Hola a todas! perdon por la tardanza pero espero que haya valido la pena, mi internet murio un tiempo y no pude contestar sus reviews, de todas formas abajo serán contestados.

*Personajes propiedad de Miho Obana


En un principio Sana se quedó paralizada, había olvidado esa dulce sensación sobre sus labios, en ese momento no eran Karasuma y Azuka, no podía fingir que no era un beso ¿entonces lo era? Poco a poco la chica fue captando lo que ocurría, su cuerpo comenzaba a responderle, sus labios se movían y eso no era bueno, ella no debía hacerlo; así que sacando fuerzas de quien sabe dónde logró empujar al chico lejos de ella y en el acto se puso en guardia sacando su aura de combate.

-¡¿Qué rayos te sucede? ¿Cómo se te ocurre hacer semejante barbaridad? Uno no puede bajar un poco la guardia porque tu maldita libido sale a flote ¿estás en celo o qué?

-El sushi es afrodisiaco.-el chico se había vuelto lobo y se relamía los bigotes.

-¡Cállate! Tengo sueño me iré a dormir un rato a tu cuarto y más te vale no entrar o molestarme o te arrancare la cabeza ¿me oyes? Despiértame en dos horas, debo volver a casa o se preocuparan.-dijo la chica subiendo las escaleras con seguridad.

"Ah y claro que me quede dormida, pero no fueron dos horas, fueron algo así como 12 horas, así como te lo escribo, no desperté hasta el día siguiente, no había dormido bien debido a preparar el odioso sushi y había tenido que ir a una sesión de fotos así que estaba enormemente agotada y caí sin poder evitarlo, cuando desperté yo estaba durmiendo a pierna suelta mientras Hayama estaba dormido en el sillón que tiene en su cuarto, el muy baka no me despertó y como es costumbre nadie noto que no llegue a dormir, ya sabes mi madre cada vez más liberal y Rei esta tan enfrascado en su romance que yo he dejado de importarle, y a mí se me olvidará pagarle este mes, lo he decidido, también pondré un candado enorme en el refrigerados y en el baño y no podrá usarlos hasta que se gane su sueldo.

Como iba diciendo desperté en cama de Hayama y en el acto me levante a zarandearlo y molerlo a golpes por no haberme despertado, el tarado dijo que estaba cansado y además no era su problema si por quedarme dormida llegaba tarde a alguna cita con Naozumi, no sé porque lo mete si mi Nao no tenía nada que ver, no tenía pensado salir con él, pero claro Hayama siempre quiere estar peleando con alguien.

Después de que discutimos aceptó a regañadientes acompañarme a casa, dijo que no creía que alguien pudiera robarme pero que de todas formas debía pasar a comprar unas cosas a la tienda, yo ni siquiera le pedí una explicación, aún tengo muy vivo el recuerdo de esa mordida de chita, aunque ya han pasado algunos días desde el incidente; a veces siento que las cosas vuelven a ser como en el pasado, antes de ser novios, cuando lo éramos sin necesidad de ese título y la verdad no quiero eso, no podemos fingir que no me fue infiel, que no beso otros labios mientras yo lo esperaba fielmente. Crecer no es nada fácil, debo entender que nuestros caminos ya se separaron, así como Pangea se dividió en cinco continentes, así nos dividiremos nosotros, aunque debo confesarte, y sólo a ti porque sé que jamás nadie te leerá, que ese beso tan corto me hizo sentir más que los más apasionados entre Azuka y Karasuma, no soy capaz de negarme a mí misma que aun en estos momentos sigo sintiendo el sabor de sus labios, y eso que esta vez no había jugo de por medio, pero al mismo tiempo viene a mí la imagen de aquella revista donde el besaba a Zulema y por supuesto también pienso en Nao, él siempre ha estado conmigo, y yo me he propuesto hacerlo feliz porque lo amo ¿se podrá amar a dos personas al mismo tiempo?

Porque si los comparo realmente son totalmente diferentes, no solo en sus personalidades sino en el sabor de sus labios también, pero sin duda me quedo con Naozumi, él nunca me ha hecho llorar, siempre está conmigo y siempre me va a querer, pase lo que pase."

La chica se separó del cuaderno y abrió la ventana era un día muy caluroso, su llamado había sido temprano y gracias a eso tenía la tarde libre, y como era domingo podría salir con sus amigos, ya había llamado a Fuuka, a Ayya, a Tsuyoshi y a las demás, esa tarde se divertirían como nunca, sorprendida se giró al escuchar la puerta moverse, su madre, según sabía, esa misma mañana había abordado un vuelo al Amazonas para poder conocer el lugar donde se desarrollaría su próxima novela.

-Hola Sana, creí que no estabas, perdón por entrar así.

-Hola Georgea ¿vas llegando?

-Sí, Rei fue por mí al aeropuerto, está abajo cocinando el curry de oso que traje.

-¿Curry de oso?

-Lo vi en un anime y quise ver si realmente existía.

-Gracias, lo probare en cuanto esté listo ¿estás bien? No tienes buena cara, pareces un mandril con comezón en las pompas.

-¿Cuándo has visto a un mandril con comezón allí?-contestó la chica mirándola molesta- como sea es mi cara de pase demasiado tiempo con Zulema.

-¿Y qué tal las escenas?

-Costaron trabajo no lo voy a negar, no tenemos ni por asomo tu nivel, aun no se porque de ser personajes secundarios pasamos a tener líneas y escenas aparte de estar en la cama con Nao, ya no quiero hablar de eso, lo juzgaras cuando lo veas ¿y tu como estas? Zulema no dejo de pregonar que en las toma finales te pegara.

-Pues si algo así, pero aún faltan dos meses no te preocupes, comprare un disco y aprenderé artes marciales viendo la televisión.

-Eso no servirá, ella no va a seguir la coreografía y sabes que te odia.

-No es mi culpa ser más bonita y mejor actriz que ella.

-Por desgracia la batalla será en sus terrenos, ella es muy buena, no la has visto pelear enserio.

-Bueno pero…

-Que no se hable más, yo te entrenare.-la chica brillaba envuelta en llamas, esta sería también su oportunidad de vengarse de Zulema.

-¿Entrenarme?

-Sí, yo conozco mejor que nadie sus movimientos, obviamente te enseñare lo esencial para la película y para que la derrotes, digo tampoco serás un arma mortal, no soy el Señor Miyagi.

-Pero…

-¿Quieres ser la mejor actriz de todo Japón o no? Aprendiste todas las técnicas posibles de actuación, canto y baile, así como ballet y gimnasia ¿Qué tiene de malo aprender artes marciales?

-No es que tengan nada de malo…

-¿Entonces?

-Que pasaría…¿Qué pasaría si no lo logro?

-Eso no ocurrirá, yo seré tu maestra, o acaso eres una rana miedosa.

-¡No soy una rana!-gritó la chica sacando la lengua- acepto ser tu aprendiz y más vale que seas buena maestra.

-Empezaremos mañana temprano, será de madrugada para que no interfiera con tus múltiples ocupaciones, pensare que hacer para que agarres condición en tan poco tiempo.

-¡Como digas Georgea-sensei!

Al otro día por la mañana una somnolienta Sana era empujada por la calle desierta contra su voluntad, estaba demasiado cansada como para resistirse, se limitaba a caminar, no tenía ni idea de qué clase de entrenamiento le esperaba, solo sabía que la tarde con sus amigos había sido de lo mejor para llenarse de energías pero estas parecían no querer trabajar por lo menos hasta que el sol apareciera.

-Es muy pero muy temprano-la castaña bostezaba sin poder contenerse- no son ni las seis.

-Lo sé y a mí tampoco me pone feliz esto pero acostúmbrate, este será tu horario de entrenamiento por las mañanas, así no interfiere en tu vida escolar o laboral.

-¿Y que hacemos en este cruce? Si querías que calentara pude haberlo hecho en mi casa-comenzó a imitar a la morena en sus ejercicios de calentamiento.

-No es eso, lo que aprenderás a continuación no puede ser hecho en tu patio.-la chica veía insistente a ambos lados de la calle- Ah allí viene, creí que se había demorado o peor aun, que no vendría.

-¿De quién hablas?-la joven actriz no paraba de hacer estiramientos a los cuales su cuerpo estaba acostumbrado, su pregunta quedo contestada en cuanto vio a Akito Hayama corriendo por un lado de la calle.

-Hola.-saludo el castaño al estar frente a ellas, trotaba en su lugar mientras las veía extrañado.

-Hola Akito, necesito que ayudes a Sana a adquirir resistencia.

-¡¿Qué?-gritó la japonesa- ¿Por qué él? Dijiste que tu me entrenarías.

-Y lo hare, pero estas loca si crees que podrás aguantar más de dos minutos con la poca resistencia que tienes, los ejercicios de actriz no te han preparado para un deporte tan pesado como son las artes marciales, necesitas adquirir condición y rápido, por eso en las mañanas y en las noches correrás con este sujeto, creo que se adapta a la perfección a tus horarios, y es algo fácil.

