NOTA: Los personajes de Sailor Moon, le pertenecen a su creadora Naoko Takeuchi y estos únicamente le dan vida a la historia.

* * * * * S & D * * * * *

CAPITULO 7.- MÁGICA NEVADA

Los presentes comenzaron a esparcirse discretamente, aunque esto no evitaba que las murmuraciones entre los presentes se escucharan. Darien Armando había besado a una chica, pero eso no era todo sino que lejos de ser correspondido, el mayor Don Juan de el Instituto había sido rechazado y abofeteado. Las amigas de la rubia sin pensarlo corrieron detrás de ella y los amigos de el, lo veían con profunda compasión, ¿en que momento su amigo había perdido el juicio?

El pelinegro aun se encontraba con la mano sobre la pared y la mirada fija en el suelo intentando normalizar el ritmo de su respiración abriendo sus ojos fue dándose cuenta de lo que había hecho, fue entonces que reacciono, levanto la mirada encontrándose con la de los curiosos e intento correr detrás de Serena, mas no logro dar un solo paso cuando un puño cerrado se había estampado en su rostro.

-estúpido!- Darien no esperaba tal recibimiento y trastabillando dio un paso hacia atrás chocando contra la pared. Los curiosos volvieron a prestar atención y el pelinegro estaba por demás enfurecido, limpio con su mano el hilo de sangre y fúrico como se encontraba busco a su agresor, al descubrirlo lo entendió todo.-¡atrévete nuevamente a hacer llorar a Serena y te las veras conmigo! ¡Me escuchaste!- Haruka Tenoh Ahino, lo tomo por el cuello y frunciendo el ceño lo soltó secamente, Darien ni si quiera intento defenderse, sabia bien que se lo merecía.

Michiru logro detener a Haruka y el rubio recuperando su entereza dio media vuelta y partió tomando a la peliaguamarina de la mano.

El joven Chiba intento disimular muy bien el incomodo momento, con una falsa sonrisa y fue su hermana quien viéndolo con decepción movió la cabeza de un lado a otro, el sabia lo que esa mirada significaba.

-será mejor que nos vallamos- dijo ella con cierto tono autoritario y molestia, el no respondió solamente agito los brazos para soltarse de su hermana y lanzando miradas de pocos amigos a los presentes camino hacia la entrada del gran salón.

* * * * * S & D * * * * *

Serena corría aparentemente sin rumbo fijo, pero fue su primo quien llego junto a ella y la detuvo del brazo.

-¡Sere! ¡Detente!- dijo girándola-¡acá estamos!- abriendo sus brazos para ofrecerle apoyo, Serena no contuvo mas las fuerzas y se soltó a llorar entre sus brazos.

-¡soy una tonta!- decía una y otra vez.- ¡lo peor es que tu me lo advertiste y aun así…!

-no digas mas pequeña.- las chicas comenzaron a llegar, Serena escucho los tacones de sus amigas e intento ocultar mas su rostro, se sentía tan estúpida, tan tonta ¿Cómo fue que se enamoro de alguien como el? ¿Cómo después de recibir tantas advertencias?, ellas esperaron con paciencia, hasta que la rubia se separo de el-

-vámonos, no quiero que el vuelva y me vea así- intentando sacar coraje

-¡así se habla prima!- intento animar Mina

-¡no vale la pena que llores por el Sere!- consoló Lita en un gesto maternal, descubriendo su rostro.

Amy Mizuno, quien se había mantenido al margen solamente pudo decir.

-Serena yo… ¡lo lamento! En parte esto es mi culpa por…

-No Amy. -Silencio ella devolviéndole una sonrisa y tomando su mano-¡no tienes la culpa de nada! La culpa es mía, por haber caído como una tonta ante sus encantos.

-¡te llevamos!- dijo Michiru- el auto de Darien aun esta ahí y no tardara en llegar.- se apresuro a abrirle la puerta, rápidamente subieron al auto

Haruka, Mina, Michiru y Serena se alejaron en el deportivo de Haruka.

-¿quieres que te lleve a casa?- pregunto la peliazul, pero en eso se dio cuenta que Andrew se acercaba a ellas.- bueno olvídalo, creo que tienes compañía.-sonriente-¡nos veremos el lunes! ¡Cuídate!-se alejo despidiéndose.

Lita apenas pudo reaccionar cuando ya Andrew se acercaba y paraba frente a ella.

-¡estas aquí!- dijo un poco nerviosa.

-¿ella se encuentra mejor?-pregunto el rubio de ojos verdes posando sus dedos sobre el delicado rostro de la castaña.

-¡esta triste!- encogiendo los hombros-no es para menos, además de hacerla quedar en ridiculo ¡el baboso de Darien le robo un beso! ¡su primer beso!-levantando la voz

-¡tranquila! Bueno…la verdad es que Darien cometió un error muy grave, pero…

-¡no intentes disculparlo!- lo enfrento algo molesta

-¡no lo hare!- dijo sonriéndose y metiendo las manos en los bolsillos-¡es solo que estoy seguro de que para Darien, todo esto resulta difícil…!- Lita lo miro un poco confundida mientras el se perdía en sus pensamientos- pobre Darien, aun le faltara pasar por mucho antes de entender sus sentimientos-

-¿Qué quieres decir?-esta vez fue ella quien acorto la distancia que los separaba-¿insinúas que Darien esta sintiendo algo por Serena?

-¡Darien jamás ha tenido la oportunidad de sentir algo por alguien pero esta vez, creo que Serena ha llegado a despertar sentimientos en el, que no logra entender!-

-¡no lo creo!- dijo ella volteándole el rostro, aunque a decir verdad lo que su novio decía tenia mucha lógica, ella misma había experimentado con Andrew todo el dolor y todas las lagrimas que tuvo que derramar, para que el se diera cuenta de que la amaba ¿acaso Darien también tenia un conflicto de emociones?

