Descargo legal: no poseo ni afirmo poseer ningún derecho sobre los personajes y canciones presentadas aquí, y cuyos derechos están registrados. Las canciones aquí publicadas están amparadas por derechos de autor, y su presencia aquí tampoco es con fines de lucro, sino para ilustrar y acompañar la historia, y de hecho se recomienda que lean el capítulo escuchando la música. Si aparece un personaje que sea de mi propia imaginación, tampoco reclamo ningún derecho sobre él, ya que esta obra es acerca de rendirles un homenaje tanto a los creadores de estos personajes como a los creadores de la música, sin intención de obtener ganancia alguna. Solamente es por diversión.

"—Chino—"

"japonés"

— Inglés —

# Letreros de cualquier tipo #

Gente pensando

EFECTOS DE SONIDO

Conexión al Cielo.

Fanfiction.

Por gatodepatasblancas

(1)

Una figura, envuelta en una capa negra con capucha, está de pié, guardando un equilibrio perfecto sobre uno de los cables conductores de electricidad en la parte más alta de una torre. Parece mirar fijamente hacia el edificio de una escuela.
En el dojo, Akane practica artes marciales, con una expresión de furia en el rostro.
En su habitación en la casa Tendo, Nabiki cuenta dinero, y teclea felizmente en su computadora, todo el tiempo sonriendo ante la cantidad de dinero adquirido.
En la cocina de la casa Tendo, Kasumi corta ingredientes, revuelve en las ollas y revisa el horno, todo el tiempo con una sonrisa en el rostro.

Zephyr in the sky at night I wonder
Do my tears of mourning sink beneath the sun
She's got herself a universe gone quickly
For the call of thunder threatens everyone

Una figura vestida con un saco color salmón y un martillo de cabeza roja terciado en su espalda salta de un remolino en el centro de una vaporosa tina de baño.
Una figura de rojo y negro ante la entrada al templo levanta la cabeza para leer el letrero en el travesaño del torii.
Akane sonríe, practicando kata tras kata.
Nabiki sonríe, obsesionada con el dinero.
Kasumi sonríe, ocupada en las labores domésticas.

And I feel like I just got home
And I feel
And I feel like I just got home
And I feel

Una niña rubia se abraza llorosa a otras dos figuras infantiles, una de las cuales tiene el pelo oscuro peinado en una trenza. Mientras se aferra a las otras dos figuras infantiles, acaricia el anillo barato de fantasía con el cristal rojo pulido que lleva ahora en su mano derecha.
Akane sueña con ser maestra de artes marciales.
Nabiki sueña con su futuro lleno de riquezas.
Kasumi sueña que su madre no ha muerto y son otra vez una familia completa.

Faster than the speeding light she's flying
Trying to remember where it all began
She's got herself a little piece of heaven
Waiting for the time when Earth shall be as one

La figura con el martillo rojo abraza llorando desconsolada a otra persona mayor, que le acaricia el cabello y trata de consolarla.
Akane deja de sonreír para lanzar una patada ascendente, la furia visible en su rostro.
Nabiki deja de sonreír cuando ve los daños a la casa Tendo ocasionados por su hermana menor.
Kasumi deja de sonreír mientras contempla su futuro ante la estufa.

And I feel like I just got home
And I feel
And I feel like I just got home
And I feel

Un par de ojos negros miran con sorpresa y desagrado como otras dos figuras se abrazan.
Akane piensa como la va a va a elogiar su padre por su habilidad.
Nabiki piensa en el momento va a ganar su primer millón.
Kasumi mira hacia el cielo, a través de la ventana de la cocina, y se ve a sí misma saltando el muro y perdiéndose de vista en la distancia.

Quicker than a ray of light
Quicker than a ray of light
Quicker than a ray of light

La figura de la capa negra con capucha desciende del cable conductor y se posa sobre la torre de la escuela, mirando ahora hacia el patio.
Akane mira los pedazos de los ladrillos que acaba de romper con sus puños.
Nabiki mira el dinero que ha ganado.
Kasumi contempla la comida que ha preparado.

Zephyr in the sky at night I wonder
Do my tears of mourning sink beneath the sun
She's got herself a universe gone quickly
For the call of thunder threatens everyone

La visión cambia, y mientras se acercan, las tres figuras infantiles parecen crecer con cada paso, pero eso no parece importar, y nuevamente se funden en un cálido abrazo.
Akane se pone su ropa deportiva y sus zapatos deportivos y sale de la casa.
Nabiki se levanta y sale de la casa.
Kasumi sale de la cocina y sale de la casa.

And I feel
Quicker than a ray of light
Then gone for
Someone else shall be there
Through the endless years

La figura con el martillo terciado a la espalda se niega a soltar a la figura más alta, hasta que otra persona de cabello largo se acerca y parece decir algo que hace enfurecer a la a la figura más baja.
Kasumi, Nabiki y Akane se mueven por las calles de Nerima.

She's got herself a universe
She's got herself a universe
She's got herself a universe

La figura con el martillo rojo salta de vórtices que aparecen en diversos contenedores: una taza de té, una cubeta con agua jabonosa para fregar el piso, una alberca.
Kasumi camina y camina por las calles.
Nabiki se mueve del aparador de una tienda al aparador de la siguiente.
Akane corre a toda velocidad para ejercitarse.

And I feel
And I feel
And I feel like I just got home
And I feel

La figura de la capa negra se quita la capucha de la cabeza, revelando una larga y ondulada cabellera rubia.

Quicker than a ray of light she's flying
Quicker than a ray of light I'm flying

Ray Of Light
- Madonna
- Written by Madonna, William Orbit, Clive Muldoon,
Dave Curtis and Christine Leach

6.- ¡Oh! ¡Lo que vuelve a nuestras vidas!

Medio día.

Akane y Ukyo se mueven subrepticiamente, tratando de no perder de vista a Kasumi y Nabiki.

Habían estado siguiéndolas desde que había salido de la casa Tendo, donde un lloroso patriarca Tendo no sabía si ayudar a su pandaificado cómplice de cri... er... mejor amigo, que trata de rascarse en sitios que no puede alcanzar debido al volumen de su vientre y el grosor de sus brazos y dedos, o tratar de ponerse severo y exigirle a sus dos hijas mayores que le ayuden a traer de vuelta al dojo al joven Saotome para unir las escuelas.

Dichas hijas mayores lo ignoraron completamente, y salieron sin anunciarse. Kasumi llevaba una canasta que contenía uno de sus famosos, y deliciosos, pasteles.

Soun lloriqueó, clamando que cuando menos se llevaran a Akane, para que la Tendo más joven no intentase meterse a la cocina...

..."¡Oto-san no baka!"...

...el hombre apenas pudo gimotear '¡mamita!' antes que un gigantesco mazo que parecía de madera, pero que estaba hecho con energía espiritual, lo enviase sin escalas más allá de los cimientos de la casa.

Tendo Soun no necesitaba haberse preocupado, su hija menor no tenía la intención de preparar otra arma biológica... er... platillo gourmet, porque no planeaba quedarse en el dojo.

Akane se reunió con la joven Kuonji junto a la puerta, e iniciaron el acecho.

Aunque realmente no debieron molestarse, Kasumi y Nabiki se encontraron con Urd-san afuera de una tienda de aparatos electrónicos, y las tres, bromeando y riendo se dirigieron al Templo donde vivían Ranma y esa... chica.

"Cuando me dijiste que tu hermana Kasumi parecía estar preparando una canasta para un almuerzo al aire libre, creí que se iban a encontrar con Ran-chan en algún parque", murmuró Ukyo.

"Yo también lo pensé", contestó Akane, "fue hasta el último minuto que vi que era su pastel de crema de mandarina relleno de nueces y recubierto con rebanadas de melón."

A la joven chef casi se le sale la lengua de la boca, junto con medio litro de saliva. Ese pastel era uno de los famosos postres de Kasumi; a todos los reposteros y cocineros de Nerima les cosquilleaban los dedos por tener la receta en sus manos...

...todo lo que sabían era que contenía mandarinas, melón y nueces, el resto de la receta era un misterio...

...inclusive, en unas vacaciones de la familia Tendo, un grupo de ninjas contratados por la asociación de restauranteros revisaron la casa en busca del legendario libro de recetas de Kasumi, pero solo encontraron un viejo cuaderno de notas perteneciente a la difunta Tendo Kimiko, por lo que tuvieron que volver con las manos vacías...

...y con la ineludible conclusión de que la receta solo existía en un sitio: la cabeza de la mayor de las hermanas Tendo.

Cuando las dos ex prometidas llegaron al Templo, se encontraron con que Cologne esperaba, acompañada de Shampoo, el padre de ésta y sesos de pato... er... Mousse.

Akane y Ukyo intercambiaron una mirada de incredulidad cuando Urd saludó cálidamente a la matriarca amazona llamándola 'Cologne-chan', como si la conociera desde hace mucho tiempo.

Rápidamente, corrieron a la parte trasera del templo para espiar desde ahí.

(oO\oO\o)

Todavía no entendía por qué, pero la imperiosa necesidad de comprar y escuchar el disco compacto había sido casi abrumadora.

Y para colmo, ni siquiera poseía un reproductor de CD, lo que le hacía preguntarse por qué lo había comprado en primer lugar...

...Y luego con un título como ese, 'Dioses y Demonios'...

...¿qué clase de agrupación musical escogería un nombre como ese?

Decidió preguntar cómo escuchar el contenido del disco.

(oO\oO\o)

Cologne depositó sobre la mesita del comedor el plato que hacía un momento había contenido una rebanada del famoso pastel de Kasumi...

