Hola Chicas! Lo primero que quiero decirles es que Muchas gracias por sus buenos deseos por mensajes o reviews que me han acanzado sobre mi abuelita. felizmente anda un poco mejor! =)...

No demorare más! y les dejo el cap..que como sabrán es el último, porque ya empiezo el otro Fic de Brazil. Si me dejan un review como ultimo capitulo seria genial!

Nos vemos en "NOTAS" ^-^


.

Falling in love for the last time

(Outtake)

.

Capítulo 10 - parte 2

"Another day from Now"

(NOLA - Setiembre 2010)

.


KRIS - POV

(Kentwood, Setiembre '10)

El venía hacia mí, podía sentir sus pasos llegar al filo de la puerta, mi respiración estaba errática, y mis nervios de punta... Creo que mucho más fácil era escuchar una sentencia errónea que un veredicto dándote por inocente...

- Tom, no escuchas... – abrió la puerta. – ¿Qué mier...? –

- Rob... – dije con un hilo de voz. Lo miré ansiosa casi suplicante y muerta de nervios... Recién me daba cuenta que no debí hacerlo sufrir mucho...

Su rostro estaba desencajado oculto tras una maraña de vellos y enmarcado por dos grandes ojeras... Sentí otra punzada en el estómago, pero esta vez no era de nervios, no; era de emoción y un sentimiento que aún no podía descifrar.

y… ¿Por qué?

Porque aquel hombre que sostenía la puerta tratando de no tambalearse y con el torso completamente desnudo era mi novio, era la persona que más amo en el mundo, era el hombre que manejó sin cansancio para verme tan sólo unos días...

Y era mi deber, mi necesidad, de agradecérselo y darle lo mejor de mí, y muy a pesar que lo hice sufrir un poco, lo amaba con locura desmedida, y mi cuerpo lo aclamaba con profundo deseo.

Seguía mirándolo segundos que parecieron minutos, y él aún se sobaba los ojos, como no comprendiendo nada, pestañó varias veces, y con una cara de profunda resignación, se dio media vuelta y se dirigió hacia el interior del cuarto.

- ¿Rob? - volví a gritar bajito adentrándome a la habitación, no quería que ninguna persona de afuera se alarme.

- ¡Por Dios!, ¡¿Qué he hecho yo para merecer alucinaciones de este tipo? – exclamó pasando sus dedos por su cabellera desordenada…

- Mi amor... ¿Honey? – no me hizo caso, y siguió caminando hasta la cama. Sentí pena, y culpa porque ese hombre que estaba ahí, era mi Rob en físico, pero quizá no en mente… sus ojos me lo decían… mi pequeña broma, se fue un poquito de las manos…

- Seguro que el agua mineral de aquí tiene alucinógenos… - seguía hablando como para sí.

- ¿Robert? - se echó boca arriba. Yo me sentí temblar.

- ¡Me hacen ver visiones! Tom, haz lo que tengas que hacer y me cierras la puerta. – dijo como dando una orden, sin mirar atrás. – Perdón por mirarte así pero me pareció ver a Kristen en la puerta... Y ... – se masajeó las sienes mientras que yo seguía parada, casi asustándome pero sin querer reconocer el porqué él estaba así… me decía mi interior que quizá era mi culpa… él no pensaba que yo iba a llegar, además, no debí sorprenderlo de ese modo... creo que estuvo durmiendo... ¡Vaya lío!

- ¡Ay Dios! -

- ... Y eso es imposible…Ella no está aquí. ¿Qué hora es por cierto? Quiero llamarla. – dijo, y sentí otra punzada, ¡malditas punzadas! ¡Ya estaba casi segura que a causa de mi broma, mi novio estaba transcordado, para que las punzadas me recuerden que exageré mucho! Ahora que lo pienso, Tom estaba en lo cierto...

Se acomodó bajo las sábanas, y se volteó hacia una mampara cerrada y cubierta levemente por unas cortinas, la habitación estaba oscura, y sólo entraba un rayo de luz azulado proveniente de la luna que caía iluminando una parte de su cuerpo...

- Mi amor, Rob, no son alucinaciones, soy yo. - le dije sentandome a su lado. Prendí la lámpara de la mesa de noche, y pasé mi mano por su espalda, tenía que hacerlo entender sutilmente que ésto no era un sueño, asi como tampoco era una alucinación todas las descargas eléctricas que se refugiaban en mi centro al notar cómo su cuerpo se tensaba a mi tacto... El mío ya me reclamaba desesperado la cercanía de mi novio.

- Soy yo, Rob... Te amo. - susurré en su oido.

- ... - no me dijo nada, pero lo sentí tensarse aún más.

- Robert... – se giró en mi dirección, y creí que me miraría, pero no lo hizo, sus parpados seguían cerrados, y sus labios dibujaban una línea recta casi perfecta, con una mano acaricié su cintura, su abdomen, y con la otra, modelaba los rasgos cincelados de su rostro, luego, empecé a besarlo por su pecho y su cuello. -

- ¿Estoy soñando? – preguntó como un silbido ahogado.

