Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer.

Summary: Emmett quiere saber por qué Rosalie le entregó la vida que ella tanto odia, pero ella está preparada para explicarle. Rose/Emmett.

Para el reto Palabras para el recuerdo - Cartas


Mi complemento

—¿Por qué me convertiste? —preguntó en un tono casi mudo. Me quedé mirándolo en silencio y tragué ponzoña esperando envenenarme a mí misma. Durante muchos años había esperado esa pregunta.

—Ven conmigo —susurré dándole mi mano.

—Sólo quiero entenderlo, porque ¿por qué le darías a alguien la vida que tanto odias?

Lo miré en silencio y me dirigí de su mano hacia las escaleras. Subimos hasta nuestra habitación y le indiqué que se sentara en la cama. Mientras él lo hacía busqué una caja que por muchos años había guardado. Le sonreí y como esperaba él no me respondió. Su expresión era fría. Le entregué la caja forrada con papel escarlata.

—Ábrela, todas las respuestas que buscas están allí.

Me senté a su lado mientras él sacaba el primer sobre.

Querida Vera:

Hola linda, te escribo porque hoy estoy increíblemente deprimida. Y lo peor es que no hay nada que pueda hacer para solucionarlo. Mi vida… (Si es que le puedo llamar así) es lo más triste que me haya ocurrido en la vida. Rememoro los momentos contigo y desearía poder tenerte a mi lado. Aunque sé que ya has muerto, que tal vez me mires desde el cielo y te apiades de mí, pero ¿de qué sirve la piedad?

Colocó la carta a un lado y me miró con ojos tristes, como los de un cachorro. Tomó otro sobre y otro, la mayoría eran cartas a Vera, o a mi madre, contándoles lo que sentía. Hasta que llegó a una de las cartas que más quería que él leyera.

Royce:

No tengo idea de cómo soy capaz de escribirte, de dedicarte unas palabras después de todo lo que me hiciste, y las consecuencias que tuvieron tus actos. Pero resulta que me estuve acordando de los tiempos en los que me cortejabas, de esos días en los que me llevabas claveles y cartas de amor, probablemente no las escribías tú, porque dudo que alguna vez hayas sentido algo en esa fría piedra que tenías por corazón. Te odio, quiero que eso quede claro, pero extraño al Royce del que me enamoré, porque él me hacía sentir viva y daría lo que fuera por volver a sentir la alegría de amar. Creo que incluso mi corazón palpitaría. Creo que los colores tomarían nuevo brillo, creo que todo sería diferente, porque nada se compara a amar.

Rosalie (siempre) Hale.

—Y en el momento en que te vi, supe que eras mi complemento. Que contigo podría volver a disfrutar de la dicha de amar, había algo en ti…hay algo en ti que me hace pensar que vale la pena vivir, aunque sea por toda la eternidad.

—Y cada vez que te veo, Rose, sé que valió la pena esa agonía cercana al infierno. Porque cada vez que soy capaz de hacerte reír, mi corazón vuelve a latir. No estaba molesto contigo, jamás lo estaré, sólo quería entender por qué lo habías hecho, pero entiendo tus razones y estoy dispuesto a ser por siempre ese hombre que merece tu amor.