Otra vez la dichosa lluvia, ¿Es que nunca iba a parar de llover?

Bufe y enchufe los parabrisas para poder ver la carretera con mayor claridad.

Así era mi vida desde el día que me mude a Fork con Charlie, mi padre. Fue hace aproximadamente unos diez años, cuando mi alocada madre, Renne, se volvió a casar con un jugador de béisbol y decidió acompañarlo hasta el fin del mundo, en este caso a Jacksonville, donde viven actualmente.

Phill, así se llama mi "otro" padre, me cae bastante bien, es mucho mas joven que Renne pero es un buen hombre y la hace muy feliz. Cuando me dieron la noticia de la mudanza y de a todas las cuidades a las que tendríamos que ir sin tener un destino fijo, pensé que lo mejor era mudarme con mi padre, ya que lo extrañaba y no pasaba todo el tiempo que me gustaría con el, cosa que no le hizo mucha gracia a mi madre. Estuvo toda la semana rogándome que me quedase con ella que iba a ser muy divertido el estar viajando y conociendo lugares. Como es obvio no acepte.

Mi nombre es Isabella Swan, pero todos mis amigos y conocidos me llaman Bella a secas, no me gusta que me llamen por mi nombre completo, me hace sentir vieja. Tengo 17 años y en Septiembre cumpliré los "adorados" 18, por lo que estoy en mi último año de instituto y el próximo año ya iré a la universidad. Desde hace bastante tiempo, tengo decidido que estudiare Literatura, es mi sueño. Desde que era pequeñita siempre me ha gustado mucho leer y todo lo relacionado con ello.

Me considero una chica tímida y responsable, madura para mi edad, algo que me lo recuerdan constantemente, pero cuando entro en confianza con la gente y con mis amigos soy mucho más abierta y extrovertida. Solo hay que conocerme.

Me gusta mucho el baile, en Phoenix me pasaba todo el día mirando documentales y videos por internet de gente bailando todo tipo de estilos, pero no me animaba a asistir a clases de baile. Cuando me mude a Fork, mi padre se canso de verme diariamente embodada delante del televisor y me llevo a una escuela de baile en Port Angeles. Muy poca gente que conozco sabe que bailo bastante bien y aunque lo contase no creo que alguien en su sano juicio se creyese que Bella Swan baila bien. ¿Por qué? Pues por que todos los días me levanto con el pie izquierdo, a decir verdad me tropiezo con mis propios pies, en definitiva soy muy pero que muy torpe. Algo que cuando bailo desaparece, mi torpeza no se manifiesta en esos momentos, algo que agradezco mucho. Parece que me transformo, parezco otra persona y eso me encanta.

Mire por la ventana de mi coche y pude distinguir los grandes árboles que adornaban el desvío hacia casa de Alice.

Alice Cullen es desde que me mude a Fork junto con Rosalie Hale mi apoyo. Recuerdo el primer día que fui al colegio y ellas se acercaron a mi con una sonrisa en lugar de señalarme y mirarme raro por ser la nueva, es algo que nunca se lo voy a poder agradecer. Estamos juntas y somos amigas desde entonces y son unas chicas geniales. Aunque éramos distintas y teníamos gustos distintos éramos almas gemelas, creo que no podía tener amigas mejores que ellas.

Alice era la mas loca de las tres. No podía estar quieta más de cinco minutos y era hiperactiva a más no poder. Algunas veces me ponía de los nervios. Rose era mas tranquila, pero era la que mas carácter tenia de todas. A primera vista intimidaba bastante, es la típica chica con la que sabes que no deberías de meterte por que saldrás mal parada o parado. Las dos tenían novio, que formaban parte de los más populares del instituto y yo era la única soltera. Las dos son preciosas y con unas curvas de infarto, lo que también suma que son realmente ricas y visten a la moda. Yo era mas pasota a la hora de vestir, lo que mas me importaba era ir cómoda y ni Alice ni Rosalie me iban a quitar, por mas que lo intentasen, mis vaqueros y mis converses. No me gustaba ir a clase muy arreglada. Para salir era otra cosa, no me importaba que jugasen a la barbie Bella de vez en cuando, por que cuando lo hacían estaba contenta con el resultado. Intentaban elegirme ropa con la que sabían que iba a estar cómoda. Eso hace que las quiera más todavía, si es posible.

Sonreí cuando pude vislumbrar la impresionante casa de Alice a lo lejos. Era preciosa tanto por fuera como por dentro, algo que se debía a Esme, la madre de Alice, que era decoradora de interiores y tenia un gusto exquisito.