- No, esto no se puede sentir ni soñando... Abre tus ojos, mi amor... Te voy a probar que soy yo.

Y me hizo caso.

A contraluz todo se veia mejor, había añorado su rostro, sus ojos esmeraldas y su tacto sutil y cálido... Me acerqué a su rostro, y lo acaricié, tratando de mostrar todo el sentimiento contenido que tenia, dandole gracias con cada beso...

Estampé mis labios en los suyos, y la sensación del roce suave y rasposo estimuló aún más mis ganas de tenerlo en mí, haciendo que mi ansiedad aumente, y la alegría me embargó al tenerlo al lado mío después de casi 20 días. Me tomó del rostro y respondió a mi beso, pasé mi lengua por sus labios y sucumbió a mí dándome libertad para explorar su boca, había extrañado su sabor, su textura... nuestras lenguas se reconocían, se disfrutaban y se peleaban por saciar nuestra pasión contenida.

- ¿Cómo estás... Aqui? Ehhh… – me preguntó con voz entrecortada interrumpiendo el beso. – ¿Segura que no eres un sueño? –

- No hon... - le acaricié los pezones, y él tembló.

- Pero... es… im…

- shhhh... - lo callé suavemente con mi dedo que anteriormente masajeaba su pecho desnudo, seguí besándolo, jugué con sus vellos y lami toda la extensión de su cuello hasta su oreja, en la cual susurré.

- No digas nada ahora, luego te explico todo... - musité en su oído asegurándome que mi aliento se colara por él.

El tragó saliva totalmente excitado, y yo sonreí satisfecha, puesto que yo conocía como nadie las mil formas de dejarlo pasmado de deseo, y lo estaba consiguiendo... Volví a besarlo, con dulzura y desenfreno, mientras las yemas de sus dedos viajaban por un camino casi tortuoso por debajo de mi polera, acariciando y trazando líneas difusas en mi espalda que me provocaban escalofríos deliciosos que recorrían mi piel y mis sentidos...

Lamí sus pezones, y gimió en mi oído, la vibración de aquel sonido hizo que el calor entre mis piernas se intensificara. Lo necesitaba.

Me hinqué encima de él, puse mis piernas a sus costados, y aprisioné sus manos traviesas con las mías como si fueran esposas, llevándolas hacia atrás de su nuca y tratando de inmovilizarlo un poco… hoy día lo quería para mí, quería que se deje llevar por mis instintos, y me deje hacerle el amor como se lo merece…

- Te extrañé. – le dije mordiendo el lóbulo de su oreja.

- Yo también… No sabes cuánto… – me respondió, alzando a penas el centro de mi polera con sus dientes, sus manos no podían hacer esa tarea porque estaban presas en mi agarre, así que; No necesité más señal que ésta para liberarme de toda la ropa que cubría mi parte superior, sin dejar de frotar mis muslos contra su cadera para liberar aquella incómoda sensación que yacía en mi feminidad.

Al verme totalmente expuesta hacia él, se aprovechó de mi vulnerabilidad, y se sobre sentó rápidamente, haciendo que su excitación se haga más notoria bajo su buzo, y mi pecho roce con el suyo provocándonos suaves gemidos.

Nos miramos frente a frente, y me di cuenta que él ya había entrado en razón, tenía a mi Rob de vuelta, con aquella mirada oscura y apasionadamente tierna que siempre me daba, y la cual me puso loca desde el primer día en que lo vi. Delineó mis senos con la yema de sus dedos, rozando mis pezones y haciéndome sufrir de ansiedad… me pegué más a él sintiendo lo excitado que estaba ya, y bajo aquella fricción deliciosa, enredé mis dedos en sus cabellos obligándome a mordisquear su cuello con gran desesperación.

Sus labios dejaban besos cortos y húmedos a su paso, y en ningún momento sus manos dejaron de masajear mis pezones erectos; los espasmos que atravesaban mi anatomía se estaban convirtiendo en oleadas fuertes de calor pidiendo más, y el sentir de su barba crecida en mi piel mientras cruzaba con sus labios desde mi mandíbula, mi cuello hasta mi clavícula hicieron que me arquee de placer; Movimiento que él aprovechó para sustituir sus dedos por su lengua, succionando, mordiendo, y besando con extrema devoción mis pezones… él no los quería soltar y yo no podía soportar más la batalla infernal que se regía en mi centro. Lo quería dentro de mí, ya.

- Rob…

- ¿Qué mi amor…? - me dijo mirándome a los ojos pero sin dejar de succionar mi pezón derecho, aquella imagen me hizo desear aún más lo deseado. Eché mi cabeza para atrás, y con un ágil movimiento me giró quedando él encima de mí. Yo quería llevar la delantera, pero estaba tan vulnerable, que perdí unos cuantos sentidos…

- … Quiero…

No me dejó terminar, automáticamente, me besó en la boca apasionadamente, mientras con sus manos desabrochaba los botones de mi jean, ahora es cuando debí usar lo que le prometí en el mensaje de texto incógnito, renegué de mi mala suerte, y pensé que debía recordármelo para otra ocasión… sin duda.