...y suspiró.

"Diosas, pequeña", ronroneó la matriarca dirigiéndole una mirada complacida a la chica Tendo mayor, "entre la comida de Belldandy-san y tu pastel, puedo afirmar que he comido alimento de diosas."

Ranma abrió mucho sus ojos. "Bueno, Cologne-san", sonrió, "la comida la preparamos Bell-chan y yo, y el pastel de Kasumi-san es casi celestial", asintió con la cabeza, "es comida de diosas."

La matriarca amazona sonrió complacida por tratamiento respetuoso del joven Saotome, aunque no pudo evitar sentir nostalgia por el sobrenombre de 'vieja espantosa'.

Urd no se pudo contener y soltó una risotada, con las risas de las hermanas Tendo y de las amazonas como coro. Le guiñó un ojo a Belldandy. "Guapo, atlético, talentoso, considerado y con sentido del humor, muy buena presa, hermanita."

"¡'Nee-san!", se sonrojó la diosa del presente, pero no pudo disimular la mirada llena de afecto que le dirigió al joven de la trenza.

Cologne se aclaró la garganta y puso su mejor rostro severo, que, dado el banquete y el postre que se asentaba placenteramente en su vientre, le salió muy forzado. "Creo que es tiempo de hablar."

Ranma se limitó a asentir con la cabeza.

Con mucha delicadeza, Shampoo vació un poco del agua fría de su vaso sobre la cabeza del... de la joven Saotome.

Ranma abrió mucho sus azules ojos. "¿Shampoo?"

La matriarca le dirigió una sonrisa apologética. "Nuestras leyes nos impiden realizar acuerdos con miembros del sexo masculino. Como sabrás, para una sociedad matriarcal, el sexo dominante es el de las mujeres", se encogió de hombros, "mi propuesta, como representante del Consejo de las Mayores de las Joketsuzoku (2), es establecer una nueva tribu aquí, en Japón, con ustedes como aliadas y alumnas mías. Como aliadas, están protegidas de nuestras leyes, tendrán nuestra ayuda, podrán recibir entrenamiento en nuestras artes marciales, y a cambio, ustedes nos ayudarán, darán refugio y entrenarán a las guerreras más jóvenes que deseen venir a establecerse en nuestra nueva aldea."

La aguda vista de la matriarca notó la tácita comunicación entre la pelirroja y la diosa, un grado de intimidad que pocas veces podía verse. Aunque recordaba que los padres de Shampoo también se comunicaban de esa manera.

"Muy bien Cologne", dijo Ranma-chan, "podemos hacer eso, pero deben ustedes revisar su libro de leyes, para adecuarlas a los tiempos modernos, ese 'Beso de la Muerte' y el 'Beso de Matrimonio' las puede meter en problemas en otras sociedades; además, nuestra ayuda no podrá ser utilizada ofensivamente, solamente para defender. Si ustedes le declaran la guerra a otra tribu y ellos les patean sus traseros de amazona, no levantaremos un dedo; si ustedes son atacadas sin motivo, entonces estaremos ahí. Bell-chan no puede hacerles promesas, porque Kami-sama lo prohíbe, pero como mi pareja única y verdadera me apoyará si yo voy a ayudarlas... ¿está bien?"

A Cologne le brillaron los ojos. Había esperado un rechazo directo, tal vez la exigencia de no meterse más en su vida, pero una promesa de ayuda de Ranma era como dinero ahorrado en un banco. "Es satisfactorio, Ranma-chan. Después podemos acordar un horario de entrenamiento que no interfiera con sus demás actividades diarias."

Y así, nació la nación Joketsuzoku del Japón, con la bendición de dos diosas.

(oO\oO\o)

Ukyo y Akane, testigos del evento, vieron cómo Shampoo, como la mejor guerrera amazona presente, depositaba un beso en la frente de Urd, Belldandy, Ranma-chan, Kasumi y Nabiki, declarándolas hermanas amazonas.

Fue una sorpresa la inclusión de las hermanas Tendo mayores, pero Cologne aclaró que una tribu se fortalece no solo para la guerra, sino también para la paz. Kasumi era una sanadora en potencia, y Nabiki era una negociadora declarada, ambas tenían lugar en una sociedad que se nutría no solo con fuerza física, sino con el vigor de la mente.

(oO\oO\o)

Media tarde.

"Kami-sama sabe de las dificultades que tiene Ranma-kun con la imposición de decisiones por parte de otros", Urd se acomodó en su asiento; "la Fuerza Definitiva es claramente una intervención directa en la relación entre ustedes, presionando para mantenerlos juntos, manipulando eventos para forzar una unión entre ustedes."

El contingente de las amazonas chinas se había retirado desde hacía un rato, y los demás se acomodaron mejor en la sala de estar.

"¿Kami-sama cree que yo resentiría el estar con Bell-chan?", Ranma, de vuelta a su género de nacimiento gracias a un poco de agua caliente, se inclinó sobre la mesa para tomar una de las manos de la diosa de ojos azules.

Urd negó con la cabeza. "No el hecho de estar con ella, sino sentirte obligado a la fuerza, Ranma-kun...", se detuvo e intercambió una mirada con Belldandy, y ambas miraron apenadas a las hermanas Tendo, y luego en dirección de la ventana, donde se alcanzaba a ver la coronilla de una cabeza cubierta con cabello negro. "En fin", dijo Urd, en un esfuerzo por cambiar el tema, "la Fuerza Definitiva sigue existiendo en el universo, pero deja de operar si el contrato es sustituido por fuertes y firmes sentimientos afectivos y es cuando entra en acción lo que Kami-sama llama Fuerza de la Voluntad, que existe entre dos personas unidas por sus sentimientos amorosos", vio que Belldandy y Ranma se sonrojaban e intercambiaban una mirada cariñosa mientras entrelazaban sus dedos.

"Urd-san", la mente de Nabiki estaba efectuando correlaciones a toda velocidad; "esa racha de eventos desafortunados, aparentemente casuales, que les pasaron a Akane, Ukyo y Shampoo cuando intentaron separarlos, ¿era esa Fuerza Definitiva?"

Urd asintió. "A la larga, aunque es su deseo permanecer juntos, la Fuerza Definitiva se hubiera convertido en una molestia. Ahora permanecerán juntos por su propia voluntad y deseo." Se volvió a mirar a Belldandy. "Todopoderoso me ha comisionado a permanecer en la Tierra como observadora del la Fuerza de la Voluntad", titubeó y se mordió un labio, "creo que tengo que pedirte asilo, hermanita."

Belldandy y Ranma le sonrieron. "Nos encantará que estés con nosotros, hermana mayor", corearon.

(oO\oO\o)

En un lugar 10 dimensiones más allá, un rostro tridimensional sonrió casi con ternura mientras miraba a la más joven de sus niñas aporrear con sus puños tridimensionales el tablero decadimensional de control maestro, emitiendo un grito de frustración.

En ese momento, el teléfono rojo a su lado empezó a sonar.

"Hola", contestó él. La voz del otro lado, femenina y seductora le susurró al oído. "Si, también aquí ya está todo listo para que los demás tomen sus posiciones", por el auricular se escucha la voz sensual emitiendo una risita. "Te amo también."

(oO\oO\o)

Casi el ocaso.

Las hermanas Tendo mayores se había retirado del templo media hora antes, pero las dos ex prometidas seguían en su escondite, una de ellas sentada hecha casi un ovillo, con las piernas apretadas contra su torso.

La joven Kuonji miró con preocupación a la Tendo menor. "¿Akane-chan?"

La joven Tendo había escuchado las palabras de la diosa de cabello platinado...

...y había algo que no sonaba bien...

...como si supiese algo y hubiera evitado decirlo.

Por alguna razón recordó el incidente de la armadura de batalla encantada, Do-chan, como la había bautizado. Ranma iba a confesar sus sentimientos, pero titubeó en el último momento, no queriendo usar sus sentimientos como un arma, e incluso deteniéndose cuando los padres aparecieron, esperando una declaración de amor para forzar el matrimonio... y cuando el joven Saotome se negó a continuar, Tendo Soun abrió la boca y dijo que Ranma iba a hacer una confesión amorosa como una estrategia para que la armadura encantada se pusiese celosa y abandonara a Akane... Ella todavía se enfurecía al recordarlo...

...pero...

...si Ranma no iba a declarársele...

...¿por qué papá dijo que Ranma iba a hacerlo, pero como estrategia en contra de la armadura de batalla? Solamente consiguieron que me enfureciera...

El incidente había valido la pena por la oportunidad de haberse sentado en las piernas de Ranma-kun.

"¿Akane-chan?" insistió Ukyo.

"Ya no tenemos nada que hacer aquí, Ukyo-chan", la Tendo menor suspiró. "Creo que tenemos que ir a descansar para tener ánimos mañana."

Ukyo le dedicó una sonrisa. "Okey, Akane-chan, vamos a casa."

(oO\oO\o)

Buscó casi toda la tarde, sin encontrar quién le prestara un reproductor de CD's, así que, ya de noche, tuvo que resignarse y recurrir a la familia.

"Solo se me ocurre usar mi viejo tocadiscos de 33 y 45 rpm (3)", le dijo su madre.

Así que se llevó el aparato a su habitación, pintó de negro el CD con un marcador, lo puso en el plato giratorio y le colocó el brazo con la aguja lectora encima.

¡SCRIIICH-SCRIIIICH-SCRIIICH!

Lo que salió por la pequeña bocina del aparato fueron puros rechinidos.

Hizo una mueca y estiró el brazo para detener el reproductor...

...entonces vio los dedos que salían de la superficie del CD...

