Algo mas que un polvo.

Los personajes son de S. Meyer, yo solo juego un rato.

Ahhhhh, Alice estoy tan caliente que me follaría al primer hombre que me tope en la calle…

Y dime Bella te vas a follar a mi hermano Edward o no.

Otra noche mas que despertaba sudada, acalorada y con las bragas como sopa, no podía ser… ya era 5 vez en la semana, al paso que iba tendría que darme baños fríos en la madrugada o aceptar el dildo que me ofreció de regalo Alice. No era posible que mis sueños fuesen tan repetitivos, siempre los mismos ojos verdes, siempre la misma espalda fuerte, ese sixpack acaramelado con un caminito de dorados bellos que me llevaban a la mejor vista que podría tener una mujer, una polla perfectamente erecta a la espera de que una chica, semi desesperada, como yo le diera toda la atención que desea; en mis sueños justo en el momento en que mi amante perfecto iba a comenzar a entrar en mi o su lengua se acercaba a mi clítoris yo la muy tonta despertaba toda sudada y con la boca seca. Esto en verdad me estaba frustrando demasiado, mas de lo que ya estaba, después de haberme quedado sola luego de encontrar a mi ex novio liándose con otro hombre, la verdad eso me aclaro bastantes cosas, como el porque siempre lo quería al estilo perrito, o por que le gustaba la fantasía de intercambiar roles. De todo ese lío ya habían pasado 7 meses y la verdad es que estaba con un calentón que ni siquiera masturbándome antes de irme a acostar o en la ducha de la mañana me lo quitaban, solo lo hacían un poco mas soportable, lo se patético. Además las perras de mis amigas no hacían mas que hablarme de lo bien que lo pasaban con sus novios y yo acá mas sola que ermitaño.

Al día siguiente cuando llegue a la oficina, Alice y Rose me quedaron mirando raro y Alice me dijo

- déjame adivinar, ¿otra ves los ojos verdes que te querían follar y no alcanzaron?.

-¿que comes que adivinas genio?, le respondí molesta.

-uy… con ese genio Swan te vas a quedar con las ganas, así no atrapas a nadie, te quedaras solterona. soltó Rose

- ¿quien te dijo que me quiero casar?, lo que yo quiero es a alguien para follar como conejos un rato nada mas.

- no me digas que te volviste ninfómana.

- uy… no Alice, pero ya son 7 meses y créeme que casi estoy virgen de nuevo.

- Ese chiste si que es bueno. Mujer relájate cuenta hasta 10, me dijo Rose.

-Parece que sufren de perdida de memoria, les dije ya cabreada con todas sus bromas, acaso no recuerdas cuando Jasper estuvo de viaje 3 semanas por trabajo Alice, le pregunte, me obligabas a ir a comprar todos los días, TODOS, le remarque a Alice que puso su mejor cara de inocente.

-y tu Rose, no recuerdas cuando terminaste un mes con Emmett, le gritabas a todo el que te mirara mas de 5 segundos, en verdad la falta de sexo las afecta mas a ustedes que a mi, yo llevo 7 meses y recién esta semana se me ha hecho insoportable, les dije todo eso como si fuese una sola frase, casi sin respirar

- ya para Bella, Respira en verdad el púrpura no va con tus ojos, me dijo Alice, quizás deba presentarte a mi hermano, anda casi igual de desesperado que tu, todo porque encontró a la perra insensible de su ex con su jefe en su propia cama.

-Creo que no soy la única a la que el amor le apesta.

- no definitivamente son dos, dijo Rose aguantando la risa

La mire lo mas feo que pude para que se sintiera culpable.

- ya perdón Bella, pero no puedes negar que todo esto tiene un poco de gracia, continuo Rose.

- Rose, amiga, en verdad en momentos como este te prefiero con la boca serrada, le dije y Rose se enojo y se fue.

