Disclaimer que nadie lee y que no sirve para nada, pero que se pone porque así lo dictan las normas de etiqueta y educación. (No hace falta que leas el siguiente párrafo si no quieres, puedes decir que tenías nuestro permiso.)

Éste es un Fanfiction absoluta y estrictamente cannon con la historia de Harry Potter de J., lo que significa que la trama lleva exactamente a donde todos los lectores ya sabemos (¡Anda! ¡Ya os hemos contado el final! ¡Mecachis! Bueno… suerte que en realidad nadie lee los disclaimers…) Significa también que todos… y cuando decimos todos nos referimos a TODOS los personajes que aparecen en este Fanfiction son propiedad de J.… De la mayoría (corrección: de los que había suficiente datos) tomamos prestado nombre completo, descripción, historia y personalidad; lo más fiel al original que nos fue posible (Consultando los libros y aprendiéndonos de memoria prácticamente todo , podéis buscarlos si os aburrís, es interesante) de los otros intentamos mantenerlos en el anonimato nombrándoles por su cargo o posición, aunque en casos desesperados, tuvimos que ponerles nombre y personalidad (Pero bueno, en parte, en eso consiste inventar una historia, ¿No?). Todos los hechizos, pociones y lugares reconocibles, son propiedad de J., salvo algunas excepciones… después de todo creo que es un poco osado pretender incluir Londres, Berlín, Alemania, Varsovia, Polonia, Leningrado, la Unión Soviética, París o Francia en su autoría… Pero… ¿Quién sabe? Por otro lado, todo lo relativo a la historia universal, conflictos bélicos y política internacional, (que no sea de carácter subjetivo) fue sacado del foro de w w w . l a s e g u n d a g u e r r a . c o m, de la Wikipedia, de la Enciclopedia Universal Sopena, así como de diferentes novelas y películas ("El niño con el pijama de rayas", "El Gran Dictador", "Malditos bastardos" u "Operación Valkiria") para su adaptación. El resto es trabajo nuestro (algo teniamos que hacer, si no, no podriamos considerarnos autores de la criatura). Supongo que algo de todo esto es también propiedad de Warner Bros., Bloomsbury, Salamandra y el resto de editoriales (Después de todo, ellos pusieron la pasta) pero ya están recibiendo suficientes beneficios en merchandising como para merecerse algún merito.


Prólogo. (La cabalgata de las Valquirias - Wagner)

‡†El Profeta†‡

Vincít Omnia Veritas – Domingo 3 Septiembre 1939

Edición especial de la tarde – P.V.P: 10K.

EL REINO UNIDO ENTRA EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Faris Spavin, Ministro de Magia, firma hoy la declaración de guerra contra el III Reich de Gellert Gríndelwald. Sigue en la pág. 1

―¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ―se oía la voz de un niño por todo el pasillo del Hogwarts Express.

―Deme un periódico, por favor ―pedí a la mujer que vendía golosinas, mientras buscaba los diez knuts, me lo tendió, lo tomé y le pagué, ella salió del compartimento cerrando la puerta.

Abrí el periódico por la primera página.

―¡Eh, Amy! ¿me das el cromo de la rana de chocolate?―pedía uno de los chicos sentados conmigo en el compartimiento, a la chica que estaba a su lado.

―No acapares Fil, cómprate tú tus propias ranas ―protestó ella.

―¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts!... ―podía oírse aún a menos volumen.

EL Reino Unido ha entrado oficialmente en la Segunda Guerra Mundial esta mañana.

Después de los ataques del pasado Viernes en Polonia (esquema gráfico y resumen en la pág.3), esta mañana, a las 9 en punto, por orden del Ministerio de Magia Inglés, el Embajador Británico en Berlín, envió a la Cancillería de Gellert Grindelwald1 (biografía en la pág.7) un nuevo ultimátum: Si a las 11 de la mañana ―hora de Londres― Alemania no cesaba sus hostilidades contra Polonia, el Imperio Británico se consideraría en guerra con el III Reich.

―¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts!... ―seguía oyéndose.