...soltó un grito de sorpresa y espanto.

(oO\oO\o)

Un par de manos golpearon la puerta trasera del restaurante.

Aunque normalmente los negocios de alimentos cerraban tarde, el caso del 'Uc-chan' y del 'Neko-hanten' eran especiales, ya que su especialidad eran los desayunos, almuerzos y comidas... aunque sus respectivas dueñas (Kuonji Ukyo y Cologne) había declarado que, si pudieran conseguir la receta del pastel de crema de mandarina relleno de nueces de Tendo Kasumi, podrían ampliar el horario para incluir meriendas y cenas.

Las luces se encendieron en el interior y una figura de cabello largo envuelta en una yukata (4) se acercó a la entrada y abrió.

(oO\oO\o)

La figura que había salido del CD era indudablemente femenina, e increíblemente hermosa.

Su rostro tenía marcas color rojo: en los pómulos, debajo de sus ojos, dos pares de triángulos, y en la frente un par de marcas en diagonal, como una 'V' cuyos brazos hubieran sido separados.

Su cabello imposiblemente ondulado era de un tono rubio como el color del sol.

Su ropa entallada roja parecía estar hecha de cuero, y la capa con capucha seguramente era de seda negra...

...y estaba ahí, flotando en el aire, sentada en posición de flor de loto...

...completamente dormida.

(oO\oO\o)

Eran un espectáculo digno de un circo.

"Unha... ¡Hic...!, desh-gra-shia..." dijo uno, sus palabras con ese curioso y casi inaudible susurro agudo de los que usan dentadura postiza.

"Po-br-re dhe tiiii... ¡Hic...!, Vie-viejjjooo amiiigooo", balbuceó el otro, "tennneer unn hijjjo taaannnn deesho-desho-sho-shonora... ¡Hic...!, bleee..."

Estaban completamente ebrios. Las narices enrojecidas, los ojos vidriosos, el penetrante olor a alcohol y los discursos balbuceados eran indicios concluyentes.

Aquí es donde se aplica la expresión 'parecían chimpancés con epilepsia'.

"Eresh afo-afo-afo... Tiennneeesh shu-shu-erte... ¡Hic...! Tenndoo-k-k-k-kuunn... Tie-tie-tieneshhh unnnaaash hijjjaasshhh que... ¡Hic...!, connoo-coonnoossshhheeenn sshhuuu sshhiiitiiooo... ¡Hic...!, yyyy teeeee o-o-obed-deesshheenn... ¡Hic...!"

"Ssshhhiii, Sssshhhaaaotomeee... ¡Hic...!, kun... "

Y vaya técnica para transitar por la calle. Uno se inclina demasiado hacia adelante, casi a punto de irse de narices sobre la acera, y el otro se inclina hacia atrás, ambos movimientos cancelándose entre sí, equilibrándose y permitiéndoles continuar su camino. Uno se tambalea a la derecha y el otro a la izquierda, balanceándose y equilibrándose en su borrachera, avanzando rumbo a su objetivo como si ejecutaran una kata de la escuela del Puño del Ebrio.

A pesar de que eran las ocho y media de la noche, todas las luces estaban apagadas en la casa; encogiéndose de hombros, ambos hombres se tambalearon rumbo a la puerta principal.

"Vaammoosshh, vviiie... ¡Hic...!, jooo a-a-ammigggoo... ¡Fffeesshhtejjemmoosshhh! ¡P-p-porrr laaaa u-u-unniooon de lasshh essshcu-cueeelaaasshh! Voooyy aaa llaammmaaarr a... ¡Hic...!, Kashu-Kashu-Kashummii..."

"Ssshhiii... ¡Hic...! ¿Ssshhabes, Teenndoo ¡Hic...!, kuuunnn?, cre-creo que Kashu-Kashu-Kashumiii podrriiia sshher unnna mejjjor pppprrooommmeeetidddaa pparaaa essshhhee mmussshhhaaassshhho ..."

La intención del señor Saotome había sido la de concluir su parrafada de ebrio con 'con ella no podría negarse a cumplir con su obligación'...

¡CRAAACKLE! ¡CRAAACLE! ¡BOOOOMMMM!

...pero el rayo que lo golpeó desde el cielo sin nubes, dejándolo cocido a término medio, sobrio por la repentina descarga de adrenalina y activando su maldición Jusenkyo modificada, no lo dejaron terminar.

Tendo Soun, sobrio también como resultado del susto, titubeó un momento, y luego corrió a la casa a buscar agua caliente, mientras el hombre-panda-globo empezaba a revolcarse sobre el piso, rascando hasta donde sus hinchados brazos alcanzaban, gimiendo desesperado bajo el ataque de las pulgas virtuales.

(oO\oO\o)

Las dos hermanas Tendo mayores no se dirigieron de inmediato a sus habitaciones, sino que se dirigieron al corredor externo del jardín trasero que daba al estanque de los peces...

...con una muy conveniente escala en la cocina para llevar un platón lleno de galletas, una taza de té para Kasumi y una taza de café para Nabiki...

"Nunca hubiera pensando, ni en mis más salvajes fantasías que un día iba yo a departir con un par de diosas", sonrió Nabiki, permitiéndose relajarse de su máscara de la Reina Helada de Furinkan.

Kasumi sonrió, en un gesto muy diferente a la sonrisa vacía que siempre mostraba al mundo exterior. "Yo nunca pensé en que iba a conocer a alguien que pudiese cambiar de forma con la simple aplicación de agua fría o caliente, así que tener como amiga a una diosa como Urd-chan...", se encogió de hombros.

Nabiki asintió. "Buen punto."

Entonces escucharon las voces de ebrios de los patriarcas Tendo y Saotome, luego el rayo iluminando el frente de la casa.

(oO\oO\o)

Tendo Soun derramó un poco de agua caliente sobre el gordo panda, revirtiéndolo a la forma humana de Genma.

"¿Daijobu (5), Saotome-kun?"

"Si, si", dijo Genma-hamburguesa-humana poniéndose de pie. Y con el trabajo que me dio embriagar a Tendo... Malditas diosas que no dejan en paz a un honorable artista marcial para que haga negocios con su mejor amigo.

¡CRAAACKLE! ¡CRAAACLE! ¡BOOOOMMMM!

Soun parpadeó, las cenizas que antes habían sido su bigote, sus pestañas y sus cejas se cayeron de su cara, luego se metió dos dedos a la boca para mojarlos con saliva y poder apagar las flamas que ardían en un mechón de pelo en su cabeza.

En el piso, asado a 3/4 y listo para servirse con una manzana en el hocico, el obeso panda volvió a rascarse frenéticamente.

(oO\oO\o)

Ante el segundo rayo, Kasumi y Nabiki se miraron con gesto de cansancio.

"Voy a ver a ese par", entonó la Tendo mayor, sin mostrar el mínimo entusiasmo.

Nabiki se encogió de hombros y decidió seguir a su hermana mayor.

(oO\oO\o)

Soun nuevamente derramó agua caliente sobre su antiguo compañero de entrenamiento para devolverlo a su forma humana y quietarle la tortura de esas extrañas pulgas transparentes que no se podían tocar, pero que tenían un piquete muy doloroso.

El patriarca Tendo suspiró sentándose junto a su chamuscado amigo. "Tu idea tiene mérito, Saotome-kun, tu hijo deberá obedecer, igual que Kasumi", lágrimas de emoción, "las escuelas se unirán, y tu y yo podremos retirarnos, y nuestros hijos se harán cargo de nosotros para siempre... Incluso Kasumi es ideal, ella seguirá haciéndose cargo de la casa y tu hijo dará clases en el dojo mientras nosotros cobramos y disfrutamos de nuestro retiro..."

(oO\oO\o)

El prime impulso de Kasumi ante las palabras de su padre fué dar un paso al frente, lista para expresar clara y definitivamente lo que pensaba de de los dos hombres.

Nabiki la detuvo de inmediato. "Ahora no, onee-chan, pero pronto, los mejor es que los dejemos solos y finjamos que no nos hemos enterado de nada."

Por un momento, con los ojos llenos de lágrimas, Kasumi pareció a punto de soltarse de la mano de su hermana menor...

...y entonces la miró a los ojos.

"Tienes un plan", murmuró.

"Siempre, onee-chan, siempre."

(oO\oO\o)

Con mucho cuidado, para no sobresaltar a la flotante figura, la tocó con un dedo en el hombro, cuidando de no mirar fijamente ni tocar otra parte de la exuberante anatomía de la rubia.

"¿Señorita?"

La flotante belleza agitó un poco su cabeza, chasqueó ruidosamente la lengua y abrió los ojos, que eran de color rojo como la sangre.

"¿Hild-sama? ¿Ya es tiempo?", preguntó, bostezando soñolienta, estirándose como un gato, después miró a su derredor, posando por fin sus ojos sobre la persona que a duras penas sostenía un pesado libro en sus brazos. Lo midió, lo catalogó y procedió a ignorarlo para revisar el CD...

"Disculpe, señorita", insistió él, tratando de no soltar su pesado libro, "¿es usted un demonio?"

"¡AAAAAHHHH!" gritó ella, mirando el CD en la tornamesa, "¿Quién fue el estúpido que pintó el catalizador con un marcador?" Como un tigre, se revolvió en el aire, localizó al paralizado muchacho y, en un parpadeo, estuvo delante de él, sujetándolo de la camisa y zarandeándolo como si fuese un muñeco de trapo. "¡Baka!, ¡esos catalizadores deben cuidarse para poder devolverse intactos! ¡Si se daña, Recursos Materiales Demoniacos no me devuelve mi deposito, estúpido!", le sonrió ferozmente, mostrando una dentadura que le hubiera dado envidia a Drácula, por lo blanco de sus dientes, y lo largo de sus caninos. "¿A quién me voy a dar el gusto de destripar?", echó atrás su mano izquierda, que ante los ojos del muchacho se convirtió en una temible zarpa armada con garras enormes.