-¿Pero con él?-la chica corría alrededor de la pelinegra- en ambas ocasiones estará oscuro ¡Podrá violarme con facilidad sobre el césped!

-¡No grites esas cosas tan temprano!-le dio una palmada en la cabeza- No te pasara nada solo mantente alerta y ya ¿cuento contigo Akito?

-No.

-Pues que pena, ahora es tu responsabilidad, nos vemos.-la chica salió corriendo.

-Si corre tan rápido debería entrenarte ella misma, como sea al parecer no tengo salida ¿no es asi? Sígueme Kurata, trata de acoplarte a mi paso o por lo menos de mantener tu propio ritmo, pero te advierto si te cansas o te caes no me pienso detener.- el chico continuo su paso seguido por una adormilada chica, quien aun no comprendía del todo lo ocurrido entre sus amigos.

Mientras tanto escondidas entre las casas contiguas estaban dos chicas, ambas sonriendo ante la escena.

-De verdad logran desesperarme.- comentó una de ellas, quien se rascaba el brazo una y otra vez, estaba enfundada en una pijama verde con gatos por todas partes.

-Casi me da un ataque, creí que no vendría.-contestó la otra - casi me toca entrenarla y eso de levantarme temprano no se me da.

-Se desvió para comprar un poco de agua, yo ya estaba dispuesta a traerlo arrastrando, pero súbitamente regreso al camino del bien.

-Lo importante es que esos dos tienen un pretexto para estar juntos, felicítame gemela, he hecho la buena acción del día.

-Tu contribuiste a que se separaran desde un principio.-comentó la de verde ganándose un mohín de su hermana.

-Fui victima de las circunstancias, además estoy tratando de remediar mi error Freda, de verdad me siento culpable.

-Pues yo me siento aun más pero por Nao, Sana es su novia después de todo.

-Puedes consolarlo después.-recibió un puñetazo en la cabeza de su hermana- ¡¿Qué te pasa loca?

-No digas esas tonterías, él solo tiene ojos para Sana y yo no pienso meterme donde no me llaman.

-Ok, como digas, pero a final de cuentas si Sana de verdad lo quiere no lo dejara por Akito, y tampoco lo perdonara.

-Akito es mi amigo pero yo no lo perdonaría, aun cuando lo conozco y sé que verdaderamente la ama pero las palabras no lo ayudan, pero ni sabiendo cuanto la extraño le perdonaría lo que hizo.

-Lo se, lo único que podemos hacer por ellos es juntarlos y que pase lo que deba pasar, por lo menos espero lograr que vuelvan a ser amigos.

-Seria bueno ver eso-un bostezo la hizo interrumpirse- quiero volver a dormir.

-Yo igual, vayamos a casa de Sana queda más cerca, hasta deje mi hueco entre las cobijas para regresar a amoldarme en el.

-Donde cabe una caben las dos.

Mientras tanto la pareja de castaños seguía corriendo, Sana de pronto se veía como iba cayendo pero al estar a punto de tocar el suelo se incorporaba enseguida y seguía corriendo.

-Hayama…¡espera! Ya no puedo más, de verdad ya me canse.

-No te esfuerces, vuelve a casa, yo seguiré corriendo-el chico solo le dio una característica mirada de indiferencia y volvió a ver al frente.

-¡No me ignores! ¡Si tu puedes acabar este recorrido yo también!

-Si te sobre esfuerzas te vas a lastimar, ya no tienes aire, necesitas respirar.

-Solo necesito agua.-la chica corrió más para quitarle la botella de la mano y tomó un gran trago de agua- listo, ya puedo continuar.

Ambos continuaron hasta finalizar el circuito, la japonesa llegó a tiempo para ducharse y salir corriendo a la escuela, allí le hizo prometer al chico ex jefe simio que la esperaría a las 9 en el cruce.

Con el paso de los días Sana se veía cada vez más cansada, no solo eran los entrenamientos sino también los llamados, las fotos, las entrevistas y sobre todo la escuela, los exámenes finales estaban a la vuelta de la esquina y se había prometido ir a todas las clases posibles antes de ir a grabar a las montañas, incluso había comenzado a estudiar por su cuenta en los descansos entre las escenas, ayudada en lo que podía por Naozumi, quien se admiraba de verla trabajar tan duro, sobre todo de darle tiempo de correr por las mañanas y las noches para poder adquirir resistencia.

Por fin el día en que Georgia le enseñaría a dar puñetazos y patadas había llegado, tenía el día libre debido a algunas fallas técnicas en el set, la chica corría emocionada rumbo a su casa donde sabía ambas inglesas la estarían esperando.

-Hermana ¿de verdad ha ido a todos los entrenamientos?

-Si, me consta, al igual que sé que Hayama baja su ritmo para que ella pueda seguir su paso.

-Cuando Zulema se enteró se puso verde del coraje y decidió ir a correr con ellos pero en el fondo sabe que es más floja que nosotras.-agregó Freda quien lucía un pans gris con franjas moradas y una cola alta de caballo a diferencia de su hermana quien llevaba un pans color morado con franjas grises y un chongo

En ese momento vieron entrar a sus dos amigos, Hayama se veía igual de inexpresivo que de costumbre y Sana reflejaba el cansancio en su rostro, había regresado a su adicción de bebidas energizantes, no le molestaba correr, incluso lo encontraba relajante pero tener su día tan ocupado y tan poco tiempo para dormir la estaban matando; estaba en pleno desarrollo y necesitaba descansar.

-Hola gemelas –las miro asombrada-¿Esta vez si me entrenaras Georgea- sama?-los ojos de la castaña brillaron de una forma aterradora- Soy un recipiente vacío el cual debes llenar con tu sabiduría.

-Te enseñare algunas cosas-la pelinegra se había sonrojado, eran muchas esperanzas puestas en ella- Hayama ya te puedes ir, tus servicios son imprescindibles

-No tengo otra cosa que hacer.-el chico se sentó bajo la sombra de un árbol mientras cuatro perros se acercaban a molestarlo.

-Como quieras, a ver Sana la flexibilidad no creo que sea problema, intenta dar esta patada, la pierna bien estirada y girando tu cadera para no lastimarte.- la chica le mostro en cámara lenta como hacerlo mientras la japonesa la intentaba imitar.

-¿Así?

-Sube más la pierna. Si te comienza a doler haz estiramientos.-la chica corregía la posición de su amiga mientras Freda las observaba.

La mañana transcurrió rápidamente le mostro algunas patadas y formas de bloquear para no ser derribada, por su parte de vez en cuando Freda le ponía ciertos ejercicios para que pudiera componer su postura, para la tarde ella y Sana ya estaban practicando el combate.

-Pégame sin miedo Sana, aun no me duelen tus golpes.

-Pero…-se veía confusa, no le gustaba la violencia de forma innecesaria, contra los paparazzi y Hayama estaba bien pero no contra sus amigos.

-Hazlo Sana, aun no tienes la fuerza como para lastimar realmente a Freda, después te daré unos ejercicios para eso, pero debes esforzarte en perderle el miedo al contacto, Zulema no será suave contigo en cuanto tenga la oportunidad de hacerte daño.

-Yo me encargare de que tus movimientos sean más rápidos-Freda veía divertida los intentos de Sana de patearla, a veces llegaba a rozarla pero generalmente o la evitaba o Sana reprimía sus ataques antes de rozarla siquiera-Pero primero debes acostumbrarte al impacto o sino saldrás lastimada junto con tu oponente.

-No creo que Zulema se atreva a lastimarla-Hayama se había puesto de pie con un perrito colgando de su cola de chita y se acercó a Georgea quien observaba el combate anotando los puntos fuertes y débiles que poseía la joven actriz.

-¿A que te refieres?

-Bueno es cierto que no le cae bien pero no creo que se atreva a hacer algo peligroso.

-Lo hará te lo aseguro, y me sorprende que pienses así, y también me molesta un poco-agregó en voz baja mientras era observada por el castaño.

Los días prosiguieron así, rutinas de ejercicios, sesiones de fotos para los promocionales de la película, algunas entrevistas, grabaciones, escuela y los repasos con el profesor Hayama claro esta.

-Y es así como compruebas el resultado de tu ecuación-explicó el karateca a una concentrada chica, quien se sentaba sobre algunos cojines procesando la información adquirida.

Estaban en el camerino del chico, descansando antes de grabar unas escenas, la chica le había rogado por ayuda y el no pudo resistirse, a final de cuentas era su tutor.

-Hayama, cuando tu lo explicas es realmente fácil, pero si el profesor lo hace me confunde con tantos números y letras a lo largo del pizarrón.

-Solo debes prestar atención en vez de mandar mensajes a Kamura.

-¡Pues lo quiero! No empecemos, mejor dime ¿de verdad las gemelas también han estado estudiando? He visto a Georgea con varios libros, incluso repasa a la hora de la cena y le pregunta algunas cosas a Rei.

-También Zulema ha comenzado a estudiar.

-¿Por qué?

-Las tres deben presentar un examen en la embajada de su país para validar este año escolar.

