NA: Me encontraba viendo los stats de mis fics cuando vi Psicosis, siendo la menos vista de todos mis fics, no me sorprendía eso, después de todo ¿quien quiere ver a sus personajes favoritos matando?, pero bueno de los dos reviews que tenía Psicosis no saben cómo me animó el review de lizbeth ornelas, eso es todo lo que uno necesita para continuar los fics. Un review, y de verdad le agradezco que haya tomado interés en esta historia y trataré de hacerla lo más interesante posible :3

Psicosis

"¿Una amiga...?"

Así que después de salir la pequeña princesa se metió apurada al baño, el uniforme en mano y con la otra la toalla. Dios, ¿usa su uniforme aun en fin de semana?No hay duda que ser Etoile es algo que este en mis cosas por nunca intentar. Siempre formal pretendiendo ser miss Universo en una escuela católica (si...claro) llena de jóvenes en la mitad de la pubertad que se desahogan con mujeres debido que no hay hombres en el campus. Ahora que lo pienso la Etoile ¿de verdad es admirada?¿o simplemente es el objeto de fantasías de chicas adolescentes con las hormonas de la juventud a todo lo que dan? No lo sé y no quiero saber.

Algo que note cuando salí fue que no me miro ni de reojo, al igual que no me mostro su falsa sonrisa como siempre lo hace, y digo falsa sonrisa porque nuestra amistad siempre fue una clase de escena sacada de película, donde un miserable hombre esta enamorado de la joven mujer rubia que esta perdidamente enamorada del típico ricachón galán que le sobran las mujeres pero que siempre busca más. Algo así como Shizuma. De cualquier forma lo deje pasar y me acerque a mi cama. Me hinqué y metí mi brazo por abajo buscando mi pequeña caja secreta, por alguna razón cuando la encontré sentí que estaba en un lugar donde no la deje la última vez pero también lo deje pasar. La abrí y visualicé el contenido. Una caja con viejas fotografías de mi familia, mi celular cual desconozco el modelo, solo lo uso para llamar a la familia de vez en cuando, una caja de cigarrillos los cuales jamás volví a tocar desde que conocí a Hikari, Dios no me quiero imaginar a que sabrán a estas alturas, ahora que mi amistad con Hikari cuelga de un hilo tal vez me pueda dar más libertades de hacer lo que me gustaba hacer antes. Deje ese tipo de cosas por Hikari, no quería darle una mal impresión o algo (¿típico de alguien enamorado no?) como sea seguí buscando en la caja entre unos papeles que no me importo menos de que se trataban, debajo de ellos estaba lo que buscaba: mi amado MP3,con toda la música que hacia desaparecer todos mis problemas con tan solo oprimir el botón PLAY. Lo tomé junto con mi celular y guarde la caja donde estaba. Di unos pasos hacia mi escritorio y abrí el cajón sacando mis audífonos junto con mi cartera. Me metí todas mis cosas como pude en los pocos bolsos que tenían en una chaqueta blanca que tome para complementar mi atuendo y me dispuse a salir. Cuando me encontraba girando la perilla del cuarto se abrió la puerta del baño rápidamente saliendo de ella Hikari semi arreglada con el uniforme de spica pero con todo su pelo mojado al igual que su rostro, sin calceta alguna y la chaqueta del uniforme con los botones abiertos dejándome ver la figura de su cuerpo bajo una camisa delgada blanca a su máximo esplendor. Hice un gesto de no estar interesada cuando en realidad mi cuerpo ansiaba por el suyo, abrí la puerta pero su voz me detuvo.

"Yaya-chan, ¿vas a salir?"¿Qué clase de pregunta es esa? claro que iba a salir, tenía mi mano en la perilla cuando ella salió...