―Pues nosotros este año fuimos a Dublín, os sonara raro pero… ―comentaba la misma chica cuando la puerta del compartimiento se abrió de nuevo.

Asomó una cabeza. No le presté mucha atención, solo pude ver una mata de pelo pelirroja y una túnica roja con estrellas.

―¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ―volvió a alzarse el volumen.

―Perdón, creí que este compartimento estaría vacío ―se disculpó el propietario de la cabeza por encima de los gritos, mientras se iba.

―¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ―seguían gritando a lo lejos.

Puse los ojos en blanco y volví al periódico.

Grindelwald ha quedado sorprendido frente a dicha advertencia, pues siempre ha mantenido relaciones de amistad y fraternidad con los ingleses e incluso parece que tiene un familiar lejano (cuya identidad se mantiene en el anonimato por seguridad), viviendo en el Valle de Godric. Por lo que el Fürher no esperaba que el Reino Unido llegara a tal extremo. Uno de sus generales exclama "Si perdemos esta guerra… que Merlín se apiade de nosotros."

―¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ¡HOGWARTS! ―se oía todavía, miré la puerta del compartimento. El propietario de la cabeza la había dejado abierta.

Fruncí el ceño y la cerré con un golpe de varita.

―¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts!... ―se seguía oyendo a menos volumen.

Desmaius―gritó alguien entonces seguido de un coro de risas. Los gritos cesaron y yo lo agradecí en silencio.

―¡Joder Wallburga, te has pasado! ¡sólo era un niño pequeño!― protestó otra voz.

―No Alphard, era un niño los primeros 20 minutos, después de una hora y media lo que era es un incordio― aseguró la voz del conjuro, provocando otra oleada de risas. Levanté una ceja y volví al periódico.

A las 11:10 (hora de Londres) Faris Spavin2, Ministro de Magia, ha declarado el reino unido oficialmente en estado de Guerra contra el III Reich alemán. Una hora más tarde el búho del Ministro entregó a la embajada alemana la declaración de guerra. A las 11:30 horas se han probado las alarmas antiaéreas londinenses, en señal de oscura premonición.

―Así que eso era lo que sonaba esta mañana cuando ha salido el tren― exclamé entendiendo.

Dos horas más tarde, el Ministro de Exteriores germano, leyó al Embajador Británico la respuesta del III Reich que el propio Gellert Grindelwald ha firmado, en la que se niega a aceptar ningún ultimátum y culpa al Reino Unido por inmiscuirse en la guerra germano-polaca.

Después de ello, el ministerio de asuntos exteriores soviético también ha informado a los gobiernos del Reino Unido y Francia que, "Si intervienen en el conflicto germano―polaco, la Unión Soviética revisará sus fronteras".

―¡Pero qué cara dura! ¡claro que nos inmiscuimos! ¡como si él no hubiera ignorado por completo el Tratado de Versalles!―protesté indignada.

―¿De qué hablas Min?― me preguntó la chica sentada a mi lado extrañada, que hasta el momento había estado charlando animadamente con el resto de los ocupantes del compartimento, pero se sorprendió ante mi exclamación.

―Minerva― le corregí en tono neutro, odiaba que me llamaran con apodos―. ¡De Grindelwald claro!―Exclamé entonces―. Dice que nos estamos inmiscuyendo en la guerra germano-polaca, pero el Tratado de Versalles establecía que Alemania renunciaba a cualquier pretensión sobre los territorios polacos y ahora está atacándoles con una excusa patética, además, si el año pasado Spavin firmó el pacto de Múnich en el que, tanto nosotros como Francia e Italia, estábamos de acuerdo en que los Sudetes de Checoslovaquia pasaran a ser alemanes, fue para poder evitar la crisis, ¡no para darle carta blanca! ¿y ahora está invadiendo Polonia y espera que nos quedemos de brazos cruzados? ¡sobre todo después de haber firmado el Pacto de Ayuda Mutua en Agosto!

El chico sentado al lado de mi primera interlocutora rió.