-¿De verdad? Deben ser muy inteligentes, por lo menos más que yo, mi cerebro esta relleno de waffles con cajeta.

-Son bastante torpes en muchas cosas.

-Veamos Georgea odia las matemáticas al igual que yo, su hermana no es amante de la geografía o la química, en cuanto a la chica "pechos grandes"…

-Solo le va bien en arte y deportes.

-Pero aun así tiene esos pechos del tamaño del Monte Fuji.

-¿Y eso que tiene que ver con los estudios? Eres una tipa rara Kurata, no eres tan torpe una vez que te empeñas en subir calificación.

-¡No quiero tu lastima! ¿Me estas provocando?

Un fuerte golpe los hizo girarse inmediatamente, se habían acercado bastante debido a la pelea, el peli Azul acababa casi de derribar la puerta para hacerse notar.

-Sana-chan el director te esta buscando, ya es hora de grabar tu escena con las gemelas.

-Gracias, iré enseguida.-la chica se termino de levantar recogiendo sus útiles en el camino y salio sonriendo hacia el set, tenía una escena con las gemelas y eso la ponía de buen humor, ellas se habían estado esforzando para mejorar su actuación.

En cuanto entró al set que representaba su cuarto de encierro vio a las dos chicas sentadas en el suelo sosteniendo un libro entre las piernas y repasando, en cuanto la vieron se pusieron de pie y le dieron el libro a algún ayudante, quienes se encargaron de retocarlas y quitar las arrugas de su vestuario.

Sana pudo apreciar maravillada el pequeño, por no decir minúsculo, kimono que ambas lucían de un color blanco con bordados en verde olivo y pequeñas flores de Sakura en un color melocotón, sus mangas eran largas y anchas, seguramente guardaban las espadas de utilería, de una seda casi transparente, sus pies estaban descalzos adornados por unas pulseras de oro, su cabello estaba recogido en forma de abanico hacia atrás, su piel era tan blanca y sus labios tan rojos que parecían dos muñecas humanas, era imposible diferenciarlas.

-¿Sucede algo Sana?-dijeron al mismo tiempo mirándola curiosas, la japonesa estaba siendo retocada por una chica mientras una señora acomodaba los dobleces de su sencillo vestido rojo.

-No, solo estoy repasando el guion, debo advertirles, a veces improviso.

-No importa, tenemos bien estudiados a nuestros personajes, aunque te salgas del libreto sabremos como regresarte.-ambas sonrieron cuando acabaron de hablar, era magnifico ver la coordinación que tenían.

-Chicas, estoy esperando mucho de ustedes, por favor den su máximo esfuerzo, todos salgan de la toma, Sawako y Sunako a sus posiciones, Azuka a tu rincón, los mirones lejos de la visión de la cámara ¡Acción!


Azuka yacía en un rincón con los ojos cerrados, no dormía, solo recordaba, un leve ruido la hizo abrir los ojos, seguramente algún botón de flor había caído en el piso, pero no, al abrir sus orbes encontró a dos chicas mirándola sin emoción alguna, simplemente contemplándola.

-Sawako y Sunako, las amantes de mi novio ¿no es así? O mejor dicho sus protectoras.- la voz de la castaña era de reproche, se levanto del piso sin vacilación y comenzó a vagar por el cuarto.

-No tomamos eso como un insulto, poder hacer feliz a nuestro señor Sorata es un premio para nosotras.-comento la chica de la izquierda sin una pizca de emoción, solo observando a la mujer que paseaba.

-¿Y a qué vinieron entonces? No creo que a hacerme compañía, no les simpatizo puedo verlo en sus facciones.

-No nos importan esas cosas, solo seguimos ordenes-contesto la de la derecha- la señorita Atsushi se siente preocupada por tu estancia en este palacio, teme que su matrimonio se vea afectado.

-¿Y qué mas les da? Ustedes mantienen un romance con su prometido ¿cómo se preocupan por sus deseos? Pueden eliminarla fácilmente para quedarse con él

-¿No lo sabes Azuka?-hablaron al unísono- Ella es la hija del gobernador de nuestra aldea, esta entrenada en las mismas artes que nosotras, dudo que pudiéramos atacarla tan fácilmente.

-¿Por qué me dicen esto?

-¿No extrañas a Karasuma?-contratacaron.

-Eso no les incumbe.

-Nosotras somos las únicas que podemos impedirle la entrada, si nosotras quisiéramos podríamos dejarlo pasar ¿te gustaría?-se habían ido acercando a ella hasta acorralarla

-¿Qué pretenden? No les creo que de pronto quieran dejarme escapar cuando ayudaron a Sorata a traerme aquí en primer lugar.

-Da igual si estas aquí o no-la de la derecha se había apartado y miraba con desdén la habitación- y nos consta que Karasuma ha tratado de venir a rescatarte, pero lamentablemente la pasión, deseo como quieras nombrar al sentimiento albergado por ti, lo ciega y no se camuflajea con el entorno, hasta un niño podría detectar su desesperación por entrar.

-Y pensar que de niño era tan prometedor, al parecer todos poseen un talón de Aquiles.-contestó Sunako aplastando varias flores con una mano.

-¿Ustedes conocen bien a Karasuma?-preguntó Azuka curiosa, ellas no le simpatizaban en lo absoluto pero estaba harta de ese encierro y sin poder hablar con nadie que no fuera Sorata.

-Viene de nuestra misma aldea, coincidimos un par de veces cuando éramos niños, pero nosotras fuimos mandadas como un regalo al amo Karasuma cuando teníamos ocho años, podrás creer que éramos muy pequeñas pero a esa edad ya nos habían enseñado lo necesario para ser unas buenas asesinas y no dejar rastro.

-¿Matar sin dejar rastro? Karasuma nunca me ha hablado de eso…aunque regularmente no lo dejo hablar mucho.

Sawako sacó de entre sus ropajes un pequeño frasco malhecho de algo parecido a arcilla, era de un corte osco pero bastante pequeño como para pasar desapercibido entre tan poca ropa.

-Este veneno mata a cualquier persona en menos de cinco minutos, es fácilmente mezclable y no deja rastro, incluso podría impregnar mis labios con él y besarte, morirías sin notar ningún sabor extraño, y mientras no haga contacto con mi saliva yo saldría ilesa.

-Déjame intentarlo.-Azuka trato de quitárselo a la chica pero recibió un fuerte empujón que la mando a estrellarse contra la pared.

-¿Crees que soy idiota chiquilla? Te digo esto porque no representas ningún peligro.

-La señorita Atsushi quiere sacarte de aquí y a pesar de que le somos fieles al amo Sorata, también le debemos fidelidad a ella, es por eso que dejaremos que Karasuma entre, ya será cuestión de ustedes si logran salir con vida, la verdad nos da igual nuestra posición es la misma estés o no estés.

-¿No estarán un poco celosas de mi?- se levanto sobándose la costilla contra la cual había impactado- Ustedes eran el juguetito de Sorata hasta que yo aparecí el me ama y…

-Sal de tu error-esta vez fue Sadako quien la tomó del cuello acorralándola, era verdaderamente fuerte- el amo Sorata no es capaz de amar a nadie, se encapricha fácilmente, pero en todas esas ocasiones y también después nosotras siempre hemos estado allí antes y después, no trates de comportarte como la princesita que eres porque si nos hartas podemos hacerte algo muy malo, nos rogarás que te asesinemos.

-Prepárate, en tres días vendrá Karasuma por ti, es la ultima oportunidad para que salgas de este infierno, la guerra está por desatarse.-ambas hermanas salieron de la habitación tan silenciosas como habían entrado dejando a Azuka sola con sus pensamientos mientras una sonrisa surcaba su rostro, volvería a ver a Karasuma.


-¡Corte! Sana sé que eres muy profesional pero ¿estas bien?-el director se había acercado a ella, había notado la fuerza con la cual había sido empujada y dudaba que solo hubiera sido actuación.

-No se preocupe director-sama, la escena quedó bien ¿no es asi?

-Pues si, resultó mejor de lo que esperaba pero…

-Eso es lo importante, solo fue el golpe, estaré bien.-dijo caminando con dificultad hacia la cama donde sería visitada por Zulema para la siguiente escena.

-Sana-chan ¿de verdad te encuentras bien?-el ojiazul se veía preocupado, las gemelas se habían disculpado rápidamente antes de ir corriendo a la siguiente escena, se habían tomado demasiado enserio su papel.

-Si, solo fue el golpe, me tomaron un poco desprevenida y caí como las palomas cuando se estrellan contra la ventana de un avión.

-Aun así ellas no debieron…

-Naozumi contéstame honestamente ¿te es fácil este papel?

-No realmente… es demasiado violento, pero aun así quiero ser un gran actor para poder merecer estar contigo, y este tipo de papeles son los que me permitirán hacerlo.

-Tu eres un actor con mucha experiencia, Freda y Georgea tienen experiencia nula, si hacer esto les permite adentrarse en su personaje por mi está bien, de verdad solo me dolió un poco el golpe, no es nada grave.-le dedicó una sonrisa que hizo al mestizo sonrojarse.

