Disclaimer: Los personajes le pertenecer a Stephanie Meyer, yo solo invento historias en mi cabeza y los utilizo por ser tan maravillosos.

Summary: Ególatra, egocéntrico y sin corazón era el millonario Edward Cullen que solo vivía por tres razones, su trabajo, el sexo y los deportes extremos. ¿Cambiara en algo cuando el reemplazo de su azafata aborde?... Lemmons/OCC/T.H

(Cap revisado por Erica Castelo ^^)


I

·.·.·

Edward

-Oh Dios, eres increíble- gimió ella en mi oído mientras se afianzaba de mis hombros –Más…más ¡ahí!- gritaba con su rostro contraído y su frente perlada por el sudor.

-No soy Dios Tanya, soy Edward- le dije con una sonrisa arrogante al verla tan desesperada mientras seguía embistiendo en ella.

-Me enc…antas aahh- sentir como todo su cuerpo vibraba por el mío me hacia sentir poderoso.

-¿Así?- le dije cuando la embestí más fuerte, podía sentir sus paredes contraerse en torno a mi miembro que no le daba tregua, un poco más y ella quedaría tocando el cielo pero justo en ese minutos comenzó a sonar mi móvil el cual, obviamente, contestaría de inmediato.

-No contes…tes- pidió ella mientras aferraba su pierna buena en torno a mi cintura para que no me moviera, yo la miré como si estuviese loca, ¿acaso perdió el juicio? En mi vida había dejado una llamada sin contestar y no comenzaría ahora precisamente.

-Lo siento pero puede ser del trabajo- le dije cuando me removí con algo de brusquedad ya que no me dejaba salir pero como tenía una pierna enyesada no pudo seguir oponiéndose –Jasper- dije tras ver el nombre en la pantalla y contestar y en ese momento me quite el preservativo.

-¿Hermano donde estás? Tu secretaria me ha dicho que no has aparecido en toda la mañana- podía imaginármelo sonriendo desde el otro lado de la línea imaginando mis actividades matutinas.

-Negocios- y miré a Tanya quien me frunció el ceño ¿Qué quería que le dijera, que estaba con mi novia?

-¿Has acabado?- titubeó -Es que te necesitamos…tenemos un pequeño problema, nada del otro mundo- no me convenció para nada.

-Si, ya he acabado- mentí, Tanya se sentó sobre la cama molesta y en un intento absurdo por convencerme para que me quedara comenzó a jugar con una de sus piernas mientras la otra reposaba tendida, me miró de manera sensual y comenzó a deslizar sus manos por sus pechos desnudos, luego bajo más al sur hasta llegar a aquella cavidad que me mostraba a modo de invitación. Tenía que ser un hombre sin pelotas si dijera que no me estaba tentando pero a decir verdad ya estaba aburrido –Estoy en unos minutos- dije y me puse a buscar mis ropas esparcidas por el suelo, Tanya bufó y con algo de dificultad se fue hasta el baño.

Me acomodé la ropa y en cuestión de minutos ya me preparaba para salir del edificio en dirección a la empresa donde me esperaba mi socio, mi mejor amigo y mi "hermano".

-¿Te veré de nuevo?- Tanya me sacó de mis pensamientos y me giré para mirarla, ella estaba apoyada en el marco de la puerta con una pequeña bata de seda.

-Tengo que ir a la empresa a solucionar unos problemas y tengo unos viajes pendientes- dije tajante, no me gustaba cuando comenzaban a pedirme explicaciones, siempre dejaba claras las reglas desde un comienzo, esto era sólo sexo y a quien le gustara así bienvenida a mi cama.

-Estaré con licencia médica por tres meses o quizás un poco más- me sonrío ladinamente –Quizás podrías venir a quedarte a dormir y terminar lo que estábamos haciendo- miró en dirección a su cama donde las sábanas estaban revueltas por la actividad.

-No creo que tenga tiempo- le dije cortante mientras buscaba lo que me faltaba.