Fue bajando mi pantalón sin prisa, besando delicadamente mis muslos, mis piernas, mis tobillos, y todo, noté las ganas que tenía de morderme por ciertos lados, pero él sabía que no podía hacerlo, sobre todo cuando estoy en grabaciones.

Desvió su mirada hacia mi ropa interior al mismo tiempo que su dedo índice pasó de tocar mi feminidad húmeda por encima de la tela, hacía el elástico de ella, jalándolo suavemente. Levanté mis caderas un poco para hacer más fácil la tarea que quería hacer, y me sorprendió que con extrema pasión, volviera a atacar mis labios en un beso demandante y sugerente… Rob me estaba haciendo sufrir con sus ganas de saborear cada rincón de mi cuerpo como si nunca antes lo hubiera hecho; cada beso, cada caricia que profanaba, me trasmitía el amor que me tenía, y yo no podía estar más contenta y plena, al entrar en contacto con él, y percibir la sensación de estar con la persona correcta, con el hombre que amo, y amaré siempre.

Sin dejar de lamer mi cuello, separó con su dedo mi truza, y lo deslizó dentro de mí haciéndome lanzar un suave jadeo, cogí con más fuerza sus cabellos, atrayéndolo hacia mí, y el gruñó de placer, un placer que también estaba quemando mi interior, de pronto su boca bajó hacia el sur, pasó por mi ombligo lamiendolo, y me despojó suavemente de mi truza blanca, deslizó un segundo dedo y me sentí desfallecer. Cuando su pulgar encontró mi punto sensible, y lo frotó suavemente, mis caderas se sacudieron, mis manos prisionaron las sabanas blancas y traté arduamente de reprimir algún gemido, pero no pude. Estaba al límite.

- Rob... Por favor... -

- Por favor ¿Qué? ... ¿Qué quieres mi amor? - me preguntó con dificultad mirandome con ojos hambrientos, el estaba igual o más excitado que yo, me lo decian sus mejillas sonrosadas y su voz ronca, mas quería marcar mi cuerpo como suyo.

Pero ya no pude decir ni pedir más porque cuando sentí todo el maravilloso trabajo que hacía con su lengua en aquella zona, dejé de pensar, y me desconecté de la realidad inmediata cayendo en un mar de placer que me envolvia y hacia fluir las mas extraordinarias sensaciones...

Sensaciones que sólo él podia lograr...

Sensaciones que me hacian sentir que no podia existir mejor placer que la de amar entregando todo...

Sensaciones de placer desmedido e infinito…

Lo atraje hacia mi boca para besarlo, sus labios perfectos desprendián su sabor único mezclado con el mío, y su aroma natural entraba a mi cuerpo como una sutil brisa estimulante.

Le bajé el buzo como pude tratando de liberarlo, y a pesar de haber alcanzado un éxtasis fortuito hace unos instantes gracias a él, lo necesitaba dentro de mi llenándome por completo; él me ayudó en esta labor y tiró sus pantalones a un extremo de la habitación, se volvió acomodar entre mis muslos y suavemente se fue adentrando en mí sin dejar de mirarme a los ojos, el efecto de tenerlo en mi interior era único, y el juntar nuestras miradas mientras jadeábamos sintiendo una deliciosa fricción, era mágico y sensual, así como nos demostraba que nuestro grado de conexión sentimental era fuerte, profundo y duradero.

- Te amo, Kristen. – susurró en mi boca. –

El ritmo que marcó fue suave y lento al principio, como torturándome, y yo no estaba para juegos, él me tenia ya en mi punto máximo y deseosa de más; así que, con mis manos que previamente acariciaron su espalda, lo empujé hacia mí para que se introdujera más profundo, y conforme avanzaba nuestra lívido, se fue intensificando mucho más… mordió mis labios en un arrebato de lujuria, y llevó su cara sobre mi hombro, mordiéndolo, jadeó en mi oreja, e hizo que me vuelva aún más loca del placer, la melodía que se formaba en el ambiente era el resultado del amor puro, y se tornaba en mis oídos como una divina tentación…

- Y yo te amo más… – le respondí sintiendo un hormigueo intenso que se apoderaba de mi cuerpo, de mis sentidos, y de mi todo…el mismo hormigueo que me trasmitian los musculos internos de mi Rob que se tensaban cada vez más, acuné su rostro en mis manos, y me besó los labios con ímpetu acallando así cualquier sonido indecoroso.

Dejamos que la excitación y nuestros cuerpos sigan sus movimientos naturales y enardecidos hasta que nos guiaron a la gloria misma de una forma sincronizada…

Era mi perfección, nuestra perfección.

- No. Te equivocas, YO te amo más, mi amor. – gruñó sobre mis labios antes de volver atacarlos de una manera más pausada y dulce, luego siguió besando mis mejillas carnesi sin salir de mí... ¡Qué fantástica sensación!

