CAPITULO 36

Faltaban solamente 8 días para navidad… 8 largos días en los que Alice nos obligó a hacer cualquier tipo de compras locas, decoraciones navideñas extremadamente ridículas y sobre todo… nos obligó a comprar más regalos de los que ya habíamos comprado.

Por más que nos quejáramos, Alice no paraba de mandarnos a hacer cosas, sobre todo a mí… No sabía porqué pero tenía la loca sensación de que me estaba ocultando algo… pero me daba terror preguntar qué era, por el simple hecho que a Alice se le va la cabeza cuando está concentrada coordinando un grupo de personas para que compren o hagan lo que ella quiere.

Lo bueno fue que los días pasaron completamente rápido. Ya era 24 de diciembre, el día antes del día de navidad.

Estaba acostada en la cama cuando los recuerdos de mis navidades pasadas con mi familia llegaron a mi mente.

"Nos encontrábamos todos en la sala de la casa, debía tener unos 4 o 5 años, y estaba todavía en pijama.

-¡Mamá, llegó Santa Claus!- grité mientras corría debajo del árbol de navidad que tanto le había costado conseguir a Charlie.

-Si hija, ¿Por qué no abres tus regalos?- preguntó Reneé sonriendo.

-¡REGALOOOOS!- grité emocionada mientras abrís todos los regalos"

Otros recuerdos también golpearon mi mente, las navidades siguientes, los diferentes tipos de regalos que mi familia me daba para navidad, todo el amor que me daban, todo el cariño con el que me trataban…

Esta era la primera navidad que pasaba tan lejos de mi familia. Este medio año que había estado viviendo sola en USA había hecho muchísimas más cosas de las que me pude haber imaginado… Debía agradecerle al destino tantas cosas.

La primera cosa que debía agradecer era el haber participado en aquel concurso que me dio la oportunidad de venir becada a Washington. La segunda cosa era el haber conocido a cada uno de los chicos… Emmett se había convertido en mi mejor amigo de todo el curso de odontología y de paso en uno de los mejores amigos que había tenido en mi vida. Alice era simplemente la persona más alocada que había conocido y ella, junto con Rose, eran una fuerza imparable de la naturaleza cuando se proponían algo. Jasper siempre me escuchaba cuando necesitaba hablar seriamente con alguien, el escuchaba y solo daba consejos cuando se los pedías, por lo que siempre era el adecuado para hablar de casi cualquier cosa… Obviamente, los temas relacionados con las cosas de mujeres lo asustaban a bastante y por eso siempre evitaba comentar algo de eso frente a él y solamente lo hablaba con las chicas. También estaba agradecida de haber conocido a Esme y a Carlisle, ellos eran el repuesto perfecto para mis padres… Aunque claro, no era lo mismo, por lo menos me hacían sentir como si realmente fuera una de sus hijas y como si me conocieran desde que nací.

Dentro de todo mi recuento de personas importantes también figuraron Jacob y Leah, quienes eran mi cable a tierra en el campus. Eran unos amigos excelentes y realmente esperaba que la estuvieran pasando muy bien en éste momento.

Muchas personas nuevas habían llegado a mi vida, pero ninguna había tenido el mismo efecto en mí, como lo había logrado Edward Cullen.

Edward era el primer chico en el que realmente estaba interesada y para mi suerte, el también estaba interesado en mí. Desde el primer día que lo vi, corazón se aceleraba y solamente quería correr y abrazarlo. Edward fue el primer chico por el que lloré, fue el primero en llevarme a una cita, fue mi primer beso, mi primer baile… mi primer amor. Se había convertido en lo que más me importaba en el mundo. Era mi chico perfecto. Dicen que tu alma gemela aparece cuando menos te lo esperas, y exactamente así me paso. Encontré a Edward cuando ni siquiera lo estaba buscando. Edward había logrado que recuperara todas aquellas cosas que me había perdido por causa de mi falta de vida social en mi país…

-Hola Bella- dijo Alice en la puerta- ¿En qué piensas?- preguntó mientras se sentaba en la cama.