Baje del coche y corrí hasta la entrada para mojarme lo menos posible. Llame al timbre y espere .Escuche pasos y la puerta se abrió para ver a mi obsesión personal. Edward Cullen. El chico más perfecto que ha pisado la tierra. Estaba total e irrevocablemente enamorada de el, pero todo no podía ser perfecto, ya que tenia novia durante casi dos años. Era algo fuera de lo normal y no era algo que pensase yo sola, ¡que va! Todo el instituto y seguramente chicas que vivían a las afueras, pensaban que era el chico más increíble que conocían. Su pelo bronce te llamaba a tocarlo sin descanso, parecía tan suave y lo era, lo había comprobado alguna que otra vez. Sus ojos, eran… impresionantes, de un color verde esmeralda que te hipnotizaban. Su nariz recta, esos labios carnosos para besarlos sin parar y esa mandíbula cuadrada lo hacia tan sumamente atractivo. Todo en el era perfecto y mejor no hablar de su cuerpo…

-"Hola Bella. ¿Buscas a Alice?"-dijo con la sonrisa torcida mas perfecta que había visto en mi vida. Como siempre me quede sin aire.

-"Si"-dije un tanto sonrojada.

-"Pasa, esta arriba en su habitación"-dijo tan natural que daban ganas de comérselo.

-"Gracias"-dije sin mirarlo y correr hacia las escaleras rápidamente.

Nadie sabia de mi obsesión por el, creo que Alice y Rosalie sospechaban algo pero siempre que sacaban el tema me hacia la despistada y al final terminábamos cambiando el tema de la conversación. Era tan fácil como hablar de moda y de complementos, para volverlas locas y que olvidasen por un momento el tema "Emparejemos a Bella y a Edward". Sabía que no se quedaban satisfechas del todo y algunas veces Alice me enviaba indirectas, algunas de ellas demasiado directas, acerca de su hermano mellizo.

Íbamos juntos a algunas clases, biología y Educación física, esta última era mi mayor castigo. Hablábamos de vez en cuando, cuando podía hilar una frase completa, pero no éramos muy amigos, nos llevábamos bien gracias a que yo era la mejor amiga de su hermana y su compañera en biología. Eso era todo. Me ponía muy nerviosa cuando estaba delante de el y esperaba con toda mi alma que no se percatase de ello.

-"¡Bells!"- grito Alice cuando entre a su cuarto-"Llegas tarde"

-"No seas exagerada"-me senté a su lado a la vez que rodaba los ojos. A veces era tan pero tan impaciente.

-"¿Quién te a abierto la puerta?"

-"Edward"-dije intentando no sonrojarme. Sin éxito.

-"Ah"- sonrió traviesa

-"No empecemos por favor"- la mire seriamente-"¿Cuándo viene Rose?"

-"Ya esta aquí. Con Emmett en su habitación"

-"No quiero imaginarme lo que hacen"-rei y Alice me acompaño.

Emmett es el hermano mayor de Alice y Edward y novio de Rosalie desde hace muchísimo tiempo. Eran una pareja encantadora. Era muy musculoso y al igual que mi amiga intimidaba bastante a primera vista por su corpulencia pero cuando abre la boca te das cuenta de que es un trozo de pan. Es muy bromista y yo soy mayormente el objeto de sus bromas, disfruta haciéndome sonrojar con cualquier comentario sexual o de otro tipo.

-"¿Qué película vamos a ver?"-dijo Alice saltando en la cama.

-"Pues… podemos ver todas las que tienes y elegimos una"

-"Si"-dijo entusiasmada. A esta chica un día le daba algo-"Vamos, las películas están en la habitación de Edward"

-"¿Qué?"- dije quedándome sin aire.

-"Películas- habitación- Edward"-dijo haciendo gestos.

-"No soy tonta Alice te he oído la primera vez, pero no pienso ir. Ve tu sola, te espero aquí"-dije mirando sus fotos colgadas en la pared.

-"De eso nada, tu siempre eres la que eliges las películas, tienes que venir"- dijo tirando de mi brazo.

-"¿Yo?"-me solté-"Alice siempre eres tu la que escoges que película vamos a ver y siempre la tienes en tu habitación. No me digas que esto es alguna encerrona de las tuyas. Te he dicho mil veces que no me gusta tu hermano"-menti

-"Bella que mal pensada eres"-hizo un puchero y la mire mal-"no es nada de eso, solo se me ha olvidado escoger la película y he pensado que esta vez podrías elegirla tu y eso de que no te gusta… dejemos el tema por ahora"- dijo lo ultimo en un murmullo.

