Ero Sensei reportandome un dia mas de trabajo! [[Temi-Chan.- despues de muchos 77*]] sii yo se que Nonahere y yo nos hemos ausentado un poco con esta historia pero AQUI ESTA!

CHAN

CHAN

CHAN

WARNING!

ESTE CAPITULO CONTIENE LEMON A LO BRUTO, SI ERES SENSIBLE A ESE TEMA FAVOR DE ABANDONAR LA PAGINA RAPIDAMENTE, SOBRE AVISO NO HAY ENGANIO (de todos modos si no fueras pervertido no habrias leido esto con un autor llamado EROTIC sensei)

Naruto ni los personajes aqui mencionados nos pertenecen, pertenecen a Mashashi Kishimoto Sensei y a ellos mismos ^^ (no querrian saber como seria Naruto en nuestras manos MUAJAJAJAJAJ)

DISFRUTEN LA LECTURA Y NOS LEEMOS EN LOS REVIEWS!


Cuando despertó al día siguiente pasaba del medio día, miró hacia el techo, no estaba en su habitación pero esa ya era bastante conocida para ella, miró a un lado y ahí estaba él; bocabajo, respirando tranquilamente, aún profundamente dormido. Bufó molesta, porque siempre era lo mismo, despertaba cansada y enojada pero tremendamente satisfecha por la noche anterior con aquel hombre.

Se sentó en la orilla de la cama dispuesta a ponerse de pie, pero un movimiento del piso le hizo caer de nuevo sobre la cama, cayó casi sobre él y pensando en que lo despertaría se movió un poco.

-Sakura -murmuró -¿Tan temprano y ya quieres más?

-No es temprano, ya casi es la una, además, ¡No quiero nada de ti! -replicó molesta y el sonrojo apareció en sus mejillas, él la miró de arriba abajo, aún estaba desnuda.

-Eso no lo decías ayer por la noche cuando lo hacíamos…

-Eres un egocéntrico…

-El ser tan bueno en la cama te da el derecho de alardear cuánto quieras, mi querida Saku…

-No importa, deja de molestarme, voy al baño.

Se puso de pie y esta vez el piso se quedó quieto, entró al baño y cerró la puerta tras de sí, abrió la llave y se metió bajo el agua fría dejando que su cuerpo se estirara, tanta actividad le producía cansancio, aunque nunca lo admitiría abiertamente, le encantaba estar con Sasuke y saber que ella era la única lo hacía más placentero.

Minutos después sintió un cuerpo pegado al suyo, una mano en su seno izquierdo y la otra en su intimidad, separando sus piernas ligeramente, una boca en su cuello y al morderla soltó un gemido de satisfacción.

La boca bajó por su espalda besándola y poco a poco llegó a su trasero, una de sus manos la empujó un poco haciendo que quedara inclinada y gimió más alto cuando la lengua de él invadió su intimidad y con ayuda de sus dedos que solo hacían que aquella tortura fuera cada vez más delirante y placentera.

-Um…deliciosa…

-Sasuke, para ya -ordenó, pero no obtuvo más que caricias en aquella parte, pasaron los minutos y el subió de nuevo a su cuello pero esta vez la volteo de frente y en cuestión de segundos la cargó y entró en ella de un solo golpe pero causándose mutuamente un gran placer.

Envestidas furiosas y gemidos fuertes llevaron a ambos al clímax, él se dejo ir sintiéndola a ella un poco antes y al terminar se quedaron abrazados bajo el agua de la regadera. Sakura sintió aquel líquido caliente dentro de ella vio como el piso se movía y su vista se nublaba.

-¿Qué día es hoy?

-¿Qué carajo importa?

-¡Sasuke!

-Ok, hoy es 22 julio…2010, ¿suficiente?

-¡Oh Dios! -Sakura se zafó de él y se envolvió en una toalla, Sasuke no entendía.

-¿Qué pasa?

