. Él decía ser un dios .

De: PRISS

30-OCT-07

07-MAY-08

Prólogo


Nunca maldijo tanto su decisión de dejar el mundo material como en ese momento. Quizá por ello no le importó caer en pecado, después de todo, ¿de qué le servía ser el rey de dioses, si no la tenía a ella?.


Una gran sonrisa adornaba el rostro de Mayura; ella rebozaba de felicidad y tenía una razón muy fuerte para ello pues mañana era el día de su boda.

Caminaba prácticamente colgada del brazo de su prometido; regresando de lo que ellos llamaban "su última cita de solteros".

Él la acompañaba después de lo que había sido una velada elegante y hermosa.

~ Bueno, creo que… nos vemos mañana.

Decía el muchacho una vez frente a la casa de su novia.

~ Espera, Kotaro, quédate un poco más…

El rubio se giró ante la petición de la joven, quien no tardó en refugiarse entre sus brazos.

~ Soy muy feliz.

Susurró la pelirosa, poco antes de cerrar los ojos.

Sin duda, Kotaro era muy buen partido; inteligente, guapo, adinerado, pero nada de eso era más importante que los sentimientos que la chica tenía por él.

~ No puedo esperar a mañana.

Daidouji alzó el rostro ante la confesión de su novio, lo que este aprovechó para asaltar los dulces labios de la chica, reclamándolos con tremenda pasión. Es que sentía que no podía controlarse hasta el día de mañana, más la pelirosa volvió a bajar el rostro, negándole sus labios.

Solo faltaban unas cuantas horas para la boda, debían esperar un poco más.

~ ¿Alguna vez lo imaginaste… que tu y yo?…

Mayura se sonrojó ante su pregunta, recordando sus años de escuela al lado del muchacho.

Eran buenos amigos, aunque él era un mujeriego incorregible, sinceramente ella nunca se imaginó con un hombre que le sería infiel ocho días a la semana, pero ahora. . . ese temor parecía haber sido equivocado, pues en sus tres años de noviazgo, Kotaro no le dio motivos para dudar de él. En cuanto al muchacho, en su inmadurez, llegó a creer que su popularidad se vería afectada si tenía una novia fanática del misterio, además, él era de todas y para todas, no sería feliz atado a una sola mujer. . . ¡qué estúpido había sido!. Su relación con la joven Daidouji era lo mejor que le había pasado en la vida y, ahora, mañana. . .

~ Mayura, en verdad no puedo esperar, yo…

~ Buenas noches, Kotaro.

La chica frunció el ceño; sabía las indecentes intenciones de su prometido y no, no iba a caer.

"Que espere."

Pensaba, completamente segura de que nada le costaba al muchacho.

Así, Mayura besó fugazmente a su futuro esposo para luego apresurarse dentro de su casa antes de no poder resistirse a la suplicante mirada del rubio.

Kotaro terminó caminando por las solitarias calles, sonriendo con satisfacción y con una sola idea en la mente.

"Definitivamente ella es la única para mí."

.

.

.

.

. . . . Continuará.


Sí, mi primer y quizás único fic de MLR. He comprobado que al ver un anime demasiadas veces, puede llegar a fastidiarte ¬¬'.

A pesar de lo que parece, esta historia no es KOTAROxMAYURA.

¿Ocho días a la semana?: nop, no me equivoque, es solo que estaba escuchando una canción de The Beatles y me deje llevar ^^'.