Akiiko-Chan

Presenta:

Sasuke… ¿Enamorado?

Sumary: El ha regresado, para sorpresas de muchos, sin embargo no ha regresado solo. "Ella es Aki no Kiku". "Soy la novia de Sasuke-chan".- dijo al momento en que besaba la comisura de sus labios que extrañamente estaban… ¿Sonriendo?


Prologo: No es un día perfecto.

Como era común. Sakura se encontraba atendiendo a sus pacientes en el consultorio del hospital alegremente. Su día iba de maravilla, no podía creer lo contenta que se encontraba en esos momentos.

Llego una agradable ancianita a su consultorio diciendo que le dolían los piernas en las noches y no lograba dormir bien. Sakura los reviso mientras la ancianita le contaba los paseos que daba en las tardes con su nieta, ya que a ella le encantaba caminar cerca de la plaza principal. Entonces cambiando de tema la ancianita llamo la atención de Sakura que ahora escribía la receta medica.

― Disculpe que me entrometa, pero quería saber si es cierto que usted iba en el mismo equipo que el menor Uchiha.

Sakura rayo la hoja con una línea espantosa por la sorpresa, y después de soltar una maldición por su estupida reacción levanto la vista hacia la viejita que estaba sentada frente a ella sonriendo.

― Así es, pero eso fue hace mucho. Creo que usted debería saber que el ya no se encuentra en Konoha.

― Pues parece que ha regresado.- Sakura trago saliva.― Parece ser que el chico regreso hace poco y ahora se encuentra en la villa nuevamente. También parece ser que ha cumplido su propósito según dice mi nieta.

― ¿Y quien es su nieta?

― Hanabi Hyuuga.

― ¡Hanabi Hyuuga! Entonces también debe ser abuela de Hinata.

― Así es, ¿acaso son amigas?

― Si. Pero, ¿como sabe la pequeña Hanabi de eso?

― Sucede que ha entrado a entrenamiento ANBU y escucho decirlo por parte de su sensei.

― Ya veo… quien lo diría, tan pequeña y con tantas habilidades. Debería estar orgullosa.

― Lo estoy.

Sakura le sonrío a lo que la abuela también le devolvió el gesto.

― Me alegro. Aquí tiene la receta. Tome una de estas pastillas antes de dormir todas las noches, si en una semana sigue con las molestias hágamelo saber.

― De acuerdo. Muchas gracias, Sakura-san.

― No hay de que- negó con la cabeza acompañando a la ancianita a la puerta.― Que se mejore pronto.

Sin mas cerro la puerta con seguro y apoyándose de esta, se dejo caer.

― Aun no puedo creer que haya regresado.- susurro mientras se llevaba una mano a su frente.

Se quedo así unos minutos con los ojos cerrados debatiéndose ella misma si ir a buscarlo o no. De repente sintió como tocaban, o mas bien golpeaban la puerta de su oficina haciendo que le doliera también a ella.

― ¡Frentona! ¡Ábreme la puerta en este instante!

La mencionada frunció el seño y a regañadientes se levanto para abrirle la puerta, no tenia que ser adivina para saber de que se trataba todo esa escena.

Apenas iba abriendo la puerta, la Yamanaka salto sobre su amiga y sosteniéndola por los hombros desesperadamente le hablo unas octavas mas altas que su voz normal.

― ¡Me acabo de enterar que Sasuke regreso! ¿Puedes creerlo? ¡Ese chico volvió! ¡Después de 4 años sin saber de el!

― Lo se cerda, ya lo escuche.- dijo Sakura con su tono de voz normal pero con un tono mas desganado y que en comparación con el tono de su amiga parecía un susurro.

― ¡No puedo creerlo! ¿Sabes lo que eso significa? ¡Ya cumplió con su venganza! ¡Eso quiere decir que…! Un momento- se interrumpió ella misma al caer en cuenta de lo que había dicho su amiga.― ¿Tu ya sabias que estaba aquí?

Sakura aun con su rostro impasible asintió esperando la posible reacción explosiva de Ino.

