Crazy for you

(Loca por ti)

..

Swaying room as the music starts

Oscilante habitación mientras la música comienza

Strangers making the most of the dark

Extraños haciendo lo máximo en la oscuridad

Two by two, their bodies become one.

Dos a dos, sus cuerpos se convierten en uno.

I see you through the smokey air

Te veo a través del humeante aire

Can't you feel the weight of my stare?

¿No puedes sentir el peso de mi mirada?

You're so close but still a world away

Estás tan cerca, pero aún a un mundo de distancia

What I'm dying to say is that:

Lo que muero por decir, es que:

..

I'm crazy for you...

Estoy loca por ti…

Touch me once and you'll know it's true

Tócame una vez y sabrás que es verdad

I never wanted anyone like this

Nunca quise a nadie así

It's all brand new; you'll feel it in my kiss

Todo esto es nuevo; lo sentirás en mi beso

I'm crazy for you, crazy for you!

¡Estoy loca por ti, loca por ti!

..

Trying hard to control my heart

Intentando duramente controlar mi corazón

I walk over to where you are.

Camino hacia donde estás.

Eye to eye we need no words at all

Ojo a ojo, no necesitamos palabras en lo absoluto

Slowly now we begin to move

Lentamente ahora nos empezamos a mover

Every breath I'm deeper into you

A cada aliento estoy más profundo en ti

Soon we two are standing still in time

De pronto ambos estamos detenidos en el tiempo

If you read my mind, you'll see…

Si lees mi mente, verás…

..

I'm crazy for you...

Estoy loca por ti…

Touch me once and you'll know it's true

Tócame una vez y sabrás que es verdad

I never wanted anyone like this

Nunca quise a nadie así

It's all brand new; you'll feel it in my kiss

Todo esto es nuevo; lo sentirás en mi beso

You'll feel it in my kiss because

Lo sentirás en mi beso porque

I'm crazy for you

Estoy loca por ti…

Touch me once and you'll know it's true

Tócame una vez y sabrás que es verdad

I never wanted anyone like this

Nunca quise a nadie así

It's all brand new; you'll feel it in my kiss

Todo esto es nuevo; lo sentirás en mi beso

I'm crazy for you

Estoy loca por ti…

Crazy for you

Loca por ti…

Crazy for you

Loca por ti…

Crazy for you

Loca por ti…

..

It's all brand new, I'm crazy for you

Todo esto es nuevo; estoy loca por ti

And you know it's true, I'm crazy, crazy for you

Y sabes que es verdad; estoy loca por ti, loca por ti

It's all brand new, I'm crazy for you

Todo esto es nuevo; estoy loca por ti

And you know it's true, yeah, I'm crazy for you!

¡Y sabes que es verdad, si, estoy loca por ti!

Crazy for you baby

Loca por ti nene…

I´m crazy for you

Loca por ti…

..

-Con respecto a la fecha de publicación, creemos que lo más conveniente es aprovechar navidad, de lo contrario las ventas no serían las mismas…- Afirmó un hombre de cabello renegrido, ojos cafés y tez muy blanca… Estaba vestido de traje, camisa y corbata; A su lado, una mujer de cabello castaño rizado, de traje negro muy femenino… Frente a ambos, una mujer rubia de traje rojo quien hablaba por lo bajo, junto su representante…

-No es cuestión de dinero!... Hay una fecha pautada y hay que respetarla!...- Mencionó la castaña, observando las fechas en el calendario… La mujer rubia, hizo un gesto al muchacho que le llevaba el café, de que lo quería cortado con un poco más de leche…

-Pero la conferencia en París será en Diciembre… Es mejor aprovechar esa presentación…- Expresó el hombre, dando muestras claras de los intereses de la editorial en donde Helga y Phoebe, estaban reunidas escuchando ofertas:

-Te sientes, bien?...- Indagó la mujer de rasgos orientales, notando lo pálida y mareada que lucía la rubia de ojos azulados, cabellos recogido alto y un collar de perlas en el cuello…

-Claro Phoeps… Creo que me cayó mal la comida, es todo…- Explicó apantallándose un poco con una servilleta, y tapándose la boca cuando sintió un retorcijón en el estómago…