Le sonreí, con mi dedo acaricié su nariz y sus labios, y con mis piernas lo aprisioné haciendo lo posible para prolongar el momento e impregnarlo en mí.

Luego, se giró, hasta quedar echado a mi costado, y apoyado en su brazo izquierdo... ¡Qué hermoso y sexy se veía mi novio a contraluz!

- Te dije que no era un sueño. –

- Fue mejor que eso... Pero... Sigo sin entender... – me dijo pasando la palma de su mano en mi cintura por debajo de la sábana, cerré los ojos y me dieron ganas de amarlo una vez más. – Pensé que no te vería… No entiendo… ¿en serio no es un sueño?... porque no quiero despertar.

Suspiré y me acerqué a su cuerpo desnudo. No quería malograr el momento… luego le explicaría todo, hasta cómo sus amigos se habían convertido en mis cómplices.

- No, hon… nada de esto es un sueño, perdona si mi sorpresa se fue de las manos, pero… - me aproximé, retiré la sábana que me cubría y me monté encima de él. –…es simple, Rob estás conmigo en el lugar correcto, y yo estoy donde debo estar... A tu lado. No hay nada mejor que eso…

- ... – sonrió feliz. – Y sobre todo, que eres mía, y de nadie más.

El me besó nuevamente, apoderándose de mis labios, y acomodó sus manos en mi cadera, las cuales apretó un poco Era increíble cómo nuestros cuerpos reaccionaban al instante, queriendo más…

- No la traes contigo ¿verdad? – me preguntó interrumpiendo el beso, y mostrándome una mirada recelosa que comprendí de inmediato. Sabía a que se refería…

- No bobo. No tendría por qué traerla.

- ¡Me engañaste! ¿Stewart a qué jugabas? ¡Sabes que amo esa falda! - entrecerró sus ojos.

- ... – me mordí los labios.

- Sin decir lo sexy que se ve en ti, con aquellas mallas... - hizo un puchero, y lo miré a los ojos con culpa.

Él bufó.

El realmente había creído todo lo que decia el mensaje de texto que le envié: -' CMF y SL '- ... ¡Pobre mi Rob!

Luego de filmar la pelicula completa, hace ya buen tiempo, la producción decidió regalarme varios atuendos completos de Mallory, sobre todo los del Stripper Club... Y bueno... Digamos que Rob quedó extasiado cuando le hice una pequeña demostracion de Poll dance con aquella mini falda, y aquel top... Lo cual encontró super sensual, y me dijo que si no llevaba nada de ropa interior la proxima vez, seria mejor...

Nunca quise jugar con su fantasía preferida, pero no me quedó otra alternativa... Y es que... ¿Qué mejor 'castigo' por una mentirita piadosa que tentarlo un poquito y dejarlo con muchas ganas?...

Aham... Exacto... Ustedes me entienden...

Pero... Ahora era mi momento de arreglar todo esto... Yo lo inicié, y yo lo terminaré...

- Pero, babe... te recompensare aun más... – le aseguré, besando su cuello y acomodandome mejor sobre su cuerpo... - Déjamelo a mí.

- Y será por dos...

- Como quieras... Esta noche es tuya. - le susurré al tiempo que comenzaba a moverme sobre él y apresaba sus manos. Esta vez no caeré tan fácil. Seré yo quien lo lleve primero a la gloria.

No nos importaba las veces que nos entregáramos al uno al otro, siempre era con la misma pasión y con el mismo deseo… creyendo que el mundo es solo de los dos.

.

.

.

.

.

ROB - POV

Un sonido ruidoso me despertó, no sé que hora era, pero me parecio que aún estaba oscuro afuera. Estiré mi mano para abrazar a Kris, y solo encontré las sábanas amontonadas. Me sobre senté desesperado... Y mi corazón quería salirse de su órbita mientras movía la cabeza de un lado a otro tratando de disipar alguna señal de ella dentro de la habitación... ¡No habia rastros de la mujer que hace poco hice mia varias veces!

Segui buscando y encontre el reloj, lo cual me tranquilizó de cierta manera, pero tambien me alertó de mi holgazanería... ¡Eran casi el mediodia y yo seguía en la cama!...

Tiré mi cabello para atrás.. Todo esto habia sido estragos de la madrugada, cuando me levanté sobresaltado, estiré mi brazo y no hallé a mi Kris...en ese instante y por unos segundos pensé que me golpeaba la realidad de mi fantasía, y me castigaba el subconciente... Sólo cuando la vi salir del baño envuelta en una toalla perla, reaccioné y volví a respirar tranquilo... No había sido un sueño después de todo, habia sido mi perfección...

Mi dulce perfección de tenerla a mi lado después de tantos días de viaje, mi dulce perfección con sabor a recompensa y castigo…. Castigo que lo podría recibir mil veces más, si después de éste, tuviera una gran recompensa como la anoche…

... Lastima que fue cortada ferozmente por su trabajo... ¡Que ganas me dieron de ir con ella al Set y observar a todos esos hombres con recelo y suspicacia! Sobre todo al fideo mal cocido-Garrett-... Para que entiendan de una buena vez que ella es mía... Solo mía...

