de Bengala a las tres de la tarde.- dijo sonriendo.

-Ni siquiera eres un doctor, Granger.- Hermione solo sonrió.

-Has dicho eso miles de veces, Malfoy, pero cuando necesites a alguien que te saque una bala por que uno de tus amigos mafiosos te disparo y no puedas ir al hospital para no levantar sospechas, no haré caso a tus suplicas.- El rubio soltó una risa.

-No tengo amigos mafiosos, Granger. Además, nadie se atrevería a dispararme. Soy demasiado bonito.- dijo sonriéndole ampliamente, haciendo a Hermione poner los ojos en blanco de nuevo.

-No creo que hayas llegado hasta aquí sin mafiosos, Malfoy. No eres tan listo.- El rubio le miro un poco sorprendido. ¿Estaba coqueteando con él?

-Estaría sorprendida de lo listo que puedo ser, Hermione.- dijo el rubio en voz baja, haciendo a Hermione acomodarse en su silla, haciéndolo sonreír. El momento se interrumpió al sonar del teléfono.- Emma.- dijo secamente el rubio presionando un botón del aparato.- Pásame la llamada, gracias.

-¿Qué pasó? ¿Andrew está bien?- El rubio levanto la mano en señal de silencio.

-Claro que está bien, cálmate.- El rubio tomó el teléfono y se lo colocó en su oreja.- Háblame.- dijo secamente el rubio. Después de un momento el rubio asintió ligeramente.- Entiendo. ¿Ya hablaste con Jenks?- Hermione le miraba curiosa.- Pues solo necesitas saber una cosa. El niño es mío y necesito que esto quede resuelto al final de la semana o conseguiré a alguien que lo haga por ti.- El rubio colgó el teléfono y suspiro.

-¿Qué pasó?- pregunto Hermione nerviosa.

-Al parecer mi abogado está batallando un poco con la papelería de Andrew, como su madre falleció está complicándose un poco. Ya hablo con nuestro investigador privado y está en proceso de encontrar al tío ya que necesitamos algunas de sus firmas.- Hermione asintió lentamente, absorbiendo la información.

-¿Qué tal si el tío no quiere darte la custodia?- Pregunto la castaña preocupada un una mano en pecho. El rubio se puso de pie y se sentó junto a ella, pasándole un brazo por los hombros.

-Hermione, mírame.- La castaña miró con los ojos llenos de lágrimas sin derramar al rubio.- Haré todo lo que esté en mis manos para que Andrew se quede conmigo.- Hermione asintió, colocando su mano encima de la del rubio, quien tenía a la castaña tomada de las mejillas.- No hay nada en este mundo que impida que Andrew se quede. Además…soy un bastardo muy terco.- Hermione soltó una risa, haciendo al rubio sonreír. Draco le quitó las lagrimas con los pulgares, dándole un beso en la frente.- No tienes de que preocuparte, Hermione.- La castaña asintió.

-Wow, esto es magnífico.- dijo Andrew desde la puerta.- Y ni siquiera necesitaste un anillo.- dijo el pequeño sorprendido, haciendo que Hermione le mirará confundida.

-Un anillo…¿a que se refiere?- El rubio se puso de pie.

-No tengo idea. Deberíamos ir a almorzar. ¿Andrew tienes hambre?- el pequeño asintió.- Bien, iremos a almorzar. ¿Hermione?- dijo el rubio, ofreciéndole la mano. La castaña se levantó y tomó la mano que el rubio le ofrecía, sonriendo.

-¿Porqué no tenemos carritos en forma de sillas en la casa?- pregunto Andrew.


Capítulo cortito, pero necesario. Espero poder escribir esta historia más seguido, pero es complicado. Toda la historia ya está planeada, solo falta terminar de escribirla.

Pronto subiré una nueva historia corta, estén al pendiente si les interesa las historias donde Draco y Hermione son los mejores amigos :)

Gracias por sus comentarios, los amo.

Atte: Friidaaa (1ero de octubre del 2013 a las 4:19pm) *horario de la tarde back on!*