-No, no, y no…! Pensarán que este libro y el anterior son sistemáticamente la copia, el uno del otro!...- Objetó la mujer de un pelo castaño largo y hermoso… La mujer de rasgos orientales, se negó rotundamente bajo los pedidos de su amiga:

-Helga tiene compromisos!… Un marido y familia aquí en Hillwood… No estamos dispuestas a aceptar que cambien las fechas, sin considerar absolutamente nada!...- Objetó decidida, mientras el hombre frente a ellas dibujaba una mueca de disconformidad, y la mujer de cabello castaño asentía dándole la razón… Helga continuaba apantallándose con ahínco… La próxima vez sería mejor comer más liviano… El pato con papas, de Miriam parecía no haberle caído del todo bien…

-Señora Shortman… Se encuentra bien?...- Indagó el hombre de cabello oscuro, y Phoebe se bajó un poco las gafas para mirara a Helga detenidamente… Estaba controlando las cifras, cuando su amiga se tambaleó un poco:

-Claro… En qué estábamos?...- Indagó Helga intentando ponerse recta y mostrarse natural… Pero se sentía fatal!

-La fecha de publicación: la firma de autógrafos y la promoción es mejor hacerla en temporada…- Intentó razonar aquel hombre, queriendo persuadirla de hacer ese viaje en navidad… La rubia solo sintió una presión en el estómago y un pésimo sabor de boca…

-Discúlpenme…- Dijo antes de salir corriendo, llevándose por delante a todo el que cruzaba… Phoebe se disculpó también, y se dirigió al baño donde ella maldecía y se retorcía…

Más tarde en casa…

-Es la cuarta vez que te sucede lo mismo esta semana…- Comentó Phoebe, mientras ambas cerraban la puerta de la casa de la rubia… Una casa mediana y modesta, con fotografías de ella y de su esposo por todos lados: el día de su boda, su graduación, una foto en cierta selva cuando eran unos niños…

-Y crees que yo misma no lo sé Phoebe?... Soy yo quien está agonizando… Odio mi vida!...- Exclamó la rubia aflojándose un poco el cuello de la camisa… Con ojeras, pálida y despeinada, parecía que no estaba del todo bien… Phoebe se dirigió a la cocina: tomó una caja de té de la alacena y llegó junto a Helga quien descansaba en el sillón, con un almohadón sobre la cabeza…

-Toma…- Su amiga le estrechó la taza… Helga frunció el entrecejo… Esos preparados de Phoebe, que solía tomar cuando iba a visitarla o por negocios eran horribles!

-Qué es…?- Dijo con una cara de repelencia al aroma… La mujer oriental, respondió:

-Un té medicinal… Te hará bien…

-Puaj!... Lo huelo a diez kilómetros a la redonda… No lo tolero!...- Se negó, mientras Phoebe suspiraba y la veía darse vuelta en el sillón… La pelinegra estaba por ir a la cocina por un poco de azúcar cuando escuchó:

-Por cierto… Podrías fijarte si quedó algo de esa tarta de fresas… Muero por comer fresas!...- Helga se puso de pie… Últimamente era todo lo que el estómago le recibía… Esa tarta de fresas que había quedado hacía tres días en la heladera…

-Qué?... Fresas?... Helga, con razón estás enferma! Eres alérgica a las fresas! Dime… Estás haciendo todo esto por que no quieres dejar a Arnold, cierto?...- La mujer de voz dulce, preguntó de manera racional y se sentó a su lado… Helga rodó los ojos mirándola pesadamente…

-Qué tontería!... Te recuerdo que soy una mujer de treinta años, madura y centrada… Estoy muy segura de nuestra relación y por nada del mundo… - Iba a seguir, cuando los pequeños ojos de la mujer oriental la hicieron detenerse… Era inútil fingir con Phoebe! Ella simplemente la conocía demasiado…

-Sí, es verdad!... No quiero tener que irme otra vez!...- Admitió cruzándose de brazos y bajando un poco la cabeza… Los tacos la estaban matando, y aprovechó para quitárselos…

-El dijo que iría contigo!...- Mencionó la mujer, viéndola tomar el control del televisor…

-No puedo pedirle eso, de nuevo… Un tiempo está bien, pero tiene que trabajar… Luchó mucho por ser el director del hospital! Lo necesitan!...- Contradijo viendo una publicidad de comida rápida… Papas fritas!... No podía ni pensar en comida!... Las arcadas otra vez!