Resoplé. Ya habrá oportunidad en la noche para encontrármelos en el Bar, y entrar de la mano de mi esposa, dejándolos asi con las ganas...

Apreté mi puño… creo que estoy exagerando un poquito… bueno, un poquito no, un poco… pero me es imposible reprimirme…volví a escuchar el sonido que me despertó... Provenía de la puerta. ¿Qué hora era?..Ah..Sí… medio día… debía abrir las cortinas cuanto antes…

- ¿Rob?... - era la voz de Sam. - ¡No me dejaste otra! - prosiguió e hizo un ruido como click al meter la tarjeta por la ranura y entraron... ¡Malditos traidores! ¡Ellos lo sabian todo y no me dijeron nada!

- ¡Ay por Dios! Al menos ten la decencia de ponerte algo! - exclamó Tom haciendose el idiota. Bueno, por una parte es mi culpa, yo me acababa de despertar y no tuve tiempo ni de bañarme, menos será de ponerme mis bóxers.

- ¡Sal si no quieres ver! – le increpé. No era para tanto escándalo… al menos la sábana me cubría.

- Acabo de comer algo, y si no te cubres, ¡Te juro que te tiro todo encima! -

- ¿Y por qué diablos entras sin que te lo pidan? - refuté.

- ¿Acaso olvidaste que yo tengo la tarjeta? Yo pedi el cuarto, Rob. Tengo derecho a entrar cuando quiera. - me dijo casi riendose... claro ahora entendia todo, Tom se quedo a solas con el señor canoso en la recepción haciendo su jugada, mientras el otro insidioso se hacía el tonto en el living conmigo... Ahora sé porque no me sorprendió si quiera cuando no tocaron la puerta en la madrugada... Lo tenian todo planeado.

Imbéciles.

- No me lo recuerdes... - expresé con voz neutra. - ¡Par de traidores! ¿Donde durmieron? -

- En el cuarto de al lado...

- ¡Si es que a eso le llamas dormir! – recalcó Tom.

- Idiotas... No veían el estado en que me encontraba, y para ustedes todo bien gracias.

- ¡Ya déjate de niñerías! No me digas que no te gustó la sorpresa. – arqueó una ceja. – Por lo que veo… ésto fue sádico. – concluyó mirando la ropa de Kris y la mía tirada en el piso, y la toalla perla encima del televisor… ni siquiera me di cuenta a que lugar había caído cuando se la arranché de su cuerpo… y es que… ver esas piernas perfectas, me trastornaron.

- ¡Una más Tom!... Mi paciencia tiene un límite…

- ¿Entonces? enójate con ella... – se cruzó de brazos y rodó los ojos, muchas veces Tom puede ser tan infantil... Bueno... Creo que yo también...pero sólo un poquito. – Ah claro, con Kris nunca te enojas... Porque sabrá Dios y ni me quiero imaginar que clase de cochinadas te hará que te dejan asi. –

- ¡Ya basta! – gritó Sam y lo miré desconfiado. – Ya chicos... Rob, discúlpanos, pero... No quedó otra... Kristen nos dijo que era un sorpresa... Y nos pareció buena idea... - declaró Sam apenado... Claro, cuántos días me vieron desesperado tratando de comunicarme con ella, y ellos, ¿Qué hacían? ¡Nada!

Bufé.

- Si, es en serio. - dijo Tom bajando la guardia.

No respondí un rato, y por poco y me reía de la cara pávida que pusieron… los miré unos segundos ya más calmado y asentí con la cabeza, seguro aceptaron que mi cara de desahuciado verdaderamente dio pena las últimas 24 horas, y bueno, no era tampoco una gran mentira como para enojarme demasiado, había sido un juego para ayudar a mi Kris –y así yo recibí un gran premio-... Claro que, si hubiera sido una mala pasada de este par, ahí SI que los enviaba caminando a Los Angeles...

- Ok. Déjenme que me cambie, y vamos a almorzar. Muero de hambre. - "y de casualidad, quizá me encuentro a alguno de 'esos'..."

- No Robby… primero salva tu cuarto de tus morbosidades. – me escrutó y yo ahí si quería matarlo. Es en serio… ¿Qué cosa estaré pagando?... Tom puede ser tan insoportable muchas veces, y justo escogió hoy día para serlo…

Que espere a que estemos en Inglaterra, algo se me tendrá que ocurrir… ya verá.

.

.

La noche siguiente, luego de esperar que la camioneta negra traiga de regreso a mi Kris, decidimos salir a un bar cercano y de bajo perfil, dentro del French Quartier, yo no hubiera querido salir, prefería quedarme en el hotel -había un bar grande con juego de pool- o en el dormitorio de Kris, -al cual me mudé-pero ella insistía en que salga al menos una vez, no podía quedarme encerrado 5 dias ahí...

