Disclaimer: Gossip Girl no me pertenece, ni Chuck, ahww, so bad.


— Almost Love —

&.

Malditas no son sus manos. Blair reconoce (agradece), por primera vez, el talento —no reconocido— que tiene Chuck Bass con las mujeres. Porque sabe cómo tratarlas, y qué hacerles sentir en el momento y lugar adecuado. Esos fuegos estelares, el vértigo en el estómago, el corazón en la garganta, la cabeza en los pies, el mundo dando vueltas, el vaivén de sus caderas, cosas sin sentido que él le hace sentir, son tantas y ninguna, todas guardadas allí dentro de sí misma, que se sorprende todo lo acumulado que lleva y que no se hallan desbordado hace mucho.

Pero algo más bendito que sus manos, son sus labios. Los que trae debajo de la barbilla, los que le sostienen el cuello, se lo succionan muy lento, lo disfrutan con anhelo y la hacen sentir que se muere. Los que ahora no tiene en un lugar muy decente, muy debajo de la zona permitida — pero que ella le permite— y que en este momento sí están muy, pero muy cerca del corazón, casi allí sobre su latir desbocado, donde tiene una alegría loca, es justo ahí donde los tiene puestos.

Sus manos, vagan por su cuerpo, más debajo de donde tiene el alma, dibujando círculos, escribiendo mapas, recorriendo lugares que él, anteriormente y muy a menudo, ya ha descubierto, pero que cada vez que lo hace siente como si fuera la primera. Esos senderos que las manos marcan, ahora son los labios los que los caminan y ella se deja, porque lo disfruta — mucho, demasiado— lo anhela, lo quiere, lo merece y le pide con cada estremecimiento y gemido que siga y no pare.

Él lo hace. Y le cumple todos y cada uno de los caprichos que la mujer que sostiene en sus brazos le exige, merece que le conceda todo lo que en este mundo quiera, porque a ella no puede negarle nada, Bueno, sólo una cosa, pero que le pertenece a él y no se le piensa dar, que es más difícil de dar que el cumplirle su caprichito de seducir a Abrams.

Son besos furtivos, aún en esa situación, es las que se dan regalados, manos que le abrazan, ropa que vuela por doquier, locura contenida que se extiende, fuego en la sangre, piel contra piel, latido con latido que se hace uno, sostenerla —y retenerla— en su regazo, mirarlo a los ojos y transportarlo al alma, luces de allá fuera, día que se va, noche que viene, pasión que los asfixia y quizá algo más que eso, que ella siente como realidad, y es allí, justo cuando las estrellas caen del cosmos, la pregunta que la atormenta hora tras hora se le atora en la garganta queriendo decir "¿Qué somos, Chuck? ", pero que no lo dice para no joderla, porque ve magia así como se encuentran, tan unidos, tan cercanos, tan uno solo y mismo.

Blair sabe que ella le pertenece, y quiere que él le pertenezca, reconoce que eso que pide, como cualquier capricho, pero que este no es uno de ellos, sino el deseo más grande, que viene desde su corazón, es lo más difícil por cumplir.

Porque Chuck, el hombre que tiene a su lado, mirándola como la observa después de hacer el amor, una especie de ternura y posesión, es fugaz, como la estrella, de mil colores como el caleidoscopio y que ella sólo quiere que le diga esas tres palabras, ocho letras.

Finally, mi primer fic de Gossip Girl y tenía que ser de esta pareja que loveo mucho, espero que le entienda porque aqui, mi amore Krisy, que se tomó la amabilidad de betearlo, dice que se hizo bolas, espero que ustedes nop, oki doki!

Sugerencias, opiniones, likes, dislikes, allí en donde dice Review, a poco no es un botoncito p.r.e.c.i.o.s.o, y que hace feliz a mucha gentee?

Madame Delacour, o ya no sé ni como me llamo aquí, estoy recucu! 15/08/10

REEDITADO:1/1/11