-A dónde vas?...- Indagó Phoebe viéndola salir corriendo y patear una silla en el intento…

-Al baño!...

Unos quince minutos después…

Helga terminaba de lavarse la cara y sentarse en la mesada de la cocina con la cabeza recostada sobre los brazos… Qué día!...

Phoebe solo la vio resoplar un poco y murmurar algo sobre la publicación de su libro… Hizo una pregunta que salía del contexto: era una científica, y por lo tanto, no le tomaba mucho encajar piezas:-Y… Solo para variar… Desde hace cuánto te has sentido así?...

Helga se extrañó un poco por la pregunta y enarcó una ceja fijando su mirada en ella-A qué te refieres?...

-Hace una semana que estás con náuseas… Cancelas las reuniones en la noche porque estás con sueño…- Comenzó con la cuenta, y la rubia se puso de pie, abriendo la heladera… Phoebe la miró tomar un pote de helado y colocar una cuchara en él…

-Y eso qué?...- Indagó con la boca un poco llena… La pelinegra comentó:

-Cuándo fue la última vez que tuviste tu período?...- Helga se ahogó un poco ante la insinuación… La miró sorprendida y abriendo los ojos ampliamente… Después de unos minutos, y por la cara de expectativa de Phoebe y su tono sublime, estalló en carcajadas…

-Jajaja! Por Dios!… No puede ser lo que estás pensando! Yo lo sabría!... Es imposible… Bueno, no técnicamente imposible ya que tenemos una vida sexual muy activa, pero…- La pelinegra emitió una leva risita que ocultó, y Helga se aclaró la garganta…- Olvida lo que dije, si Phoebe?

-Olvidando….- Mencionó rápidamente… Helga se puso de pie, mirando un imán con un calendario en él… Era imposible!... O improbable, mejor dicho!

-Además… Tengo que contar con mis días grises en esta semana, soy muy puntual en esas cosas… Diez de cada mes…- Dijo notando las marcas en rojo que había hecho… Phoebe se paró de la silla y se apoyó sobre la mesada de la cocina…

-Ahh… No estamos en veinte de Julio, Helga?…- Indagó mirándola de reojo y haciendo memoria sobre la fecha… La rubia bajó el pote de helado y miró otra vez el almanaque…

-Espera un minuto… Déjame que me fije!... Oh, oh…- Después de caer en cuenta de ese pequeño detalle, clavó su mirada perdida en Phoebe, quien se encogió de hombros y le sonrió un poco…

En la farmacia…

Si, Helga era una exagerada para todo… Y lo mismo pensó Phoebe. Pero lo cierto era, que siendo su mejor amiga, en el fondo la comprendía… Siempre había sido igual, y no se sorprendió cuando la rubia se colocó un pañuelo en la cabeza y unas gafas oscuras para poder ir a la farmacia…

-Cómo se piden esas cosas?... Qué tal si alguien me ve?... -Murmuró la rubia, deteniéndola del brazo… Phoebe ladeó la cabeza, intentando transmitirle tranquilidad…

-Tranquilízate Helga!... Vamos juntas…- Afirmó con una sonrisa y ambas ingresaron a la farmacia… Había de todo! Muchas marcas, muchas cajas que en su interior garantizaban exactitud y rapidez…

-Cuál de todos es?...- Susurró por lo bajo y Phoebe tomó una caja de la góndola…

-Este estará bien para ti…- Mencionó notando el dibujo de la mujer que se comía las uñas en el frente… Helga se tensó al escuchar cierta voz, desde la caja…

-Ah… Yo y mi maldita suerte! Soy un caso perdido… Qué hace ese perdedor aquí?...- Cuestionó tomando el brazo de su amiga y apretando los puños… Phoebe miró de reojo…