-A ver tortolitos, tengo una escena que hacer y tú-señaló a Nao- no estás en ella así que sal donde no salgas en pantalla ¿ok?-Zulema entró en el set de la habitación con un vestido color celeste, era recto y escotado, pero en las caderas comenzaba a esponjarse y así caía hasta un poco más arriba de los tobillos, su cabello estaba alzado en una coleta la cual era decorada con lo que asemejaba perlas.

-Bueno Sana-chan debo ir con mi manager a ver lo unas entrevistas que debo dejar preparadas antes de irnos, te veo al rato.-le dio un beso en la frente y salió del set.

-Girls (chicas) ¿están listas?

-Nací for this paper (para este papel).-comentó Zulema bostezando profundamente mientras Sana rodaba los ojos y se mordía la lengua.

-¡Acción!


-¿Aun estás con vida?-los ojos café de la chica demostraban odio en cada mirada-esperaba encontrar esta habitación vacía después de mandar a esas inútiles.

-Si tanto te molesta mi presencia haz el trabajo sucio tu misma, señorita Atsushi.-la chica hizo una reverencia de forma burlona.

-Llámame Hitomi porque yo te llamare Azuka, no siento por ti ni el más mínimo respeto, eres una cualquiera que solo quiere el dinero de mi Sorata, el es mío ¿me escuchas?-la había tomado de los hombros mientras Azuka se limitaba a pasear la mirada por el techo y una sonrisa socarrona se asomaba en su rostro.

-¡No me toques!- logró apartarla con fuerza- Sorata no te quiere, solo quiere tenerte de su lado en la guerra que planea comenzar, eres respaldada por los ninjas de tu aldea ¿no es cierto? No siente nada por ti ¿acaso te ha tocado?

-Aun no estamos casados…

-¡No seas idiota! No solo he sido yo sino esas gemelas del demonio.-la chica recibió una bofetada ante tal comentario.

-¡Sorata nunca se fijaría en alguien como tu! Teniéndome a mi como su novia-su pecho se movía violentamente- él…él…

-¡No te atrevas a pegarme!-gritó la japonesa abofeteándola de regreso.

Hitomi la veía incrédula sintiendo el ardor en su rostro.

-No te atrevas a meterte conmigo chiquilla.

-¡Tu comenzaste!

-No puedo esperar a desfigurarte ese rostro.-se acercó violentamente hacia ella acorralándola entre la pared y la volvió a abofetear en repetidas ocasiones, Azuka rápidamente logró poner su brazo entre ambas y la lanzó con más fuerza de la debida, desde el suelo Hitomi de una patada barrió los pies de su oponente y la hizo caer dispuesta a pegarle nuevamente, pero esta vez Azuka fue más rápida y logró darle una patada mandándola lejos. La chica estaba poniéndose de pie nuevamente para volver a abofetearla cuando Rei y el manager de Hayama entraron a la escena interponiéndose entre ellas antes de que se mataran.


Habían estado tan ocupadas sacando su odio que no habían escuchado la voz del director cortando la escena, habían empezado bastante bien pero sus demonios personales habían superado su profesionalismo y habían terminado en el suelo.

Sana aun no creía haber sido capaz de quitársela de encima, de verdad que el entrenamiento había hecho algo, no había reaccionado a tiempo, el dolor en su rostro se lo confirmaba, pero había logrado evitar que llegara a mayores y estaba casi segura de haberle causado un poco de dolor.

-¿Qué sucede contigo Sana-chan?-Rei la mantenía sujeta de los hombros mientras el manager de Hayama hacía lo mismo con Zulema quien no dejaba de gritar para tratar de zafarse.

-Esa tipa loca me golpeo de la nada, en la escena decía que solo íbamos a hablar.

-¡Se llama actuar tonta!

-¡Si como no!

Sin que nadie pudiera detenerlo Zulema le dio un golpe al manager de Hayama y salió disparada contra Sana para seguir con la pelea y lo hubiera logrado de no haber sido frenada por la mano de Akito, quien había observado todo pero no se había decidido a actuar hasta ese momento.

-Solo ocasionas problemas Zulema, haces que las escenas se retrasen y le quitas tiempo a la producción.-Akito estaba más serio de lo normal y la curvilínea lo sentía en la presión que ejercía sobre su muñeca.

-Esto es una pelea de chicas, no tienes por qué meterte.

-Sera una pelea justa cuando esta torpe aprenda a defenderse, mientras tanto no dejaré que le hagas daño.- sus ojos no bromeaban, era una advertencia.

-Lo lamento director-sama, no debí…

-No importa, algunas cosas pueden rescatarse, el editor sabrá qua hacer, repetiremos la escena más tarde cuando los humos se hayan despejado un poco, vayan a descansar un rato.

Sana salió de allí corriendo a su camerino con Rei pisándole los talones.

-¿Estas bien Sana-chan?

-¡¿Cómo voy a estar bien después de tremendo golpe?-la castaña sentía como se iba inflamando su cara- Ve a buscar a un cirujano o algo ¡Sin mi rostro no soy nadie!

-Con un poco de hielo bastara.-Rei salió del camerino dejando a Sana histérica por la poca comprensión recibida después de haber sido atacada por un animal salvaje el cual según sus gritos, debía ser encerrada en un zoológico.

Esa noche, después de repetir la escena con Zulema, se grabaría la ultima escena de Azuka y Karasuma antes de que ambos actores tomaran unas semanas de descanso para poder presentar sus exámenes finales, después de eso viajarían a las montañas con el resto de la producción para grabar las escenas finales, la escuela y el proyecto estaban por terminar.

Sana estaba siendo retocada por su maquillista, le había quedado un moretón por la culpa de Zulema, ya no le dolía tanto, le habían tenido que dar tranquilizantes para que dejara de gritar, pero aun así sentía su rostro ultrajado con esa fea marca.

-Ya supéralo Kurata, después de todo nunca has sido tan bonita.-el chico recibió una patada que lo mando lejos ante tal comentario, había encontrado el punto sensible de su ex novia.

-Guys, relájense, sé que han estado muy estresados debido a sus estudios y a este proyecto, pero sáquenlo a flote, si lo hacen bien podrán dedicarse a la escuela plenamente por unas semana, así que ánimo, sé que es una escena complicada, sobre todo para Akito, quien no tiene nociones de actuación, y que la situación es incomoda para ambos, pero den su mejor esfuerzo ¿de acuerdo?

Sana no contestó, aun estaba dolida por el comentario de Hayama, no había sido precisamente el mejor día de su vida, ese tarado no podía ni imaginarse lo preciado que era el rostro de una mujer. Se apresuró a tumbarse en la cama donde se supondría Azuka estaba esperando, ahora lucía un ligero vestido blanco con mangas hasta los codos, cuello redondo con bordados en azul y falda amplia.

-¡Acción!


Azuka miraba el techo, se cubría la frente con su brazo, habían pasado tres días desde la amenaza de Hitomi y las palabras de las gemelas ¿de verdad vería nuevamente a Karasuma? Trataba de negárselo, pero realmente lo extrañaba, era la única persona con la que podía ser ella, caprichosa, voluble, si, pero él siempre estaba allí para sus deseos…egoístas, había que admitirlo, ella sabía de los sentimientos del joven, no podía negarlo, siempre se aprovechaba de ellos para controlarlo, pero las cosas estaban yendo muy lejos, él estaba exponiendo su vida para rescatarla cuando debería estar haciendo algo para detener la guerra que ella había causado por su necedad.

-Hasta en cautiverio se ve hermosa señorita Azuka.

La chica dio un respiro fuerte y se incorporó, lo que vio la dejo sin palabras allí mismo estaba Karasuma, un poco lastimado, pero a salvo, sin poder contenerse se levantó para lanzarse a sus brazos y llorar ¿por qué? No lo sabía, eran sentimientos desconocidos para ella ¿amistad? ¿cariño? ¿amor?

-¿Qué pasa Azuka? ¿Estas lastimada? ¿Te hirieron?-el chico la veía inseguro.

-No, estoy…feliz de verte aquí, aunque me siento demasiado culpable.

-No te comprendo.

-Esto es lo que Sorata quería, que al final la culpa de la guerra recayera en mi, incluso tu estas más preocupado por mi que por lo verdaderamente importante, mucha gente inocente va a morir, debes detener esta locura.

-Azuka…tu padre fue asesinado, tu tía está al mando, tu eres la única heredera y…

-¿Asesinado? ¡No!- la chica se había comenzado a desvanecer en los brazos del chico ante el impacto de la notica-mi padre no… ¿Cuándo sucedió?

-Hace siete días.

-¡Es una trampa!-todo concordaba en su cerebro, Sawako y Sadako se habían comportado de manera extraña ofreciéndose a ayudarla a escapar aun cuando eso molestara a Sorata, pero realmente todo era un plan para incitarla a escapar.

-¿Qué?

-Ellas te dejaron pasar ¿no es cierto?