―Eeh… Vale Min, solo recuerda… ―se señaló a sí mismo y a los demás―. Hablar con nosotros: Bueno―; señaló el papel en mis manos―, gritarle al periódico: Malo.

―Minerva… ―corregí de nuevo―. No le estoy gritando al periódico Filius, estoy hablando con Grindelwald― respondí enfadada como si eso fuera una explicación.

―Ah… Claro, claro… Por supuesto… ―respondió él con sarcasmo.

―¿Que están invadiendo Polonia? ¿Quiénes? ―preguntó sorprendida la chica sentada frente a mí. Ella era rubia, de pelo rizado, guapa y con buena figura.

―¿Hola? ¿Rosmerta3? ¿En qué mundo vives? Y no me vengas con que eres hija de muggles porque también sale en sus periódicos. ¡Grindelwald comenzó con el WeissPlan y empezó a invadir Polonia la madrugada del viernes! Diciendo que "los polacos habían violado la soberanía alemana asaltando la emisora de Gleiwitz, que eso era una violación de las propuestas paz alemanas y que para proteger a los germano-polacos anexionaría a Alemania la antigua región prusiana de Dantzig" ―enuncié cambiando el tono de voz, con un poco de burla. La miré, pareció no reaccionar así que seguí contándole.

―¡E hizo que la Luftwaffe atacara cuatro ciudades! Pero yo creo que lo que estaban buscando era una excusa para hacerlo… Y encima tuvo el descaro de "Ofrecer a Inglaterra amistad y cooperación ya que el Occidente no le interesa" ignorando las amenazas de detener las hostilidades para evitar la guerra que nosotros y los franceses le enviamos. Y no te creas, Spavin le respondió con un… espera, me gustó mucho como lo dijo― expliqué buscando en mi bolsa de mano el periódico del viernes, cuando por fin lo encontré, lo saqué y hojeé para buscar lo que me interesaba.

―Ah, sí, aquí está― exclamé encontrando la página y empezando a leer―. Dijo: "A Grindelwald no le importaría hundir al mundo en la miseria con tal de servir sus locas ambiciones…"… Y debió molestarse, porque ayer ordenó el comienzo de ataques contra objetivos estratégicos de Gran Bretaña esperando hundir el espíritu de resistencia Inglés. Incluso llegó a decir que "… cuando ocho millones de personas pierden los nervios, pueden conducir a una catástrofe total…" es como si no se pudiera creer que queramos luchar contra él.

―¡HEY! ¿SABEIS QUÉ? ¡ME HAN ADMITIDO EN HOGWARTS!― me cortó un niño pequeño y rubio abriendo la puerta del compartimiento de pronto, luego la cerró de nuevo y se fue corriendo por el pasillo mientras volvía a gritar "¡Hogwarts! ¡Hogwarts! ¡Hogwarts!". Al parecer había recobrado el conocimiento.

Hubo unos instantes de silencio incómodo.

―Creo que será mejor que vayamos ya al vagón de los prefectos, McGonagall―me advirtió el chico sentado junto a Rosmerta levantándose.

Alcé una ceja negando con la cabeza, cerré el periódico y le seguí.


1 Por supuesto, Gellert Grindelwald y todo lo que está haciendo está basado en las acciones de Adolf Hitler durante ese mismo año, (1939) pero por favor, no lo imaginéis con el bigote ridículo.

2 Técnicamente Faris Spavin fue ministro hasta 1903 y su sucesor, Nobby Leach, no empezó con su cargo hasta el 1962, así que durante 60 años no se sabe quien fue ministro, ¿O no lo hubo? Hemos decidido ignorar lo que suponemos es un error en las fechas, porque nos parece importante que haya un Ministro de Magia en la época de la que hablamos.

3 Puede que parezca raro que Rosmerta, quien logra hacer sonrojar a Ron, tenga la misma edad que McGonagall…bueno, puede que sea más joven en realidad, pero puede que no, nosotros te decimos: "¡Cielos! Mirad a Madonna… tiene 50 años y bueno… ¡Y ni siquiera es una bruja!... Suponemos…"