Uff, aquí estoy con otro one-shot NaruHina, solo espero que os guste y que seáis sinceros conmigo, me gustaría saber si os gustó o no. Bueno, dejo de parlotear, no?


Torpe

Naruto se recostó en el pasto, algo cansado. No había dormido bien esa noche y ahora necesitaba descansar algo. Estaba en el campo de entrenamientos, donde él, Sakura, Sasuke y Kakashi entrenaban en alguna ocasión, donde Kakashi le había atado a aquel poste… gruñó al recordar aquello, aunque ya lo había superado le molestaba recordarlo.

Unos pausados y torpes pasos se oyeron. Él siguió con los ojos cerrados, prefiriendo ignorar a esa persona que se acercaba. Al oír que se detuvieron junto a él, Naruto abrió los ojos y levantó su torso del pasto, quedando sentado. Delante de él, con su típico sonrojo, estaba Hinata.

-Ah Hinata, eres tú. ¡Hola!-exclamó eufórico y con una sonrisa. Hinata enrojeció un poco más y dijo:

-Ho… hola Naruto-kun. Tsunade-sama me… me dijo… que te viniera a… a llamar.

-Ya voy-dijo Naruto con fastidio mientras se levantaba, ahora que estaba descansando tenía que venir Tsunade a amargarle el día. Naruto se encaminó hacia la torre de la Hokage, pero cuando vio que Hinata aún seguía allí la miró preguntó:

-¿Hinata? ¿No me acompañas?

-¿Acompañarte?-preguntó Hinata algo sorprendida. Naruto sonrió y dijo:

-Sí, ¿por qué no?

-Va… vale.

Hinata se puso al lado de Naruto y fue con él hacia Tsunade. Iban caminando en silencio, pero Hinata estaba bastante avergonzada y no sabía cómo actuar. Al no ver por dónde iba, tropezó con una piedra, pero no cayó.

-¡Cuidado!-se alarmó Naruto, pero al ver que no cayó, suspiró de alivio-¿Estás bien Hinata?

-S… sí. Lo siento Naruto-kun.

-No importa.

Hinata, tropezó también unas cuantas veces al ir hacia la torre de la Hokage con Naruto, haciendo que él negara con la cabeza en señal de resignación. Cuando llegaron, Naruto y Hinata se quedaron un rato frente a la puerta.

-Gracias por acompañarme Hinata.

-De… de nada Naruto-kun.

Naruto sonrió. Vio como Hinata se alejaba de él entre avergonzada y apurada. Tropezó unas cuantas veces, sin llegar a caerse, antes de desaparecer de la vista de Naruto. Este se rió por lo bajo y pensó:

-Torpe…-en medio de su pensamiento se ruborizó levemente y volvió a pensar-Pero… es solo te hace más adorable, Hinata.

Fin


Sí, lo sé… muy corto, pero a mí no me salen de otra manera. Quizás no valga para hacer one-shots largos, intenté hacer uno y solo me dejaron 2 reviews jeje. Bueno, espero que os gustara, a mí me encantó escribirlo, personalmente. Bueno, me despido. Sayo! Ah, sí… y mordisquitos a todos XD.