-Nada, me tengo que ir –salió corriendo de la habitación de Sasuke para dirigirse a la suya que no estaba tan lejos. En el camino varias de las sirvientes la miraron con cierta envidia, pues sabían que entre el Uchiha y ella sucedía de todo.

Entró a su habitación, apurada, directo al baño, bajó un calendario que tenía sobre una cómoda, lo abrió en el mes que estaban y se asustó.

-Dios, tengo tres semanas de retraso -tranquila, esto no significa nada. ¡Ya sé!, iré por las chicas.

Se bañó y se cambió rápidamente, y salió de la habitación y en el camino chocó con Anko, sólo dijo "lo siento" y siguió hasta llegar al jardín de la mansión, vio a Hinata hablando con Naruto y a TenTen con Neji, con un movimiento de manos ambas se acercaron.

-¿Qué pasa, Sakura?

-Tengo un problema.

-¿Qué problema?

-Uno de los grandes, necesito que me acompañen.

-Claro -Hinata y TenTen volvieron con Neji y Naruto para avisarles que irían con Sakura de compras, unos minutos y las tres estaban en el auto con rumbo a la ciudad, Sakura no había dicho nada en todo el camino y las otras la miraban preocupadas, después de unos momentos se detuvieron en una farmacia, ahí fue cuando Sakura las miró.

-creo que estoy embarazada -dijo en un susurro.

-¡¿Qué? -gritaron las dos al unísono.

-Ya escucharon, tengo tres semanas de retraso, sólo que…no me había dado cuenta.

-¿Sasuke-sama lo sabe? -preguntó TenTen.

-No, aun no, además no estoy segura.

-Bueno anda, ve por la prueba.

-Sí.

Sakura entró a la farmacia y compró tres pruebas, después regresó al auto y se dirigió a la mansión de nuevo, las tres entraron corriendo hasta la habitación de Sakura.

X

X

X

Sasuke bajó al jardín donde estaba Naruto, pidió una merienda y mientras comía Neji se acercó a ellos.

-¿Qué traen las chicas, eh?

-¿Por qué preguntas eso?

-Las vi corriendo hacia la habitación de Sakura y se encerraron ahí.

-Nada importante de seguro, ya sabes Neji, cosas de mujeres -contestó Naruto.

X

X

X

-¡Ahí están las instrucciones, Sakura, vamos entra ya!

-¡No puedo! Tengo miedo

-Cálmate Sakura, tranquilízate, vamos entra, estamos aquí y no pasará nada.

-Gracias Hinata, gracias TenTen, espérenme aquí.

X

X

X

Itachi se acostó en la cama, recargando su cabeza en la parte delantera desde ahí tenía una excelente vista de los muslos de Konan, que estaba sentada recargada en la cabecera mientras leía una revista, vestía solamente un camisón que llegaba un poco debajo de su trasero de tela azul claro, casi transparente, y gracias a que sus piernas estaban cruzadas, el podía ver la tela de su tanga a juego.

Sin poder evitarlo se acercó hasta besar su tobillo, ella sonrío y siguió leyendo, pero dejó de hacerlo cuando la mano de Itachi llegó hasta su intimidad acariciándola más profundamente mientras su boca humedecía desde sus pies hasta sus muslos.

En un rápido movimiento ella quedó recostada en la cama y él sobre ella, ahora besando sus pechos mientras dos de sus dedos le daban más placer, ella gemía sintiendo la erección de Itachi en su vientre mientras los jadeos de él se hacían más sonoros.

-Me encantas…

-Itachi…

-Quiero hacerlo contigo…

-Se nota…-ella rió y el continuó besando el escote cerca de su pecho y cuando ella se descuidó, jaló el camisón hacia arriba y se lo quitó dejándola sólo en bragas.

La recostó de nuevo y mientras su boca se encargaba de su seno izquierdo su mano sujetaba sus caderas acercándola a él, friccionando sus cuerpos, en una pausa Itachi se deshizo de su ropa, quedando desnudo, para después tomarla por las caderas y levantarla deshaciéndose de sus bragas, listo para penetrarla, pero cuando estuvo a punto de hacerlo, el celular de Konan comenzó a timbrar y ella se quitó a Itachi de encima y se apresuró a contestar, dejándolo recostado con una erección entre sus piernas.

