Ninguno de los personajes me pertenece, son de Stephanie Meyer™!

La Historia es completamente mía.

Beca Masen


POV Bella

Foro femenino…todo para mujeres, ¿dudas? Tabos sexuales en este foro tenemos todas las respuestas.

Me mordí el labio, y no pude evitar suspirar ¿Qué demonios hacia leyendo esto? tenia millones de dudas sobre la sexualidad. Mis amigas me habían dado millones de concejos y ayuda pero aun así había miles de cosas que tenían dudas.

Como por ejemplo según esta página "¿Qué hacer si el preservativo se queda dentro de mi vagina? " ¿Eso era posible? no tenía la mas mínima idea que debía hacer o si Edward sabría qué hacer en esos casos, bueno el era medico así que como tal no debía preocupar.

Respire y seguí leyendo aun no podía creer cuantas cosas había para el ámbito sexual era incluso aterrador. "Alergia al semen" oh Dios nunca pensé que eso existiera. Según el foro esto era muy poco probable y los casos eran sumamente escasos e imposibles.

La alergia al semen es muy poco frecuente en las mujeres, pero si es tu caso no tienes que preocuparte… Normalmente los síntomas frecuentes son irritación, picazón.

¡Que! No. ¿Y si era alérgica? ¿Cómo haría para tener sexo? no, a mi no me sucedería eso. Trague en seco me estaba sicosiando yo misma no debía tener miedo de este tipo de cosas. Marque el numero solo había una persona que podía tranquilizarme en estos momentos.

—Tani —le dije con voz de niña apenas me contesto. Si alguien sabia de sexo era ella.

—Bella, créeme que no me llamas en buen momento -Félix para, Oh si mas- estoy algo ocupada mi niña —me dijo con voz agitada, podía oír los gemidos del otro lado de la línea.

—Solo llamaba para charlar, pero entiendo que estas ocupada lo siento —dije y colgué. Suspire y me deje caer en la cama mis amigas tenían mejores cosas que hacer y mis amadas cuñadas estaban en luna de miel.

Quería tener sexo con Edward él había mostrado muchas inclinaciones de pedirme matrimonio en estos días pero algo lo detenía lo sabía, y realmente quería descubrir que era.

Tal vez debía ir a un sexólogo eso aclararía todas mis dudas y podría ayudarme en lo que necesitaba así cuando llegara el momento no estuviese tan desorientada. Tenía que calmarme. Edward era un experto en estos temas el sabría que hacer yo solo me quedaría muy quieta y ya.

En estos momentos lamento ser tan estúpidamente inocente era algo sumamente incensario y en estos tiempos.

—Bella llegue —dijo la voz de Edward, seguido por el sonido de la puerta. Demonios la computadora—Hola princesa ¿Qué te sucede? Estas pálida. —me pregunto preocupado.

—Nada solo no veas la computadora si, te amo —le dije nerviosa que cosas tan estúpidas decía, el me miro confuso y enarco una ceja —Listo. Ahora ¿en que estábamos?

—Yo estaba a punto de besarte —me dijo y me tomo por la cintura, y me beso como siempre lo hacía de forma dulce y delicada —Ten espero que te guste es parte del juego del brazalete y el collar —me dijo cuando se despego de mis labios.

De su bolsillo saco un pequeño guardapelo, de oro blanco con esmeraldas y tenia grabado aquellas letras que siempre lograban confundirme S.A.A.T.B.S, abrí con delicadeza ese pequeño obsequio, no tenia fotos.

—Es hermoso, muchas gracias —le dije sonrojándome el me sonrió.

—Bella sabes me hubiese gustado hacer las cosas de un modo diferente contigo, no haber sido un miserable idiota y haberte tratado como lo hice —me dijo arrepentido—Hice las cosas mal, pero haré todo lo que pueda para recompensarte.

Le sonreí y acaricie su mejilla. Amaba esos momentos en los que era tan dulce y tierno.

—Hemos hablado de eso y quedo en el pasado —le dije, con voz dulce. El me dio un pequeño beso en la frente.

—Muchas veces pensé que te iba a conquistar y que sería fácil robarte el corazón y luego dejarte como si nada —me dijo con voz de tristeza—Pero ahora me doy cuenta. Que en mi inútil intento, fui yo el conquistado.

—Siempre fui yo la astuta ladrona que robo tu corazón —le dije en tono pícaro, sonrojándome. Nos quedamos un rato mirándonos sumergidos dentro de nuestra pequeña burbuja personal donde solo existíamos él y yo, nada más importaba.