-Genial, dije mirando el cielo, lo que me faltaba, que una de mis mejores amiga se enojara por las cosas que digo cuando e tenido una mal noche, dije de forma lastimera mirando a Alice.

-ya cálmate, se le pasara, además es solo una tontera. Por otro lado, que piensas hacer con tu problema, me pregunto.

- no lo se, dije de forma mortificada, te juro que necesito follar con la primera persona que me tope en la calle.

- eso incluye a Mike, me dijo burlona

- guacatela Alice, estaré desesperada pero nunca tanto. Mike es un cuarentón calvo y mal oliente del departamento de contabilidad de la empresa que se me insinuaba a diario.-cualquier cosa menos eso, de preferencia de ojos verdes, le dije pensando una vez mas en mi sueño, sintiendo su efecto inmediato en mis bragas, maldición.

El resto de la mañana paso lentamente, entre hacerle el quite a Mike y ponerme al día en los documentos de mi oficina. A la hora de almuerzo solucione las cosas con Rose, prometiéndonos mutuamente amor y amistad eterno, con Alice de testigo. Cuando ya llegaba la adorada hora de salida, habíamos quedado con las chicas en ir a un Bar para celebrar nuestra nueva reconciliación, pero Emmett llego a buscar a Rose y ella se fue casi corriendo con las bragas en la mano al encuentro con su amado oso, solo quedábamos Alice y yo. Cuando salimos del edificio al doblar en la esquina íbamos riendo relajadamente con Alice cuando choque con algo duro que olía exquisito, como siempre mis reflejos me fallaron y cuando pensaba que me iba de cabeza al piso unas fuertes y grandes manos de dedos largos me sujetaron evitando mi vergüenza diaria. Al levantar la mirada casi pierdo mis bragas de la sorpresa, era el… no, no podía ser el… por Dios me estaba volviendo loca… era el de mis sueños, estaba segura, ojos verdes, torso firme, brazos fuertes, y eso que estaba con ropa, ni pensar en el desnudo… o no mis bragas otra vez. Estaba divagando mentalmente cuando a lo lejos me pareció oír mi nombre, parpadee un par de veces y mire a Alice que me miraba con una sonrisa maligna y una mirada que me dejaba claro que sabia perfectamente de las cosas que pasaban por mi cabeza.

- ¡Bella volviste! Me dijo mi desleal amiga que justo ahora me comenzaba a avergonzar frente al Dios griego del sexo que tenia en frente. En ese momento me di cuenta que aun estaba entre los brazos del desconocido de verdes ojos, como pude me solté de el, sin parecer descortés ni con problemas de discapacidad mental.

- Alice porque no te callas, masculle entre dientes a mi amiga, me avergüenzas, le dije casi sin emitir sonido, me gire hacia el desconocido para disculparme, pero este fue atacado por mi amiga que le salto como un monito a sus brazos dándole besos en las mejillas.

-Siiiii. Chillaba mi loca amiga- llegaste antes de lo que pensé, me sorprendiste, le decía Alice.

-eso si que es extraño hermanita, eso es muy difícil, le respondió mi fantasía sexual, digo el desconocido.

Definitivamente aun estaba en estado de shock porque cuando mi cerebro registro que el le había dicho hermanita, mi boca casi topa el suelo.

-¿Qué?, pregunte mirándolos confundida, El es tu hermano.

- claro, pero que tonta soy… no los he presentado, Bella el mi hermano Edward Cullen. Edward ella es Isabella Swan, pero le gusta que le digan Bella- lo dijo todo tan rápido que nuevamente me quede atrás, reaccione cuando Edward me dio su mano y me dijo.

- es un verdadero placer conocerte Bella. A mi me gustaría otro tipo de placer contigo, pensé.

- el placer es todo mío, le dije aunque me imagine otra cosa… cálmate Bella o la desesperación se te va a notar en la cara me repetí mentalmente.

