Disclaimer: Los personajes supuestamente usados aquí no son míos.

Advertencia: No tiene gran sentido, abstenerse de leer si no te gustan los fanfics WTF! Este es un fanfic con un Edward y una Bella de vagabundos xD.

.:: Los Tiempos Maravillosos ::.

.

.

.

Todos nos odiaban. De eso podía estar seguro y también tú. Pero, ¿saben qué?, no nos importaba en lo absoluto.

Podría afirmar que el dueño de la minúscula y mugrosa habitación que rentábamos nos odiaba, pero también nos temía.

Nos odiaba el portero de la misma pocilga en donde vivíamos, así como también los porteros que "cuidaban" el parque que a diario visitábamos.

Nos odiaban las personas que creían estar por encima de nosotros. Prácticamente todo el mundo, aquellos que tenían dinero y que por eso creían ser mucho mejores personas que nosotros.

Pero esas no tenían lo que nosotros teníamos y quizá por eso creíamos que nos envidiaban. Nosotros éramos felices. Felices de verdad. Y nosotros nos reíamos de ellos.

Éramos felices leyendo los periódicos que rescatábamos de la basura. Nos divertíamos en grande bajo esas miradas de desdén, mientras corríamos como locos por el parque bajo la lluvia y reíamos.

Éramos felices mientras bailábamos y tomábamos whisky y corríamos alrededor de una enorme fogata que habíamos hecho con viejos desperdicios.

O cuando salíamos casi arrastrándonos de los bares de muerte, felices de la vida, sonrojados y casi muriéndonos por el calor que el licor había provocado en nosotros.

Cuando corríamos después de que un policía nos pillaba lanzando piedras a las ventanas de los vecinos. O cuando nos metíamos a "bañar" a las fuentes enormes del parque principal.

No teníamos nada en nuestra pequeña habitación, pero éramos felices también en ella. Tantas cosas que habíamos vivido allí. Las locuras que habíamos hecho frente a los vecinos, que también nos temían, por cierto.

Las cosas que a veces comíamos las calentábamos con agua hirviendo en el lavabo y eso parecía lo más demente del mundo. Comíamos latas de frijoles y sobras de pan que encontrábamos por allí.

No sabíamos realmente de dónde salía el dinero para comprar los vinos, las latas, ir a los bares y pagar las rentas. Pero no importaba.

No importaba pasar hambre. Ni ser perseguidos por un puñado de policías y ser despreciados por todas las personas.

Porque estabas tú.

Estabas tú, Bella, para hacer locuras todo el tiempo. Vivir la vida realmente y a pesar de nuestras condiciones ser felices tod el tiempo.

Estabas tú, importabas tú y eso era todo.

Aquellos tiempos contigo fueron los más maravillosos de toda mi pobre vida. Los tiempos contigo.

N/A:

+Sé que no tiene mucho sentido, pero de hecho es hermoso. Me inspiré en un poema que leí más o menos parecido y me dieron ganas de escribir lo anterior XD.