-¡mejor vámonos preciosa!- sugirió el tomando suavemente su brazo para tranquilizarla, agito las llaves del auto y la condujo hasta el para abrirle la puerta y llevarla a su casa.

* * * * * S & D * * * * *

-¡Darien! ¡Darien!- grito Seiya Kou bajando rápidamente las escalinatas para alcanzar a su amigo-¡te estoy hablando!- mas el joven no se detuvo

-Darien, Seiya te viene hablando desde hace rato ¿Por qué no lo escuchas?

-¡no quiero hablar con ese!- cerrando los puños

-pero el…- el chico no espero y subió al auto, apenas su hermana subió, el arranco alejándose de ahí.

-¡estúpido Darien!- bufo Seiya intranquilo

-¡déjalo ya hermano! ¿Qué creías, que iba a escucharte?, por ahora esta molesto- dijo Yaten-¡mejor deja que le pase un poco y luego hablan y aclaran las cosas! ¿ok?

-creo que tienes razón

-bueno, me iré a alcanzarlo, probablemente esta será una larga noche de copas- dijo el platinado

-esta bien ¡te lo encargo mucho! – Dijo Seiya.- ¡te hablare mañana! ¡Cualquier cosa llámame! Estaré al pendiente.

Seiya Kou permaneció pensativo en el estacionamiento, sin ser consciente de que los jóvenes se alejaban poco a poco.

"ay bombón ¡perdóname! Creo que en vez de ayudarte te metí en un problema" pensaba mientras le mandaba un mensaje pidiéndole disculpa. Fue entonces que reconoció su voz.

-¡es un estúpido! ¡Lo odio! ¡Maldito! ¡Mil veces maldito!- gritaba histérica y Seiya se puso de pie de inmediato para encontrarla

-pero Rei...¡tranquilízate!

-no Sahori ¡es que es tan insignificante! ¿Qué le ven? Darien ¡la beso! ¿Te das cuenta? ¡La beso enfrente de todos! Eso quiere decir que esa mosca muerta es más peligrosa de lo que pensaba- Seiya escuchaba con dolor sus palabras.

-¡Rei!- se escucho otra voz y una escandalosa carcajada, por la oscuridad el pelinegro no logro distinguirlas, por lo que intento acercarse

-¿Qué quieres?- le pregunto directa y secamente

-¡creo que tu y yo tenemos un problema en común!- se acerco cruzada de brazos-¡te quiero proponer algo mirando hacia todos lados-¡pero no acá! Ven a mi casa mañana ¡quiero platicar contigo!- Sahori intento alejarla

-¡Rei! Mejor vámonos, no creo que esto sea buena idea

-¡tu cállate nerd!- respondió la pelirroja con saña -¡esto es entre Rei y yo! ¡Metete en tus asuntos! ¿Entonces que…vienes?

-no se que pretendes-

-ya lo sabrás, solo te digo que nos conviene a ambas ¡tu quieres a Darien y yo también! ¿O no?- arqueando la ceja, Seiya no podía creer lo que escuchaba y anhelaba con todas sus ganas que Rei no cayera en la trampa.-esa mocosa parece mas peligrosa de lo que pensábamos ¿te diste cuenta?. -Rei solo asintió con la cabeza-entonces lo mejor es sacarla del partido y después... ¡que gane la mejor! ¿Qué te parece?- la pelinegra dudo y permaneció pensativa unos segundos, pero aun sentía el rencor hacia Darien y deseos de vengarse, ¡se había vuelto una obsesión!

-¡di que no!- susurro Seiya bajito y cerca de ahí

-¡lo pensare!-fue todo lo que respondió, y se dio la vuelta para dirigirse a su automóvil rojo

-¡piénsalo bien! ¡No te arrepentirás!- grito Unazuki.

El pelinegro de larga coleta se oculto y prefirió no hablar con ella, de alguna manera se sentía comprometido con Serena y no iba a permitir que algo malo le sucediera. Así que se prometió permanecer cerca de ella.

* * * * * S & D * * * * *

Después de ir a dejar a a su hermana, Darien y Yaten se fueron al Galaxy, para intentar olvidar sus penas, Andrew llego rato despeas, Darien no hablo ni menciono nada del asunto, pero no era necesario, ¡sabían bien que el se sentía así por Serena y lo que le había hecho! Lo cual les dejaba una cosa muy clara ¡Darien estaba muy interesado en esa rubiecita! Mucho más de lo que todos imaginaban.

* * * * * S & D * * * * *

Serena ya estaba en casa, no podía dormir y se encontraba en la madrugada en medio de la nada tomando leche y galletas, limpiaba sus lagrimas discretamente al escuchar que alguien bajaba las escaleras, dibujo su mejor sonrisa y se encontró con su hermano.

-¡Samy! ¿No puedes dormir?- pregunto como si nada

-¡sabia que estarías acá!- le respondió tomando la botella de leche y sirviéndose un poco.- ¿estas bien?- la rubia no supo que decir

-claro ¡Estoy bien!

-no es verdad Sere ¿Por qué me mientes?- Serena sintió como si de pronto su hermano menor hubiera crecido 5 años. Ahora no se burlaba de ella y no la molestaba.

-si, no te preocupes ¡solo fue el momento vergonzoso! Creo que tienes razón. –Asumió con cierta tristeza-tu hermana es una tonta- intento bromear –pero estoy bien

-¡no eres una tonta!- dijo acariciándole la cabeza tiernamente y mirándola a los ojos-¡eres una mujer hermosa! Y estoy completamente seguro de que Chiba se arrepentirá de haberte hecho llorar. – sonriéndole, ella le agradeció el gesto devolviéndole una franca sonrisa y después subieron a sus recamaras para intentar descansar.

* * * * * S & D * * * * *

Un par de semanas después.