- que haces acá hermanito, me venias a buscar para salir verdad, le pregunto Alice con ese puchero que solo a ella le sale bien, ya que ami se me ve horrible.

- Claro, las invito a irnos a tomar algo. Dijo Edward mirándome. Iba a abrir la boca para excusarme y rechazar la invitación, pero se me adelanto la enana

-ni se te ocurra decir que no Isabella Swan, tu iras con nosotros, así será una hermosa cita doble- me dijo y antes de que pudiera decirle algo, saco su teléfono y dijo que llamaría a Jasper para que se juntara con nosotros, alejándose un poco y dejándonos a Edward y a mi solos, no sabia como romper el hielo así que dije lo primero que se me ocurrió.

- Gracias por evitar que llegara al suelo, le dije un poco roja.

- no tienes que agradecérmelo, si no hubiese venido distraído no habría chocado contigo, me dijo y me regalo una sonrisa torcida… definitivamente estaba superando a mi sueño.

No pude seguir conversando a solas con el ya que llego la huracán de mi amiga y dijo que teníamos que ir a su casa primero para arreglarnos y después iríamos a una discoteca, ganándose una fea mirada mía con la cual ni se altero ya que sabia que igual haría todo a su gusto. Tres horas después y luego de dos horas de tortura en casa de Alice en donde me había enfundado en un vestido straples azul oscuro con leves brillitos y unos zapatos con poco taco.

-Alice porque me torturas así, le pregunte con voz lastimera.

-te recuerdo amiga que me dijiste que te follarías al primer hombre que te encontraras en la calle, así que Bella… te follas o no te follas a mi hermano esta noche- Me pregunto como si me preguntara el clima. No supe que responderle y me deje torturar un rato mas, cuando me termine de vestir y me iba a colocar unas tangas negras Alice casi me pega.

- estas loca, hoy no te pones nada

-¿Por qué?

-fácil 1 se te nota con el vestido y 2 después te van a molestar con mi hermanito, agrego la muy perra.

Así que aquí estaba yo, en la disco con un sexy Edward que se veía de lo mas sexy con sus pantalones oscuros desgastados y una polera gris que se le apegaba muy bien a su cuerpo dejando sus fuertes brazos a mi completa admiración muriéndome de las ganas de ver algo mas de el. La noche estuvo muy entretenida, y yo tenia toda la atención de el, ya que a las pocas horas Alice y Jasper se perdieron de mi vista.

Poco a poco y gracias a la música y uno que otro trago fuimos perdiendo la timidez inicial y nuestros bailes iban cada vez subiendo de intensidad y el calor del cuerpo de Edward aumentaba el mío, poco a poco nos fuimos acercando y nos comenzamos a besar olvidando totalmente que estábamos en medio de la pista, estuvimos un rato mas bailando muy juntos y besándonos, cuando me tenia semi abrazada por atrás moviéndonos al ritmo de la música y mientras me besaba en el cuello pude sentir que Edward estaba igual de excitado que yo, no me aguante y lleve mi mano hasta tocar su polla sobre su pantalón. Edward se quedo inmóvil y me hablo al oído con un jadeo.

-Bella, que haces… no me tientes.

Me gire y le dije- que tal si nos vamos a mi departamento, esta cerca. Me miro con su sonrisa torcida y me tomo de la mano para salir juntos, nos subimos a su volvo y yo lo guíe hasta mi depto. Cuando llegamos y entramos en el ascensor comenzamos a besarnos como desesperados

-¿estas segura?, me pregunto entre jadeos

- ¿tu no? le dije y me respondió pegándome contra la pared del ascensor besando mi boca y llevando su mano hasta el borde de mi vestido, subiendo poco a poco… en momentos así agradecía el vivir en un piso 25.

Su boca se separo de la mía y me miro con una ceja alzada.- sin bragas pregunto con la voz mas ronca de lo normal.