Asi que accedí, pero sólo por unas horas, pues no quería demorarme mucho ya que quería regresar al Hotel cuanto antes, para seguir deleitándome con su cuerpo y sus piernas, y hacerle el amor hasta el amanecer, las veces que pueda, antes de viajar a Londres por 10 días…

Me la hubiera llevado conmigo… pero era imposible por ahora…tendré que esperar hasta año nuevo, dónde me la rapto a Ventnor, y no la dejo por nada del mundo…

¡Qué hermosa perspectiva! Sonreí para mis adentros.

- ¿Hey Babe, hablaste con Steph para que te consiga los pasajes de regreso? Ya tienes fecha, ¿no? – me preguntó Kris a penas salí de la ducha, de la emoción que tuve al verla, se me había olvidado darle los detalles de mi viaje. Además el tono de voz que usó, me gustó... Mi amor estaba desesperada por tenerme de regreso...

- Sip… antes de venir a verte dejé todo listo… también arreglé nuestra casa… y sabes, no debería decirte esto, pero… ¡no doy más! – exclamé dejando de lado la ropa que había escogido para la pequeña reunión que asistiríamos en el SUM del hotel, y que realizaban los productores.

- ¿Qué Robert? - arrugó la nariz. Se veía tan hermosa así. – Esa cara que pones la conozco… ¿Qué hiciste ahora? – puso cara de sufrimiento, como si supiera que le diría que tengo un regalo sabiendo que no le gusta las atenciones.

- Nada malo mi amor… pero, tengo una sorpresa en la alacena de nuestra nueva casa… tendría que habértela dado a penas llegaras a Los Angeles, pero… – me callé pensando en mi plan trucado. – En fin… en cuanto lo veas, quiero que me llames a Londres, no me importa la hora, sólo quiero saber si te gustó. ¿Me lo prometes?

- Mmmm, depende. – dudó.

- ¡¿De qué depende? – le pregunté asombrado, pensé que no rechinaría con esto. – No me asustes Stewart.

- De que… bueno Hon, sabes que te amo con todo mi corazón, ¿verdad? – asentí. – Bueno, yo te prometo llamar a Inglaterra, sea la hora que sea, si tú, cuando regresas, te quitas esa barba. Y no es que no me guste… sólo que sin ella te ves mejor… te ves… más… sexy. – culminó acercándose a mí mordiéndose los labios. ¡Dios, ésta chica es la tentación en persona! – No pido mucho…

- Sabes que eres mi perdición, y que no puedo negarte nada, ¿no?... – ella sonrió. – Chantajista.

- Quizá… pero... – se puso de puntillas hacía mí, y me habló al oído con aquel halito sensual. – Te daré una buena recompensa luego, incluso mejor que la de ahora.

- Dalo por hecho, entonces. – y me besó.

No tuvo que decir nada más, para saber a que nos conduciría este juego de palabras y estímulos… la pasión estaba ahí, en el aire, como queriendo ser consumada de mil formas posibles, y de la manera más perfecta dentro de nuestro pequeño mundo…

.

.

Me vestí con unos vaqueros negros, y una camisa azul a rayas, estaba a punto de ponerme mi polo "get off my dick" con alusión al fideo-Garrett- entrometido, pero... No lo encontraba... Juré que lo había traído... Revoleteé toda mi ropa como tres veces y nada... Al final terminé convenciéndome que lo había olvidado y que todo fue producto de mi atereada mente.

Bajamos al SUM, y de inmediato me acerqué a los productores, por educación fueron los primeros que saludé, además quería agradecerles y prometerles que mi corta estadía aquí, pasaría desapercibida, y no ocasionaría por ningún medio, algún problema o escándalo mediático.

Minutos antes, dudé de hablarles, ya que mi barba de oso estaba de terror y no quería parecer un vagabundo delante de Copolla y Salles, pero tampoco quería quitármela tan rápido, por dos razones que Kris sabia muy bien... La primera, es que era la demostración de mi bien recompensada travesía, y segundo, vendrían 6 meses de grabaciones, y extrañaré no tenerla...

Incluso, si Kris no me hubiera prometido lo que me prometió hace rato, me hubiera quedado con mi barba hasta octubre...

Pero... Esa chica sabe cómo enloquecerme...

- No te preocupes, Robert. Está todo bien, muchas veces es dificil escapar de la prensa. Los entendemos... - me alentó con una palmada en el hombro Walter.

- Por ese motivo, casi no me caso y me volví guionista. - dijo Rivera y todos nos reimos por el tono de voz irónico que usó.
Justo en ese instante vi pasar a Mortensen y casi rompo la pequeña copa de un apretón fuerte. De pronto, Walter Salles se giró y me miro detenidamente a los ojos, por un momento pensé que se habia dado cuenta de la mirada envenenada que destilé.

- Discúlpame, pero, no pude evitar ver tu auto en el parking… y es... ¿Cómo decirlo? perfecto… ¿Podríamos incluirlo en alguna escena? -

- ¿Mi viejo Chevrolet? - pregunté sorprendido. De entre todos los carros existentes, habian escogido a mi Chevy...el pobre tenia demasiados kilometrajes encima, y necesitaba una buena atención antes de volver a la acción.

