Disclaimer: Elfen Lied no me pertenece, jamás haría algo tan interesante.

.:: Furia ::.

Furia.

Furia es lo único que sientes.

Tus manos tiemblan mientras aprietas los puños hasta lo imposible en un intento que pronto se hacía inútil por contrlarte. Las pupilas dilatadas de tus ojos llorosos, tu cuerpo engarrotado y tu pensando una y otra vez que tienes que soportar. Ellos se ríen si parar enfrente de ti, eres su objeto de diversión y les encanta molestarte hasta hacerte llorar y temblar de rabia.

Sabes que estás cerca de tu limite, que fácilmente podrías acabar con esos humanos que tanto te mortifican. Hay algo dentro de ti que te suplica que lo hagas, pero no quieres hacerlo. No eres mala. Alguien te empuja, caes al suelo y tus ojos se cierran, los abres lentamente, se han oscurecido. Es suficiente. Apretas los puños y te levantas furiosa, les vas a hacerles pagar.

Pero entonces sientes una mano en tu hombro, una mano que conoces demasiado bien. Una mano cálida y tranquilizadora, que te hace olvidar por completo la furia que sentiste hace unos instantes. Te giras lentamente para encontrarte con el rostro sereno de Mayu. No puedes evitar sonreír con unos ojos brillantes de felicidad.

Ella es la solución a todo. Es por ella que aguantas todo esto. Es por ella que olvidas todo. Ella es la solución. Ella lo es todo, es lo único que tienes. La única que podrá salvarte. Ella es la única que puede detenerte de hacer las cosas más horrible. Es por eso que la adoras.