Las cosas habían cambiado y mucho, Serena había hecho lo posible por evitar encontrarse o estar a solas con Darien, Mina y las demás ayudaban mucho para evitar que el se acercara a ella, pero a decir verdad Darien hacia poco por acercársele, aun su orgullo de hombre no le permitía perdonarle el que lo hubiese abofeteado y humillado frente a todos, por otro lado sentía la necesidad de acercarse a ella, de pedirle una disculpa y se daba cuenta de que su indiferencia lo lastimaba profundamente, no sabia porque pero no toleraba el que ella lo ignorara por completo y a pesar de que el lo evitara, una fuerza mas grande que el, le hacían permanecer cerca de ella y no perder detalle de lo que le sucedía.

En la secundaria.

El jovencito no podía apartar la mirada de ella, de esa graciosa muchachita que jugaba con verdadera agilidad el tenis, Hotaru Chiba Moon, parecía una muñeca de porcelana, su blanca piel, sus ojos violetas, su cabellera negra azabache, de vez en vez su mirada coqueta se perdía en la del jovencito quien estaba sumamente enamorado de ella. Al terminar la clase de deportes el le llevo una bebida y paso su brazo por su cintura.

-¡acabaste con ellas nuevamente!- sonriéndole y besándole la frente

-y yo me pregunto ¿Cuándo vas a aceptarme una reta? ¿o es que acaso tienes miedo?- bromeo

-¿¡miedo yoo?—Comenzó a reírse.- jajaja ¡no, es solo que no quiero opacarte!

-¡ay si! ¡Como no!- dijo irónica mientras caminaban. Permanecieron unos momentos en silencio hasta que la chica pregunto-¿y…como esta Serena?

-pues igual, ya sabes ¡ella no suele demostrar su tristeza! Pero, se que esta mal ¿y tu hermano?

-¡de mal en peor! ¡No hace más que estar encerrado en su cuarto! ¡Tiene dos semanas que no sale, ni recibe llamadas! ¡No puedo creerlo! Ni siquiera las chicas llaman su atención, en verdad estoy muy preocupada por el- decía- solamente Andrew y Yaten llegan a casa, ni siquiera quiere hablar con Seiya. Mama no hace mas que invitar a cuanto chica se le ocurre, pero el resultado es el mismo, ¡el no las recibe! Me preocupa

-no te preocupes- pareció sonreír Samy- creo que solo es cosa de tiempo

-pues francamente ¡no se que pensar! Ni siquiera se que lo deprime tanto ¡si el que Serena lo halla humillado o el que el la hubiese besado a la fuerza!

Samy ya no menciono nada más pero parecía entender lo que sucedía.

En la cafetería.

-¡Darien tenemos que hablar!- dijo el chico con seriedad- y no acepto un no por respuesta

-¡no quiero escucharte! – respondió de mala gana poniéndose de pie y dejando a Yaten y Andrew sentados, Seiya opto por seguirlo, sabia que no seria fácil, pero Darien necesitaba saber la verdad. Los chicos prefirieron no seguirlos.

-¡me escucharas quieras o no!- decía caminando detrás de el

-¡eres un mal amigo! ¡Sabias lo que Serena me interesaba y gracias a ti le hice daño!- respondió finalmente enfrentándolo mirándolo con cara de pocos amigos, algunos se dieron cuenta del altercado. Mina, Amy y Lita, se encontraban cerca de ahí y escucharon con asombro lo que el pelinegro decía.

-¡no me culpes por no saber controlar ni reconocer tus verdaderos sentimientos Darien! ¡El culpable eres tú! ¡Por ser tan ciego para no aceptar que Serena te trae loco!- el abrió los ojos al escucharlo.

-¿Cómo sabes…?

-no es necesario ser muy inteligente Darien, ¡todos nos hemos dado cuenta que Serena te interesa y es especial para ti! ¡El único que no quiere aceptarlo eres tú! ¡Porque aun continuas teniendo ese orgullo y ese pensamiento machista de hombre mujeriego e indomable! ¡Admítelo! Pero ¿sabes que es lo peor? – decía algo molesto.-lo peor es que le hiciste mucho daño ¡a Serena le interesas, o al menos le interesabas! No debía contártelo, pero ese día ella solamente me ayudaba para un favor que le pedí!

-¿un favor?- pregunto nervioso

-¡si! Le pedí que me ayudara, que esa noche quería darle celos a Rei, que me dejara bailar quería que ella nos viera, pero tú… ¡tú lo echaste todo a perder con tus celos estúpidos! Serena se encuentra muy mal y no es para menos.- decía- ¡solo quería que lo supieras!

-¿Por qué demonios no me lo dijiste antes? Me la he pasado ignorándola y haciéndola sentir mal todos estos días.- ahora comenzaba a hablar en voz baja y con cierta preocupación.

-intente explicarte ese día pero no me escuchaste, ahora ya sabrás que hacer, espero puedas disculparme

-¡que estúpido fui! Se dijo levantando la mirada, colocando sus brazos en su cintura y caminando hacia donde sabía bien se encontraba Serena, en el jardín de violetas, probablemente leyendo algún libro.

-¿escucharon?- dijo Mina aun con la boca abierta y con la patata en la mano, pues no había dejado de escuchar la conversación

-¿¡puede ser posible!- pegunto Lita un poco sorprendida

-¡pues tiene mucho de obvio niñas ¡pero apresúrense!- las interrumpió Amy ¡el va a donde Serena y esto puede terminar mal.

Darien llegaba a donde sabia que ella se encontraba, leyó el titulo del libro ¡Arráncame la vida! Ella parecía concentrada, se veía tan hermosa con esa seriedad y frunciendo el seño mientras repasaba cada línea con sus ojos azules como el cielo. Aun conteniendo el temor de ser rechazado se paro frente a ella y dijo.