El muchacho tragó saliva. "Soy Gosukugi Hiraku", lloriqueó, luego procedió a orinarse encima al tiempo que se desmayaba.

(oO\oO\o)

"¿Kasumi-san? ¿Nabiki-san?", exclamó Shampoo, sorprendida.

(oO\oO\o)

Cologne asintió después de escuchar la historia de labios de Tendo Nabiki. Suspiró. "Happosai deja su marca en todos sus discípulos", apretó los labios. "Esa creencia en la superioridad masculina es muy propia de el viejo pervertido, y todos sus alumnos la han compartido...", miró con simpatía a las dos hermanas, notando la mirada astuta de la Tendo mediana. "Cuentan ustedes con todo el apoyo de la tribu, después de todo, son hermanas amazonas", sonrió ante la mirada feroz de Nabiki, "veo que tienen un plan."

La hernana Tendo mediana se limitó a asentir.

Kasumi se inclinó ante la matriarca. "Gracias por su apoyo, bisabuela Cologne", y luego trató de esbozar una sonrisa, "no quisiera ser una carga, así que si me permite, podría incrementar su menú con algunos de mis postres caseros."

Cologne intentó, con moderado éxito, de no sonreír como una idiota, mientras, mentalmente, bailaba una giga, pensando en que finalmente el tesoro del los celestiales postres de Tendo Kasumi se iba a convertir en patrimonio de las Joketsuzoku. "Muy bien, pequeña, pero no debe interferir con tu preparación como sanadora."

(oO\oO\o)

Ranma alzó el cubo lleno de agua por encima de su cabeza.

Aunque ya lo esperaba, la sensación del agua fría cayendo sobre su cabeza la hizo estremecerse. "¡Gaaaahhh!"

Se apresuró a enjabonarse y a frotarse para quitarse el sudor del día.

Aliado... o más bien aliada de la tribu de las amazonas chinas, meneó la cabeza, ¿quién lo hubiera pensado?

Las cosas realmente iban muy bien...

...y todo desde que Bell-chan había vuelto a su vida...

No pudo evitar sonreír, recordando la mirada de esos dulces ojos azules. Suspiró.

Otra cubeta de agua derramándose sobre su cuerpo para enjuagarse el jabón, y estaba lista para una relajante sesión de agua caliente en la tina.

Estaba a dos centímetros de meter su pie derecho en el agua de la tina, cuando se abrió un vórtice en el líquido, y la figura de una jovencita de once o doce años con marcas azules como anillos ovalados en la frente y pómulos, con un mazo de color rojo terciado a la espalda, saltó del portal mágico abierto en la superficie acuática.

"¡Buenas noches!", saludó la recién llegada.

Ranma se fue de espaldas.

La recién llegada miró a la desconcertada, desnuda pelirroja en el piso. "Perdón, ¿te sorprendí? Mi nombre es Skuld, diosa del futuro, Segunda Clase, Primera Categoría, Limitada, y estoy buscando a mi onee-sama (6)."

Ranma parpadeó desconcertada. ¿Otra diosa? "¿Onee-sama?" Y solo atinó a señalar hacia la puerta del baño.

(oO\oO\o)

Cuando los dos hombres atinaron a entrar a la casa habían encontrado encima de la mesa del comedor una nota dirigida al patriarca Tendo, en la elegante y bien dibujada letra de Kasumi, el papel se había deslizado de entre los laxos dedos de Tendo Soun, sus ojos mirando sin ver hacia un punto más allá del horizonte.

Un desconcertado Saotome Genma atrapó la hoja de papel antes de que llegara al piso.

Padre.

Dada la situación actual de dojo, y considerando que no has tenido alumnos por varios años, y no hemos tenido ingresos regulares, Kasumi y yo hemos tomado la decisión de conseguir una fuente de ingresos segura.

Nos vamos a trabajar con la matriarca Cologne, en su restaurante.

Nos veremos cuando nuestros recursos sean seguros.

Hemos dejado la cocina en manos de Akane.

Nabiki

Soun escogió ese momento para ponerse de pie y lanzarse a la carrera hacia el piso de arriba. "¡Akaneeeee! ¡Tus hermanas nos han abandonado! ¡Por favor, no vayas a intentar cocinar!"...

...y abrió de golpe la puerta con el letrero en forma de pato que decía #AKANE#.

(oO\oO\o)

"¿Ukyo-sama? ¿Akane-sama?", dijo un sorprendido Konatsu al salir de la habitación que le servía de dormitorio, sorprendiendo a las dos jóvenes en el proceso de salir del baño, vestidas con batas y pantuflas.

(oO\oO\o)

La habitación estaba en penumbras y, aparentemente, vacía.

El chamuscado patriarca Tendo parpadeó desconcertado, su mano derecha buscó a tientas el interruptor del foco principal del cuarto. Cuando la luz artificial iluminó el interior del dormitorio, lo primero que notó fue un sobre encima de la cama.

Como en un sueño, Soun se acercó, tomó el sobre, lo abrió y sacó una hoja de papel, pero antes de poder leer una palabra, tuvo un acceso de llanto histérico que mojó completamente la hoja de papel, desintegrándola...

...lo cual fue una pena, porque todo lo que la carta decía era:

Papá:

No te encontré, así que no te pude avisar. Voy a pasar la noche con Ukyo-chan.

Nos vemos mañana.

Akane.

(oO\oO\o)

Konatsu meneó la cabeza en señal de extrañeza cuando Ukyo terminó de contar lo ocurrido, mirando de reojo a la Tendo más joven, que se había quedado dormida sentada en una silla. "Bueno", suspiró, "creo que Akane-sama tiene razón en sentir que Belldandy-san y su hermana saben algo, pero son lo suficientemente discretas como para no decirlo abiertamente."

La joven Kuonji sonrió tristemente, y asintió. "Estando involucrado Saotome Genma, todo es posible."

(oO\oO\o)

Gosunkugi recuperó el sentido y abrió los ojos, medio esperando tener sus intestinos en calidad de bufanda.

La demonio estaba soplando su aliento caliente y vaporoso sobre la superficie del CD, mientras frotaba la brillante superficie, quitando el último rastro de la tinta del marcador...

...¿usando una muñeca vudú?

Los ojos de demacrado muchacho se enfocaron en el piso, donde estaba tirada toda su dotación de muñecas, y cada una de ellas estaba embarrada de tinta de marcador.

Unas lastimeras lágrimas escurrieron desde sus ojos al contemplar su arruinada dotación de ejemplares de todo el semestre. Se había gastado mucho dinero en los materiales para elaborarlas, y ahora estaban perdidas.

La vista del ojeroso chico cayó en el libro abierto, donde el autor había dibujado crudamente la imagen de las marcas de los demonios, y esa persona de cabello rubio tenía las marcas de los demonios más poderosos.

El libro decía también que si se saca a un demonio de su prisión, éste debe concederle un deseo al que lo liberó...

...por su mente desfilaron las posibilidades...

...destruir a Saotome...

...tener a la dulce Akane...

...poder ilimitado...

Decidió que éste último podría conseguirle todo lo demás.

Se puso de pie, haciendo una mueca por su ropa húmeda y olorosa a orina. "Disculpe señorita, ¿es usted un demonio?"

La rubia, aparentemente satisfecha con la limpieza del CD, arrojó al piso la arruinada muñeca de vudú, y devolvió el reluciente disco a su caja, que a su vez desapareció dentro del generoso escote de su bustier de cuero rojo...

...ignorando completamente al humano.

"Ehhh", insistió tímidamente Gosunkugi, "¿señorita demonio?"

Como un relámpago, el brazo derecho de ella salió disparado hacia el muchacho; la mano se cerró sobre su garganta, y de repente, el insignificante y fallido practicante de magia negra se encontró colgando por el cuello a medio metro del suelo.

"Escucha, gusano", bufó la rubia, acercando la cara del muchacho a su propio rostro para mirarlos directo a los ojos, "no soy 'señorita demonio', mi nombre es Mara (7), Demonio de Primera Clase, Segunda Categoría, Ilimitada (8)."

Gosunkugi asintió todo lo que la poderosa mano alrededor de su cuello le permitió, y trató de hablar, aunque su tráquea obstruida no le permitió más que unos lastimeros gimoteos.

Fastidiada, Mara soltó al muchacho, que se derrumbó como un costal de papas. "No mereces siquiera mi atención. Adiós." Con un casual movimiento de su mano, la pared donde estaba la ventana de la habitación del escuálido muchacho quedó reducida a palitos para fósforos. La demonio se elevó flotando hacia el cielo nocturno.

En un poco característico acceso de valor, que más bien era un acceso de desesperación, el joven aficionado a la brujería se acercó al agujero que antes había sido su pared. "¡Yo te saqué de tu prisión!", gritó a todo pulmón. "¡Me debes un deseo!"

Casi 150 metros más arriba, Mara se volvió a mirar al muchacho, y hubo un feroz destello en sus ojos rojos.

(oO\oO\o)

La puerta del baño se abrió de golpe y la jovencita de cabello negro salió a toda carrera. "¡Onee-sama!"...

...y fue a meter la nariz en el ombligo de una curvilínea rubia platinada que parecía estar a punto de entrar ella misma al baño.

La joven del martillo rojo retrocedió un paso y alzó la vista. "¿Urd?"

La diosa del pasado miró a la recién llegada. "¿Skuld? ¿Qué haces aquí? Kami-sama dijo que te encargaras del sistema junto con el personal de Peorth."

Por detrás de Urd se asomó el rostro gentil de Belldandy. "Oí que mencionabas a Skuld, nee-san"...

...y un lloroso proyectil de cabello negro la impactó en el centro. "¡ONEE-SAMA!"

Belldandy captó entonces la figura desnuda de Ranma-chan que todavía estaba en el piso del baño, tratando de comprender lo que acababa de ocurrir, frotándose la nuca con una mano...

...el movimiento provocando toda clase de interesantes vibraciones en el bien formado pecho de la pelirroja...

...Belldandy abrió mucho sus azules ojos y se quedó ahí, embobada por la visión de la desnuda Ranma-chan...

...Skuld se soltó a llorar a lágrima viva, gimiendo, abrazandose con fuerza de la cintura de Belldandy...

...y la diosa del presente ni siquiera le puso atención, observando con ojos muy abiertos a la pelirroja desnuda que estaba levantándose del piso para cerrar la puerta del baño.

Urd sonrió pícaramente al notar lo que su hermana menor estaba contemplando.

(oO\oO\o)

Saotome Genma salió a la oscuridad del patio trasero del la casa Tendo.

Soun había salido de la habitación de la menor de sus hijas como un autómata y se había marchado directo a su propio dormitorio y se había encerrado a llorar, deprimido porque todas sus hijas se habían marchado, dejándolo solo, lo que lo llevó a recordar que estaba solo porque su adorada Kimiko lo había abandonado.

¿Qué es lo que salió mal?, se preguntó el-a-veces-panda. Todos sus planes, toda su estrategia, todo el tiempo invertido...

...Humo, todo se volvió humo...

Soltó un puñetazo sobre un muro, haciéndole un hoyo. ¡Maldita sea! ¡Es mi hijo y puedo hacer lo que quiera con él! ¡Es su deber hacerse cargo de mí después de todos estos años que invertí en él! ¡Y las hijas de Tendo-kun, dejándonos solos! ¡Somos sus mayores! ¡Su deber como mujeres es hacerse cargo de nosotros y atendernos!

¡CRAAACKLE! ¡CRAAACLE! ¡BOOOOMMMM!

Y en esta ocasión, no había nadie cerca que le pudiera facilitar un poco de agua caliente.

(oO\oO\o)

"¿Onee-sama?"

Belldandy, roja como una remolacha, le dedicó una tímida sonrisa a su hermana menor. "Gomen, Skuld. Me distraje y no te puse atención."

La joven diosa del futuro miró a Belldandy, que estaba ruborizada hasta de la nariz, y luego miró hacia la puerta, ahora cerrada, del baño, y otra vez hacia la diosa del presente; los ojos nuevamente llorosos. "Onee-sama, la situación está saliéndose de control, es necesario que vuelvas al cielo para ayudar a depurar Yggdrasil", sollozó.

Entonces la voz de su hermana más grande, la voz que siempre la hacía subirse a las paredes y que la hacía enojarse tanto que no podía parar hasta demostrarle a la dueña de esa voz que estaba equivocada. "Vaaaaya, Skuld-chan, ¿y qué situación es esa que nuestra depuradora estrella no puede resolver?"

Skuld pareció olvidar que estaba llorando, rechinó los dientes y le dedicó una mirada furibunda a la mayor de sus hermanas. "¡Uuuuuuurd! ¡No molestes, estoy hablando con mi onee-sama!"

No hay que malinterpretar la situación, en realidad, Urd ama a sus dos hermanas menores, en forma diferente, pero con la misma intensidad. Desde que había conocido a Belldandy, ambas se habían convertido en casi gemelas, haciendo todo juntas. Urd lo admitía abiertamente y casi con orgullo, que desde que había conocido a su hermana, la diosa del presente, había querido ser como ella...

...a su manera...

...pero igual que ella.

Pero en el caso de Skuld, se había encontrado con una niñita voluntariosa, orgullosa, pretenciosa y mimada...

...Bueno, pensó Urd, en realidad no es su culpa, sino de su madre que la malcrió...

...que pretendía monopolizar a Belldandy, dependiendo en todo de ella, para que Belldandy nunca la dejara y siempre estuviera ahí, solucionándole la vida...

...y eso Urd no lo podía permitir...

...ni arruinar las oportunidades de que Belldandy fuese feliz...

...ni permitir que Skuld siguiera ese camino que la llevaría a la infelicidad...

Después de mucho pensarlo, decidió atacar el orgullo de su hermana más pequeña, pera impulsarla a superarse, para impulsarla a moverse por sí misma, para impulsarla a ser una futura diosa de Primera Clase, Ilimitada...

...aunque Urd terminara convertida en la villana de la historia.

Skuld volvió a dejar que sus lágrimas se derramaran. "¡Onee-sama, por favor ven al cielo conmigo!"

Pasaron cinco segundos...

...luego diez...

...al llegar a los quince, Skuld dejó de llorar para mirar a Belldandy, que, una vez más, miraba embobada en dirección a la puerta del baño. La diosa del futuro se volvió a mirar también...

...Del cuarto de baño estaba saliendo uno de los ejemplares humanos más atractivos que la diosa preadolescente había visto jamás...

...llevaba puestos unos amplios pantalones negros estilo kung-fu, que hacían muy poco para disimular los poderosos y bien esculpidos músculos de sus piernas, y una toalla sobre los hombros, que dejaba ver su pecho que parecía tallado sobre mármol...

...el sedoso pelo negro peinado en una trenza...

...los profundos ojos azules...

Skuld parpadeó, como si saliera de un trance. Se volvió a mirar a Belldandy, que parecía estar a punto de empezar a babear.

"Esto es muy lindo", intervino Urd, "pero creo que lo justo es lo justo", y con un movimiento de su mano derecha, la ropa de Belldandy se disolvió en un pequeñísimo bikini azul decorado con girasoles...

...sin que la diosa de ojos azules se diera cuenta del cambio.

"¿Eh?", Skuld abrió muy grandes sus ojos. ¿Qué está haciendo Urd con mi onee-sama?

Se volvió a mirar al recién llegado, y se lo encontró con la vista clavada en la figura de proporciones perfectas de la diosa del presente, igual de embelesado.

Skuld se volvió a mirar con ojos furibundos a la mayor de sus hermanas. "¿Qué crees que estás haciendo?" le gritó.

Urd se echó a reír a carcajadas.

(oO\oO\o)

No hubo tiempo para que el eco de la voz de Gosunkugi se propagara por las calles del vecindario, antes que la rubia estuviera de nuevo delante de él, levantándolo por el cuello.

Una sonrisa feroz. "¿Así que te debo un deseo?"

El demacrado practicante del vudú solo pudo asentir con su cabeza, dado que su tráquea estaba siendo bloqueada por la fuerte mano de la demonio.

"Si esto", con su otra mano sacó la caja de los CD y se la mostró un momento antes de volver a guardarla debajo de su generoso escote, "fuese un sello, tendrías razón en decir que era mi prisión, pero es un catalizador para permitir mi paso a esta dimensión, así que no estoy obligada a nada contigo", de nuevo la sonrisa que hubiera puesto verde de envidia al más feroz de los tigres de bengala; "pero como me desperté de muy buen ánimo, te daré a escoger entre dos deseos."

Los ojos de Gosunkugi se iluminaron.

Mara acercó al escuálido muchacho hasta que sus rostros estuvieron a menos de cinco centímetros de distancia. "Muy bien gusano, ¿deseas vivir o deseas morir?", y soltó al ojeroso adolescente, que se fue de espaldas al piso de su habitación, al tiempo que sus ojos se encendían como dos rojas llamaradas, y sus manos parecían convertirse en malignas zarpas de afiladas garras.

Gosunkugi perdió el control de todos sus esfínteres. "De-de-deseo vi-vi-vivir..."

De repente, los ojos de Mara y sus manos parecían normales de nuevo. "Eso creí. Adiós, gusano", y desapareció entre las sombras de la noche.

Llorando de miedo, de humillación y, sobre todo, de rabia por la oportunidad perdida, Gosunkugi se dirigió, caminando con las piernas separadas como niño con pañal a máxima capacidad, hacia el cuarto de baño a limpiarse y cambiarse de ropa. Y ahora, ¿cómo voy a explicar la destrucción del muro de la casa?

(oO\oO\o)

Dos adolescentes ruborizados, ya vestidos apropiadamente, pero muy complacidos por lo que habían podido contemplar, se sentaron a la mesa del comedor.

Belldandy sonrió. "Ran-chan, te presento a mi hermana menor, Skuld."

Ranma se inclinó, dedicándole esa sonrisa devastadora tan propia de él. "Mucho gusto, Tenshi-chan y Urd-chan me han hablando mucho de ti."

"Y solo han sido cosas buenas, pequeñita", terció Urd.

Skuld apretó los puños, odiaba que Urd la tratase como a una niña. "Mucho gusto", se inclinó también.

Urd contó en voz baja, pero lo suficientemente alto como para que Belldandy y Ranma la oyeran. "Cinco, cuatro, tres, dos, uno, marca."

Los ojos de Skuld se abrieron muy, muy grandes, clavando su mirada en Belldandy. "¿Ran-chan? ¿Ese del que no parabas de hablar con Urd? ¿Ese Ran-chan que conociste de niña, cuando yo era un bebé? ¿El artista marcial?"

Con una sonrisa del doble de potencia, Ranma se volvió a mirar a Belldandy, que había vuelto a adquirir un interesante color remolacha en el rostro.

"Si", susurró la diosa del presente, y tomó una mano del joven de la trenza y se la apretó cariñosamente, "ese mismo."

Skuld entrecerró los ojos al notar el afecto entre la pareja. "¡Onee-sama!", volvió a gemir, nuevamente las lagrimas derramándose de sus ojos, "¡Debes volver al cielo! ¡Hay una duplicación descontrolada de 'bugs' (9) en el sistema Yggdrasil!"

Belldandy abrió la boca para contestar, pero Urd se adelantó. "¿Ah, si? ¿Y qué pasó con la máquina que siempre tienes preparada para esos casos?"

Como por ensalmo, el flujo de lágrimas se interrumpió, y la diosa preadolescente enrojeció. "Se... er... descompuso... eh... y yo... eh... no se puede arreglar..."

Belldandy abrió mucho sus ojos.

Urd hizo un gesto burlón. "Vaya, entonces, ¿Qué sucedió con 'yo no construyo máquinas que se descompongan'? ¿O que hay con 'mis máquinas son perfectas y nunca se descomponen'?"

Ranma pudo jurar que una arteria hacía '¡pop!' en la frente de Skuld.

"¡Mis máquinas no se descomponen!", casi aulló. Abrió sus ojos ante lo que acababa de admitir, y rápidamente volvió a recurrir a las lágrimas lastimeras y los berridos mientras abrazaba con fuerza a Belldandy.

Ranma miró primero a Skuld y luego a Urd...

...la mirada cariñosa de la mayor de las tres diosas, disimulada por una máscara traviesa y burlona, fue evidente a los ojos del joven, acostumbrado a leer entre líneas a las personas...

Volvió a mirar a Skuld y luego a Urd, y un gesto de comprensión cruzó por su rostro.

La diosa del pasado soltó una risita. "Habría sido mejor si nos hubieras dicho desde el principio que te sentías sola, y que el trabajo de controlar Yggdrasil te estaba abrumando, en vez de tratar de ocultar el hecho de que una de tus máquinas se descompuso."

Skuld se olvidó de llorar. "¡Urd no baka! ¡Ya te dije que mis máquinas no se descomponen!"

Urd soltó una sonrisita burlona mientras se revisaba las uñas. "¿Entonces por qué no usas tu máquina para deshacerte de los bugs, en vez de venir a pedir ayuda?", hizo un falso gesto de horror. "¡Oh, no! ¡Y has perdido tiempo valioso, esos bugs seguramente ya están alcanzando un nivel crítico!"

Ranma abrió mucho sus ojos. Urd sabía perfectamente que la menor de las diosas ocultaba algo, y estaba presionando todos los botones correctos para hacerla confesar.

Skuld se mordió los labios. "No", casi susurró, "hay tiempo, pero no mucho."

Urd se cruzó de brazos imperativamente. "Kami-sama fue muy claro cuando me envió comisionada, pidiéndome que pusiera en mi lugar a la mejor diosa, y yo sé que tu eres la mejor, ¿o me equivoqué?"

Skuld enrojeció. Otra cosa que le enfurecía era que Urd parecía confiar en ella, y luego la cuestionaba si intentaba hacer otra cosa.

Belldandy sonrió conciliadora. "Estoy segura de que Skuld tiene una buena razón para haber venido."

Skuld se volvió a disolver en lágrimas, abrazándose de Belldandy.

Urd meneó la cabeza en señal de impaciencia...

...y notó que Ranma la miraba fijamente, con una sonrisa comprensiva...

...entonces se dio cuenta de que el joven artista marcial sabía. Le sonrió a su vez mientras se encogía de hombros.

Entonces Ranma vio la...

...cosa...

...que aterrizó sobre la mesa...

Ranma señaló con un dedo. "¿Qué es eso?"

Las tres diosas lo miraron, luego miraron hacia la mesa...

...que para ellas estaba vacía...

...excepto por una distorsión, como si algo refractara levemente la luz.

Skuld se metió la mano bajo su camisa y sacó un par de anteojos como los que usan las personas que pasan muchas horas con los ojos fijos en el monitor de una computadora, incluso las micas eran amarillas. "¿Puedes verlo?", y señaló hacia la mesa.

Ranma se rascó la cabeza. "Bueno, tiene forma de conejo, pelambre blanco, ojos rojos, orejas largas, naricita rosada, bigotes, dientes grandes...", parpadeó sorprendido, "...pero tiene seis patas."

Para sorpresa de Urd y Skuld, Belldandy dio un salto y ejecutó una impecable patada descendente...

..."¡Bug!", exclamó la diosa de ojos azules...

...su pié impactando justo en medio de las orejas del hexápodo conejo, que desapareció emitiendo un sonido como una burbuja de plástico al reventar...

...sin siquiera tocar la mesa.

Urd y Skuld intercambiaron una nerviosa mirada, y luego se volvieron a mirar a Ranma-kun, que sonreía satisfecho por la ejecución de la diosa del presente.

Skuld se acercó con los ojos muy grandes, en señal de admiración. "Eso fue grandioso, onee-sama, ¿me puedes enseñar?"

Belldandy se sonrojó. "Eso tendrás que preguntárselo a mi sensei", y se volvió a mirar a joven de la trenza.

Urd tenía preguntas más acorde a la situación. "Ese era un bug del Yggdrasil, se supone que los humanos no pueden verlos... Rayos, incluso nosotras necesitamos de los lentes de Skuld para poder verlos", se volvió a mirar a Ranma, "¿y tu pudiste verlo sin ayuda?"

Ranma puso cara de desconcierto y se encogió de hombros. "Cosas más extrañas me han sucedido."

Urd chasqueó sus dedos. "Skuld", activó entonces La Voz Imposible de Ignorar. La diosa más joven detuvo sus lágrimas, se soltó de Belldandy y se puso instantáneamente de pie, parpadeando desconcertada por haber obedecido antes de poder contenerse; "terminal remota", fue la orden.

La diosa del futuro volvió a obedecer, extrayendo de debajo de su camisa lo que parecía una lap-top, excepto que era toda transparente. En un momento, la computadora celestial estaba abierta, encendida y conectada.

Cuando Skuld se hizo a un lado para que la mayor de sus hermanas utilizara el ordenador, fue cuando reaccionó. "¡URD!", aulló, "¡No hagas eso!"

Pero la mayor de las nornas ya estaba abriendo archivos y haciendo consultas en el buscador.

Belldandy se asomó por encima del hombro de su hermana mayor y trató de leer los documentos que estaban abiertos. Un destello de comprensión iluminó sus azules ojos a ver los archivos que su hermana mayor estaba leyendo.

Con un suspiro de satisfacción, Urd cerró la terminal y se la devolvió a su hermana más pequeña. "En esta realidad se ha abierto una fuente energética proveniente de otro universo, y está generando errores en el Yggdrasil, por eso han aparecido esos bugs, de hecho esos bichos ni siquiera se originaron en la Tierra, pero han llegado hasta este lugar atraídos por el caos que impregna esta zona del planeta. Ranma-kun, por culpa de su padre, ha estado constantemente inmerso en el caos, por lo que ha desarrollado una sensibilidad especial. Por eso pudo ver al bug. Hay una nota de Kami-sama indicando que la fuente de errores se ha localizado, pero que en este momento no es conveniente interferir con ella, a riesgo de provocar una invasión masiva de bugs, pero que se están tomando pasos para corregirla. Esa constante exposición al caos hizo que la vida de Ranma-kun se impregnara de caos, llevando una existencia sin equilibrio ni control, y solo se ha llegado a un balance por la presencia de Belldandy."

Ranma se aclaró la garganta. "Todavía nadie me dice que era esa cosa."

Belldandy sonrió y se acercó a Ranma, tomando su mano afectuosamente. "¿Recuerdas que te platiqué acerca del Yggdrasil?"

Los ojos de Skuld se abrieron casi hasta ocupar la mayor parte de su cara.

Ranma asintió. En sus múltiples pláticas, el tema de las actividades de Belldandy en el cielo había derivado en una explicación acerca de la computadora que cuidaba la realidad del universo, y que podía, de ser necesario, sostenerlo hasta que la realidad pudiera repararse.

Belldandy se inclinó y se acurrucó contra el musculoso pecho del muchacho, que sin dudar, le pasó un brazo por los hombros para abrazarla. "En ocasiones, la realidad sufre de errores naturales, provocados por eventos caóticos, y el Yggdrasil los manifiesta con la forma que tu viste. Aunque parece vivo, en realidad el bug no es siquiera orgánico. El caos en el universo es un elemento del cambio y de desarrollo, pero en ocasiones ese caos puede convertirse en errores en el tejido mismo de la realidad, y son peligrosos porque pueden alterarla."

Ranma asintió, comprendiendo esta explicación más compleja gracias a otras explicaciones más sencillas que Bell-chan le había impartido. Es bueno ser el prometido de una diosa.

Urd se volvió hacia la más pequeña de sus hermanas. "¿Entonces, dónde está la máquina para destruir bichos?"

Skuld enrojeció, sin apartar su furibunda mirada de la pareja. "Ya te dije que se descompuso", masculló.

Urd suspiró, su hermanita se estaba comportando más necia que de costumbre. Ok, niñita mimada, traté de evitarte la vergüenza.

(oO\oO\o)

La primera hora del día.

Peorth se puso rígida. ¿Mi Keiichi?

Estaba terminando su baño diario cuando sintió la necesidad del joven Morisato, su temor, su incredulidad. Se desplazó por la casa sin tocar el piso, volando por el pasillo hasta el comedor, donde una rubia exuberante la esperaba, acomodada sobre el asiento de un scooter.