-Moshi moshi, Kurosaki-sama…justo pensaba en usted -susurró en un modo sensual.

El comentario no le hizo gracia a Itachi, quien se sentó para poner más atención a las palabras de su novia.

-Esta tarde…me encantaría. Hasta luego, Kurosaki-sama

Konan dejó el celular en la mesita de noche y se dirigió al baño cuando sintió la penetrante mirada de Itachi en ella, se puso una toalla alrededor del cuerpo y se acercó a sacar ropa de uno de los cajones.

-Hey, Konan, tenemos un asunto pendiente -le llamó Itachi señalando su erección, ella lo miro y se rió.

-Lo siento, arréglatelas solo, hoy veré a Kurosaki.

-Es una mala idea, deja ese asunto y vuelve a la cama.

-No, ya estoy cerca de saber qué es lo que trama.

-¡Olvídalo, maldita sea!

-No dejaré esto a medias, Itachi, estoy muy cerca.

-¡Que lo dejes, te lo ordeno!

-¡Tú no eres mi dueño! -Konan se molestó, muy pocas veces Itachi le levantaba la voz y en esta ocasión no sabía por qué, simplemente estaba celoso.

-¡Claro que lo soy! Y escúchame, me enfadé, se que estás buscando información, pero no quiero eso si te acuestas con él.

-¡No me acuesto con él! ¿Y que si lo hago? Tú me mandaste obtener información y eso es lo que hago, no voy a dejarlo ahí, estoy cerca, entiende, él mató a mi madre y lo va a pagar.

-Si claro, entiendo que quieras vengar a tu madre, pero, ¿No será que lo estás gozando?

-¿Qué…? ¿Eso es lo que crees?

-Pues le acabas de decir que justo estabas pensando en él cuando estábamos por hacerlo, quizá deseabas hacerlo con él…

-¡Eres un idiota!

-¡Y tú una…! -Itachi guardó silencio, mirándola, no quería ofenderla pero estaba más que enojado.

-Anda dilo…una puta, no se me olvida que me sacaste de un prostíbulo…y en verdad te lo agradezco -susurró conteniendo las lágrimas - ¡Pero si no me soportas regrésame a ese lugar y punto! -Konan bastante enojada se encerró en el baño e Itachi salió de la habitación después de vestirse, estaba de malas y necesitaba un trago.

X

X

X

Temari se paseaba por la habitación con su celular en mano, mordiéndose la uña del pulgar nerviosamente; no sabía si llamarlo o no, pero tampoco se podía quedar en ese hotel TAN CARO hasta que él se dignara en devolverle su auto y quizá le pagara lo que le debía (sentirlo dentro de ella hasta el amanecer, gritando en lo alto su nombre para poder darle una muerte feliz) pero si se iba a pie, quizá llamarían a la policía por evadir las cuotas o no sabía que idiotez se inventarían.

Se mordió el labio y aventó el celular a la cama con hastío pero en cuanto cayó empezó a sonar. Rápidamente te lanzó por él y contestó un poco agitada

-¿Diga?

-¿Te interrumpí haciendo algo? -le preguntó la voz de Shikamaru desde el otro lado de la línea.

-ya quisieras -le dijo ella, sonriendo sarcásticamente, hasta que se dio cuenta que dejó de ser sarcástico y pasó a ser estúpido -¿Quisieras devolver mi auto? -le preguntó, sacudiendo la cabeza -¿tengo que pagar rescate? -preguntó pícaramente.

-Yo diría que sí -le respondió Shikamaru con una risita baja, Temari escuchó un ruido a lo lejos y él se apresuro a carraspear -te veo ahí en diez minutos, no tardo. Espero mi recompensa.