-¡Sere!- la rubia sintió que todo su ser perdió el control de pronto, su corazón latió desenfrenadamente y su respiración apenas podía regularse, resistió el impulso de voltear a verlo, no entendía que hacia ahí.-¡Serena quisiera….!- tartamudeando y nervioso-quisiera hablar contigo- ella aun no sabia que hacer, hacia como que leía, pero sus ojos fijos dejaban en claro que no lo hacia.

-Mira, ahí esta Darien con Serena- dijo Esmeralda a Unazuki, ambas se retorcieron de coraje y envidia.

-¡por favor! Será solo un momento- "¿por favor?. Se pregunto ella mentalmente ¿había escuchado bien?"- prometo no quitarte mucho tiempo solo quería aclarar lo que sucedió ese día en…

-mira Darien,- respondió rápidamente a la defensiva al escucharlo -¡no quiero ni es necesario que me expliques nada! Lo que sucedió sucedió y ya, ¡no tiene importancia!- le dijo poniéndose de pie, cerrando su libro y tomando su lonch para alejarse de el, ante su mirada de sorpresa.

"¿no tiene importancia?" se pregunto con decepción.

-pero es que yo…

-no digas nada mas…ahora compermiso ¡tengo que estudiar para el examen de bioquímica!- en todo el momento ella no se digno a verlo a los ojos y su respuesta lo dejo desconcertado. Sin poder evitarlo la tomo por el antebrazo en un intento por detenerla y evitar que se alejara.

-¡espera Serena quiero pedirte una di….!

-¿acaso no entendiste?- se escucho la voz de Haruka a sus espaldas -¿o acaso quieres que vuelva a recordarte porque no quiere que te le acerques?- los ojos del rubio cenizo brillaron con cierto odio, y fue la dulce voz de Michiru quien tomándolo del brazo le dijo.

-¡Haru! ¡Detente!-

-no es necesario Haruka ¡Darien ya se va!- respondió Serena mirándolo a los ojos con desprecio, el ojiazul, no lo escucho dos veces, pese a desear que ella lo escuchara y lo disculpara, aun no soportaba que alguien lo dominara de esa manera. Sin decir más la soltó y se alejo de ahí.

* * * * * S & D * * * * *

Pasaron unos días mas, Unazuki, Esmeralda y Rei tenían un plan para alejar a Serena de Darien, ¡debían hacerlo ya! Pero esperaban pacientes el momento adecuado para no levantar sospechas. La pelirroja no dejaba de acosar a Darien en ningún momento.

Entre Andrew y Lita las cosas iban viento en popa, parecía que finalmente ellas habían aceptado que la castaña lo perdonara, después de toda una mujer enamorada es capaz de soportar cualquier prueba. Se encontraban muy enamorados y desfrutándose uno al otro.

Con Rei y Seiya las cosas no avanzaban mucho, pero eran grande amigos y eso le bastaba a el chico por el momento, sabia que con mucha paciencia lograría conquistar su corazón y se daba cuenta de que Darien se había vuelto un obsesión para ella, y se prometió tener paciencia para poder ayudarla a olvidarse de el.

Yaten continuaba luchando por lograr que Mina le hiciera caso, pero al parecer a la rubia se le había ocurrido hacerlo sufrir un poco mas a pesar de darse cuenta del cambio de Yaten, hacia tiempo que no se escuchaba que los playboy del colegio tuvieran una cita o una nueva conquista, ni, Seiya, ni Andrew, ni Yaten, mucho menos Darien, eso si era noticia en aquel colegio. Pero aun así, Mina no quería correr ningún riesgo. Así que ese día a la salida de la escuela había ideado un plan. Ella caminaba con total coquetería soltando y agitando su larga y dorada cabellera, al pasar junto a Yaten se despidió de el sonriéndole coquetamente, agitando su mano y guiñándole un ojo. Yaten no lo pensó dos veces y decidió acercarse, mas se llevo una desilusión al comprobar que alguien mas la esperaba, se detuvo en seco y sintió que algo le quemaba por dentro, ahí, frente al se encontraba el musculoso chico de la fiesta

-¡Mal!- saludaba la rubia con verdadera efusividad-¡que gusto!

-¡hola preciosa! ¡Me da gusto verte!- dijo mirándola con deleite y abrazándola para tomar su cintura y pegarla a su cuerpo dándole un beso en la mejilla.

-¡maldito!- dijo entre dientes Yaten

-¡mmm!.- dijo Seiya detrás de el- buen partido- para enfurecerlo aun más, el platinado no volteo a verlo pues no quería perderse detalle de ese encuentro.

-¿y donde esta tu hermosa prima? ¡Es una verdadera preciosidad!

-¡creo que viene atrás con mi hermano!

-¿eh…?- dijo algo asustado-¿tu hermano?

-¡si!.- Dijo ella divertida y riéndose – jajajaja ¿le tienes miedo?- golpeando su fuerte brazo para molestar mas a Yaten, ella sabia que el la miraba.-

-¡no es miedo! Pero después de ver lo que le hizo a aquel que beso a tu primita, prefiero ser cuidadoso

-¡jajaja! Bueno entonces vámonos ¿A dónde me llevaras?- pregunto melosamente colgándose de su brazo, Yaten no podía contener el deseo de alejarlo de el y se acerco rápidamente dispuesto a hacerlo

-¡Mina!- dijo serio parándose junto a ellos

-¡ah! Yaten- dijo ella sin soltarse del alto y musculoso Malchite-¡te presento a…!

-se perfectamente bien quien es- respondió

-¿entonces que quieres?- altanera y divertida al ver su reacción

-¡no se te olvide que hoy tenemos entrenamiento!

-¿hoy?- se pregunto

-¡si! Y como capitana del equipo debes saber que necesitamos ensayar y queremos ver la nueva propuesta para la porra del equipo de esta temporada y no veo que estén trabajando en ello,- a Mina el pretexto le pareció tonto pero muy tierno, pues Yaten demostraba que moría de celos- así que solo tienes dos horas para volver si es que vas a algún lado- mirándola con recelo

-¡ayy Yaten! La verdad tengo un compromiso, ¿Qué te parece si lo dejamos para el jueves?