–Así que te pondrán otra azafata- dijo como si nada y se acercó a mí tan rápido que me pareció extraño para una persona con dificultades para caminar –Si estoy fuera por tanto tiempo de seguro me reemplazaran- pude notar la incertidumbre en su voz.

–Ya verá el servicio de la aerolínea a quien destinan- dije restándole importancia, ese asunto no era de mi incumbencia.

-No hagas como si no te conociera Cullen, se que te has tirado a todas las azafatas que han pasado por tu jet privado- dijo molesta dándome un pequeño golpe en el pecho, yo tomé sus manos y mi mirada al parecer se endureció ya que ella se estremeció.

-Nunca te he dicho que sea una persona fiel y mucho menos tengo por que darte explicaciones de con quien me acuesto y con quien no ¿Está claro?- le dije molesto, aparté sus manos y tomé por último mi corbata.

-Yo solo pensé que tú y yo…que esto sería…- la corté aún más molesto.

-¿Qué sería diferente contigo? Tanya por favor ¿Qué te hace especial? Puede que tengas buen trasero pero eso no te hace dueña de mi vida o de mi cama- le dije con una sonrisa irónica –Creo que será mejor que no nos volvamos a ver para que no sigas confundiendo las cosas- ella me tomó por el brazo y sus ojos se cristalizaron.

-No Edward yo…prometo no decirte nunca más nada, sólo no me dejes- aquel ruego patético me superó.

-Detesto las niñitas arrastradas- le dije, me solté de ella y salí de su departamento rápidamente antes de que comenzara alguna clase de llanto ridículo e innecesario.

Me subí a mi Maserati Gran Turismo S (Perfil), mi joyita último modelo envidia de cualquiera. En cosa de minutos llegue hasta las instalaciones de Cullen´s Ltda. Y en ese instante Jasper apareció por los elevadores en la planta baja de los estacionamientos.

-Hasta que llegas hombre por dios- me dijo Jasper en cuanto bajé de mi auto.

-¿Cuál es el problema? –juntos abordamos el elevador y subimos hasta el último piso, donde estaba mi oficina desde los últimos cinco años, desde que Carlisle me cedió su puesto tras dejar la empresa y desde entonces Cullen´s Ltda sólo ha facturado ganancias y logros a nivel mundial, encabezando por meses consecutivos los primeros puestos en los diarios financieros por los buenos manejos e inversiones pero como no, si yo estaba a la cabeza.

-Aro Vulturi se ha enterado de que fuiste tú quien compro la otra parte de "System Progress", su empresa, lo que te hace accionista mayoritario con el 60% de las acciones- me dijo preocupado, en cambio yo sonreí orgulloso.

-¿Y no le dio una embolia o algo parecido?- reí por mi chiste aunque Jasper me miraba incrédulo.

-¿Estás loco? Acabas de pasar a su lista negra en cuestión de minutos, no te arriesgues Edward- me dijo preocupado.

-Tranquilo Jasper, te pondrás viejo más rápido y a la duende de tu mujer no le gustará- Jasper y Alice llevaban casado cerca de dos años y por lo que me había comentado él comenzaban a intentar ampliar la familia, algo tan banal para mi.

-Mamá quiere que la vayas a visitar- dejé de teclear la información que estaba pasando a mi laptop y lo miré fijamente.

-¿Por qué Esme insiste en tenerte de mensajero?, si tuviese tiempo la iría a ver y punto pero no me gusta que me presione- dije molesto.

-No la has ido a ver en seis meses, ¿Qué esperas que haga?- podía ver dolor en los ojos de Jasper.

-No tengo nada que hablar- dije tajante y volviendo a lo mío.

-Es tu madre Edward…

-Ella simplemente me adoptó- dije llegando a mi límite, si había algo de lo que no quería hablar era de aquello de lo que me había enterado hace seis meses atrás.