Temari escuchó como la llamada se cortó y resopló, dirigiéndose hacia el baño con pasos apresurados pero intentando no lucir desesperada, se fue desnudando lentamente, observando su reflejo en el espejo del baño, admirando como su cuerpo se veía en ese conjunto de lencería que usaba la noche anterior, como la piel blanca de sus senos resaltaba contra el negro del encaje de su sostén que los levantaba ligeramente; su vientre plano marcaba perfectamente el camino hacia la mas provocativa tanga de satín con encaje que combinaba con el sostén, cuidadosamente amarró el liguero a las medias de color negro, alisando los encajes que formaban algo parecido a una falda que cubría la tanga, para darle mayor intriga a aquel asunto.

Se mordió el labio, sintiendo como su intimidad se iba humedeciendo al recordar la noche anterior, su enorme miembro entrando con más frenesí cada vez en ella, esos besos que asían que sus piernas se sintieran de gelatina…su simple voz gimiendo su nombre, por Kami…tenía que disfrutar más a ese hombre antes de asesinarlo.

Terminando de subir el cierre de sus botas tomó la daga que descansaba en el lavabo y la escondió de nuevo en sus botas, el factor sorpresa.

Paseó por la habitación un par de veces antes de sentarse en la cama, dejándose llevar por los pensamientos de la noche anterior, siguió mordiendo su labio mientras su mano temerosa recorría la cara interna de sus muslos. Dejando escapar un gemido sus manos se introdujeron en su intimidad, dejando que sus manos se empaparan de aquel néctar. Rápidamente sus dedos comenzaron a acariciar con fuerza su clítoris, dejándose caer en la cama, mordiéndose ligeramente un dedo, bajándolo por su cuello hasta llegar a sus pechos para rozarlos levemente al tiempo en que sentía como el placer iba llenando lentamente cada célula de su cuerpo.

La puerta de la habitación se abrió de pronto cuando ella ya gemía fuertemente, dejándose llevar por el placer que sus manos le causaban, esos dos dedos imaginándose que era aquella enorme hombría. Su respiración se agitó y sus paredes vaginales se cerraron fuertemente contra sus dedos, su otra mano se apretó el seno derecho con fuerza mientras dejaba escapar un largo y delicado gemido.

-Vaya…sí que me gusta interrumpirte haciendo algo -la voz de Shikamaru la hizo levantar la cabeza. Ligeramente sonrojada y aun agitada se recargó en su codo para poder verlo fijamente. -¿Te importa si te acompaño?

-Hágame ese favor por favor…mi señor -gimió ella, levantándose lentamente, dejando que Shikamaru la observara y casi se le salieran los ojos de las cuencas ante lo bien que se veía.

Se acercó a él felinamente, casi la podía escuchar ronronear. Shikamaru no se podía mover, así que simplemente se dejó hacer cuando ella llegó hasta él y lo rodeó como si estuviera cazándolo, frotó su trasero contra el bulto que había en su entrepierna, gimiendo ligeramente y arrancándole un gruñido a él.

-Por favor, señor, acabe con mi martirio…he sido una muy…muy mala niña -susurraba ella mezclado con pequeños gemidos, aun frotándose contra él y acariciando su cabello, sintiendo con placer como ese bulto se iba haciendo más y más presente. -¿No me va a castigar? -le preguntó, girándose y poniendo la cara más inocente que pudo. Desgraciadamente, a Shikamaru no le dio lástima, no, esa simple cara lo prendió a tal punto que la tomó en sus brazos sin recordar lo que Ino le había dicho la noche anterior, mandó todo al carajo y lo selló ahí besando sus labios con rudeza mientras sus manos intentaban arrancar el liguero para tener más acceso a ella y su caliente, húmeda y apretada intimidad.

-Me vuelves loco…demasiado…loco…loco…-gruñó contra su cuello, en el cual le daba besos hambrientos y ella sólo gemía fuertemente.

-Castígame…vamos…yo sé que quieres… -gimió ella, él la tiró en la cama y ella literalmente le arrancó la camiseta, rasguñando aquel perfecto pecho y abdomen, sacándole más gruñidos a él.