-¿Qué?- molesto por su respuesta

-mi amigo atravesó toda la ciudad para invitarme al cine y no pienso desairarlo- respondió con gran naturalidad y Mal solo se arreglaba la larga cabellera y lo miraba burlón.- además el capitán no me lo ha solicitado ¡Así que dile a Darien que el próximo jueves prometo darles la demostración que solicitan! ¿Está bien? Ahora si me permites ¡debo irme!- despidiéndose con una gran sonrisa mientras que Yaten Kou estaba evidentemente furioso. Cerca de ahí Seiya comenzó a burlarse estrepitosamente.

-¡cállate!- le dijo el golpeándolo en el brazo para caminar hacia las duchas y darse un buen baño con agua fría, necesitaba bajar los ánimos que de pronto se le habían encendido.

* * * * * S & D * * * * *

Nada mejoraba entre Darien y Serena, la indiferencia de ella ahora resultaban desesperantes para el quien buscaba mil pretextos para acercarse a ella, sin obtener éxito. Y una tarde como cualquier otra sucedió ¡el indeseable encuentro! Serena caminaba esa mañana de domingo por el centro en busca de cosas que necesitaba, Darien se encontraba tomando café en el Crowne y ahí mientras bebía una taza de negro café, la vio por el ventanal, con su sonrisa mágica con sus ojos hermosos, con su andar tan pícaro. La siguió como si todo pasara en cámara lenta y para su fortuna entro al lugar, no podía sentirse más feliz, Serena se sentó a unas cuantas mesas dándole la espalda y pidió un Banana Split y una limonada mientras sacaba sus compras. El no lo pensó mas, sabia que era su oportunidad y armándose de valor se acerco a ella, no le pregunto solamente se sentó junto a ella.

-¡que sorpresa encontrarte acá!- sonriéndole, a la rubia la tomaron por sorpresa, miro de un lado a otro y sabia que esta vez estaba sola, en sus ojos se reflejaba la angustia y eso le dolió mucho a Darien- ¡perdóname! no debería sentarme así como así pero ¡si te preguntaba probablemente me dirías que no! ¿O me equivoco?

-pues…- no sabia que responder, aun estaba conmocionada.

-entonces permíteme- dijo el poniéndose de pie y sonriéndole galantemente.-¡Hola Serena! ¡Es un verdadero placer encontrarte! ¿Puedo sentarme contigo?- ella se sonrió, a pesar de intentar contenerse, Darien le había robado una sonrisa y eso aligero un poco el peso del momento.-¿esa sonrisa es un si?- inquirió mirándola fijamente.

-¡puedes sentarte!-dijo señalando la silla, y aun preguntándose porque era tan tonta para hacerlo, pero algo mas fuerte que ella le había demostrado que no resultaba fácil dejar de pensar en el, de extrañarlo, de querer escuchar su voz, su risa, descubrir su mirada perdida en ella. Le gustaba ¡demasiado! Y lo peor es que arrancarlo de su pensamiento no era suficiente, no podía hacerlo, era imposible.

-¡gracias!- dijo el acentuando su azul y profunda mirada en los ojos de ella. –no sabes cuanto significa para mi que me permitas acercarme a ti, porque…hace días que deseaba hablarte.

-¿sobre que?- pregunto la rubia con nervios.

-sobre lo que paso ese día- ella bajo la mirada y se negó a levantar los ojos, Darien suspiro y armándose de valor continuo- ¡Sere! ¡lo lamento! Quiero que me disculpes.- ella no decía nada solo se limito a verlo a los ojos, por lo que el continuo- ese día me comporte como un verdadero imbécil ¡como un idiota!- enfatizo-sabia lo importante que para ti era ese momento y a pesar de ello yo…-mirando al suelo, Serena pudo ver sinceridad en sus ojos y claridad en sus palabras lo cual la confundía sobremanera.- te hice pasar un mal momento, te hice sentir mal frente a todos- tomo su mano instintivamente con desesperación- ¡por favor! ¡Discúlpame! –suplico. Serena solamente podía sentir su corazón latir con fuerza y el escucharlo y mirarlo a los ojos la hacían flaquear.

-¡Darien!... ¿porque?- indago tontamente

-¡por que soy estúpido! Porque fui un tonto que no pudo soportar verte bailar, coquetear y a punto de besarte con Seiya, eso me provoco un sentimiento extraño, quería gritar, romperle la cara y… ¡me desquite con la persona equivocada! ¡Quiero que me disculpes!- repitió atreviéndose a rozar con sus dedos su blanca mejilla. Serena cerro los ojos, bajo la mirada y la devolvió a el llena de ternura con esa sonrisa perfecta que el lograba provocarle.

-¡Darien!- suspirando por sentirse tonta-no se- comenzó

-¡solo di que si!- insistió el presionándole su mano y acercándose a ella-¡no lo volveré a hacer! Solo quiero que me permitas seguir siendo tu amigo.

-¡Darien!- repitió ella y esta vez le sonrió ampliamente y acaricio su rostro, lo cual quería hacer desde hacia tiempo, lo acaricio con tal delicadeza y ternura que el ojiazul sintió que se estremecía ante el contacto.-¡eres un tonto! ¿Sabias?

-lo se- dijo el tomando su mano para llevarla a sus labios y besarlas.-

-se que también fue un error que Seiya y yo hiciéramos eso, la verdad únicamente quería ayudarlo un poco con Rei y no pensé en que tu, te pondrías así.

-¿entonces? ¿Tratamos de olvidar todo?

-está bien- respondió y la sonrisa de Darien no tardo en aparecer, llenando a Serena de felicidad

-¡muchas gracias preciosa!- le dijo- te prometo que me portare lo mejor que pueda.- dijo sin apartar la mirada de ella.