-Sid atiende el hospital, cuando Cindy está en la facultad…- Explicó aclarando lo que todos sabían… Sid se había casado antes de que nadie, y había tenido una hermosa familia… Junto a su mujer, había comprado una farmacia y se turnaban para atenderla…

-Hola Helga… Hola Phoebe… Cómo están?...- Las saludó el hombre reconociéndolas a lo lejos… Helga caminó dura y Phoebe sonrió dejando las cosas que llevaban…

-Mmmm… Bien Sid… Qué hay de Cindy?... Estudiando?...- Saludó la mujer de cabello oscuro, con un tono amable y conciliador… El hombre asintió, mientras Helga observaba a lo lejos: a una nena de cabello negro y corto… Se preguntó para sus adentros, cómo sería ella de madre?... Se sintió insegura…

-Si, el posgrado de la carrera… Serán sensacionales las vacaciones este verano! Iremos a las islas galápagos! Dicen que los primeros vampiros salieron de allí…- Contó el hombre y Helga se despertó de su ensoñación… Sonrió con ironía…

-Querrás decir Transilvania, no?...

-De ambos lugares… De cualquier manera, hablaré con Stinky… Es todo?...- Preguntó el hombre pasando el último paquete…

-Si… Mmmm… Es todo…

-Bien, veinte dólares, sesenta y ocho centavos… Nos vemos! Mis saludos a los chicos!... Dile a Gerald que lleve el equipo el viernes… -Cobró Sid, cuando notó que la última caja que había pasado, se trataba de un test de embarazo, casi automáticamente las miró: Helga lo tomó de la camisa y pronunció entre dientes:

-Si dices una palabra de lo que viste…

-No diré nada Helga… Por favor, no me golpees!...- Phoebe le hizo un gesto de que la rubia estaba exagerando todo… Helga se serenó, soltó al hombre y sonrió. Se disculpó por su repentina actitud, y Sid sonrió amistosamente, con un poco de temor… Y él que iba a hablarle de los descuentos por esas cosas!...

En casa…

-De acuerdo… Cómo funciona esto?...- Preguntó Helga abriendo el paquete que Phoebe le pasaba… La pelinegra sonrió de lado…

-Dos rayitas es si, una rayita es no…

-Ok…

La rubia se detuvo en la puerta del baño… Phoebe se acercó a ella…

-Y si… Dice que si?... Phoebe… Lo imaginas?... Todavía no puedo creer que esté en esta situación!...

La pelinegra la vio dibujar un gesto de inseguridad…

-No deseaban hijos todavía…?

-Bueno… Lo hablamos, pero… Parecía tan lejano aún!... Un bebé?...Yo?...

Phoebe sonrió ampliamente… Era la mejor noticia de la vida, y tenía que ser disfrutada como tal:

-Tranquila… Sea cual sea la respuesta, todo va a salir bien… Vas a ser una estupenda mamá algún día, no importa el resultado de esta prueba…

Helga pareció tranquilizarse… Los miedos desaparecían cuando el amor estaba cerca… Sonrió abrazando a la pelinegra, quien rio bajito por su emoción…

-Gracias Phoebe… Siempre has sido mi mejor amiga… Bueno, me voy a apurar!... Me estoy poniendo tontamente sentimental!...- Corrió al baño y cerró la puerta detrás de ella… Cinco minutos después, salió con el resultado en mano…

-Y…?..- Indagó Phoebe muerta de curiosidad… La rubia extendió los brazos…

-Tengo que ver a Arnold!...- Exclamó emocionada, corriendo a abrazarla… Phoebe solo río junto con ella, felicitándola…

En el hospital de Hillwood, esa misma noche…

-Doctor Shortman, lo necesitan en radiografía… Doctor Shortman, lo necesitan en radiografía…- La llamada general para el hombre rubio resonaba por todos los pasillos… Apuró su caminata…Tomó su celular, e inició una llamada… Al parecer, demoraría un tiempo más!... Se mordió los labios, sonriendo nerviosamente…

-Hola…- Una voz frágil y casi distante lo atendió… Sonrió frotándose el cuello ligeramente…

