Capitulo 1: Enfermo

Por la calle va un chico de cabellos negros y cara de perro mojado. La lluvia empieza a rociar de a poco al joven, que con un leve murmullo inteligible se sienta en la banca, sin importarle lo mas mínimo la lluvia. Un rayo seguido de un grito, lo hace girar para ver a un chico con una parca en la mano.

-¡L! – Grita el joven, acercándose.

El moreno lo mira un momento y luego desvía la mirada por miedo a mostrarse en una emoción tan clara como el sonrojo. El joven se acerca más, está totalmente empapado, pero aun así no le importa, está totalmente rojo y sudando. El llamado L lo mira un momento para luego instintivamente pasar una mano por al frente del otro. El chico está ardiendo en fiebre y su castaño cabello esta lleno de barro por caídas anteriores. El chico recién llegado mira al pelinegro con felicidad para luego lentamente y sin decir nada desmayarse sobre los brazos de L.

-Light!

L mira a su alrededor buscando a alguien con la mirada; pero es imposible, Al parecer nadie sale a pasear con lluvia. El pelinegro se inquieta mas y mira a lo lejos el gran edificio que es su casa y las dudas en su mente lo asaltan sobre si llevar al chico o no. Una respiración mucho más agitada lo distrae y hace que en pocos segundos L tome en brazos a un inconsciente castaño para luego empezar a correr en la dirección en la cual se ve el edificio.

Ya enfrente de su habitación, la abre lentamente para no molestar al castaño durmiente que está en sus brazos. L cierra la puerta con sumo cuidado y luego procede a depositar al enfermo en la habitación del detective. Un evidente sonrojo recorre al pelinegro al saber que tendrá que cambiarle la ropa mojada, Pero L se reprime mentalmente por eso, logrando asi calmarse.

Saco del armario uno de sus propios pijamas, uno que seguramente le quedaría grande al chico, pero de todas formas serviría. L le saco con cuidado la ropa ropa a Light y le coloco encima el pijama, logrando involuntariamente que Light se removiera incomodo en la cama.

L lo arropo en la cama y se levanto para dejarlo descansar y también para preparle una sopa de verduras para que recuperase su calor corporal.

En La cocina ,Lawliet abrió el refigerador y su cara se oscureció al ver lo poco nutritivo que podría resultar de tener un pequeño…vicio al los dulces.