El resto de la tarde el se dedico a hacerla reír, y que todo el mal momento quedara atrás, tenia un buen carácter y su carisma y simpatía lograban hechizar a Serena quien ya se sentía nuevamente en las nubes, solo por tener la atención completa de Darien.

* * * * * S & D * * * * *

La noticia de la reconciliación entre Serena y Darien provoco polémica no solo entre las chicas y Haruka, sino en toda la escuela, el rumor sobre el interés de Darien hacia la chica nueva se esparció y todos estaban a la expectativa de lo que sucedía entre ellos.

Con sus amigas pasaba algo similar, algunas le apoyaban totalmente pero le hacían ver que no se entregara a manos llenas, que llevara las cosas tranquilas y que intentara darse la oportunidad de conocerlo bien y asegurarse que no iba a volver a hacerle daño, les parecía algo preocupante pero por otro lado, entendían que Darien realmente se había mostrado interesado, cariñoso y atento con su amiga. Había dejado de tener citas y si se le veía con alguna, resultaba ser Serena, incluso en la escuela la buscaba y pasaba tiempo junto a ella, cosa que nunca antes había sucedido.

-¡por si acaso me mantendré cerca!- decía el rubio aun celoso y molesto – no confió del todo en el

-¡Ruka!- decía Michiru abrazándolo y besando fugazmente sus labios- no seas tan celoso amor, ¡Serena sabe cuidarse sola!

-primo no te preocupes- dijo ella- ¡lo que va a pasar tiene que pasar! Nadie dijo que las cosas son fáciles-

-aun así, ¡ten mucho cuidado Serena! – Decía la alta castaña, -tomate las cosas con calma. No quisiera que sufrieras lo que yo sufrí.-

-¡no se preocupen chicos! Gracias a todos, por preocuparse.

En esos momentos la canción que se transmitía en la radio del colegio dejo de sonar, para dejar escuchar a las locutoras quienes daban los buenos días.

-¡buenos días Tokio! Nos es grato presentarles el estado del tiempo, tengan cuidado pues todo asegura que esta semana comenzara la primera nevada y eso nos revela que tendremos una blanca Navidad. –Serena comenzó a reír y gritar eufórica.

-¡siii! ¡Nieve! Jajajaja muero porque caiga la primera nevada –decía con ilusión y los ojitos brillosos, saltando de un lado a otro y abrazando a sus amigos.

Cerca, muy cerca de ahí Darien había escuchado todo, y una sonrisa se dibujo en su rostro ideando un plan.

-¿sucede algo?- pregunto Yaten al ver su sonrisa

-¡no, no es nada!- dijo para luego permanecer pensativo-

-¿seguro?- insistió Seiya quien ya había arreglado las cosas con el

-¡Seiya! ¡Tú me ayudaras!

-¿a que?

-¡ya veras! Por lo pronto necesito hacer unas llamadas... ¡luego te cuento!- dijo sacando el celular y alejándose de ahí.

* * * * * S & D * * * * *

La tarde había caído y con ello el viento frio provocaba que los transeúntes portaran abrigos, el frio del invierno se sentía en todo su esplendor, y en el rojo de un semáforo, un joven en su automóvil de lujo miraba hacia el cielo con la esperanza dibujada en el rostro.

-¡todo parece indicar que hoy será el día!- había esperado un par de días para ese momento y todos los días era lo mismo, conducía por cuarenta minutos hasta llegar a tres casas de la casa de Serena, esperando pacientemente el momento mágico, pero durante esos días no había sucedido nada. Así que más que entusiasta tomo la ruta que como cada tarde lo llevaría hacia el distrito de Jiuban, donde vivía la rubia de sus sueños. Vio el reloj y marcaba las seis de la tarde por lo que decidió llamar a su amigo.

-¡hola! ¡Seiya! ¿Dónde estas?

-¡¿Darien?- mirando a su acompañante para después ponerse de pie y alejarse un poco.-¡estas loco hombre! ¿Otra vez estas ahí?

-te dije que esperaría paciente y acá estoy así que te pregunto ¿estas listo tu? ¿Dónde andas?- un poco impaciente al escucharlo, del otro lado Seiya miro a la chica que lo veía misteriosamente y cerrando los ojos suspiro para tallar sus ojos con sus manos.

-¡demonios! ¿Ahora?

-¡la nieve caerá en cuestión de horas! ¡Te necesito acá! ¡Lo prometiste! Así que termina lo que estas haciendo y mas te vale que tomes ese auto y vueles hacia acá en este momento- ordeno un poco desesperado-¡me la debes! -sentencio

-¡Esta bien! ¡Esta bien!-volteando a ver a la pelinegra-¡llego en cuestión de media hora! ¡Eres un maldito bastardo!- susurro bajito- ¡tenia algo que hacer con Rei y lo has arruinado todo! ¡Ahora tú me deberás un favor!

-¡si, si! Lo que quieras ahora ¡te quiero acá en este instante!- bufo riéndose burlón- colgaron y entonces Seiya se giro a ver a Rei

-¡Rei!-

-¿Qué pasa?- un poco curiosa- ¿era Darien? ¿Pasa algo?

-eh ¡no, no! No es nada de importancia. Solo que olvide que esta tarde teníamos una cita con los chicos y me están esperando- moviéndose de un lado a otro- ¡lo lamento preciosa! ¡Tengo que irme!- le dijo tomando sus guantes y colocándose su gorro, para después ponerse la chamarra.