-Hola mi amor… Escucha, si ya estás allí ordena la cena, si?... Estoy un poco retrasado…- Se explicó escuchando como la mujer se aclaraba la garganta…

-Allí?... Claro! Ya estoy aquí!... Bien… Mmmm… Nos vemos…- Se asombró un poco por esa reacción… Helga era tolerante, pero esto era extraño… Sonrió divertido…

-Te compensaré si…?... Lo prometo!... Pero, por favor, di algo!... Me asustas!...- Bromeó escuchando como la mujer del otro lado se estuchaba firme y decidida…

-De acuerdo… Pero, apúrate!... Te necesitan en radiografía, y esas placas no se autorizan por si solas…- Comentó jugando con el cable del teléfono… Arnold se congeló unos segundos… El había dicho la pena, pero no el crimen… Cómo sabía ella a dónde tenía que ir…?...

-Ahhh… Bien, supongo… Termino aquí, y voy para allá… Te amo.- Colgó el teléfono dispuesto a ingresar a la sala, cuando una imagen desde el balcón del edificio, le llamó la atención… Parecía ser una figura a lo lejos, que se alejaba… Iba a pasarlo por alto, ignorando la situación, cuando recordó: "Te necesitan en radiografía, y esas placas no se autorizan por si solas"… Caminó unos pasos, y abrió la puerta del balcón… Observó a una persona de sobretodo gris, mirando la ciudad de noche…

-Helga?...- La llamó y la mujer se dio vuelta en el acto… Por su reacción, la había sorprendido… Sonrió de lado, notando lo nerviosa que se ponía ella repentinamente…-Qué haces aquí?...- Indagó viéndola bajarse el gorro del impermeable… La rubia sonrió alejándose unos pasos… Diablos!... Estaba tan excitada que no sabía cómo empezar!...

-A-Arnold?... Es decir… Qué parece que hago?... Estoy hablando por teléfono!...- Explicó bromeando e intentando parecer natural… El rubio asintió…

-Si, eso lo noté… Pero, me refería a qué haces aquí en el hospital?... Quedamos en que me esperarías en el restaurant…- Dijo viéndola caminar unos pasos lejos y voltear a verlo… La rubia se frotó el brazo y sonrió de lado…

-Ah… B-Bueno… Como íbamos a salir a cenar juntos, creí que podía venir a buscarte… Qué, acaso te molesta?...- Indagó con una sonrisa y el rubio solo ladeó la cabeza…

-No… Para nada, más bien me sorprende. Sucede algo? Luces tan… Inquieta.- Ella dio dos pasos hacia al frente jugando con sus manos, y Arnold la observó detenidamente… A qué se debería todo ese aire misterioso?

-Soy una persona muy inquieta por si no lo notaste, cabeza de balón!...- Fue su respuesta, cuando volteó de nuevo de espaldas a él… Cómo se decía esas cosas?... Ella conocía una sola manera…Sentía que el corazón se le iba a salir del pecho de lo rápido que latía… Arnold por su parte río divertido y se apoyó contra el barandal del balcón…

-Oh vamos!... Te conozco!... Cuando salimos no vienes a mi lugar de trabajo a buscarme… Hay algo que quieras decirme?...Todo esta bien?...- Helga iba y venía sin parar… La rubia volteó a verlo… Tendría que haber elegido otro momento, por qué siempre que confesaba algo se daba en una situación de ese estilo?... Estaba tan contenta, que no razonaba los impulsos con seguridad…

-Fue una de mis ideas románticas, ya sabes… Qué mejor para mantener en pie una relación de pareja, que una salida amorosa?...- Propuso acercándose, mientras Arnold la veía caminar y extenderle la mano… Luego volver y voltear…

-Helga…- Mencionó notando que ella parecía sonreír repentinamente como si la cara se le iluminara…

-Además, te recuerdo que pendes de la cuerda floja, amigo!… Sabes que estás colgando de un hilo!…- Jugó irónica y el rubio se acercó otra vez…

-Helga?...

-Mmmm?...