-Ella te adora como si hubieses nacido desde sus entrañas- la defendió –Carlisle también lo hace ¿No crees qué si no te amara, te hubiese dejado a cargo de la empresa?- touché

-¿Eso era todo lo qué tenías que informarme?- Jasper hizo una mueca de disgusto y se levantó de la silla –Espero no te arrepientas cuando te quedes completamente solo por orgulloso- le resté importancia.

-Tengo todo lo que necesito- le dije sonriente, él se giró con la mano en el pomo de la puerta.

-Tú trabajo, las locuras que haces y las mujeres de paso no es una vida Edward, los años pasarán y no tendrás ningún descendiente que te logre recordar por lo que eres y no por lo que tienes- con eso último salió de mi oficina dejándome con la contestación en la boca.

-¿Jessica?- le dije a mi secretaria cuando salí de mi oficina, la conversación con Jasper me había afectado más de lo que quería y podía tolerar por lo que necesitaba despejar mi mente antes de meterme de lleno al trabajo –Cancela cualquier cosa que tenga hasta la tarde, saldré por unas horas y en cuanto regrese necesito que en mi escritorio esté un informe detallado acerca de "System Progress" tengo algunos cambios en mente- le dije con una sonrisa, ella se ruborizó cuando le sonreí. ¿Qué aún no lo olvidaba? Hace ya dos años que me había acostado con ella luego de que me pasara las copas en una cena de la empresa, no era para nada fea y tenía buen cuerpo pero el hecho de tener que verla a diario era más complicado, por suerte nunca confundió las cosas y su actitud profesional fue más fuerte lo cual premié manteniéndola en su puesto.

-Así será Sr. Cullen- dijo tímidamente, mujeres.

-Otra cosa- dije volteándome cuando lo recordé –Llama al servicio de aerolíneas e infórmales que necesitaré cuando antes una nueva azafata para mi jet privado ya que tengo varios viajes pendientes, la Srta. Denali está con licencia médica por lo que se ausentará de sus labores- ella anotó lo que le pedí.

-Necesitará sus fichas- le sonreí, que bien me conocía mi secretaria.

-Esta vez no Jessica, ya tengo varios problemas como para seguir añadiéndoles más- era de conocimiento público que me tomaba la molestia de escoger a mis trabajadoras por su aspecto, si tenía que verlas a menudo mínimo que fueran bellezas para mirar ¿no? Podría decirse que yo era un gran admirador de la belleza femenina y bueno, que ellas se sintieran atraídas hacia mí era otro cuento ¿Quién era yo para prohibirles que se me acercaran?

-Así será señor, le prepararé un informe con sus viajes programados- asentí y con eso salí de la empresa a toda velocidad llegando a las instalaciones del mejor Bungee de todo Nueva York.

-¡Edward! cuando tiempo amigo mío- me saludó Emmett, uno de los pocos amigos que conservaba desde la universidad, ambos nos conocimos los tres primeros años en Dartmouth en la facultad de finanzas, finalmente descubrió que no era lo suyo y decidió abrirse paso en el mundo laboral con "Freedom" su excelente negocio donde la adrenalina era el plato seguro.

-He estado ocupado con el…- le tendí la mano.

-Con el trabajo, lo se no es difícil imaginarlo- dijo sonriéndome -¿Vienes por tu cuota mensual?- asentí. Del portamaletas saqué un cambio de ropa deportiva que guardaba para no arruinar mi terno Armani.

-Esta vez creo que necesitaré como mínimo unas cinco lanzadas- él me miró asombrado.

-¡Vaya! mal comienzo de semana ¿no?- asentí sin entrar en detalles.

-¿Cuándo comienzas con las clases de paracaidismo?- le pregunté mientras me aseguraba el arnés.

-En un par de semanas, la temporada de verano esta que comienza ¿Por qué, estás interesado?- lo miré sonriente.

-¿Necesito pedir que me guardes un cupo?- él rodó sus ojos.

-Es como si te pidiera que me avisaras cuando piensas irte a Chile a hacer surf- asentí sin dejar de sonreírle, le palmeé la espalda y subimos por el ascensor de la grúa hasta la plataforma que estaba a 25 metros de altura.