-¡Esta bien! No te preocupes ¡dejaremos para otro día el te! – Respondió un poco decepcionada y acompañándolo a las escaleras mientras miraba el cielo-¡todo parece indicar que hoy nevara!- dijo abrigándose con sus brazos mientras un viento alborotaba sus cabellos

-¿tu crees?-pregunto el preocupado

-¡claro! ¿No ves?- señalando un poco hacia el sur- el cielo indica que pronto caerá la primera nevada- sonriente

-¡Esta bien! Entonces me voy- tomándola por los hombros para verla a los ojos y despedirse de ella -¡cuídate mucho preciosa!- le dijo, ella se ruborizaba cuando el le hablaba de esa manera y la miraba con profundidad. –Te veo mañana- dándole un beso en la mejilla y abrazándola fuerte conteniendo las ganas de besarla en los labios- ¡adiós!- y bajo presuroso las largas escaleras para llegar a su auto, a medida que avanzaba comenzó a sentir el viento mas fuerte las copas de los arboles agitarse frenéticamente.

Desde su sitio Darien miraba impaciente su reloj.

-¡estúpido Seiya! ¡Arruinaras todo!- mirando por el retrovisor para ver si distinguía el auto de su amigo, sin obtener resultados. Finalmente escucho el rechinido de la llanta pararse frente a el.

-¡justo a tiempo!

-bien- señalo el -¡ya sabes lo que tienes que hacer! ¡Asegúrate de llegar lo antes posible, ¡te espero en el parque, frente a la pista!

-¡claro!- Darien arranco para poder adelantarse y Seiya se estaciono frente a la residencia de los Tsukino. Toco el timbre y a señora Ikuko lo recibió amablemente.

-¡Seiya! Que sorpresa- saludándolo cálidamente-¡pasa! ¿Buscas a Serena?

-¡si!- dijo el

-¡en un momento le hablo! Pero toma asiento ¿quieres un te o un café? Con este frio se antoja ¿no crees?

-¡si! Gracias- sentándose para esperar, Serena tardo unos minutos en bajar

-¡Seiya! ¿Qué haces acá?

-¡Serena! ¡Quiero que me acompañes! Se me antojo salir a patinar y escuche que la pista del parque abrió hace unos días ¡anda, vamos!

-¿ahorita?- pregunto ella sorprendida

-¡pues si! ¿Qué tiene?

-¡hace mucho frio!

- ¡ay Serena!- dijo el intentando encontrar la forma de llevarla ya, o de lo contrario Darien lo ahorcaría.-¡anda vamos! Es temprano ¡son las siete de la noche! ¡Vamos!- levantándose y sonriéndole

-es que…-aun dudosa

-¡ve a abrigarte bien y te espero! ¡No acepto un no por respuesta! Después te invito unas hamburguesas ¿te parece?- sabiendo que le encantaban. Ella sonrió animada- además démonos prisa ¡tal parece que pronto nevara y no quiero perderme ese espectáculo!-

-¿nevara?- pregunto acercándose a la ventana para después subir corriendo las escaleras sin dar mas explicación

-esta niña- dio Ikuko haciéndole compañía a Seiya, al cabo de unos minutos, ella regreso, llevando unos Jeans grises ajustados, botas blancas y altas de plataforma, un abrigo de Mink color blanco y debajo un suéter de cuello alto en color gris, con guantes en el mismo tono y una bufanda multicolor, se maquillo luciendo hermosa y natural, soltó su cabello para colocarse una boina y un bolso gris.

-¡estoy lista!- dijo alegre-¡anda vamos! ¿Qué esperas?-impaciente abriendo la puerta-¡regreso al rato mama!

El camino hacia el parque fue de lo más divertido, ella escuchaba y cantaba en voz alta las canciones de su amigo, en realidad se llevaban más que bien, tenían muchas cosas en común, Seiya se había vuelto un buen amigo.

En un laboratorio de análisis clínicos, una chica recibía un sobre sellado, nerviosa, lo tomo y leyó su nombre, el corazón comenzó a latirle mas rápido aun, al saber que pronto sabría la verdad, una verdad que llevaba un par de semanas atormentándola. Agradeció a la laboratorista y sonrió tontamente alejándose de ahí, no quería que la vieran, y entonces, apenas dio vuelta a la esquina cuando no lo soporto mas, arrugo el sobre con desesperación rompiéndolo y abrió la hoja que arrojaba un POSITIVO con letras mayúsculas, sintió que las piernas se le doblaron y se no dejaba de preguntarse ¿Qué iba a hacer? ¿Qué seria de su vida?.

* * * * * S & D * * * * *

En la pista de patinaje, Darien esperaba impaciente, y a la vez nervioso, movía los pies de un lado a otro.

Finalmente llegaron a su destino, ella apenas y bajo del auto tomo a su amigo de la mano y prácticamente lo arrastro hacia la pista.

-¡espera Serena! Hay que hacer cola- dijo el buscando con la mirada a su amigo, quien se encontraba en medio de la pista pasando inadvertido por la cantidad de gente que se encontraba en el sitio.

-¡bien! ¡Tengo los patines!- dijo la rubia dándole un par a su amigo y apresurándose a colocárselos.

-espera Serena- se decía mirando al cielo, de pronto el viento parecía haber cesado

-¡vamos!- dijo ella adentrándose a la pista, apenas sus pies tocaron el hielo ella se deslizo con verdadera gracia y agilidad, dejando a un sorprendido Darien quien a la distancia no podía dejar de apreciarla, la rubia, cerro los ojos y comenzó a patinar alrededor, Seiya tuvo que darse prisa y patinar en sentido contrario para encontrársela, y así con paciencia espero hasta que al fin el mágico espectáculo dio inicio, la primera bola de nieve golpeo su rostro.

-¡espera bombón!-

-¿Qué?-pregunto ella a pocos metros sin dejar de patinar

-¡que iré por chocolate caliente!- alejándose para salir de ahí

-¡esta bien!- respondió la chica mas que feliz, se deslizaba hacia atrás cuando repentinamente choco contra alguien quien la sostuvo delicadamente por la cintura.-¡perdón!- dijo girándose lentamente, mas grande fue su sorpresa y emoción al encontrarse frente a frente con esos ojos azules que se perdían en ella y que la hacían perder el control de sus emociones, las bolas de nieve continuaban cayendo una a una, provocando que algunos chicos y niños se salieran de la pista.