- para que-le dije- no las voy a necesitar le dije totalmente excitada.

Se abrieron las puertas del ascensor y casi corrimos a la puerta de mi depto, una vez a dentro comencé a sacarle la polera y la vista que tuve fue mucho mejor de lo que había imaginado durante la noche, el se saco sus zapatos y calcetines mientras yo tiraba mis zapatos lejos no importándome que rompieran algo a su paso. Mire a Edward y lo ayude a quitarse los pantalones dejándolo solo en unos boxers negros de infarto que dejaban a total descubierto su gran erección y un hermoso caminito de bellos que comenzaba en su ombligo y se perdía en los boxers que a esta altura ya me molestaban, su sixpack era de lo mas deseable a mi paladar, el se acerco a mi y me quito el vestido dejándome totalmente expuesta a el.

-eres mucho mas bella, así, totalmente desnuda para mi, me dijo a la vez que me besaba y me llevaba hasta el sofá de la sala. Allí me recostó en el y comenzó a besar mis pechos, lamiendo y succionando mis pezones que estaban totalmente erguidos, comenzó su viaje hacia el sur, en donde lamió y succiono mi clítoris alternando lamidas y penetraciones con dos de sus largos dedos en mi coño que estaba mas que caliente y húmedo, llegue a un muy necesitado orgasmo, gritando su nombre, succiono y lamió todo mis jugos y subió besando mi torso, pasando nuevamente por mis pechos hasta llegar a mi boca. Podía sentir su erección rozando a través de sus boxers mi muslo. Me gire y deje a Edward semi recostado, lentamente fui bajando por su trabajado torso lamiendo su fabuloso sixpack y la v de su cadera llevándome a mi paso los boxers que tire lejos, ganándome una risa de su parte. Me quede embobada mirando su dura y grande erección, perfecta para mi, lamí mis labios y roce con mi lengua la punta de su pene, con lo que logre que el gimiera mi nombre, eso me alentó a seguir y recorrí a lo largo todo su pene, lamiendo y moviendo en círculos mi lengua, poco a poco fui metiendo su erección a mi boca haciendo un movimiento de vaivén y succión sin dejar de mirarlo a los ojo. Vi como echaba su cabeza hacia atrás y gemía roncamente diciendo mi nombre, aumente mis movimientos y le agregue un masaje en sus testículo, lo que quería era que terminara en mi boca para poder probarlo, pero el quería algo distinto ya que me tomo de los brazos y el se sentó dejándome montada sobre el, me acomode y fui bajando poco a poco sobre su erección viendo y sintiendo como poco a poco se perdía dentro de mi, llenándome completamente.

-mierda Bella, estas tan caliente me dijo.

-Edward… ohh, si… mmm, le dije, la verdad no tenia muchas ganas de pensar en decirle algo mas elaborado.

Comencé a moverme sobre el, primero en círculos, luego de arriba abajo, y el con sus manos en mis caderas me ayudaba a llevar el ritmo perfecto. Sentí como todos mis músculos se tensaban señal de que estaba al borde de mi orgasmo.

- Edward!, gemí en el momento que me corría.

- oohhhh, Bella! Lo oí gemir en mi oído mientras me mordía de forma suave en mi hombro. Así nos quedamos recuperando el habla, el aun dentro de mi, luego de un rato nos besamos y nos fuimos al baño juntos, después de otra sesión de sexo en la ducha logramos llegar a mi cama.

- sabes que Alice se enterara de todo esto verdad, le pregunte.

- no podría esperar menos de ella, me dijo y comenzamos a reírnos ya que si estábamos aquí era porque ella lo planeo todo.

Comenzamos nuevamente a besarnos y las cosas se comenzaron a calentar nuevamente, total, teníamos todo el tiempo para conocernos y amarnos, porque aunque recién nos conociéramos ya sabia que lo mío con Edward era algo mas que un polvo.

¿Reviews?

Gabrielizz