Algo mas que un polvo.

Los personajes son de S. Meyer, yo solo juego un rato.

Hola, originalmente este pov no estaba en los planes, pero decidí hacerlo y dedicárselo a todas las chicas que me dejan reviews en mis historias.

Edward Pov.

Me despertó el sonido de mi teléfono, semi desorientado me levante y respondí.

-Alo.

-Hola hermanito, ¿Estabas durmiendo?- pregunto una efusiva Alice

- Ya no Alice, que pasa ¿Como estas?.- le dije aun un poco somnoliento

- ¿Vas a venir verdad?- me pregunto

- Si Alice mañana a primera hora viajo hacia allá- le dije. La verdad es que tenia pensado ir a buscarla hoy a su trabajo para poder darle una sorpresa, por si me resultaba, ya que con Alice, el factor sorpresa nunca funcionaba, ella siempre iba un paso adelante.

- Que bien me muero de la emoción- chillaba al otro lado del teléfono, definitivamente algún día me dejaría con un serio problema auditivo- Eso es maravilloso, así podré presentarte a mi amiga Bella- continuo hablando- Supongo que todavía estas soltero ¿verdad?- pregunto.

- Claro que si duende, eso ya lo sabes, ¿Porque me lo vuelves a preguntar?- le dije.

- Solo por curiosidad- me dijo en un tono inocente, bastante poco creíble- Además así me aseguro de que conquistaras a Bella.

- ¡Que yo ¿que?- le pregunte- Alice, pensé que tu tiempo de casamentera y cupido ya lo habías superado- le dije

- O no, eso jamás- dijo y la escuche reír

- Duende ¿Que te hace pensar que Bella se fijara en mi o yo en ella?.

- Eso es fácil, a ti te gusta el chocolate y a ella el verde- dijo como si fuera la obviedad mas evidente. Definitivamente en ocasiones le entendía la mitad de lo que decía.

- Sabes que, prefiero no preguntar de que hablas- le dije- esperare a hacerme mi propia opinión de ella.

- De acuerdo, no te presionaré, pero recuerda mis palabras Edward, tu y ella estarán juntos, te lo prometo, como que me llamo Alice Cullen- dijo y antes de que yo abriera mi boca, ella ya había cortado la llamada. No supe si tomar sus palabras como una mas de sus supuestas visiones del futuro o como una amenaza.

Mas tarde.

Al llegar a ciudad fui directo al trabajo de Alice ya que según mi reloj ella estaba por salir de este, deje mi auto a una calle del edificio en donde trabajaba Alice. Y camine hacia allá, iba distraído pensando aun en el llamado de la mañana cuando al doblar en la esquina choque con algo pequeño y suave que olía exquisito, como en cámara lenta pude ver que una hermosa chica de cabello castaño y tez blanca perdía el equilibrio, por chocar conmigo, y casi caía de cabeza al piso, con mis rápidos reflejos y de forma casi instintiva la sujete para evitar que llegara al piso. Cuando ya estaba segura en mis manos ella levanto la cabeza y fijo su mirada en mi, permitiéndome perderme en sus profundos ojos color chocolate. Antes nunca había pensado en el amor a primera vista. Inmediatamente resonaron las palabras de Alice en mi cabeza -eso es fácil, primero, a ti te gusta el chocolate y a ella el verde, y por fin pude encontrarle toda la razón, me encantaba el chocolate y mis ojos eran verdes.

Estaba totalmente perdido en sus ojos, pero la voz de mi hermanita diciéndole Bella, me volvió a la realidad, he hizo que ella rompiera el contacto visual, pero no el físico.

Bella miro a Alice que la miraba con una sonrisa maligna y calculadora

- ¡Bella volviste! le dijo Alice y bella automáticamente se soltó de mi agarre, como si mis manos le quemaran, pero tratando de no ser brusca.

- Alice porque no te callas-le respondió entre diente- me avergüenzas. Yo solo tuve que aguantarme las ganas de soltar una carcajada, luego ella se giro hacia mi con un bello sonrojo en su cara, pero antes de que abriera su boca para decirme algo, Alice salto como un monito a mis brazos besándome en las mejillas.

-Siiiii. Chillaba- como loca- llegaste antes de lo que pensé, me sorprendiste- me decía.

-Eso si que es extraño hermanita, eso es muy difícil- le respondí. Pude ver la cara de sorpresa y confusión de Bella cuando pregunto.

-¿Qué?, El es tu hermano.

- Claro, pero que tonta soy… no los he presentado, Bella el mi hermano Edward Cullen. Edward ella es Isabella Swan, pero le gusta que le digan Bella- dijo Alice de corrido como si lo tuviera mas que ensayado… no se, pero no me sorprende viniendo de ella… en ocasiones da miedo.