-¡no te preocupes princesita! Al parecer tuviste suerte de caer en mis brazos- respondió el guiñándole un ojo y logrando que se le detuviera el corazón.

-¡Darien!- logro decir y se sintió estúpida.-¿Qué haces acá?

-bueno pues, a decir verdad, hay algo que quiero decirte- ella ni siquiera se daba cuenta que comenzaba a nevar por permanecer embelesada admirándolo con ese suéter negro de cuello alto pegado a su ejercitado cuerpo y esos jeans rotos deslavados.

-¿a mi?- pregunto

-¡si!- dijo Darien señalando a un par de chicos que se dirigían hacia ellos cargando una manta que decía -¡ SERENA …TE QUIERO! ¿QUIERES SER MI NOVIA?- el adolescente llevaba un ramo de rosas en color rojo y la chica unos globos de gas en forma de corazón- Serena se llevo una mano a la boca sumamente sorprendida por lo que estaba viendo, no lo podía creer. Eran el centro de atención y no esperaba tal declaración de amor.

-e-esto…. ¿Qué significa?- tartamudeo mientras su corazón latía desenfrenadamente, Darien no perdía detalle de su rostro y de sus gestos y se sentía sumamente complacido de poder lograr arrancar una sonrisa de ella. Serena volteo a verlo y el se perdió en el azul de sus ojos

-solo intento borrar el mal momento…y decirte que ¡te quiero!- le dijo viéndola a los ojos y ella se estremeció al escucharlo, entonces el chico le daba las rosas rojas para ofrecérselas a Serena mientras la chiquilla soltaba al cielo los globos, entonces Serena radiante de felicidad subió los ojos y pudo observar que la primera nevada del año caía sobre ellos, algunos curiosos exclamaron de alegría y Serena se sentía mas que feliz, ella lo miro a los ojos, ahí se encontraba el con esa expresión de ternura que solo había con ella, sintiéndose feliz solo podía mover la cabeza de arriba abajo y entonces Darien se acerco a ella, apoyando su mano en su espalda para acercarla a el y pudieron sentir la calidez de su aliento, el miro con deleite sus labios y la atrajo para tomar su mejilla y levantar su rostro, recorrerla milimétricamente ella cerro los ojos y acerco su rostro y sin poder soportar por mas tiempo busco sus labios, los cuales lo recibieron dulces, cálidos, el beso fue muy diferente a tantas otras veces, en esta ocasión, lo único que el podía pensar es en hacerla sentir bien y demostrarle en ese beso lo especial que ella era para el, la beso con ternura moviendo sus labios lentamente, ella se aferro a su cuerpo abrazándolo, como si temiera que el desapareciera, su cuerpo y sus labios temblaban, y su corazón mas. Dentro de si Darien solo podía sentir ese cosquilleo en su interior que lo desconcertaba, las manos le sudaban, y todo su ser se aceleraba junto a su corazón. La nieve los golpeo en el rostro separándolos entre risas.

-¡Darien!- susurro ella aun con la sensación dulce en sus labios y abriendo un poco sus ojos para ver el rostro varonil de el pelinegro- ¿Qué…que significa esto?

-¡significa que te quiero! Y que quiero que estés conmigo…Sere ¿quieres ser mi novia?

-¿t-tu novia?- incrédula por lo que escuchaba, jamás se le había escuchado tener una novia

-¡me gustas muchísimo! Y creo que… ¡Te quiero aun más! Solo, solo quiero que estés conmigo ¡se mi novia!- suplico con ternura sin soltarla aun de la cintura, ella al tenerlo tan cerca sintió que todo su ser temblaba de la emoción y a no ser por los fuertes brazos de el, probablemente hubiera perdido el equilibrio y se hubiera caído, pero ahí estaba ella, entre sus brazos, sintiéndose completamente feliz.

-¡te quiero Darien!- confeso con voz dulce-¡y si…me encantaría ser tu novia!- el brillo se reflejo en los ojos de Darien y no pudo ocultar la felicidad que sentía en esos momentos, así que nuevamente tomo a Serena por la barbilla y miro con deleite sus labios para luego acercarlos lentamente a los suyos y acariciarlos tiernamente sintiendo una calidez en su pecho que le resultaba desconocida, pero agradable. Se besaron permitiéndose conocerse, moviéndose lentamente y disfrutando de la dulzura del otro. Cuando al fin se separaron, Serena exclamo aun con los ojos cerrados.-

-¡todo esto me parece un sueño!

-Dejemos que este sueño sea recordado para siempre.- respondió el, apoyando su cabeza en su pecho para abrazarla tiernamente, mientras la nieve caía alrededor suyo, haciendo de ese instante un momento mágico.

* * * * * S & D * * * * *

Se que no tengo perdón por la insoportable espera, pero ya volví y espero sea de su agrado la actualización, les pido mil disculpas, me siento comprometida con ustedes y gracias a su apoyo, sus mensajes y todas sus publicaciones me animan a continuar.

¡GRACIAS POR TODO NENAS! SON UN AMOR Y DE VERDAD QUE LAS QUIERO!

Malua, The Banshee 0001, Kira Moon Xcarlata, sailor lady, VICO, Gaby de Chiba, renessme-dr, mirimoon, antonella, KATHERINE, anyreth, aRiizaii, marceila, nahima-chan, moon05, Usagi13chiba, Alezziita¨91, Cristydechiba, Crimson Mizzle, Usako Tsukino de Chiba, Usagi conejita, Serena Eternal Star Moon, mayilu. GRACIAS POR TOMARSE EL TIEMPO DE COMENTAR, PARA MI SIGNIFICA TODO Y ME HACEN FELIZ CON CADA COMENTARIO *-*

Les deseo lo mejor en este año…¡un cálido beso y un abrazo! Mi regalo de reyes jeje.

Con cariño

Usako de Chiba

6 de Enero de 2012