Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer, el título de Taylor Swift.

Summary:Es un día para experimentar nuevas sensaciones y que la alegría colme sus corazones. Reneesme/Jacob.

Para el reto Palabras para el recuerdo - Ocaso, Ventana, Lluvia, Baile


Fearless

I

(Ocaso)

El sol se oculta en un ocaso y el arcoíris junto a él. Reneesme sonríe, ama la escena. La ha soñado millones de veces. Parece mentira para ella nunca haber visto un atardecer. Jacob toma su mano y la sonrisa de ella se ensancha más.

Jacob se queda mirando al limpiaparabrisas negar y él sonríe. Aprieta la mano de Nessie, de su Nessie y murmura un «te amo» que se confunde entre el sonido de la lluvia cayendo.

—Amo los crepúsculos —murmura Nessie —. Me recuerdan que todo acaba, pero que no siempre es para mal. Porque me gusta más la noche que el día, así que podría decirse que en lugar de un final…es un inicio.

—Yo amo mirarlos junto a ti —susurra Jacob acercándose a su novia. Le besa la oreja y ella se encoge con un escalofrío recorriéndole el cuerpo.

II

(Ventana)

Reneesme abre la ventana del auto y extiende su delicada mano de porcelana, contemplando como las gotas de agua helada caen sobre su mano. Adora sentir la lluvia.

—Cierra eso.

—¿Le tienes miedo a la lluvia? —ríe ella mientras mete su mano de nuevo al auto y salpica a Jacob.

—No, tengo miedo de que te pase algo malo a ti.

—Es sólo agua, la misma con la que me baño.

Él sonríe y besa los dedos empapados de su chica. Sube la ventana y no nota que ella abre con rapidez la puerta, sonrojándose y riéndose como niña pequeña. Porque no tiene miedo, porque la lluvia no le aterra, ni siquiera lo hace la oscuridad.

III

(Lluvia)

Reneesme se queda bajo las nubes, no corre hacia ningún árbol, no se esconde entre las ramas. No. Ella disfruta de la lluvia cayendo sobre su piel delicada, de las gélidas gotas sobre su piel tibia.

—Nessie —exclama Jacob saliendo del auto, empapándose también. La lluvia entra a su boca y él se enfurece. Escupe las gotas y mira a Nessie disfrutar del momento, entonces su rabia se convierte en alegría, mientras su rostro se adorna con una sonrisa.

—¡Jake! —grita ella mientras da vueltas sobre un mismo punto. Se levanta el vestido y zapatea sobre los charcos. Agradece no haber ido a esa aburrida fiesta y poco le importa su maquillaje corrido o sus rulos caídos. Porque no necesita nada, absolutamente nada más que un momento mágico bajo la lluvia.

IV

(Baile)

—¿Me concederías este baile? —pregunta Jacob haciendo una reverencia mientras la lluvia golpea fuerte sobre sus cuerpos.

—Estaría encantada, dulce caballero —ella extiende su mano y él la toma atreviéndose a besar el anillo de diamantes que luce su dedo.

Él sonríe, con esas sonrisas clásicas que ella adora.

Comienzan a mover sus cuerpos al unísono y Nessie se sonroja por la mano de Jacob tan abajo en su cadera, por sus ojos que la miran como nunca lo había hecho y por su sonrisa perfecta adornando esos labios tan sexys.

Reneesme acorta la distancia entre ellos y roza los labios de su caballero. Él le responde e invade su boca a la vez que mueve su mano de su cadera a su cintura y aprieta la piel. Ella se ríe mientras lo besa, porque le fascina hacerlo de esa manera, se separa ligeramente y prueba la lluvia, para luego regresar al dulzor de los labios de Jacob. Él enreda sus dedos en los cabellos cobrizos y húmedos de su niña y ella hace lo propio con la maraña oscura de él. Sus cuerpos se unen sin miedos, sus pies avanzan al ritmo de sus lenguas entrelazadas, todo es un baile, todo es perfecto cuando están juntos.