Rápidamente extendí mi mano y le dije.

- Es un verdadero placer conocerte Bella.- Y me maravillo la suavidad de su piel, y a la vez me sorprendió el estar pensando en que tan suaves serian sus pechos o sus piernas… cálmate Edward ya no eres un puberto, me recordé.

- El placer es todo mío- me dijo- y yo pensé en varios tipos de placeres mas… el celibato estaba comenzando a hacer mella en mi.

- ¿Que haces acá hermanito?, me venias a buscar para salir verdad, nos interrumpió Alice con ese puchero manipulador que ella a perfeccionado con los años.

- Claro, las invito a irnos a tomar algo. Dije mirando a Bella Vi la duda en su cara, pero mi duende hermano fue mas rápida

-Ni se te ocurra decir que no Isabella Swan, tu iras con nosotros, así será una hermosa cita doble- dijo y saco su teléfono para llamar a Jasper. Como la amaba en este momento. Mientras Alice invitaba a Jasper para que se juntara con nosotros bella me hablo.

- Gracias por evitar que llegara al suelo, me dijo con un hermoso sonrojo, y pensé en hacerla sonrojar de otra forma.

- No tienes que agradecérmelo. Si no hubiese venido distraído no habría chocado contigo, le dije y no pude evitar sonreír al recordar que venia pensando en ella, sin conocerla aun.

No pudimos seguir conversando a solas ya que llego la huracán de Alice y dijo que teníamos que ir a su casa primero para que pudieran arreglarse, a lo que me pregunte que tan hermosa podía quedar Bella, si así como estaba ya me parecía perfecta. Después de eso iríamos a una discoteca.

Luego de esperar como dos horas en casa de Alice a que se arreglaran y evitar reírme de cada vez que Bella trataba de evitar que Alice le hiciera algo mas, pude por fin ver el resultado final, y definitivamente me dejo sin palabras, con ese vestido azul que me daba una muy buena vista de sus blancas y largas piernas y toda la forma de su cuerpo. En lo único que podía pensar era en quitárselo. Esta noche seria muy larga; entre tratar de no saltarle encima a Bella y evitar que ningún hombre mas se le acercara. La ida a la discoteca ya no me parecía del todo buena.

Como a las tres horas después ya estábamos en la disco. Yo vestido con unos simples pantalones oscuros desgastados y una polera gris mientras ella era capas de infartar a mas de la mitad de los hombres presentes con ese ajustado vestido que dejaba muy poco trabajo a mi nutrida imaginación. La noche estaba entretenida, y yo solo tenia ojos para Bella, ya que a las pocas horas Alice y Jasper se perdieron. Yo no quería ni pensar en lo que estaba haciendo mi hermanita pequeña a esta altura de la noche.

Poco a poco, gracias a la música y uno que otro trago fuimos perdiendo la timidez inicial y nuestros bailes iban cada vez subiendo de intensidad, casi se podía tocar toda la tensión sexual que se formaba alrededor de nuestros cuerpos, poco a poco nos fuimos acercando y nos comenzamos a besar olvidando totalmente que estábamos en medio de la pista, estuvimos un rato mas bailando muy juntos y besándonos, la tenia semi abrazada por atrás moviéndonos al ritmo de la música y mientras me entretenía besando su níveo cuello no pude evitar rosar su paradito culo con mi evidente erección, lo que no esperaba era que ella llevara su mano hasta mi polla y la rozara sobre mi pantalón. Me quede inmóvil y le hable al oído con un jadeo involuntario.

-Bella, ¿que haces?… no me tientes- ella se giro y me dijo

- ¿Que tal si nos vamos a mi departamento?, esta cerca. -Yo solo pude sonreír ya que la garganta se me seco y la tome de la mano para salir juntos, nos subimos a mi volvo y ella me guío hasta su depto. Cuando llegamos y entramos en el ascensor comenzamos a besarnos como desesperados

-¿Estas segura?, le pregunte entre jadeos mientras en mi cabeza hacia una plegaria para que ella no se negara, si lo hacia, esta calentura me la tendría que bajar a punta de duchas frías.

- ¿Tu no? -me dijo.

Yo le respondí pegándola contra la pared del ascensor besando su boca y llevando mi mano hasta el borde de su vestido, subiendo poco a poco, para que supiera lo feliz que me hacia su respuesta.

Mi boca se separo de la suya, por la sorpresa que me lleve al meter mi mano bajo su vestido.

- ¿Sin bragas?- le pregunte y no pude evitar que mi voz sonara mas ronca de lo normal.

