27: 13.1022-IFT

Sala de Conferencias de Operaciones Informaticas.

Cuartel General de la N.S.A, Fort Meade, 19:00 en francia.

Aunque en la Costa Este fuera mas de mediodia, en el interior de la sala de reuniones era dificil saber que hora era; no habia ventanas ni conductos de ventilación y el unico acceso era una puerta de doble hoja custodiada por guardias armados.

En aquel lugar era donde se celebraban las reuniones mas secretas de la Junta Directiva, desde donde se dirigía el mundo calmadamente hacia el advenimiento del Segundo Imperio, conforme al Destino Manifiesto, decidiendose cuales y cuando serian las guerras que iniciaría el país, que lideres mundiales debian ser convencidos y quienes simplemente asesinados.

En la pantalla del proyector aparecio una fotografia que mostraba una cabaña entre los arboles.

-Chamonix, 7 de Abril de 1990.-

A continuación se mostró un enterramiento donde un esqueleto con unas gruesas gafas de sol puestas y un agujero de bala mostraba una placa del FBI en la boca.

-Skagerrak sueco, 1993.-

La siguiente imagen era una hilera de aviones F-14 ardiendo.

-173 Aerotransportada, Vicenza, 8 de Junio de 1994.-

A continuación pasaron a un muerto en un sofa y dos barcos guardacostas hundiendose.

-Petrogrado, 10 de Junio de 1994.-

Después de esto venia la explosion de un barco de carga.

-Cabo de Buena Esperanza, Septiembre de 1995.-

La siguiente toma mostraba tres muertos tendidos sobre una mesa, con placas de la NSA.

-Embajada americana en Londres, 1996.-

Pasaron rapidamente las fotografias de seis muertos.

-Nueva York, Washington, Los Angeles, Toronto, Mont-Real, entre Febrero y Octubre de 1997.-

A continuación se veia una explosión nuclear.

-Complejo Stargate, 1998.-

La siguiente imagen era una que todo el mundo reconocio; una torre humeando y un avión.

-Nueva York. 11 de Septiembre de 2001.-afirmó Edward Siddle.

Curtiss asintio secamente; lo cierto es que el tampoco se tragaba la historia del millonario saudi Osama Bin Laden como unico causante de aquel desastre. Aunque si le hubieran dicho que en realidad aquella catastrofe la habian organizado los propios Siddle y Norton como parte de una operación secreta conocida con el nombre en clave de "Urbinorbí", a modo de pretexto para justificar la invasión del Creciente Fertil, se lo habria creido aun menos.

-Nos enfrentamos a un hombre al que solo puedo calificar como de genio del crimen.-explicó Kate Norton mostrando una fotografia del hombre de ojos violeta que el Comando Carthago conocia simplemente como "Caton el Censor".-Capitán Robert Charlotte Greenleaf, USAF.-

-Ingresó en el Ejercito hacia 1988, poco antes de la caida del Muro. Lo destinaron a Hokkaido, estuvo en el Golfo y llego a tener el grado de capitán. En Octubre del 92 lo destinaron a Europa.-

-Y ahi fue cuando se perdió.-apunto Norton.-En aquellos dias, estabamos todos muy alterados. La caida del Muro, el fin del comunismo, las revueltas en Europa del Este, nuestra busqueda de nuevos enemigos para justificar nuestros desmesurados presupuestos... En fin, no se como fue, pero el tipo acabó en metido uno de nuestros equipos locales; uno de los nuestros nos lo recomendó y le encomendamos una importante mision que afectaba a la seguridad nacional. Confiamos en el por encima de otros mucho mas capacitados y de origenes mucho mas dignos.-

-Y nos traicionó, como lo habia hecho en su dia la parejita que le pedimos que capturase.-bostezó Ganton.-¿De verdad es necesario repetir esa vieja historia que ya nos sabemos todos?-

-Eh... Yo no me la sabía.-intervino Curtiss.

Nadie le hizo ni caso.

-¿Como es que alguien asi sigue existiendo?-planteó Tedrow la cuestion obvia.

-Tiene la piel muy dura.-gruñó Siddle secamente.-Ya hemos intentado aplicarle justicia estricta cuatro veces, y se nos ha escapado las cuatro. Una vez le arrestamos en L.A., pero el tipo logró escaparse de un avion a doce mil pies de altura. Yo tampoco entiendo como diablos lo hizo.-

Curtiss echó un vistazo a los informes, intentando enterarse de algo.