-"No, Alice me da mucha vergüenza entrar al cuarto de tu hermano"- lloriquee.

-"Por favor Bells"-dijo con su mejor cara de cachorrito degollado.

-"No, no y no. Deja de poner esa cara"- me cruce de brazos.

-"Por favor Bells"-repitio.

-"Alice…"-la mire de reojo y vi que seguía con aquella cara. Era tan frustrante-"Esta bien"-me rendí-"Pero la escogemos rápidamente"

-"Vale"-dijo cogiendo mi mano y llevándome al piso de arriba.

-"¿Edward podemos pasar?"-pregunto inocentemente la duende llamando a la puerta del cuarto de su hermano.

-"Adelante"- dijo aquella voz que rondaba día y noche mis pensamientos y algún que otro sueño.

Nunca había entrado a la habitación de Edward y si la de Alice me parecía bonita, no tenía palabras para describir esta. Era gigantesca y había un toque muy personal en ella, me encantaba. Tenía una cama doble al fondo de la habitación y una gran estantería repleta de cds. Pero lo que mas me llamo la atención de todo fue la gran cristalera y las vistas tan maravillosas que tenia.

-"¿Bonitas verdad?"- me pregunto Edward cuando me acerque a observar las vistas mejor.

-"Son impresionantes si"-le respondí con una sonrisa tímida-"Has tenido suerte con la habitación"- rió y su risa fue música para mis oídos. ¿No tenia nada de malo este hombre?

-"Son las ventajas de tener la habitación mas pequeña. Alice y Emmett eligieron por metros y yo por vistas"-sonrio de nuevo.

-"Una decisión inteligente"- le devolví la sonrisa.

-"¿Has terminado el trabajo de biología?"

-"Si"- dije mirando hacia donde se encontraba Alice-"¿Tu?"

-"Tambien"- dijo

-"Vamos Bella, deja de charlar y ayúdame a elegir la película"- dijo Alice al otro lado de la habitación cargando con una gran pila de dvds.

Estuvimos más de diez minutos para elegir la película que íbamos a ver y ninguna de las que elegía convencía a Alice. La duende me las iba a pagar al salir de aquí. Se iba a convertir en una noche de chicas "sangrienta".

-"Me rindo"-dije sentándome en el suelo-"Me tienes mareada con tanta película, ¿Por qué no eliges tu mejor?"- Edward soltó algo parecido a una carcajada pero disimulo con una tos cuando Alice lo miro envenenadamente. Sonreí agachando la mirada.

-"¿Por qué no vemos Setp up?"- dijo Alice saltando en su sitio-"Te encanta"

-"Pero la hemos visto un millón de veces, ¿no quieres ver otra?"

-"Da igual. Vamos a mi habitación que la tengo allí de la ultima vez que la vimos. Adiós hermanito"-dijo Alice saliendo de la habitación sin mirarlo si quiera.

-"Adios duende diabólico, hasta pronto Bella"-dijo mirándome con aquella sonrisa que creí que me caería de un momento a otro.

-"Hasta luego Edward"

Salí cerrando la puerta detrás de mí y baje rápido hasta el cuarto de Alice para cantarle las cuarenta.

-"¿Para eso me haces ir hasta la habitación de tu hermano?"-dije cruzándome de brazos-"Se que algo tramas duende"

-"No tramo nada"-respondio encogiéndose de hombros-"Solo no se me había ocurrido volver a ver esta película"

-"Vamos a llamar a Rosalie"-dije

-"Ya voy yo, quédate preparando la película y de paso voy a por las palomitas"

-"Vale"

Estaba poniendo la película cuando la puerta se abrió de golpe y sentí que el aire me faltaba.

-"Bella durmiente"-dijo una estridente voz.

-"Emmett suéltala, la estas ahogando"- escuche que le regañaba mi amiga y asentí incapaz de articular palabra.

-"Vaya lo siento Bells, tiene razón mi corazoncito te has puesto morada"-rio

-"Que gracioso"- le saque la lengua. El volvió a reír.

-"Ya están las palomitas"-dijo una feliz Alice entrando a su habitación con un gran plato repleto de palomitas.

-"¡Palomitas!"-grito corriendo a robarle el plato a Alice.

-"De eso nada grandullon, son para ver la película"

-"¿Puedo quedarme?"-dijo Emmett haciendo su puchero. Malditos hermanos engatusadores. Las tres asentimos-"¡Bien!"-alzo un puño al aire.

-"¿Qué es este jaleo?"-pregunto una voz desde la puerta.

-"El que faltaba"-dijo Rose rodando los ojos.