-Bueno no lo había visto de ese modo…

-Quieren un nuevo pretexto para atacarnos, si yo me voy ellos usaran eso contra nosotros, Sorata es un monstruo, Karasuma vete y diles que es una trampa, que no traten de rescatarme, diles que…

-No me iré sin ti, mi lugar es a tu lado.-le acariciaba la mejilla con rudeza mientras la chica dejaba escapar unas lagrimas solitarias.

-No lo hagas Karasuma, no hagas esto por favor.

-No puedo controlarlo, despertaste a un ser muy fuerte.-el chico la tomo por los hombros y la beso suavemente, la chica no fue capaz de oponer resistencia, era el beso mas cariñoso y puro que había recibido en su vida, siguió llorando quedamente mientras el beso subía un poco de intensidad.

-Karasuma no…de verdad no debemos…-volvió a ser callada con los labios del chico, quien hizo presión con su cuerpo para postrarla sobre la cama, una vez allí comenzó a besarla con desesperación, después de unos momentos la chica logró deshacerse del agarre del chico.

-¿Qué sucede? Azuka yo te amo, en serio, haría lo que me pidieras.

-Entonces perdóname, Karasuma no quiero estar contigo de…de esta forma, no como con los otros.

-Pero…

-¡Escúchame! No es porque no me agrades, en realidad me simpatizas bastante, no soy capaz de amar por lo cual no le pondré ese nombre pero…de verdad te aprecio y no quiero que conozcas esa faceta de mi, te mereces algo mejor que yo, soy una idiota que no supe ver las intenciones de alguien que solo tiene sed de poder, sabes en estos días aquí encerrada me he dado cuenta de lo caprichosa y tonta que fui, de haber sabido que encontraría a alguien como tu hubiera guardado todas mis experiencias para vivirlas contigo, hubiera sido lindo amarte tan inocentemente como tu lo haces conmigo, lamentablemente llegaste en el peor momento de mi vida, cuando ya había dejado atrás mi capacidad para querer.

-Quieres a Sorata ¿no es cierto? Siempre lo he sabido…

-Es un amor enfermizo, no nos amamos, simplemente somos igual de miserables, pero ahora que he podido poner en claro todo esto estoy más decidida a evitar la guerra y a vengar a mi padre, seguramente él tuvo algo que ver en.- las lagrimas cortaron la frase-¿como murió?.- agregó tratando de controlarse.

-Lo envenenaron.

-Fueron ellas… y además…me mostraron el veneno.-ahora todo estaba claro en su mente.

-Entonces no tiene caso ocultarte que el veneno fue hecho por un ninja y eso las hace las más indicadas.

-¡Incluso me mostraron el veneno! Las muy…

-Azuka, vámonos, empecemos otra vida y…

El chico recibió una cachetada.

-Deja de pensar con el corazón, eso no sirve para nada, necesito tu habilidad ninja, estamos en una guerra no hay tiempo para sentimentalismos, no es nuestra vida la importante sino la de mucha gente, necesito a Karasuma mi guardián, no al Karasuma que hará todo para salvar mi vida porque me ama.

-Lo comprendo.-dijo quedamente.

-No involucres a mi pueblo en esto, dile a mi tía que no acepte ningún indicio de guerra, que cuide lo que consume, en cuanto a ti, necesito a un ejercito ajeno a todo esto.

-Hay ninjas que se han apartado de los preceptos de la aldea para vivir su propia vida según sus leyes, ellos podrían ayudarnos, podemos pagarle con las riquezas de Sorata.

-Perfecto, pero encárgate de que la ciudad este desierta, solo deben morir los implicados en este juego de poder.

-Yo me encargare de Sadako y Sawako, tengo una deuda con ellas.

-Y yo matare a Sorata, quiero demostrarle cuanto lo amo.-contestó sonriendo tristemente

-Entonces debo irme ¿no es así? Y supongo que esto es un adiós y…

-No, no creas que te he rechazado, al contrario me rechazo a mi misma como para hacerte felíz.-no podía dejarlo ir por más decidida que estuviera, algo en ella se lo impedía ¿orgullo o cariño? No estaba segura.

-Es lo mismo.-el chico dio media vuelta dirigiéndose a la puerta cuando fue alcanzado por Azuka quien le rodeo la cintura en un abrazo mientras soltaba nuevamente el llanto.

-No debes llorar, estaré bien y tal vez…algún día… en otra vida…podamos estar juntos.

La chica lo soltó para poder pararse frente a él y besarlo ávidamente, algo le impedía dejarlo ir, unos sentimientos que se negaba a aceptar pero que si reconocía harían que muchas vidas se perdieran por su culpa y no estaba dispuesta a involucrar a más gente en sus tonterías.

Permanecieron besándose por unos minutos antes de que el chico la alejara de el para darle un beso en la frente y marcharse tan rápidamente como había llegado, tenía una misión que llevar a cabo y eso era una orden para un ninja y nada, ni el mismo, podía interrumpirla.


-¡Corte!.- el director y algunos asistentes lloraban de emoción mientras aplaudían- de verdad han superado mis expectativas.

-Pues claro director-sama, está hablando con Sana Kurata, era obvio que la escena saldría a la perfección, aunque la verdad Hayama estuvo a punto de echarla a perder muchas veces, sobre todo con su ultima frase "en otra vida estaremos juntos"-hizo una mueca despectiva- ¿Qué clase de afeminado dice eso?

Hayama le mando una mirada asesina mientras caminaba hacia su camerino y aprovechaba para patear las cajas de un carro de utilería que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado.

-Sana-chan no deberías ser tan ruda con él, se esta esforzando y…

-No me importa si se enoja, es mejor así.-contestó mientras se encaminaba también hacia su camerino.

Esa fue la ultima noche de grabación de Sana y Hayama, se presentaron al otro día en la escuela para poder ponerse al corriente, y con terror vieron a Fuuka sacando pilas de libretas donde había tomado apuntes para ellos, a eso se le sumaron los libros que Ayya-chan les había conseguido para los temas difíciles, la actriz estaba segura de que no podría memorizar toda esa información, por mucho que se desvelara no le entraría, tal vez debería de aceptarlo de una vez por todas, no podía estudiar la preparatoria y actuar al mismo tiempo, debería hacer lo que la mayoría de los actores de su edad, dejar los estudios para dedicarse a la actuación por completo.

Conforme los días avanzaban la castaña comenzaba a confirmar sus sospechas de que no pasaría de año, pero entonces Fuuka se ofreció a estudiar con ella y con Hayama, quien no parecía tan perdido en la materias, su amiga logró encontrar un método para que entendiera las cosas más fácil, se lo planteaba todo como si fuera un guion de alguna película, de esa manera captaba la atención de la hiperactiva actriz; en cuanto al entrenamiento de Sana las cosas iban mejor, ya no se cansaba tanto y sus golpes eran cada vez más certeros, ya incluso tenía pequeños combates aunque estaba segura de que las gemelas se contenían, también termino siendo ayudada por ellas, quienes se ofrecieron a enseñarle inglés, lo hacían de una manera fácil, siempre trataban de hablar con ella en ese idioma, y debía admitir que tener que convivir con la "pechos de montaña" la habían hecho más hábil en ese idioma.

Las cosas con Hayama tampoco iban tan mal, seguía siendo su tutor en matemáticas y debía admitir que era bueno, lo mantenía en secreto pero ella comenzaba a entender al profesor sin ayuda del chico, sin embargo, no quería confiarse y acabar con su racha de mala suerte, casi nunca hablaban de otra cosa que no fuera la escuela, y menos desde que Zulema se les había unido a los estudios alegando que ella también tenía problemas, y vaya que los tenía, Sana pensaba que esa chica era aun más tonta que ella y eso era darle mucho crédito.

Lamentablemente las cosas cambiaron para Sana el día del primer examen.

-¿Qué pusiste en la nueve Hayama?-preguntó la chica lanzándose contra él al visualizarlo doblando la esquina del pasillo, ella acababa de salir y necesitaba confirmar si su cerebro servía o en realidad su único talento era ser una niña actriz prodigio que modelaba, cantaba y era rica.

-No fastidies, acabamos de salir.-el chico se levantaba con dificultad, no estaba preparado para el golpe giratorio de la chica.

-Pero es que… el experimento…eso de explicar el procedimiento siento que algo nos falto Hayama, no hubo humo, o una pequeña explosión, ni si quiera tuvieron que llamar a los bomberos o llevar a alguien al hospital…

-Kurata hicimos el experimento entre los dos, y quedo perfecto, es el mismo experimento que he hecho las ultimas cuatro noches con Zulema para su examen confía en mi, fue un éxito.-contestó irritado.

-Confiar en el ex jefe simio no es lo más sensato del mundo…aun así lo hare por única ocasión ¿y al menos lo entendió?

-Después de dos días al menos logre que dejara de mirarme y pusiera atención, en cuanto a lo demás realmente no sé que pasa por la mente de esa mujer.

-Es muy fácil Hayama, piensa en cosas hentai que la involucren contigo en un escenario preparado.

-¿Cosas hentai? Vaya pues tal vez debería…ya sabes… últimamente incluso no me molesta tenerla cerca.

-¿Ya te has vuelto inmune?