Me volteé hacia ella que en ese momento se secaba su rubio y húmedo pelo con la toalla, demonios ¿no pudo haber hecho eso dentro del baño? Ahora más me inquietaba "Estaré aquí para antes del toque, no me busques" Mencione lo último un poco más duro para k lo entendiera. Dio un leve y lento asentimiento con su cabeza, sus ojos describían un tanto de sorpresa y miedo combinados, no me agrado la forma en la que le hable pero es probablemente lo único que la hace entender. Salí del cuarto rápidamente para que ya no pudiera decir nada y quitarme más tiempo.

Una vez afuera saque mi celular y busque entre los contactos hasta que halle el correcto y lo marque. Escuché dos veces la marcación y contesto.

Note su voz entrecortada y con falta de aire "¿Yaya? ¿Qué pasa chica?" o estaba corriendo, o...

"Solo preguntándome si quieres hablar un rato" Conteste genialmente. Tratando de no lucir interesada en lo que estaba haciendo. Escuche como tomo aire por unos segundos y lo dejo ir menos tiempo de lo que se tomó agarrándolo. "Estas bien ahí?" Pregunte fingiendo preocupación.

"Estoy bien, uhh estoy un poco ocupada" Escuché algunos sonidos del otro lado como si se estuviera moviendo y estaba segura que escuche alguna chica por ahi.

Sonriéndome a mí misma seguí hablando "tuve una pelea con Hikari, las cosas no andan bien que digamos y necesito des estresarme tu sabes..."

"¿En serio? Te refieres Konohana Hikari,¿la etoile?,¿tu compañera de cuarto que jamás le importaste pero siempre quisiste ir por ella?" Me contestó como si una madre regañara a su hija, probablemente ella ya sabía que esto pasaría tarde o temprano.

"Si, gracias por el sarcasmo, ya entendí" Contesté

Se oyó un suspiro en el otro lado de la línea. "Te veo en quince minutos en nuestro lugar usual del lago" Me contestó. Sonaba no muy convencida, claro que es algo totalmente normal.

Esto es lo que necesito. Alguien en quien en verdad puedo confiar. Desde que entre a Astrae conozco a Tosaka Rin, es una chica muy dura con temas relacionados al amor, pero de vez en cuando puede dar muy buenos consejos. Dejamos de hablar casi desde que conozco a Hikari, nos saludábamos algunas veces cuando nos topábamos pero ya no nos veíamos como antes. Todo este asunto con Hikari me cegó todo el tiempo o probablemente eso va a ser lo que me dirá Rin, NO, definitivamente me lo dirá. Sonriendo me dirigí al lago.

Al salir de los dormitorios noté que había solo unos cuantos estudiantes afuera, algo poco común. Normalmente siempre hay grupitos, alrededor de los dormitorios o en el lago siempre se sientan las parejitas. Al menos di gracias que no tuvo que ver alguna parejita, en este momento todo lo que tenía que ver con amor me estaba empezando a enfermar .Al menos el clima me favorecía, había sol pero estaba fresco, muy agradable para una conversación con una amiga. Después de cruzar el lago entre un poco hacia el bosque, estaba rodeada ahora de puros árboles y pude divisar una grande roca, lo curioso de la roca es que tenía la forma de una mesa redonda pequeña lo cual lo hacía perfecta para traer picnics entre otras cosas. Alrededor de la roca había césped lo cual daba un ambiente de tranquilidad. Me recosté sobre la roca poniendo ambas manos como almohada dejando que el poco viento que había me acariciara suavemente relajándome. Cerrando mis ojos me dejé arrullar por el sonido mismo de la naturaleza, de verdad que era algo mágico, el sonido del viento, las hojas moviéndose por el viento, y podía escuchar aunque fuera un poco el lago moverse. Probablemente no había mejor terapia que esto en cuestión de relajación, sentía que podría volar de tan a gusto que estaba. Mi mente y mi cuerpo.