- Sí, claro que te pagamos por dejarnos usarlo en algunas calles de por aquí, ya sabes, algunas tomas de acercamiento, y de distancia en la carretera... quedarían geniales. - me explicó.

- Oh no, no podría aceptar eso. - dije en alusión al dinero. - Han sido muy amables al aceptarme como distracción aquí… es lo que menos puedo hacer…

- ¡De eso nada! Lo haremos antes que te lo lleves de vuelta, ¿piensas manejar de regreso? - dijo otro de los productores, Jerry Leider.

- ... - escuché un eco en mi cabeza y me quedé helado.

¡Ay Dios! ¡Cómo pude ser tan tarado! Habia sido tan efusivo en venir manejando hasta aquí para verla, que no había pensado ni balanceado las consecuencias! Tenía que estar en Londres en pocos días, y ni en mis mejores pesadillas lograría llevar mi carro a Los Angeles de vuelta a tiempo.

Quizá si le digo a Sam que lo maneje de vuelta... Aunque eso no estaba incluido dentro del plan... Pero bueno... De alguna manera podría cobrarme su pequeña fechoría...

¡Sólo estas cosas me pasan a mí!

- Viajo en 2 días. – pronuncié aún confundido, creo que lo notaron. No era tan difícil sumar y restar…

- Ah... Bueno jovencito, si no quieres dinero, déjanos llevártelo de regreso a LA en cuanto acabemos las fotos con él... – agregó de inmediato Coppola sin dejarme lugar a réplica. - No, nos será molestia, ya que hay muchas escenografías completas que desmontaremos en unos dias y los llevaran a California para las proximas tomas. ¿Qué dices?

- Lo cuidaremos bien, no lo dudes. – añadió el guionista al ver mi cara pávida.

- De acuerdo, se lo agradecería bastante. –

Conversé unos momentos más con ellos, y me disculpé alegando ir al baño, lo que queria hacer era buscar a mi esposa y llevármela ya.

En ese rato, Sam Riley, me llamó para saludarme, le pregunté por su esposa, y me contó que tuvo que quedarse en LA, pero era muy probable que viajen juntos a México para grabar el resto de escenas, si se daban los tiempos, claro.

Aproveché la oportunidad para agradecerle el cuidado y protección que le dio a mi Kristen en Argentina, a lo que él respondió de manera despreocupada: "dude, no me agradezcas nada, somos hermanos de patria, eso es lo que hacemos. Lo hiciste por mí tambien en Canadá."

¡Pero qué buen chico! Me caía muy bien –nada comparado con Hedlund–... Quizá hasta podriamos preparar una velada nocturna en Londres en parejas... cuando esté Kris allá... se lo propondría.

- Gracias. - pronuncié mientras sacaba mi celular y apuntaba sus datos en la agenda. Me despedí -para ir al encuentro de Kris-, sin antes no invitarle un cigarro.

El SUM no era muy grande y la encontré en la mesa de bocaditos, y adivinen quien estaba con ella, ¡sí! Garrett, maldito fideo ese... ¡Demonios!, le hubiera refregado la frase "get off my dick" en su cara...pero...

¡No! Mejor dicho, me haré una camiseta que diga "get off my wife!" Y se la enviaré por encomienda... De paso mandaría un par más a Viggo, Jesse, y al Lautner... Si, a él tambien... suena muy bien esa idea.

Capaz suena exagerado... Pero desde que el estúpido lobo hablo de la 'conexión íntima' que tuvo su alter ego con Kristen... Me lo tengo jurado. Como si no supiera…

Resoplé.

- Hola Robert. - me saludó Hedlund y yo cortésmente le correspondi el gesto.

- Lista mi amor... ¿Nos vamos? - me miró maliciosamente entendiendo todo y me sonrió. Volteó a despedirse de Garrett, y pasé mi brazo por su hombro y la atraje hacia mí... Ignoro que cara puso el fideo, pero me la podria imaginar...

Creo que sobrepasé los límites de celos, pero, sólo ella me tenía asi, no podía concebir que otro tenga ni el más mínimo pensamiento con ella... Era mía y de nadie más…

Salimos del lugar, no había mucha gente en el hotel a esa hora, y no tuve porque soltarla, caminamos hasta el ascensor y subimos a nuestro dormitorio.

- No la prendas. - me ordenó con sutileza. Y yo no hice más que sacar mi mano del interruptor de la luz. Cerró la puerta y puso cerrojo. – En unos días ya no estarás conmigo. - continuó apenada.

- Como quisiera quedarme, Kristen… -

- Shhh…. No te reclamo, mi amor… sólo déjame despedirme como se debe… Así Octubre llegará mucho más rápido… - me dijo tirándome suavemente en la cama y montándose encima mío. Abrió mi camisa azul de un solo tirón y empezó a lamer toda la extensión de mi pecho. Amaba cuando tenía el control, pero conforme iban las cosas, no creía poder resistirme mucho.