-No, simplemente me agradan las cosas que hace, ya sabes, siempre quiere llamar mi atención y…

-¿Te gusta como mujer?

-Supongo, sus pechos son enormes.

-¡Eres un pervertido!¡maldito macho!

-Si no me pareciera atractiva no hubiera estado con ella en primer lugar.

-¡Pero te gusta por las razones equivocadas!-gritó mientras era observada por varios chicos que pasaban por allí, estaban tan acostumbrados a las escenitas de esos dos que ya no les prestaban atención

-A mi me gusta y ella esta obsesionada conmigo ¿Qué hay de malo en que estemos juntos?

-No puedes hacerte su novio.

-¿Y por qué? Ahora nadie ni nada me lo prohíbe.

-¡Simplemente no puedes! ¡No de esa tipa!

-Soy tu ex novia, ¡y yo digo que no puedes!

-¡Deja de sentirte la gran cosa! No has dejado de repetirme desde que llegue que lo nuestro se acabó y jamás volverá, es cosa del pasado y ahora puedo hacer lo que me venga en gana tal y como tu lo estas haciendo.

-¡Solo lo haces para llevarme la contra!

-¡Deja de creer que el mundo gira a tu alrededor! Tu eres novia del idiota de Kamura ¿o no? ¿¡Que mas te da con quien estoy!

-¡No puedes! ¡Con ella no!

-¡Una niña tonta y pechos planos como tu no va a venir a darme ordenes! ¡Madura Kurara! No puedes tener todo solo porque eres un poco más reconocida que la mayoría de chicas, ya no somos unos niños, Zulema es toda una mujer y es lo que yo necesito, y tu necesitas a un chiquillo como Kamura.

-¡El chiquillo es otro!- la gente se había comenzado a aglomerar en el pasillo para ver su pelea, nadie se atrevía a detenerlos, ni siquiera sus amigos-¡Nada de esto habría pasado si no te hubieras emborrachado!-gritó mientras el chico le mandaba una mirada atemorizante que hizo aguantar el aire a todos menos a Sana quien estaba igual de molesta, el karateca dio un fuerte golpe a la pared que lo hizo sangrar y luego se marchó rápidamente seguido de Tsuyoshi y Gomi.

-¡Aquí no paso nada! Ya pueden seguir avanzando-decía Fuuka- solo unos idiotas brabucones, caminen, caminen.

-Sana chan-Ayya y las demás la miraban preocupada- sabes que no le gusta que le den ordenes.

-No era una orden...

-¡Pues sonaba como si lo fuera Sana!-Fuuka había logrado echo avanzar a todos- te pusiste como loca, además Akito tiene razón ahora sales con Naozumi y él es libre para seguir con su vida, no esperaras que justo ahora te sea fiel cuando ya no son nada.

-No lo entiendes Fuuka.

-Claro que lo entiendo ¿estas celosa? Porque si lo estas tienes un gran problema…

-¡Cállate Fuuka! ¿Quién estaría celosa de una tipa como esa? Lo dices porque no la conoces, esa mujer…

-Coincidimos el día del escandalo de las revistas, y aunque no la trate demasiado no creo que sea mentira que quiere a Akito, mira que seguirlo hasta Japón …

-¡Es enfermo! Debió quedarse en su país lejos de…de mi.

-Sana la estas prejuzgando…

-¡No tu eres la que la juzga sin conocerla, esos dos solo vinieron a hacer mi vida miserable…

-Estas actuando como una chiquilla Sana, es por eso que Akito se molesta contigo siempre.

-¡No entiendes nada! Siempre estas de su parte y…

-Deja de gritarme, solo trato de ayudar.

-¡Nunca entiendes nada!-gritó Sana antes de marcharse corriendo ante la perplejidad de todos.

Sana llegó echa una furia a casa, ni siquiera la presencia de Rei y Asako y su invitación al cine logró disiparlo y se excuso con todos antes de subir a encerrarse al cuarto donde intentaría hacerle vudú al tipo, pero la intromisión de Georgea se lo impidió.

-Perdoname, tal vez no me importe pero ¿Qué ocurre?

-Nada, absolutamente nada.-contestó mirando para otro lado.

-Pero tu rostro…

Al escuchar esto la castaña corrió hacia el espejo, ella se veía igual, aunque de todas formas si algo pasara ella no podría saberlo.

-¿Qué tiene?

-Tus ojos se ven muy tristes ¿ocurrió algo malo en la escuela?

-No nada, absolutamente nada…¡Es culpa de ese maldito rey simio! Como todo lo malo que puede pasar en mi vida, el muy tarado y…además discutí con Fuuka.

-¿Ella es tu mejor amiga?

-Se supone pero la verdad es que…a veces creo que yo no tengo mejores amigos, antes solía creer que Ayya, Tsuyoshi, Hayama y Fuuka lo eran pero…cuando desconfiaron de mi creyendo que estaba con Naozumi algo cambio, se supone que los perdone y eso pero de verdad algo cambio.

-Además de que Fuuka quería a Akito ¿no? Eso es algo que no pudiste perdonarle, que ella como tu mejor amiga debió entender tus sentimientos hacia él y en vez de eso se aprovecho de tu ausencia para quitarte a tu primer amor.

¡Eres bruja! Yo nunca había logrado poner eso en palabras.

-No soy bruja, solamente te comprendo, conozco la historia y creo entender como te sientes, además he observado que aunque digas que son tus amigos a veces te portas distante, cuando estas triste no vas a llorar o con ellos, ni ellos están aquí cuando tu los necesitas.

-No es que no confie en ellos o sean malas personas…solo…a veces siento como si no me comprendieran, como si siempre estuvieran del lado de él, puede que yo no sea la mejor amiga al ocultarles como me siento, pero a veces ni yo puedo ponerlo en palabras ¡Maldita sea crecer es demasiado complicado!

-Jajajajajaja pues si, en eso estoy de acuerdo ¿y por qué peleaste con Hayama?

-Piensa hacerse novio de esa "pechos de montaña".-contesto con desden arrojándose a su cama y viendo el techo.

-Don't pull my leg Sana.

-No lo hago, no te estoy tocando.

-Me refiero a que no bromees conmigo

-Pero es verdad el mismo me lo gritó, yo le dije que no podía porque solo le gusta por esas cosas que tiene enfrente.

-Bueno no es lo más ético pero la mayoría de veces eso hacen los hombres, pero si es su decisión lo peor que puedes hacer es tratar de obligarlo a entender que su decisión es equivocada, ya sabes que le encanta salirse con la suya.

-¡Pero no puede!

-Pero si el quiere…-Sana trataba de hacerla entrar en razón pero no quería hacerla sentir mal.

-¡Yo no quiero! Y por eso él no puede salir con ella.

-Bueno eso es diferente, ya admitiste que eres tu la que no quiere que estén juntos y eso está bien.- le acarició cariñosamente la cabeza mientras se sentaba a a su lado- ahora, para que te comprenda del todo ¿puedes decirme por qué no quieres que estén juntos? Hayama ya no es tu novio y tu ahora sales con Nao.

-Porque…eso significaría que me lo quito, que de verdad él la prefiere.- comenzó a llorar quedamente- entonces si Hayama dejaría de quererme y por culpa de ella.-dijo entre sollozos mientras abrazaba a Georgea y comenzaba a llorar.

-Bien Sana, es mucho más fácil que los demás entiendan lo que sientes si lo pones en palabras-le frotó cariñosamente la espalda incitándola a desahogarse. Es igual que Akito, no es capaz de expresar lo que siente de verdad, por eso siempre terminan peleando, esperan que los demás los entendamos a la primera, son tal para cual.- pensaba la chica mientras el silencio de la habitación era inundado por los sollozos de la castaña.-Bueno Sana, entonces estas celosa.

-¡No lo estoy! Yo quiero a Naozumi.

-No estoy dudando eso, sé que lo quieres pero no puedes aceptar la idea de que Akito esté con otra persona y a eso se le llama tener celos.

-Pero entonces…

-Solo admite que aun lo quieres aunque sea un poquito, es normal, no estoy indicando que lo amas o algo así, solo te molesta la idea de que este con alguien más.-escogió cuidadosamente las palabras para que Sana no se enojara, no era aun el momento de asegurar nada.

-No puedo admitir eso… no es verdad.

-Si no eres sincera contigo mismo te volveras a enfermar.

-¿Cómo sabes sobre eso?

-Lei ese libro en casa de Akito, y siempre quise decirte esto si es que algún día te conocía, no debes temer desilusionar a nadie con lo que digas, son tus verdaderos sentimientos y no debes tener miedo de ello, como cualquier ser humano eres capaz de equivocarte, si alguien realmente te quiere buscara lo mejor para ti, si Nao te quiere y tu quieres más a Akito él entenderá eso y será feliz porque tu lo eres, y si por el contrario a quien quieres es a Nao también Akito debe aceptarlo, ambos prefieren la verdad que te ponga bien a una mentira que te ponga triste.