-Como sea. Se llevó a... la mujer, y no volvimos a saber nada de ella. ¿No es asi?-

-Si.-asintio Ganton.-Seguramente la mató a sangre fria cuando le sacó lo que necesitaba, sin duda despues de tirarsela. Buscar a Anthea Schaeffer es una perdida absoluta de tiempo.-

Tedrow se percató de que Siddle y Norton se sonreian al oir aquella afirmación y entendió. Esbozó una sonrisa aun mas falsa que la de ellos y prestó atención a lo que se decia.

-Es un grave problema que ni siquiera podamos confiar en nuestros propios hombres.-concluyó Curtiss distraidamente.-¿No hay alguna forma de saber por donde para?-

-No, y tampoco tiene rehenes que podamos controlar.-explicó Ganton.

Curtiss le miró mal.

-¿Rehenes? Oiga, Luther, si empezamos a intentar controlar a los terroristas amenazandoles con matar a sus familias, ¿en que nos diferenciariamos de ellos?-preguntó mordazmente.

-¡En que nosotros somos los buenos!-le recordó Norton pegando un puñetazo en la mesa.-Nosotros combatimos por nuestro pais, por la libertad y por la democracia. Y porque es nuestro Destino Manifiesto como lideres del mundo, por supuesto. Ellos matan porque son escoria frustrada e inculta que no vale para nada mas que para matar a todo el que no está de acuerdo con ellos y sus podridos y erroneos ideales basados en el odio sistematico a todo lo buenol.-

-No entienden que no sirve de nada oponerse a la Fundación.-señaló Siddle.

Tedrow sintio ganas de decirles que un terrorista no era eso, pero decidio no hacerlo; Siddle, Norton y Ganton no eran el tipo de seres que uno quiere tener por enemigos.

-Ya que sacan el tema, ¿tiene familia?-quiso saber Curtiss.

-¿Me creeria si le digo que cogimos a su padre y que lo mató disparandole con una Dragunov desde dos mil cien metros cuando lo sacabamos del juzgado?-inquirió Ganton.

Norton se estremecio disgustada. Ella había llevado a cabo aquella operación.

-Un tipo sin corazón.-gruñó Siddle.

Curtiss se reclinó en su asiento y asintió con la cabeza.

-Entiendo.-decidió.-Muy bien... Quiero que lo lleven derechito a Guantanamo. Ya lleva demasiado tiempo tocandonos los huevos. En el informe pondremos que se resistio al arresto, si es que alguna vez hacemos un informe, por supuesto; gracias a las nuevas leyes ya no se necesita cumplimentar tanto papeleo. En Cuba le sacarán quienes son sus complices y luego.-frunció el ceño.-morirá.-

-Asi se hará, señor.-asintió Ganton.-Daré las ordenes oportunas a mis hombres. Como el tipo era parte del Proyecto Carthago y ese caso aun está bajo mi jurisdicción, me pertenece.-

-Si, si... Todo suyo. Ahora, pasemos a otro asunto. Hay que actualizar la lista de "tipos a eliminar", y naturalmente debemos conseguir las copias del programa chino de armas bioquimicas para asi poder desarrollar el nuestro. Además, debemos asegurarnos de que el actual Presidente gane las proximas elecciones a toda costa, aunque sea eliminando a todos los demás candidatos.-

-No olvidemos el encontrar una excusa para librarnos de Muammar el-Gaddafi a medio plazo. No inmediatamente, para que los conspiranoicos no lo relacionen con lo de Irak.-sugirió Ganton.

-Es cierto. ¡Se ha atrevido a subirnos el precio del petroleo, ¿pero que se ha creido ese imbecil? ¿Es que ha olvidado que unicamente está ahi por que estamos dispuestos a permitirselo?-

Cuando salieron de allí tras llegar a un acuerdo...

-Ha sido mas facil de lo que previmos.-se jactó Ganton.

-Si. El muy estupido se ha tragado la plomada, el anzuelo y el sedal.-se burló Norton.

-Como previmos que haría.-señaló Siddle.-Curtiss es muy limitado, el pobre. Solo ve lo que busca.-

Ganton soltó una carcajada. Tedrow empezaba a entender...

-¡¿Quieren decir que todo eso era mentira?-se indignó.