-Solo… nada- dije con una sonrisa.

-Obviamente no me vas a decir, pero ya se. Estabas recordando a tu familia y luego terminaste pensando en Edward, tu sonrisa te delata- dijo Alice.

-¿Estás segura que cuando estabas pequeña no te golpeaste la cabeza al caerte de la cuna?- dije sonriéndole al duende que se encontraba en mi cama, aún con su pijama, cosa rara en ella.

-Si Bella, estoy segura.- dijo riendo.

-¿Qué cosa rara tienes planeada para esta noche?- pregunté

-No seas fatalista Bella- dijo Alice- Creo que ésta noche será especial para ti- dijo mirándome raro.

-Alice, sabes que no me gusta que me ocultes cosas- dije sentándome en la cama- ¿Por qué me dices que será especial para mí y no para todos?- pregunté.

-Es que… ¡Bella! Es un secreto- dijo haciendo un mohín.

-No me pienso mover de este cuarto hasta que no me digas que te traes entre manos Alice Cullen- dije molesta.

-Bella- comenzó Alice- no quiero dañar la sorpresa- dijo

-Y a mí no me gustan las sorpresas, así que me dices o me voy caminando a Venezuela- dije más molesta.

-¡No serías capaz!- dijo Alice entrecerrando los ojos.

-¡Pruébame!- dije poniéndome de pie y caminando hacia la puerta.

-Está bien Isabella- dijo Alice parándose frente a mí.- Puedes llegar a ser tan irritante a veces- dijo colocando sus manos en su cadera.

-Alice, no me has dicho que te traes- dije recordándole lo obvio.

-Aff, Edward te hizo una sorpresa, es lo único que te voy a decir- dijo molesta.

-Gracias, me ahorras como 1 semana caminando sin rumbo- dije sonriendo.

-Eres tan desesperante Bella- dijo Riendo.

-Gracias Alice, creo que he aprendido bastante de ti- dije riendo con ella.

-Vamos Bella, quiero que te bañes y te pongas la ropa que te saque… Aunque deberíamos bajar a almorzar, ¿Sabes que son las 3 pm verdad?.

-¿Qué?- Grité mientras corría a ver la hora… Si, eran las 3. Había estado acostada, despierta y pensando como 5 horas sin siquiera inmutarme.

-Tranquila, nosotros solemos hacer de esto un tipo de ritual… Los 24 siempre almorzamos tarde para poder cenar como a las 10 y luego nos quedamos escuchando historias y a las 12 en punto comenzamos a repartir los regalos.

-Wow, mi mamá nos obligaba a esperar que fueran las 12 para cenar… Charlie y yo siempre hacíamos trampa y comíamos sin que ella se diera cuenta…- dije recordando las veces que mamá nos hacía pasar hambre.

-Vamos Bella, deja esas historias para la noche- dijo riendo.

Llegamos riendo a la cocina donde nos esperaban Esme, Carlisle, Emmett y Edward. Rose y Jasper estaban durmiendo en casa de sus padres y vendrían con ellos a cenar.

-Al fin despertaron chicas- dijo Esme mientras nos abrazaba a ambas.

-En realidad a mi me despertó Alice- dije todavía riendo.

-¡Buenos días familia!- gritó Alice a mi lado muy feliz- Después de almorzar tenemos que comenzar a arreglar la casa para la cena y luego nos tenemos que vestir nosotros- dijo con autoridad.

-Si, capitana mandona- dijo Emmett levantándose de la silla y haciendo un saludo militar.

-Emmett, no te burles- dijo Alice haciendo pucherito

-Aww, mi hermanita se puso mal porque le dije mandona- dijo Emmett abrazándola.

-Que envidia- dije sonriendo- ojalá yo tuviera un hermano- dijo con un dejo de tristeza en mi voz.