-¡Pero no puedo!-se limpió las lagrimas con el puño de la chamarra- ni si quiera yo se que sucede, no puedo perdonar a Hayama, pero tampoco quiero que este con ella, y amo a Naozumi eso es un hecho, pero a veces siento que solo lo pongo triste, nunca me dice nada cuando estoy con Hayama o me pongo mal por él pero sé que en el fondo le duele y no quiero eso.

-Puedes quererlos a ambos, los dos son tus amigos y personas muy importantes en tu vida, pero a uno lo quieres y del otro estás enamorada, por desgracia esa respuesta solo lo tienes tu, pero date prisa porque solo estas lastimándolos a ambos, por muy comprensivo que sea tu novio habrá un momento en que ya no tolerara más tus dudas.

-¿Y cómo sé la respuesta? Soy muy torpe en estas cosas del amor.

-Yo tampoco soy una experta pero deberías empezar por aceptar que te molesta que Hayama esté con Zulema.

-Admito que de solo pensar en que estén juntos los ojos se me llenan de lagrimas, aunque ya se que las niñas grandes no lloran.

-¿Y cómo sabes que ya eres grande?

-No lo sé, debería serlo, Hayama dice que soy sólo una niña, pero entonces ¿por qué me duele tanto? No me gusta que me rompan el corazón en cachitos-el llanto volvió a asomar por sus ojos- si eso significa crecer yo no quiero hacerlo.

-Yo no se si ese dolor realmente te haga crecer o solo te prepare para lo que viene en un futuro, pero no estás sola Sana-comenzó a llorar también- si te da pena llorar yo lo haré contigo porque somos amigas y porque de verdad lamento ser parte de este dolor, si jamás me hubiera metido con tu novio…yo sé que no podrás perdonarme, en cierto sentido soy igual a Fuuka, pero por lo menos déjame ser tu apoyo, o lo menos conmigo se sincera y desahógate..

La castaña la abrazó más fuerte mientras lagrimas silenciosas resbalaban por sus mejillas y un sinfín de pensamientos pasaban por su mente, nunca se había sentido tan confusa en toda su vida.

Al día siguiente Sana llegó lo más normal que pudo a la escuela, había pasado una noche horrible, no solo por el incidente sino porque había escogido un pésimo día para pelearse con su tutor, estaba a unos cuantos minutos del examen de matemáticas y se había pasado la noche en vela con Rei y Georgea tratando de aclarar dudas, pero sin duda ninguno de ellos había nacido para las ciencias exactas.

La castaña era objeto de miradas de muchos de sus compañeros pero ninguno se atrevía a comentar nada, sabían lo voluble que podía llegar a ser; ella por su parte caminó derecho hasta su lugar sin importarle las miradas o comentarios en voz baja, después de todo era algo a lo que estaba acostumbrada.

-Buenos días Hayama.-saludó cortésmente mientras tomaba adiento en la mesa de siempre junto a su ex novio- lamento las cosas que pasaron ayer, no debí entrometerme.

-No importa.-el chico no se lo podía creer, no solo no llegaba con alguna loca idea o gritando sin parar debido a los nervios, sino que hablaba civilizadamente, definitivamente los tales silurios se la habían llevado a Marte.-A-ayer te estuve esperando en la esquina de siempre.

-No te molestes, Georgea dice que ya no lo necesito hare otro tipo de ejercicios así ya no te incomodaré más, gracias de todas formas.

-No importa.

-Y como hoy es el examen de matemáticas ya tampoco te molestaré con las asesorías.

-Aja.

El profesor entró en el aula con los exámenes y sin perder ni un solo minuto los hizo pasar por las filas, el chico miraba a la castaña de reojo, parecía que repasaba a la velocidad de la luz las formulas vistas a lo largo de todo el año escolar, cuando ambos tuvieron el examen frente a ellos suspiraron, definitivamente lo pasarían.

Sana fue de las últimas en salir uno o dos problemillas le habían causado confusión pero esperaba que no bajara en gran medida su calificación, realmente se había esforzado, la chica repasaba mentalmente sus respuestas mientras se dirigía a la cafetería por un par de bebidas energéticas, pero sus cavilaciones se vieron interrumpidas al encontrarse a su némesis nada más bajar la escalera.

-Oye Kurata ¿Qué te sucede?

-¿A mi? Solo estoy agotada, nada que una buena dosis de cafeína no cure…

-No me refiero a eso, algo no está bien en ti-la había acorralado mientras la veía fijamente a los ojos mientras con un brazo le impedía escapar.

-Estoy bien, un poco estresada pero bien.-la chica comenzaba a sentirse acorralada no quería tenerlo cerca, sabía perfectamente como terminarían las cosas si eso continuaba, y aun no estaba precisamente segura de si lo quería o simplemente era costumbre y negación a crecer.

-Estas fingiendo, te conozco mejor que nadie, se cómo eres realmente y cuando estas actuando; eres una tipa rara, bastante rara, pero ni siquiera por eso es posible que ayer me grites y te pongas furiosa y hoy llegues a pedirme perdón y te comportes así.

-Ayer me enoje y dije cosas sin pensar, tienes razón es tu vida ¿quién soy yo para opinar?

-Te molesta ¿no es verdad Kurata?-su ego aumentaba poco a poco.

-En absoluto, ambos estamos separados, tú tienes a Zulema y yo tengo a Naozumi.

-Eso es precisamente lo que no entiendo, una vez te dije que no creería nada que tu no me dijeras, y si no me explicas no puedo entenderte.

-No necesitas hacerlo, solo déjame tranquila.-la chica se sentía acorralada y con ganas de salir corriendo, ya no quería tenerlo cerca, solo quería salir de allí.

-¿Aun sientes algo por mi?¿es eso?

-No, eso se acabó hace mucho.-trataba de mantenerse tranquila aunque sentpia que su corazpon se saldría de su pecho en cualquier momento.

-Entonces puedo salir con Zulema.

-Haz lo que quieras ¡pero déjame tranquila!-gritó la chica forcejeando con él para apartarse, aunque el no estaba muy dispuesto a apartarse.

-¡Suelta a mi novia ahora mismo!-se escucho una voz de hombre que hizo que ambos se separaron buscando a quien había pronunciado esas palabras.

-Nao.-la chica veía a su novio a unos escasos cuatro metros de distancia, lo veía realmente enojado, era como Sorata, pero esta vez no era actuación y a su lado estaban las gemelas observando todo atónitas mientras los mirones hacían acto de presencia.

-¿¡Que esta pasando!-exigió molesto.

-Solo hablábamos, nada de importancia.

-¡Eso no fue lo que vi! Te exijo que no te le vuelvas a acercar, ya tuviste tu oportunidad y yo me hice a un lado, ahora te toca hacer lo mismo.

-No es algo que te incumba.

-¡Sana-chan esta conmigo!

-Bajo unas circunstancias especiales, eres su cojín de apoyo, solo eso.

-¡No vuelvas a decir eso! Ella y yo estamos muy enamorados y felices y si sigues molestándola te las veras conmigo.-gritó el mestizo con todo el valor que tenía.

El japonés se le acercó con las manos en puño.

-¿Vas a pegarme? –medía unos cuantos centímetros más que él y su espalda era más ancha, asi como sus brazos eran más fuertes y torneados, no era que Naozumi fuera un enclenque, simplemente su cuerpo era más estético y los ejercicios que realizaba era para no subir de peso y estar al cien en sus personajes, en nada comparados con un artista marcial.

-Oigan chicos…-Sana se veía un poco asustada al ver el rumbo que tomaba esa discusión- las cosas no se arreglan así.

-No te metas Kurata, esto es entre esta "chica" y yo.

-¡No te metas conmigo Hayama! Puedo contigo donde sea y cuando sea…¡Maldito demonio!


-Hola a todos, soy Fuuka, les agradezco estar aquí en este mi nuevo programa "Koike te responde" donde sus reviews serán contestados no sólo por la autora de este fic, sino también por estrellas invitadas.

APLAUSOS (el público enloquece)

-Asi que quiero presentarles a Sunako Koike, que pase la desgraciada... ah no perdon me equivoque de programa, que pase la ama y señora de este fic.

Aparece una chica de cabello largo y negro adornado por un moño morado a un costado, lleva pantalon de mezclilla, converse azules y unaa blusa azul, entra saludando a todo el público quienes le gritan emocionados.

-Por favor toma asiento Koike, y bueno como esta es la primera emisión del programa necesitabamos unos buenos padrinos así que con ustedes Sana y Akito, que vienen desde el set de "Amor en guerra".

La cortina se vuelve a abrir para dejar ver a una muy sonriente Sana, que lelva un vestido florar y una chamarra de mezclilla, con unos tenis color durazno, sonrie y comienza a correr para poder estrechar las manos de los fans que están en la primera fila, la sigue Akito Hayama, con un pantalon negro, playera verde militar y botas de trabajo, lleva los brazos tras la nuca y tiene cara de pocos amigos, sin dar ninguna señal de importarle estar en un programa en vivo toma lugar a un costado de Koike mientras la observa sin emoción alguna.

-Sana, toma asiento por favor y platicame como te sientes de estar participando en este fic.