-En cierto modo. Hasta cierto punto.-matizó Ganton con una sonrisita.-Aunque a esos lloricas antipatriotas de las asociaciones pro-derechos humanos les encante afirmar lo contrario en la prensa, no enviamos a Guantanamo a cualquiera que nos caiga mal.-

-Cierto. Solo envian a los que no valen para Thule Lake, Herat Mountain o Maranzano.-

-Necesitabamos una buena excusa para asegurarnos de que el tipo iba a Cuba y Curtiss quería enviarle, asi de facil. Simplemente hemos... exagerado un poco sus acciones.-apuntó Norton.-¿Y por que razón permito que una secretariucha de cuarta cuestione mis acciones?-

-Porque soy la agente de confianza de Zebra.-

El aludido la miró fijamente, rebuscó en sus bolsillos y le dio una fotografía.

-Ya que hablamos de eso, tengo una misión especial para ti.-le ordenó.-Coge un coche, vete a Andrews y recoge a un sospechoso que llegará en breve y al que quiero que interroguemos.-

Tedrow miró la fotografía y creyó que su jefe le estaba tomando el pelo; no sería la primera vez.

-¿El sospechoso es un niño?-

-Odd Dellarrovia.-aclaró Zebra.-El unico miembro del grupo de niñatos entrometidos al que hemos podido echar mano. Lo que nos tenga que decir sobre su gente sin duda será muy util.-

No añadió que, según el perfil psicologico que le habian elaborado los cerebritos del Área 11, Gil'ad, Odd muy probablemente estaría mas dispuesto a contar todo lo que sabía ante una chica guapa como Conney que ante unos viejos como Curtiss o el propio Zebra.

Conney se giró sobre sus talones y salió de allí. Zebra miró a sus otros dos acompañantes.

-Seguid con vuestras tareas.-les ordenó.-Siddle, prepara una sala de interrogatorios. Norton, habla con los de la Fuerza Aerea para que borren el traslado de Dellarrovia de sus expedientes.-

-¡Si, señor!-

AFB Andrews.

Maryland, Estados Unidos.

17:50 hora local (20:50 hora francesa)

Al bajar del Globemaster, Odd no pudo evitar quedarse asombrado al ver donde estaba...

Todo a su alrededor bullia de actividad; en la pista se estaban alistando cazas y aviones mas grandes, al menos seis helicopteros de varios tamaños sobrevolaban la zona, de vez en cuando pasaba un Humvee o un camión yendo a los barracones... Nadie parecia prestarle atención, de modo que se alejó del aparato con Kiwi en brazos. Este gruñó, disgustado por el olor a gasolina y por no poder pasearse a su antojo; Odd no quería arriesgarse a que lo atropellara un camión.

-Lo se, Kiwi, tenemos que volver a casa.-

Observó la torre de control; estaba a unos mil doscientos metros de el, pero se podian distinguir las Barras y Estrellas ondeando en el costado, justo sobre una gran puerta que supuso seria la salida...

Un anticuado Jeep abierto, pintado de verde oliva con una estrella blanca en el costado, como si hubiera salido directamente de "El dia mas largo", llevando montada una ametralladora en la parte de atrás, cruzaba la puerta y se acercaba hacia su posición. Al volante iba una mujer de pelo cobrizo corto y unos treinta años que, según comprobó Odd perplejo, era la unica entre todos los presentes, aparte de el, que no llevaba puesto un uniforme militar, sino un traje chaqueta gris. Miraba alrededor como si buscase a alguien y estuvo a punto de atropellar a un tecnico de pista que se apartó a tiempo...

Odd se planteó si debia salir corriendo o no, pero decidió que no serviria de nada intentar competir en velocidad con un 4x4 y se limitó a esperar a que se le acercase, cosa que hizo.

El todoterreno se detuvo junto a el con un gemido de los frenos y la conductora le miró. Llevaba una gruesa pistolera cargada en el costado, como en las peliculas, pero al contrario que en "000, Jake British", parecía estar algo insegura acerca de cual era su misión. Miró de reojo a Kiwi como si no supiera que hacia allí un perro y decidió centrarse en Odd.

-Eres... ¿Tu cual eres?-preguntó. Hablaba el francés con un ligero acento britanico.

-Odd.-contestó el, pensando que vaya estupidez; ya que le habian secuestrado, tenian al menos que saber quien era. ¿O es que le habian enviado a la tonta del equipo?

La desconocida pareció identificar el nombre.

-Aja. Dellarrovia, Odd. Hum...-Dudó.-Odd, yo soy Conney. Me han enviado a recogerte.-

-¿Puedo llamar a mi familia?-hizo la prueba. En las peliculas a veces funcionaba.

Sin embargo, Conney negó con gesto serio.