-Aww… Ahora la pequeña también quiere que la abrace- dijo Emmett y me abrazó muy fuerte.- Sabes que ya eres parte de la familia, hermanita- dijo Emmett despeinándome más de lo que ya estaba.

Al decir esto me giré hacia Edward quien me miraba con una sonrisa en sus labios y con ojos tiernos. Carlisle se inclinó a decirle algo y la sonrisa de Edward incrementó. Se levantó y me abrazó cariñosamente frente a toda su familia, besó mi frente y me vio directamente a los ojos.

-Buenos días Eddie- dije bajito, solo para él.

-Buenos días princesa- dijo y me volví a derretir. Solo él lograba hacer que mis rodillas temblaran.- Ven, siéntate- dijo mientras tomaba mi mano y me llevaba a la silla que quedaba a su lado.

En un rápido vistazo, vi que todos en la cocina nos veían con sonrisas en sus rostros.

-Bella- dijo Esme llamando mi atención.- Me alegra mucho que pases estas fechas con nosotros.

-Gracias Esme- dije mientas comenzaba a comer.

El almuerzo fue muy sabroso, y sobre todo fue mucha comida.

Cuando terminamos de comer, ayudé a arreglar algunas cosas para la cena, pero en ningún momento me separé de Edward, parecía que ya me era imposible estar mucho tiempo sin él.

-Bueno familia, creo que ya los he torturado mucho… hora de cambiarse, son las 7… Los Hale deben estar aquí a las 8.30… Así que no nos queda mucho tiempo.-Dijo Alice mientras me arrastraba escaleras arriba.

-Alice, pude haber subido solita- me quejé cuando llegamos a mi habitación.

-Nada- dijo Alice corriendo a mi closet- Necesito que te bañes y seques tu cabello y te pongas lo que te ponga en la cama, por favor, no salgas del cuarto cuando termines, mándame un mensaje y yo vengo para terminar con tu cabello y para maquillarte- dio muy desesperada sacando muchas cosas de mi closet.

-Está bien Alice- dije metiéndome en el baño y bañándome lo más rápido que pude.

Al Salir vi mi ropa y me pareció perfecta. Un blue Jean gris claro de corte tubito con una camisa de vestir larga, muy linda. Los zapatos me sorprendieron, nunca los había visto, por lo que supuse que Alice me los había comprado. Eran unos Gucci tipo botines del mismo color de mi camisa.

-Alice se pasó- dije en voz alta mientras me vestía y entraba de nuevo al baño para secar mi cabello.

Cuando estuve lista le mandé el mensaje y en menos de dos segundos ya estaba en mi habitación planchando mi cabello y maquillándome.

-¡ALICE!- grité cuando me empujó para que quedara sentada en la cama y ella comenzó a maquillarme sin decir nada.

Luego de unos minutos Alice me habló.

-Estás lista- dijo- Ven- dijo y me ayudó a levantarme.

Me veía más alta gracias a los tacones que Alice me había regalado, pero mi cabello y mi maquillaje estaban espectaculares.

-Wow, gracias Alice- dijo abrazandola.

-De nada Bells, dijo devolviéndome el abrazo.

-Wow Alice, te ves muy linda- dije viendo su atuendo.

-Gracias Bells, ven, bajemos- dijo y bajamos juntas las escaleras.

Cuando llegamos abajo ya estaban los Hale en la sala. Rose corrió a saludarnos y luego Jasper me saludo y se quedó con Alice. Saludé a los señores Hale y busqué a Edward por toda la sala, pero no lo vi

-El está en la cocina- me dijo Emmett- creo que tenía hambre- dijo encogiéndose de hombros.

-Gracias Emmett- le dije sonriendo y abrazándolo.

-¿Por qué el abrazo Bells?- preguntó extrañado. Siempre era él el que me abrazaba a mí.

-Por todo- dije volviéndolo a abrazar.

-¡La pequeña se nos volvió loca!- gritó Emmett abrazándome y alzándome del suelo.