- Para que, no las voy a necesitar- me dijo y juro que comencé a amarla en ese preciso momento. Era hermosa, inteligente y desinhibida, tal como me gustan.

Se abrieron las puertas del ascensor y casi corrimos a la puerta de su depto, una vez a dentro me saco la polera y yo me saque los zapatos y calcetines mientras ella tiraba sus zapatos lejos no importándole que rompieran algo a su paso. Bella me miro y me ayudo a quitarme los pantalones dejándome solo en boxers mostrando mi hinchada erección. Ella me miraba de arriba abajo mordiendo levemente uno de sus labios y yo no me pude contener de quitar su vestido, que ya odiaba a esta altura de la noche y que solo evitaba que pudiera ver y tocar su cuerpo.

-Eres mucho mas hermosa, así, totalmente desnuda para mi- le dije a la vez que la besaba y la llevaba hasta el sofá de la sala. Allí la recosté en el y comencé a besar sus cremosos pechos, lamiendo y succionando sus pezones que estaban totalmente erguidos, comencé a decender hasta llegar a su entrepierna en donde lamí y succione su hinchado clítoris alternando lamidas y penetraciones con dos de mis dedos en su jugoso coño que estaba mas que caliente y resbaladizo, para mi. Bella llego a su orgasmo, gritando mi nombre, mientras yo succione y lamí todos sus jugos para luego subir besando su torso, pasando nuevamente por sus suaves pechos hasta llegar a su boca. Mi erección rozaba a través de mis boxers su muslo, necesitando un poco de atención. Bella se giro dejándome semi acostado y comenzó a besar mi torso y lamer mi abdomen, continuando su camino hasta quitar mis boxers, con un poco de desesperación haciéndome reír, por lo menos no era el único ansioso. Libero mi erección, y la quedo mirando antes de que lamiera sus labios y rozara con su húmeda lengua la punta de mi pene, logrando que mi boca gimiera su nombre, continuo recorriendo a lo largo de mi pene, lamiendo y moviendo en círculos su lengua, eso se sentía de maravilla, mis manos fueron de forma automática a su cabello y mis ojos hasta su boca en donde Bella poco a poco fui metiendo mi erección para luego comenzar a hacer un movimiento de vaivén y succión sin dejar de mirarme a los ojo. mi cabeza se fue hacia atrás de forma involuntaria por todo el placer que su fabulosa boca me estaba dando y su nombre volvió a salir de mi boca como un ronco gemido. Bella aumento sus movimientos con la boca y le agrego un masaje en mis testículo, acercándome cada vez mas al orgasmo, pero eso no era lo que quería, yo no quería correrme en su boca, quería hacerlo sintiéndome dentro de ella.

La tome de los brazos haciendo que ella quedara montada sobre mi, Bella se acomodo y lentamente fue bajando sobre mi erección dándome una muy buena vista de cómo mi polla iba perdiéndose dentro de ella.

- Mierda Bella, estas tan caliente- le dije.

-Edward… ohh, si… mmm,- gimió.

Luego comenzó a moverse sobre mi, primero en círculos, luego de arriba a bajo. Yo con mis manos en sus caderas la ayudaba a llevar el ritmo perfecto. Podía sentir como Bella se hacia cada vez mas estrecha y comenzaba a latir alrededor mío, señal de que estaba al borde de su orgasmo.

- Edward!- gimió en el momento que se corría.

- Oohhhh, Bella!-gemí en su oído mientras le mordía de forma suave en su hombro, marcándola como mía. Nos quedamos abrazados recuperando el habla, yo aun continuaba adentro de ella. luego de un rato nos besamos y nos fuimos al baño juntos, después de otra sesión de sexo en la ducha logramos llegar a su cama.

- ¿Sabes que Alice se enterara de todo esto verdad?-, me pregunto.

- No podría esperar menos de ella- le dije, mas que mal mi hermana era bien bruja en ocasiones. Nos miramos y comenzamos a reírnos ya que si estábamos aquí era porque ella lo planeo todo.

Comenzamos nuevamente a besarnos y las cosas se comenzaron a calentar nuevamente, total, teníamos todo el tiempo para conocernos y yo no dejaría que Bella se fuera tan rápido de mi lado, total dicen que la primera impresión es la que vale, y la mía era que esto había sido algo mas que un polvo. Y yo tenia todas las ganas de continuarlo.

Especialmente dedicado a quienes me dejan sus reviews y a todas las que me agregan a sus favoritos, o me dejan alertas, pero no me dejan reviews también (puchero made in Alice). Saludos, abrazos y besos de Edward, para todas… en especial para mi.

Chao, nos leemos.

¿Reviews?

Gabrielizz