Disclaimer: Twilight no me pertenece, todo es de la maravillosa señora Meyer, yo solo me dedico a jugar con los personajes.

Summary:Bella Swan era una adolescente de 17 años que quería un poco de diversión en su aburrida vida. El, un adolescente "problema" que quería vengarse de Charlie Swan, y… ¿Qué mejor manera de hacerlo que seduciendo a su hija? – Te lo dije Bella, nunca confíes en el chico malo.


...

Never Trust in Bad Guys

By: BelieverCullenGirl


Prefacio:

Estaba molesta, herida y decepcionada, sobre todo decepcionada. ¡Mierda! Había confiado en el, me había dejado seducir por esa cara de chico malo, por esos ojos sádicos- misteriosos color esmeralda, por ese cabello rebelde cobrizo, por esa voz aterciopelada, por esa boca que invitaba a pecar, por su actitud de "que el mundo se joda, nada me importa". Todos me habían advertido, pero yo no quise escuchar. Caí en su trampa, solo me utilizo y manejo a su manera… como hacía con toda la muchedumbre, para él solo fui su estúpido títere.

Ahí estaba, como siempre, en el estacionamiento del instituto, apoyado de manera sexy en su estúpida moto mientras fumaba un maldito cigarro que lo que hacía era joder su vida más de lo que ya estaba.

¡Bah! ¿Qué me importaba ahora su vida?

—Hey...Ange—Saludo con voz sensual en cuanto me vio acercándome a él. Tiro el cigarro en el piso; mientras el humo salía de su boca. Era la viva imagen de la despreocupación.

Puse mis manos en puños.

Ahora odiaba a ese estúpido sobrenombre casi tanto como a él. Su ángel, ¡Bah! Si hubiera sido su ángel nunca me hubiera hecho esto. Vi sus claras intenciones de agarrarme por la cintura posesivamente y plantarme un beso, un beso, que sin duda hace unos cuantos minutos no hubiera rechazado; pero me aleje. El me miro claramente confundido, nunca había rechazado un beso suyo.

Antes de que alguna palabra saliera de su boca lo golpee en la nariz. Seguramente esto más tarde me costaría un esguince, pero… lo que menos me importaba era el estúpido dolor, ya que fue opacado por el odio que sentía.

Un hilillo de sangre salió de su nariz y se derramó en su inseparable mejor amiga, su chaqueta de cuero negra. Aquella chaqueta que muchas veces yo había usado, que muchas veces el me había prestado. Aquella chaqueta que estaba impregnada de nuestros inconfundibles olores que se mesclaban hasta hacer uno solo, esa maldita chaqueta que ahora era mi ex, tal y como el portador de la misma. Si señores… yo, Bella Swan, estaba terminando con la chaqueta.

Su cara se contrajo de dolor. Un dolor que yo había causado, tal vez fuera solo dolor físico, pero me sentía orgullosa de haber sido yo la causante. Sabía que nunca le podría causar a Edward Masen dolor emocional, nunca podría hacerlo. El era duro, duro como una roca, ya me lo había demostrado, pero fui estúpida al haber creído que pude… por lo menos ocupar una pequeña parte de su corazón, ahora veo que equivocada estaba… él no tenía corazón.

— ¿Oye que te pasa?—pregunto confundido dedicándome una mirada asesina con sus penetrantes ojos verdes, esa mirada que hubiera asustado a cualquier persona, a cualquiera, menos a mí.

— ¿Qué me pasa? Me engañaste Masen, confié en ti—le reproche molesta.

Su cara seguía siendo una máscara de confusión, mientras se agarraba la nariz y se limpiaba la sangre con la camisa blanca que cargaba debajo de su chaqueta.

—No sé de qué me hablas— se atrevió a decir el muy cínico.

—Te descubrí Edward, ¿Cuánto tiempo crees que iba a durar tu jueguito? ¿Cuánto tiempo pensabas jugar con la inocente hija del jefe de policía?- le pregunte con odio.

Su cara se lleno de comprensión y una sonrisa maliciosa curvo sus labios antes de acorralarme contra su cuerpo y su moto, dejándome sin escape.

Su aliento chocando contra mi cara minutos antes hubiera roto con mi esquema, pero ahora era el odio era el que nublaba mi visión. Lo odiaba, pero no lo hacía por haberme traicionado, lo odiaba por amarlo.

Tal vez… yo no había ocupado ni un pequeño espacio en su corazón, pero él en cambio, él tenía todo el mío. Todo el espacio lo ocupaba él. Cada sonrisa, cada mirada, cada beso, habían significado algo para mi…

—Te lo dije Bella, nunca confíes en el chico malo—dijo maliciosamente mirándome fijamente antes de impactar sus labios salvajemente contra los míos.


...

...

¡Hola mundo! ¡O al menos las lectoras que estén leyendo están loca historia que mi mente creo! ¿Cómo están? Espero que bien. ¿Qué les parece el prefacio? ¿Sigo con la historia? ¿Sí? Como verán, esta es una parte que pronto será adherida a la historia como tal. En esta pequeña locura verán la personalidad de Edward como chico malo. Más adelante se explicara todo con detalle. De verdad espero que esta historia guste, estoy muy entusiasmada con este proyecto.

Les pido que pasen por mi otra historia: "Seduciendo al Seductor" E&B obviamente, se que les encantara, aquí les dejo el Summary.

Seduciendo al seductor:

Summary: Bellaaaa!- gritaron Alice y Rose, y por alguna razón no me gustaba la mirada que me estaban dando, así que pregunte.- ¿Qué?- Alice y Rose se volvieron a mirar y entonces, la comprensión llego a mi-. ¡NOOOO! – grite- no voy a seducir al Play-Boy, arrogante de Edward Cullen!- les dije molesta- ¡OH SI LO HARÀS!- chillaron Alice y Rose al unisonó.

¿Merezco Reviews?

Yarhe(: