Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer. La historia es de mi autoría.

Bella POV

Edward estaba que explotaba de furia, sus ojos eran negros, ya no eran verdes…

Bendito momento se le ocurre aparecer a mi amigo y yo acá planeando hablar con él… pero ya todo estaba arruinado.

–Bella, podrías decirme ¿Cómo es que él es tu Novio? –Me dijo Edward apretándose el puente de la nariz ¿Novio? ¿Habré escuchado mal?

–¿Novio? –Dije.

–Si, acá este –Lo vio despectivamente –Tipo dice ser tu novio.

–¿Riley? ¿Eso es cierto? –pregunté confundida.

–Bueno… yo –Estaba nervioso, tragó en seco –Yo le dije que era tu novio…

–¿Qué tu QUÉ? –Le dije… bueno más bien grité… que no sea cierto, yo no quiero que Edward haga ideas equivocadas…

–Yo lo siento… pensé… que era un... bueno qué sé yo… estaba celoso…

–Basta, escúchame bien no te lo diré otra vez… ¡No te quiero de la forma que esperas Riley! Eres solo mi amigo… Yo amo a Edward… ¿Cuántas veces te lo tengo que repetir? –¡Oh! Dije en voz alta que amo a Edward, ahora si que mi cara debía ser un poema.

Edward me vio con un brillo especial en sus ojos y se acerco a mí, tomándome por la cintura.

–Yo lo sien… –Edward lo calló.

–Ya escuchaste a mi esposa –Dijo frió – Te agradecería que te fueras, nuestros hijos nos esperan para comer.

Dicho esto, cerró la puerta y me giró para quedar frente a mí, me vio a los ojos con un brillo especial y esa sonrisa torcida que tanto me deslumbra.

–¿Me amas?

–Para qué negarlo… Si, te Amo –Dije bajando la mirada y escondiéndome de su mirada.

–Preciosa mía, Te Amo y no ocultes tu mirada de mí –Dijo, podía imaginar la sonrisa en su rostro y estrechándome más fuerte en su pecho –Te amo, Te amo…

–Yo también te amo –Susurré.

Acunó mi rostro en sus manos y me vio profundamente a los ojos, poco a poco se fue acercando y depositó sus tersos labios sobre los míos, momento que yo aproveché para colgarme de su cuello, al sentir como los movía suavemente, sentí la misma descarga eléctrica que sentí la primera vez que nos besamos, era un beso tranquilo, capcioso en el cual estábamos recibiendo el amor del otro y a la vez demostrado todo… su lengua rozo mi labio inferior solicitando acceso, el cual le concedí gustosamente… el beso cada vez se profundizábamos más.. Hasta que sentí como nos agarraban de las piernas junto a un ¡Wakala! Edward solo sonrío sobre mis labios.

–¡Papi! Suelta a mami. Ella es mía –Le dijo Rob y Eddy al mismo tiempo.

–¿Por qué te las querías comer? –Preguntó Reneesme con sus ojitos abiertos de par en par.

–Yo… –Estaba nervioso – ¿Bella? –Me suplicó.

–Mis ángeles, papi no me estaba comiendo… solo nos estábamos besando –Les dije roja como un tomate.

–¿Cómo los cuentos? –Preguntó Ren con su ojitos brillosos de emoción.

–Si mi princesa, como en los cuentos –Le dijo Edward cargándola en sus brazos y acercándose a mí para rodear mi cintura con sus brazos… bueno, hasta que dos pequeños se cruzaron en su camino…

–No, alto, mami nuestra – Le dijo Eddy cruzándose de brazos junto a mí, mientras Rob se colocaba de la misma forma a su lado.

–Pero yo también la quiero… –Les dijo Edward.

–No… Nuestra de nadie más… –Me vio divertido, yo solo me encogí de hombros y le dije…

–Son hijos tuyos… –A lo que él asintió orgullosamente mientras se agachaba, señalándome que hiciera lo mismo.

Nos abraso y susurraba cuanto nos amaba… y que ahora si seríamos la familia que debemos ser…

Al fin las cosas estaban tomando su cause… espero no arrepentirme de la decisión que tomé… pero el pasado es pasado… y yo quiero a mi familia de vuelta….

.

.

.

Un mes había pasado desde que decidimos intentarlo, éramos marido y mujer ¿Nos merecíamos una posibilidad? Si lo merecíamos no tan solo éramos nosotros ahora eran tres pequeños mas en nuestro mundo, si bien ellos no son motivos para una unión… si tenían una participación en la decisión.

Cuando le contamos a la familia nuestra decisión, se mostraron muy felices. Si bien cabe mencionar que aun quedaban muchas cosas por delante, ambos teníamos muchas preguntas y respuestas, aun no había llegado el momento de conversar, ya se daría.

Mi relación con mi hermano ha sido muy fructífera, no me equivocaba al decir que el era una gran ayuda y apoyo en mi ecosistema emocional.

Edward pasaba todos lo días luego del trabajo a mi casa, una rutina que llevaba desde que nos reencontramos. Con la única diferencia que ahora los momentos que yo solía añorar cuando los veía a el y nuestros hijos, los compartimos los cinco. Los niños se mostraban celosos de la cercanía que tenia con Edward, el cual no perdía momento para besarme abrasarme y susurrarme lindas palabras al oído ¿Cómo no? Si yo sentía que flotaba en una nube… ¿Cuánto tiempo no llore su aucensia? Y ahora que lo tengo no quiero perder una oportunidad de un futuro juntos… ¿Lo amo? Si lo amo… ¿más que ayer? Si mas ayer y hace cuatros años atrás…. ¿Olvidarías lo sucedido? No… pero si lo dejaría atrás.

Por hay dicen ¿Que el amor todo lo puede? –Y –¿Que el tiempo cura las heridas…? Creo que si… el amor todo lo puede y las heridas quizás sanan pero… las cicatrices quedan… pero no se puede lamentar más, lo hecho echo está. Asi que lo único que nos queda es aprender de los errores cometidos.

Fragmentado todo lo sucedido en mi vida, llegue a la conclusión que quiero ser feliz y si Edward me esta ofreciendo llevarme una vez mas ala felicidad que una vez ya compartimos lo aceptaría.

–¡Mami! –Me saco mi pequeña de mis pensamientos

–¿Si princesa?

–Vamos a ver a papi –Me dijo haciendo un puchero… Made in Alice

Mi cuñada les estaba dando armas a nuestros hijos para lograr lo que quieren –Solo pude negar divertida mi cabeza… ante mis ocurrencias.

–¿Tus hermanos? –Pregunte

–En el jardín ¿Vamos a ir? –Pregunto ansiosa

–Si princesa, avisa a tus hermanos –Dije besando su cabecita

–Mami Te adoro

Mis hijos ahora tenían un brillo especial en sus ojos, cada vez que les preguntaban sus nombres con orgullo decían que eran unos Cullen.

En unos días era mi cumpleaños, Edward me había invitado a cenar solo los dos por la noche por lo cual acepte gustosa.

Camino al hospital en el radio del auto les coloque un CD que solía llevar para ellos, Me divertí escuchándolos cantar Una Cuncuna Amarilla, un clásico de mazapán que mi madre solía cantarnos a Emmett y a mi cuando éramos pequeños (A mi hijo le encantaba esa canción… Aunque ahora prefiere Big Times Rush xD)

una cuncuna amarilla

debajo de un hongo vivia

ahy en medio de una rama

tenia escondida su cama

comia pedasos de hojas

tomava el sol en las copas

le gustaba subirse a mirar

a los bichitos que pueden volar

A través del espejo retrovisor veía como movían sus manos y sonreían felices.

porque no sere como ellos

preguntaba mirando a los cielos

porque me tendre que arrastrar

si yo lo que quiero es volar

un dia le paso al raro

sentia su cuerpo inflado

no tuvo ganas de salir

solo queria dormir

se puso camisa de seda

se encondio en una gran higera

todo el invierno durmio

y con alas se desperto

ahora ya puedo volar

como ese lindo sorzal

mariposa yo soy

son mis alitas yo me voy

Entre carcajadas y risas, y la desentonación de mis pequeños, llegamos al hospital.

Hay estaba una enfermera… que mas bien parecía una zorra… era rubia de ojos azules, de buen cuerpo... y me dirigió una mirada bastante elocuente y asesina cuando el pregunte por Edward, lo cual me hizo darme cuenta que estaba interesada en el, pero a MI hombre no lo toca…

–¿El Dr. Cullen? –Pregunte altanera y fríamente

–Esta ocupado ¿Tiene cita? –Pregunto viendo su horrible manicura.

–No la necesito –Respondí mordaz

–No recibe a nadie sin cita –Me dijo creyéndose superior ¡Eso si que no! Si será la muy hija…

–Anúnciale que Isabella Cullen su esposa con sus hijos esta aquí –Le respondí altanera

A medida que me iba escuchando su rostro paso por diferentes colores y estado

–Ensegui… –No pudo continuar ya que se abrió la puerta del consultorio de Edward, dejándolo ver en todo su esplendor… se veía tan Sexy…

–¿Bella? ¿Qué hace…? –No pudo continuar ya que tres diablillos se le colgaron de sus piernas

–¡Papi! ¡Papi! ¡Papi!

–Mis tesoros –Dijo Edward a la vez que se agachaba para quedar a su altura

–¿Cómo están mis campeones y mi princesa? –Les pregunto mientras besaba sus frentes

–¡Bien! –Contestaron al mimo tiempo

–Bella, Amor ¿Cómo estas? ¿Les paso algo?

–Hola amor –Le dije mientras me acercaba a el y depositaba un casto beso en sus labios –No ha sucedido nada, solo que te querían ver y yo igual Te extrañábamos –Le dije haciendo un puchero, alo que el me sonrió torcidamente

–¡Oh! ¿Hace cuanto que están acá? ¿Por que no entraron?

Le lance una mirada furiosa a la cosa que hacia llamarse enfermera, que miraba a MI hombre como un trozo de carne

–Ella –Dije señalándola –No nos dejo entrar dijo que necesitábamos cita

–Ustedes no necesitan cita, pueden venir cuando quieran –Dijo mientras me rodeaba con un brazo mi cintura, su voz era firme y determinante

–Jane –Llamo a la aludida –Mi esposa e hijos no necesitan ningún tipo de permiso o autorización para entrar a mi consulta ¿Entendido? –Le dijo en un tono donde no había derecho a replicas

–Lo siento Dr. Cullen

–Que no se vuelva a repetir

Dicho eso nos entramos en su consultorio. Mientras los niños le relataban como les había ido en el colegio, el alistaba todo para retirarse.

Pasamos la tarde en el centro comercial, en donde comimos y compramos algunas cosas, las cuales mi amor pago… pasamos una tarde en familia. Esperaría hasta el día de mi cumpleaños en la cena que Edward me invito para comunicarle mi decisión.

.

.

. .

Hoy era mi cumpleaños, y aquí estaba yo con dos locas que hacían llamarse mis cuñadas, nuestra relación también había mejorado ninguna mencionaba el tema de lo ocurrido, lo agradecía por que realmente rea algo que quería dejar atrás.

–Vamos Bella coopera –Me dijo Alice

–¡No! no me coloco eso –Dije cruzándome de brazos

–Vamos no hagas drama, se que me lo agradecerás –Me dijo sonriente

–A eso difícilmente se le puede llamar ropa interior –Le dije, escuchaba como Rose solo se carcajeaba de la situación

–¡ISABELLA MARIE CULLEN! Te lo pones o te lo coloco y sabes que soy capaz –Dijo colocándose ambas manos en la cadera

–Esta bien –Acepte resignada

El conjunto era precioso de encaje y que decir del liguero, Si liguero. Todo de negro era precioso.

–¡Ahora el vestido! –Chillaron el par de locas

Era precioso blanco en la zona del busto con un lazo y hacia abajo caía recto suelto en un color negro con corte strapless era un Channel, me llegaba mas arriba de la rodilla dejando ver todas mi pernas, me sentaba bien aunque lo notaba algo ajustado de mi vientre… aunque pensándolo bien todo me quedaba algo ajustado… nota mental, tendría que hacer dieta. Los zapatos no se quedaban atrás era unos valentinos altísimos de color negro, con detalle en la parte de los talones, eran precioso. Mi cabello por otra parte estaba peinado en suaves ondas que caían por mi espalda y ajustado con algunas horquillas con piedrecillas que las adornaban en cada contado de mi cara… y mi maquillaje resaltaba mis ojos con una sombra negra difuminada que tenia destellos plateado en la curvatura del ojo haciéndolos mas profundos… un suave toque de rubor rosa y Brillo labial solamente… me veía hermosa y me sentía hermosa.

–Te ves preciosa –Me Dijo rose

–Gracias, a ustedes –Les dije a la vez que mis ojos se llenaban de lágrimas….

–Nada de llantos –Me dijo Alice –Se arruinaran el maquillaje

A lo cual solo pude asentir, me sentía nerviosa hoy era un gran día. Baje por las escaleras y me encontré con el hombre mas guapo del mundo. Estaba vestido con Frac lo que hacia que el color negro resaltara mas la palidez de su piel.

–Te vez hermosa –No pude evitar ruborizarme

–Tu estas Guapo –Le conteste mientras tomaba su mano

–¿Nos vamos? –Pregunto alo que yo asentí

–¡Diviértanse! –No grito Alice una vez en la puerta

Esta noche era solo para nosotros, los niños estaba en casa de Esme y carlisle…

–¿Dónde Vamos? –Le pregunte a Edward al ver que nos metíamos a una zona residencial dejando ver unas casas preciosas

–Una sorpresa –Dijo regalándome su sonrisa torcida que tanto me deslumbraba

–No me gustan las sorpresas –Refunfuñe

–Esta te gustara Te lo prometo –Me dijo

Tras andar un rato se detuvo en una reja que dejaba a la vista un camino que dirigía una hermosa y grande casa, Edward acciono con un control que saco de su bolsillo para que la reja ¿Por que lo tenia? Ya se lo preguntaría nos detuvimos frente a la entrada iba a preguntar, pero Edward como el perfecto caballero que es ya se encontraba abriéndome la puerta.

Me quede observando embobada el pórtico, era maravilloso

–¿Te gusta? –Me susurro en el oído, causando escalofríos en mi

–Es precioso… –Deposito u n beso en cuello

–Feliz Cumpleaños, Amor

¡Que! ¡No! No podía ser ¿O Si?, me giro para quedar frente a el, en realidad yo estaba en Shock ¿Me regala una casa? ¿A quien se le puede ocurrir? ¡A! ya se a Edward…

–¿Edward?

–¿Si?

–Esto…. E.. ¿Una casa?

–Nuestra casa… claro si… –Estaba pensando si hablar o no –Ven entremos –Me tomo de la mano

Al entrar pasamos a una sala perfectamente decorada con flores, dejando un exquisito aroma y velas… sin dejar de mencionar la preciosa chimenea que iluminaba todo.

Al llegar al comedor, había una mesa perfectamente preparada iluminada con velas y una cena servida. Me acerco ala mesa y retiro mi silla, y luego se sentó frente a mí.

–Feliz Cumpleaños… –Me dijo una vez más

–Gracias, todo es precioso –Halague

Asi disfrutamos en silencio de una exquisita cena en donde había un silencio cómodo hasta que Edward lo rompió

–Todo para ti, Bella yo se que íbamos a darnos un tiempo pero… –Suspiro –Ya no aguanto… no estar junto a ti, estar a tu lado al despertar… quiero que seamos una familia una vez mas… ¿Te casarías de nuevo conmigo Isabella? –Ya estaba hincado al lado donde yo me encontraba sentada con un precioso anillo entre sus dedos.

¡Oh! No podía ser mas feliz….

–¡Si! Claro que acepto…

Me pare y me tire hacia el besándolo, beso el cual gustosamente el respondió…

–Yo quiero estar junto a ti… meceremos ser felices… no me importa lo que paso… solo quiero estar junto a ti y nuestros hijos… Ya nada impedirá nuestra felicidad… lo que si debemos hablar y aclarar todas nuestras dudas… para que el hogar que vamos a construir sea en bases sólidas… –Le dije

–¡Gracias! Gracias… No sabes lo feliz que me haces –Dijo tomándome entre sus brazos y girándonos

–Te amo, Te amo –Repetíamos ambos entre besos y besos

Luego me dejo en el piso y tomo de mi mano y nos dirigimos a la sala

–Baila conmigo –Me dijo Edward

Me dejo en el centro de esta y encendió un stereo en el cual comenzó a sonar mi nana la cual me había compuesto para mi…

Me tomo de la mano depositándola sobre su hombro mientras la otra reposaba sobre su mano y el su mano libre la aferro a mi cintura, nos movíamos al compás de la música. No eran necesarias las palabras… nos veíamos fijamente a los ojos, ellos hablaban su propio lenguaje… a medida que la música avanzaba mas mágico era el momento, Pero como siempre Edward me sorprende y la siguiente canción me la comenzó a cantar en el oído… bailábamos a nuestro ritmo.

Well, you done done me and you bet I felt it

I tried to be chill but you're so hot that I melted

I fell right through the cracks, and I'm trying to get back

Before the cool done run out I'll be giving it my best test

And nothing's gonna stop me but divine intervention

I reckon it's again my turn to win some or learn some

Mi corazón tan rápido de la emoción...

I won't hesitate no more,

No more, it cannot wait I'm yours

Well open up your mind and see like me

Open up your plans and damn you're free

Look into your heart and you'll find love love love love

Listen to the music of the moment people dance and sing

We are just one big family

It's your god forsaken right to be loved, loved, loved, loved

–Te amo –Me susurro. Mis ojos brillaban de emoción

–Te amo –Le conteste

So, I won't hesitate no more,

No more, it cannot wait I'm sure

There's no need to complicate our time is short

This is our fate, I'm yours

-d-do do you but do you, d-d-do but you want to come one

Scooch one over closer dear and I will nibble your ear

Bap bap bap woooooo ho ho ooooh

–Isabella, Siempre te amare, eres tu solo tu en mi vida

I've been spending' way too long checking' my tongue in the mirror

And bending' over backwards just to try to see it clearer

My breath fogged up the glass

And so I drew a new face and laughed

I guess what I'm a saying's there isn't no better reason

To rid yourself of vanity and just go with the seasons

It's what we aim to do

Our name is our virtue

–Solos tu y yo

I won't hesitate no more,

No more, it cannot wait I'm yours

Well open up your mind and see like me

Open up your plans and damn you're free

Look into your heart and you'll find, that the sky is yours

So please don't, don't please don't

(There's no need to complicated)

Cause our time is short

This is, this is, this is our fate

I'm yours

.

–Mi pequeña –Me estrecho en sus brazos

Mis lágrimas salían en hilo de mis ojos

–Te amo –Me lance a sus brazos donde el me recibió

Nos sumimos en un perfecto beso, dominado por el amor, pero sin duda seguido por la pasión y lujuria, este hombre era mi perdición.