― ¡No puede ser! Parece que estoy perdiendo mi toque, es decir, ¿Cómo es posible que alguien se entere primero que yo?

― Si, Ino, nadie puede compararse con la comadreja numero uno de todo Konoha.

La ojiazul le miro feo por unos segundos para luego volver a sonreír.

― Bueno, entonces no hay que perder el tiempo. Iré a dar la vuelta a ver si me lo encuentro.- le guiño el ojo de manera cómplice.― ¿No vienes, frentona?

Fue entonces que sintió de nuevo ese nudo en el estomago y frunciendo el seño fue perdiendo el color de su rostro, cosa que su amiga noto.

― De acuerdo. Estas frágil, ya entendí. Pero recuerda que ya regreso, y tu vives aquí, así que no podrás evitar encontrártelo en algún momento.

Y dicho esto salio de su oficina dejando a una Sakura nauseabunda, confusa, e indecisa.

Siguieron pasando las horas y Sakura había perdido toda la alegría con la que había comenzado su día. Ahora cuando hablaban sus pacientes vagamente los escuchaba.

Harta y cansada de todo aquello decidió tomar un poco de aire fresco en lo que era el borde de su ventana que tenia un marco lo suficientemente ancho para que se pudiera sentar a ver la villa con una maravillosa vista.

Sin siquiera darse cuenta ella tenia enfocada su vista en el barrio Uchiha, donde recorría las casas elegantemente decoradas de esta. Observando cada detalle que se lograba a ver desde su lugar. Se pregunto como se vería si se le agregara mas color, pues solo destacaban los colores rojo y azul junto con un poco de negro o blanco. Pensando que quizás con un poco de rosa o verde de flores se realzaría ese lugar.

Al darse cuenta de lo que estaba haciendo sacudió su cabeza. Eso era como preguntarse si Sasuke realmente había vuelto por su propósito numero tres: Reconstruir su clan. De pronto se imagino a ella misma vestida con un kimono azul con su moño trasero de decoración de Sakura's y en la parte trasera de su cuello el típico logo de los Uchiha.

― Señora Sakura de Uchiha… Uchiha Sakura…

Sacudió la cabeza unas cuantas veces, para después darse pequeñas cachetadas para concentrarse.

Suspiro y miro al cielo. Parecía que su día feliz había acabado. Se empezaban a ver nubes grises acercándose con rapidez. Y sentía el viento fresco golpearla con fuerza.

Nuevamente bajo la vista al suelo esta vez a la zona de entrenamiento. Quizá eso era lo que necesitaba para despejar su mente y no pensar en él.

Viendo que no había muchos pacientes y que solo venían a revisiones diarias se retiro. Alegando una excusa que de momento no haría que la detuvieran.

Iba caminando por las calles, impasible. Sin devolverle el saludo a las personas que lo hacían. Sin sonreír ni asentir, solo caminaba.

Cuando llego a su objetivo, empezó a golpear los árboles que se le cruzaban en su camino, luego saco sus kunais para lanzarlos contra los mismos. Descargando todas sus frustraciones, sus molestias sin saber el porque.

Luego saltando de donde se encontraba concentro chakra en su pierna para dar el golpe que haría que mínimo unos 15 árboles cayeran, dio una vuelta, pero al momento de darla sus ojos de fijaron en una figura que estaba justo frente a ella.

Abriendo los ojos de la sorpresa, y cortando el aire entre la figura y ella, dio un salto hacia atrás cayendo de una pierna evitando que la otra que tenia concentrado el chakra golpeara la tierra y evitar hacer un agujero.

Por otra parte la figura que correspondía a la de un hombre miro entre asombrado e incrédulo la chica frente a el por unos segundos para que al notar que la chica lo seguía viendo, volvió a su cara indiferente.

Sakura lo miro fijamente, y así se quedaron por unos minutos hasta que ella reacciono colocando sus dos pies en el suelo.

― Había escuchado que habías regresado.

― Hmp.