Shikamaru se aferró fuertemente a su trasero mientras mordía con rudeza uno de sus senos, oh si…eso era lo que Temari estaba esperando, sexo rudo y salvaje. Alcanzó a tomar la daga de sus botas, Shikamaru la alcanzó a ver y frunció el entrecejo, ella sólo sonrío con sarcasmo y se cortó la mano, manchando inmediatamente la colcha de sangre. Lo volvió a besar y pasó su mano sangrante por toda la espalda, llenándole de sangre, algo que él nunca había visto pero sin embargo le gustaba y mucho.

No supo en qué momento su pantalón desapareció, sólo sabía que Temari ya estaba succionando su miembro con avidez, él la tomó con rudeza por los hombros y la levantó, de alguna manera ella leyó su pensamiento y se colocó a gatas mirándolo por encima de su hombro con lujuria.

Rápidamente la penetró, tomando con firmeza sus caderas para hacer más profunda cada estocada, ella gritaba como si estuviese poseída y claro que estaba poseída, poseída por la más grande de las lujurias jamás conocidas en el hombre. Las penetraciones eran rápidas y precisas, ella lo escuchaba gemir y mencionar su nombre entre respiraciones rápidas, aquello era simplemente animal.

Los brazos de Temari cedieron y se dejó caer pero eso no impidió que él siguiera con las penetraciones. Su vista estaba nublada, aferraba con tal fuerza las sábanas que sus nudillos empezaban a entumecerse, apretaba los ojos con fuerza, pedía por más pero a la vez quería que parara antes de que le diera un paro cardiaco o algo por el estilo. Lentamente sintió como aquella presión en su vientre se iba haciendo más potente; Shikamaru tomó su cadera y la levantó un poco.

-Shikamaru…Kami…Kami…Kami…Oh por Kami…mátame…mátame… -gemía ella al ritmo de las penetraciones.

Shikamaru ya no podía aguantar por mucho tiempo y sabía que ella tampoco, así que se arriesgó a hacer algo antes de que todo aquello terminara. Le pegó una pequeña nalgada y Temari gimió más fuerte, rogando por más pero antes de que pudiera hacer más un temblor la recorrió y se corrió con fuerza, seguido tras varios segundos por él quien alcanzo a salirse y terminar sobre su trasero, ella aturdida se desplomó en la cama sin tener sentido de quien era; él hizo otro tanto, limpiándose el sudor que corría por su frente.

-Estoy…muerto -jadeó, tapándose la cara y pensando en lo que Ino le haría si se enterara de eso -pero definitivamente moriré feliz…

Temari se rió ligeramente y lo volteó a ver con el cansancio y el placer mezclados en su rostro.

-Ambos podemos morir felices…y ya… -dijo ella en una especie de ronroneo y tomó la daga que descansaba a su lado, comenzó a levantarla aprovechando que él seguía con la cara cubierta, pero entonces…

El tono del celular de ella los hizo saltar, ella tiró la daga rápidamente antes de que se diera cuenta de sus intentos por asesinarlo, tomó el celular con hastío y al ver el número su mal humor incremento.

-¿Qué es lo que quieres? Dilo rápido…estaba a punto de hacer lo que…-se detuvo justo a tiempo y se corrigió -estoy ocupada. ¡Escupe ya!

-Ya sabes que no me gusta que me estés gritando, Temari -contestó la voz de Baki con un tono gruñón. -supongo que debes de estar muy a gusto revolcándote con ve tú a saber quien ¿O no…?

-Mira para que lo sepas, estoy con…estoy trabajando -guardó silencio, y miró de reojo a Shikamaru quien tenía muy fija la vista en ella -¿Cuál es el motivo de esta llamada? Te dije que me dejaras trabajar en paz y sin ninguna interrupción.

-Bueno, supongo que si me sigues gritando simplemente no sabrás lo que le ha pasado a tu hermanito -dijo Baki con voz fría. En ese instante su mundo se paralizo y la piel se le erizó.

