Ambos están juntos. En esa pequeña habitación pueden oír sus silenciosas respiraciones y sus lentos pulsos cardiacos. Pero aún así, ambos se mantienen lo más alejados posible el uno del otro, en ese raquítico espacio cerrado.

Odian rosarse. El detesta su piel fría y ella simplemente rechaza el contacto con los demás. También evitan mirarse, ella se siente incomoda bajo su mirada y el no lo soporta.

Ambos saben que el tiene un arma bajo sus ropas, y se imaginan como es que acabará todo.

"Hay personas que asesinan y personas que son asesinadas"

Ellos lo saben, y saben que lugar ocupa cada uno en esa única diferencia entre ellos. Porque para el es difícil resistirse a la idea de torturarla inhumanamente y mancharse con su sangre hasta matarla. Ella no esta asustada, solo algo impaciente, porque sabe que es ella la que lo arrastra a lo más profundo de la oscuridad.

Y ambos están seguros de lo mismo: Yoru Morino solo será asesinada por Itsuki Kamiyama, y no puede ocurrir de otra manera…