She


Disclaimer: Solo la trama me pertenece, lo demás es de la Meyer.

Summary: Con solo una mirada y una sonrisa de ella, hasta el peor día se vuelve el más perfecto.

Nota: Para mi espo follable Lizjoo por su cumpleaños. Felicidadeeees amooooooor! Te deseo lo mejor del mundo y ya sabes que te amo una infinidad! ;)


Glad.

Ha sido un pésimo día. No sabes si es por los cuatro días seguidos que has tenido llenos de problemas en la oficina, o porque la estúpida secretaria te tiró el café encima cuando intentaba coquetear contigo, o si fue un mal día desde el comienzo, porque simplemente no despertaste a su lado. Sí, sabes que es la última opción.

Desde que la conociste, ella ha sido tu cura para el mal humor, para no sentir tristeza, para sobrellevar el fastidio causado por el trabajo, incluso lo ha sido para curar la gripe. No sabes cómo exactamente. Estás casi seguro que esa chica posee poderes mágicos, y muy increíbles debes admitir. Cuando creías que no había luz, que ya no había mas esperanza para ti; ella te hiso darte cuenta de todo lo contrario. Porque fue ella quien devolvió la sonrisa a tu rostro, quien llenó de mariposas tu estómago.

Una sonrisa se dibuja inconsciente en tus labios al recordar la primera vez que la conociste. Jasper, tu amigo de la infancia le dio Retweet a BellaJoo; había mencionado algo sobre una broma pero la verdad tú no pusiste mucha atención al tweet. Lo que atrapó tu mirada, fue la hermosa chica en el avatar. No dudaste en darle follow, y ahora le das gracias a la tecnología porque de alguna manera te la puso en el camino.

La conoces tan bien que sabes lo que te dirá al llegar junto a ella. En cuanto escuche el sonido de las llaves, se asomará con una hermosa sonrisa, correrá hacia ti rodeando tu cuello con sus brazos y se perderán en un apasionante beso. Bueno, en esta ocasión no podrá pararse ni mucho menos correr, pero de todas maneras el amoroso recibimiento será el mismo.

Solo de pensar en sus grandes ojos chocolate, su blanco rostro adornado por el sonrojo característico que la invade al verte y sus deliciosos labios rojos, te entran las prisas por llegar a tu destino. Pisas un poco más el acelerador, pero tan pronto como lo haces, vuelves a levantar el pie con suavidad. Ella se preocupa mucho por ti, todos los días al salir de casa te repite que tengas cuidado en la carretera, que no manejes muy rápido y que seas prudente. Sientes que si no lo haces, la estás traicionando. Así que te conformas con los 90 km/h.

A pesar de que su sola presencia te llena de felicidad, ella sabrá que ha sido un día pesado. Tienes que empezar a pensar en las pobres excusas que le vas a dar, ahora más que nunca, no quieres que se preocupe. En ese momento en su frente se forma un fina arruguita, te tomará de la mano y (en circunstancias normales) te diría "Anda, guapo. Vayamos a follar". Ambos reirán y la llevarías cargando hasta la habitación. Definitivamente amas sus remedios.

El semáforo cambia de rojo a verde, la fila de coches avanza; das vuelta a la esquina y por fin llegas. No te gusta la idea de llegar con una fea mancha de café, y menos si recuerdas la razón del porqué la tienes, pero tampoco quieres perder una hora más yendo a cambiarte. Las puertas se abren y el frio olor a desinfectante inunda tus fosas nasales. Ella debe de estar harta. Te acercas al amplio mostrador de caoba, saludas y firmas los papeles necesarios. Recorres el corto pasillo hasta el elevador y oprimes con firmeza el número seis, subes y esperas con ansias el llegar al piso donde se encuentran. Las puertas de abren y caminas hacia su habitación agarrando con seguridad el gran ramo de rosas que compraste al salir del trabajo.

Escuchas un suave llanto, como si ya te estuviera dando la bienvenida, y también algunos susurros impregnados de amor. No tocas la puerta, quieres sorprenderla. Despacio vas empujando la puerta, hasta que puedes asomarte para encontrarte con la imagen más hermosa que nunca habías visto.

"No llores, cariño. Papá no debe tardar en llegar" le dice Bella al pequeño ser que tiene entre sus brazos.

Un sonoro suspiro se te escapa, haciendo inevitable que se de cuenta de tu presencia. Te acercas y te sientas junto a ella con delicadeza. Besas la pequeña frentecita de tu bebé y los suaves labios de tu esposa. La miras algunos segundos a los ojos, y ahí está, la arruguita aparece. Solo que está vez te mira como disculpándose.

"Lo siento, amor. No creo que podamos hacerlo en el hospital". Ríes, no te importa si tienes que esperar hasta que tu hija cumpla quince años, lo único que deseas es tener a la razón de tu existencia siempre a tu lado.


Corto y demasiado fluff para mi espo, pero que creen? Hay otra versión! Y aunque ya está lista, es probable que le agregue lemmon! ;D La otra versión se las subo mañana, vale?

Mientras tanto, espero que –aunque sea un poquitín- le haya gustado a MI Liz (Si gente, es MÍA y SOLO MÍA), no soy una escritora nada buena, pero sabes que fue con todo mi corazón :) Te amo!

Reviews? *puppy eyes*

Twitter: DessieCBWC