"¡Demonio!", sin perder tiempo, un racimo de tallos de rosa y una andanada de pétalos rojos se precipitó sobre su oponente.

La demonio sonrió con arrogancia. "Antes de eso, ¿no te interesa saber cómo está tu Kei-chan?"

El ataque elemental se detuvo a cinco centímetros de tocar a la rubia. "¿Qué hiciste con Keiichi-san?"

La demonio dio unos golpecitos sobre el manubrio de la motoneta. "Aquí lo tienes."

Los ojos de Peorth siguieron el movimiento de la rubia, notando entonces la estatua de un tanuki (10). "¡Keiichi-san!", exclamó, abrazando el redondeado vientre de la estatua, "¡que desgracia!"

Una mueca de incredulidad. "Ese no es", gruñó la rubia, y se elevó en el aire, señalando hacia el scooter. "Este es tu Keiichi-san."

Peorth enrojeció de las mejillas y se apresuró a soltar la estatua. "¡Keiichi-san!", exclamó, abrazando la motoneta por el frente.

La demonio soltó una risotada. "Creo que ya terminé aquí, así que iré tras el otro mortal que tiene la culpa de mantener a unas diosas en la Tierra."

Una mirada feroz en los ojos de la diosa. "Devuélvele su forma original a mi Keiichi, como diosa de primera clase, te lo ordeno."

Una risita burlona. "No tengo que obedecerte, diosa, yo soy un demonio de primera clase", una sonrisa llena de dientes. "Hasta luego."

La vio elevarse, atravesando el techo limpiamente, dejando su risa burlona y un hoyo a su paso.

"Oh, Keiichi-san, ¿qué vamos a hacer ahora para devolverte tu forma original?"

El rostro juvenil de Crono se asomó por el boquete en el techo. "Peorth-san, eso que salió de aquí, ¿era un demonio?"

(oO\oO\o)

Mara alcanzó Nerima en un momento, pero esperó a tener la mejor oportunidad para atacar, sin la interferencia de alguna de las tres diosas...

...¿No las conozco de algún lado?

(oO\oO\o)

Urd colgó el teléfono. Una llorosa y desanimada Peorth había llamado reportando lo sucedido con Keiichi, indicando que seguramente la demonio iba para allá, buscando a Ranma-kun.

Un demonio, bufó la diosa de pelo platinado. No es que fuesen mala gente, de hecho, ella tenía muchos amigos que eran demonios, pero el que insistieran en conservar el balance entre el orden y el caos a niveles ridículos, los había llevado a la confrontación en muchas ocasiones.

Tiempo de prepararse. "¡Skuld! ¡Suelta cualquier juguete que tengas en las manos, tenemos cosas más importantes de que ocuparnos!"

"¡UUUUUrrrrddd!", vino la quejumbrosa respuesta, "¡no son juguetes!"

(oO\oO\o)

Belldandy y Ranma entraron a la casa. "¡Tadaima!", saludaron.

Urd pareció materializarse ante ambos, tomándolos de las manos para llevarlos al comedor, donde la diosa del pasado había dibujado algo que a Ranma le recordó una mándala.

"¿Qué pasa, 'nee-san?", dijo Belldandy notando de inmediato el círculo de protección anti-demonios.

"Ataque de los demonios", fue la escueta respuesta.

Ranma enarcó una ceja. "Bueno, yo me he encontrado con uno que otro demonio, y son más ruido que nueces."

Belldandy abrió mucho sus ojos. "Las entidades que has combatido no son auténticos demonios, Ran-chan, aunque tengo mis dudas acerca de ese Happosai del que me has hablado; pudieron haber sido espíritus elementales y otra fauna del inframundo, porque un auténtico demonio es tan poderoso como un dios."

Ranma parpadeó. Había visto lo que Belldandy podía hacer con su simple voluntad y un 'programa', o como llamase ella a las palabras que podían convertir un templo viejo y derruido en una construcción prácticamente nueva. Como artista marcial, conocía sus límites, y ese era un límite. "Comprendo."

Un gesto contemplativo en la cara de la diosa del presente. "Lo que me pregunto es, ¿qué hace un demonio aquí? La vida de Ran-chan era excesivamente caótica, nuestra presencia, de hecho, está balanceando el orden y el caos."

Urd hizo una mueca. "Ya los conoces, seguramente le atrajo el excesivo orden alrededor de Morisato-san, y por eso llevó el caos hacia Peorth."

Ranma frunció el ceño. "¿Qué le pasó a Kei-nii-chan?"

La diosa de pelo platinado hizo una mueca, recordando el afecto filial que unía a Ranma con la familia Morisato. "El demonio ejecutó un programa de transformación sobre él." Dos pares de ojos azules se abrieron mucho, animando a Urd a continuar. "Lo convirtió en un scooter."

(oO\oO\o)

Ranma soltó un suspiro de frustración.

Se suponía que él era el protector.

Se suponía que él tenía el entrenamiento para enfrentarse al cualquier peligro, para proteger.

Y tenía que tragarse su orgullo, reconociendo que este asunto de dioses y demonios estaba muy por encima de su liga.

Saffron había sido efectivamente un dios, como le había dicho Belldandy, pero estaba cargado de limitadores, para que su poder quedara súper restringido. Su rito de ascensión había sido en realidad un intento de despojarse de los limitadores. Ranma lo había vencido, devolviéndolo al principio de su ciclo de renovación, y de paso, había hecho que los limitadores incrementaran su eficiencia.

"¿Qué tal si vas escogiendo tu nuevo cuerpo?", dijo la voz incorpórea desde el tejado.

Sus azules ojos se clavaron justo en la dirección desde donde venía la voz. "¿Quién es?"

Lo primero que notó fueron los ojos de un tono rojo, luego las marcas faciales también rojas. "Hola, mortal, vengo a mejorar tu apariencia."

Ranma soltó una risita. "Llegas tarde", y sonrió, "el idiota de mi padre se te adelantó."

Un hermoso rostro enmarcado por una rubia cabellera surgió de entre las sombras en el techo de la habitación. Los ojos rojos se clavaron en su rostro, como si buscara algo.

"¡Alto, demonio!", exclamó una voz desde la puerta.

Ranma se volvió a mirar, encontrando a Urd y a Belldandy en sus atuendos de diosa...

...ligeramente modificados...

...las túnicas con mucha tela y mucho vuelo estaban conspicuamente ausentes, sustituidos por trajes pegados al cuerpo, Urd en rojo con vivos en dorado, mientras que Belldandy seguía con blanco y azul claro...

...mientras que sus atuendos normales les daban un aire casi etéreo, estos trajes les conferían un aspecto casi de ave depredadora...

...a Ranma no le quedó ninguna duda de que esos eran uniformes celestiales de combate.

El gesto de la rubia se convirtió en una mueca feroz. Ranma estuvo plenamente seguro de que se estaba preparando para atacar.

Fue entonces que Urd abrió mucho sus ojos en un gesto de sorpresa. "¿Mara?", exclamó.

(oO\oO\o)

La demonio titubeó. "¿Urd? ¿Qué estás haciendo aquí?"

Belldandy y Ranma miraron a la demonio, sus miradas convergiendo en el dedo anular de la mano derecha, donde, efectivamente, estaba un anillo barato con una piedra de fantasía color rojo.

"¿Akuma-chan?" preguntó Ranma.

"¿Maa-chan (11)?" dijo Belldandy.

Con los ojos muy abiertos, la demonio miró alternativamente al joven de la trenza y a la adolescente diosa del presente. "¿Bell-chan? ¿Ran-chan?"

Y, para asombro de Urd, Mara abrazó a Ranma y a Belldandy, y procedió a llorar a lágrima viva.

(oO\oO\o)

Esto no puede estar pasando, pensó Urd. A su lado, una desconcertada Skuld contemplaba la irreal escena de un humano, una diosa y una demonio en una animada charla, intercambiando anécdotas de sus vidas desde que se habían dejado de ver, a los siete años de edad.

"...y cuando Hild-sama me otorgó mi licencia, me dijo que iba a enviarme a midgard (12) con el encargo de mantener el equilibrio del orden y el caos... Tu sabes, Bell-chan, que importante es el equilibrio."

"Claro que es importante", asintió Belldandy, "¿Pero transformar a Morisato-san en un scooter?"

"¡Hey!", se defendió la rubia, "con esa diosa viviendo en su casa, el equilibrio se estaba perdiendo y había demasiado orden! Si hubiera demasiado caos, entonces hubiera yo llevado orden, para balancear, pero esa es labor de una diosa."

"¿Akuma-chan?", la voz de Ranma estaba teñida una dulzura tan obviamente fingida que Urd y Skuld hicieron una mueca; "¿convertiste a Kei-nii-chan en una motoneta?"

Mara se encogió de hombros. "Su personalidad no alcanzó para algo más sofisticado."

Entonces, la voz del joven Saotome bajo varias octavas, hasta parecer un gruñido. "¡AKUMA-CHAAAAANNNN...!"

¡Maldición!, pensó Urd, alarmada, Mara lo va a convertir en carne molida..., pensó, para luego darse cuenta de algo más alarmante: Cuando Mara termine, Belldandy la va a convertir en carne para perro, y desde ahí solo nos queda rogar porque cuando termine la guerra, todavía quede algún dios o demonio vivos...

Comprensiblemente, cuando vió a Mara emitir un agudo "¡AAAHHH!" para luego echar a correr, con Ranma-kun detrás de ella exigiendo a gritos que volviera a la normalidad a Morisato Keiichi, con Belldandy detras de ellos rogándole al joven de la trenza que no fuese muy duro con Mara...

