Disclaimer: Twilight no me pertenece.

.:: Y al final ::.

.

.

Ella te besa con sus labios sabor a fresa, sus manos van bajando de tu cintura hasta llegar a los muslos descubiertos por la falda que llevas. Gimes y arqueas la espalda, quieres acercarte hasta lo imposible a ella.

No sabes cómo llegaron a esto. No sabes nada y la verdad es que no te importa. Sólo te importa el hecho de que la amas, la amas más que a cualquier otra cosa en el mundo.

Es por eso que sólo quieres besarla. Quieres que te sigue besando de esa manera por toda la eternidad. Sí, estás muy esperanzada con eso. Siempre lo has deseado, desde que llegaste aquí lo deseaste y ahora que tienes a Heidi lo deseas todavía más.

Quieres ser como ella. Quieres estar con ella. Quieres besarla y amarla sin cansancio. Gritar su nombre cuando te lleve a lo más alto de las cimas. Quieres todo eso. Quizá pides demasiado, pero no te das cuenta.

Hoy es otro de esos encuentros que últimamente llevaban constantemente. Tú disfrutas como ella te va dejando rastros húmedos por todo el cuerpo y piensas que será como siempre, pero no es así. Ella va bajando por tu cuello cálido y comienza a besarlo como de costumbre, pero de impreviso ella se detiene y se aleja un poco para mirarte fijamente.

Hay algo extraño y diferente en sus ojos carmesíes, pero no sabes interpretarlo. Antes de que puedas decir algo, en su rostro se dibuja una pequeña sonrisa maliciosa que apenas y puedes ver por unos segundos, antes de que ella se acerque lentamente a tu cuello.

Ella respira, respira sobre él y de pronto de das cuenta de lo que pretende hacer. Antes de que puedas decir o hacer algo, ella se dispara y sientes el picazón de su mordida en tu cuello. Duele, duele demasiado. Pasan unos momentos y no se detiene, asustada comienzas a intentar separarla de ti, pero sabes que es inútil. Comienzas a suplicar que se detenga, pero ella sigue tomando de tu sangre sin piedad.

No entiendes. No entiendes. Pero apenas y puedes ponerte a pensarlo, porque en cuestión de momentos ya estás completamente seca, pronto todo comienza a volverse negro y antes de sumirte el sueño eterno puedes vislumbrar aquel rostro que te deja muda por última vez.

Te duele. Pretendes no entender, no quieres hacerlo, pero lo sabes demasiado bien.

Ella nunca te quiso. Caíste ingenuamente en sus apariencias y al final resultaste ser otro bocadillo más en la cena.

N/A:

+LOL y más LOL. Está un poco loco, pero ando inspirada y por eso me pongo a escribir estas cosas. Gracias si es que alguien leyó. En fin, me despido porque quiero empezar a escribir otro que tengo pensado xD