- Me harás mucha falta. - dijo en mi oído, ella también me haría falta... Extrañaría su risa, su cabello, sus ojos, su forma de ser, sus chistes, los largos juegos y conversaciones... Extrañaría todo de ella como un adicto en rehabilitación... Pues era mi complemento, mi droga, la mujer de mi vida.

Abrió el cajón de la mesa de noche y sacó algo. Era una tela conocida.

- ¡Hey Stewart ese es mi polo! - me quejé al reconocer mi camiseta 'Get off my dick' entre sus dedos. Y yo que pensaba que lo había olvidado.

- No, objeción: 'era', me lo quedaré como recuerdo en tu ausencia...- rió divertida mientras amarraba mis manos con él. - ¿No te gusta la idea?

¡No me gustaba! ¡La amaba! Lo más excitante que podria existir en mi mundo era verla vestida sólo con mi ropa y nada más...y mucho mejor sería, si no tuviera ropa interior debajo... Cosa que ella sabía a la perfección...

Sino, no me hubiera martirizado todo un día con aquellas siglas... 'CMF y SL' ... Que hacen alusión a mi fantasía preferida... "Sin Lenceria y con la Falda de Mallory" ...

Pequeña bandida... A ver si algún día le gustaría que juegue yo con su fantasía... Pero bueno, ahorita mi cabeza estaba en ella, en mi deidad de mujer, en la fuente de mi inspiración… Mi Kristen.

- Me encanta mi vida... - le aseguré.

- Mañana mismo me la pongo. - continuó haciendo un nudo alrededor de mis muñecas. Que excitante era todo esto.

- Y tú, ¿Me extrañaras? - le pregunté tratando de convencerme a mi mismo en tanto sujetaba sus curvas.

- Muchísimo... Pero cuando esté en nuestra nueva casa, no me sentiré tan sola. Estarás presente aún en el aire.

- No olvides tu regalo sorpresa. – le recordé con un hilo de voz.

- Será lo primero que vea... - me aseguró quitándose el incomodo jean, y acercándose nuevamente a mí, a medida que se aproximaba con una danza sensual, un temblor me sacudía el cuerpo. ¡Era tan hermosa!

- No veo la hora de estar en Brasil… - le susurré acariciándole el cabello con mi nariz. La idea de compartir una semana con ella en las playas de Brasil, me estaba poniendo ansioso desde semanas atrás, desde que leí el libreto de la película… y desde que nuestros planes de viajar a Argentina se trucaron… Sería maravilloso vivir una segunda luna de miel con ella, y mejor aún, sabiendo que trabajaríamos juntos por mucho tiempo... Al fin.

- Yo tampoco. - musitó mirándome con profundidad a los ojos, y delineando con sus dedos mi figura, hasta posarse en mi pantalón. Aprecié con éxtasis su rostro terso y suave.

Senti un escalofrio más poderoso recorrer mi espalda, como hielo rebalándoce por ella e incitándome a dejarme llevar por las exquisitas sensaciones que gobernaban mi cuerpo.

Nos unimos en un profundo y apasionado beso… con la excitación creciente en mí y en ella, el deseo loco por seguir fundiéndome en su piel… y con el incentivo de pasar nuestra segunda luna de miel, en un lugar totalmente nuevo y desconocido para nosotros, así como completamente exótico…

... Brasil…

... Y esta vez no habrá nada ni nadie que lo impida...

Pero, por ahora, seguiríamos amándonos como sólo nosotros sabíamos hacerlo, entregando cada minúscula parte sensible y apasionada de nuestro ser, y fundiéndola en una sola, cabiendo en la perfección dentro de nuestra pequeña pero indestructible burbuja imaginaria…

.

.

.

.

Fin del Outtake.

.

.


- Notas -

Primero que nada MIL GRACIAS por todo, por sus comentarios, mensajes, alertas, favoritos y todo! absolutamente todo! nunca pensé que esta historia me llevaría tantos capitulos, yo lo empecé como un one / two shot !

pero gracias a ustedes ha sido todo. =)

SEgundo, No me quiero despedir, y aunque sé que éste es el capítulo final, espero nos volvamos a ver en mi nuevo Fic RObsten de Brazil. No sé aún cuando subiré el primer capitulo, pero espero sea cuanto antes. Si desean me agregan a alertas de autor, o como gusten... pero tengan la seguridad que si lo haré. =)

y Bueno... extrañaré este FIC...! T_T me ha traido tantas buenas cosas, recuerdos y momentos, y sobre todo amigas nuevas!...

Quería decirles que tambien hay un riesgo que me borren este fic, asi como el otro FIC de Navidad ROBSTEN, asi que ya les traigo luego el link del blog en donde coloco las historias.

Hasta Pronto Chicos! se les quiereeee *-*

Besos, LUCIA.

P.D. Como ultimo capitulo,,,me dejan un review? si? para saber que les parecio todo el FIC COMPLETO ! =)
muakkkkk