-¡Emmett bájala!- gritó Rose- ¡Si se le daña el maquillaje te voy a matar!- terminó riendo.

-Está bien- dijo Emmett soltándome.

-Gracias Rose- dije riendo y caminé a la cocina.

No había nadie… "Qué raro" pensé. Cuando me giré, la puerta trasera estaba abierta y había una nota.

"Estoy afuera" decía la caligrafía de Edward.

Salí a paso lento. Las antorchas estaban prendidas y hacían un camino hacia la mesa del patio, en la cual íbamos a cenar todos. Había alguien esperándome. Era Edward. Tenía su guitarra en sus manos y cuando me vio Sonrió y comenzó a cantar…

I'm no superman
I can't take your hand
And fly you anywhere
You wanna go.
I can't read your mind
Like a billboard sign
And tell you everything
You wanna hear but
I'll be your hero
I, I can be everything you need
If you're the one for me
Like gravity I'll be unstoppable
I, yeah I believe in destiny
I may be an ordinary guy
With heart and soul
But if you're the one for me
I'll be your hero…

-Bella- comenzó a decir Edward- Eres la chica más especial con la que he podido encontrarme en esta vida. Eres la razón por la que estoy vivo. No pretendo alejarme de tu lado en ningún momento de tu vida, si tu me lo permites- dijo mientras me abrazaba.- Te ves hermosa, como siempre- dijo besando mi frente.

-Gracias Edward- dije sonriéndole- Esa canción fue muy linda.

-Bella, quiero preguntarte una cosa muy importante- dijo acercándose mi.

-Dime- dije sonriendo. No podía dejar de sonreír.

-Tu… Tu…- tartamudeó.

-Tranquilo Edward- dije acariciando su mejilla.

-Es que… Bella- dijo y respiró profundo- ¿Quieres ser mi novia?- preguntó y mi boca se abrió de golpe.

En ese momento pasaron dos cosas de las que estoy orgullosa. Uno: gracias a los tacones que llevaba, solamente tuve que brincar un poco y así logre besar como nunca Edward, estaba completamente feliz. Claro que quería ser su novia. Y dos: ¡Mi equilibrio fallo! Y eso hizo que terminara encima de Edward en la grama del patio. Gracias a Dios no había llovido en el día y estaba relativamente seco.

-¿Eso significa que si quieres ser mi novia?- preguntó Edward riendo a causa del golpe.

-Claro que quiero ser tu novia Edward- dije volviendo a besarlo.

Escuchamos unos aplausos detrás de nosotros y cuando nos giramos a ver, todos estaban ahí, con sonrisas en sus labios.

-¡Al fin!- decía Carlisle- ¡ya estaba comenzando a creer que tendría que decirle a Bella que Edward quería ser su novio… hijo, eres un poco lento!- terminó riendo.

-¡Papá!- dijo Edward poniéndose rojo mientras me ayudaba a levantarme.

Lo abracé por la cintura y con una sonrisa en mis labios le dije.

-Si eres un poco lento Eddie- terminé riendo.

-Hey- dijo abrazándome- no sabes cuánto había esperado para tenerte en mis brazos todo el tiempo que me diera la gana- y para rectificar esto me abrazó todavía más fuerte.

-Bueno, ya que los tórtolos son novios oficiales… comamos- dio Emmett abrazándonos a ambos.

La cena transcurrió tranquila, entre risas y comentarios locos de Emmett. Fue la mejor cena de mi vida. Luego de la cena todos nos quedamos en la mesa hablando entre todos, yo aproveché el momento para llamar a casa desearle feliz navidad a mi familia, también les conté que ya era novia de Edward, a lo que mi mamá me respondió un caluroso "ya era hora". Me reí tanto por eso. Todos sabían que ambos estábamos locos el uno por el otro, menos nosotros.

-¿En qué estas pensado?- me preguntó Edward, quien no había dejado de abrazarme.