-Lo siento. Tengo ordenes explicitas de no permitir que te acerques a menos de dos metros de nada que sirva para comunicar. Es mejor que comamos algo; aun tenemos tres horas y media de vuelo por delante y la comida de las Fuerzas Aereas es... ¿Cual es la palabra?-

-Nauseabunda.-sugirió Odd, notando como le rugia fuertemente el estomago al mencionar la palabra "comida"; habia olvidado el hambre que tenia. Kiwi tambien gañó, hambriento.

-Exactamente. Venga, vamos.-Conney le abrió la puerta del copiloto.-Se suponia que debian llevarte a la sala de control, no olvidarte en mitad de la pista. Estupidos soldados de a pie...-

Odd subió, a falta de otras opciones y deseando comer. Su "escolta" arrancó el Jeep y, tras girar de un volantazo, pisó el acelerador y salio del aeropuerto entrando en el recinto residencial.

-¿Quienes son ustedes y que esperan de mi exactamente?-preguntó Odd cuatro hamburguesas mas tarde, en el Burguer Shot de la base.

-¿No te lo dijeron en Francia?-preguntó Conney extrañada; ella apenas habia comido su ración y no parecía importarle que Odd le cogiera las patatas fritas e invitara a Kiwi.

Odd dudó. Por lo poco que sabía, aquella mujer podía tanto no tener ni idea de nada como estar haciendose la tonta para ver si le sacaba algo mas, algo que su equipo no supiese.

-Solo que ustedes son los... buenos, y que debo ayudarles.-explicó.

-Entiendo... Verás, mi jefe está muy interesado en ti y en tus amigos. Al parecer, está convencido de que sabeis manejar una extraña tecnologia avanzada que nosotros necesitamos.-Hizo una pausa, como si estuviera esperando que el se lo confirmase o la corrigiese, pero Odd no cayó en eso.-Te advierto que tiene muy mal genio, asi que no le irrites.-

-Vale.-Odd pensó que Conney simplemente queria asustarle para que hablase. Era algo que había visto en la mesa de negociaciones del juego de El Padrino: primero la conversación amable y luego dejar caer la amenaza como si nada.-Aunque creo que tu jefe se ha equivocado. En realidad yo no soy el enterado... ¡Eh, mira eso!-gritó señalando a su espalda.

Conney se giró, momento que aprovechó Odd para salir corriendo en dirección contraria... al menos hasta que una mano le aferró por el cuello de la camisa y tiró hacia atrás.

-No me la juegues.-le ordenó la espia mirandole muy fijamente.-Como le hagas esto mismo al jefe, considerate muerto. No tiene sentido del humor. Mas bien tiene sentido de la venganza.-

-Jo, eso siempre funciona.-se lamentó Odd cabizbajo.

Sonó un movil.

-No te muevas.-Conney extrajo una Blackberry del bolsillo con la izquierda y contestó.-¿Diga?-

-Hola, Conney.-saludó Zebra mientras su Lear aterrizaba en LaGuardia.-¿Tienes a Dellarrobia?-

-Si, claro.-

-Pues olvidate de llevarlo a nuestra base. Conducelo directamente a la central regional, será mas rapido. Ah, y tengo buenas noticias desde Europa: ¡Han cogido al lider de su equipo!-

Se hizo el silencio. Al parecer, Conney estaba reflexionando.

-¿A la central regional? ¡Oiga, señor, si lo llevo a la central regional, la gente de Curtiss lo verá!-

Zebra reflexionó mientras el piloto abría la puerta.

-Correremos el riesgo. De todos modos, ya casi hemos ganado la partida. No tiene sentido seguir fingiendo mucho mas tiempo.-decidió bajando del avión y entrando en su limusina.-Zebra fuera.-

Mientras la mujer cerraba el telefono, Odd reparó en que su antebrazo izquierdo mostraba unas quemaduras alargadas que mostraban numeros, como si fuera una marca de fabrica

-13.1022-IFT.-leyó.-¿Que es eso?-

Aquella pregunta pareció incomodar a Conney, Se subió la manga apresuradamente.

-N-no quieres saberlo, creeme.-barbotó, claramente alterada.-Es.. es algo terrible.-

"Diana." pensó Odd. Si detras del tatuaje se escondía algo capaz de alterarla hasta tal punto, tal vez le interesara averiguar que había bajo la superficie de aquella oficial tan extraña.

-Puedo soportarlo. He visto todos los capitulos de Terror en el Hospital.-

Conney esbozó una sonrisa triste.