-Pues me siento muy felíz, es bastante divertido volver a colaborar con todos, han aparecido personas bastante curiosas y esta película me encanta, creo que será un gran salto en mi carrera.

-Y tu Akito ¿cómo te sientes?

-Igual que siempre.

-Ah...espero que eso sea bueno ¿les parece que comencemos a contestar reviews?

-¡Si, comencemos!-gritó Sana completamente eufórica.

-Bueno el primer review que llego a nuestra redacción es de FloorCita y dice así: "Que puedo decir? Me encANTA COMO ESCRIBES! ERES... INCREIBLE! LASTIMA QUE NO
SUBES CAPITULOS SEGUIDO... IGUALMENTE MEEE ENCAAAANTOO SIGUE ASI" ¿qué opinas de esto Sunako?

-Primero que nada quiero agradecerle por sus animos que me motivan a seguir escribiendo y después pedir perdon por no actualizar pronto pero a veces se me va un poco la inspiración, a pesar de que la historia ya este escrita y solo debo transcribirla a la computadora a veces me falta un poco de inspiracion para que quede aun más genial, pero cuando me pongo las pilas puedo acabar el capítulo en menos de una semana, prometo tratar de que esa inspiración me de más a menudo y si no que por lo menos los caítulos sigas siendo largos para que valga la espera. Gracias por comentar.

-¿Tu que le contestas Sana?

¡Que chica tan efusiva! ¡siento la buena vibra hasta aca!Que bueno que nos escribes y nos das animos, le echare todas las ganas del mundo para que te siga gustando mi participacion.

-¿Y tu qué le dices Akito?

-Nada, no la conozco.-un mazo rojo se estrello en su cara- que bueno que nos animas.

-¡Comportate Hayama!

-Calmense, mejor vamos por el siguiente que es de Athena-chan99 y comenta "OMG!

Me encantó, he estado esperando que actualizaras, el cap te quedó genial, me
encantó como siempre tú manera de escribir es facinante, el beso realmente
no lo esperaba pero de cierta manera lo estaba ansiando, porfa por lo quemás
quieras sube el proximo cap pronto, ( hi morire xD, na no es cierto) pero
porfa sube el cap 24, que está historia tiene un giro interesante, tengo
ansias de leer el siguiente...

Bueno te lo ruego actualiza pronto...

Bay besos de chocolate." Sana empieza tú por favor.

-Ja ¿no te esperabas mi beso? era obio que el maldito pervertido de aquí iba a aprovechar cualquier oportunidad apra hacer sus cosas raras, se ha empeñado en que no llegue de blanco al altar ese maldito chita mordiscon ¡me iba a arrancar la cabeza de una mordida para después violarme y...

-¡Sana estamos en horario familiar! jefa Koike haga algo para detenerla.

-Pero me parece bastante gracioso lo que decía... bueno como sea, que bueno que te gustó el capítulo y sé que muchas personas ya ansiaban que estos dos se besaran y no fuera por actuación, quneque tampoco es que crea que sea mera actuación cuando lo hacen frente a la cámara, me alegra que te gusten los giros que comenzará a dar esta historia, y espero tambien te guste este capitulo y leer tu opinion en el siguiente programa.

-¡No mueras por favor! debes sobrevivir para uqe seas testigo de como este maldito pervertido quiere acabar con mi poca inocencia que queda, aun hay partes de mi cuerpo que no toca y...

-¡Cáññate Sana! ¡Akito dí algo por favor!

-Me gusta el chocolate y más si son besos.-conetestó seriamente.

-Akito... no me refería...

-¡Hentai! Ahora quieres hacerle de cosas ¡no permitire que le quites al inocencia a más chicas!

-¡Nadie le quitara nada a nadie!

FALLAS TECNICAS

30 minutos después...

-Bueno ya que los animos se tranquilizaron leere el siguiente review que es de sakuya yoruno y dice "KYAA!

la espera termino!

gracias x el capitulo! estuvo genial genial.

sigue asi :D

los giros de la historia me atrapan mas ke ya kiero saber como terminara,
aunke disfruto muxo leert

creo ke ya te lo dije pero realmente imagino a OBANA sensei dibujando esta
continuacion del manga xD

tu lectora fiel :D

(esta vez, no acosadora, verdad _)

mata nee !"

-Koike desu XD tomare la palabra antes de que comiencen a pelear nuevamente-vio a los chicos atados a sus asientos y a Sana luchando por quitarse la mordaza- hola acosadora #1 que me sigue hasta a la escuela me alegro que te haya gustado el capítulo creo que tiene de todo un poco y bastantes giros no solo en el fic sino en la película, no quieras saber como terminara mejor disfruta el momento porque aun falta un poco para que termine, como siempre sacandome spoilers ¿verdad? ¬¬ y bueno mi intima amiga Obana y yo hemos tenido platicas, yo he ofrecido darle los derechos de mi historia para que continue el manga, ya que ella no me quiere dar a sus personajes, pero se resiste.

-Akito ¿tienes algo que comentar?

-No realmente.

-¿Y tu Sana?

-¡Hola!-había logrado quitarse la mordaza- que bueno que estes leyendo esto, seguiremos esforzandonos para que no bajemos de tus espectativas ¡KYA! además eres una acosadora, yo tengo bastantes y son escalofriantes pero ¡que importa! sigue acosando gente.

-Se termino el tiempo para este review- veía a Sana brillar peligrosamente- veamos el siguiente es Athena-chan99 otra vez, quien dice "Hi!

Ya te había dejado un review antes, pero te dejo otro xD, en verdad tu
historia me encanta, y estoy super ansiosa de leer el siguiente cap, por favor
subelo pronto.

Xoxoxoxo." este bueno ella...

-¡Huye meintras puedas! este maldito pervertido te violara sobre el cesped.

-No lo hare.-jugaba con su cola convertido en chita.

-¡No te confies! es un profesional si logra acercarse lo suficiente...

-¡Next! a ver la ultima es de ariana0203 y dice ":D! otro capitulo! WAAA! casi me muero en la espera jaja mentira :D pero
bueno... con este capitulo paso algo gracioso, leí el final antes (hice
trampa)y me mató! casi me da un infarto! ahhhh así que me appurare a leer el
capitulo (no se si lo habias notado pero hago mi comentario conforme voy
leyendo) ahh este capitulo esta increible me tiene en super suspenso! y claro
me hace reir...sobre todo sana como de costumbre havciendo sus payasadas ME
ENCANTA! jaja cuando dice lo de contemos oscuros secrretos casi me orino! :'D
(lo siento por la exprecion) pero lo juro mori y despues se pone tenso! ahh yo
casi lloro! sana tiene razon en estos momentos no se sabe que hacer si
gritarle llorar o lanzarle algo :S...

ufff PERO LA PELICULA (o serie o lo que sea ) ESTA BUENISIMA ME ENCANTAN SUS
PERSONAJES Y COMO CAMBIAN Y SE METEN EN SUS PERSONAJES! ahh es hermoso! :3
simplemente me encanta sorata y karasuma me facinan y me gusta ver la
evolucion de sus personajes en la obra yy ahh pasa cada cosa! que ahh
golpearia mi cabeza con la pared! amo los celos de hayama y eso fue tan
HERMOSO! Y claro que no lo amo mas que a naozumi y a sana de verdad estoy
confundida ahhh los amo a ambos D: aunque hayama merece que lo dejen en forma
de masa amorfa jaja como se atreve a besarla asi enfrente de sana y a
proposito!

sana es genial y ademas es ecologista ohh es mi idola jaja pff simplemente
este capitulo me encantó..."

-Siempre les das a ellas las palabras Buuka, ahora quiero empezar yo.

-¡Me llamo Fuuka! a ver si tienes algo que decir.

-Es obio que sin querer ella tambien nos conto uno de sus oscuros secretos, se orino de la risa. quiero decir que yo no estoy celoso y menos de esta tipa, en cuanto al tipo Kamura...no tengo mucho que decir sobre ese sujeto.

-Bueno son más palabras de las que has logrado articular en todo el programa ¿algo que decír Sana?

-¡Claro que soy ecologista! Ya sea ir a besar dragones de Komodo a Indonesia, nadar con tiburones tigre en el oceano o ir a rescatar monos aulladores siempre apoyare a los animales, y que bueno que seas mi fan, te mandare mi foto autografiada, y espero que veas la pelicula cuando salga en cines eh!.

-Ama Koike su comentario por favor.

-Gracias por leernos y por tus comentarios, pero no hagas trampa, no leas primero el final, si lo estas leyendo debes estar leyendo esto primero, asi que bueno en este capi hay muchas escenas de la pelicula que tuve que inventar porque no estaban escritas en un principio asi que por eso me tarde en actualizar, sin estas escenas la película lucia incompleta, y si ellso estan evolucionando bastante con sus personajes, espero elerte en el siguiente capitulo.

-Y con esto se termina la emision de este programa, espero verlos en el siguiente episodio, habrá invitados sorpresa, entre ellos un subordinado del ex jefe simio y un chico de gafas. ¡Hasta la proxima!