...bueno...

...sorprendida hubiera sido como decir que el Sol está un poco caliente...

...y luego sus ojos se abrieron más aún. "¿Akuma-chan?", jadeó, recordando las pláticas de Belldandy.

Skuld empezó a parpadear rápidamente. "¿Esa demonio es la querida amiga de la infancia de mi onee-sama?"

(oO\oO\o)

"No, ciertamente no necesito hablar con esa hipocrita." Peorth colgó el auricular del teléfono y adoptó un gesto de desconcierto en el rostro, parpadeó un par de veces y se dirigió a la sala de estar sonde Chrono trabajaba en su terminal remota, mientas cuidaba a Keiichi-scooter que pasaba el tiempo mirando la televisión.

"¿Peorth-san?", dijo la joven diosa aprendiz.

Con el mismo gesto de desconcierto, Peorth ejecutó un nuevo encantamiento...

...¡POF!...

...Keiichi, en su forma normal, volvió a aparecer.

Chrono observó todo con gesto de desconcierto. "¿Peorth-san?", la joven diosa aprendiz abrió muchos sus ojos en sorpresa, encontrándose con que la diosa de primera clase tenia un gesto similar en su rostro.

"Era Urd al teléfono", parpadeó un par de veces, "me dió la clave del programa de transformación, me dijo que Ranma-san la había obtenido del mismo demonio que vino a atacarnos."

Chrono sonrió. "Eso es bueno, ¿no? Y debo decir que esa hazaña es impresionante, considerando que Ranma-san, aunque es un grandioso artista marcial, solo es humano."

Peorth asintió. "Lo que me desconcierta es que mencionó que Ranma-san y Belldandy le sacaron la palabra clave al demonio haciéndole cosquillas hasta que se rindió."

Ante eso, Chrono demostró que incluso las entidades de origen celestial pueden irse de cara al piso.

(oO\oO\o)

La mano morena se deslizó hacia el auricular del teléfono y lo tomó, llevando la bocina hasta una bien formada oreja.

"Todos están en posición", fue la críptica frase que surgió del aparato, llevada por una voz masculina.

"¿No crees que nos van a odiar cuando sepan de esto?"

"Deberías tener más fe en ellos," una risita; "claro que van a estar absolutamente enfurecidos al principio, pero igual comprenderán y nos perdonarán, despues de todo, no existe nadie más que pueda hacer lo que debe hacerse."

Ella emitió un suspiro. "Sé que tienes razón, pero no puedo evitar preocuparme."

"Recuerda que te amo", dijo él antes de colgar.

(oO\oO\o)

La arrugada y callosa mano acarició con ternura la hoja de papel periódico que anunciaba en sus titulares la llegada de la Semana Dorada (13), con la consiguiente invasión de las playas japonesas por parte de vacacionistas ansiosos de sol, arena, mar, aire puro y tranquilidad.

Las playas, los bikinis, los monokinis, los tankinis, y suspiró. La vida era perfecta.

(oO\oO\o)

(1)

Céfiro en el cielo de noche, me pregunto
¿Mis lágrimas de luto se hundirán bajo el sol?
Ella se consiguió su propio universo, se fue rápidamente
Porque el sonido del trueno amenaza a todos

Y siento como si acabara de llegar a casa
Y siento
Y siento como si acabara de llegar a casa
Y siento

Más veloz que la velocidad de la luz ella vuela
Tratando de recordar donde empezó todo
Ella se consiguió su propio pedazo de paraíso
Esperando el tiempo cuando la tierra sea una sola

Y siento como si acabara de llegar a casa
Y siento
Y siento como si acabara de llegar a casa
Y siento

Más rápido que un rayo de luz
Más rápido que un rayo de luz
Más rápido que un rayo de luz

Céfiro en el cielo de noche, me pregunto
¿Mis lágrimas de luto se hundirán bajo el sol?
Ella se consiguió su propio universo, se fue rápidamente
Porque el sonido del trueno amenaza a todos

Y siento
Más rápido que un rayo de luz
Entonces se fue, porque
Alguien más debería estar ahí
Por todos eso años interminables

Ella se consiguió su propio universo
Ella se consiguió su propio universo
Ella se consiguió su propio universo

Y siento
Y siento
Y siento como si acabara de llegar a casa
Y siento

Ella está volando más rápido que un rayo de luz
Estoy volando más rápido que un rayo de luz

Ray Of Light (Rayo de Luz)
- Madonna
- Escrito por Madonna, William Orbit, Clive Muldoon,
Dave Curtis y Christine Leach

(2) El término correcto en chino es Nǚjiézú: 'Tribu de las Fuertes Heroínas', que se ha traducido libremente como 'amazonas chinas', aunque esta es solo una grosera aproximación, considerando que 'amazona' significa 'sin un seno', en griego, por la costumbre de esa tribu de mujeres de cortarse una de sus glándulas mamarias para que no les estorbase para disparar con un arco.

(3) Un tocadiscos es (si, todavía existen, y los utilizan los DJ) un aparato de reproducción de discos analógicos hechos de vinil. 33 y 45 rpm es la velocidad (revoluciones por minuto) a las que se hacía girar los discos par que se escucharan correctamente.

(4) Yukata es una especie de kimono hecho de algodón, es más ligero y de diseño más sencillo.

(5) Daijobu: (forma interrogativa) '¿Está(s) bien?', '¿Se (te) encuentra(s) bien?'; (forma afirmativa) 'Estoy bien'.

(6) 'Hermana mayor', en forma muy respetuosa.

(7) Según el maestro Fujishima Kosuke el nombre se escribe 'Marller', pero en la pronunciación del idioma japonés, suena como 'Maara', con la primera 'a' larga. Al pasar al mundo angloparlante e hispanoparlante, el nombre quedó como 'Mara', estoy haciéndole un reconocimiento al idioma japonés, y como estoy escribiendo en español... (ver la nota 11 para una mayor explicación).

(8) Aquí emparejé la clasificación de los demonios con las diosas, ya que en el ánime y en el manga, no se hace referencia a la categoría, Mara siempre se refiere a sí misma como 'Demonio de Primera Clase, Ilimitada', aunque se ve que Mara tiene una ocupación parecida a la de Belldandy: conceder deseos (naturalmente, de tipo demoniaco). En nuestro AU vamos a suponer que la clasificación es la misma para dioses y demonios.

(9) En lenguaje informático, un 'bug' es un error en un programa que corre en una computadora (ordenador). El origen del término viene desde la época de Thomas Alva Edison, cuando se usaba ese término en telegrafía, para referirse a ruidos o errores en la transmisión. En 1945, en una de las primeras computadoras, que era tan grande como para ocupar todo el sótano de un edificio, pero que tenía la velocidad y potencia del cálculo de una computadora de los años 80 del tamaño de una maleta. La licenciada Grace Murray Hopper, programadora de la computadora encontró un auténtico insecto (bug), específicamente una polilla, atrapado en uno de los relés; ella pegó con cinta adhesiva el insecto (bug) en la bitácora, anotando que era el primer caso de un auténtico 'bug' encontrado. Equivocadamente, todos supusieron que ella, inspirada en el insecto, había inventado el término para referirse a los errores de programación.

(10) El tanuki es un animal con manchas y aspecto muy parecido a un mapache, pero en realidad se trata de un cánido (es decir de la familia de los perros y los lobos). En la mitología japonesa son unos seres traviesos con la habilidad de cambiar de forma y que gustan de hacer bromas pesadas a los humanos. En forma de estatuas, son amuletos de la buena suerte, especialmente en los bares y restaurantes, donde dichas imágenes llaman a la clientela; las estatuas representan siempre la misma imagen: sonrientes (graciosos), vientre redondo y abultado (calma y valentía), testículos gigantescos (suerte con el dinero), una cola larga (todo concluye armoniosamente), una botella de sake en la mano izquierda (obtén la virtud), una nota contable en la derecha (Confianza es lo más importante), ojos grandes (para observar su entorno y tomar la decisión correcta) y un sombrero de paja en la cabeza (preparado para evitar los problemas inesperados).

(11) ¿Por qué se escribe el diminutivo de Mara como Maa-chan? Se reduce a como se pronuncia el nombre de ella en japonés, y en las reglas gramaticales del idioma. Según Fujishima-sensei, la forma correcta del nombre en romanji sería 'Marller'; la letra 'L' puede pronunciarse, en japonés, como 'R' (al revés de los chinos, que pronuncian las 'R' como 'L'), la 'E', por la pronunciación, suena como una amalgama de 'E' mezclada con 'A'; las consonantes dobles (o triples en este caso) se pronuncian como si fuesen una sola letra, y se alarga el sonido de la vocal inmediata anterior, indicandose con la repetición de dicha letra; la última consonante es casi muda; lo que nos da la pronunciación aproximada de 'Maarah', y de ahí el diminutivo 'Maa-chan'.

(12) Para los antiguos vikingos, la realidad constaba de tres sitios: Asgard, lo que llamamos el cielo, o el paraíso; Niflheim o inframundo, el infierno y, entre los dos, el lugar de los mortales, midgard.

(13) Periodo festivo japonés que comprende las fiestas: 29 de abril - Día de Showa en honor al natalicio del emperador Showa, 3 de mayo - Día en memoria de la Constitución, 4 de mayo - Día del verdor, y 5 de mayo - Día de los niños (こどもの日, Kodomo no hi), también conocido como Día de los chicos (端午の節句, Tango no Sekku) Durante este periodo, la mayoría de los japoneses aprovechan para viajar.