El sonido de hojas rompiéndose provocó que abriera mis ojos levantándome con una mano, rápidamente reconocí a Rin, tenía un brazo levantado con el puño cerrado "!Vivan las solteras!" Me gritó mientras caminaba hacia mí con una sonrisa plasmada en ella. Su vestimenta era algo que ya había visto anteriormente. Tenía una sudadera roja cubriendo todo su pecho y brazos, en el centro de la sudadera venia una cruz blanca, una falda negra y medias negras para completar con sus zapatos cafés. Como siempre tenía dos largas colas hechas en su oscuro cabello. Hice un gesto con mi mano saludándola. En cuanto llegó me levanto con su brazo dándome un gran abrazo de oso. "de verdad me alegra que hayas reaccionado" Me dijo mientras me abrazaba. Noté pura sinceridad en sus palabras.

La separé con mis manos aunque me agradara la calidez que me proporcionaba sus palabras. "Esto se está volviendo raro" Mencioné burlonamente.

Rin me sonrió ensañando sus blancos dientes "Maldita perra y yo aquí queriendo consolarte" Me dijo de la misma manera.

"No me digas que viniste aquí para darme un abrazo, no eres tú sabes.,.." Mencioné aun jugando.

"Jeje...Nanto Yaya no sabes en que te acabas de meter" Me dijo mientras se quitaba de encima su mochila. Algo curioso fue que la mochila era exactamente a la mia, completamente negra los mismos detalles...pero me distraje de eso al momento que Rin sacó una botella de la mochila sonriendo. "Te presento a mi arma secreta para aliviar corazones rotos" Mencionó enseñándome la botella con una mano. Era una botella grande, no parecía Sake.

"¿Dakushu?"Pregunté curiosa.

Me sonrió malévolamente. "Incorrecto, esto querida Yaya lo llaman Tequila, importado, directo de México" ¿Tequila? bueno eso es algo que no esperaba. "Se llama" Continuo mientras veía la botella "Eru Jimadoru"

"vaya nombre tan raro" Mencioné agarrando la botella, era un poco pesado, con un tono amarillezco, la tapa era negra y un sticker blanco en el frente. Rin ya estaba buscando más cosas de su mochila o mi mochila, ya no estaba segura, era endemoniadamente parecida a la mía. La mochila solo la usaba para salir, no ra la misma que usaba para la escuela. Sacó dos pequeños frascos. Los puso en la roca mientras se sentaba. "Así que...esta es tu idea para animarme?,¿emborracharme?"

"Umm no del todo" Mencionó mientras me quitaba la botella y la abría. "En realidad quiero emborracharte, llevarte al cuarto de una amiga y que tengas el mejor sexo salvaje que jamás has tenido y jamás tendrás" Menciono lo último con risas. Empecé a negar con mi cabeza. "Y de esa manera te olvidaras de la pequeña perra y su novia con fetiche por los caballos" Lo último me hizo reír. Sonriendo empezó a servir un poco de tequila en ambos vasos. Después de servirlos me dio uno que agarre cautelosamente con ambas manos. "Un brindis" Mencionó. "Que las Etoiles se tomen un frasco de aspirinas suicidadas y se pudran en las llamas del infierno" Dijo sonriéndome.

"Jaja..."reí mientras chocaba los vasos. "Kampai" Dije. De golpe tome el vaso completo al mismo tiempo que Rin tomaba el suyo. Instantáneamente sentí el peso de licor extranjero. Agarre mi garganta apretándola, DIOS como quemó ese trago, sentía como fuego bajando por toda mi garganta. .Rin había hecho una expresión parecida. Reí levemente mirándola "¿No lo habías tomado antes?" Pregunté por la expresión que hizo.

Dio un suspiro aliviada probablemente de que pasara todo el licor "No esperaba esto" Tomó la botella con su mano libre viéndolo "No puedes subestimar el licor mexicano eh?" Dijo mientras se servía otro, se ofreció a servirme otro y con gusto acepté.