-¿Gaara? ¿Kankuro? ¿Qué pasó? Baki…por favor… -su voz se quebró. Shikamaru, al percibir su cambio en la voz, se acercó a ella con preocupación, le colocó delicadamente las manos en los hombros pero ella se alejó de un salto - Respóndeme…sabes que no es justo que me hagas esto…he hecho todo lo que me has pedido… -empezó a susurrar.

-Gaara fue atacado por una pandilla en un asalto, está bien, pero muy golpeado -el nudo en la garganta de Temari se intensificó, estaba segura que esa golpiza no había sido causada por ninguna pandilla, si no por alguno de sus matones -¿si sabías que Gaara tiene un concurso de motocross este fin de semana?

-No…no sabía siquiera que él estuviera en eso.

-Bueno, lo está, ¡Y SI NO HACES LO QUE TE PEDÍ PARA EL VIERNES PRÓXIMO TU HERMANO TENDRÁ UN ACCIDENTE MÁS GRAVE!

Y la comunicación se cortó, Temari sentía que las piernas le temblaban y estaba a punto de llorar, se dejó caer al piso sin importarle nada, pero Shikamaru la agarró antes de que se golpeara, la abrazó con ¿cariño? Y la llevó a la cama para sentarla en la orilla, él se hincó frente a ella mirándola directamente.

Para ese momento la rubia ya estaba llorando a mares, se sentía cansada y con miedo, ese miedo a quedarse sola, a que algo le pasara a Gaara y no pudo más que abrasar a Shikamaru y desahogarse llorando en su pecho.

Era irónico, hace momentos trataba de matarlo y ahora estaba ahí, mostrándose tan débil como en realidad era, Shikamaru era el único que había podido derribar ese muro que había construido a su alrededor para evitar cualquier daño, una fortaleza impenetrable para cualquier persona, excepto para él.

Pero no sabía porque, lo único que sentía por Shikamaru era odio, desprecio, ese sentimiento de venganza que la llenaba como no lo había hecho nunca el amor, para ella eso no existía.

Después de mucho tiempo logró tranquilizarse y cuando había secado sus lagrimas y llorado lo suficiente se apartó bruscamente de él que la miró extrañado.

-¿Quieres decirme que pasa?-

-No pasa nada y ya me tengo que ir- la rubia empezó a recoger su ropa esparcida por el piso y a vestirse, Shikamaru se puso el bóxer y se acercó a ella.

-No me lo dirás.

-No hay nada.

-¿Por qué estabas llorando?

-¡No estaba llorando!

-¡Claro que sí, dímelo! ¿Con quién hablabas? ¿Qué te dijo?

-¿Quién te crees? ¡Ni mi padre me habla así!-, (por que él estó muerto, por culpa de tu maldito padre)

-Bueno, no seré tu padre pero al menos…

-¡No eres nada mío! ¡No puedes exigirme, si quieres gritarle a una mujer, vete con tu zorrita, a Sabaku No Temari, nadie le grita!

Y después de tomar las llaves de su auto salió echa una furia dejando a Shikamaru en el hotel, salió quemando llanta hasta perderse en la carretera, necesitaba estar sola y pensar, ¿Cómo obtendría esa información? Si la tenía Shikamaru, estaría en su casa, en alguna parte, sólo tenía que encontrar la forma de entrar a su apartamento, pero hacerlo sin que se diera cuenta era casi imposible….tenía que…seducirlo más, si eso, seducir al enemigo.


TA DA! Que tal les parecio su buena racion de tarta de lemon? estas candentes escenas compensan la tardanza? ESPEREMOS QUE SI!

nos leemos proximamente y pagenos! Claro con un lindo review ^^ entre mas dejen mas rapido subiremos capitulo nuevo ya lo saben! vamos vamos...otros 10 reviews mas? SI!

EROTIC SENSE HA DICHO! 10 reviews y publicamos =3

esmerense!

Mate ne

Ero Sense & Nonahere