-"¡Jasper!"-dijo Alice colgándose a su cuello. Por un momento temí por las palomitas pero no se como estaban intactas.

Jasper era el novio de Alice desde casi preescolar. Eran una pareja, al igual que Emmett y Rosalie increíble. Tenían una sincronía que ya le gustaría a muchas parejas. Muchas veces me quedaba sorprendida con ellos, no tenían ni que hablar para saber que quería el otro. Me daban una gran envidia. También era el hermano mellizo de Rosalie y se llevaban muy bien aunque algunas veces lo disimulaban, les gustaba picarse al igual que Alice y sus hermanos. Jasper al igual que Rosalie era muy guapo, aunque no más que Edward. Su pelo rubio y sus ojos azules le hacían parecer de lo mas interesante, sumándole que era extraordinariamente inteligente. Le llamábamos el psicólogo del grupo, ya que daba unos consejos alucinantes y si decía algo no se solía equivocar.

-"Hola Bella, Emmett"-ambos sonreímos-"Yo también me alegro de verte hermanita"

-"¿Qué haces aquí? Te dije que hoy era noche de chicas"-pregunto Alice extrañada.

-"Lo se cariño, he venido a ver a Edward"-sonrio.

-"Quedate tío"- dijo Emmett.

-"¿Cómo me voy a quedar? Es noche de chicas"- dijo

-"Da igual, Emmett se va a quedar. Venga amorcito, quédate con nosotros"-dijo Alice mientras repartía besos por toda su cara.

-"Voy a llamar a Edward para que la vea con nosotros, ¿os parece bien?"

-"Si"-dijeron los 3

-"No"-respondi yo a la vez.

-"¿Por qué no Bella?"-preguntaron los chicos extrañados. Mire a las chicas y tenían una sonrisa traviesa en la cara. Algunas veces las odiaba.

-"Alomejor sale con su novia"-dije para salir del paso.

-"No, había quedado conmigo. Tanya iba a salir también con sus amigas"

-"Ah"-dije pensando en otro argumento.

-"Vamos a por el"-dijo Emmett.

-"No eres nada sutil"-dijo Rosalie sentándose a mi lado una vez que se habían marchado.

-"¿De que hablas?"-pregunte inocentemente.

-"Dejala Rose, nunca lo admitirá"- iba a reprochar pero me calle al escuchar que los chicos se acercaban.

-"¿De que va esto?"-dijo Edward mientras entraba a la habitación siendo empujado por su hermano-"Emmett puedo andar, enserio, no hace falta que me empujes"- Emmett soltó una carcajada que hizo a Edward pegarle un puñetazo en el hombro.

-"Vamos a ver todos la película"-dijo Alice sonriendo.

-"¿Y la noche de chicas?"-dijo mi obsesión personal alzando una ceja.

-"Para otro día"

-"De acuerdo"-dijo acercándose a donde yo estaba-"Espero que no te moleste que me siente a tu lado. No quiero estorbar a las parejitas felices"-sonrio.

-"No, para nada"-dije disimulando mi nerviosismo.

-"¿Qué película vamos a ver?"-bramo Emmett abrazando a Rosalie por los hombros.

-"Sept up"- dijo Alice dándole al play.

-"¿Otra vez, cuantas veces la habéis visto?"-dijo Jasper.

-"Muchas pero nos gusta, ¿verdad Bella?"-pregunto Alice a mi lado.

-"Si"- sonreí.

-"Esta tarde será genial"-dijo Emmett con la boca llena de palomitas. Todos reímos.

Alice se levanto, apago las luces y se acostó quedando su cabeza apoyada en las piernas su novio. Fui a coger palomitas y la mano de Edward rozo la mía. Me puse completamente roja en cuestión de segundos y lo mire. Me estaba sonriendo con aquella sonrisa torcida que tanto me gustaba. Temblé desde la cabeza a los pies y para disimular mire al televisor donde ya había empezado la película.

Si… esta iba a ser una tarde genial.

Hola.

De vuelta con otra historia nueva. Tengo que decir que sinceramente no pensaba subir otra historia hasta acabar "Los viernes de Paramon"pero bueno, al haber terminado "Amor entre libros" lo he estado pensando y no he podido resistir esta idea que ha estado rondando mi cabeza desde hace unos días.

Por ahora tengo en mente que será un mini fic pero no se, ya veremos como transcurre la historia.

Espero que os guste y que me deis vuestra opinión que es muy importante para mí.

Un beso

Pd: no tardare mucho para actualizar "Los viernes de Paramon", por que ya estoy de vacaciones .