-En cuanto comience el verano- le dije mientras ascendíamos.

-¿Y alpinismo?- me preguntó.

-¿Cómo es que Rosalie te deja hacer todo tipo de locuras?- le pregunte sin comprender, si yo conociera una mujer a mi estilo y gusto tendría que tener esa parte de Rosalie que no le molestara el tipo de diversión que a mi me gustaba.

-Fácil, le digo que estoy asegurado hasta los dientes y que si me muero ella será tanto o más millonaria que tú- comenzamos a reír con sus locuras.

-Bien si no me quieres decir no te mofes- le dije cuando me calme.

-Te lo digo siempre Edward, otra cosa es que tu no me lo creas- arquee una ceja.

-¿Vas a empezar con el parloteo del amor y todas esas tonteras?- le pregunte sin ánimos de escucharlo.

-La vida no es solo sexo amigo, de vez en cuando es bueno saber que tienes a alguien permanente calentando tu cama y a la espera solo de ti, que te respeta y te ama por lo que eres…- hice como que bostezaba.

-Bla, bla, me das sueño hombre- le dije aburrido.

-Ya quiero ver el día que te enamores Edward, te aseguro ¡no! Te juro que estarás aquí preguntándome consejos- me dijo divertido.

-Cuando ese día llegue te daré la mitad de mis acciones en el Casino de Las Vegas- le dije estrechando su mano sin dejar de mirarlo a los ojos, ese tipo de sentimientos no se habían hecho para mi, simplemente era un mal nacido sin corazón que busca satisfacerse y conseguir placer sin importar el modo.

-Espero que tengas palabra Cullen- lo escuché decir antes de lanzarme al vacío, en cosa de segundos la adrenalina me invadió completamente, aquella que me sacaba de este mundo tan superficial lleno de egocentrismos, aquella que me apartaba de la realidad que me acompañaba como mi sombra, esa que no era capaz de dejar ¿por qué no? La disfrutaba, ser reconocido, deseado y envidiado era más placentero que cualquier otra cosa en el mundo y no estaba dispuesto a dejarlo por ilusiones que se evaporaban por un encaprichamiento ¿Qué era el amor? simplemente un juego macabro de la cabeza que te llevaba a hacer las idioteces más grandes del mundo, una ceguera temporal que con el tiempo se destapaba dejándote tan desprovisto de fuerzas que te desmorona ¿Cómo podía saberlo si nunca me he enamorado? Era cosa de ver a mí alrededor y ver lo nefasto de las relaciones, lo idiotizado que la gente se ponía cuando le destrozaban el corazón. La vida era un préstamo insustancial del cual solo podíamos disfrutar mientras se tuviese el tiempo y eso era lo que yo hacia ¿Para qué amarrarme a una sola mujer si podía tener varias en mi cama? ¿Para qué intentar aferrarse a una sola persona, si la vida era tan frágil que podía quebrarse como un espejo? Sólo dolor traía cuando te aferras a algo que no te pertenece. Así es como olvidaba de cualquier tipo de problemas, así es como me había pasado los últimos seis meses olvidando que en realidad no era un Cullen de sangre, de algo que siempre me sentí tan orgulloso en realidad era un bastardo sin linaje.


Nueva Historia =) y no, no estoy loca. No abandonare ninguna pero esta historia es un gustito que quiero darme, para quienes me leen saben que Edward es mi amor plaonico y siempre lo hago tan hermoso como sale en los libros por lo que ahora quiero darme el bonus de hacer algo distinto, algo que sale de su caracter de los libros lo que hace el fic OCC, mis otras historias continuaran cn su habitual actualización y esta historia continua en mi cabeza solo que dependera de ustedes, si les gusta la continuare tan seguido como ustedes quieran, sino, continuo con als otras y sin problemas =) si por el contrario les gusta tanto como a mi me tiene cn las ideas a full, puedo incluso actualizarles a diario, como ven los caps no seran extensos pero reveladores =)

besitos y espero les guste la idea ^^