― No… pensé que fueras a estar aquí. Imagine que estarías en casa o con la Hokage.

― Ya me había encargado de eso.

― Ya veo…

Otra vez hizo presencia el silencio, nuevamente roto por la chica:

― ¿Viniste a entrenar o…?

― Si.

― Ya veo…

― Hmp.

Esta vez el silencio fue acompañado por el rostro nervioso de la chica, ahora recordaba por que no quería verle, se pondría en este estado, o peor, pero para eso no faltaba mucho pues sentía sus piernas flaquear y como su estomago se encogía y su corazón palpitaba rápido haciendo que se sintiera… ¡Arg!

― ¡Sasuke-chan!

Se volteo para ver la figura femenina corriendo hacia donde estaban ellos. A medida que se acerco pudo verla claramente.

Rubia con un tono dorado, cabello corto un poco por encima de los hombros, con un flequillo que le cubría sus cejas finas igualmente rubias. Ojos verdes musgo, un poco mas oscuros que los de ella. Piel bronceada aperlada. Curvas marcadas llevando encima un short gris llevando unas bandas en el muslo izquierdo sobre el. Una blusa color amarillo crema straple y con un corte en el cuello como cuello de tortuga y hasta el inicio de lo que podrían ser los tirantes estaba diseñado por algún tipo de malla parecida a la blusa de Temari. Igualmente llevando coderas y rodilleras grises claro.

Sakura sintió su autoestima caer. Realmente era preciosa.

Cuando se hubo dado cuenta, se había abrazado del chico azabache quien no se había negado. Otro golpe duro para la pelirosa, quien bajo la vista con una sonrisa triste, haciendo que su flequillo cubriera sus ojos.

― ¿Quién es ella, Sasuke?

El chico se le quedo viendo, no había usado el sufijo común que ella usaba.

― Ella es Aki no Kiku.- dijo sin mas.

Aki no Kiku… Crisantemo de Otoño. Otro golpe directo al estomago hizo que le hiciera un fuerte nudo en el estomago.

Vio através de su flequillo como Sasuke pasaba su mano por la cintura de la chica. Pudo sentir como su aire se iba.

― Soy la novia de Sasuke-chan.-dijo al momento en que besaba la comisura de sus labios que extrañamente estaban… ¿Sonriendo?

Esta ves podía sentir como el suelo se movía, se llevo una mano a la boca tratando en vano de relajarse.

― Mucho gusto, ¿Cómo te llamas?- volvió a hablar la novia de Sasuke. Esta vez Sakura levanto levemente la mirada con una sonrisa fingida.

― Para otra ocasión será, tengo pacientes que deben estar esperándome- se dio la vuelta quitando su sonrisa del rostro para dejar ver un poco su tristeza. Cosa que el Uchiha no noto, pero que olvido cuando su querida Kiku le besada en los labios.

Sakura corría hacia su casa dejando lagrimas caer a su paso, se sintió tan estupida, patética, tonta y frágil. ¿Cómo pudo llegar a pensar que algún día seria digna de Sasuke? ¿Cómo pudo siquiera preocuparse por la decoración de un barrio en el que nunca estaría? ¿Cómo pudo siquiera perder el tiempo inventado combinaciones con el nombre de ella y el de Sasuke cuando sabia que no iba a pasar nunca? Seguramente eso ya lo estaba pensando la chica Crisantemo.

Kiku y Sasuke.

Kiku y Uchiha.

Kiku de Uchiha.

Kiku Uchiha

Lo peor del caso es que ella misma admitió que era preciosa, no… perfecta para el Uchiha.

¿En cuanto a ella que? Ella era frentona, con el cabello rosado y un fisico que no era nada en comparación a la de ella.

Ahora Sakura se daba cuenta de una cosa: No existe día perfecto que no pueda ser arruinado.

Y entonces las gotas de lluvia empezaron a caer sobre ella.


Disclaimer: Ni Naruto ni sus personajes son de mi pertenencia a excepcion de Aki no Kiku. De igual manera, este fic fue de mi total idea.

A/N: Re-editando.