-Comparado con la historia que hay tras este tatuaje, Terror en el Hospital es un juego infantil.-le aclaró.-Bien, Odd; he hablado con mis superiores, y han decidido que no hace falta que vueles. Tengo orden de llevarte a la central regional para el interrogatorio preliminar. ¿Alguna pregunta?-

-Si. ¿Vais a matarme?-

Conney esbozó una media sonrisa.

-Creí que habias dicho que eramos los buenos.-comentó.-¿Que te parece que hariamos?-

No quería decirle a Odd que en realidad Zebra no estaba seguro de si merecía la pena tomarse el trabajo de eliminarle, pero estaba segura de que, al menos de momento, Dellarrovia era mas valioso vivo, al menos hasta que supieran que hacer con el.

-Creo que los buenos no harian nada irreflexivamente, ni tampoco alguna acción que les arriesgue a crearse mas enemigos.-le siguió el juego Odd.

Se había planteado escapar, pero lo descartó. Mas que nada porque Odd creia que sería mas facil sobrevivir si seguía entre aquellos tipos que si vagaba por su cuenta por aquel extraño país...

Estrasburgo / Complejo secreto en las montañas.

-Vienen hacia aquí.-anunció uno de los miembros del personal colgando el telefono.

-Buen trabajo.-felicitó Van Loc.-Enygma ha cumplido con su deber.-

-Y nosotros hemos armado un buen lio.-señaló Yerli.-Mira que actuar al descubierto...-

-Se suponía que esta operación era secreta, cierto, pero esta gente se ha pasado por el forro todas las normas de las operaciones secretas. Lo cual nos permite actuar mas al descubierto.-

Yerli negó con la cabeza.

-Jefe, no me gusta el modo en que actuan los americanskii.-opinó.-Se comportan con una extraña confianza en si mismos, como si estuvieran seguros de ganar.-

-O simplemente que su jefe no puede controlar a sus hombres, no sería la primera vez que les pasa. Recuerda los fraggings de Vietnam(0).-

Puede que Van Loc fuera muy listo, pero Yerli no terminaba de convencerse de que todo fuera tan facil. Se habría sentido mas tranquilo si hubieran tenido noticias de su corresponsel honoreur; el todavía no estaba en el equipo cuando había llegado aquel tipo, de modo que no lo conocía en persona, pero por lo que había oido de el era todo un personaje.

"Me pregunto si bastará con un milagro viviente como ese..."

Una cosa estaba clara: mientras Zebra tuviera en sus manos a Anthea e ignorase que Waldo estaba muerto, tenía un triunfo impresionante en su mano, pero aun se lo podía ganar.

El unico problema era que Anthea era una baza demasiado buena: si Zebra amenazaba con matarla, no tendrian mas remedio que acceder a todas sus exigencias. Pero eso el no tenía por que saberlo... a menos que estuviera tan enfadado o frustrado que acabara eliminandola.

(0) Fragging: Se refiere a una practica muy común en la Guerra-Invasión de Vietnam (1955-1975), debida al contexto situacional provocado por el War Office.

La organización del ejercito americano preveía que los oficiales en misión fueran rotados (es decir, reemplazados) cada 12 meses, para que pudieran descansar y otros compañeros adquirieran experiencia sobre el terreno. Sin embargo, en esta ocasión el Departamento de Guerra decidió rotar los oficiales cada 6 meses.

Esto, en teoría, debía permitir que el maximo numero posible de oficiales adquiriese experiencia sobre el terreno. Tadashi, en la practica significó que los soldados eran mandados por oficiales recien llegados (y por tanto inexpertos) a tiempo completo, lo cual tuvo el doble efecto de aumentar la ya de por si elevada mortalidad del frente y crear un sentimiento de frustración a los soldados, que se sentian arrastrados a la muerte por la estupidez de sus oficiales, de modo que bastantes unidades optaron por la extrema medida de matar al oficial (fragging) y responsabilizar de ello al enemigo.

Nota (IMPORTANTE) acerca del contenido de este capitulo:

-Las particulares opiniones de Hollenback solo sirven para darle mas colorido al personaje y no tienen nada que ver con las del autor ni van con animo de ofender a nadie.

-Tampoco se pretende ofender ni faltar al respeto a la gente que murió en el 11 de Septiembre al afirmar que aquella catastrofe fue, aparte de responsabilidad del equipo Bush, parte de una operación secreta interna del propio Gobierno americano (tesis por otra parte bastante verosimil, recordando el Caso Maine o Pearl Harbour), ni desmerecer las responsabilidades de Bin Laden en la creación de Al Qaeda.