-Tiene que haber una verdadera razón para que estés comportándote así!… De lo contrario, no estarías aquí afuera, a punto de hacer un hoyo en el balcón!... Debe ser algo muy bueno… Me gusta verte así…- Dijo acercándose cariñosamente… Ella se alejó dos pasos cerrando los puños y ahogando un gritito…

-B-Bueno, si… Mmmm… Es decir, rayos Arnold! Qué se supone que tenía que hacer cuando me enteré de una noticia así…?...- Exclamó eufórica, y el rubio la miró de reojo enarcando una ceja…

-Noticia? Cuál noticia?...

La rubia caminó unos pasos… Cómo decirlo?... Bien:

-Digamos que podría llegar a tener un leve retraso… Quizás un gran retraso…- Se explicó con un suave tono de voz, que Arnold escuchó aunque ella prácticamente susurrara…

-Un retraso?...-Indagó algo sorprendido… Fue entonces cuando no lo aguanto más!

-Ya me escuchaste!...Estoy embarazada!... No sabía como decírtelo!... No lo esperaba y he estado como loca todo el día, intentando hacerme la idea!... Un bebé, Arnold!... Un bebé nuestro: tuyo y mío… Lo imaginas?... Voy a ser mamá!… Nunca pensé que algo como esto podría pasarme a mi!... Estoy tan, pero tan feliz!... Por eso vine a buscarte, porque necesitaba decírtelo… Y luego abrazarte y besarte! Hay, ven aquí mi gran amor!...- Caminó a pasos pausados cerca del rubio, gritando, sonriendo, levantando los brazos, señalándolo y señalándose… En un último impulso, lo tomó del cuello con presión y… lo besó. Arnold se congeló unos instantes… Estaba pasmado y no caía en la idea… Había escuchado bien?

-Un minuto… Dijiste, un bebé…?...- Le preguntó apartándola un poco y tomándola de los hombros para que se serenara… Helga sonrió e hizo lo mismo que él, pero sacudiéndolo…

-Qué, acaso estás sordo?...- Exclamó hiperactiva mientras él le sonreía… Estaban a punto de besarse, cuando un teléfono se escuchó… El teléfono de Arnold… Helga se fastidió, lo tomó de su bata, lo descolgó y dijo:

-Ahora, no!...

Si, era Gerald llamando al rubio para arreglar la salida del viernes…

-Hola…?... Cómo que ahora, no?...- La voz del otro lado, provocó que ambos rieran con ganas…

Helga sonrió mirándolo con emoción:

-Abrázame!…

Le pidió notando como él se recostaba contra el barandal del balcón y se tomaba la cabeza… La rubia hizo un gesto y se cruzó de brazos… Arnold sonrió acercándose de nuevo…

-Necesitaba un segundo para asimilarlo… Te amo.- Mencionó notando como ella sonreía ampliamente otra vez… Se acercaron y se dieron un afectuoso y cálido beso… El bíper en la bata de Arnold comenzó a vibrar… Lo llamaban…

-Supongo que ahora tienes que pensar por los tres, mi amor…Tienes que volver…- Dijo la rubia riendo con un tono soñador y de burla… Arnold sonrió abrazándose a ella…

-Sí… Lo sé!... -Admitió con fastidio por tener que cortar ese momento…-Salgo en veinte minutos, espérame abajo en la cafetería…- Pidió acelerado y sonriéndole mientras se alejaba… Helga rodó los ojos…

-De acuerdo… Ah, y melenudo…- Lo llamó y Arnold volteó a verla…- Estás vez no vas a poder hacerte el tonto con respecto a esto, lo sabías?...- Indagó con sarcasmo y con una sonrisa… El rubio sonrió en respuesta, lleno de alegría…

-Y esta vez, no vas a poder retractarte… Porque no voy a dejarte ir…

Continuará…

Hola… Solo una breve historia sobre esta pareja que me encanta!... Estuve imaginándome cómo Helga daría una noticia así y me pareció que esto sería lo más acertado! Una remake de la confesión en Industrias Futuro! Jajajajajaja! Nos vemos gente! Suerte… La canción es de Madonna… Y un saludo para mi mejor amiga, se lo dedico a ella, ojalá seamos toda la vida como Helga y Phoebe! Bye!