Así pasamos el resto del día acostados uno al lado del otro hablando de temas sin mayor interés riendo y escuchando la hermosa melodía de claro de Luna, realmente adoraba estos momentos eran los únicos en los que me sentía realmente feliz.

—Bella tengo una sorpresa para ti —me dijo Edward, mientras me acariciaba mis cabellos, fruncí el seño. El sabía que no me gustaban las sorpresas.

—Edward ¿Qué tramas? —le pregunte con curiosidad.

—Mañana lo sabrás solo esta lista antes de las nueve. La sorpresa está en mi casa, estoy seguro que te gustara —me dijo con un brillo en sus ojos. No le di importancia de seguro seria algún regalo no era que no me gustaran, pero siempre prefería estar junto a él que cualquier obsequio ostentoso.

Suspire y me apreté mas contra su pecho cerrando mis ojos para quedarme profundamente dormida en los brazos de aquel que me hacía enloquecer.

Me mire al espejo por última vez no tenía idea de porque estaba usando un vestido pero algo me decía que debía estar algo formal para la ocasión de esta noche. Normalmente, a Edward siempre se le ocurrían cenas lujosas o tal vez una reunión con algunos de sus colegas.

—Luna me siento nerviosa —le dije a mi pequeña coneja quien se encontraba en mi cama—Es como si algo fuera a suceder —continúe hablando, esto era tonto ella no podría entenderme. Tome mi bolso estaba lista para irme, ya se me estaba haciendo tarde no quería que Edward mandara a una limosina o algo así siempre él y sus excentricidades lujosas.

Conduje hasta la mansión de mi adorado novio. Apenas llegue me sentía ansiosa no era la primera vez que venía pero hoy sin duda se sentía diferente.

Abrí la puerta buscando con la mirada a Edward pero nada, que extraño una hermosa melodía de piano me saco de mis pensamientos era preciosa el sonido era mágico y armonioso. Me dirigí al salón del piano, tal vez Edward lo estuviera tocando, entre con temor pero él no estaba. Qué extraño, pero aun así la melodía seguía sonado

— ¿Te ha gustado? —me preguntó una voz, haciendo que me sobresaltara. Era él quien estaba escondido en una de las puertas de la enorme habitación —Es tu nana la compuse hace unos días.

—Hiciste una melodía para mí —le dije sorprendida a punto de llorar, era preciosa no tenia palabras para describir como me sentía —Gracias es hermosa.

—Ven, siéntate conmigo —me dijo, guiándome al piano ya la melodía había parado de sonar. Me senté junto a él esperando oír de nuevo el maravilloso sonido de mi nana. No podía evitar llorar cada vez que Edward tocaba una tecla era como si estuviese diciéndome lo mucho que me amaba en el idioma de la música.

—Te amo —le dije simplemente, el me seco con dulzura las lagrimas.

—Yo a ti —me dijo, para luego besarme—Estoy nervioso, nunca pensé en hacer esto Bella podrías ver dentro del piano por favor —me pidió con su dulce voz aterciopelada. Asentí y busque con detenimiento para encontrarme una pequeña cajita de terciopelo color rojo, eso era, no por Dios era una caja de un anillo.

—Edward… ¿Qué esto? —le dije, sentía que me iba a desmayar el tomo la caja y la abrió dejando ver una anillo de compromiso. El se arrodillo tomo la cajita y suspiro con nerviosismo.

—Isabella se que eh sido un maldito idiota… pero prometo amarte eternamente ¿me harías el honor de ser mi esposa? — me dijo que casi parecía un ruego.

Mi voz despareció no sabía que decir había soñado, deseado este momento por años y ahora todo me parecía irreal ¿estaba consciente de lo que quería? Dios amaba Edward con todo mi ser pero mi deseo al matrimonio ¿sería un capricho? Quería diablos quería con toda mi alma decir si.

—Yo…—dije nerviosa.


Hola... primero mil perdones por no actualizar.

Espero de verdad que les guste el cap no estaba muy segura de el así que por favor no sean malas.

Mil gracias por sus comentarios son *.* HERMOSOS.

Gracias a mi beta Mari... por todo su apoyo incondicional.

Bueno todas saben la repuesta de Bella o ¿no?

Las invito a leer mi nueva historia esta en mi perfil por favor léanla

Tengo twitter si quieren siganme.

Gracias ... Reviews