Así que platicamos por aproximadamente unas dos horas. Siempre cambiábamos de tema regularmente, desde los últimos chismes de Astrae, idioteces que hizo durante estancia en Astrae, o chicas. Pero lo que me llamó la atención fue en el último tópico, hablábamos sobre una estudiante de primer año con quien ella estuvo.

"Así que le dije: Puedes quedarte conmigo esta noche. No te preocupes, lo nuestro es verdadero" Luego pegó una pequeña malévola risa.

"¿Acepto?" Le pregunté interesada.

"Dios si, la pobre ilusa se lo creyó, digo entiendo que quieran un poco de compañía de vez en cuando pero ella estaba completamente enamorada de mi" Pausó para tomar otro sorbo de su vaso" Algo que por supuesto no podía permitir que durara, ósea, ¿yo?,¿enamorada?, preferiría hacerme heterosexual antes que eso y créeme eso ya es mucho"

"¿Que te dijo?" Pregunte tomando un sorbo más.

"Básicamente después del sexo nos quedamos abrazadas, aun estábamos un poco cansadas ¿sabes?" Dijo sonriendo. "Y ahí fue cuando me dijo que me amaba, que quería que lo nuestro fuese real. Te juro que casi me reía en su cara pero la seriedad de ella me obligó a no hacerlo." Pausó y se tomó lo que quedaba del frasco "le dije: Nunca hubo un nuestro, jamás lo habrá"

Por alguna extraña razón al momento de escuchar eso sentí como si me perforaran en corazón, me sentía...triste no sabía si por mí misma o por la chica de la historia pero algo si era seguro. Su historia me estaba afectando. "¿Y que hizo después?" Pregunté.

"No tengo idea, pero fue persistente al principio después de haberle dicho eso aun quería seguir viéndome y le seguía diciendo que era una molestia. Un día se cansó y dejó de intentarlo. No sé si lo olvidó o lo superó pero fue definitivo, después de cierto día dejó de intentar buscarme, ¿ves? es por eso que no quería que estuvieses así de enamorada, uno solo pierde si se enamora"

Me sentí casi obligada a responderle. "No creo que eso sea del todo cierto..."dije insegura.

"Oh...¿en serio?, es por eso que en este momento estas ahogando tus penas con licor, en el bosque, con una amiga?, solo admítelo Yaya, fue una idiotez el haberse enamorado, tú lo sabes solo que no quieres admitirlo.

"Cuando estaba con ella, se sentía cálido por dentro, sentía que quería estar más con ella, fue verdadero..."

"Por Dios Yaya, ¿no tienes orejas para oírte a ti misma? estás hablando como una princesa enamorada aun..."

Me estaba alterando y me sentía un poco desbalanceada, ya me estaba afectando el alcohol. "¿Tienes alguna razón por la cual deba odiarla sin que sea que me haya rechazado?" Le pregunté

Agarró la botella y se sirvió un trago más. Sonriéndome asintió. "Oh Yaya...no sabes lo mal que te has cegado chica, ni siquiera puedes notar toda la mierda que te rodea." Por alguna razón trague saliva nerviosa...¿qué me estaba pasando? Rin miró la botella y asintió. "Aún queda más de media botella, ¿será suficiente me pregunto?" Dijo juguetonamente.

"Dime lo que ibas a decir" Dije alterada para que no desviara el tema. ya tampoco podía controlar mi tono de voz.

"Pues..."

NA: Nunca pensé que Psicosis tomaría este giro. Pensaba hacerlo de acuerdo a los sentimientos de Yaya .Pero Yaya necesita un empujoncito para hacer todo lo que mencioné en el sinopsis. Ahora lo interesante es que todo lo que se habló en este capítulo y lo que se hablará en el siguiente tiene un significado más profundo de lo que se piensa.

Dejen su review dándome consejos o lo que opinaron del capítulo. Onegai! Igual que lizbeth ornelas :D