-En lo bien que me siento contigo. Estoy muy feliz- dije sonriéndole.

-Entonces creo que es un buen momento para darte tu regalo- dijo mientras se paraba y sacaba de su bolsillo una cajita y me la entregaba.

-Feliz navidad Bella- dijo sonriendome.

-¿Qué es?- pregunté abriendo la cajita, de la cual salieron unas llaves.

-Tu regalo- dijo y me tomó de la mano.

-¡YA EDWARD LE VA A DAR EL REGALO A BELLS, VAMOS A VER!- gritó Alice emocionada.

Caminamos hacia la puerta principal de la casa y cuando ésta se abrió, apareció delante de mis ojos un hermoso Audi A7 coupé del año.

-No lo hiciste- dije sin poder creerlo.

-Feliz Navidad novia bella- dijo Edward abrazándome por la espalda.

-¡GRAAACIAS!- grité emocionada y lo abracé con toda la fuerza que tenía. Y luego abracé al resto de mi familia, porque si, ya los consideraba como parte mi familia.

Cuando las cosas se tranquilizaron por mi carro y todos los regalos fueron entregados, Edward me llevó al poche y nos sentamos en las escaleras.

-Bella, debo decirte que me has hecho el hombre más feliz sobre la faz de la tierra- dijo Edward abrazándome y besándome tiernamente.- Quiero que sepas que voy a volver a Washington, contigo. No puedo pasar más tiempo sin ti, Isabella Swan.

-Yo debo decirte que tú me has hecho la chica más afortunada solo por estar conmigo- dije sonriéndole.

-Mi pequeña princesa, te amo- dijo besándome tiernamente.

-Yo también te amo, mi príncipe azul- dije besándolo.

En la vida siempre tenemos que contar con la presencia de personas que nos hagan sentir especiales para que la vida valga la pena. Esas personas son la familia y los amigos. No me arrepiento de haberme arriesgado a enamorarme, pues fue eso lo que me llevó a cruzar mi vida con la de Edward. Mi primer semestre en Washington fue perfecto y todo gracias a él y a mis amigos… Al final, conseguí mi "Y vivieron felices"… Por lo menos hasta el momento, porque… ¿Quién sabe? Tal vez algún día deje de ser Isabella Swan y me convierta en Bella Cullen y consiga mi "y vivieron felices por siempre"…

FIN


Hola :)

Primero que nada, quiero que sepan el motivo del cambio de rating... NO TIENE LEMMONS xD por eso preferí cambiar el rating!

Ahora si...

Muchísimas gracias a todas mis bellas lectoras que día a día dedicaron alguito de su tiempo para leerme y de paso, dejarme sus lindos reviws, eso es lo que nos hace felices, a nosotras las escritoras xD

Ya varias personas me han pedido secuela de esta historia, pero realmente no creo poder hacerla, pues ya casi se me acaban mis queridas vacaciones y cuando comience la uni, no creo que me de tiempo ni para dormir :S

De nuevo, muchas gracias por apoyarme con mis locuras... Tanto ARRIESGÁNDOME como NUESTRO AMOR SERÁ LEYENDA... También les recomiendo que lean LA CANCIÓN DE UN SUEÑO (también es mía xD), realmente es una linda historia :)

últimamente me han picado las manos por escribir un one-shot... Quizás en unos días tengan uno de mi autoría por estos lugares xD

Ok... esteeeeemmm... AH! YA! jejejeje, para todas aquellas que quieran ponerse en contacto conmigo (si quieeeeeeeren, no se sientan obligadas xD) me pueden buscar en twitter como AxisDaniela, normalmente posteo gafedades, pero es el lugar en la red donde SIEMPRE me van a poder encontrar xD y para las que quieran mi correo, dejenmelo saber por un rr xD jajajajajajaja...

LAS QUIERO DEMASIADO MIS LINDAS Y PRECIOSAS LECTORAS :)

Seguiremos en contactooooo :)

Gracias por el apoyo!